Está en la página 1de 16

Perón y el Sindicalismo

Alumnos: Alconchel, Lucio


Aletti, Federico

Profesor: Lovino, Damián

Materia: Historia

Institución: Colegio Arquidiocesano San José

Curso: 5° Ciencias Sociales y Humanidades

Fecha de Entrega: 20/10/2017


Página |1

Índice

Introducción…………………………………………………………………………………… pág 2
Contexto Económico y Llegada de los sindicatos a
Argentina……………………………………………………………………..………..………… pág 3
Los Orígenes de las Organizaciones Obreras……………….…..………..……… pág 5
Confederación General del
Trabajo…………………………………………………………………………..………………… pág 8
El Movimiento Obrero y el Ascenso de
Perón……………….…………………………………………………………..………………… pág 10
Conclusión……….…………………………………………………………..………………… pág 14
Bibliografía…………………………………………………………………..………………… pág 15

PERON Y EL SINDICALISMO | Alconchel, Lucio - Aletti Federico


Página |2

Introducción

Todos los años miles y miles de personas, buscan la posibilidad de


conseguir trabajo en fábricas, empresas, multinacionales, etc. Esta gente
posee derechos laborales que los protegen. Los sindicatos son los
encargados de que se respeten los mismos. Hay diferentes tipos de
sindicatos que plantean distintas posiciones ideológicas.
El obrero no siempre tuvo la protección de los sindicatos para hacer
valer sus derechos. A través del tiempo los trabajadores tuvieron que
realizar grandes sacrificios y combatir ferozmente con sectores de la
sociedad que siempre buscaron el beneficio personal para hacerse más
ricos a costa de los que menos tenían. Esos combates comienzan en la
temprana edad de los esclavos, sigue por los oficiales, aprendices y vasallos
de la Edad Media, continúa con los operarios de las manufacturas y culmina
con la Revolución Industrial, de los obreros que trabajan en los modernos
establecimientos fabriles.
Debemos tener en cuenta que la acción de los sindicatos ha hecho
que las voces de la gente más pobre y desamparada llegue a los oídos del
gobierno y de gente muy poderosa. Podemos decir que más de una vez los
sindicatos han podido reducirá los más poderosos para beneficio de los que
menos tienen, aunque sabemos muy bien que muchos sindicatos no
siempre acatan a las peticiones del obrero, y sólo están interesados en el
beneficio personal.
Los sindicatos reiteradas veces participan en la vida política de un
país, influyendo en varios momentos, ya que ejercen presión para que se
promulguen determinadas leyes, o apoyan a algún candidato que defienda
los intereses de los trabajadores.
Perón, un hombre perteneciente a las fuerzas armadas, y tras un
golpe de Estado, fue colocado en la Secretaría de Trabajo, supo aprovechar
su carisma para, mediante estos sectores desfavorecidos y con el apoyo del
sindicalismo, hacerse de gran poder y popularidad en el país.
A continuación trataremos de mostrar cómo surgen los sindicatos en
Argentina, y como fue utilizado por el movimiento Peronista.

PERON Y EL SINDICALISMO | Alconchel, Lucio - Aletti Federico


Página |3

Contexto Económico y Llegada de los


sindicatos a Argentina

En 1850 Argentina era una sociedad básicamente rural que estaba


saliendo de una “crisis” provocada por los conflictos entre La Confederación
y Buenos Aires. En el curso de unas pocas décadas el país se transformó
completamente, estableciendo un moderno sistema capitalista agro-
exportador con el fin de proveer alimentos para los trabajadores
industriales de Inglaterra, mediante un sistema de modernos frigoríficos,
ferrocarriles, puertos y buques fluviales y de altamar. El país se modernizará
y crecerá rápidamente y Argentina será conocida como "el granero del
mundo", al insertarse en la División Internacional del Trabajo, el cual
consistía en que cada país tenía la función de producir determinado
producto (ya sea procesado, o materias primas) para que estos sean
comercializados de acuerdo a los intereses de los demás integrantes con los
que podían llevar a cabo los intercambios.
Para impulsar semejante crecimiento eran necesarios muchos
trabajadores. La Argentina, que tenía aproximadamente un millón de
habitantes en 1850, recibió algo más de 6 millones de trabajadores
inmigrantes (el típico era el español o el italiano, de 15 a 64 años, era un
agricultor o un trabajador especializado o semiespecializado, ocupado en
una pequeña fábrica o taller. La mayoría se concentraron en las provincias
del litoral, principalmente en Buenos Aires y Rosario)
entre 1857 y 1930. La población argentina pasó a ser el 0,57% de la
humanidad en el siglo XX.

