Está en la página 1de 21
a Pero habia también sn elemento de gozo en su proclama cidn. I Dios de Jens ra un Dis de compasion gue perdonatog Tos pecadoresydeclraba bendios los pobre. Como Jest ct disepulos tambien podian drigise a Divs como «Abbas Sen tino de Dis poset sina dimension futur, tambien fe slg presente en el minintro de Jas, Sus parol proclamaleg {eel einado de Dios ya estaba activo en el mundo. Sus exer Eismos,yuraciones, su procamacin del perdon dees pecados Y su comensalidad motsaron que el per salvador fe Dios traniormabe ls vidas deo abulads los enfermes y ose rads los pbliciosy Ios pecadores Elnileo de la adi de os milagros no puede ser ne do. Jess curé alos enfertosy reali exoresmon Sben lon Si lagros de Jens no imponen af Ia prsuponen Esexa aperture oiiscendenia de Dio onl te del ele que pie due el sanado reconozcaa Dios operandoen po ie del mi nisterio de Jestis. " ae 6 La muerte de Jess __En la capilla de una comunidad ecuménica de religiosas de fia, se encuentra un erucfio tan grande como ne he visto otro Es parecco a una imagen esculpida porel artista suizo Al- berto Gincometi, aunque en wealidad es obra de un ltinoamerica- que fue l mismo vietima dela tortura. Representa aun hombre Jinestens Eats desnido, vulnerable, expuesto al mundo. Elostro fesun rctus de dolor. Algunos lo encuentran excesivo, un signo de desesperacion mis que de esperanza. Es Jessen su agonia. El ministerio plblico de Jess ue breve, duré quizas poco mas dle un afo, aunque sega Juan fue algo més extenso. Después de ‘pasar certo tiempo predicancdo en Galea, se dirgis hacia Jerusa- Ten, la capital, el centro dela comunidad judia con su Templo y su Tiderazgo religioso. Aunque las primeras comunidades, obviamen- te, dieron forma a ls diferentes predicciones sobre la pasin conte nnidas en los evangelios, el minister de Jets, sin embargo, muy ‘Pronto generé la oposicion de las autoridades religiosas y Te harfa ‘arse cuenta de que el curso de su acc podria costae la via. Je ‘sis no solo tavo que tener en cuenta el destino de los profetas: ‘muerte de Juan el Bautista, dada su antigua vinculacién, estaba ns cercana, Certamente le tuvo que impresiona. a Quien es 8S05? Desde esta perspectiva, no pusdo hacer su viaje final a Jeru- salén sin sna sospecha sobre sus consecuencias itimas. Una vez all tuvo aparentemente alguna confrontacién con as autorida- ‘des, Los evangelios hablan de una altima comida con sus disc pulos y de su muerte. Después de una audiencia ante los repre sentantes del Sanedein -laasamblea del gobiemo religioso judio- fue erucficado por los omanos, una forma brutal de pena capi- tal reservada a los esclavos alos eriminales y a quienes se rebe- Taban conte la autoridad imperial. Por qué murs Jesis? Faezon los responsables desu muer- te las autoridades romanas o los lideresjuios? QExistia una ra 226n politica para su muerte? Su ofensa fue religisa? Jess v0 {que hacer algo que enfureciera a alglin grupo o grupos podero- 0s en Jerusalén. Tal como vimos anteriormente, el rterio de re ‘hazo sipone alguna causa signiticativa, alguna ofensa en las pa- labras o hechos de Jests, que condujera a su muerte. No fue Ihumillado y ejecutado meramente por proclamar el amor com- ppasivo de Dios. Hay también otras cuestiones: emo entendié stu muerte? _Cuestion6 el obrar de Dios? {Como vio st propio destino? De sta manera, la muerte de Jesis suscita una serie de cuestiones, algunas histricas, otras teolégicas y personales. En este capitulo interpretaremos la muerte de Fests, prime rodesde una perspectiva istica: cul fue la ofensa que le con- dujoa la muerte? Después nos preguntaremos: godmo interpretaron las pri rmeras comunidades la muerte de jesis desde una perspectiva teologica? Finalmente, intentaremos interpretarlo desde una perspect va personal. ¢Posemos traspasar las barreras del tempo y del texto para obtener alguna nocion de cémo vio Jess mismo st muerte? 2 {LAMUEETE DE ESS LA OPENSA QUE SE ENCUENTIA THAS LA MUERTE DE JESUS {Qué ofensa se encuentra teas la muerte de Jesis? El primer relato de su pasin y muerte aparece en el evangelio de Marcos: de hecho, los especalistas lo juzgan la parte narrativa més antigua del evangelio. Marcos relat una serie de acusacionesen contra de Jestis. En su audiencia ante el Sanedn, los que atestiguaron en st ‘contra alegaron que habia afirmado: «Yo he de destruir este tem- plo, construe por manos humana, y en tres dias constriné otto, ro con manos humanas» (Marcos 1458) El sumo sacerdote le acu- 6 de blasfemia por proclamarse el Mesias, el Hijo del Bendito (Marcos 14,62). Otros se burlaron de él, dicindole: «Adivina» (Marcos 1465), lo que supone cierta presentacion de Jess como profeta en su ministerio. Enel uicio, el procurador romano, tos, le pregunt: «Eres Tiel ey de los dios?» (Marcos 15,2), y Jos soldacis se mofaban de &utlizando este titulo (Marcos 15,18) ‘Ast emengen varios cargos la amenaza de destruir el Templo la blasfemia, la acusacin de ser falso profetay las pretensiones me- sidnicas- que evidentemente habian sido percibidos como una amenaza para los ocupantes romanos. Los cargos son tanto reli- Biosos como politicos, Pero zaimo separar la teologia del Nuevo ‘Testamento dea historia que se encuentra tas la muerte de Jess? Siempre me ha fascinado la extraia acusacién de la narracién de la Pasion en Marcos de que Jess afiems que deste el Tem- plo «construido por manos humanas» y construié ott, «0 con. ‘manos humanas (Marcos 14,58). Aunque Marcos subraya que los testigosatestiguaronfalsamente y que sus testimonios no coinci= dan, el hecho de que los transedntes en la crucifixién repitan la acusacién de que destruiria el Templo (Marcos 1529) sugiere que Marcos no considers falsa esta afirmacién, Mateo sigue a Marcos en esto (Mateo 2661; 27.40). Lucas omite este cago en la audiencia e Jess ante el Sanedet, aunque lo incluye en el relato del jucio de Esteban (Hechos 6,14). Juan sitéa una variante ene eato de la purificacion del Templo por parte de Jestis Quan 220). 