Está en la página 1de 97

Memorias

un huaso viejo
de
Memorias de un huaso viejo
© Santiago Varas Yáñez.
www.patrimoniotaguatagua.cl / patrimoniotaguatagua@gmail.com
Ilustraciones: Trinidad Valenzuela “Triciclo” y Rafael Alarcón “Rafael
Rafiola”.
Foto pp. 21: Matías Álvarez.
Textos introductorios: Felipe Valdés.
Composición e interpretación musical: Diego Barrera y Dangelo Guerra.
Grabación y masterización CD: Rodrigo Serrano.
Multicopiado CD: Voltron Studios.
Primera edición: julio 2019.
Registro de propiedad intelectual: A-305650
ISBN: 978-956-398-871-0
Impresión: Fyrma
Dirección editorial: Ediciones Cliché.
Dirección de arte, diseño y diagramación: Macarena Balladares.
www.edicionescliche.cl, Santiago, Chile.

Proyecto financiado por Fondart Regional O’Higgins, convocatoria 2018.


Libro descargable gratuitamente desde el sitio web:
www.patrimoniotaguatagua.cl

Todos los derechos reservados.


Ninguna parte de esta publicación
puede ser reproducida sin la
autorización del autor.

4
Memorias
deun huaso viejo
Santiago Varas Yáñez
Índice

8 Introducción

23 Verso de presentación

27 El despertar a tu lado

31 El Torito

De Las Alamedas a Los Paltos,


45 recuerdos de mi padre

67 La gran historia de amor

88 Contenido del disco

90 Palabras al cierre

7
Introducción
—Chaguito, el otro día escuché a un poeta recitar un verso por
travesura muy bueno, se lo voy a traer por si no lo conoce.
—Me parece muy bien, pero, por cierto, en la jerga de los poetas
populares se dice «referir» en vez de «recitar».

Así puede comenzar cualquier conversación con don Santiago Varas


Yáñez, poeta popular de Tunca, San Vicente de Tagua Tagua, que ha
dedicado su vida al canto y la poesía, sin dejar de lado la enseñanza
de su oficio en cada oportunidad que se le presenta. Es por esto y, sin
lugar a dudas, por la calidad de sus versos, que muchos lo vemos como
un maestro, un poeta de «los antiguos», de esos que conocen muchos
versos y entonaciones de la tradición, que escriben incansablemente
con pulcritud envidiable y que comparten su saber con quien muestre
interés.

En el tránsito de don Santiago (o Chaguito, para los amigos) por el


oficio de poeta popular, se entrelazan dos aspectos característicos: la
creación de versos y la enseñanza de este arte.

Muchos conocen su faceta de maestro paciente y generoso, que


explica una y otra vez los distintos recovecos del oficio de poeta, oficio
que don Santiago aprendió de los más viejos y que ha sabido mantener
en lo más alto.

Como creador de versos, además de la pulcritud métrica y el dominio


de distintas formas estróficas de la poesía popular, don Santiago tiene
una característica muy única: es un gran contador de historias. Más allá
de la habilidad de encontrar la rima justa, siempre es deseable que el
verso tenga un desarrollo, que entregue un contenido, y no hay verso de
don Santiago que carezca de contenido. Esto siempre con un lenguaje
ameno, simple, sin malabarismos lingüísticos innecesarios ni figuras
literarias exageradas.

9
Chaguito es un poeta, es un cantor, pero también es un narrador,
un juglar moderno. Y qué importantes para la memoria de los pueblos
son los narradores orales, capaces de transmitir su historia en sus
composiciones, sean estas verídicas, fantásticas o satíricas. No es raro
que muchos conozcan versos de don Santiago a veces sin saber que son
suyos. ¿Cuántos poetas populares tienen una obra que los trasciende?