• Ideologías traídas por los Inmigrantes


Esos millones de trabajadores inmigrantes trajeron a la Argentina, las
ideas obreras que comenzaban a desarrollarse en Europa,
fundamentalmente socialistas y anarquistas, las primeras dos grandes
corrientes que existieron en el sindicalismo mundial y argentino.
Los socialistas, al igual que los anarquistas, pensaban que había una
lucha de clases entre los trabajadores y los capitalistas, pero a diferencia de
los anarquistas, pensaban que los trabajadores debían tratar de tomar el

PERON Y EL SINDICALISMO | Alconchel, Lucio - Aletti Federico


Página |4

poder del Estado mediante una revolución para establecer una economía
socialista, sin empresas privadas. Desde fines del siglo XIX algunos
socialistas de Argentina y otras partes del mundo, crearon partidos obreros,
abandonando la idea de tomar el poder mediante una revolución y
pensando que si los trabajadores se unían en un partido, podían ganar las
elecciones y realizar los cambios pacíficamente. Estos socialistas fueron
conocidos como socialdemócratas.
Los anarquistas seguían principalmente las ideas del francés
Proudhon y los rusos Bakunín y Kropotkin, partidarios de una sociedad sin
Estado, en la que las ciudades y los centros de trabajo tenían que
organizarse sin autoridades, dirigidos por asambleas en las que participaran
todos. Como los anarquistas estaban en contra del Estado, estaban también
en contra de los partidos políticos y las leyes, y por eso nunca crearon un
partido anarquista ni apoyaron la sanción de leyes laborales.

PERON Y EL SINDICALISMO | Alconchel, Lucio - Aletti Federico


Página |5

Los Orígenes de las Organizaciones Obreras


(1850 – 1887)

El primer paso en la organización del trabajo en la Argentina fue la


creación de sociedades de socorros mutuos o mutualidades. En 1857 se
crea en Buenos Aires la primera organización obrera del país, la Sociedad
Tipográfica Bonaerense, una mutual que más adelante se convertiría en el
primer sindicato argentino y en el primer grupo de trabajadores en realizar
una huelga.
En 1873 se produjo la primera crisis económica mundial del
capitalismo. En ese momento el presidente Nicolás Avellaneda hizo un
famoso discurso en el que anunció que la deuda sería pagada con el hambre
de la población; con su discurso, Avellaneda sacó a la luz el conflicto social
que venía con el capitalismo.

“Hay dos millones de argentinos que ahorrarán hasta sobre su hambre y


sed para responder, en una situación suprema, a los compromisos de
nuestra fe pública en los mercados extranjeros. ”
- - Nicolás Avellaneda (1877)
En 1866 los estancieros crearon la Sociedad Rural Argentina (SRA), en
tanto que en 1875 los industriales los que crearon el Club Industrial, el cual
en 1887 pasó a llamarse Unión Industrial Argentina (UIA). Finalmente, en
agosto de 1878 se creó el primer sindicato argentino: la Unión Tipográfica,
que al mes siguiente, el 2 de septiembre, declaró también la primera
huelga, en reclamo de un aumento de salarios y la reducción de la jornada
de trabajo a 12 horas en verano y 10 en invierno. La huelga sorprendió a los
empleadores y logró que se aceptaran las exigencias obreras. Aunque este
sindicato desapareció, y se volvió a las antiguas exigencias.

PERON Y EL SINDICALISMO | Alconchel, Lucio - Aletti Federico


Página |6

1° de mayo 1890: Primer Día Internacional de


los Trabajadores.