43 Outen sess? El lato de esta acid provocativa en el Templo se narra en Jos cuatro evangelios aunque Juan lo sitia al omienzo de su mi- nisterio mds bien que al final como hacen los sindpticos (Marcos 11,15-16; Mateo 21, 12-13; Lucas 1945-46). Demasiado a menudo seha interpretado como la cblerajusta de Jesus contea el comer: cio en los recintos sagrados, o en algunos comentarios mas ee cientes, como una protesta contra el sistema de pureza judi’. Pe- ro sobre elcontexto de Marcos haciendo de este dicho de Jess la acusacién en su juicio, es significativo el vinculo que presents Juan entre la accién del Templo y un dicho similar sobre su des- tren Sugiere que puede haber cera conexidn entre la accion del Templo y su muerte De hecho, este parece que ha sido el caso. Wright declara «que «uno de los principales logros de la investigacin sobre Je Sis en los ultimos veinte anos es que la cuestion de Jess y el ‘Templo esté volviendo al lugar que le corresponde, al centro del orden del dia», Afirma que la mayoria de los especialistas aho- xa estin de acuerdo en que Jess represents una accién drams- tica en el Templo, y que ésta fue una de las principales razones para su ejecucidn’. 1 argumento de Wright se puede sinttizar como sigue: contempla la acc det Templo no como una disputa sobre la ex plotacion econémicao las reglas de pureza. La. accin de Jess se dirigi no a una purificacién del Templo, sino més bien a simbo- lizar su destruccién, La expulsion de los banqueros y comercian- tes suponia suprimir el suministo de animales que se necesita- ‘ban para el sarifico en el Templo, y asi cerar el cult al menos temporalmente, Esto hacia para cucstionar la existencia del Tem- ‘plo como institucién religiosa central del judatsmo™. Wright ve Ia Accién de Jesis como «una parabola del juicio representadan {CL Bon Morin os Agi, $5. 2 CE Wnght VG, 48.7, wéase tambin Kaapt Js Cri, 144 Rayman E Ben Te Dt esi vk Nac or, Dee Wee 1728, 4 LAMUERTE DE ESS Prdcticamente todas las tradiions, tanto fuera como dentro de los evangelis candnices, que haan de Jessel Temp ere fierena su destruccén. El incdente dela higiera de Marcos, ‘escenalucana de Jess Horando sobre Jenusalén la airmaciin ‘de Juan sobre a destuccin y la reconstruct las tradiciones ‘Sindpticas de los testigos fas y de sus acusaciones, ya bla 4 lo pes ce a cruz fa aflrmacidn criti en Tomas (Yo des true esta casa, y nadie pode reconstruirl) In acosacion en Hechos aerca de que Joss deste el Templo: todo esto ha bla sufiientement claro, node purifieacin ade forma, sino de destuccin’ Wiightconcluye que la acin de Jess en el Templo de Je- sti fue un juli, tanto simbico como proféico, realizado en palabra y en accion, en contra del Templo. «El Templo, como Simbolo central de oda la vida nacional, estaba bajo la amenaza divin, ye no see que Israel se arepintise, aera bajo los pag ross Por supueso est era demasiado para ls autoriades re ligiosas de Jerusalém. Elosveian que Jess desafiaba no sola mentee! simlbolo més importante de la vida adi, sino tambien su propia autoridad, que se basaba ene eulto ene Tempo. Te fan ie conspirar contra EL Encuentro que la interpretaciin de Wright sobre la muerte de Jets es bastante persuasiva. Wight argumenta que Jens fue tn profetadelositmos tempos que comprendi su propia mi- Sign en rings de Ia tradicién religions dela que formabs par- fe, Anunciando el final dela era presente, rechazabs el recurso a Ja violencia contra los omanos como un camino para restora a 6a referencia a Todo al evan gtico del nino Pa a1, * Witheringion observa que Wight ten stuna venta sate muchos bros inestigadore de Jos y gu da un pos totalmente istic 3 Pertanci dela hima semana dela vida de ess pra compre lo af *The oss Quest and the Chilo oe, The tan Cnty 192 06 ibe, 1987) 1076 145 ound es esos? Israel, afirmando que aquellos que tomasen Ia espada perecerian por la espada. En ver de ello, su proclamacign de la Venida de Dios suponia una reconstruccién de Istael, sin un papel futuro para el Templo’ ‘Aunque mas cauto, Brown adopta tna posicién similar ‘Concede una alta probabilidad histérica a que Jess hizo o dijo algo sobre la destruccén del Templo, que al menos fue una de las ‘ausas parciates de la decisién del Sanedrin que condujo a su. muerte’ La crucifixion fue un acontecimiento demoledor para los dliscipulos. Es bastante posible que muichos de ellos, temiendo [por sus propias vidas, abandonaran Jerusalén; muchos de los re- Iatos de Pascua sugieren wn lugar galileo para las apariciones. pesar de que la experiencia de Jesds resucitado restauré su fe 4quebrantada y los congregs de nuevo, la manera en que muid Jestis permanecia como un escéndalo para los discfpulos, La cra- cifixidn era la pena capital, para esclavos,criminales y rebeldes al imperio. Ademas, desde una perspectva religiosa, Jesus habia incurrido en el juicio proclamade en el Deuteronomio: «Dios maldice al que cuelga de un érbol» (Deuteronomio 21,23). Esto tambien ponia bajo riesgo a ls disefpulos, como los seguidores «de un maldito por la forma en que muri. PERSPECTIVAS TEOLOGICAS Para encarar la imponente vergiienza de la muerte de Jess y su propio desconcerto, sus seguidores recurrieron a su propio ontexto judi, usando metiforas, motives y figuras simiblicas de las Escrituras hebreas, incluso antes de que apareciesen ls e= titoscrstianos més antigues. ;Cémo explicar el sufrimiento de Jessi, su muerte tigi y aparentemente sin sentido? © Wright 16 55559, * Brown, The Dh of th Mes A546. 146 {LAMUERTE DE Ess | _La tradicion de Tos profetas, aquellos individuos lenos del rit que proclamaban la palabra de Yahveh habitualmente 2 comunidades hostile, sufreron el rechazo e incluso la muerte, Jes era familiar desde hacia tiempo. Esto todavia era comin en tiempos de Jests, mas recientemente en el destino de Juan el ‘Bautista, La figara del Just, el justo sufriente en la tradicion sa- ‘piencial que confiaba en Yahweh para la vindieacisn, era otra dicién que podia explicar lo sucedido a Jesis, Por siltimo, incli- 0 antes que Pablo, otra corriente adopt6 una perspectiva solerioldgica, considerando la muerte de Jess como redentora, un sacrificio expiatorio. Brovemente trataremos estas tres co. rrientes de interpretacion’ El profeta rechazado Varios textos que aparecen en el evangelio de Lucas y en los Hechos de los Apdstoles, pero que estn extraidos de a pri- ritiva tradicion pre-lucana, reflejan las discusiones entre la co- Imunidad judia y los seguidores judios de Jess, Estos textos comparan a Jess y @ sus seguidares perseguidos con los pro- fetas rechazados