Esta publicación es solo una muy breve muestra de la obra de don


Santiago, que no por nada fue apodado en su momento como el
«versomático». Existen cientos de versos de su autoría, muchos de ellos
están en su memoria, otros han sido regalados a amigos y compañeros
de oficio, algunos grabados y otros ya se encuentran perdidos. Aquí
encontramos solo algunos, pero tienen la particularidad de estar
enlazados entre sí por lo que forman tres grandes historias o relatos.

En «La gran historia de amor», don Santiago nos presenta su faceta


de poeta a lo divino, mientras que en «El Torito» y «De Las Alamedas a
Los Paltos, recuerdos de mi padre», conocemos sus versos a lo humano
mediante los que nos entrega sus propias vivencias.

Es de esperar que este trabajo sea del agrado del lector, que podrá
apreciar su contenido de distintas formas: dando una mirada rápida
a las ilustraciones, sumergiéndose en la lectura y en las historias, y
escuchándolas mientras deja correr la imaginación. Cualquiera de estas
formas (u otras) le permitirán disfrutar los años de experiencia de don
Santiago Varas Yáñez y deleitarse con su calidad poética, que lo han
hecho merecedor del nombramiento como Tesoro Humano Vivo por
parte del Estado de Chile en su convocatoria 2018.

10
Contenido de este trabajo

Este libro contiene 5 composiciones claramente definidas, cada una


de las cuales está formada por décimas espinelas y cuartetas, a la usanza
de los poetas populares. Cada composición está acompañada por una
ilustración.

Pero, para el lector que recién se acerca a este tipo de literatura, ¿qué
son estos conceptos? No ahondaremos en profundidad en ellos, pero es
necesario conocerlos.

La unidad fundamental de la poesía popular es el octosílabo, que no


es otra cosa que una frase formada por 8 sílabas métricas. Decimos que
son «métricas» por su carácter sonoro.

Por trabajo emigraría Frase octosílaba


Separación de sílabas
Por – tra – ba – jo e – mi – gra – rí – a
métricas

Con este tipo de frases podemos formar estrofas, dentro de las cuales
mencionaremos —por tratarse de las que se encuentran presentes en este
trabajo—, la cuarteta y la décima espinela.

11
La cuarteta es una estrofa de 4 frases octosílabas que pueden rimar en
forma consonante —coincidencia de vocales y consonantes de la última
palabra de cada frase desde la última vocal acentuada hasta su última
letra— o asonante —coincidencia solo de las vocales desde la última vocal
acentuada en adelante—. Las posibilidades de rima pueden ser: la primera
con la tercera frase y la segunda con la cuarta; la primera con la cuarta y la
segunda con la tercera; o simplemente la segunda con la cuarta.

Terminación «ía», rima con la


Por trabajo emigraría
tercera línea
Terminación «ón», rima con la
con juvenil ilusión
cuarta línea
Terminación «ida», rima con la
Quedó en su tierra querida
primera línea
Terminación «ón», rima con la
un trozo del corazón
segunda línea

La décima probablemente es la estrofa fundamental de la poesía popular,


pero no es cualquier décima, tiene apellido: décima espinela. Para precisar,
si la estrofa está formada por 10 frases, ya es una décima. Dentro de la
poesía popular, se transforma en décima espinela cuando riman en forma
consonante a la pronunciación, la primera línea con la cuarta y la quinta,
la segunda con la tercera, la sexta con la séptima y la décima, y la octava
con la novena.

12
En términos simples y de manera gráfica:

Terminación «al», rima con las líneas 4


Una crisis general
y5

también tocó al sector Terminación «aso», rima con la línea 3


huaso.

El dinero se hizo escaso Terminación «aso», rima con la línea 2

Terminación «al», rima con las líneas 1


por el conflicto mundial.
y5

Los fundos andaban mal Terminación «al», rima con la línea 1 y 4

Terminación «ía», rima con la línea 7


y el salario se encogía.
y 10

Terminación «ía», rima con la línea 6


Hubo algo de cesantía
y 10

entre aquella juventud, Terminación «ud», rima con la línea 9

y Samuel, con fe y salud, Terminación «ud», rima con la línea 8

por trabajo emigraría. Terminación «ía», rima con la línea 6 y 7

Al unir una cuarteta con 5 décimas formamos lo que los poetas


populares conocen como «verso completo». El verso completo debe
ser glosado o encuartetado. Glosar un verso consiste en crear una
composición en la que cada una de las primeras 4 décimas debe terminar
con cada una de las líneas de la cuarteta inicial. La quinta décima es
de despedida y no tiene terminación estricta en una de las líneas de la
cuarteta.