En la década de 1880 se crearon 21 sindicatos y al finalizar este


período se produjo la segunda crisis económica. Los salarios bajaron
exponencialmente y la desocupación creció. En esos tres años se producen
36 huelgas, el triple de todas las producidas hasta ese momento.
La aparición de gran cantidad de sindicatos y la multiplicación de las
huelgas llevó rápidamente a los primeros intentos de coordinación entre
los diversos sindicatos anarquistas y socialistas.
En 1889 se fundó en París la Segunda Internacional, donde el
movimiento obrero argentino fue representado por el socialista alemán
Guillermo Liebknecht. Siguiendo el mandato del congreso fundador de la
Segunda Internacional, el Club Vorwaerts, llamó a una reunión intersindical
para organizar el 1º de Mayo, convocando tanto a los socialistas como a los
anarquistas. El 1º de mayo de 1890 se organizó por primera vez en el
mundo, el Día Internacional de los Trabajadores.
En Argentina se realizaron importantes movilizaciones a lo largo del
territorio, y se pactaron dos grandes decisiones que marcarían al
Movimiento Obrero Argentino:

1: Que era necesario organizar una Federación Obrera unitaria que


reuniera a todas las corrientes.

2: Un Petitorio de 12 puntos al Congreso Nacional solicitando la sanción de


una lista de "leyes protectoras de la clase obrera". Allí se encuentran
sintetizadas las bases de lo que luego será el Derecho del Trabajo, también
denominado derecho laboral, derecho obrero, o nuevo derecho de los
trabajadores.
En 1916 fue elegido presidente Hipólito Yrigoyen, de la Unión Cívica
Radical (UCR). Yrigoyen adoptó una política contradictoria frente al
movimiento obrero: por un lado permitió grandes avances, como la
legislación laboral y la negociación colectiva, pero por el otro llevó a grandes

PERON Y EL SINDICALISMO | Alconchel, Lucio - Aletti Federico


Página |7

retrocesos, como las grandes masacres obreras de la Semana Trágica en


1919 y la Patagonia Rebelde en 1922.
El principal cambio laboral durante el gobierno radical fue la
negociación colectiva. Yrigoyen comenzó a convocar a las empresas y
sindicatos para promover acuerdos entre ellos. El Estado se convirtió en
mediador en los conflictos entre el capital y el trabajo, y la negociación
colectiva se instaló como el modo adecuado de resolverlos. La legislación
obrera recibió un impulso desconocido hasta entonces, sancionándose
entre muchas otras leyes, la jornada de 8 horas.

• Creación de la Organización Internacional del Trabajo (OIT)


En noviembre de 1919 se reunió en Washington la Conferencia
Internacional que fundó la Organización Internacional del Trabajo (OIT). La
OIT es un organismo tripartito gobernado por delegados de los gobiernos,
los sindicatos y los empleadores, por lo que correspondía a la Argentina
enviar a la organización sindical "más representativa" en nombre de los
trabajadores argentinos. Yrigoyen, en lugar de convocar a la FORA,
indudablemente la central obrera más representativa del país, decidió
unilateralmente enviar a La Fraternidad, con el que tenía mejores
relaciones.

PERON Y EL SINDICALISMO | Alconchel, Lucio - Aletti Federico


Página |8

Confederación General del Trabajo

El golpe de estado militar del 6 de septiembre de 1930, la inmediata


ilegalización de la FORA (Federación Obrera Regional Argentina) y el
comienzo de la represión al conjunto del movimiento obrero, precipitaron
la unidad. Pocos días después, el 27 de septiembre de 1930, se fundó la
Confederación General del Trabajo (CGT). Se eligió el nombre, tomándolo
de su tendencia sindicalista revolucionaria, y se elige a su primer Secretario
General, el ferroviario Luis Cerruti.
La CGT, tendrá la virtud de impulsar al movimiento obrero argentino
hacia una nueva etapa, consolidando el sindicato de rama, estableciendo la
dedicación plena de los dirigentes sindicales mediante el pago de una
remuneración y vinculando al sindicalismo con la vida política democrática.
La creación de la CGT es un acto de gran trascendencia en la vida
política de Argentina, porque preparaba las condiciones para que la clase
obrera argentina dejara de ser un actor marginal del proceso histórico, para
convertirse en un protagonista.

• El 1° de mayo 1936
En marzo de 1936 se realizó el Congreso Constituyente de la CGT,
elaborando sus estatutos definitivos bajo la hegemonía del socialismo. La
CGT adoptó una orientación estratégica de la actividad sindical hacia el
Estado, de características nacionalistas, para influir en el gobierno y la
sociedad en su conjunto, que constituirá la característica central del
movimiento obrero argentino en adelante.
La notable transformación que estaba produciendo el movimiento
obrero argentino en la década del 30, se hará evidente en la organización
del Acto del 1 de mayo de 1936. Es así que la CGT asume entonces la misión
de unir alrededor suyo a los demás sectores populares, convocando a los
partidos socialista, radical, demócrata progresista y comunista, y al
movimiento estudiantil, a compartir el acto y la tribuna. El resultado fue una
manifestación que convocó a más de 160.000 personas, en el cual, por
primera vez en un acto sindical, se entonó el himno nacional.