por Israel (I Tesalonicenses 2,15-16; Lucas 1149-51; ef. Lucas 6,22-23; Hechos 7,51-53). Este tema lo en- ‘contramos en Pablo, en Q y en Marcos. Otros textos, configu- fados sobre el tema julio del martitio de los profetas, contras- tan la muerte de Jess a manos de las autoridades judias con su exaltacién por Dios. Por ejemplo, en Hechos 4,10 Pedro afit- ‘ma: «Jesucristo el Nazareno, a quien vosotros crucificasteis y Dios resucité de la muerte. El contraste aqui es entre Jess, el pprofeta rechazado por Israel en la persona de sus lideres y Ia Accidn de Dios revindicéndole (véase también Hechos 222-24; 5,30-31; 10.40), Vea SchlbechJEC, 274-29 tb tal Ey: Early Chit an fs” Oa Vi Mich Wn 8 erdman 1988) 1459. a7 Marinus de Jonge, Ga is Mision (Grand Rap QUIEN es esis? El tema de Israel matando a sus profetas es mencionado con frecuencia en el Nuevo Testament, aunque usualmente mis de forma simblica que histérca. Sin embargo, aparece también en [Nehemias 926, donde es una expresién més radical de una tra- dlicién macho més antigua, a saber Israel trayendo sobre se ui- cio de Dios por rechazar Ia llamada de ls profetas al arrepenti- ‘miento y la conversién (2 Crénicas 36; Esdras 9,101; 2 Reyes 17,720) La cuestin de la autoridad de Jess enfrentada alas autos dades rligiosas de su tiempo es todavia mas evidente en los ‘evangelios. Conta la visién tradicional de los profetas, para aque Ios judios que todavia dudatan sobre la autoridad proftica de Jes, la esurneccién representa surevindicacién: «Par tanto, que toda la Casa de Israel reconozca que a este Jess que habéis cru sificado, Dios lo ha nombrado Senor y Mesias» (Hechos 2.36) Pe rornotemos que en esta tradicién muy antigua no existe un valor salviico concedido a la muerte de Jesis por sf misma". El justo sufriente ‘Otro motivo que ayud6 alos primeros crstianos a reflexionar sobre la muerte infame de esi fue el del just sfriente. Este mo- tivo posee también rafes antiguas, que se remontan en primer ar al rey oprimido por sus enemigos y también alos profets, tan 8 menudo incomprendidos y perseguidos. Pero esa través de los Salmos" y partcularmente la tadicion sapiencial cuando el tema dl justo sufrient lega a ser popular en el judaismo tanio, Aqui libro de la Sabiduria desempens un papel central. La conspit- cin de ls malvados contra el justo, ofendidos por sus repraches yeel clamor de que Dios es su Padre, lo pone a prueba pata ver si Dios fo defenders, ignorando los designios divinos (Sabidurta 210.225.5175 ck Mateo 27,3943), » Schllebeeck,JEC, 275.22: también De Jonge, G's Final Exo, 7 2 Vase Snes 7410 2,25 334371, 148. LA MUERTE DE ESS Pero el tema esta también presente en Daniel en los relatos de los tres jovenes en el horno encendido (Daniel 3) y Daniel en Ja madriguera de los leones (Daniel 6). El relato de Susana, acu sada falsamente, en el deuterocansnico Daniel 13, es otro ejem- plo. En este tiempo, bajo la influencia de Ta tradicién apocalipt ‘a, los temas del suftimiento del justo, asf como el del martirio (Daniel 1,33-35), se encuentran normalmente combinades con los de su vindicacion por Dios por medio de la resurreccién de Jos muertos (Sabiduria 5,1-7) Asi, emerge un nuevo tema: el de Ia intervencién final de Dios en los asuntos del mundo, Schillebeecko encuentra huellas del tema del sufrimiento del justo en la forma primitiva de a narracion de la Pasin de Mat 05, con alusiones a los Salmos, al tercer canto del Siervo (safas 50,49) ya Sabidusia 2, «Uno podria decir que la forma primitiva del relato de la Pasin estuvo regida en su concepeién por el te ma del “justo sufriente", pero que incluso en la redaccign de ‘Marcos, y ain mas evidentemente en Mateo y Lucas, este motivo Ihaentrado en el trasfondos". De nuevo Schillebeeckx hace notar ‘que en este nivel primitivo de la narracion de la Pasion no existe ninguna alusin a Isalas 53, arguyendo contra la opinisn de que el sufrimiento y la muerte de Jess tenia tn valor savifica. De- ‘nomina a esto el esquema de interpretacion dela whistoia desal- vvacin>, un plan divino de salvacién discernido a través de una ‘meditacin de a Escitra (Lucas 24,26 2444-46)" ‘Una muerte redentora Un tercer tema ve la muerte de Jess como un sacrificio re dentor que expia fos pecados. Fl tema soteriol6gico,reconocido por la f6rmula griega hyper, «por nosotros» o «por nuestros peca- dos, se encuentra a menudo en los cacumentos del Nueva Test ‘mento, Esto esté presente en el kerygma prepauilino de I Corinios "Sleek JEC 20 > id, 291 9 Qui es pss? 15,305, en Galata 14; Romanos 4,25; 58 8,32; Efesios 52ren las palabras del caliz en a narracin de la Utima Cena, en el pasaje {el reseate por muchos» en Mareos 10,45; y en 1 Pedro 221-24 Lega a ser el ema dominante en La cristologia de Pablo, ast ‘como en Hebreos, las carts deutero-pauilnas, Juan, y en el Apo- ‘alipsis. Marinus de Jonge compara esta interpretacion del eis- tianismo primitivo sobre la muerte de Jestis con fos relatos de los _maitires en Macabeos, Eleazar en 2 Macabeos 6,18-31y los siete hermanos y su madre en 2 Macabeos 7, cuya muerte por la ley supuso un cambio decisive para Israel. Encuentra semejanzas en la terminologia (por ejemplo, 2 Macabeos 7,33.37-38 y Romanos 5,611), pero en Macabeos estd ausente el elemento escatoligico presente en la muerte de Joss Schillebeecks arguye que en el material pre-sin6ptico, como ‘enl pre-paulin, esta formula «por nosotros es mas esas, Pe ro tras un andlisis cuidadoso, concluye que la forma dela formu la soteriol6gica, «un complejo dela tradicion muy antiguo, que se contiene asf mismo, cuya emengencia no puede explicarse por una deduccidn secundaria dese otras interpretaciones sobre Ja muerte de Jess, ni por referencia alas teologias dias sobre el sufrimiento vicaro del martirios".En este punto, se pregunta si se encontraba fundamentado en algiin dicho de Jesus o en algo {que hizo 1 mismo en estos dias finales previos ast muerte. Con- Sideraremos esto posteriormente, La piedra rechazada por los constructores Un motivo final. Vimos al principio de este eapitulo que la ‘ofensahistriea que se encuentra tras la muerte de Jess ue muy. probablemente su accisn en el Templo. Una interpretaciin del re Bid 312 157 sue es etis>, _2Cémo contemps Jesis su propio destino? [Nos queda una cuestin final. ,Cmo contempls