Está en la página 1de 10

salud global

EPIDEMIAS
QUE VARÍAN
CON EL CLIMA
El cambio climático acelera
la propagación de las enfermedades
y dificulta sobremanera la predicción
de los brotes
Lois Parshley
Fotografías de Sean McDermott

58  Scientific American, May 2018


En Sudáfricase intenta averiguar dónde se esconde el virus
de la fiebre del Valle del Rift, entre una y otra epidemia.
el
futuro
de la
medicina
2018
La granja de Kobus Steenkamp se ex- para la sanidad, la economía y la estabilidad política.
tiende a lo largo de un camino en la planicie Entretanto, crece la amenaza de las zoonosis emer-
gentes, a menudo de improviso. Apenas comenzamos
central de Sudáfrica, donde el cielo lo empe- a entender qué vínculos unen las epidemias con las
queñece todo. Una mañana de 2010, pasada la condiciones meteorológicas cambiantes, seña de iden-
temporada de lluvias, descubrió que algo ex- tidad del cambio climático. Y cuanto más se sabe, más
traño les había sucedido a sus ovejas. «Tenían se complica el cuadro. La temperatura terrestre está
aumentando con más rapidez de lo previsto y, como
el lomo ensangrentado», recuerda. Todas las resultado, también se acelera la modificación de las
hembras preñadas habían abortado. áreas de distribución de la fauna, de los virus y, cada
vez más, de los pobladores humanos. Estas relaciones
complejas son hoy más inestables que nunca, por lo
Era la pesadilla de todo granjero: su rebaño había que, en un reciente artículo en The Lancet, se concluye
contraído la fiebre del Valle del Rift, cuya causa es un que el cambio climático es «la mayor amenaza del si-
virus transmitido por mosquitos, que provoca abortos glo xxi» y, en otro artículo de la revista, se augura que
y muertes en el ganado y la fauna, además de poderse «podría arruinar los progresos de la segunda mitad del
contagiar a los humanos. En unos días, docenas de siglo en el campo del desarrollo y de la salud mundial».
personas se habían infectado. La mayoría solo mani- El calentamiento global y las condiciones meteo-
festó síntomas seudogripales, pero en algunos casos rológicas extremas ya repercuten drásticamente en
la infección derivó en una grave fiebre hemorrágica, la sanidad pública. La intensificación de las inunda-
semejante al ébola. ciones, las sequías y las tormentas no solo altera el
La situación se repitió en toda la región. La su- Lois Parshley,periodista paisaje, sino que modifica el modo como las personas
pervivencia de los animales adultos rondó apenas el distinguida con varios explotan la tierra y, en último término, donde pueden
premios, obtuvo la beca
10 por ciento y casi todas las ovejas preñadas abor- vivir [véase «Víctimas del cambio climático» por Alex
Knight-Wallace de
taron. Los corderos y los becerros muertos perma- periodismo para el De Sherbinin et al.; Investigación y Ciencia, marzo de
necieron abandonados en los campos hasta que el período 2017-2018 2011]. Mientras los climatólogos se afanan en corregir
equipo veterinario del estado procedió a su recogida y ha sido redactora las variaciones, para que, por ejemplo, las poblacio-
e incineración. Hasta que no se declaró controlada, la de Popular Science nes costeras se puedan adaptar al ascenso del mar,
epidemia se cobró la vida de 9000 animales y 25 per- y Foreign Policy. los epidemiólogos comienzan a tomar conciencia de
sonas. Los países vecinos, como Zimbabue y Namibia, la urgencia de concebir modelos predictivos de las
prohibieron la importación de carne sudafricana, con epidemias que incorporen las condiciones climáticas
cuantiosas pérdidas para el sector ganadero. nuevas e inminentes. En un mundo cada vez más glo-
Desde que se descubriera en 1931 en el Valle del balizado, la búsqueda ya no es solo cuestión de equi-
Rift en Kenia, los brotes epidémicos del virus se ha- dad entre los países en desarrollo y avanzados; puede
bían limitado al sur y al este del continente. Pero en ser decisiva para evitar pandemias sin precedentes.
1977 avanzó hacia el norte, a raíz del aumento del
comercio por el Nilo, y, en palabras de la Organi- Una estrategia interconectada
zación Mundial de la Salud (OMS) causó en Egipto Para llegar a la granja de Steenkamp, el biólogo Ettien-
una «epidemia masiva». Más tarde, en septiembre en síntesis ne Theron debe conducir varias horas hacia un hori-
de 2000, saltó a la península arábiga y llegó hasta Aún no sabemos zonte inabarcable. Cargado con neveras de mano lle-
Arabia Saudita y Yemen, lo que despertó el temor predecir cómo la nas de sangre, circula dando tumbos por una carretera
de que Europa y Norteamérica fueran las siguientes. enfermedad deviene maltrecha, flanqueada por praderas. En estas llanuras
El miedo a que pudiera propagarse en pocos años en epidemia. Pero una se desataron las últimas epidemias de fiebre del Rift
por ambos continentes no es exagerado. El virus nueva estrategia que en Sudáfrica. Y es en esa región, que supera los 32.000
del Rift se transmite a través de una variedad de incorpora modelos kilómetros cuadrados, donde Theron y docenas de
hospedadores y vectores mayor que la del virus del climáticos podría otros investigadores recaban datos para un proyecto
dar respuestas
oeste del Nilo, que llegó a Nueva York en 1999 y se dirigido por EcoHealth Alliance, una ONG interna-
importantes.
diseminó por todo el país en menos de seis años. El Un singular proyecto
cional dedicada a la prevención de las pandemias. El
Departamento de Agricultura de EE.UU. tomó bue- multidisciplinar, que reto estriba en averiguar cómo intervenir antes de
na nota y lo calificó como el tercer patógeno animal tiene como escenario que los microbios infecten a la población. En un vídeo
más peligroso, solo por detrás de la gripe aviar y la Sudáfrica, estudia la de 2015, Peter Daszak, presidente de la ONG, afirma
fiebre aftosa. Pero a las autoridades sanitarias no solo fiebre del Rift para que, una vez declarada la pandemia, «lo único que se
les preocupa el impacto en la fauna y la ganadería. conocer la dinámica puede hacer es apagar el fuego». El objetivo de este
Las zoonosis (enfermedades infecciosas que se ori- inestable que vincula el proyecto multidisciplinar de cinco años es examinar,
ginan en los animales y se contagian a las personas) clima, el uso del suelo, por primera vez y de un modo preciso, cómo influyen
entrañan el mayor riesgo de epidemia y pandemia. las personas y los las condiciones climáticas en la fiebre del Rift en el
animales.
Son culpables de algunas de las peores plagas de la sur de África. Aspiran a elaborar una base de datos
El cambio climático
historia, como la peste bubónica o el ébola. complica y acelera la
que permita predecir las epidemias, un paso previo
El miedo a que la fiebre del Rift adquiera dimen- propagación de las para el diseño de modelos destinados a otros virus.
siones de pandemia pone de relieve que los expertos enfermedades, con La financiación corre a cargo del Departamento de
en salud pública aún no saben predecir con fiabilidad consecuencias impre- Defensa de EE.UU. Durante la guerra fría, este país y
los brotes epidémicos, de consecuencias devastadoras visibles. la URSS adoptaron el virus del Rift como arma bioló-

