Está en la página 1de 3

Aprendizaje, Tecnología y Actualidad

En la actualidad los alumnos que asisten a las escuelas no tienen las mismas
características que los que concurrían hace tres lustros; estos últimos, totalmente
desconocedores de los aparatos tecnológicos; mientras que los de la actualidad
han nacido y crecido considerando la tecnología como parte integrante de sus
vidas; exigiendo, con ello un aprendizaje de quienes entregan los conocimientos
en las escuelas. La importancia de dicha tecnología y su relevancia en el
proceso de enseñanza- aprendizaje es un tema que cada vez toma mayor fuerza.
Nos preocupan las carencias que generan la falta de ella; llegando, incluso, a
ocasionar un retraso en el desarrollo de dicho proceso.

Esta revolución del aprendizaje representa retos para las entidades


educacionales, que debieran asegurar a los alumnos y profesores el acceso a los
recursos de aprendizaje de más alta calidad, proporcionándoles así las
habilidades necesarias para realizar sus tareas y para la vida. Consideramos un
dato relevante que no todos los alumnos tienen acceso a la tecnología en sus
escuelas, puesto que , si bien , en un principio los proyectos de mejoramiento
educacional gubernamentales de fines de los años 90 implementaron salas de
informática en la mayoría de los establecimientos escolares; con el paso del
tiempo la sustentación y mantención de los mismos ha pasado a ser una
responsabilidad directa de los sostenedores, quienes en muchas ocasiones no
cuentan con recursos suficientes o no han realizado una gestión que favorezca el
desarrollo tecnológico al interior de sus escuelas y que permita a los alumnos
interactuar de mejor manera con los diversos aparatos tecnológicos, ni propicia la
capacitación de los miembros de su cuerpo docente.

Se reciben en los establecimientos educacionales alumnos que tienen


conocimiento de cómo funciona el mundo de las tecnologías , superando , en
muchos casos, a quienes imparten clases, lo cual se ha convertido en una
exigencia de preparación permanente para dichos profesionales, con el fin de ir a
la par de los nuevos tiempos ; que demandan estar en constante actualización del
conocimiento.
No tenemos ninguna duda de la importancia del uso de tecnologías en los
procesos de desarrollo del pensamiento, puesto que, además de nuestras propias
percepciones, estudios así lo demuestran, señalando que los alumnos tienen un
mayor interés y una mejor disposición a atender a las diversas actividades de
aprendizaje, consiguiendo mejores resultados en la asimilación de los mismos.

“Las nuevas tecnologías producen un modelo nuevo de formación caracterizado


por el paso de una comunicación unidireccional a un modelo más abierto que
posibilita la interacción, la diversificación de los soportes de la información y el
autoaprendizaje. Este modelo transforma a las aulas en comunidades de
aprendizaje, donde el grupo que ahí interactúa -normalmente un profesor y un
grupo de alumnos- posee diferentes niveles de experiencia, conocimiento y
habilidades, que intercambian para aprender mediante su implicación y
participación en actividades auténticas y culturalmente relevantes, gracias a la
colaboración que establecen entre sí, a la construcción del conocimiento colectivo
que llevan a cabo y a los diversos tipos de ayudas que se prestan mutuamente.
Este tipo de comunidades de aprendizaje centra sus actividades, en el manejo de
procesos colaborativos en la resolución de problemas apoyándose en la
experiencia y el conocimiento al mismo tiempo compartido y distribuido entre los
miembros”. afirma Gemma Medrano Basanta en su estudio titulado “Nuevas
Tecnologías en la Formación” Ediciones de la Universidad Complutense. Madrid,
1993. Quien además ha desarrollado diversos estudios de investigación en el
ámbito educativo y de nuevas tecnologías para instituciones como LA UNAM, EL
IPN, EL IFE, EL CONAFE.

No tenemos dudas que la computación, se ha convertido en un instrumento que


facilita el aprendizaje y que por tanto, su carencia es también un elemento que lo
dificulta. Es evidente que la computación parece más adaptada a la educación que
las tecnologías anteriores, resultando igual o incluso más fácil su empleo,
facilitando el desarrollo de las tareas escolares y, además, posee capacidades de
comunicación.
Es en este contexto toman mayor relieve conceptos como: aprender a aprender,
aprender a ser, aprender a hacer y preguntas del tipo: cómo la gente conoce,
cómo se percibe a sí misma, cómo usa y comparte información, cómo se relaciona
con otros y cómo desarrolla sus capacidades.

Afirmamos que continuar adquiriendo aprendizajes en tiempos cada vez más


demandantes, acelerados e inmediatistas en el que se pretende por un lado el
desarrollo personal y por otro, avanzar hacia una sociedad más moderna; requiere
del uso indiscutido de la tecnología en las escuelas.