Jess su propio destino? ¢Ansiaba el fin de mundo, come ha sugerid Schweitzer? :Antcips su propia resurseccion? Es muy dificil entrar en la psicologia de otra persona, inclus ‘0 sila conocemos personalmente. Mucho mss imposible es en trar en la psicologia de Jess Hl testimonio del Nuevo Testamen toes muy escaso, y su complejdad hace difcl especular. Como vimos en la ditima secci6n, podemos obtener alguna idea sobre Ta autoconciencia de Jestis haséndonos en una lectura cuidadosa de Ios textos, Peo todavia hay mucho que permanece en el mis: terio. Con todo, algo podemos afirmar sobre el modo en que Je- stis encaré su propio destino, ‘Al menos desde el tiempo de los Macabeos, habia una co- srienteen Israel que guardaba una esperanza en la resurseccign de Jos muertos, Puede que Jess esta esperanza, tal como sgieren los debates con los saduceos sobre la resurrecciin en los snpticos (Marcos 12,18-27 y paralelos). Pero en el pensamiento judi, la surreccin de los muertos era ‘un concepto apocaliptico, asociado con la resurrecci de todos de los muertos en el futuro eseatol {ico (véase Daniel 121-3), No hay testimonio de una feen la est rreccidn de un individuo, nolo hay acerca de la resureccion sep rada del contexto apocaiptico. Wright, a lo largo de su libro, sostiene que Jess ni esperd ni proclamd el fin™ del universo espa Sthlebec, EC, 296271 159 souuén es ess? cuten hoy que Jess llamé a Dios Abba 0 que este uso era virtual ‘mente inauito, Abba significa «padre». Mientras que habia sido Targamente usado para los padres terrenos en la vida familia ja dla, su uso para la oracin con Dios nose encuentra ie la itera: tura devocional udia tardia ni en ls textos rabinicos. Slo aparece tuna vez en los evangelios, en Marcos 14,36. Sin embargo, existe un ‘acuerdo prudente entre los especialistas sobre que Abba fue una ‘auténtica palabra de Jesis mismo, su forma corriente de drigise | Dios, Hay que adivinarla detrs del griego el Padre», «Paden, ‘Omi Padre» en los evangelios®. El hecho de que los primeros rs: tianos también lamasen a Dios «Abba» (Galatas 4,6; Romanos 815) sugiere que su uso fue algo que aprenlieron de Jess. ‘in embargo, la intimidad con Dios que «Abba» implica po +a Jess parece ser diferente dela experiencia de los dsetpulos dle Jesds, Los evangelis no presentan a Jess hablando de «nues- tro Padres con la excepcién de Mateo 69 | | Lucas 11,2, donde Jestis instruye alos disefpulas sobre cGmo deben orar ellos, De no ser ast El dice «mi padre» 0 «vuesto padre». Esta convencidn se tencuentra también en el relato de Juan acerea de la apariciin de Jestis a Maria Magdalena, donde aparece fa extraha formalacién sSubo a mi Padre y vuestro Padre, ami Dios y vuestro Dios» (Guan 20,17). Dios es padee tanto de Jess como de Marfa, pero ‘no del mismo modo. ‘A inal desu imponente estudio, Wright desarolla una res- puesta delicadamente diferenciada sobre la cuestin de a autocon= Ciencia de Jess. Sugiere que Jests tena concienca desu vocacion, faungue algo may diferente de lo que denomina una conciencia “sobrenatual> de s misma, 0 quizés mejor, un conocimiento gue pudiese ser formulado conceptualmente. Dice que fue como que fra amado, Sin embargo, Jests era consciente de suna vocacion “que le haba sido era dada por alguien que eonocia como "padre, para realizar en Ello que, en las Esrituras de Israel, Dios habia tid, 250 ver tambin Wea, JVC, 848. * Kasper ss ef ris, 15 Shee ss, 253, 160_ LAMUERTE DF JESOS fo cumplir »™. El juicio de Wright agut es culdadoso; lo ya hemos visto sobre la proclamaciin por parte de esis dela de Dios aan Israel renovado,escatoligico, implica algo e similar Quizas lo maximo que podemos afirmar es que por may. Jess estuviera de su misi6n, v consciente de una intimidad el que llam6 Padre, encaré su propia muerte, con todo el fo, la incertidumbre y la duda que cualquier ser humano rimenta cuando se acerca ala muerte, In extremis, Else ad- i6 a su fe en sx Abba y continad esperando que el Abba le Wvindicaria, Aunque el Padre no intervino y parecia como si ‘ministerio finalizase en un facaso, El no se dlesmorond. Je- ‘no se habia equivocado. El reinado de Dios todavia estaba -, El relato de la agonta en el huerto nos lo dice simbolica- te, sino literalmente INCLUSION wor qué fue ejecutado Jess? La mayoria de los especalis- {as hoy crcen que su accion enel Templo fue la causa principal de ‘su muerte. Lo que hizo fue mucho mss que wna protesta contra Tos mercaderes y los banqueros: fue una accion simblic, un sig- ‘no profético de que el Templo mismo iba a ser destraido, Si bien ‘no podemos estar seguros de que la afirmacién de Jesis sobre a destrucciGn del santuario se citase en su audiencia ante el Sane: rin’ lo que dijo o hizo para simbolizar la destruccisn del Tem plo fue recordalo y desempené wn papel importante para con~ ducisloasu muerte. Su muerte impresion6 y dispersé a los disefpulos; en el pe- todo pospascual, se afanaron por comprender su muerte, inspi- igh 176 655 = Brown, Te Desh of the Messi 46. “161 squren esjesos? Ends os aos ye rs nbs ess Ec turas Dela radiclon profs proven amagen de prea: Shara, Ladson spe contbuye con a agen de justo sufdente,persegui por los malvads pero que cana en ‘ahh paras eivindicaiin, Estas se desmoaran my po to. Pero ninguna adjunt incalmenteunsignfcado slic la mace de fnts Otro conjnto de tadiciones anteriores a Pablo ys snd sews, interpreta Ta muerte de Jens dese una perspective "oligea:E muri spor nosotton,vpor nuestros pees. Una tradicén més contemplaa Jess como sla plea rechacada por Tos contrctore, uganda conn palabra bres cor en) spiedra (en) lio rechazao Iga wer el eo fundamen del pucbio de Dios (Mateo 1210) mientras que el pub mise Hegaa serel nuevo temple constuido con pds vas (1 Peo Bs Finalment al susctar a cestin de cima contempl Jess su propia muerte, seencontrs que vais textos que hablan dee Sis como «siervov estan sadosen la traicion de Ultima Ce ha, Un examen ms cercano ee a comida final de exis con sus discipuls suger gue El vio su muerte, ibrementeaceptada, co ro parte des vida de st ministrioEsto no eso mismosque ‘ebuir una efcaia lvfca a su muerte en st misma, Peo po rece claro que a pear del fracaco que parece represenar muerte, Jens frecé ass dsipulos un hermandad enovada Consigo mismo mdsallé desu muerte. Any