60  INVESTIGACIÓN Y CIENCIA, julio 2018


mia en los setenta y, según la OMS, cada año 10.000 personas
contraen el virus, cifra que probablemente irá en alza. En un
estudio publicado en Emerging Microbes & Infections en 2016,
se afirma que la «naturaleza explosiva» de las últimas epidemias
delata que el virus ha mutado y adquirido mayor virulencia y
capacidad infecciosa. A medida que se desplace a otros lugares,
seguirá evolucionando y podría volverse más peligroso aún.
Mientras los peones acorralan a las ovejas en un rincón de un
corral herrumbroso, la coordinadora de campo, Claudia Cordel,
desembala y dispone sobre una mesa plegable una provisión de
viales, hojas de datos, guantes de goma y una caja de jeringas.
Un peón sujeta a una, que bala y forcejea mientras Cordel le
extrae sangre del cuello. En Sudáfrica, se piensa que el mosquito
Aedes mcintoshi es el principal transmisor del virus. La hembra
pasa el patógeno a su descendencia y los huevos resisten años
de sequía, un fenómeno corriente en la región. Cuando nace la
Zikhona Gqalaqha,estudiante de la Universidad del Estado nueva generación de mosquitos infectados, transmite el virus
Libre, recoge datos sobre la humedad del suelo en una de las al ganado y a la fauna. El patógeno se multiplica en su cuerpo
22 estaciones meteorológicas que forman parte del proyecto y, cuando mosquitos de mayor recorrido, como Culex y Anophe-
de EcoHealth Alliance sobre la fiebre del Valle del Rift. les, pican a los animales infectados, el brote inicial deviene en
epidemia por la rápida propagación.
gica, en forma de aerosol. Pero el bioterrorismo solo es una de las En otro corral, la coordinadora limpia con un trapo el ano
preocupaciones; impedir que las enfermedades desembarquen de una vaca antes de pinchar la vena de su cola. Dolorida, muge
en el país —y saber cómo reaccionar si lo hicieran— es, cada vez y le lanza un chorro verdoso a la cara. Los elementos básicos
más, un asunto de seguridad nacional. de la transmisión del virus se conocen, pero confiesa que «no
Al fin, Theron llega a una entrada sin señalizar y los miem- tenemos ni idea del impacto que la fauna ejerce sobre los ha-
bros del equipo se apean del camión y se calzan botas para bitantes y el ganado, o viceversa», lo que se suma al práctico
caminar por el fango. Por medio de una distribución aleatoria de desconocimiento sobre los ciclos de retroalimentación. Por ello,
puntos de GPS, han llegado a un acuerdo con 361 granjas, como el equipo de EcoHealth pretende observar metódicamente la
la de Steenkamp, donde, durante dos años seguidos, obtendrán interacción entre el clima, la vegetación, los insectos, la fauna
muestras de sangre de los rebaños y del personal. Las analizarán y la gente. En 22 estaciones de investigación dispersas por las
en busca de anticuerpos contra el virus del Rift para averiguar provincias de Estado Libre y Cabo del Norte se atrapan mosquitos
así dónde permanece oculto cuando no se comunican casos de en busca del virus, se determina la composición del suelo y de la
infección. El propio Steenkamp la padeció durante una epide- Continúa en la página 64
Fuentes: Organización Mundial de la Salud y Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (datos de epidemias);