13
Además, se permite llamar «verso» a composiciones que no tengan
una cuarteta inicial o que no tengan la décima de despedida. Esto podría
variar dependiendo de la forma en que cada poeta lo haya aprendido.
Don Santiago llama a los versos sin cuarteta «versos mochos», y a los
versos sin despedida «versos chocos».

Resumiendo, y nuevamente de manera gráfica, un verso completo


tiene la siguiente forma:

Cuarteta:
Por trabajo emigraría
con juvenil ilusión
Quedó en su tierra querida
un trozo del corazón

Décima 1:
Una crisis general
también tocó al sector huaso.
El dinero se hizo escaso
por el conflicto mundial.
Los fundos andaban mal
y el salario se encogía.
Hubo algo de cesantía
entre aquella juventud,
y Samuel, con fe y salud,

Última línea de la primera décima


por trabajo emigraría. corresponde a la primera línea de la
cuarteta inicial.

14
Décima 2:
En tanto en el viejo mundo
la violencia no se acalla
las bombas y la metralla
dejan un rastro profundo.
En esos lejanos rumbos,
sin el rugir del cañón,
solo armado con razón,
capacidad y confianza
Samuel teje su esperanza

Última línea de la segunda décima


con juvenil ilusión. corresponde a la segunda línea de la
cuarteta inicial.

Décima 3:
Terminada en la tercera línea de la cuarteta inicial.

Décima 4:
Terminada en la cuarta línea de la cuarteta inicial.

Décima 5 de despedida:
Por fin ya todo dispuesto
para ponerse de viaje,
preparado el equipaje,
en fin, todos los aprestos.
El huaso, sobrio y modesto
bajo su manta costina,
con paciencia campesina
ensilló su noble yegua
para hacer las veinte leguas
de distancia hasta las minas

15
Esta última décima, de despedida, no termina en alguna de las líneas
de la cuarteta inicial, aunque algunos poetas populares, en ocasiones,
incluyen la cuarteta inicial en las 4 últimas líneas de la décima de
despedida.

Más aún, en la jerga de la poesía popular, a cada línea se le dice


«palabra» y al acto de declamar se le llama «referir».

Volviendo al contenido de este trabajo, este se compone de:


• «Verso de presentación», no encuartetado.
• Verso de dedicatoria «El despertar a tu lado», encuartetado.
• «El Torito», formado por 6 versos sin cuarteta que narran la historia
de Abraham Toro Díaz, bandido sanvicentano, el más buscado
de Chile en su tiempo, contada a partir de las memorias de don
Santiago, quien conoció al Torito en su juventud.
• «De Las Alamedas a Los Paltos, recuerdos de mi padre», formado
por 10 versos encuartetados. Esta historia es la de un hijo que
cuenta la vida de su padre. En este caso es don Santiago el que
relata las vivencias de su papá, don Samuel Varas.
• «La gran historia de amor», formada por 10 versos encuartetados
con fundamento a lo divino (es decir, sobre temáticas bíblicas).
Cada verso está acompañado de una ilustración:
• «Verso de presentación», ilustrado por «Triciclo».
• Verso de dedicatoria «El despertar a tu lado», ilustrado por «Triciclo».
• «El Torito», 6 ilustraciones hechas por «Rafael Rafiola».
• «De Las Alamedas a Los Paltos, recuerdos de mi padre», 10
ilustraciones hechas por «Triciclo».
• «La gran historia de amor», 10 ilustraciones hechas por «Triciclo».
Acompaña este trabajo un audiolibro con todos estos versos referidos
(declamados) y musicalizados, lo que permitirá al lector disfrutar de la
experiencia y valorar la calidad poética de don Santiago Varas Yáñez.

