Está en la página 1de 2

Estudiante

Nombre Manuel Fernando Meneses Barrera


Fecha 5 de marzo de 2019
1. Contexto
1.1 identificación
Numero SC5631-2014
Radicación n° 6816731890012012-00036-01

Fecha Bogotá D. C., ocho (08) de mayo de dos mil catorce (2014).

Magistrado
Dr. Fernando Giraldo Gutiérrez
ponente
1.2 OBJETO DE DEMANDA
Recurso de casación.
Sentencia de 23 de enero de 2013, proferida por la Sala Civil-Familia-Laboral del
Tribunal Superior del Distrito Judicial de San Gil, dentro del proceso verbal de
mayor cuantía.
1.3 PROBLEMA JURIDICO
Según la alzada, no se probó la causa de la simulación y se desestimaron los medios
de defensa sin sustento válido. Previo estudio de los hechos de la demanda y su
contestación y de las pruebas aportadas al plenario, se analiza en primer lugar la
excepción de “contrato legalmente celebrado”, basada en que no se estructuró el
fenómeno jurídico invocado respecto del negocio cuestionado, porque lo que allí se dio
fue una “compra para otro”, mediante la cual Ariel Rodríguez Vega, hoy fallecido,
adquirió el bien para su menor hijo Miguel Ángel Rodríguez Pico. El gestor del litigio,
frente a ese punto, argumentó que sí hubo “simulación”, toda vez que el infante carecía
de capacidad económica para adquirir el inmueble y su padre ocultó ser el comprador
para evitar ser víctima de secuestro o extorsión por los grupos al margen de la ley.

1.4 NORMAS RELEVANTES PARA EL CASO


. Numeral 4° del artículo 140 del Código de Procedimiento Civil.
. Artículo 306 del Código de Procedimiento Civil
. El artículo 21 de la Ley 1395 de 2010

1.5 DECISION

RESUELVE: la Sala de Casación Civil de la Corte Suprema de Justicia, administrando


justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, NO CASA la sentencia
dictada el 23 de enero de 2013, por la Sala Civil-Familia-Laboral del Tribunal Superior
del Distrito Judicial de San Gil, dentro del proceso verbal de la referencia.
2. ratio decidendi (RD)

 No se estructura la nulidad por trámite indebido del proceso. Ya que estando en


vigencia para el a-quo la llamada oralidad prevista en la Ley 1395 de 2010, para
el tiempo de radicación de la demanda que aquí convoca la atención, 11 de abril de
2012, la vía procesal idónea no era otra que la del verbal de mayor cuantía, esto
en consideración a que el interesado estimó el quantum de lo pretendido en suma
“superior a los setecientos millones de pesos ($700.000.000)”.

 Advierte la Corte que, a la luz del ordenamiento vigente, el requisito de


motivar las sentencias, para no incurrir en la nulidad de que aquí se trata, la
satisfacen los jueces no con raciocinios aparentes o puramente formales, sino con
aquellos que jurídica y probatoriamente ofrezcan una contestación al objeto del
litigio, compuesto por lo perseguido en la demanda y lo solicitado en los escritos
de réplica, excepciones, reconvención, llamamiento en garantía, etc.

 Tratándose de los casos de acumulación de pretensiones, la Corte señala


Frente al principio de la congruencia, reviste especial interés la acumulación
objetiva de pretensiones que, como bien es sabido, regula el artículo 82 del
Código de Procedimiento Civil, y dentro de ella aquellos eventos en que las
distintas pretensiones reunidas en el libelo, no han sido formuladas con el mismo
carácter, bien por ser accesorias o dependientes las unas respecto de las otras, o
bien porque revestidas todas de autonomía, han sido propuestas
subsidiariamente, distinción esta que como se ha sostenido con acierto por
autorizados expositores…es importante para efectos no solo de calificar la
idoneidad formal de la demanda, sino para la correcta elaboración técnica de la
sentencia, habida cuenta que como a continuación pasa a verse, en este ámbito
aquél principio juega papel preponderante.