Está en la página 1de 16

Universidad de Santiago de Chile

Facultad de Humanidades
Escuela de Psicología

Influencias transgeneracionales en las elaboraciones subjetivas de la violencia política


según relatos de vida de estudiantes de la Universidad de Santiago de Chile nacidos/as
en la década de los 90’

Camilo Gallardo Villegas y Sergio Fredes Flores

Profesora guía: Dra. Irene Magaña Frade.


Profesor/a co-evaluador/a: Carlos Ramírez.

Tesina para optar al grado de licenciados en Psicología


Santiago de Chile
2019
Resumen

La presente investigación tendrá por objeto estudiar el fenómeno de la subjetividad


transgeneracional, sobre sucesos de violencia política acontecidos en el periodo de dictadura
(1973-1989) por medio del análisis de relatos de vida en sujetos nacidos entre los años 1990 y
2000, actualmente estudiantes de la Universidad de Santiago de Chile. Se emplea una
metodología cualitativa que, con un enfoque clínico comprensivo, a través de relatos de vida
(Cornejo, 2011), pretende obtener información sobre la elaboración, transmisión e influencias
transgeneracionales de los sucesos de violencia política, con el propósito de vislumbrar el
escenario político y subjetivo de estos sujetos buscando articular el contexto socio-histórico
con su dimensión individual.

Palabras claves
Transmisión transgeneracional - Influencia transgeneracional - Violencia política- Dictadura.

Marco contextual

Durante la segunda mitad del siglo XX, se comenzó a gestar en Latinoamérica un


escenario que se caracterizó por la vulneración de los derechos humanos y un ejercicio
sistemático de la violencia implementada desde el Estado y particularmente desde las
dictaduras militares que empezaron a imponerse por medio de golpes de estado en la zona del
Cono Sur (Torres, 2018). Se estima que hubo cerca de noventa mil víctimas de desaparición
forzada entre fines de los años sesenta y mediados de los 80 (Molina,1990), países en los
cuales se aplicó este mecanismo de manera sistemática (Instituto de Políticas Públicas en
Derechos Humanos [ippdh], 2015).

En Chile, la violencia política se ejerció directamente como terrorismo de Estado y fue


implementada desde las Fuerzas Armadas y otros organismos estatales durante la dictadura
militar entre los años 1973-1990. De este modo, fueron dispuestas dinámicas sistemáticas de
amedrentamiento en contra de la población civil que no fuera simpatizante con la ideología
del régimen. Como consecuencia de esto, se comenzaron a impartir dinámicas sistemáticas
de: persecución (dentro y fuera del país), reclusión, secuestro, tortura e incluso desaparición
y muerte (Garmendia, 2011).
La dictadura militar chilena con el fin de legalizar, justificar y legitimar el golpe militar
intentó efectuar una reducción estereotipada del conflicto político del país. La situación fue
definida política, social y subjetivamente a través de la reducción del conflicto a dos
posiciones enfrentadas, de manera tal que la existencia de un polo dependiese de la
destrucción del otro. El contexto político global fue la Doctrina de Seguridad Nacional. La
violencia de la represión política significó la normalización de situaciones extremas en la vida
cotidiana. El efecto más siniestro se vio evidenciado en la violación masiva y sistemática de
los derechos humanos a través del aparato del Estado (Lira y Castillo, 1993).

Posterior al golpe de Estado del 11 comenzaron a operar organismos que buscaron


sistematizar las prácticas de violencia y represión política, en un comienzo pertenecientes a
ramas de las Fuerzas Armadas y Carabineros. Luego este proceso devino en la formación de
la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA) en noviembre de 1973, con lo cual la represión
política se tornó sistemática y centralizada. Entre sus consecuencias más graves la formación
de este organismo implicó el asesinato político de personas y la desaparición forzada, ésta no
contemplaba sólo el asesinato, sino también la disposición clandestina del cuerpo de las
víctimas (Zalaquett, 2012). También se contaron prácticas tales como: la tortura; desaparición
forzada de personas; ejecuciones por consejos de guerra; detenciones masivas; allanamientos;
asesinatos políticos; relegaciones; incomunicación de detenidos; secuestro;
amedrentamientos; y la aplicación de tratos crueles, inhumanos y degradantes en otras
situaciones de abuso de poder, donde se buscó instaurar el miedo como mecanismo de control
social en la sociedad civil (Gahona, 2009).