16
¿ Quién es
Chago Varas ?
Carlos Santiago Varas Yáñez nació en el fundo El Crucero, en
Rancagua, el 9 de septiembre de 1940. Creció en el seno de una
familia de campo, amante de la tierra. Vivió en la zona de la Gonzalina,
camino hacia Chancón, en la comuna de Olivar, para luego estudiar
en Rancagua. Pero el lugar que realmente siempre sintió como suyo
fue Tunca, donde vivían su abuela y su tía. Ahí, en ese pequeño pueblo
de San Vicente de Tagua Tagua, estaba su corazón. Fue justamente en
Tunca donde conoció la poesía popular en la voz del poeta Luis Palma
Espinoza, apodado el Poeta tuncano.

Luego de cursar sus estudios en el colegio de los Hermanos Maristas


de San Fernando supo de estructuras poéticas y de la décima espinela a
través de los rezos. Así, se enamoró de este arte y comenzó a practicar,
conociendo y creando versos en paralelo a sus estudios formales, que
luego continuaron en el Liceo de Rancagua y en la Escuela de Agronomía
de la Universidad de Chile.

Al fnalizar los estudios y comenzar su vida laboral, don Santiago —o


Chaguito para los amigos— nunca abandonó el campo, su principal
fuente de inspiración para retratar diversas situaciones de la vida
cotidiana en versos. Ese fue su patio de juegos.

En 1987, don Santiago perdió la visión del ojo izquierdo. En 1989 se


trasladó a vivir a Pichilemu, donde tuvo la oportunidad de compartir con
muchos poetas populares. Por ese entonces, sus versos llegaron a oídos
del conocido poeta pircano Santos Rubio Morales, quien se dispuso a
enseñarle distintas afinaciones de guitarra y entonaciones del canto a lo
poeta a través de un casete.

18
En 1990 ocurrió un hecho que cambiaría por completo su vida: don
Santiago perdió la vista por completo. Pero lejos de echarse a morir,
aprovechó esto como un punto de inflexión para tomarse la poesía como
una forma de vida. Entonces, comenzó a asistir a cantos a lo divino con
mucho mayor frecuencia y a crear nuevos versos con su inseparable
compañera: la grabadora.

Don Santiago es poeta popular y cantor a lo divino, es un cantor de


fe que maneja versos por diversos fundamentos (temas) bíblicos. En su
memoria guarda innumerables composiciones y es capaz de escribir con
calidad envidiable versos, cuecas, romances y lo que se proponga, pues
conoce y domina el arte de la métrica y de la narración. Ha participado
de estudios, libros, producciones discográficas y actos de todo tipo. Entre
ellos, podemos destacar:
• Los buenos versos, libro editado por el padre Miguel Jordá, donde,
dicho sea de paso, sus versos fueron modificados por el sacerdote,
práctica que no debió realizar.
• Lo que no se ve se canta, emblemático disco donde participa junto
a los destacados cantores y poetas Santos Rubio, Salvador Pérez y
Leonel Sánchez.
• El sonreír es salud, producción discográfica en conjunto con el
payador Leonel Sánchez.
• Canto a lo Divino y Humano en la sexta región, trabajo discográfico
realizado por el cantor y guitarronero Francisco Astorga.
• Renacer del guitarrón chileno, disco editado por Francisco Astorga.

