Está en la página 1de 7

Salud y Autocuidado

Melquicedec Varón Amaya


Aprendiz

Andrés Felipe Duarte Clavijo


Instructor

1834521
Ficha

02/08/2019
Fecha

Medellín – Antioquia
La fuerza

La fuerza como capacidad física básica se define como la capacidad de generar tensión
intramuscular frente a una resistencia, independientemente de que se genere o no
movimiento.

El entrenamiento periódico y sistemático de la fuerza permite obtener


diversos adaptaciones como la hipertrofica (agrandamiento muscular), aumento de
consumo energético y la control/reducción de la proporción masa muscular y grasa
corporal, favorece el incremento del contenido mineral del hueso y lo hace más fuerte y
resistente, aumenta la fuerza de las estructuras no contráctiles, como tendeones y
ligamentos, ayuda a prevenir malos hábitos posturales, posibilita importantes adaptaciones
neuromusculares, mejora le rendimiento deportivo y es componente esencial de cualquier
programa de rehabilitación. Tanto hombre como mujeres, en su desarrollo evolutivo,
parecen tener la capacidad para aumentar su fuerza durante la pubertad y la adolescencia.

Clases de fuerza.

Para diferenciar las distintas clases de fuerza hay que tener en cuenta las formas de
manifestarse de la misma. Desde el punto de vista del entrenamiento, se pueden distinguir
tres tipos:

 Fuerza máxima. Es la capacidad del músculo de desarrollar la máxima tensión posible,


para ello, se movilizan grandes cargas sin importar la aceleración, como, por ejemplo, en
la halterofilia. La velocidad del movimiento es mínima y las repeticiones que se realizan
son pocas.
 Fuerza velocidad. También llamada fuerza explosiva, es la capacidad que tienen los
músculos de dar a una carga la máxima aceleración posible. La velocidad del movimiento
tiende a ser máxima. Este tipo de fuerza determina el rendimiento en actividades que
requieren una velocidad explosiva en sus movimientos: voleibol al saltar y rematar,
balonmano al lanzar a portería, atletismo al esprintar, fútbol al golpear un balón…
 Fuerza-resistencia. Es la capacidad muscular para soportar la fatiga provocada por un
esfuerzo prolongado en el que se realizan muchas contracciones musculares repetidas. En
este caso, como ni la carga ni la aceleración son máximas, la velocidad de ejecución no es
muy grande y se puede hacer un alto número de repeticiones. Es el tipo de fuerza
necesaria para actividades que requieran un largo y continuado esfuerzo: carreras largas,
remo, natación, esquí de fondo
Enfermedades relacionadas con la fuerza

Atrofia muscular: La atrofia muscular es un término médico que se refiere a la disminución


del tamaño del músculo, perdiendo fuerza éste debido a la relación con su masa.1 Afecta a
las células nerviosas de los músculos esqueléticos, generando parálisis. La parálisis puede
ser parcial o completa y generalmente comienza insidiosamente.

Distrofia muscular: Las distrofias musculares son degeneraciones de los músculos


ocasionadas por genes anormales (mutaciones). La mayoría de las veces aparecen en la
niñez. Los músculos dañados se debilitan progresivamente. Con el paso del tiempo, la
mayoría de las personas con esta enfermedad necesitan una silla de ruedas

Dermatomiositis: Es una enfermedad muscular que involucra inflamación y erupción en la


piel. La polimiositis es una afección inflamatoria similar que incluye también debilidad
muscular, hinchazón, sensibilidad y daño a los tejidos sin erupción cutánea. Ambos son
parte de un grupo más grande de enfermedades denominadas miopatías inflamatorias.

Elasticidad

Es la capacidad que tienen los ligamentos, músculos y tendones de estirarse o de elongarse,


basados en el incremento de la movilidad por medio de la elongación de los músculos
acortados y de los tejidos conectivos adyacentes (tendones). Los estiramientos nos sirven
para compensar desequilibrios o acortamientos musculares, así como para evitar desgarres,
calambres y fortalecen a los huesos, ya que los recubren.

Además mayor riesgo de lesión. La finalidad del estiramiento, es dar elasticidad al sistema
músculo-tendinoso. Cuando la movilidad está limitada se dificulta el desarrollo de la
fuerza, de la coordinación, así como de la velocidad y resistencia, existiendo además mayor
riesgo de lesión.