La aparición de estos organismos permitió sistematizar y constatar la ejecución de actos


de violencia política como un medio de obtención de información, a través de castigos crueles,
inhumanos y degradantes. Estas prácticas implicaron una vulneración total de la libertad y
derechos de las personas. En paralelo a este dantesco panorama, se suspendieron los derechos
políticos de toda la población, tanto los partidos como organizaciones estudiantiles y
sindicales se vieron forzados a ser disueltos. Al tiempo que se suspendía también la libertad
de prensa que no fuera adepta a los patrones establecidos por la dictadura, es decir, se produjo
a su vez una restricción y censura de información hacia la población. Se suspendió la libertad
de movimiento, evidenciada en los toques de queda los cuales se extendieron durante 12 años.
(Zalaquett, 2012) Además, miles de chilenos se vieron forzados al exilio para proteger sus
vidas, ya sea mediante la solicitud de asilo político en las embajadas, por conmutación de
pena de cárcel, o por directa expulsión del país (Lira & Castillo, 1993).

Desde 1990 se comenzaron a desarrollar comisiones de verdad, las cuales tuvieron por
propósito cuantificar y aunar relatos de víctimas del proceso de violencia política en dictadura
acontecido entre el 1973 y 1989. Estas constataron un total de 1132 casos cometidos por el
Estado (Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación [cnvr], 1991; Comisión Presidencial
Asesora para la Calificación de Detenidos desaparecidos, Ejecutados Políticos y Víctimas de
Prisión Política y Tortura [cpacdd], 2011; Corporación Nacional de Reparación y
Reconciliación [cnrr], 1994). Además del número de víctimas, la desaparición forzada, la
tortura sistemática, y en líneas generales, las distintas formas de controlar la sociedad resultan
estremecedora sobre todo por sus efectos que aún persisten.

Según datos del Archivo Patrimonial Usach, la Universidad técnica del Estado1 fue un
lugar bombardeado con artillería de guerra y constantemente vigilado por fuerzas militares,
así como también intervenido en su totalidad luego del golpe militar. En la actualidad aún se
dispone de la infraestructura material donde acontecieron los hechos de violencia y es posible
apreciar diversos sitios de memoria al interior del recinto. En la UTE las medidas dispuestas
de vigilancia, represión y sanciones recibidas por funcionarios, profesores y estudiantes,
crearon un ambiente de desconfianza e inseguridad dentro de la comunidad universitaria.
Existió a su vez asedio atemorizante a estudiantes con el fin de reprimir cualquier atisbo de
organización, disponiendo también de civiles puestos en automóviles que registraban
movimientos con cámaras fotográficas, y persecución sistemática por parte de carabineros
(Archivo Patrimonial Usach, s.f.).

El conflicto socio-político nacional diversificó la internalización del miedo en diferentes


espacios sociales. Esto condujo a la introyección del miedo, de forma generalizada e
inespecífica, que afectó a los sujetos en sus distintos espacios de interacción dentro de la
sociedad.

1
Universidad Técnica del Estado actualmente Universidad de Santiago de Chile.
Objetivos

Objetivo general

Indagar la elaboración de una subjetividad transgeneracional en relación a la violencia


política acontecida en la dictadura desde relatos de vida en personas nacidas en la década de
los 90’ y que actualmente estudian en la Universidad de Santiago de Chile.

Objetivos específicos.
● Identificar patrones de influencia transgeneracional sobre las significaciones de
violencia política en Chile.
● Comprender a través de relatos vida cómo se ha transmitido y elaborado la vivencia
subjetiva vinculada con los episodios de violencia política.
● Describir las consecuencias de la transmisión e influencias transgeneracionales en la
subjetividad presente de los sujetos.

