Está en la página 1de 3

Contra las malas lenguas

Oh, célebre san Ramón Nonato,

Tú que por instruir la palabra de Dios

Te asignaron como tortura

Cargar un candado en la boca sujeto,

Oye mi jaculatoria

E interviene ante Dios nuestro Señor

Para que quienes conversan mal de mí

Acaben en su tentativa y yo sea protegido

De todo mensaje o propósito malo y dañino…

Por favor mi Dios Supremo,

Que otorgaste a san Ramón Nonato

La ardorosa ambición de librar esclavos,

Te demando por su mediación

Que me retires siempre

De la sumisión, del pecado

Que me aparta de Ti,

Y que logre existir en paz

Y rezagado de todos aquellos


Que me espían y afligen.

Que consiga estar apartado por siempre

De los contrarios que por dentera, perversidad o rencor

Me desean algún mal,

O ambicionan denigrarme con sus deshonras.

Dios Hacedor,

Reconozco que Tú con tu gran misericordia,

Y por intervención de san Ramón Nonato

No dejarás despreciada mi postulación,

Te lo suplico, por tu creación Jesucristo,

Nuestro amado Señor,

que está y reina junto a ti

En el conjunto del Espíritu Santo

San Ramón Nonato, tú que vives muy junto de Dios

Pídele por mis dificultades,

Que no me falte jamás tu amparo y defensa,

Que tu célebre diplomacia me asista

En todo mal minuto y dificultoso contexto.

Amén.
Para pedir su protección

¡Oh! Glorioso San Ramón, a cuyo poder sometió Dios la tierra


y los elementos, la salud y la enfermedad, la vida y la muerte,
hallando en vuestra poderosa intercesión, abogado las
doncellas, sucesión las casadas, defensa los que se ven
calumniados, cosecha los labradores, puerto los náufragos,
redención los cautivos, vista los ciegos y fin todos los males;
por aquel vuestro ardiente deseo de recibir el Santísimo
Sacramento, que obligó a Jesucristo a daros de sus benditas
manos la sagrada Comunión, os suplico intercedáis por mí
para que merezca frecuentar este celestial convite, y recibirle
por Viático al fin de mi vida, y sobre todo que pueda obtener
la gracia especial que os pido y la eterna felicidad de la gloria.

Amén.