CRONOLOGÍA Y GEOGRAFÍA DE LOS BROTES

Modelos de emergencia
La fiebre del Valle del Riftse descubrió en 1931, cuando
un brote epidémico afectó a los rebaños de ovejas del valle
Servicio Meteorológico Nacional de ee.uu. (datos de El Niño y La Niña); Tiffany Farrant-Gonzalez (gráficos)

en Kenia. Desde entonces, epidemias explosivas periódicas se


han asociado al fenómeno de El Niño, aunque la falta de infor-
mación impide precisar las cifras. En 2000, el virus se propagó
desde el Cuerno de África hasta la península arábiga y cundió
Epidemias humanas
el temor de que pudiera alcanzar Europa y Norteamérica.
desde el año 2000
El color corresponde Como el virus es transmitido por mosquitos, ahora se están usando registros
a la entrada cronológica climáticos a largo plazo para investigar la influencia de la vegetación y de las
de los datos (abajo)
lluvias en el lugar y el momento en que se desatan las epidemias. El objetivo
Casos sos- es elaborar predicciones regionales; el primero de esos modelos se basa en
pechosos de datos meteorológicos captados por satélite.
fiebre del Rift
en humanos
ita
aud

1000 100 10
ia S
ani alia

Sudnzani malia
rab
anz om

Sud scar
yA

y Ta ia, So

a
a

Valle del Rift, Kenia Egipto


a
y T nia, S

ani
Ma a
a
c
en

La fiebre del Rift se descubrió durante Primer caso documentado fuera del Valle
áfri
dag

urit
pto

Ma án

er
Ken
Yem
Ke

las pesquisas para averiguar el origen de del Rift. El virus se introdujo a través del tráfico
Níg
Egi

una epidemia que afectó al ganado ovino de ganado infectado por la cuenca del Nilo

Episodios de El Niño
1931 1977 1997 2000 2003 2006 2008 2010 2012 2016
Episodios de La Niña

Julio 2018, InvestigacionyCiencia.es  61


A Aumento de las infecciones en Estados Unidos

Históricamente EE.UU. ha controlado bien las infecciones. Sin embargo, en fechas recientes ha aumentado el número
de nuevos casos de algunas de ellas, circunstancia que se atribuye al aumento de la pobreza y a unas poblaciones cada
Las infecciones vez más vulnerables. Según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU., en los
últimos tiempos se han diagnosticado más casos de enfermedades de transmisión sexual; la clamidiosis, la gonorrea y
en cifras la sífilis se han consolidado. También han aumentado la legionelosis y la hepatitis C. Algunas enfermedades infantiles,
como la tosferina, que se puede combatir con la vacunación, experimentan aumentos y descensos.
Las epidemiasde enfermedades infec-
ciosas están al alza en todo el mundo,
500 14

Tasa de incidencia (por 100.000 habitantes)


si bien su mortalidad disminuye. A con-
tinuación se presentan algunos datos
que ejemplifican estas tendencias. En 12
Estados Unidos, el número de personas 400
con ciertas infecciones ha aumentado Tosferina
10

en pocos años A . En todo el mundo, Clamidiosis
la mortalidad debida a muchas infec- 300
ciones ha disminuido a largo plazo, 8
aunque esta tendencia varía en función

del nivel económico B  . En conjunto, si
200
6
se tienen en cuenta tanto el número de
personas infectadas como la mortali- Gonorrea 4
dad, las epidemias son más frecuentes,
100 Paperas Hepatitis C
y sus causas, más variadas C  .  2 Legionelosis

GLOSARIO Sífilis
Enfermedad infecciosa: Toda enfermedad 0 0
causada por microorganismos, ya sean 2000 2005 2010 2015 2000 2005 2010 2015
bacterias, virus, parásitos u hongos, que se
puede propagar de una persona a otra o de
un animal a una persona.
Endemia: Nivel basal de una enfermedad,
presente de forma habitual en una B La mortalidad mundial

comunidad. disminuye, pero varía en función
Epidemia o brote epidémico: Aumento, a del tipo de economía
menudo súbito, del número de casos de una Al dividir los países en función del tipo de economía
enfermedad por encima del nivel normal en 160 (según la definición del Banco Mundial), se aprecian
Tasa general de mortalidad (por 100.000 habitantes)

una región. En ocasiones se refiere a un Países con nivel de ingresos bajo diferencias en las tasas de mortalidad. Según la OMS,
incremento en una zona geográfica más 150 durante los 15 primeros años de este siglo la mor-
pequeña. talidad en países con ingresos bajos y medio-bajos,
140 como Haití o la India, cayó bruscamente desde unos
Pandemia: Epidemia que se ha extendido a
valores inicialmente altos. Ello fue debido en parte
varios países o continentes y que afecta, por a una mayor disponibilidad de asistencia sanitaria y
lo general, a un gran número de personas. 130 medicamentos. La mortalidad por VIH/sida dismi-
Zoonosis: Enfermedad infecciosa que se nuyó tras 2005 gracias a una iniciativa que propor-
origina en animales vertebrados y se propaga 120 cionó tratamiento, incluidos antirretrovirales, a los
a las personas. La transmisión puede ser por países más pobres. Las naciones de ingresos medio-
contacto directo o desde los animales hacia 110 altos y altos, como China o Alemania, partían de una
los humanos a través de un vector; por asistencia más avanzada, por lo que no experimen-
ejemplo, por la picadura de un insecto. 100 taron una disminución brusca de la mortalidad. Aún
así, los países desarrollados han pasado por dificulta-
Formas de cuantificar una enfermedad des para controlar enfermedades respiratorias, como
90 la neumonía, que afecta a ancianos y a personas con
Mortalidad: Número de muertes causadas
por una enfermedad en una población insuficiencia inmunitaria.
80
en un tiempo dado.
Incidencia: Número de casos nuevos de una 70 Países con nivel de ingresos
enfermedad en una población en un tiempo medio-bajo
dado. 60