Discusión teórica

Uno de los principales efectos de la dictadura lo constituye el efecto psicológico que


implicó en la sociedad en su conjunto, y que se ha materializado en un miedo generalizado de
las mayorías. Esto, a su vez, también implica un miedo crónico, que es, un estado permanente
en la vida cotidiana que se da tanto a nivel subjetivo como socialmente invisible. Este terror
se inmersa en las relaciones sociales, influyendo luego en la conducta y conciencia de los
sujetos. Elizabeth Lira (1991), menciona que el miedo individual y social es parte de procesos
tanto psicológicos como políticos que se influyen dialécticamente entre sí. La autora también
alude a la dictadura como un hecho social “siniestro”, entendido como una cualidad de la
realidad política. Desde Freud (1914, citado en Lira, 1991), se entiende como la pérdida de
los límites entre la fantasía y la realidad, ya que la realidad sobrepasa límites perversos
imaginables y relacionado con el miedo crónico cualquier hecho siniestro, de tal magnitud,
implica que los mecanismos defensivos habituales queden estériles.

Los estudios concuerdan en señalar que las experiencias traumáticas provocadas por la
violencia política comprometen también a las nuevas generaciones (Danieli, 1991). La
dinámica de evitación y silencio en torno a la experiencia traumática caracteriza las relaciones
al interior de las familias de las víctimas, implicando a las nuevas generaciones con la
memoria familiar, situándolas históricamente y generando la necesidad de elaborar las
experiencias traumáticas. Viéndose estas enfrentadas a diversos mandatos, legados y
expectativas que tienen un impacto directo en sus proyectos de vida (Faúndez, et al., 2013).
Tomando en consideración que toda actividad humana está inscrita en la historia global del
sujeto que la realiza (Cornejo 2011), cabe preguntarse en torno a las nuevas generaciones
cómo se articula el determinismo externo (histórico, social y político) con las propias
iniciativas de los sujetos.

Los efectos físicos y psicológicos no tan sólo se manifiestan en el sujeto directamente


sometido, sino que es la sociedad en su conjunto la que recibe y vivencia este impacto,
especialmente si se considera la tortura como estrategia de control político para mantener y
constatar el orden social a través de mecanismos vehiculizados por la amenaza y el miedo.
Desde el punto de vista psicosocial, se plantea que el origen tanto del trauma, como de sus
consecuencias, se encuentra en las relaciones sociales y no de forma exclusiva en quien es
víctima directa de esta experiencia. La violencia política ejercida durante la dictadura en la
sociedad chilena implica, no sólo pensar en los efectos psicológicos de las personas
directamente afectadas, sino que también en cómo se ha elaborado y cómo se ha transmitido
a las generaciones venideras el evento traumático acontecido en dictadura; cómo se vivencia,
percibe o ha sido introyectado (Faúndez y Cornejo, 2010).

Esto ha conducido a diversos autores a abordar la temática desde distintas


conceptualizaciones. Martín-Baró (1989), por ejemplo, utiliza el concepto de Trauma
Psicosocial, aludiendo a que el origen y consecuencias del trauma radican en las relaciones
sociales. Esta perspectiva permite reconocer la comprensión y abordaje de los síntomas, desde
su dimensión sociopolítica de violencia y comprendiendo al sujeto como parte de un tejido
social. El abordaje psicosocial del trauma, es entonces comprendido como un proceso
histórico que trastorna las relaciones sociales, viéndose esto manifestado en procesos
psicosociales que tienen una tendencia hacia la instauración de desconfianza, silencio y
violencia como formas de resolver conflictos. A su vez, diversos estudios han demostrado que
los traumas psicosociales, afecta tanto a víctimas directas como a las nuevas generaciones.
LaCapra (2006) plantea que el ser humano no se basa en su plena singularidad, sino que
siempre está unido al pasado; lo que lo insta a situarse y elaborar su individualidad en su
contexto histórico. A decir de Freud, podemos suponer que todo individuo se encuentra
dividido entre dos necesidades, “ser para sí mismo su propio fin” y “ser el eslabón de una
cadena a la que está sujeto sin la participación de su voluntad” (Freud, 1914. Citado en
Tisseron, 1997, p.13).

