Está en la página 1de 2

Carlos Navarro nace en la ciudad de Durango el 6 de enero de 1921, debuta como actor en teatro

y posteriormente en cine con un papel de reparto en la cinta Ramona (1946) protagonizada por
Esther Fernández y Antonio Badú, siguiendo pequeñas intervenciones, hasta que en 1951 se le da
un papel de mayor peso en el film Doña Perfecta, con la diva Dolores del Río encabezando el
reparto; por esta actuación Carlos gana el premio Ariel por mejor coactuación masculina,
enseguida Ultramar Films le da su primer protagónico en Angélica (1952), al lado de Irasema
Dilián, con tan buena aceptación como pareja fílmica que vuelven a aparecer juntos en La cobarde
(1953) de Julio Bracho, Un minuto de bondad (1954) e Historia de un abrigo de mink (1955). Otras
participaciones importantes las tuvo en Noche de perdición (1951) con Rosa Carmina, Camelia
(1954) con María Félix y Jorge Mistral, La ilusión viaja en tranvía (1954), dirigida por Luis Buñuel y
con la sensual Lilia Prado como pareja, El monstruo resucitado (1955) junto a la bellísima
Miroslava, que en su momento no tuvo gran éxito pero que en la actualidad se ha vuelto una obra
de culto para públicos especializados, The Brave One (1956), única cinta de Hollywood en la que
participa, Corazón salvaje (1956), con Martha Roth, Cada quien su vida (1960) y La estrella vacía
(1960), en donde interpreta a un modisto que queda como único amigo de la ambiciosa "Olga
Lang" (María Félix).

En la década de los 60 Navarro se aleja del cine para dedicarse a actuar en televisión en teleseries
como La actriz (1962), Madres egoístas (1963), Siempre tuya (1964) y Anita de Montemar (1967),
entre otras. Navarro fallece el 12 de febrero de 1969 en la Ciudad de México en circunstancias
desconocidas, aunque en su libro Teatro y cine, Ricardo Garibay deja entrever que murió por sus
adicciones (incluso lo nombra una de las probables primeras víctimas del SIDA), pero haciendo
esta revelación, solo en entredicho y sin fundamento alguno, quizá lo dijo por la condición gay del
actor, algo de lo que poco se sabe (el escritor David Ramón en su biografía de la diva Dolores del
Río lo comenta) quizá por el tabú del tema en la época en que vivió. Participó en las telenovelas El
amor nunca muere y Tú eres mi destino, y protagonizó Senda de gloria, Dulce desafío, Yo compro
esa mujer y En carne propia. En Telemundo protagonizó Marielena y Guadalupe.

Por su actuación en Yo compro esa mujer se le concedió ser nombrado como el mejor actor del
año. También ha actuado en conocidas películas estadounidenses tales como Striptease, en la que
compartió roles con Demi Moore, The Punisher, Man on fire y en las series Cold Case y CSI: Miami.

Luego de varios años de estar ausente en la televisión mexicana, Eduardo regresó nuevamente
para protagonizar a lado de Alejandra Barros la telenovela La verdad oculta, en 2006. Un año
después, protagonizó Destilando amor a lado de Angélica Rivera. En 2008, protagonizó Fuego en la
sangre por tercera vez con Adela Noriega, a lado de Jorge Salinas, Elizabeth Álvarez, Pablo
Montero y Nora Salinas.

En el 2011 apareció como un político venezolano en un capítulo de la segunda temporada de NCIS:


Los Angeles. En el 2012, Eduardo regresó nuevamente para protagonizar la telenovela Amores
verdaderos, en la que encarna el papel de José Ángel Arriaga junto a Erika Buenfil. Y en el 2015,
reaparece en las telenovelas, protagonizando la telenovela Amores con trampa en el papel de
Facundo Carmona, en compañía de Itatí Cantoral, Ernesto Laguardia y África Zavala.

En 2015 protagonizó junto con Fernando Colunga la película Ladrones.

En el 2017 causó una fuerte controversia cuando golpeó a un reportero del programa El Gordo y la
Flaca de la cadena de habla hispana Univisión.