19
• La lira rancagüina. Publicación editada por Francisco Astorga
• Rancagua en 1950, trabajo musical donde participó junto a Salvador
Pérez y Marcelo Vidal.
• La guitarra en la iglesia, disco producido por el gestor cultural y
guitarrista Marcelo Vidal.
• Mitologías y leyendas de mi pueblo, disco realizado en conjunto
con Marcelo Vidal.
• Campeones Cosecheros, disco de cuecas del grupo Los Rastrojinos
con letras de Santiago Varas.
• Música Tradicional de San Vicente de Tagua Tagua, trabajo
discográfico de recopilación editado por Patrimonio Tagua Tagua.
• La semilla del folclore. Cultores de San Vicente de Tagua Tagua. Libro
y discos editados por Patrimonio Tagua Tagua.
• Versos de la laguna. Publicación de versos editada por Patrimonio
Tagua Tagua.
Hoy, don Santiago se encuentra radicado en Rancagua, donde
continúa creando incansablemente nuevos versos para contarnos sus
memorias y las historias de su pueblo. Recientemente, ha sido distinguido
con el nombramiento de Tesoro Humano Vivo por el Ministerio de las
Culturas, las Artes y el Patrimonio, en su convocatoria 2018.

20
Verso de
presenta ción
Verso de presentación

Me deseo presentar Quiso un día mi destino


soy Santiago Varas Yáñez que cayera en la ceguera
y aunque a muchos les extrañe y me convertí a su vera
soy poeta popular. en cantor a lo divino.
Mi afición por relatar En este áspero camino
en versos lo que quería anduve entre payadores
me aumentaba día a día regulares o mejores,
siendo aún adolescente pero quedé satisfecho
al escuchar a otra gente viendo que a mis versos hechos
referir sus poesías. siempre les tiraron flores.

Aprendí estando en la escuela En este libro pequeño


de la métrica y la rima puede estar mi despedida
y formas de mucha estima pues las vueltas de la vida
como décima espinela. no tienen fecha ni dueño.
En mi casa a luz de velas Quiero en los más claros sueños
daba rienda a la escritura que se forjan en mi fragua
y en el día a la lectura desear desde Rancagua
de viejas liras o pliegos, que esté en todo San Vicente
así se formo mi apego cada día más vigente
por esta literatura. Patrimonio Tagua Tagua.

También me tendió su mano


algún mayor con sus glosas,
como Luis Palma Espinoza
viejo poeta tuncano,
buscado por sus paisanos
para despedir la gente
llenaba con voz potente
el cementerio del cerro
y no recuerdo un entierro
donde no se hizo presente.

24
25
El despertar
a tu lado
El despertar a tu lado
Te quiero porque te quiero,
no preguntes la razón,
es un dulce sentimiento,
que brota del corazón.

Me gusta escuchar tu voz,


al despertar a tu lado,
cuando otro día ha llegado
y estamos juntos los dos.
Le doy gracias a Dios
por este amor verdadero,
con mi acento más sincero
mezclado con un suspiro,
te digo, cuando te miro,
te quiero porque te quiero.

Para mí comienza el día Esta vida compartida,


sin pereza, ni amargura, de quererse sin reparo,
cuando con suma ternura aunque pase el tiempo avaro,
posas tu boca en la mía. se acrecienta y consolida.
Me despiertas la alegría Si alguna pequeña herida
y me lleno de emoción. empaña la relación,
Pienso que no es ilusión fluye al instante el perdón
esta gloria de vivir que sana de todo mal
y si me escuchas reír, y es como el soplo vital,
no preguntes la razón. que brota del corazón.

Mi alegría es como flor Así ha sido el despertar


nacida de tu jardín, otro día de tu mano,
es la rosa o el jazmín donde al bregar cotidiano
del más delicado olor. lo suaviza el verbo amar.
Es la hierba en su verdor De esta forma hemos de andar,
que se mece con el viento, mientras vivimos unidos,
es como el divino aliento porque si tú me has querido
que desciende desde el cielo, tal y como sé quererte,
es una paloma en vuelo, nos puede llegar la muerte,
es un dulce sentimiento. pero jamás el olvido.

