Está en la página 1de 1

JORGE CHÁVEZ JUÁREZ ANÁLISIS DE CASOS 17:00 A 19:00 HRS

ANÁLISIS DE LA PELÍCULA EL JUEZ

La película nos lleva al redescubrimiento de la relación padre hijo; a la verificación


de la condición emocional del padre ante la muerte de su esposa –insustituible
amiga y compañera-; al estado de salud del padre que longevo está atrapado por el
alzhéimer y el cáncer, condiciones que quiere ocultarle a todo el pueblo en su afán
de no perder credibilidad ante los ciudadanos; y a los valores que maneja el
abogado cuando defiende un culpable. Pero sobre todo, nos llevará a reflexionar
sobre estrategias de litigio; manipulación de miembros de jurados de conciencia en
los Estados Unidos donde la figura continua vigente; la diferencia entre el delito
doloso y culposo; y, el afán del abogado por obtener absolución para su cliente.

Vale la pena resaltar que Hank Palmer encontrará en la posición de su cliente, el


Juez del Tribunal, su mayor obstáculo. Se trata de un culpable que quiere ser
condenado pese a la habilidad y brillante defensa de su hijo.

Hank Palmer va reuniendo las pruebas y se da cuenta que contra su padre existen
demasiadas evidencias; todo parece indicar la presencia de una intención dolosa
en la comisión del crimen y a Hank le inquieta saber que su padre terminará el resto
de su vida preso. No obstante le dirá a su padre: “Ambos sabemos que no lo
arrollaste intencionalmente: Si ganamos la empatía del jurado, nunca te
condenarán”.

Pero el Juez, que no comulga con las prácticas habilidosas de su hijo y claramente
parece no entender la dimensión de lo sucedido -ni siquiera recuerda haber
arrollado a la víctima-, rechazará inicialmente los buenos oficios de Hank como
abogado defensor y nombrará uno del pueblo sin mayor experiencia en defensa de
causas penales. A su entender: “Fue un accidente. Punto”, “Un abogado decente
podría argumentar esto fácilmente y con ‹‹decente›› me refiero a honesto”.

La defensa del juez en la audiencia preliminar, gracias a la contundencia de las


pruebas, se complica; y, tal y como lo anticipó el abogado Palmer, el padre enfermo
será condenado por asesinato doloso en primer grado si no es asumida la defensa
por un abogado conocedor de la ley en materia penal y el manejo de la selección
de los miembros del jurado de conciencia. Por esta razón y muy a pesar del Juez;
Palmer hijo, reasume el poder y defiende a su padre. Sin embargo, la tarea
profesional se sobrelleva con demasiada dificultad.

El Juez le dirá a su hijo: “Prefiero morir en la cárcel que ser recordado así” y el hijo
apoderado de su papel de abogado le reprocha esa actitud “No puedo ayudarte sino
me dejas hacer mi trabajo”.

Cuando le pide que preparen la declaración, el padre se muestra renuente,


argumentando que “No necesita prepararse” muy a pesar de que el hijo le advierte
“Nunca has sido testigo. Jamás has estado en ese asiento”.

También podría gustarte