mune, sin desespera Sino conlando en que el Dios auton laa Abba la retin cai agin, onan eng msn no search we Dios lo resucité de entre los muertos La muerte de Jesis fue una experiencia desastrosa para los discipulos, Los dejé desorientados atertorizadose inseguros an- teel futuro. Muchos de ellos parece que abandanaron Jerusalén y tetornaron a Galilea, Lucas revel algo deesa confusidn y decep- tion en el relato de los discipulos que iban camino de Emaus. Ellos encontraron a un extraio en el camino y le hablaron sobre quel al que habian seguido y su tragica muerte: «iY nosotros ue esperabamos que iba a sor 61 el liberador de Israel!» (Lucas 24,21). Como el reato nos cuenta los dos disefpulos legan a re= onocer al extraho como al mismo Jess, todavia presente con ellos, pero de un mado diferent, El mismo tema aparece en Tos dems relatos pascuales. Narran cémo Pectro, Marfa Magdalena ¥ otros disefpulosllegaron a creer que Dios habia librado a Jets el eino de los muertos y le habia dado nueva vida. Ciertament, la conviccién de que Jess vive ahora al otro lado de la muerte se encuentra en el centro del Nuevo Testamen- to; sin ella son incomprensibles sus diferentes libros y carta. La ‘comunidad cristiana, la Iglesia, comienza con la proclamacion de {que Dios ha resucitado a Jesis de entre los muertos, Pero cosmo Ilegaron os disipulos a esta conviecién? a dos dis ipulos (Marcos 16,12), sugitiendo que habia algo totalmente diferente en la experiencia, Entre Ios especialistas las opiniones difieren considerable ‘mente, Algunos, mas escépticos, educen la resurreecién a un © Schiller JEC 280 164 experiencia subjetiva por parte de les discipulos. Después de su ‘muerte la fuerte personalidad de Jets impresion6 los disefp- Jos de un modo nuevo, y proclamaron que todavia estaba con cellos. El sigue vivo, Pero esto convierte la resurreccién en algo que acontecié asus discipulos, no a Jests. Desde esta perspecti- va, la resurreccin llega a ser un producto de laf, (Otros, dela corriente principal, buscan eaminos para descri- bir la experiencia de los dsefpulos, Reginald Faller sostiene que las apariciones de la resureccién «supusieron experiencias vi= sionarias de luz, combinadas con una comunicacién de signiica- do, No fueron, en su esencia mas fatima, episodios abiertos a la ‘observacin o veificacién neutral, sino hechos de revelacin en os que se manifest el significado escatologico y crstoldgico de Jess James M. Robinson dice alg similar; sobre la base del relato de la conversgn de Pablo en los Hechos de los Apéstoles,sugiere {que fue una experiencia de lu cegadora’, Dermot Lane interpreta los relatos dela resurreccidn como una reaccién imaginativaa una ‘experiencia trascendente; aggumenta que la manifestacisn de Je sis resucitado fue una experiencia de revelacin,«probablemente _mejorinterpretada en términos de una experiencia visual que sus- «ita una nueva conciencia, Esto representa el tinico modo posible en que la realidad trascendente de Jestisresucttado podrfa incidir en la conciencia delos diseiplos:no define la realidad en sf misma, sDe hecho, a pertinencia de atribuir en el sentid literal caracteriticas fisicas, > Ve Will Maren, Le mses dees de Naar (Barca, Her er 1974 pra una rena dena psi ase Grad Calin, os Rr: ‘Hort. Fundamental and Stontic Examination of Cis Rear (eve York, Polis 197) 15-07. inal Fal, The Formation of th Reston Notes (Nueva York Macmiian, 1971 48 "Tames M Robison }sus: Pom Base to Valentius or othe Apo ths Cd fur of te Lert 101 (98D 5.7, expend 9-1. "Dermat A Lane The Ry of ous (Nueva York Foals 1973)48 165 _QUUeN esas? tales como miembros corporales y sentidos, a Jesisresucitado, debe ser, al menos, cuestionada Schillobeecks habla de Ia experiencia pasexal coma un pro- ‘eso de conversién, «un don gratuito de conversign a ests como el Cristo», por medio de Jests mismo, «que ilumina, que se re vela asf mismo como el Cristo resucitado en y por medio de la sgracia de la conversins". Esto es la experiencia pascual enten- dlida como gracia. Pero, inssta en que la experiencia no es me zamente subjetiva: «Después de su muerte Jess mismo perma- rece en el origen de lo que nosotros llamamos la experiencia pascual de los discipulos»’ Finalmente, Haight sostiene que la ‘experiencia basica de los diseipulos wes que Jess vive en la glo- fia de Dios», una experiencia que es esencialmente accesible a todos lo eistianos, aunque dependan de los disefpulos iniciales para el conocimiento del Jess histérico, que fundamenta su fe y esperanza’ Lo que esté claro es que los disefpulos mas cercanos a Je sais Megan a creer, sin ninguna duda, que Jestis, que habia sido crucificado, esté vivo. Pero los testimonios del Nuevo Testa _mento son complejos, y miichos de ellos som mas leciones teo- Tigicas, disehadas para llevar a otros a la fe pascual, que na rraciones hist6ricas. Meyer distinguié entre la. experiencia pascual de los diseipulos en sf misma, que no podia ser com- partida, y la verdad de esa experiencia, que eta compartida, precisamiente por estar sfijadan en formulas para ser creidas y confesadas, Necesitamos observar mis de cerca los testimo- nos del Nuevo Testamento, th » Schlebeec. EC 88 » Haight 86,128 Ber F. Moye, Christe Far: The Mar Bude andthe Howe of Gat (ton Park Pa Pek Publications 1992) 10 16 10S LO RESUCITO DE ENTRE Los MuFRTOS LA TRADICION PASCUAL, La tradici6n pascual en el Nuevo Testamento puede see di vidida en dos ramasdistntas,elkerygnao proclamacién pascual y los relatos pascuales". Una consideracion cuidadasa de las d= ferencias entre as dos puede darnos alguna idea sobre la expe- riencia pascual de los dseipulos. También nos puede ayudar a ‘comprender mejor cmo la experiencia pascual de las primeras ‘comunidades todavia puede decir algo alos cristianos de hoy. Debemos consicerar también el lenguaje del Nuevo Testamento sobre la nueva vida de Jess, El lenguaje pascual Aunque la imagen de una resurrecci6n general de los muer- tos, que ya formaba parte del imaginaro judio tal como hemos visto Ia experiencia pascual de los discipulos se exprese mis ‘a menudo en lenguaje de resurreccdn, este lenguaje noes el tini- ‘co utilizado para expresar el misterio de la nueva vida de Jess. [Ni parece que sea el mas antiguo, Algunos especialistas sostienen que el muy