PERON Y EL SINDICALISMO | Alconchel, Lucio - Aletti Federico


Página |9

• Divisiones
En 1935, cuando se preparaba el congreso constituyente de la CGT,
las corrientes socialista y sindicalista revolucionaria se enfrentaron y la CGT
se dividió en dos. En 1937 la fracción sindicalista revolucionaria
reconstituyó la Unión Sindical Argentina (USA), bajo el liderazgo desde 1939
de Luis Gay, quien a partir de 1943 desempeñaría un papel protagónico en
el surgimiento del peronismo.
En 1942 la CGT volvió a dividirse. Se habían presentado dos listas para
renovar autoridades, la lista Nº1 y la lista Nº2, ambas lideradas por
socialistas. En el momento de la votación uno de los congresales cambió su
voto volcando la elección a favor de la Lista Nº1. Ambas listas se atribuyeron
el triunfo y finalmente se separaron adoptando como nombre el número
de sus listas: CGT Nº1 y CGT Nº2. La CGT Nº1 fue conducida por José
Domenech y la CGT Nº2 por Francisco Pérez Leirós, en ésta última se
ubicaron los sindicatos comunistas.
Al comenzar 1943 coexistían en Argentina cuatro centrales sindicales:
la FORA (anarquista), la USA (sindicalista revolucionaria), la CGT Nº1
(socialistas) y la CGT Nº2 (socialistas y comunistas).

PERON Y EL SINDICALISMO | Alconchel, Lucio - Aletti Federico


P á g i n a | 10

El Movimiento Obrero y el Ascenso de Perón

Perón fue el primer dirigente importante en comprender el


significado político potencial, a las aspiraciones frustradas de los
trabajadores. Entre 1943 y 1946 utilizó con habilidad las ideas y los grupos
del movimiento obrero como base para obtener el poder político.
Por un lado, debilitó la influencia de los partidos Comunistas y
Socialistas, afirmando que eran ajenos a la tradición argentina, y por el otro
apoyó a quienes creían que el movimiento obrero debía constituir una
fuerza política independiente, y estimuló el desarrollo del nacionalismo
criollo entre los trabajadores migrantes del interior, cuyo número crecía
rápidamente.
El resultado fue que Perón conquistó el poder político y durante el
proceso, el movimiento obrero logró un nuevo status en la sociedad
argentina.
Perón estaba entre los coroneles y generales partidarios del eje, que
participaron en el golpe del 4 de junio de 1943, para derrocar a Castillo, e
impedir su reemplazo por Patrón Costa. Después de varios días de luchas
políticas entre los militares, y el general Ramírez surgió como presidente
provisional.
Aunque pasajera, la reacción inicial de las organizaciones obreras fue
favorable al Gobierno de Ramírez, pues cualquier gobierno debió ser mejor
que el anterior. A mediados de julio, el Gobierno disolvió la CGT N°2 porque
era un "organismo extremista" y muchas de sus filiales con reservas se
unieron a la CGT N°1, hecho que agradó a sus dirigentes que durante julio
y agosto continuó apoyando al Gobierno.
No cuestionaron el decreto sobre asociaciones profesionales, que
establecía, una reglamentación oficial para las actividades de los gremios.
Pero, pronto fue evidente que el Gobierno de Ramírez era favorable
al gremialismo.
En agosto la poderosa Unión Ferroviaria y la fraternidad fueron
intervenidas y obligadas a retirarse de la CGT. En consecuencia el comité
ejecutivo de la CGT trasladó los archivos y los fondos de la organización a