28
El Torito
El Torito
Nacimiento

Alboreaba el siglo veinte De la escuela, ni qué hablar…


cuando comienza esta historia era una mala palabra.
que perdura en la memoria Había ovejas y cabras
del pueblo de San Vicente. que tendría que cuidar.
unos recuerdan sonrientes En ello empezó a trabajar
otros tiemblan todavía, en un fundito cercano.
nacía Abraham Toro Díaz Todos los cerros nihuanos
y si mi memoria es fiel serían sus profesores
su padre fue don Daniel, y a pesar de los rigores
su madre doña Sofía. fue creciendo fuerte y sano.

Conoció desde la cuna Incansable en la carrera,


la pobreza de verdad. tan astuto como un zorro,
Trabajaba su papá escalaba cualquier morro
en la hacienda La Laguna. por escarpado que fuera.
Allí toda la fortuna Así ahuyentaba las fieras
era para los patrones, que atacan a los cabritos
que no entendían razones Tan distinto a los delitos
ni pensaban un segundo, que después cometería,
que si tenían sus fundos así creció Toro Díaz
era gracias a los peones. el afamado Torito.

Alegran su infancia pobre


de su madre las caricias,
que ocultan las injusticias,
angustias y sinsabores.
Para los trabajadores
eran tiempos muy oscuros.
Aún no había seguros,
ni contratos de trabajo,
y con los sueldos muy bajos
el pan era amargo y duro.

32
33
Transformación

Ramón, su hermano mayor,


con algunos asociados,
tenía muchos pecados
y fama de salteador.
Los pudientes del sector
se andaban con gran sigilo
y con el alma en un hilo
cuidaban sus pertenencias,
pues Ramón con su violencia
no los dejaba tranquilos.

Después de un sangriento atraco


Ramón habló con Abraham,
le comenta que se van
y que le cuide unos sacos:
«Nos van a seguir los pacos
y tenemos que ir livianos,
por eso te digo, hermano,
que esto es muy para callado
mientras pasa lo pesado,
nos vamos para El Manzano.»

Rondaba la policía
en la zona pencahuina
allanando las cantinas
y casas todos los días.
Mas, como nadie sabía
dónde estaban los bandidos,
se llevaban detenidos
incluso algunos por feos.
Era grande el apaleo,
pero fue tiempo perdido.

34
Atado de pies y manos
Abraham recibió una calda.
Le quedó negra la espalda,
pero no vendió a su hermano.
Aprendió que el ser humano
puede vencer al dolor
después le bajó el rencor
contra el abuso legal
viendo en qué estado tan mal
quedó su progenitor.

Con esta dura experiencia


no sería el mismo nunca,
entre los cerros y Tunca
transcurría su existencia.
Alternaba con frecuencia
con algunos bandoleros
que tenían fondeadero
en los rincones tuncanos
y cuando volvió su hermano
se transformó por entero.

35
El bandido
Comandados por Ramón Después, en clara defensa,
se reanudan los salteos mató a Micali el Paisano,
en Melipilla, Llolleo, pero no hay poder humano
Las Cabras y Población. que a la justicia convenza.
Era inmensa la región, El gran poder de la prensa
teatro de sus fechorías, que siempre ha sido un mercado
donde la sangre corría con títulos destacados
a la menor resistencia, como nunca se había escrito,
pero no era esa violencia achacábanle al Torito
lo que el Torito quería. cualquier crimen connotado.
Luego que a Ramón lo matan, Nunca ha sido perseguido
el Torito se hace cargo. un cristiano con tal saña
Relatar sería largo pero él tenía las mañas
los hechos que se desatan. que en el cerro había aprendido.
Algunos hombres no acatan Casi nadie ha comprendido
del Toro las instrucciones cómo rodeado en El Niche
que no quiere violaciones, en la piedra de los buitres,
incendios ni asesinatos, no lo pudieron cazar
así a los del desacato y él los veía rabiar
los echa de estas regiones. desde la copa de un litre.
En Pencahue se relata
que al Toro nadie temía,
porque la gente sabía
lo que fue su suerte ingrata.
Todos saben que no mata
ni en los peores entreveros,
hasta que justo y certero
en un puente del sector
por malo y abusador
acabó a un carabinero.