temprano erygma, ampliamente difundido, de la comunidad Q, no conte= nia la proclamacién explicita de laresurteccidn, Su equivalente era Ta idea dl esis celestial ue est activamente presente en los profetas cristianos y que viene en la parusia Los términos wexaltado» 0 «exaltacdin» se utilizan algunas veces en lugar de «testurreciéns, La exaltacién supone la idea de que Jestis ha sido sacado de entre los muertos y entronizado «ala derecha de Dios» (Hechos 233). Aparece en el himno prepaulino Ae Flipenses: ase humills, se hizo obediente hasta a muerte ina ‘muerte en cruz. Por eso Dios lo exalt6y le concedis un titulo su- Perior a todo titulo» (Filipenses 28-9), Un lenguaje similar que Tod 125 * Vere Schilebec,JEC 416 167 Ui yesUs? ‘expresa esta exaltacidn o glorifcacn se encuentra en otras par- tes del Nuevo Testamento®. Una primitiva formulacign pottica del kerygma en 1 Timoteo, quizés tn himno litingico, dice: «se ‘manifest corporalmente, lo rehabiit el Espirit... fue crefclo en el mundo y exaltado en la gloria» (1 Timoteo 316), Aparece en el rwlato de Emadis: «.No tenfa que padecer eso el Mesias para en- trar en su gloria? (Lucas 2426), (Otros pasajes combinan la exaltacién con la resureccin co- ‘mo su consecuencia (Romanos 14; Hechos 2,38;5,30-31; | Pedro 1.2). Fnel cuarto evangeli, la exaltacion significa estar elevado tanto en la eruz como junto al Padre. Kasper seala que Lucas en Jos Hechos rompe la unidad usual de resuereccin y exaltacion insertando un periodo de cuarenta dias entre la resurteccin y la ascensin" Sin embargo, en el evangelio de Lucas la ascension tiene lugar en la noche del domingo pascual El lenguaje més comuin para expresar el paso de Jess de la _muerte a la vida es el lenguaje dela esurreccién, Se utilzan dos ‘érminos en los documentos del Nuevo Testamento, eee, an verbo transitive que significa wdespertar, aresucitar,y anasto i walzarse 0 stesucitar. El iso mas corrientees «fue resucit- do» (Romanos 425; 64;7,4 | Corintios 614; 154; Mares 16,6): 1a resurrection es algo que sucedié a Jesis, Es la accin de Dios, la jusifcacin que Dios daa la vida y el ministerio de Jess: Mucho ‘menos frecuente es el uso activo: sJests resucit6 de la muerte» (I ‘Tesalonicenses 414; Juan 203). Et lenguaje de la resurreccisn es metafbrco; se establece la ‘comparacién con despertarse de un suefo. La nueva vida de fe siis es un misterio que ni puede ser comprendido totalmente ni cexplicado adecuadamente. Es diferente de la resurreccidn de un cadaver, como es el caso dela resurrecciGn del hija de la viuda 0 de Lézaro, en los evangelios, ya que ambos han de encarar de ® We Gerald Calin Th Rsarstonof ests ale Forge. Pa Ju son, 19733833 ° Kasper i rt, 18 168 10S 10 RESUCITO DE ENTRE LOS MUERTOS ol muerte El estuerzo de Pablo por explicar la naturaleza cuerpo resco a lon corns (0 Corintos 153556) se ana rupturs del Tenguae Recor a aves de diversas Topas los cuerpos celeste terete, a ransformacion de sera cl primer ye timo Adin, y contrast un cuerpo tratrals con uno sprtua, un sda pean (1 Cornton 5.4) Pero un cuerpo espinal ey paraser preciso una cota. fon eminent Rape see Ge pe patton no sg a wmatrie o sustain gue con [iaye cl cucrpo, sino ms ben la dimensin en que se existe Un cuerpo epiritil ve encuentra en a dimension divin” [aresurecin de ses un acontcimieno extol: Je ss vive ahora al otro lao del expaci, dl emp y dela histor; tt competent con Dan Na ensconced ness experienc corporal en un mundo materi Nosotros Pensa teinos de magenes- Ax, demos us llenguae atc para habla sobre si ncva vida, deserbiendo desc foci por comparaion con a conacido. El ha sido resid de ‘entre los muertos. El ascendié a los cielos, El esté a la diestra de Ds Et vedi de nuvo sobrelas nes dell, La Buena Nuc fade la nueva vido de Jess fae transmit por das amas dite Tents dela trace kerma pascal y lon lates pascal El kerygma pascual El kerygma pascual representa breves y formulas expre= sSiones de fe en la resurreci6n, que derivan originariamente de la ‘redicacion ola iturgiatempranas de los primeros cristianos. El ‘Kerygma pascual procede de los tiempos mas remotos ela Tgle- Sia; asi, es anterior alos evangeliose incluso a las cartas de Pablo. Uno de los ejemplos mas importantes del Kerygma pascual apa- rece al inal dela Primera Carta alos Corintios; puede que seo ginase en la comunidad de Antioquia en los afos teint Kip fs f Crt, 185, 169 Journ esos? ‘Ante todo, yo 0s transmit lo que habia recibido: que Cristo ‘muri por nuestos pecados segon las Escrituras, que fue se palladoy resucit al tereer dia sein las Fscituras, que se apo Fecida Clas y despues alos Doce (1 Corntos 1533) Hay que anotar que latradicién que Pablo narra aqui no es ‘una descripcidn dramética de un acontecimiento; no da detalles, ‘6: ms informativa ode proclamacidn que imaginativa. Elkeryg ma pascual no es una descripcidn de la experiencia pascual de los disefpulos, sino un testimonio vinculante de su fe pascual, [Declara la fe de las primeras comunidades en que Jess ha sido resucitado y que ay testigos. He agut otros ejemplos. Aste Jess lo resuct6 Dios y todos nosotros somes testigos de ‘ello. Exaltado ala diestra de Dios, ha recibi del Pade el Es- pirita Santo prometido y lo ha derramado, Es lo que esis Vendo y oyendo (Hechos 2.3233). Por tanto, que toda la Casa de lerelreonozca qu est Jess {que habviscruificado, Dis lo ha nombrado Sefior y Mesias (Pechos 236) Y ast ecb del Seo iempos favocablesy os envi a ess, el Mesias preestinado(Hechos 3.20), ET Dios de nuestros padres ha esucitado a Jets 2 quien voso- tnoscecutastescolgindolo de un madero. Al mismo, Dis 0 ha exaltado a su derecha, nombrindolo jefe y salvador, pars ‘ofrecer a Israel el arrepentimiento el pera dels pecado= (Pechos 53053, [Acerca de Hijo, nacido por iea carnal el line de Davi, a partir de la resureccion, establecdo pore Esprity Santo Hijo dle ios con poder (Romanos 1), Si confess con a boca que esses Soho, si cres de corazén {que Dios lo rests de la mut, te salvarss (Romanos 109) Realmente ha resuctado ol Sefor y se ha aparcida 9 Sima cas 2434), Algunos de Tos textos; por ejemplo Romanos 13 y 108, son formulas catequéticas antiguas, confesiones de fe. Otros, como, Lucas 2434, probablemente tuvieron st arigen en la liturgia, Y 170 10S 10 RESUCITS DE ENTRE LOS