PERON Y EL SINDICALISMO | Alconchel, Lucio - Aletti Federico


P á g i n a | 11

los domicilios particulares de varios de sus integrantes y el mobiliario a la


sede de la Unión Tranviaria.
Se decidió reestructurar el comité central de la CGT, a pesar de la
ausencia forzosa de los miembros del riel, y antes de tres semanas eligieron
un nuevo Comité Ejecutivo. Los dirigentes de la CGT criticaron entonces el
decreto de asociaciones profesionales que muchos habían aceptado con
anterioridad. Ahora subrayaban que la medida legal obligaba a los
trabajadores a sindicalizarse, discriminaba en contra de los inmigrantes, y
quitaba a ciertas personas la libertada de agremiación.
El Gobierno en esa época había comenzado una campaña ilógica
contra el gremialismo en Tucumán, Santa Fe, Córdoba, Entre Ríos y
Corrientes, que permitía a los patrones la libertad de explotar a los obreros.
Durante el mes de Octubre de 1943 aumentó la intranquilidad
gremial igual que las huelgas. La respuesta oficial fue el arresto de
dirigentes sindicales. En Diciembre, el Gobierno atacó más a los dirigentes
obreros liberales, al implantar la enseñanza religiosa católica en las escuelas
públicas, al proscribir los partidos políticos y al establecer un rígido control
sobre la prensa.
El General Perón vigilaba muy de cerca el desarrollo de las relaciones
entre los sindicatos y el Estado. Comprendió que el actual Gobierno no
podría sobrevivir exclusivamente por la fuerza como en 1930. Entendió que
para prolongarse en el tiempo, debía contar con un amplio apoyo político
del pueblo, y empleó al movimiento obrero como la base de su respaldo,
así Perón forjaba relaciones personales con algunos dirigentes.
El 27 de Octubre de1943, el Gobierno de facto nombró a Perón
Director del Departamento de Trabajo y Previsión Social, cargo en
apariencia insignificante. En un mes consiguió aumentar la importancia de
su puesto, convirtiéndolo en una secretaria independiente.
Perón si bien no terminó con la intervención de los gremios, cambió
a los inventores. Comprendió que los dirigentes gremiales deseaban la
ayuda oficial para obtener un nuevo status en la sociedad. Los dirigentes de
la CGT quedaron encantados con Perón, estaba dando una imagen para el
movimiento obrero, en el que ellos apenas habían soñado.
Para poder seguir con sus planteos Perón necesitaba obtener más
poder y para ello debía escalar más puestos en el Gobierno, así en Febrero

PERON Y EL SINDICALISMO | Alconchel, Lucio - Aletti Federico


P á g i n a | 12

de 1944, al renunciar el general Ramírez, el general Farell lo reemplaza y


lleva a Perón como vicepresidente en julio. Como Ministro de Trabajo,
Ministro de Guerra y Vicepresidente era el hombre más poderoso del
régimen.
Exigió el cumplimiento de las leyes existentes como lo que
establecían vacaciones pagas, la protección contra despidos arbitrarios y la
restricción de los monopolios. Hizo aprobar una legislación para crear
Tribunales de Trabajo en todo el país, colaboró con los empleados de
comercio para dar forma a un sistema de jubilaciones y con los ferroviarios
mejorar la recaudación de fondos para una clínica, obtener aumentos de
salarios y poner fin a la intervención oficial de los gremios.
Para fines de 1944 la CGT y muchos de los principales gremios
apoyaban a Perón y al Estado. Al mismo tiempo que ganaba simpatía de los
sindicalistas y en particular de los liberales en la CGT N1, Perón también
buscaba también el apoyo de los trabajadores no agremiados del interior
que constituían una masa muy importante, ya sea que hayan migrado a
Buenos Aires o permanezcan en sus provincias.

• La Oposición
A mediados de 1945 con los preparativos para las elecciones
nacionales, se provocó un aflojamiento de las restricciones oficiales sobre
las actividades de los gremios y los partidos políticos. Como resultado surgió
una considerable oposición sindical. Los socialistas de la CGT N2 (cada vez
más aislados) rompieron con los dirigentes de la CGT existente, atacando a
Perón y al Gobierno por subvenir el sistema democrático liberal.
Por un lado, había una minoría socialista y comunista convencida de
que sus partidos debían representar los intereses políticos del trabajador y
que criticaban a Perón por su fascismo. A partir de 1945 se los llamó a éstos
liberales. Por el otro había una gran mayoría de sindicalistas y socialistas
que otorgaban su lealtad primaria al movimiento obrero, que creían que los
obreros necesitaban un partido político, nuevo e independiente para
representar sus intereses, y que apoyaban a Perón. A éstos se los llamó
"laboristas".
Los gremios liberales que se oponían a Perón eran: La Fraternidad,
Los Obreros de Calzado, Los Textiles, una fracción de los Empleados de
Comercio, y una fracción de la Unidad Tranviaria. Se nuclearon para

