Está en la página 1de 3

Gestión de Actividades y Eventos Deportivos

Responsabilidades del Gestor Deportivo en la organización de un evento


deportivo

El deporte en general ha evolucionado de tal manera que ya es difícil concebir al


deportista como un solo individuo, sino que es necesario incluir en sus éxitos al
gestor deportivo. Las labores de un gestor deportivo abarcan todos los procesos
vinculados a la mejora de la imagen y proyección del evento deportivo, además
del elemento administrativo y económico que todo evento debe tratar para que se
realice de manera correcta.

La gestión deportiva abarca la toma de decisiones, la promoción, los procesos


relacionados con el desarrollo óptimo del evento y el manejo de medios. La
gestión deportiva es en teoría, un nuevo modelo que concibe que el evento sea
del todo armonioso.

El gestor deportivo trabaja con base a valores, una visión y objetivos claros,
analiza el entorno, la competencia que tiene alrededor y suma fuerza para
equiparar y superar las metas del evento. El estilo de dirección juega un papel
vital, la definición de la manera de cómo gestionar repercute en cómo será
percibido el evento. Todo evento cuenta con grandes dimensiones entre ellas una
social y claro una humana.

La planificación de actividades es la tarea que define por excelencia al gestor


deportivo, más concretamente en ámbito de los eventos. Realmente planificar no
es más que una declaración inicial de intenciones, cuyo desarrollo le permitirá al
gestor deportivo:

-Buscar una gestión integral del evento deportivo.

-Racionalizar y ordenar el evento deportivo.

-Reducir la incertidumbre de las decisiones tomadas para el evento.

-Coordinar los esfuerzos, lo que ahorra tiempo, medios y recursos.


-Diseñar nuevas propuestas y estrategias frente a que existan algunos otros
eventos similares.

-Preparar el cambio en la gestión que, antes o después deberán hacerse.

-Definir conductas esperadas, lo que se traduce en la elaboración de estándares


de calidad, de eficacia, de rendimiento en definitiva.

-Propicia la formación continua y la autoformación del evento.

A través de los procesos planificados el Gestor evitara que los sucesos ocurran al
azar, sabiendo en todo momento hacia donde se dirigen las actuaciones y los
desempeños, por lo que debe estar continuamente retroalimentándose y
analizándose, a partir de la información recibida para conseguir la adaptación a los
cambios constantes del entorno. Por este motivo se entiende que la planificación
no puede estructurarse de una manera estancada, si no debe ser flexible y abierta.

Obtendrá un modelo básico de planificación del evento.

-Definición del lugar del evento

*Espacio

*Actividades posibles

*Organigrama del personal

*Definición del personal

-Programa del evento deportivo

*Definición del programa: en que consista a quien va dirigido y actividad a


desarrollar.

*Objetivo del evento deportivo

*Contenido del evento deportivo


*Control y evaluación del evento deportivo: del coordinador, de los monitores, de
los participantes.

*Previsión de gastos

Un gestor debe tener un lugar necesario para poder tener suficiente perspectiva
para tomar decisiones, disponer de un lugar (espacio-tiempo) donde pueda
percibir y evaluar el panorama general, darle una visión estratégica que le permita
diseñar e integrar las acciones más oportunas frente a los diferentes factores e
intereses del entorno, en función de los objetivos y posibilidades de su
organización.

Para reflexionar, pensar con determinación sobre los problemas, planes o


decisiones a tomar, debe procurar, si es posible, programar intervalos en su
actividad donde se procure sistematizar, con un cierto asilamiento y tranquilidad
que permita el ambiente más adecuado para conseguir la concentración
necesaria.

Planificar es una función imprescindible para el gestor deportivo, sin planificar no


podrá organizar el evento deportivo, obtener conocimiento de la misma y el
entorno y establecer estrategias oportunas para sus necesidades y objetivos.

Gran función del gestor reside en dar a la realidad organizando y coordinando los
recursos del ente donde se presta la función directiva, con el objeto de extraer el
máximo nivel de satisfacción y rendimiento del evento deportivo.

El gestor se verá, al igual que las personas, en constantes discusiones sobre las
que tiene que decidir.