Está en la página 1de 4

332 D RESEÑAS

Luz Aurora PIMENTEL, El espacio en la ficción. México, Siglo XXI/UNAM,


2001.

En El espacio en la ficción, su más reciente título, Luz Aurora Pimentel


construye un mapa conceptual para explicar la función descriptiva del na-
rrador en los textos literarios. Desarrolla aquí un importante trabajo de análi-
sis y de reflexión teórica sobre las estrategias lingüísticas que permiten al
lector ver los espacios y los objetos descritos en tales textos.
En su estudio hace conscientes a sus lectores de que no existe una equi-
valencia entre las palabras y las cosas; que la descripción de objetos yespa-
cios no es -no puede ser- ni reflejo, ni retrato, ni pintura del universo
descrito, puesto que es resultado de una práctica semiótica, de un proceso
de construcción lingüística y semántica que, por un lado, selecciona los da-
tos de la realidad y, por .otro, desarrolla a lo largo de la cadena significante
-esto es, en el tiempo- los rasgos que en los objetos y en los espacios
físicos se muestran y se perciben in praesentia. (Veo simultáneamente las
facciones, el color de la tez, la expresión y hasta la edad de un rostro.) En
cambio, por ejemplo, en la lectura de la descripción que supuestamente es-
cribiría algún amigo de Miguel de Cervantes debajo del retrato que aquél
grabaría en la primera hoja de las Novelas ejemplares, invierto un lapso
mayor para obtener los datos del conjunto, lo cual me permite destacar, aun-
que por el momento sea sólo eso, la distancia que hay entre la percepción
directa de los objetos y la construcción literaria que da cuenta de ellos:

Éste que veis aquí, de rostro aguileño, de cabello castaño, frente lisa y
desembarazada, de alegres ojos y de nariz corva aunque bien proporcio-
nada, y las barbas de plata, que no ha veinte años que fueron de oro, los
labios grandes, la boca pequeña, los dientes no crecidos, porque no tie-
ne sino seis y ésos mal acondicionados y peor puestos, porque no tienen
correspondencia los unos con los otros; el cuerpo entre dos extremos ni
grande ni pequeño; la color viva, antes blanca que morena; algo carga-
do de espaldas, y no muy ligero de pies; éste digo que es el rostro del
autor de La Galatea y de Don Quijote de la Mancha, y del que hizo el
Viaje del Parnaso ... (Cervantes 1988 [1613]: 51).

La autora de Los espacios en laJicción destaca la función de sustantivos,


pronombres, adjetivos, verbos, adverbios ... , con el fin de dejar en claro que la
condición básica de toda descripción es "la puesta en equivalencia entre una
nomenclatura y una serie predicativa" (p. 59). Definición que, dicho sea de
paso, es apta para todo tipo de descripciones -y no solamente para los espa-
cios-, como nos acabamos de percatar con el ejemplo arriba citado.
RESEÑAS O 333

A pesar de que en su libro pretende evadir "la eterna discusión de la


primacía del lenguaje sobre lo real, o viceversa" (p. 59), parece que la auto-
ra ha tomado partido por la primera postura y se sitúa así en la antigua tradi-
ción retórica y poética griegas, a las que les abrió camino Gorgias en su
tratado Sobre la Naturaleza o sea sobre el No-Ser y cuyos principios fueron
olvidados, como ella bien lo sabe, durante centurias, hasta que en el siglo
xx surgieron los estudios semióticos. Gorgias, por un lado, constata esa
"facultad poética o productora de mundos verbales" (López Eire 1996: 10),
capaz de imaginar ¡"carros [que] corren en alta mar"! (Gorgias, B 3,79 D-
K, citado en López Eire 1996: 10). Y por otro -como consecuencia de esa
capacidad de imaginar-, el filósofo de la Antigüedad sospecha una discre-
pancia insalvable entre lo que se percibe y se piensa y la realidad del mundo
y, a la vez, advierte la distinta naturaleza de las percepciones, según el sen-
tido que involucran, así como la dificultad de transmitir tales impresiones
con palabras: "Si de las cosas reales -dice- unas son perceptibles por la
vista y otras por el oído y no se pueden intercambiar las sensaciones entre
sí, ¿cómo se van a poder comunicar a otros?" (Gorgias, B 3, 83 D-K, citado
en López Eire 1996: 12).
De igual manera, el presente libro se ocupa de esa facultad poética, pro-
ductora de universos verbales, y ofrece al lector un buen número de análisis
no sólo de descripciones de ciertos espacios identificables en el mundo,
plasmados por escritores llamados realistas, como Balzac (la parisina Gale-
ría de Orleans, por ejemplo) -en cuya explicación no pasa por alto la pos-
tura ideológica del narrador-, sino también de espacios que no tienen una
correspondencia con la realidad -espacios puramente imaginados,
florescencias subjetivas que pueden o no adoptar el mismo nombre de ciu-
dades existentes en la geografía terrestre; tales como la Parma, la Florencia,
la Balbec de Proust o la Comala de Rulfo.
Con fórmulas certeras como: "Todo el juego de la descripción en un tex-
to narrativo estará en cumplir con esa previsibilidad léxica o en frustrarla
para sorprender o para proponer otras formas de contigüidad insólita" (pp.
59-60), proporciona a los estudiosos de la literatura -iY sobre todo a nues-
tros estudiantes! - una herramienta accesible para distinguir las leyes de
combinación léxica que rigen el tipo de universos descritos por Galdós,
Azuela o Revueltas, de las que rigen esos otros descritos por Arreola, Borges
o Cortázar, por ejemplo. O bien, para explicar el desacuerdo en las percep-
ciones y las discrepancias léxicas resultantes de códigos distintos de inter-
pretación de un determinado fenómeno, como aquella polvareda que, a los
ojos de don Quijote, resulta ser producida por un "copiosísimo ejército que
de diversas e innumerables gentes por allí viene marchando", el cual descri-
334 O RESEÑAS

