Está en la página 1de 2

ENFRIADOR

Un paso clave en la elaboración de cerveza, es el momento del enfriado. Lo principal a


tener en cuenta cuando elijamos como haremos el enfriado, será el volumen a enfriar y
el tiempo que tardaría de pasar de 100°C o más, que tiene nuestro mosto luego del
Whirlpool, a los 23°C, que es la temperatura ideal de inoculación, se podría tolerar
unos grados más, pero no superiores a 27°C.
Intercambiadores de placas
Es el sistema utilizado en la industria cervecera y el más eficaz. En el se realiza el
mayor intercambio térmico entre el refrigerante y el líquido a refrigerar.
Los intercambiadores de placas consisten en un conjunto de placas preformadas con
unos canales en disposición paralelas por donde circulan los fluidos. Cada placa
dispone de 4 bocas por donde circulan los fluidos en paralelo mientras que un fluido es
conducido por las placas pares y el otro por las impares consiguiendo así el necesario
intercambiado de calor entre ambos. Las placas están separadas por juntas de
estanqueidad de caucho, facilitando en este caso el mantenimiento de las mismas.
Cuando mayor sea el tamaño de un intercambiador mayor será su rendimiento y
menos perdidas sufrirá. Cada dos placas, se forma un canal de circulación. El caudal
total del fluido, se divide en partes iguales por la cantidad de placas del
intercambiador. Este hecho, eleva la velocidad de circulación, formándose un flujo
turbulento, que optimiza el intercambio de calor y disminuye el riesgo de
incrustaciones.
Recomendado para cantidades de 50 a 1500 litros.
Refrigerante contracorriente
Un refrigerante contracorriente consiste en un tubo metido adentro de otro más ancho.
De esta manera uno puede hacer pasar un líquido por el tubo más fino en un sentido,
y otro líquido a menor temperatura en sentido contrario por el tubo más ancho,
envolviendo al más fino, sin que estos líquidos se encuentren.

Para ir llevando esto a la realidad, nuestro refrigerante estándar consiste en un tubo de


cobre o aluminio (de los que se usan en las conexiones de gas), que pasa por dentro
de una manguera de jardinería.

Como decíamos inicialmente, los líquidos en el dispositivo nunca se mezclan, pero sí


pueden intercambiar calor a través del tubo metálico. La idea es hacer pasar el mosto
aún caliente por adentro del caño de cobre (entrando a aproximadamente 106º C),
mientras que, en sentido contrario, por afuera del cobre, pero por dentro de la
manguera, pasará agua que ingresa a temperatura ambiente. Lo que ocurre aquí es
que el calor va a ir pasando desde el líquido más caliente al más frío (del mosto al
agua), y al hacer circular en sentido opuestos los líquidos vamos a hacer que el mosto
siempre se encuentre con agua más fría y vaya pasándole su calor a lo largo de todo
el refrigerante.
Recomendado para cantidades de 50 litros en adelante.

También podría gustarte