En relación a cómo se transmite el contenido traumático de una generación a otra


Tisseron (1997) propone los conceptos de transmisión e influencia. La transmisión psíquica,
implica un intercambio entre generaciones bajo un aspecto de transmisión de valores,
creencias y competencias que garantizan la continuidad familiar, grupal y cultural, de manera
consciente. Esta transmisión no es pasiva e influye en la elección de los objetos internos por
parte de los sujetos receptores. En cuanto a la influencia, el autor señala que es una acción
voluntaria o no, que una persona puede ejercer sobre otra. Este proceso puede ser consciente
o inconsciente, moral, intelectual, económico o cultural, en un contexto de comunicación, etc.

Para efectos de esta investigación, se opta por utilizar el término “influencia”, puesto
que se da principalmente desde la concepción de los seres humanos y se puede dar de manera
consciente o/e inconsciente. Es en términos generales un “conjunto de situaciones vividas por
un sujeto, incluso las que son anteriores a su individuación”. Esto implica que el sujeto no es
tan solo un ser individual “para sí mismo”, sino que también: parte de un entramado socio
histórico, perteneciente a una generación que lo identifica; social en tanto está en constante
interrelación con la sociedad adquiriendo distintos símbolos, significantes y costumbres de
ésta e histórico al pertenecer a una determinada época con sus respectivos acontecimientos e
hitos. Las influencias pueden ser intergeneracionales y transgeneracionales. Las primeras se
dan entre generaciones adyacentes que están en una relación directa. Las segundas en la
sucesión de generaciones; esto refiere a aspectos que han marcado a una generación, pero no
necesariamente la hacen en forma directa en la siguiente.

Dicho lo anterior, podría decirse que un traumatismo individual puede estar ligado a una
historia colectiva. En términos de que un trauma puede ser vivenciado, adquirido o transmitido
a otra generación. Esto se da a través de las influencias psíquicas mencionadas que se dan a
nivel transgeneracional, desde lo que Torok y Rand (Citado en Tisseron, 1997) denominan
como “duelo”, “cripta” y “fantasma”.
El duelo implica un trauma no elaborado en una generación, que en la segunda pasa a
ser una “cripta”. Aquí el símbolo psíquico se divide en dos fragmentos. Esto efectúa en el
sujeto fantasías de incorporación de este material que no ha podido ser elaborado. De este
modo, se da lugar a un “secreto inconfesable” que se instaura a modo de una cripta en el
psiquismo del sujeto. Luego el fantasma nace como efecto de este secreto inconfesable en la
generación contigua; pasando este material de ser “innombrable” a constituirse como
“impensable”. El secreto ya no tan sólo es no pronunciado, sino que pasa a ser completamente
ignorado. El Fantasma entonces no implica una representación verbal. Sí implica
representaciones sensorio-afectivo-motrices que se dan en modos de comportamiento. Existe
una filiación de los traumatismos no superados, que hace percibir a modo sintomático en el
sujeto sensaciones, emociones, imágenes, potencialidades de acciones bizarras que no se
explican por su vida psíquica ni familiar (Tisseron, 1997).

Lo recién mencionado permite hipotetizar sobre cómo se podrían explicar estos actos
que no logran ser explicados por la vida psíquica ni la familiar. Según Hidalgo y Alarcón
(2011), la transmisión de los contenidos psíquicos de una generación a otra puede fijarse y
heredarse en distintas dimensiones: intrasubjetiva, intersubjetiva y transubjetiva, actuando
estas de forma interrelacionada.