Enfermedades relacionadas con la Elasticidad

La hipermovilidad o hiperlaxitud articular: se refiere al aumento exagerado de la


movilidad de las articulaciones. Las personas que padecen este trastorno se caracterizan por
tener más elasticidad que el resto de la población. Este característica se mide mediante el
diagnóstico de Beighton.
Flexibilidad

Es la capacidad de una articulación o de un grupo de articulaciones para realizar


movimientos con la máxima amplitud posible sin provocar ningún daño, es conseguir que
al ejecutar los movimientos de una articulación determinada estos alcancen su máxima
amplitud, puede hacerse mediante ejercicios realizados por el propio sujeto sin ayudas
externas (contracción del grupo muscular antagonista) o recurriendo a fuerzas externas tales
como un compañero, sobrecarga, inercia, tracciones.

Enfermedades relacionadas con la Flexibilidad

Síndrome de Ehlers-Danlos: El síndrome de Ehlers-Danlos afecta a los tejidos conectivos,


principalmente a la piel, las articulaciones y las paredes de los vasos sanguíneos. Los
síntomas incluyen articulaciones excesivamente flexibles que se pueden dislocar y piel
hiperelástica y traslúcida en la que se forman hematomas con facilidad. En algunos casos,
se puede producir la dilatación y ruptura de los vasos sanguíneos grandes.

Sedentarismo

Entendemos el sedentarismo como un estilo de vida carente de movimiento o de actividad


física. Más concretamente, la Organización Mundial de la Salud define como inactivas a
aquellas personas que realizan menos de 90 minutos de actividad física semanal.
Este mal hábito cada vez es más habitual en la población, que reduce su ejercicio físico en
el tiempo de ocio y aumenta el uso de los medios de transporte como el coche o el autobús
para los desplazamientos. Tanto es así que, según señala la OMS, al menos un 60% de la
población “no realiza la actividad física necesaria para obtener beneficios para la salud”

Efectos en la salud
1. La falta de actividad física fomenta un incremento del riesgo de padecer sobrepeso
u obesidad
2. Propensión a enfermedades cardiovasculares. El sedentarismo duplica el riesgo de
sufrir enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo II.

3. Las personas sedentarias tienen entre un 20 -30% más de posibilidades de morir de


forma prematura.
4. Las mujeres sedentarias se ven más afectadas por los efectos de la menopausia.
5. La vida sedentaria aumenta el riesgo de padecer algunos tipos de cáncer.
Frecuencia cardiaca
La frecuencia cardiaca es la velocidad de contracción del corazón también se conoce como
la frecuencia cardiaca. Esta es la cantidad de pulsaciones o contracciones por minuto
(p.p.m) que realiza el corazón, lo cual corresponde a la cantidad de veces que el corazón se
contrae en un minuto.
Los valores normales para la frecuencia cardíaca en reposo:
 Recién nacidos: de 100 a 160 latidos por minuto
 Niños de 1 a 10 años: de 70 a 120 latidos por minuto
 Niños de más de 10 años y adultos (incluyendo ancianos): de 60 a 100 latidos por
minuto
 Atletas bien entrenados: de 40 a 60 latidos por minuto
La frecuencia cardiaca puede variar por diversos factores, como también dependiendo
del deporte o ejercicio que apliques, algunos ejercicios en los que se observa un aumento de
la frecuencia cardiaca son todos aquellos que requieran potencia anaeróbica tales como:
levantamiento de pesas, cerreras de velocidad, ciclismo de pista, 100m de natación, etc. Y
los que disminuyen la frecuencia cardiaca son aquellos que requieran una capacidad
aeróbica como: ciclismo de ruta, natación más de 200 metros, maratón de 40km, etc.

Enfermedades relacionadas con la Frecuencia cardiaca

Taquicardia: Latido cardíaco rápido que puede ser regular o irregular. La taquicardia se
presenta cuando una anomalía en el corazón produce señales eléctricas rápidas que aceleran
la frecuencia cardíaca, que normalmente es de unos 60 a 100 latidos por minuto en reposo.

