Está en la página 1de 4

La Narrativa y la Lírica del s.

XX
Tema VI: La narrativa desde el final de la guerra civil hasta los 50
Con el final de la Guerra Civil en 1939 y la implantación del régimen franquista,
muchos autores se exiliaron (de estos el más destacado es Ramón J. Sender, con
Réquiem por un campesino español), y la literatura se encontaba determinada por la
censura, que impedía la más mínima denuncia explícita.
En la década de los 40 solo hay algunos casos excepcionales y aislados, que se dividen
en dos tendencias:

Novela existencialista:
Lo existencial se convierte en el tema fundamental, la desorientación, la hostilidad de
la vida y la angustia marcan esta tendencia.
• Nada, de Carmen Laforret, cuenta cómo Andrea viaja a Barcelona para continuar
sus estudios, pero encuentra un hogar lleno de conflictos que la llevan a la
tristeza. Los temas son cotidianos, y se critica la incomunicación y el desencanto.
• La sombra del ciprés es alargada, de Miguel Delibes, narra la historia de un chico
huérfano que emigra a la ciudad y la familia que le acoge le enseña que para
lograr la felicidad debe reprimir todo sentimiento o emoción. Esta novela está
plagada de preocupaciones existencialistas, como la muerte o la infelicidad.
(Delibes es un autor muy comprometido con la defensa de la naturaleza y critica
severamente la incomunicación y el consumismo. El camino, Las ratas, Los santos
inocentes)

Novela tremendista:
Refleja los ascpectos más brutales de la realidad y una reflexión profunda sobre la
condición humana.
• La familia de Pascual Duarte, de Camilo José Cela, es una novela en la que Pascual
Duarte expone de manera autobiográfica su vida para que el lector pueda
comprender el por qué de su condena a muerte. Narra un cúmulo de atrocidades
y crímenes verosímiles por el ambiente y el tipo de protagonista.

Realismo social
A partir de 1950, la narrativa se empieza a interesar más por los temas de la propia
sociedad española de la posguerra: la dureza de la vida en el campo, la transformación
de los campesino en obreros industriales, la explotación del proletariado…
Presenta las siguientes características: 1. Estilo sencillo: pretende llegar a un amplio
público, y los contenidos más importantes son los testimoniales. 2. Sentimiento de
solidaridad y compasión hacia las capas más humildes de la sociedad, visión crítica del
momento y deseo de cambio. 3. Reducción al mínimo de la presencia del autor
(objetivismo: como el objetivo de una cámara, El Jarama; ) 4. Estructura lineal. 5. El
diálogo ocupa un papel esencial dentro de la novela, porque la voz del narrador
prácticamente desaparece. Las descripciones son muy escuetas. 6. Concentración
espacial y temporal: la acción se reduce a unas pocas horas y se desarrolla en un único
marco (La Colmena, tres días). 7. Se sustituye al protagonista por personajes
colectivos (La Colmena, personajes representativos de las clases)
Terminada la década de los 50, la novela social se agotay la narración se inclina por
nuevas formas y estructuras que dan lugar a la novela experimental.

Tema VII: La lírica desde el final de la guerra civil hasta los 50


En la lírica de estos años encontramos al poeta Miguel hernández. Es un escritor difícil
de situar en la historia de la literatura contemporánea: mientras algunos críticos lo
enmarcan en la Generación del 27, otros estudian a Miguel Hernández como el poeta
único e irrepetible que fue.
Nació en Orihuela en 1910, y participó como soldado en el bando republicano durante
la Guerra Civil, Al acabar esta, fue encarcelado y condenado a muerte; aunque la
sentencia fuera conmutada por 30 años de reclusión, muerió finalmente en 1942 a
causa de la tuberculosis.
Se distinguen cuatro etapas en su poesía: 1. Etapa gongorina y barroquista, en la que
sobresalen metáforas y símbolos como medios poéticos para transmutar y enriquecer
la realidad. Destaca Perito en lunas, cuarenta octavas reales de influencia vanguardista
además de barroca. 2. Su segunda etapa se ve marcada por la pasión amorosa que
siente por la que sería su mujer, Josefina, que es truncada e impedida por problemas
con la familia de la chica. Abandona el barroquismo y presenta una poesía más
desarraigada, siguiendo la corriente de Neruda, la “poesía impura”. Esta etapa se
refleja en El rayo que no cesa, obra compuesta en su mayor parte de sonetos, y en la
que se incluyue en tercetos encadenados su “Elegía a Ramón Sijé”. 3. Durante la
guerra, Miguel Hernández emplea su poesía para luchar por la causa republicana.
Escribe Viento del pueblo. 4. Son poemas escritos en la cárcel, una poesía desnuda y
profunda, en la que las metáforas se reducen en busca de una expresión directa y
esencial. Se recogen en Cancionero y romancero de ausencias. “Nanas de la cebolla”.