50
FUENTES: Amanda Hobbs (estudio); «Summary of Notifiable
Infectious Diseases and Conditions—United States», Reports
for 2014 and 2015 en Morbidity and Mortality Weekly Report;
2016 Annual Tables of Infectious Disease Data, National 40
Notifiable Diseases Surveillance System, Centers for Disease
Control and Prevention, 2017
www.cdc.gov/nndss/infectious-tables.html (datos sobre 30
legionelosis, paperas, tosferina y hepatitis C); Sexually Transmitted
Disease Surveillance 2016, CDC, Septiembre DE 2017 (datos sobre
enfermedades de transmisión sexual); Global Health Estimates 2015:
Deaths by Cause, Age, Sex, by Country and by Region, 2000-2015,
20
World Health Organization, 2016 (datos sobre mortalidad);
«Global rise in human infectious disease outbreaks»,
Katherine F. Smith et al. en Journal of the Royal Society 10
Interface, vol. 11, n. o 101; diciembre DE 2014 (datos sobre epidemias);
Jen Christiansen (gráficas)
0
2000 2005 2010 2015 2000 2005 2010 2015

62  INVESTIGACIÓN Y CIENCIA, julio 2018


1980–1984 1985–1989 1990–1994 1995–1999 2000–2004 2005–2009
C Aumento mundial

de las epidemias Epidemias según el tipo de microorganismo 3000
El número de brotes epidémicos infecciosos Hongos
creció de forma constante en todo el mundo Parásitos

Número de brotes
durante los 30 años posteriores a 1980. También Protozoos 2000
aumentó la variedad de enfermedades causan- Virus
tes, según un análisis de 10.643 brotes publicado
Bacterias
en 2014 en Journal of the Royal Society Interface. 1000
Los virus y las bacterias fueron la principal causa
de infección. En el mismo período, se observó
asimismo un mayor número de epidemias moti- 0
vadas por la transmisión de persona a persona
y a través de vectores, como los insectos. Con
el tiempo, las epidemias por zoonosis aumen- Epidemias según el huésped 3000
taron algo más que las causadas por enfermeda-
des específicamente humanas. En la mayor parte Enfermedades específicas humanas

Número de brotes
de los casos, dichas epidemias por zoonosis se Zoonosis 2000
atribuyeron a unas pocas causas conocidas. Una
de ellas fue la salmonelosis, una zoonosis bac-
teriana responsable de 855 brotes epidémicos, 1000
la cifra más elevada de todas las enfermedades
incluidas en los datos. Si bien el número de epi-
demias es mayor, el porcentaje real de perso- 0
nas infectadas en el total de la población mun-
dial ha disminuido (datos no mostrados) a medida Epidemias según el mecanismo
que la comunidad internacional ha dedicado más de transmisión 3000
esfuerzos a la contención de epidemias, como Por vector
las del ébola o la gripe A (H1N1).

Número de brotes
Sin vector
2000

1000

0
Enfermedades respiratorias
(incluidas gripe y neumonía) Variedad de enfermedades causantes 175

Número de tipos de enfermedad


de epidemias
VIH/sida 150
Enfermedades diarreicas 125
Enfermedades parasitarias
100
y por vectores (incluida la malaria)
Enfermedades infantiles 75
(incluido el sarampión) 50
Tuberculosis 25
En 2015,
1980–1984 1985–1989 2.740.000
1990–1994
muertes1995–1999
se 2000–2004 2005–2009
Meningitis
atribuyeron a enfermedades 0
Otras enfermedades infecciosas Desde 2005,
respiratorias, como la neumonía y la la mortalidad por VIH/sida
Enfermedades de transmisión sexual gripe. La mortalidad infantil disminuyó, ha disminuido alrededor de un
(excepto VIH) pero la contrarrestó un aumento en las 48 % gracias al amplio uso de
defunciones en la población de edad antirretrovirales. No obstante, la
Encefalitis avanzada: la neumonía neumocócica enfermedad aún provoca estragos: en
Hepatitis (no incluye la cirrosis Esta tendencia causó ese año la muerte de más de 2016, un millón de personas murió en
ni el cáncer de hígado, relacio- refleja, con gran 690.000 personas de 70 todo el mundo a consecuencia de
nados con la hepatitis) probabilidad, el esfuerzo y más años de edad. enfermedades relacionadas
continuo para tratar infecciones con el sida.
Lepra bacterianas peligrosas en la
sangre, que pueden acarrear
una septicemia
potencialmente Global
mortal.