37
La cárcel de San Vicente
Una noche en Callejones,
haciéndose los curados,
unos pocos camuflados
pidieron varios jarrones.
Invitaban a los peones
copas vienen, copas van,
jactándose con afán
de ser amigos del Toro
y un borracho, como loro,
dijo dónde estaba Abraham.

Supo al saberse rodeado


por más de cien policías
que si escapar pretendía
fijo sería baleado.
En un saco hizo un atado
con armas y munición,
que escondió por precaución
en la estructura de un puente,
rato después, mansamente,
procedió a su rendición.

Del potrero hasta el juzgado


y del juzgado al penal.
Varios años en total
como reo rematado,
de policías rodeado
la libertad se le aleja.
En una casona vieja
ingresado prontamente:
la cárcel de San Vicente
lo recibió tras sus rejas.

38
La cárcel, a su entender,
era menos que el infierno
y con un grupo de internos
rápido aprendió a leer.
Cumplidor con el deber
que a diario se le imponía,
se ganó a gendarmería
que le fue dando confianza,
basados en la esperanza
que se rehabilitaría.

Se aprendió bien los horarios


y costumbres del penal,
y vio de forma cabal
que todo era rutinario
Con un viejo presidiario
aprendió zapatería,
lo que bien le permitía
contactarse con su gente
y una noche simplemente
de aquella cárcel huía.

39
Exilio
Una gran persecución
aumentaba día a día
y cientos de policías
registraban la región.
El Toro hizo reflexión
consciente de tal bolina,
tras guardar su carabina
en alguna madriguera.
Cruzando la cordillera
se fue para la Argentina.

Con el carnet de un finado


llegó hasta San Rafael,
donde algún amigo fiel
lo había recomendado.
Puso un taller de calzado,
oficio que bien sabía.
La gente lo prefería,
porque cobraba barato
y le hacía los zapatos
a los mismos policías.

40
Conoció a una buenamoza
en una fiesta cuyana
y le declaró las ganas
de convertirla en su esposa.
Su vida fue más hermosa
después que ella lo aceptó
Rápido se concretó
el asunto del casorio
y como don «Juan Osorio»
el Torito se casó.

Después nació Soledad


que le alegró más la vida.
Con su familia querida
vivió la felicidad
que desde su tierna edad
le había sido negada.
Después sería quebrada
por el inspector Baeza,
que como perro de presa
se la tenía jurada.

Un día fue detenido


ante el llanto de su prole.
A su corta edad la Sole
nada había comprendido.
Que el maestro era un bandido
nadie podía creer,
porque se hacía querer
desde ancianos hasta guaguas,
y a la cárcel de Rancagua
el Torito fue a caer.

41
La Defensa
Todos los medios de prensa Después, en los tribunales,
piden pena capital: el letrado fue un gigante,
dejar vivo al criminal su defensa tan brillante
estiman que es una ofensa. que perdura en los anales.
Se encarga de su defensa Mas, los cargos eran tales
un conocido abogado, y tan duros los informes,
hábil, desinteresado, que la condena fue enorme,
que al tomar este litigio aunque salvó de la muerte.
pone en juego su prestigio Se espera un golpe de suerte
con mucho esfuerzo ganado. mientras se quedan conformes.

Con la rapidez mayor Por fin la suerte llegó:


y con los datos del preso se dictó su libertad
los sitios de los sucesos por la generosidad
recorría el defensor. de Ibáñez que lo indultó.
Un amigo agricultor Así, el Torito partió
lo ayudaba en su accionar, a su lejana querencia,
dejando de trabajar dejando atrás la experiencia
para conseguir la meta que le quemaba la piel,
y en su vieja camioneta y vivió en San Rafael
salían a investigar. hasta el fin de su existencia.

Los datos recopilados


fueron formando un archivo
que mermaban los motivos
para ser ajusticiado.
Los delitos imputados:
falsos en su mayoría;
porque Toro no podía
hacer esas degollinas
desde un pueblo en Argentina
donde tranquilo vivía.