Años 40
La poesía se desarrolló en torno a tres revistas: Escorial, Garcilaso, y Espadaña. +
Escorial reunió a los poetas de la generación del 36: Rosales, Vivanco, Ridruejo y
Panero. Los temas son clásicos: el amor, la muerte, el paisaje… + Garcilaso se fundó
con apoyo del régimen, y presenta una poesía esteticista y de evasión, que Dámaso
Alonso denominó arraigada. Obvia la dura realidad del momento. + Espadaña surgió
contra esta poesía arraigada, y reclama una poesía con más contenido humnano y
existencial. Una fecha clave es 1944, cuando Dámaso alonso publica Hijos de la ira.
Destacan Celaya, Blas de Otero, Bousoño y José Hierro.
Vanguardismo
Además de los dos polos opuestos, hay escritores que intentan enlazar con la
generación del 27 y el surrealismo. La revista Postismo, de Carlos Edmundo de Ory
(aerolitos). El deseo constituye el motor del mundo. Los principales recursos son las
metáforas, que tienen su base en el sueño, la alucinación y el subconsciente.

Poesía Social
En los 50 se consolida el relaismo social. Hierro, Celaya y Blas de Otero.

Tema VIII: La narrativa desde los 60 hasta nuestros días


Durante la década de los 60 se produce un agotamiento de la novela social y la
literatura se encamina hacia la llamada novela experimental.
Las principales características de esta son: 1. Está dirigida a un lector muy preparado
por las dificultades que entraña. 2. Presenta muchas innovaciones formales, como el
monólogo interior, los saltos temporales, el perspectivismo argumental, y algunos
escritores llegan a suprimir los signos de puntuación e incluso los párrafos. 3. El
argumento pasa a un segundo término, interesa jugar con la forma del relato, y de ahí
que se limite la importancia de este. 4. Estos escritores sienten especial predilección
por la segunda persona, que en ocasiones es un desdoblamiento del personaje. 5.
Desaparecen los límites entre los géneros, y la historia principal se puede ver
interrumpida por ensayos, anuncios, textos periodísticos…
Los principales escritores y títulos son: Luis Marín Santos (Tiempo de silencio), Miguel
Delibes (Cinco horas con Mario), Juan Benet (Volverá a Región), Juan Marsé (Si te dicen
que caí), Juan Goytisolo (Reivindicación del Conde Don Julián).
A partir de los 70 y con el final de la dictadura, la narrativa toma unas nuevas
características: 1. Oposición al franquismo. 2. Se populariza como género más
importante del final del s. XX. 3. Retorno a la narración tradicional (III persona, tiempo
lineal). 4. Surgen subgéneros dentro de la novela: policíacas, novela negra, intriga,
fantasía, sci-fi… 5. Mercado, best seller, triunfo.

Tema IX: La lírica desde los 60 hasta nuestros días


A finales de los años 50 apareció un grupo de poetas que buscaba una mayor
elaboración del lenguaje poético y un desplazamiento de lo colectivo a lo personal. El
poema para ellos era un instrumento que permitía al ser humano conocer el mundo y
a sí mismo. Son la promoción de los 60: Ángel González (A todo amor), Gil de Biedma
(Volver), José Ángel Valente (La memoria y los signos), José Agustín Goytisolo, Claudio
Rodríguez…
Los temas que trataron fueron: + El paso del tiempo. + El amor como cauce de
erotismo y amistad. + La reflexión sobre la creación poética.
Su estilo es como el lenguaje conversacional hablado, aunque buscan una depuración
de la palabra. No les tientan las experiencias vanguardistas.

Los Novísimos
En 1970 se publica la antología Nueve novísimos poetas españoles. Los más
importantes son: Manuel Vázquez Montalbán, Per Gimferrer y Guillermo Carnero .
Estos autores admiran a Aleixandre y Cernuda y rechazan la poesía social. Su
formación es muy amplia, y lo importante para ellos es el estilo, no es el tema sino el
estilo lo que hace literaria una obra.
Crean poesía hermética, de gran dificultad de lectura. Gimferrer es el más significativo,
y obtuvo el Premio Nacional de Poesía por Arde mar. Su segunda obra es Muerte en
Beverly Hills, muy influida por el cine y sus técnicas.
Las características que estos autores presentan son: + Preocupación máxima por el
lenguaje poético. + Metaliteratura. + Mass media como referente cultural, cine. + Uso
de procedimientos experimentales. + Presencia del surrealismo, gusto por la sorpresa
y lo inusitado.

Últimas generaciones poéticas


Los poetas más significativos son: Antonio Colinas, Jenaro Talens, Luis Alberto de
Cuenca y Luis Antonio de Villena.
• Culturalismo (Colinas): influencias del mundo clásico grecolatino.
• Clasicismo (De Cuenca, Villena): vuelta a formas clásicas (soneto), influjo de
autores renacentistas.
• Metapoesía (Talens)
• Poesía de la experiencia: es hoy una de las líneas más cultivadas. la que más
premios acapara. Se basa en los recuerdos de la infancia o la adolescencia, con un
lenguaje y temas siempre apegados a la realidad. Son poetas que cuidan el
lenguaje sin ser obsesivos.
Destaca en la poesía lárica Benítez Reyes. Sus obras más conocidas son La mala
compñía y Equipaje abierto. También se encuetra dentro de esta tendencia Luis García
Montero (Diario cómplice).