be de manera tan vívida y convincente que logra mantener suspensos el áni-


mo y la atención de Sancho, hasta que éste sale del engaño cuando percibe
por medio del oído ("-No oigo otra cosa -respondió Sancho- sino mu-
chos balidos de ovejas y carneros".), la causa de tal polvareda, que había
sido advertida con anterioridad por el narrador: "Y la polvareda que había
visto [don Quijote] la levantaban dos grandes manadas de ovejas y carneros
que, por aquel mesmo camino, de las diferentes partes venían, las cuales,
con el polvo no se echaron de ver hasta que llegaron cerca" (Cervantes 1978
[1605]: 18, 218).
Del mismo modo, en la presente y en su anterior publicación, El relato
en perspectiva, muy cercana al comentario de Gorgias, Pimentel hace evi-
dente para sus lectores que los sentidos privilegiados en los relatos litera-
rios suelen ser la vista y el oído y que el agente que activa en el lector esos
sentidos es algún narrador-descriptor -sin importar si participa o no en los
acontecimientos, ni cuál sea la persona gramatical que use para hacerse car-
go de la narración y/o de la descripción. Creemos oír la voz del narrador, así
como las múltiples voces -diferentes entre sí, polifónicas, diría Bajtín-
de los personajes -me atrevo a incluir el monólogo interior. Asimismo,
creemos ver los objetos, las habitaciones, los personajes, los paisajes des-
critos por el narrador. Sin embargo, se apresura a romper tal ilusión y ad-
vierte, con toda propiedad, que el de imagen "es un término engañoso, ya
que distorsiona el carácter no visual del lenguaje. Cuando se habla de una
imagen asociada a ciertos elementos lingüísticos y discursivos, se trata más
bien de describir un efecto de sentido que se asemeja a una impresión de lo
visual..." (p. 34). (Los subrayados son míos.)
Por su parte, Antonio López Eire, en Esencia y objeto de la retórica,
también da cuenta de esos efectos de sentido producidos por el lenguaje
cuando ejemplifica con el vocablo miel la disconformidad planteada por
Gorgias entre las palabras y las cosas, y destaca que dicha voz no contiene
la propiedad de lo dulce ni tampoco proporciona la experiencia directa de
ese sabor. De ello se deduce que, así como ninguna palabra posee tales pro-
piedades, tampoco es posible atribuirles las de lo olfativo ni las de lo táctil.
Con esa conciencia, el libro en cuestión se hace cargo del enorme poder
evocador, provocador del lenguaje, en particular del literario, y de los efec-
tos que, como vehículo de apropiación del mundo, produce en el lector.
Ante un párrafo como: "Una olla de algo más vaca que camero, salpicón las
más noches, duelos y quebrantos los sábados, lentejas los viernes, un palo-
mino de añadidura los domingos, consumían las tres partes de su hacienda"
(Cervantes 1978 [1605]: 69-70). ¿Se podría decir algo distinto, sino que se
trata también de "la puesta en equivalencia entre una nomenclatura y una
RESEÑAS O 335

serie predicativa", ya no para describir algún espacio, sino para enumerar los
alimentos que componen la dieta de un hidalgo manchego de principios del
XVII? ¿Qué efectos de sentido produce en el lector la mención de estos plati-
llos? ¿Cómo dar cuenta de la ilusión de realidad que crea esta lista de platos y
hábitos alimenticios? Si creemos ver ciertos espacios descritos en los textos
literarios, supongo que ni el más glotón puede decir que saborea los ali-
mentos mencionados. (Cuando mucho se le antojan.) ¿Olemos los aromas
que enloquecen al personaje de El perfume de Patrick Süskind, o los olo-
res que despide el tiradero de basura de "la viña" descrita por el narrador de
Los bandidos de Río Frío? ¿Palpamos la suavidad del tejido en "Tenías un
rebozo de seda", de Ramón López Velarde? Parece que, por este camino,
podríamos llegar a la conclusión contraria: la supremacía de lo real, de la
experiencia humana, sobre el lenguaje. Me declaro incompetente para re-
solver semejante problema.
, Con todo, creo que el único atributo lingüístico capaz de activar el oído
del escucha o del lector es la sustancia fónica del lenguaje; por eso, sólo
podemos afirmar, en rigor, que en un texto oímos exclusivamente voces,
quizá aun en la lectura silenciosa -ni música ni ningún otro sonido a pesar
de que se reproduzca onomatopéyicamente. En cuanto a la movilización de
los demás sentidos como efecto de la lectura -incluida la vista-, no hay
que olvidar la lección de la lingüística saussureana: "Lo que el signo lin-
güístico une no es una cosa y un nombre, sino un concepto y una imagen
acústica. La imagen acústica no es el sonido material, cosa puramente físi-
ca, sino su huella psíquica, la representación que de él nos da el testimonio
de los sentidos ... " (Saussure 1959: 128).
Para concluir, no me resta más que manifestar que, además de los inne-
gables valores teóricos y analíticos que ofrece, la lectura del presente libro
es también una invitación para reflexionar sobre las relaciones entre el len-
guaje y los modos humanos de apropiación del mundo por medio de los
sentidos, así como de las estrategias literarias -trucos, podríamos llamar-
los- que provocan los efectos capaces de 'crear una ilusión de realidad, o
bien defraudarla, o bien conducir al lector a percepciones inusitadas.

María STOOPEN

Bibliografía
Cervantes Saavedra, Miguel de. 1978. El ingenioso hidalgo don Quijote de
la Mancha. Ed. de Luis Andrés Murillo. Madrid: Castalia.