Está en la página 1de 4

ORIGENES Y ABANDONO

Fue en la mitad norte del Perú donde se desarrolló la cultura considerada la más antigua de
América: La cultura Caral. Hoy, podemos descubrir los rastros de esta civilización en la ciudad
de Caral.

Este último se encuentra en el Valle del Río Supe, provincia de Barranca, 185 km al norte de
Lima, la capital del Perú.

Se estima que la civilización de Caral se desarrolló entre 2.600 y 1.500 años antes de Cristo. Sus
orígenes se remontan al Período Arcaico Tardío de los Andes Centrales. Con sus casi 5,000
años de edad, Para ponerlo en el contexto de la Historia de la Humanidad, la civilización Caral
fue contemporánea con las de Egipto, Mesopotamia, India y China, además Precede por dos
milenios a la civilización Olmecaen México.

La visita de la ciudad sagrada de Caral sin duda representará una de las experiencias más
increíbles durante su viaje a Perú. Además, este sitio de 66 hectáreas fue declarado Patrimonio
Cultural de la Humanidad por la UNESCO en 2009.

Caral es uno de los 18 asentamientos identificados en el valle de Supe, que cubre un área de
alrededor de 65 hectáreas. Está situado en una terraza desértica seca con vistas al exuberante
valle del río Supe.

Excepcionalmente bien conservado, el sitio es impresionante en términos de su diseño y la


complejidad de su arquitectura. La forma como esta conformada la ciudad y algunas de sus
características, incluidas las estructuras piramidales, muestran una clara evidencia de
funciones ceremoniales, lo que significa una poderosa ideología religiosa.

ABANDONO

El Fin de la civilización Caral

La desaparición repentina de una civilización tan desarrollada como la de Caral. Los terremotos
fueron frecuentes porque el sitio se coloca en la reunión de dos placas tectónicas. Los
residentes se acomodaban y llenaban las grietas en los edificios dañados por los terremotos,
pero una serie de terremotos más potentes que miden 7 en la escala de Richter, seguidos por
los eventos climáticos inducidos por El Niño, causarán deterioro y el final de esta civilización

RESEÑA HISTORICA

Era: Período Arcaico Tardío (3000-1500 aC)

Mucho antes que los Incas y al mismo tiempo las civilizaciones como la mesopotámica, egipcia,
india y china (3000 y 2000 aC) floreció la ciudad de Caral, ubicada al norte de la ciudad de
Lima, su construcción fue la primera expresión americana de un asentamiento urbano pre-
cerámico con arquitectura monumental en un área de más de 10 hectáreas. Más tarde, en la
sierra norte, fue Chavín logrado avances significativos en la arquitectura, la ingeniería y la
agricultura.

Caral es uno de los 19 asentamientos identificados en el valle de Supe. Con una superficie de
alrededor de 66 hectáreas, la ciudad cuenta con una serie de complejos tales como la Gran
Pirámide, el Templo del Anfiteatro y los barrios residenciales de la élite. Todos los
asentamientos tuvieron, por lo menos, una plaza circular hundida en asociación con una
estructura piramidal.

A raíz de las investigaciones de los yacimientos, se llegó a la conclusión de que Caral ejercía
como capital económica de una amplia región gracias a su trabajo de agricultura, cuyos
productos intercambiaba con los pescadores de la costa u otras poblaciones. Esto se entiende
al comprobar la abundancia de restos de productos marinos en Caral, estando ésta a unos 20
Km. de distancia de la costa más cercana. La centralidad de Caral, a la vista de los estudios, fue
ejercida de una forma completamente pacífica durante un periodo que podría ser de 500 a
1000 años, durante los cuales Caral no dejó restos de fabricación de armas, testimonios o
evidencias de haber organizado un ejército o liderado una guerra sobre la que dejar
constancia. Esta posibilidad ha sorprendido a investigadores de varios ámbitos que se
interesaron por Caral. Ademas en la época también estaban los quipus que utilizaban como
medio de mensajes para comunicarse

Las fuertes ráfagas de viento sobre las arenas de Caral: Una fuerza viva que los antiguos
pobladores presuntamente trataron de reproducir en sus flautas. Elaborado a partir de huesos
de cóndor y pelícano, las primeras 32 flautas en el sitio arqueológico representa una de las
mayores sorpresas producidas en Caral. En 2001, investigadores realizaron el Taller de
Investigación arqueo-Musicología sobre las flautas de Caral, en un intento de reproducir el
sonido de cada uno de ellos, al igual que los antiguos pobladores podría haber escuchado en
3000 antes de Cristo.

Hoy en día, la Dra. Ruth Shady, la arqueóloga y directora general de la investigación del
proyecto, viaja permanentemente a Caral para continuar con los trabajos de excavación e
investigación.

Caral fue declarada Patrimonio de la Humanidad por el Comité del Patrimonio Mundial de la
UNESCO en ocasión de la celebración el 28 de junio de 2009 en Sevilla, en ocasión de su
trigésima tercera sesión ordinaria. Se reconoció así que la Caral es la destacada por su
antigüedad, complejidad arquitectónica con edificios piramidales, plazas, su diseño y la
extensión urbana. De esta manera, Caral se añade a los otros sitios turísticos ya reconocidos
como Patrimonio de la Humanidad en el Perú.