PERON Y EL SINDICALISMO | Alconchel, Lucio - Aletti Federico


P á g i n a | 13

protestar contra la política oficial, las restricciones impuestas por el


Gobierno al derecho de huelga, la intervención de los gremios, municipal y
metalúrgicos, etc. Aunque Perón intentó captar a la oposición solucionando
estos y no hubo caso, entonces optó por ponerles fin mediante un cambio
de dirigentes.
Mientras Perón pretendía consolidar su poderío gremial se volvió
más intensa la lucha, con el resto de la oposición. El 9 de Octubre la
guarnición de Campo de Mayo se levanta y con el general Avalos al frente
obliga a perón a renunciar a sus cargos.
Una multitud de unas 100.000 personas se reunió en la Plaza de Mayo
para llevar a cabo una huelga general. Por la tarde una comisión laborista
entrevistó a Ferrell, consiguió que pusieran en libertad a Perón, y se le
permitiera hablar de los balcones de la Casa Rosada. Al hacer esto la
multitud quedó convencida que había vuelto a su puesto en el poder, y que
se protegerían todas sus conquistas.
El 17 de Octubre fue importante porque los obreros fueron
consistentes de su propio poder político. También permitió a Perón
consolidar y reafirmar el control sobre sus partidarios militares y sindicales.
Los militares enfrentados con la alternativa entre la guerra civil o
Perón y su programa social y económico eligieron a este último. Los
dirigentes laboristas de la CGT, enfrentados con la alternativa de los
métodos a veces no democráticos de Perón, junto a su programa social y
económico, también eligieron a Perón.
Los sucesos de ese día consolidaron la nueva distribución de fuerzas
en la estructura del poder sindical. Los dirigentes laboristas se unieron a los
trabajadores antiliberales, para controlar en forma casi absoluta el
movimiento obrero; y los liberales, que no participaron en las
manifestaciones quedaron con un pequeño grupo de simpatizantes pero sin
ninguna influencia.
Finalmente, se consagró el título de "descamisados", a las masas que
apoyaron a Perón. El término había sido empleado por las clases altas para
indicar su repugnancia por las masas, pero después de esta fecha, estas
aceptaron de buen grado la denominación para indicar de buen grado su
orgullo de trabajador pobre pero esforzado, representantes de la Nueva
Nación; y el día se recuerda como “Día de la Lealtad Peronista”.

PERON Y EL SINDICALISMO | Alconchel, Lucio - Aletti Federico


P á g i n a | 14

Conclusión

Para finalizar este trabajo, tomando lo investigado de diversas


fuentes podemos concluir en que a pesar de que había dos ideologías que
se consideraban opuestas, en su finalidad buscaban y compartían la
misma base para las condiciones laborales de todos los habitantes del
territorio argentino, ya sean inmigrantes o no; y que un Gobierno que no
considere esta parte de sus habitantes, las masas encontradas en las
distintas clases sociales, tengan que ser tratadas con el fin de que haya
una igualdad y no se beneficie más a unos que otros, se verá afectado
gracias a la falta de apoyo popular y a constantes conflictos en formas de
huelgas y demás métodos de protesta que lleven a cabo las
organizaciones sindicales.
Perón, fue una persona que supo entender este aspecto de la
sociedad, y que gracias a esto logró cautivar a mayor parte de la población
consiguiendo así gran poder y popularidad, empleando habilidades como
estadista para poder tener así la facilidad de ascender en el poder,
mientras que los que estaban por encima de él creían que no servía de
nada una simple secretaría.

PERON Y EL SINDICALISMO | Alconchel, Lucio - Aletti Federico


P á g i n a | 15

Bibliografía

• Historia del movimiento obrero y del sindicalismo en Argentina


• Breve Historia De La Argentina- Autores: Saborido / De Privitellio
• Movimiento Obrero, nacionalismo y política en la Argentina - Samuel
Bailly.
• Historia del movimiento sindical - Rubén Iscaro

PERON Y EL SINDICALISMO | Alconchel, Lucio - Aletti Federico