La dimensión intrasubjetiva refiere a las formas internas de funcionar que tiene el sujeto,
en el espacio intrapsíquico. Son principalmente los aspectos relativos al mundo interno o
realidad psíquica, fantasías, pensamientos, etc. En ellos el otro es considerado como un objeto
internalizado y separado en su propia alteridad y autonomía. La dimensión intersubjetiva
ocurre en el espacio de las relaciones vinculares donde se desarrolla la relación con el objeto,
donde la constitución subjetiva se hace en función de otro, es en otras palabras, la producción
intersubjetiva que puede hacer la psiquis. Esta dimensión se basa en la bidireccionalidad que
el sujeto tiene consigo mismo y con los otros; en el intercambio mutuo con su medio. Si bien
todas estas dimensiones se articulan dialécticamente y de forma interrelacionada en el caso
atingente a esta investigación, es pertinente rescatar la dimensión transubjetiva; la cual “ se
centra en la interinfluencia de un hecho psíquico con los códigos y procesos socio-culturales,
que analiza esa zona de continuidad “interioridad-exterioridad social” entre el sujeto y las
representaciones de origen cultural y social en que vive inmerso” y que, como ya se mencionó,
está constituida en lo fundamental por las representaciones inconscientes de la cultura
internalizadas en cada sujeto (Hidalgo y Alarcón, 2011/ Carrasco y Mena, 2012).
Dicho lo anterior, Marcela Cornejo, et al (2013) menciona que el acto de recordar es
una elaboración donde el pasado es reconstruido en la praxis social del presente. Los
acontecimientos y costumbres que constituyen un determinado contexto socio-histórico hacen
que un acontecimiento se vuelva a la memoria (Halbwachs, 2004), y en cuanto a la
espacialidad del recuerdo este proviene de espacios donde es de mayor preponderancia la
experiencia y afectividad, no siendo necesariamente físico, sino que primordialmente como
un espacio de significados en la reconstrucción del pasado. La autora en su investigación
demuestra en sujetos de un tramo etario de 22-29 años significaciones de la dictadura marcada
por un “desconocimiento que incomoda”, y por los acontecimientos comprendidos como
“zumbidos difusos” a lo largo de sus vidas. En este sentido rescatan mayormente los medios
de comunicación e internet como principales vías de información sobre la dictadura. A su vez,
también se rescatan diferentes espacios de socialización (colegio, liceo, universidad)
condiciones que la autora menciona como una “posibilidad inusitada de prescindir del
discurso oral cotidiano de quienes –muchas veces desde el silenciamiento- les preceden
etariamente, para definir autónomamente sus versiones respecto del pasado”. Es preciso
comprender y considerar estos códigos y procesos socioculturales marcados por la tecnología
que marcan a esta generación, teniendo la tecnología y la escuela como una vía de influencia
importante en relación a cómo se elabora el evento traumático psicosocial de la dictadura.

Como se mencionó existen antecedentes históricos de violencia política sistemática


acontecida en el país, cuyas consecuencias psicológico-políticas de miedo como mecanismo
de control social y de miedo crónico han plasmado las relaciones sociales habituales (Lira
1991). A su vez se connota que los efectos físicos y psicológicos de la violencia política no
se dan tan solo en el plano individual sino que también en la sociedad en su conjunto y que
existe un “trauma psicosocial”, tal como plantea Baró (1989), cuyo origen y consecuencias
radica en las relaciones sociales que siguiendo a Tisseron (1997) influencian las generaciones
venideras, no tan solo desde el plano familiar, sino que también desde los procesos socio-
culturales que se dan en las representaciones inconscientes de la cultura internalizadas en cada
sujeto. Dicho esto es posible destacar la relevancia y pertinencia de esta investigación puesta
en la necesidad de integrar narraciones de memorias chilenas, que sin haber vivido
directamente los sucesos acontecidos en dictadura posibilitan la puesta en juego de sus relatos
en pro de diversificar y abordar desde una perspectiva clínico/comprensiva las distintas
versiones, impresiones y formas posibles de reconocer y explicar los acontecimientos que
respectan al pasado reciente de Chile, tomando a la base a los sujetos como seres que permiten
la articulación de lo sociohistórico y lo individual (Vargas, 2002), aspecto que podría dar
cuenta del actual escenario político y social que se plasma en el presente.