Países con nivel de ingresos alto

Países con nivel de ingresos medio-alto

2000 2005 2010 2015 2000 2005 2010 2015 2000 2005 2010 2015

Julio 2018, InvestigacionyCiencia.es  63


Un sinfín de problemas
Viene de la página 61
vegetación y se levantan pequeñas estaciones
meteorológicas para estudiar el tiempo junto
con los datos de satélite. Este enfoque integral, El programa que persigue detener la llegada
que exige docenas de expertos en epidemiolo- de enfermedades mortales a Estados Unidos mediante
gía, ecología, meteorología, veterinaria y ento-
mología, es caro y extraordinario. Pero puede
la ayuda a otros países se enfrenta a importantes recortes
permitir que en el futuro sepamos cómo brotan Thomas Inglesby
y se propagan las enfermedades infecciosas.
Melinda Rostal, investigadora del proyecto, Cuando se declaró la epidemia de ébola en Liberia, Sierra Leona y Guinea,
afirma: «Es lógico que la salud de la población entre 2014 y 2016, la respuesta fue amplia, porque los países afectados care-
animal esté ligada a la de la población huma- cían de los sistemas sanitarios necesarios para detener el virus. Los Centros
na». A menudo, los animales constituyen uno para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC), junto con
de los primeros signos de alarma ante brotes otras instituciones internacionales y nacionales, suministraron el material y la
epidémicos; el año pasado, en Brasil, casi to- experiencia para acabar con la epidemia. Para que tales desastres no se repi-
dos los monos de ciertas zonas murieron ocho tieran, el Gobierno estadounidense reforzó su programa contra las enferme-
meses antes de que se declarara una epidemia dades infecciosas como parte de una nueva iniciativa internacional: la Agenda
de fiebre amarilla. Pero, hasta hace poco, la co- de Seguridad Sanitaria Mundial (GHSA). El objetivo de muchas campañas
munidad sanitaria mundial no mostraba gran internacionales es mejorar la respuesta ante una enfermedad concreta, pero
interés en el estudio organizado de las interac- la GHSA crea una infraestructura para controlar multitud de patógenos.
ciones entre las personas, los animales y el am- Y aunque se centra en los países en desarrollo, la iniciativa favorece, de for-
biente. Esa estrategia, definida por primera vez ma directa, a EE.UU., porque, si no se controlan, enfermedades como el ébola
en 1964 por el epidemiólogo Calvin Schwabe llegarán tarde o temprano a sus costas. Esta labor, organizada en gran parte
y hoy llamada «Una sola salud», es una visión por los CDC y la Agencia para el Desarrollo Internacional del mismo país,
cada vez más extendida en epidemiología. Ya ha dado como fruto cientos de intervenciones que refuerzan la autonomía
Hipócrates entendió que el ambiente —inclui- de los países para detectar, prevenir y tratar las infecciones peligrosas.
das las condiciones meteorológicas— influye Pese al éxito, el presupuesto presentado el pasado invierno por el presi-
en la enfermedad, pero la investigación mul- dente Donald Trump ha recortado los fondos para la GHSA a 59 millones de
tidisciplinar enfocada a desentrañar los sis- dólares para el próximo año fiscal. Esto supone una reducción importante res-
temas complejos es relativamente nueva. Los pecto a los 1000 millones que el Congreso aprobó para el sexenio de 2014-
Centros para el Control y la Prevención de 2019. Los CDC tendrán que cancelar numerosos programas de seguridad
Enfermedades de EE.UU. (CDC) no abrieron sanitaria en el extranjero si el Congreso —que en último término fija el nivel
un despacho de «Una sola salud» hasta 2009, de gasto— no aumenta la asignación.
cuando las autoridades reconocieron que las ¿Qué perderíamos? Los CDC han impartido formación en laboratorios
interacciones ambientales cambiantes «habían de otros países para que detecten las nuevas cepas del virus de la gripe, allí
propiciado la aparición y el resurgimiento de donde aparece antes de llegar a EE.UU. En Uganda han reforzado la dota-
numerosas enfermedades». De entrada, la in- ción de los laboratorios y han contribuido a crear un centro coordinador de
vestigación de «Una sola salud» es cara, pero emergencias, así como a capacitar a los epidemiólogos de campo. Fruto
a la larga será rentable: enviar equipos de in- de ello, hace poco se detectó en tres días una epidemia de fiebre amarilla,
vestigadores en lugar de expertos por separado cuando en 2010 se tardaron cuarenta en reconocer otra similar. En India,
ha reducido en un 35 por ciento los costes de el apoyo prestado ayudó a que hospitales remotos empezaran a diagnosti-
desplazamiento del proyecto de EcoHealth so- car fiebres y enfermedades misteriosas. En Sierra Leona, permitió descubrir
bre la fiebre del Rift. 4000 casos de sarampión, no detectados antes, lo que condujo a la vacuna-
Que no se haya optado antes por ese tipo de ción de más de 2,8 millones de niños. Y en zonas del mundo donde el car-
coordinación se debe, en parte, a que la comu- bunco mata todavía a personas y animales, han brindado ayuda técnica para
nidad sanitaria mundial aún se está poniendo reducir los casos y paliar sus efectos. Todo eso es exactamente lo que el
al día de las enfermedades emergentes. Pense- mundo precisará para detectar y combatir la próxima epidemia de una enfer-
mos en el zika, descubierto en 1947 en Uganda: medad infecciosa emergente, que podría ser desconocida para la humanidad.
permaneció ignorado durante décadas hasta La aparición del síndrome respiratorio agudo grave (SARS), del H1N1 en 2009,
que, en 2015, empezó a extenderse con rapi-
dez por América. Cuando una enfermedad así
surge por primera vez, suele pasar inadvertida porque afecta a de las estaciones meteorológicas, delatada por una hélice que
los más pobres, lo que significa que, en general, no es rentable se divisa sobre la alambrada. Los datos de satélite de la NASA
para el desarrollo farmacéutico. El resultado es que las enferme- indican que el tiempo cambiará en la región, lo que modificará
dades tropicales desatendidas ya han causado, según los CDC, el riesgo de infecciones, como la fiebre del Rift. Su transmisión
57 millones de años de vida perdidos de forma prematura. De es compleja, pero conocer las implicaciones del cambio climático
ahí la relevancia de uno de los proyectos de mayor envergadura será un factor esencial para su control en el futuro.
emprendidos en el marco de «Una sola salud»: el estudio de
EcoHealth sobre el virus del Rift. ¿Podrán colmar esa laguna los Previsión meteorológica a peque ña escala
grandes proyectos de investigación multidisciplinares? En los largos trayectos que separan las estaciones dispersas por
Cuando a la caída del sol la hierba se torna dorada, Cordel los campos, contemplo los girasoles agostados bajo el cielo incle-
y Theron dan por acabada su visita a la granja revisando una mente. Sudáfrica soporta años de sequía, y la tierra arcillosa luce