MUERTOS Ihay otras formulas e himnos que confiesan la fe en la resurnec- ‘idn de Jess Filipenses 26-11; Hechos 1036-43; 1 Timoteo 3,16) algunas de ellos, por ejemplo Filipenses 2,611, son claramente prepaulinos. En algunos, Pedro tiene un papel central como pri- ‘mer testgo (I Corintios 155; Lucas 2439), Los relatos pascuales Los relatos pascuales se desartollaon posteriormente en la tradicin, Son may diferentes, Mientras Ios textos kerygmsticos ‘proporcionan breves declaraciones de fe, ls relatos son descrip ‘ones draméticas,imaginativas, narraciones completadas con dislogos y detalles vivos sobre las personas, lugares y circunstan- ‘das, Exsten dos tipos de relatos pascuales, relatos sobre el desc Drimiento de la timba vacia y relatos de apariciones, Original- _mente son tradiciones separadas, las tradiciones de fa tumba se ‘originan en Jerusalén, y la tradiiones de apariciones quizés en Galil, aunque a menudo aparecen combinadas. No coinciden siempre en todos los aspectos con el kerygma pascual; por ejem- plo, las mujeres y especialmente Maria Magdalena desempenian ‘un papel importante en algunos de los relatos. Marcos 16,18 representa el relato pascual mas antiguo. Es interesante sefalar que el primer evangelio contenia slo el ela- to del descubrimiento de la tumba vacia; no hay relatos de apa riciones, aunque sefala un futuro encuentro entre Jess y sus dis ‘ipulos en Galilea, EI joven que encuentran las mujeres en la tumba les dice: «Pero ida decir a sus disefpulos ya Pedro que ird delante de ellos a Galilea, All lo vers, como les habia dicho» (Marcos 16,7) Segiin Kasper la tradicién de la tumba vacia es an tigua, pero no ws una narraciGn hist6rica de su descubrimientoel texto representa una narracign que era la hase de una ceremonia ciltica,utilizada por la comunidad cristina de Jerusalén para Ihonrarla tumba de Jess. Sin embargo, su naturaleza litigica no ‘implica que no haya historia por debajo de a tradiciin; de hecho, sila tumba no hubiese estado vaci, una tradicion de ceebracion 1m 2 gui es esos? sno hubiese tenido sentido" El apéndice de Marcos sintetizabre- ‘Vemente diversos relatos procedentes de otros evangelios fle janulo las tradiciones encontradas en Lucas 24 y probablemente ‘con alguna influencia de Juan 20, levangelio de Mateo se extiende sobre el de Marcos. Inch yen elato de la aparicion de Jessa las mujeres, en su camino 2 casa de regreso de [a tumba; otro relato de la tumba vacia que {ncluye el sobomo de los guardias, y una aparicin a Tos once dliscipulos sobre la montatia de Galea, Lucas, por causa dela estructuracin lterariay teolbgica de su obra en dos volmenes, transpone las apariciones a Jerusalén {ys inmedliaiones. Incluye alas mujeres en la tumba, con deta thes adicionales, como Pedro corriendo hacia la tumba (Lucas 24,12) el relato de os dos dsefpuls en el camino de Emad; una “aparicin a los once y alos dems, eunidos en Jerusalén;y una ‘reve narracion de la ascensién, La narracién de Juan es muy diferente de las de los sin6pti «0s. El capitulo 20, stuado en Jerusalén, contiene los relatos del Sescubrimiento por Maria Magdalena de la tumba vac, Pedro y Jaan en la tumba; una aparicién a Maria Magdalena y dos apari- clones alos disefpalos, tna sin Toms. El capftulo 21, un apéndi- ‘ce anadido posteriormente se sita en Calilea y parece indepen- Gente del capttulo precedente. Es elrelato de una aparicion de Jestisresucitado a siete disefpalos que estan pescando e incluye ‘una captura milagrosa de peces la rehabilitacin de Pedro des pus de su traicion y una tradicia sobre el discipulo amado, {Una lectura cuidadosa de los relatos pascuales muestra con claridad que no concuerdan entre si. Existendiscrepancias sobre {gué mujeres acudienon a la tumba, cudntos «jévenes» habia ali, onde tuvieron lugar las apariciones, y quién fue el primero 3 “quien Jens se apareci6, Pedro o Marfa Magadalena. Muchos es- pecialistas selon que las dos tradiciones de apariciones, en Ga- Rasp esse Crit, 19617; Gerad Calis proporsons una sts ‘mpresonmte de expat que sotene a abled eal del elated Intumba vcs want oss Rison, 123 nm IOS 10 RESUCITO DE ENTRE 10S MUERTOS ea yen Jersalnna muestra conacimient na de tr Lic Cas ef Marcos primitive noestinenterados de una apariin Ias mujeres anterior ala de soto displ, Perot est no «importante no sa canton pnp No en maracones istics del encuentro dels dscipulo con Jsds Geoputs de Nien sino estimons desu fe pascal cris pa hacer Sceible en fe aro ean Juan 2031) Hagens eno ceo Sl subrayar lo alg entre lalepada de os sips fe psc y nuestra propa lgada a la™ Ast los reltos pact: Fes son reflexiones muy teckgias sobre la experienia pascal do dsciplon cuyo proposto es evangsce Ena sigulente secrdn profundizaremes en la efienon store sos reais, para ‘er qué pueden aportara los cristanos de hoy [REFLEXIONES SOBRE LA FE PASCUAL zAcontecimiento histérico 0 producto de la fe? Algunos especilsts hacen de la esurreccn un producto de la fe, tal como vimos anteriormente, Para Bultmann, la resu- tects no ee sn acntetnionto del parad Hstic con on figpliado evident por st mismo Ello considera puro snr ple acontecinent mitco znd por im print istianos pata fundamentar so comprensin de Cro, come el fund Irento de su nueva'yautntcaexstenca Para Wii Maren, Sirfiaquela eco» de Je continda™ Para lag es ‘trace dela fo Ror cmpl, Reymond EB, noe Trtanot Sac gv 2) 179. ight S636 Es ig tow Tame an My iy Reg yh & Thats ta ot Hane ter Bara dry Shek td a E 3 Marc La eri de sy 165208 Id ecco en eng 73 isl dat New QUIEN Es ests? Sin embargo, hay muchos especialistas que aceptan la res "cin come algo real que le sucesié a ests, con todo sosten- drdn que no fue un acontecimiento histérico, En parte, el proble- sma aqui es de caricterterminoligico. La definicion aceptada de lun acontecimiento «historic se refiere a algo que, al menos, e= susceptible de verticacién por medio de los criterias de Ia inves tigacién histrica, En este sentido, la resurreccion de Jests no es algo que pueda ser «probadov. La resurreccion es un acto del po- der de Dios que saca a Jestis de entre los muertos; como tal, no ‘puede ser visto. Todo lo que puede ser vista histricamente son los resultados de ese acto, «las apariciones, Ia tumba vacia, y el cristianismo en sf mismo». Ineluso si hoy puidiese