Metodología

La investigación será abordada desde una perspectiva de índole cualitativa y se


intencionará desde una lógica exploratoria y comprensiva. Será encausada a través de un
diseño de tipo analítico-relacional, por lo cual utilizará como instrumento a los relatos de vida
narrados a partir de entrevistas en profundidad de tipo semiestructurada. Dicho abordaje
supondrá por propósito pertinente el análisis de relatos de vida, los cuales se desarrollarán en
las entrevistas en función de una búsqueda intencionada a la elaboración de la significación
de los sujetos sobre sus vivencias en alusión a la experiencia traumática del periodo dictatorial
en Chile. La técnica de la entrevista semiestructurada permitirá elaborar una reconstrucción
de la historia desde la perspectiva del sujeto entrevistado, en el momento en que este narra su
historia. Esto se presentará en el despliegue de la relación dispuesta entre narrador y
entrevistador. Por consiguiente, será relevante considerar la implicancia de las relaciones
recíprocas entre la subjetividad de los sujetos y su inscripción en la objetividad histórica;
comprendiendo a los sujetos como actores, constructores y co-constructores de una historia
social. (Cornejo, 2011).

En cuanto a la selección de las personas entrevistadas se contemplará, en primer lugar,


el parámetro generacional de los participantes, el cual tendrá por distinción calificativa la
fecha de nacimiento de estos, requiriendo haber nacido entre el final de la dictadura y una
década después de esta (1990-2000), este parámetro será relevante en función de apreciar el
curso que tiene el relato histórico de estos sujetos de manera transgeneracional. Para la
realización del análisis se tomarán a seis sujetos, hombres y mujeres en igual proporción,
estudiantes de la Universidad de Santiago de Chile, pertenecientes a diferentes facultades.
Además, en el sentido de una indagación exploratoria, se tratará de registrar en todos los casos
las posturas políticas.

Consideraciones éticas

En vista de resguardar la privacidad y la integridad física y/o psicológica de las/os


participantes, se tomarán en cuenta medidas procedimentales y consideraciones
epistemológicas que resguardan la correcta interacción entre participantes e investigadores. De
esta manera, se tendrá el cuidado que las entrevistas sean efectuadas mediante un acuerdo
mutuo previo, donde se decidirá el día, lugar y horario acorde a la conveniencia y comodidad
de ambas partes, poniendo especial énfasis en la comodidad de las personas participantes.
Además, se entregará a estas la información necesaria y comprensible sobre la investigación y
sus dimensiones. Se les concederá un consentimiento informado que considera la explicitar el
sentido de la participación, la duración aproximada de la entrevista y el proceso de análisis de
la información. Por último, se establece con claridad la confidencialidad de la entrevista, se
precisa la aceptación de los términos mediante la firma del documento y también la posibilidad
y derecho a abandonar el proceso en caso de que así se desee, sin que eso signifique un perjuicio
alguno. En esta línea, es necesario precisar que a lo largo de la investigación se respetará la
dignidad y el valor de las personas que acepten participar de manera voluntaria, como también
se respetará el derecho a la privacidad y confidencialidad de las personas participantes. De esta
manera, no se revelará en ningún momento la identidad de alguno/a de ellos/as, ni tampoco
información que estos rehúsen a compartir, tal como se indica en el Código de ética profesional
del Colegio de Psicólogos de Chile (1999). Desde la mirada epistemológica de la investigación,
es relevante considerar que la vida afectiva, vivencial, vivencial y política de los sujetos se verá
expuesta en el proceso. En este sentido, no existirá un abordaje estigmatizante, resguardando
el no pasar a llevar ningún tipo de susceptibilidad. Se entenderá la interpretación de textos
como una forma de acción, que de significar consecuencias estigmatizantes para determinado
grupo, o visión política, puede entenderse como una forma de violencia epistemológica (Teo,
2010). Se propone de esta forma, un acercamiento interpretativo/narrativo intentando dar
cuenta del relato de las personas participantes desde una mirada comprensiva.

Anexos.

Consentimiento informado

A través del presente escrito, usted es invitado/a a participar en el estudio llamado


