Está en la página 1de 3

UNIVERSIDAD NACIONAL DE CAJAMARCA

FACULTAD DE CIENCIAS ECONOMICAS, CONTABLES Y ADMINISTRATIVAS


ESCUELA ACADEMICO PROFESIONAL DE ECONOMIA

ASIGNATURA: Cultura y Realidad Nacional.

DOCENTE: Dávila Cisneros José.

TRABAJO: ´´ Role play o juego de roles ´´.

ALUMNA: Elizabeth García Sánchez.

Cajamarca, 5 de octubre del 2013.

CICLO II
UNIVERSIDAD NACIONAL DE CAJAMARCA
FACULTAD DE CIENCIAS ECONOMICAS, CONTABLES Y ADMINISTRATIVAS
ESCUELA ACADEMICO PROFESIONAL DE ECONOMIA

LA ÚLTIMA OPORTUNIDAD-EL MODELO HACIA DONDÉ

Mi posición con respecto a la minería es en contra.

Hablar de la minería y su aporte al desarrollo se ha vuelto un tema controversial. Gobernantes y


empresarios rinden culto a la actividad minera como si fuera la diosa que nos sacará de la crisis y la
pobreza. Cualquier crítica u ofensa a la minería es tomada como un atentado contra la inversión
privada, contra la economía y el interés nacional. Sin embargo, los impactos que esta genera son,
por lo general, sufridos por gente humilde, campesinos que viven en lugares alejados, donde se nota
la ausencia de autoridades sensibles a los daños ambientales y de las comunidades locales.

Se habla mucho de progreso económico y mejoras en la situación de los lugares en donde se


desarrollan este tipo de proyectos, sin embargo tal situación no se ve reflejada en los índices de
pobreza, calidad de vida y analfabetismo en las que se encuentran inmersas dichos lugares. Los
proyectos de inversión minera ofrecen fomentar el desarrollo para las ciudades cercanas; sin
embargo, muchos de los empleos ofrecidos son absorbidos por personal foráneo a la región. Las
ciudades no tienen un desarrollo que guarde relación con el éxito del negocio minero.

67.8% es la tasa de pobreza en Cajamarca, según el enfoque multidimensional del CIUP, a pesar de
que recibe el tercer monto más alto por concepto de canon minero. ¿Es acaso este el desarrollo e
inversión que dicen trae la minería? Para responder esto inmediatamente se me viene a la mente la
situación en la que los mineros viven engañando a la gente regalándoles polos, ollas y ofreciéndoles
trabajo; lo cual es falso, porque mucha gente que es contratada es allegada a los funcionarios de
dichas empresas familiares, amigos, etc.

Siglos de actividad minera no han podido asegurar condiciones de vida básicas.

La minería, es una actividad extractiva que por su propia naturaleza implica procesos de fuerte
impacto en el ambiente porque es necesario perforar la corteza terrestre y separar los minerales
entre sí.

Con tal situación, la minería desde hace mucho no sido bien vista por la población debido a que
muchas tierras dedicadas al pastoreo y agricultura se han visto afectadas; en una época como la
nuestra en la que la escasez y elevación de los precios son una tendencia, tales proyectos mineros
constituyen un atentado alimentaria de muchos pueblos. Por otro lado, ha hecho que muchos
recursos naturales se hayan visto amenazados por tal contaminación que se produce en su
ejecución, un ejemplo claro es el de la destrucción de recursos hídricos y canales de riego, sumado
a la contaminación que afectara la salud de los animales que beben estas aguas, la destrucción de
hábitats y nichos ecológicos, contaminación sonora, aniquilación de muchas especies de flora que
se encuentran en peligro.
UNIVERSIDAD NACIONAL DE CAJAMARCA
FACULTAD DE CIENCIAS ECONOMICAS, CONTABLES Y ADMINISTRATIVAS
ESCUELA ACADEMICO PROFESIONAL DE ECONOMIA

El panorama es desolador, la minería ha hecho que la codicia, la indiferencia y la ignorancia se


apoderen de autoridades insensibles. Es indispensable que tomemos conciencia sobre el futuro de
nuestra gente, que tengamos en cuenta el medio ambiente como una filosofía de vida. Es necesario
que recordemos que los hombres y mujeres somos parte de la naturaleza, por lo que no debemos
actuar en contra de ella. Hay que entender la inversión como un medio y no asumirla como un fin.

Lamentablemente, vivimos en una economía y en una sociedad del facilismo y la inmediatez. Claro:
es más fácil extraer el oro y obtener dinero, pero es una actividad limitada, que no tiene futuro, que
no es sostenible en el tiempo y que, en mi opinión, es irracional (tenemos 1 solo planeta, con
recursos limitados, y el oro es un recurso no renovable, así como el petróleo). Si la minería fuera
“solo una industria más” con características positivas y negativas similares a la mayoría de las otras
actividades económicas, en muchos países en desarrollo esta no sería un tema polémico y que
suscita tanto interés en mucha gente. La minería tiene características que plantean preocupaciones
sobre sus costos sociales, por ejemplo, hace uso intensivo de la tierra y de los recursos ambientales,
conduciendo muchas veces a una degradación ambiental significativa y duradera.

Es momento de sumar esfuerzos, generar un cambio de mentalidad, un comportamiento más


amigable con el ambiente y dirigir nuestra energía hacia soluciones que harán nuestras vidas más
saludables y futuro para las próximas generaciones. Es mayor la responsabilidad de las mineras en
el estado actual de situación.

Con esto llegamos a la conclusión de que la minería ocasionara daños económicos sobre todo en
los recursos naturales y ecosistemas, así como actividades productivas, en el transporte y comercio,
relaciones culturales y comunitarias, superaran con creces los supuestos beneficios económicos.
Esos daños o perjuicios no han sido valorizados. Como se puede ver, los costos superan a la larga
todos los beneficios que las empresas mineras dicen que la minería traerá. Lo real y concreto es que
la minería está lejos de ser el motor del desarrollo nacional.