Bradicardia: Ritmo cardíaco más lento de lo esperado, en general, de menos de sesenta


latidos por minuto. Causas comunes de este síntoma puede tener causas que no se deben a
una enfermedad subyacente. Por ejemplo, antecedentes familiares de frecuencia cardíaca
lenta,

Pulso
Es una onda que se origina en el corazón y se propaga a través de todas las arterias en el
cuerpo. Esto sucede cada vez que el corazón se contrae (o da un latido), y hace circular la
sangre por todo el organismo. La onda se percibe como un pulso y se puede palpar o tomar
en diferentes partes del cuerpo por donde pasan las diferentes arterias. Estos lugares pueden
ser en el cuello donde se encuentra la carótida y cerca de la muñeca en la radial. Para tomar
el pulso usualmente se usan las yemas del dedo índice y medio, presionando suavemente en
el lugar indicado, allí se podrá sentir las palpitaciones del corazón.
Áreas para tomar el pulso:
1. Pulso en la arteria temporal: se localiza por la sien, por donde pasa la arteria
temporal.
2. Pulso en la arteria carótida: se localiza en el cuello, a un lado de la laringe, por
donde pasa la arteria carótida.
3. Pulso apical: se localiza en la punta del corazón.
4. Pulso en la arteria braquial: se localiza en la zona media del espacio antecubital
también conocido como fosa cubital.
5. Pulso en la arteria radial: se localiza en la cara lateral de la muñeca, en donde la
arteria radial discurre hacia el pulgar.
6. Pulso en la arteria femoral: se localiza en la ingle, cerca del ligamento inguinal por
donde pasa la arteria femoral.
7. Pulso poplíteo: se localiza en la parte posterior de la rodilla, en dónde la arteria
poplítea pasa.
8. Pulso en la arteria tibial posterior: se localiza en la superficie interna del tobillo
detrás del maléolo interno del pie por donde la arteria tibial posterior discurre.
9. Pulso pedio: se localiza por encima de los huesos del pie, lateral al tendón del
músculo extensor largo del dedo gordo por donde la arteria pedia o dorsal del pie
pasa.

Enfermedades relacionadas con el pulso

Hipertensión arterial: Generalmente, la hipertensión se define como la presión arterial por


encima de 140/90 y se considera grave cuando está por encima de 180/120. En algunos
casos, la presión arterial elevada no presenta síntomas. Si no se trata, con el tiempo, puede
provocar trastornos de la salud, como enfermedades cardíacas y derrames cerebrales.

Accidente cerebrovascular: sucede cuando el flujo de sangre a una parte del cerebro se
detiene. Algunas veces, se denomina "ataque cerebral". Si el flujo sanguíneo se detiene por
más de pocos segundos, el cerebro no puede recibir nutrientes y oxígeno. Las células
cerebrales pueden morir, lo que causa daño permanente.
Frecuencia respiratoria

Número de ciclos repiratorios que ocurren por minuto, es decir, número de inspiraciones
seguidas de una espiración que se pueden contar en un minuto. Lo habitual es que esté en
torno a 12-16 respiraciones por minuto.

 frecuencia respiratoria normal, en adultos: 12 a 20 respiraciones por minuto. Los


recién nacidos y los niños presentan frecuencias respiratorias más elevadas.
 taquipnea: sobre 20 respiraciones por minuto (en adultos).
 bradipnea: menos de 12 respiraciones por minuto (en adultos).

Enfermedades relacionadas con la Frecuencia respiratoria

Asma: El asma puede ser leve o puede interferir en las actividades diarias. En algunos
casos, puede conducir a ataques mortales. El asma puede causar dificultad para respirar,
dolor de pecho, tos o sibilancia. En algunos casos, los síntomas pueden exacerbarse.

Enfisema pulmonar: El enfisema es una condición crónica de los pulmones en la que


los alvéolos, o sacos de aire pueden estar:

 Destruidos.
 Estrechados.
 Colapsados.
 Dilatados.
 Demasiado inflados.

La superinflación de los sacos de aire es el resultado de la desintegración en las paredes del


alvéolo, y causa una disminución de la función respiratoria y dificultad al respirar. El daño
en los sacos de aire es irreversible, y produce como resultado "agujeros" permanentes en
los tejidos de la parte baja de los pulmones.