“Influencias transgeneracionales en las elaboraciones subjetivas de la violencia política según
relatos de vida de estudiantes de la Universidad de Santiago de Chile nacidos/as en la década
de los 90’”, donde participarán personas adultas de la Universidad de Santiago de Chile,
nacidas entre el año 1.990 y 2.000 (29 y 19 años aproximadamente).
El estudio será efectuado por dos estudiantes de quinto año de Psicología de la
Universidad de Santiago de Chile: Camilo Gallardo Villegas y Sergio Fredes flores, y será
guiado por la docente Irene Magaña Frade, en el contexto del desarrollo de la tesina de pregrado
de los estudiantes mencionados. Su participación consiste en ser parte de una entrevista semi-
estructurada sobre la temática mencionada, con el fin de recopilar información necesaria.
Además, su participación en esta investigación es voluntaria y anónima. Usted se puede retirar
en cualquier momento, si así lo desea, sin que esto le signifique perjuicio alguno. Es importante
aclarar que la información de la entrevista es confidencial, por esto, las respuestas sólo serán
usadas en beneficio de este trabajo, cuyos resultados podrían ser publicados, pero resguardando
siempre la identidad de los/as participantes. Por otro lado, la participación implica la grabación
total de la entrevista con el fin de tener un registro fidedigno de la información recabada,
siempre considerando el resguardo del anonimato y la confidencialidad ya mencionados. Si
usted está de acuerdo, esta entrevista será grabada en audio y tendrá una duración aproximada
de 45 minutos a 1 hora. Es importante añadir que todos los datos obtenidos de las grabaciones
pasarán por un proceso de transcripción, el cual será realizado por los mismos investigadores
con el fin de sistematizar la información para el ulterior análisis. Finalmente, cabe aclarar que
su participación no será remunerada ni está sujeta a algún tipo de beneficio directo. Si usted lo
desea, los investigadores pondrán a su disposición los resultados finales de la investigación, ya
sea a través de correo electrónico o bien entregándoselos en una reunión una vez que el estudio
ya haya concluido. Ante cualquier duda o requerimiento puede dirigirse a los investigadores a
cargo, a la profesora tutora de la tesina, o al Comité de Ética de la Universidad de Santiago de
Chile a los siguientes datos de contacto:

Investigadores:

- Camilo Gallardo Villegas: +569 88229334/ vgallardocamilo@gmail.com

- Sergio Fredes Flores: +569 33436855 / Sergio.fredes@usach.cl

Profesor guía:

- Irene Magaña Frade: Irene.magana@usach.cl

Comité de Ética de la Universidad de Santiago de Chile: (56-2) 2718 0225


CONSENTIMIENTO

Yo, ......................................................., accedo a participar en el trabajo de investigación


señalado, aceptando responder y que la entrevista sea grabada si así lo deseo, con conocimiento
de que la información obtenida será utilizada con los fines que aquí se indican. Declaro,
además, estar en conocimiento del resguardo de mi identidad y de que, si así lo decido, puedo
retirarme sin que esto implique alguna desventaja para mí.

FIRMA

______________________________ __________________________________

Firma del/a Entrevistado/a Firma de Investigadores/as a cargo


Santiago, .......... de ..............., del 2019.

En caso de que usted sienta que no se han cumplido los términos anteriormente mencionados
o que su integridad se vea afectada, puede comunicarse con el Comité de Ética de la
Universidad de Santiago de Chile, al siguiente teléfono: (56-2) 2718 0225.
Referencias

Archivo Patrimonial Usach (s.f.). Ute en Dictadura. Recuperado de


http://archivopatrimonial.usach.cl/dictadura/?page_id=24.
Colegio de Psicólogos de Chile. (1999). Código de Ética Profesional. Recuperado
de: http://colegiopsicologos.cl/wp-
content/uploads/2014/10/CODIGO-DE-ETICA-
PROFESIONALVIGENTE.pdf
Cornejo, Marcela, Mendoza, Francisca, & Rojas, Rodrigo C. (2008). La
Investigación con Relatos de Vida: Pistas y Opciones del Diseño
Metodológico. Psykhe (Santiago), 17(1), 29-39.
https://dx.doi.org/10.4067/S0718-22282008000100004
Cornejo, M. (2011). El Enfoque Biográfico: Trayectorias, Desarrollos Teóricos y
Perspectivas. Psykhe, 15(1).