64  INVESTIGACIÓN Y CIENCIA, julio 2018


los chubascos hacen prever la aparición de
nubes de mosquitos infectados por el virus
del Rift. De hecho, combinando la información
captada por satélite con los datos meteoro-
lógicos locales, Anyamba predijo la epidemia
de 2006-2007 en África Oriental. «Por lo que
sé, este es el único sistema existente para una
enfermedad», añade.
Anyamba trasladó ese modelo al sur de
África y a la península arábiga. Si pudiera
aplicar los instrumentos que usó en África
Oriental para predecir las epidemias de la
fiebre del Rift en otros lugares, tal vez podría
extender el modelo a otras enfermedades. Pero
hasta ahora ha fracasado en Sudáfrica. Como
climatólogo del estudio EcoHealth, intenta
entender el porqué. Los datos de satélite con
los que se emiten los pronósticos del tiempo
a escala mundial facilitan la predicción de
las variaciones en la vegetación y los insec-
tos. El inconveniente radica en que esa visión
general es bastante imprecisa. Cuando uno
combina los parámetros meteorológicos con
del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS), de la gripe aviar y del datos regionales más heterogéneos, como la
zika subrayan la urgencia. vegetación, se topa con dos escalas distintas.
Otros intentos por hacer frente a esa necesidad han fracasado. En 2005 Por ejemplo, los modelos de Anyamba, elabo-
se suscribieron las Regulaciones Sanitarias Internacionales, un acuerdo vincu- rados con datos del África Oriental captados
lante que pretendía dotar de los medios básicos para contener las amenazas por satélite, se basaban en un índice de vege-
para la salud pública. Pero, en 2014, menos de un tercio de los países firman- tación que no reflejaba las especies propias del
tes había cumplido los compromisos de personal y recursos materiales. Por sur del continente. Otros factores que influyen
esa razón se fundó la GHSA. en la enfermedad, como la diseminación de los
En contraste con la iniciativa anterior, más de 60 países se han adherido vectores, pueden ser aún más fragmentarios.
a esta. Tras la firma de EE.UU. como promotor, otros países y las principa- Muchos mosquitos viven en una superficie
les organizaciones internacionales lo han secundado enviando fondos y ayuda equivalente a la de un jardín doméstico, razón
material. Cuanto más colaboran los miembros en la iniciativa, menos necesi- por la cual los datos captados por satélite no
tan gastar para sí mismos. se ajustan a la escala a la que los microbios
Si EE.UU. recorta su cuota colaborativa, los países más vulnerables a las interactúan con sus huéspedes. Hace mucho
nuevas epidemias tendrán más dificultades, si cabe, para crear laboratorios tiempo que el clima se vincula con la enferme-
de diagnóstico que alerten a tiempo de la diseminación de las infecciones, dad —pensemos en el término «estación de la
y caerán en vano los esfuerzos para formar y equipar a los científicos y a las gripe»—, pero es ese grado de especificidad lo
autoridades sanitarias locales. Los recortes minarán la cooperación interna- que dificulta la predicción de las epidemias.
cional que generan los programas en que la ciencia estadounidense revierte Los modelos universales no funcionan.
en interés del mundo, y que, al mismo tiempo, protegen a su ciudadanía. La Anyamba recurre ahora a la información
GHSA constituye la primera línea de defensa regional, en un mundo en el que que el equipo de EcoHealth recaba sobre los
la próxima enfermedad mortal acecha a un corto vuelo en avión. mosquitos y la vegetación de Sudáfrica para
elaborar un modelo más acorde con la región.
Thomas Inglesby, médico especialista en infectología, dirige el Centro de El cambio climático puede hacer que, con el
Seguridad Sanitaria, de la Escuela Bloomberg de Salud Pública de la Universidad tiempo, la provincia del Estado Libre sea más
Johns Hopkins. árida, lo que ayudaría a prevenir las epidemias
de la fiebre del Rift. En cambio, puede que
otras zonas del país se vuelvan más cálidas y
resquebrajada. La sequía es un elemento clásico del fenómeno de húmedas, lo que favorecerá enfermedades que, como la ante-
El Niño y, cuando al fin llega La Niña y cierra el ciclo, la región rior, se propagan con las inundaciones. Crear instrumentos más
sufre lluvias intensas. Si bien los ciclos son normales, el cam- sensibles a escala regional ayudará a saber cómo puede variar
bio climático los intensifica y se vuelven alternativamente más la presión de la enfermedad a escala local y mundial.
secos y más húmedos, como explica Assaf Anyamba, del Centro Conseguirlo es urgente. Aunque en epidemiología raramente
de Viajes Espaciales Goddard de la NASA. (En marzo Sudáfrica se obtienen conclusiones definitivas, está claro que ya andamos
declaró el «estado de calamidad nacional» por la sequía perti- inmersos en una creciente variabilidad meteorológica —y, por
naz. En Ciudad del Cabo, sometida a restricciones de agua, es ende, en una mayor fluctuación de las enfermedades—. La pri-
hanna barczyk

la peor en 400 años.) Cuando las condiciones se extreman, las mera prueba concluyente de esa tendencia fue seguramente un
tormentas propias de ese régimen de lluvias —conocido como estudio que vio la luz en 2002, en Proceedings of the National
El Niño u Oscilación del Sur— y la vegetación que brota tras Academy of Sciences USA. En él se examinó la prevalencia del