demostrarse gue la tumba estaba vacia, ello no probara que Jess hubiera si do esucitado™, AT hablar sobre la resurrecién es importante evita dos extre ‘mos. Por una parte, no deberiainterpretarse como un aconte rmiento sobjetivos, ude este mundo». Tales acontecimientos son ‘esencialmente pablicos; pueden ser vistos por cualquier observa dor neutral Ls testigos dan testimonio de st experiencia del Joss resuctadorellosno vieron la resurneccign en si misma, La reste ‘in es un «acontecimiento transhistérico», algo que, por defini- ‘én, tiene lugar al otro lado de la muerte. No poset haber habido ‘un sespecialinformativos, incluso si hubiese estado presente un equipo de cimaras. Como algo que se encuentra fuera de las con- dlictones del espacio y el tempo, la resurrccin de Jess noes sus ‘ceptible de verificacidn en la manera en que pueden verificarse los acontecimientos de weste mundo», Los relatos pascuales sugiren esto: la experiencia de los discipuls del Jess esucitado fue muy diferente de sus experiencias prevas sobre Jestis. Sas reacciones inciales son de vaclacion, incredulidad, miedo, incluso duda Por otra parte, seria un error reducir Ia resurreccién a un _acontecimiento puramente subjtivo, un sentimiento interno de Lan, The Reto es, $8 Kaspar fis rt To a4 10S Lo RESUCITO DE ENTRE LOS MUERTOS Jos disefpulos que fueron los testigos. Al Nuevo Testament lees familar el lenguaje de los suenos, las visiones, los éxtass,y aqui los evita La experiencia pascual de ls discipulos es més que una ‘experiencia mistca del Dios trascendente; es un proceso perso- nal, excepcional, en el que Jests se revela como presente de sn ‘nuevo modo, Dermot Lane habla de ello como una sexperiencia transformante», «Aguéllos que habian seguido a Jessen la fe, ahora le reconocen de un modo totalmente diferente, como rest ‘itado, a la luz de la experiencia transformante de su presencia personal, nueva y reals™. Kasper usa la categoria de «re Haigh [86,1 17 nen es yess? Presencia, entrega de poderes y misién Los relatos pascuales sugieren que aquellos a Tos que Jess se aparecié fueron tocados y transformades. En otras palabras 1a experiencia pascual de los dscfpulos fue transformadora, Por lo _menos los relatos muestran emo los decepcionados, los ater rizados seguidores de Jess, fueron motivados, incluso envalen- tonados, para continuar con su proyecto. Desde una perspectiva teoldgica, los diseipulos experimentaron pendén, aceptacién, amor y fuerza para a misién. Ciertamente los disefpulos varones {que habfan abandonado a Jestis en su hora de necesidad se sen: tan culpables.Ellos habian abandonado a su maestro, alguien al que habian seguido y amadbo. Pero Jess les saluda con una benign de paz (Lucas 24,26; Juan 20,19, 21,26). Son perdons: dos. Pedro, que habia traicionado a Jestis tres veces ante un br sero, es ehabilitado, De nuevo ante un fuego, Jestis le pregunta tres veces: «Pedro, :me amas?». Sin tener en cuenta st traicion, Jess hace a Pedro pastor del rebanio (Juan 2115-18). Aquellos que habian visto a Jestisresucitado, son enviados a llevar las Buenas Nuevas de la resurrecci6n a los demds. El or- ‘gen dela palabra vapéstol» se ha de encontrar aq apostlos sig nifica literalmente «alguien que ha sido enviado. A los once se les da el Espiritu Santo para perdonar pecados Juan 20,22) y son cenviados a predicar el perdén a todas las naciones (Lucas 2447), ‘on poder para bautizar y ensefar (Mateo 2819-20). Marfa Mag dalena es enviada a llevar la Buena Noticia a los apéstoles (Juan 20,17; cf, Mateo 28,10) Latradicién primitiva no denomina alas _mujetes apéstoles, ya que en la cultura judia dela Palestina de quel tiempo, la palabra de una mujer, en general, no era recono- ‘ida como testimonio legalmente vinculante®, y los apdstoles te plan que testimoniar la resurrecci6n, Silas mujeres fueron inci das entre ls testigos por los autores del Nuevo Testamento,e5 porque ellas debieton de desempenar un papel signficativa en ™ Vee Joachin Jeremie os de fe (Madi Cristian dag 19773858 178 0S LO RESUCITO DE ENTRE LOS MUERTOS los inicios de Ia comunidad pospascual. La tradicién posterior no siempre hizo honor a la memoria de las contribuciones de las "mujeres al cristianismo primitive sin embargo, Maria Magda- Tena fue conocida come la «apéistol de los apéstoles» (apostle ‘postolorum) desde los primeros siglos de la Iglesia; el itulo pue- ‘de que sea tan antiguo como Hipslito de Roma, es decir, de prin- ‘ios del siglo IL Los encuentros ransformadores de Jets resucitado son aso- cipaba una resurreccion general que acompanaria a tiempo de Iasalvacion. La predicacién cristiana comienza con la experiencia pas- «ual de Ios disefpulos; ellos estan convencidos de que Jesis ha si- do resucitado a una nueva vida, y esta creenciaesté enel corazin del Nuevo Testamento. Pero es diffi afirmar con precision lo {gue los diseipulos experimentaron, El kerygma pascal es ind {érmula; las diferentes expresiones del kerygma son confesiones vinculantes sobre que Jesus ha sido resucitado y que hay testi- 308; no proporcionan detalles. Los relatos pascuales no son na ‘raciones histéricas, sino testimonios de la fe pascual de la co- ‘munidad primitiva; son narraciones dramaticas, que difieren en lotales,escritas para traer a otros ala fe, La resurreccion de Jess no es un acontecimiento puramen- te objetivo, ni tampoco una experiencia subjetiva por parte de los Aliscipulos; es, sobre todo, un acontecimiento escatol6gico, una actuacién de Dios al otro lado de Ia muerte y de la historia. Ast, fue un acontecimiento real, un hecho de Dios, que le resucitara a la vida. Sino puede ser demostrado por los cénones historiogr- ficos, su huella en la historia es evidente por sus testigos el rela to.de la tumba vaca, y la fe de la Iglesia, El Jess restcitado fue revelado a aquellos que le seguran y le amaban, a quienes le ha- ‘an abierto sus corazones.Ellos experimentaron 3 Jess presen 180 05 LO RESUCITO DE ENTRE Los MUERTOS teen medio de ellos de un modo nuevo, ya s{mismos como en Viaclos a proclamar a otros la nueva vida de Dios la esperanza epositada en Fl. mee La resurreccn de Jesus no revela que todos resucitarén, ‘pero la existencia humana fila igual que la suya,esté llamada a regresar al amor de Dios». Elamor divino es mas fuerte que la muerte 181