Cornejo, Marcela, Reyes, María José, Cruz, María Angélica, Villarroel, Nicolás,
Vivanco, Anastassia, Cáceres, Enzo, & Rocha, Carolina. (2013).
Historias de la Dictadura Militar Chilena Desde Voces
Generacionales. Psykhe (Santiago), 22(2), 49-
65.https://dx.doi.org/10.7764/psykhe.22.2.603

Danieli, Y. (1998). Conclusions and future directions.En Y. Danieli


(Ed.),International Handbook of Multigenerational Legacies of
Trauma (pp. 669-690). New York: Plenum Press.

Faúndez, Ximena, Brackelaire, Jean-Luc, & Cornejo, Marcela. (2013).


Transgeneracionalidad del Trauma Psicosocial: Imágenes de la
Detención de Presos Políticos de la Dictadura Militar Chilena
Reconstruidas por los Nietos. Psykhe (Santiago),22(2), 83-95.
https://dx.doi.org/10.7764/psykhe.22.2.563

Faúndez, X., & Cornejo, M. (2010). Aproximaciones al estudio de la Transmisión


Transgeneracional del Trauma Psicosocial. Revista de Psicología,
19(2), Pág. 31-54. doi:10.5354/0719-0581.2011.17107

Garmendia, L. (2011). La violencia en América Latina. An Fac med. 2011;72(4):269-76.


Recuperado de http://www.scielo.org.pe/pdf/afm/v72n4/a08v72n4.pdf

Halbwachs, M. (2004). La memoria colectiva [I. Sancho-Arroyo, Trad.; Título


original: La mémoire collective]. Zaragoza, España: Prensas
Universitarias de Zaragoza.
LaCapra, D. (2006). Historia en tránsito: experiencia, identidad, teoría crítica [T.
Arijón, Trad.; Título original: History in transit: Experience,
identity, critical theory]. Buenos Aires, Argentina: Fondo de
Cultura Económica.

Lira, Elizabeth. (1991). Psicología de la amenaza política y el miedo. Recuperado


de http://www.psicosocial.net/historico/inicio/centro-de-
documentacion-gac/fundamentos-y-teoria-de-una-psicologia-
liberadora/psicologia-y-violencia-politica/134-psicologia-de-la-
amenaza-politica-y-el-miedo/file

Lira,E.-Castillo,Mª.I.(1993). Trauma políticio y memoria social. Psicología


Política, Nº 6, 1993, 95-116 Recuperado de
https://studylib.es/doc/8662138/trauma-politico-y-memoria-social

Martín-Baró, I. (1989). La violencia política y la guerra como causas en el país


del trauma psicosocial. Revista de Psicología de El Salvador,
123-141.

Mirone Muñoz, D., Hidalgo, G., & Alarcón, P. (2011). Lo transmisible del abuso
sexual infantil: el silencio heredado (Doctoral dissertation, Universidad
Academia de Humanismo Cristiano).

Mirone Muñoz, D., Carrasco, I., & Mena, J. (2012). La influencia de los trans-
generacionales en el proceso de reparación: estudio de casos sobre el
trabajo de reparación en maltrato grave por programa del SENAME
(Doctoral dissertation, Universidad Academia de Humanismo Cristiano).

Tisseron, S., Torok, M., y Col, (1997). El Psiquismo ante la prueba de las
generaciones. Clínica del Fantasma. El psicoanálisis ante la prueba
de las generaciones: Buenos Aires: Amorrortu Editores.
Teo, T. (2010). What is Epistemological Violence in the Empirical Social
Sciences? Social and Personality Psychology Compass, 4-5 (5),
295-303.

Torres, H. (2018). La Operación Cóndor y el terrorismo de Estado. Revista Eleuthera, 20,


114-134. DOI: 10.17151/eleu.2019.20.7.

Vargas, M. (2002). Une approche biographique de la construction identitaire. Le cas


des femmes péruviennes ayant migré de la campagne vers la grande ville. Tesis
de Doctorado no publicada, Facultad de Psicología y de Ciencias de la
Educación, Université catholique de Louvain, Lovaina, Bélgica.
Zalaquett, J. (2012). Los derechos humanos en el régimen militar chileno. Revista de
Historia y Geografía Nº 26 / 2012 • 81-87 Recuperado de
http://revistadehistoriaygeografia.ucsh.cl/images/revistas/hyg26_trib_zal
aquett.pdf