Julio 2018, InvestigacionyCiencia.es  65


cólera en Bangladesh a lo largo de 70 años y se halló que el
calentamiento del siglo pasado estaba influyendo en las enfer-
medades. El hábitat de los mosquitos y otros insectos se ha
expandido debido al alza de la temperatura, por lo que nuevas
poblaciones quedan expuestas a los virus y los parásitos. Estu-
dios preliminares indican que el paludismo, por ejemplo, está
en auge en el mundo. Según la OMS, un incremento de solo dos
grados —un valor al que nos acercamos con rapidez— aumentará
en cientos de millones el número de personas en riesgo. Por ex-
traño que parezca, lugares donde hoy domina un clima idóneo
tal vez no lo sean tanto a medida que se vuelvan más cálidos;
seguramente el paludismo acabará predominando donde aún
no ha llegado, como en EE.UU.
Semejante incertidumbre resulta inquietante. Tomemos
como ejemplo el virus de la lengua azul, causante de una mor-
tífera enfermedad de los rumiantes transmitida por la picadura Sin duda, sucede así en Sudáfrica. Como afirma Alan Kemp,
de mosquitos del género Culicoides. En su origen era tropical, entomólogo de EcoHealth: «En realidad, cultivamos la tierra
pero, hacia 2006, Europa occidental sufrió un calentamiento con arbovirus», que son transmitidos por artrópodos, como las
suficiente para que algunos mosquitos viajaran hacia el norte garrapatas. «Respecto al virus del Rift, es casi seguro que, debido
e infectaran animales. La sorpresa surgió cuando, más tarde, a la ganadería y a la importación de razas foráneas que no son
otro tipo de mosquito adquirió el virus de ovejas afectadas y resistentes, lo que cultivamos, en realidad, es literalmente la
lo llevó consigo hasta Noruega dejando un largo rastro. Según enfermedad.» Kemp suspira y dice: «Para ser sinceros, en gran
Corrie Brown, anatomopatóloga veterinaria de la Universidad de parte somos culpables de nuestra ruina».
Georgia, la lengua azul es un claro ejemplo de cómo el cambio
climático propicia, por primera vez, el salto de una especie a otra, El esfuerzo humano
lo que aumenta la imprevisibilidad en torno a la propagación Los miles de muestras de sangre que EcoHealth ha obtenido
de las enfermedades. acaban bajo luz fluorescente en un laboratorio de bioseguridad
Los expertos no se ponen de acuerdo sobre la manera de de cuarto nivel, en Johannesburgo. Como en el caso del ébola, la
gestionar tales riesgos. La Agencia para el Desarrollo Interna- manipulación del virus del Rift exige un confinamiento máximo,
cional de EE.UU. aboga por la búsqueda de nuevos patógenos, por lo que Janusz Paweska viste un traje protector presurizado
pero Brown opina que el mero descubrimiento de virus nuevos mientras examina al microscopio las muestras. El estudio no
no es el mejor modo de aprovechar los escasos fondos de inves- acabará hasta 2019, pero el análisis ya está en marcha. «Hay
tigación. Y añade: «Entiendo que resulte productivo para los quien califica la naturaleza como el bioterrorista más temible, lo
investigadores, pues publican muchos artículos», pero duda de cual no me gusta nada», comparte en su despacho, una vez su-
que sirva para prevenir la enfermedad. Brown y otros propugnan perado el estricto proceso de descontaminación. Como director
una estrategia parecida a la de «Una sola salud»: opinan que el del Centro de Zoonosis y Enfermedades Parasitarias Emergentes
modo más eficaz de luchar contra la naturaleza aparentemente de Sudáfrica, no se anda con rodeos: «¿Quién está creando ese
caprichosa de las enfermedades emergentes sería reforzar la ambiente propicio? No podemos culpar a la naturaleza. La ur-
infraestructura local, mediante la creación de redes de control banización descontrolada, el cambio climático o la pobreza no
y vigilancia o la formación del personal sanitario, entre otras son la naturaleza. Es la humanidad la que prepara el caldo de
medidas. «Si formamos mejor a los profesionales sanitarios de cultivo para muchas de esas enfermedades».
todo el mundo, estaremos mejor preparados», opina. Sin duda, la pobreza ya es el mayor factor de riesgo vinculado
Los sistemas de detección local son primordiales en lugares con la enfermedad. «El principal determinante de la salud es
donde los desplazados a entornos nuevos son los humanos, cir- económico», asegura Antoine Flahault, director del Instituto
cunstancia que los expone a enfermedades que no han conocido. de Salud Global de Ginebra, por lo que el reparto desigual de la
En palabras de William Karesh, epidemiólogo e investigador jefe sanidad supone el problema esencial. La OMS calcula que, en
del estudio sobre la fiebre del Rift: «En un mundo sin cambios los países con pocos recursos, las enfermedades de la pobreza,
no se observan muchas enfermedades emergentes. Es cuando que a menudo se pueden prevenir o tratar (diarrea, desnutrición
los sistemas cambian que los microbios se manifiestan de nuevas y parasitosis), ocasionan el 45 por ciento de las muertes. Se
maneras». Con frecuencia, las epidemias y su efecto dominó prevé que en pocas décadas el cambio climático condenará al
«surgen en zonas limítrofes, donde las personas viven cerca menos a 122 millones de personas a la pobreza extrema, lo que
de espacios naturales», afirma Carrie La Jeunesse, que gozó de obligará a muchas a dejar su hogar y provocará, asimismo, una
una beca de Política en Ciencia y Tecnología de la Asociación urbanización improvisada, circunstancias que predispondrán a
Estadounidense para el Avance de la Ciencia y que trabajó sobre las enfermedades. Flahault cree que una de las mayores contri-
el ébola. Desde 2009, la Agencia para el Desarrollo Internacional buciones del cambio climático en ese aspecto vendrá aparejada
de EE.UU. ha elaborado un mapa de riesgos sobre pandemias con las consecuencias de esa migración forzosa. Y añade: «Es de
causadas por enfermedades emergentes, muy similar a los mapas prever un impacto enorme sobre la salud, no solo por el efecto
de las regiones amenazadas por el crecimiento humano. En un directo de la enfermedad, sino por los efectos económicos indi-
artículo publicado en 2012 en The Lancet, Karesh y otros re- rectos, que serán muy importantes».
sumieron estos hallazgos y explicaron que «es posible vincular Pero pedir a los países con pocos recursos que se preparen
muchas zoonosis con los cambios a gran escala en el aprove- para una amenaza futura, con frecuencia a costa de problemas
chamiento del suelo». inmediatos, «supone un duro sacrificio», según Susan Scribner,

