Está en la página 1de 1

Un viaje en tren

Después de mi​(la) visita de mi familia en Viena empecé mi vuelta a Innsbruck. Mi


padre me acompañó a la estación del tren y cogí el tren con total puntualidad. El
tren estaba muy lleno pero encontré un asiento libre. Al lado de mi asiento
estaba sentado un hombre con una gorra negra y se ve como un
revisor(inspector). En este momento me di cuenta que había olvidado
comprarme un billete. Estaba muy nerviosa. Decidí a preguntarle si pudiera
comprarme un billete ahora mismo. Abrí la boca, pero en este momento el se
presentó. Se llamó Alex y era inspector de la escuela. Estaba aliviado.​(estaba
aliviada) Me contó más sobre su trabajo y por casualidad estaba ​(era el)
responsable de mi asignatura escolar, (enlugar de “,” “:”; luego, sin articulo) la
educación física. El era muy simpático. Nuestra conversación fue
interrumpido(a) de (por) la aparición del revisor. Sufrió (sufri, yo)un shock, pero
cuando abrí mi bolso descubrí el billete. Probablemente mi padre había
comprado el billete, ¡qué suerte!

Khantutita Ramos C.