La ciudad sagrada de Caral está ubicada en la zona del valle medio inferior del río Supe y
comprende una zona nuclear con 32 estructuras públicas y los conjuntos residenciales, y una
zona en la periferia, que limita con el valle, donde se construyeron varios conjuntos de
viviendas.

Caral estuvo en constante transformación. Se calcula que funcionó no menos de 1000 años y
que tuvo, en su apogeo, aproximadamente 3000 habitantes.

La Pirámide Mayor cubre un área casi del tamaño de cuatro canchas de fútbol y es de 18 m. de
altura. Caral es el sitio más grande registrado en la región andina, y parece ser el modelo para
el diseño urbano adoptado por las civilizaciones andinas que subían y bajaban en el lapso de
cuatro milenios. Se cree que Caral puede responder a preguntas sobre los orígenes de la
civilización andina y el desarrollo de las primeras ciudades

No se tiene registros de guerras, ni armas, ni cuerpos mutilados. Los hallazgos sugieren que era
una sociedad amable, basadas en el comercio y el placer. En una de las pirámides,
descubrieron 32 flautas hechas de huesos de cóndor y pelícano, y 37 cornetas de huesos de
venado y llama. También encontraron evidencia del uso de drogas y posiblemente,
afrodisíacos. Un hallazgo revela los restos de un bebé, envuelta y enterrada con un collar de
cuentas de piedra.

La fecha de 3000 antes de Cristo se basa en la datación por carbono hecho en las cañas tejidas
como bolsas que se encontraron en el lugar. Estas bolsas fueron utilizadas para llevar las
piedras que se utilizaron para la construcción de las pirámides. Este material fue un excelente
candidato para la datación, lo que permitió una alta precisión. El sitio puede ser aún de fecha
más temprana que las muestras de las partes más antiguas de la excavación y aún no se han de
incluir la fecha definitiva.

ASPECTOS GENRALES

La ciudad de Caral fue construida por una de las más importantes civilizaciones del planeta,
creada por el trabajo organizado de sus pobladores en un territorio de configuraciones
geográficas contrastadas.

Muchos conocen Cusco como la capital del imperio Inca y MachuPicchu como el predio de uno
de los últimos incas; pero pocos todavía saben que la Ciudad Sagrada de Caral fue edificada
por el primer Estado político que se formó en el Perú 4400 años antes que gobernaran los
incas.

Caral-Supe representa a la civilización más antigua de América, desarrollada casi


simultáneamente con las de Mesopotamia, Egipto, India y China. Los habitantes del Perú se
adelantaron en, por lo menos, 1500 años a los de Mesoamérica, el otro foco civilizatorio de los
seis reconocidos mundialmente, y en más de 3000 años a la sociedad que edificó las
reconocidas ciudades mayas.

La civilización Caral o Caral-Supe (también conocida como Norte Chico) fue una compleja
sociedad pre inca que incluía cerca de 30 grandes asentamientos humanos. El nombre se
deriva de Caral, un gran sitio arqueológico ampliamente estudiado que se encuentra en el valle
de Supe, al norte del departamento de Lima (región conocida como Norte Chico). Es la
civilización conocida más antigua de América, que floreció entre los siglos XX a. C. y XVIII a.
C.en el período denominado Pre cerámico. Su existencia como la civilización más antigua de
América fue postulada por primera vez en 1997 por la arqueóloga peruana Ruth Shady. La
compleja sociedad del Norte Chico emergió un milenio después de Sumeria, fue
contemporánea con las Pirámides de Egipto y precede a los olmecas de Mesoamérica en cerca
de dos milenios.

El precoz desarrollo de la sociedad de Caral-Supe la convirtió en la civilización más antigua del


Nuevo Mundo pero, a diferencia de otros focos civilizatorios, como Mesopotamia, Egipto e
India, que intercambiaron conocimientos y experiencias, logró un avance sin precedentes en
completo aislamiento de sus coetáneas de América y del Viejo Mundo.

En el Perú, las formas de organización económica, social y política de las poblaciones de Caral-
Supe causaron fuerte impacto en la historia del área; trascendieron el espacio y el tiempo, y
sentaron las bases del sistema sociopolítico que tendrían las poblaciones de los Andes
Centrales.

En el área nor central del Perú, el modelo de organización diseñado e implementado por el
Estado de Supe, condujo por varios siglos el accionar de los individuos en los diferentes
campos: económico, social, político y religioso.

ECONOMIA

Una economía agrícola-pesquera articulada por el intercambio sustentó el desarrollo de la


civilización de Caral-Supe. Los pobladores del litoral pescaron y recolectaron diversas especies
marinas, principalmente anchoveta, choros y machas; los agricultores del valle produjeron
algodón, mates y alimentos como la achira, el fríjol, el camote, el zapallo, la calabaza y el ají.

Las poblaciones potenciaron sus capacidades productivas con el intercambio; así los
pescadores contaron con redes de algodón, y los agricultores con especies marinas. La
ubicación central en el área de Caral y la corta distancia del valle favorecieron el
desplazamiento de sus pobladores hacia los otros valles y regiones del área. Algunos productos
se comerciaron a grandes distancias, como las playas del Ecuador o las cuencas de la sierra y la
selva andina.