66  INVESTIGACIÓN Y CIENCIA, julio 2018


Miembros del equipotoman muestras de sangre de los
peones de la granja y del ganado para detectar anticuerpos
contra el virus de la fiebre del Valle del Rift. Se pretende saber
dónde permanece oculto entre epidemias sucesivas.

plejo en cuya gestión interviene, solo en EE.UU., multitud


de organismos. En la práctica, es demasiado pronto para
saber cómo afectará ese recorte a la viabilidad de cada
proyecto, pero según la Fundación Brookings, podría «ser
muy perjudicial para la salud mundial», al frenar el cre-
cimiento económico y socavar la estabilidad internacional.
(Para saber más sobre las posibles consecuencias, véase el
recuadro «Un sinfín de problemas».)
En el ínterin, prosigue el arduo trabajo de campo de
EcoHealth. Una mañana, el equipo se detiene en una re-
serva privada cercana al Parque Nacional de Mokala, para
seguir la pista del kudú, un antílope. La fauna es portadora
del virus del Rift y lo transmite al ganado y a las personas,
pero obtener muestras no es fácil. Llega un helicóptero
para prestar ayuda. Al poco, los vehículos se lanzan campo
directora del proyecto Preparación y Respuesta, de la compañía a través entre una nube de polvo hacia la manada. Por delante,
de desarrollo internacional Development Alternatives Inc. «Lo los kudúes brincan y zigzaguean. Sorprende la calma que se
que hacemos se llama sanidad, pero, en cierto modo, buena parte desata cuando, desde el cielo, se consigue sedar a uno. No hay
tiene que ver con la gobernanza.» Por eso, proyectos como el del tiempo que perder. Los científicos, empuñando jeringas y viales,
estudio del Rift pueden ser muy trascendentes: aportan datos se abalanzan sobre él, pues despertará en minutos.
a muchos colectivos interesados que abarcan la agricultura, la Extraída la sangre, los participantes inician la descontami-
sanidad y la defensa. Anyamba, climatólogo de EcoHealth, consi- nación: no puede quedar rastro de polvo en las botas, pues
dera que el estudio en cuestión es el futuro. Y añade: «Vislumbro acabaría en la finca siguiente. Cerca, un león enjaulado yace al
nuevos proyectos que incluirán datos climáticos, combinados sol y bosteza al paso de la caravana. Antaño la sabana cubría
con métodos de análisis avanzados y técnicas de aprendizaje más de la mitad del país, pero hoy gran parte ha quedado frag-
automático, que empezarán a responder preguntas como: ¿por mentada y cercada. En pocos lugares puede la fauna vagar a sus
qué brotan epidemias de una enfermedad concreta?». Las auto- anchas. El mundo ya ha cambiado, aunque todavía ignoremos
ridades pueden andarse con malabarismos con otras priorida- las consecuencias.
des, pero es importante que comprendan la raíz del problema,
porque, como dice Scribner: «Cuando se declara una pandemia,
los científicos no son los únicos encargados de la respuesta». De
hecho, la Agencia de Defensa para el Control de Amenazas, del
Departamento de Defensa de EE.UU., financia una investigación PARA SABER MÁS

global similar para predecir y cartografiar las zonas de riesgo del Tackling climate change: The greatest opportunity for global health.Helena
chikunguña, otro virus transmitido por mosquitos. La lista de Wang y Richard Horton en Lancet, vol. 386, págs. 1798-1799, 7 de noviembre
males que podrían aprovechar los recursos del Departamento de 2015.
Rift Valley fever: An emerging mosquito-borne disease.Kenneth J. Linthi-
es larga, como la fiebre amarilla, el dengue o incluso la rabia. cum et al. en Annual Review of Entomology, vol. 61, págs. 395-415, 2016.
Pero la financiación —y los criterios para decidir las investi- Global hotspots and correlates of emerging zoonotic diseases.Toph Allen
gaciones que pueden optar a ella— determina qué enfermedades et al. en Nature Communications, vol. 8, art. 1124, 24 de octubre de 2017.
merecen atención. En la coyuntura política actual, los recursos en nuestro archivo
a largo plazo que exigen los proyectos de logística compleja
Los nuevos virus.Bernard Le Guenno en IyC, julio de 1995.
(como el del Rift) se están esfumando a marchas forzadas. Justo ¿Cómo prever y contener epidemias como la del zika?Robert L. Dorit en IyC,
ahora que empezamos a valorar la urgencia de la colaboración, diciembre de 2016.
el Departamento de Defensa afronta un recorte drástico del La enfermedad de Chagas, un reto global.J. Gascon, F. Torrico y M.a Jesús
presupuesto destinado a la seguridad sanitaria mundial. La fi- Pinazo en IyC, febrero de 2018.
nanciación de la sanidad a escala planetaria es un asunto com-

Julio 2018, InvestigacionyCiencia.es  67