42
43
De Las
Alamedas
a Los Paltos ,
recuerdos de mi
padre
De Las Alamedas a Los Paltos,
recuerdos de mi padre

Origen
Se enviaba a la capital, Marcos era, con razón,
con Marcos Aurelio Varas, jefe de la caravana
que se iba a Quinta a embarcar que tardaba una semana
antes que el agua llegara. en llegar a la estación.
Hombre con preparación
Don Ignacio gobernaba y dotes para mandar,
la hacienda Las Alamedas: bien sabía reemplazar
un valle de negras gredas a su suegro que contento
que al sur de Chépica estaba. ordenaba el cargamento
Si es cierto que se sembraba que se iba a Quinta a embarcar.
muchísimo cereal.
Su actividad principal Mantequilla, queso, grasa,
era la engorda y crianza, maíz, trigo, charqui, cuero,
y el charqui de la matanza iban al embarcadero
se enviaba a la capital. desde aquella hacienda huasa.
Atrás quedaban las casas
Don Ignacio Trejos fue antes que el día rayara,
padre de una prole hermosa: y con la conciencia clara
la mayor la niña Rosa, que las cuarenta carretas
luego Francisco y Moisés. tenían que estar de vuelta
Les dio estudios a los tres, antes que el agua llegara.
en su tiempo cosa rara,
y cuando el tiempo pasara Al fin, y para abreviar,
ya toda una señorita tenía un corto descanso,
se casó mi sia Rosita y si el invierno era manso
con Marcos Aurelio Varas. daba gusto trabajar.
Cuando ya, primaveral,
el cielo es como un espejo
y el campo se ve de lejos
como de flores se cubre,
el día siete de octubre
nació Samuel Varas Trejos.

46
47
48
Formación
De la familia heredaba
su natural don de mando.
La primera luz del alba
nunca lo encontró flojeando.

Samuel para ir a la escuela


se fue a Chépica muy niño,
donde recibió el cariño
de sus tíos y su abuela. Sólo quince años tenía
Derecho como una vela y era un hombre de verdad,
en las clases se portaba y no fue casualidad
y su tiempo lo ocupaba cuando un asoleado día
tomando el estudio en serio, un trabajo le ofrecía
la rectitud y el criterio el señor Marcos Torrealba.
de la familia heredaba. El joven, aún sin barba,
por supuesto no se niega
Como notable maestro
y lo sorprendió en la pega
tuvo a su tío Santiago,
la primera luz del alba.
que le enseñó sin amago
el saber de los ancestros. El muchacho en pocos meses,
Su abuelo, militar diestro con su criterio fecundo,
en el patriótico bando, manejaba todo el fundo
ganó jinetas luchando que producía con creces.
con bizarra valentía, Mencionar también merece
y a su nieto heredaría cómo la gente a su mando
su natural don de mando. con su ejemplo fue cambiando
de manera sin igual,
y el patrón al personal
nunca lo encontró flojeando.

Por fin entregó su cargo


cuando murió el patrón viejo.
Para Samuel Varas Trejos
fue un trago bastante amargo.
Se le hacía el tiempo largo
por la poca actividad.
Tenía capacidad
y la agudeza de un lince
y por eso el año quince
partiría a la ciudad.

49
Una decisión vital Santiago Varas Meneses,
su maestro y consejero,
Por trabajo emigraría de un tétanos traicionero
con juvenil ilusión. en pocas horas fallece.
Quedó en su tierra querida Con el golpe el joven crece
un trozo del corazón. y es consuelo de sus tías.
Allí entendió que la vida
es un paso hacia la muerte,
pero su tío, por suerte,
quedó en su tierra querida.
Una crisis general
también toco al sector huaso.
El dinero se hizo escaso
por el conflicto mundial.
Los fundos andaban mal
En este ambiente enlutado
y el salario se encogía.
no era fácil la partida:
Hubo algo de cesantía
dejar las tías queridas
entre aquella juventud,
que tanto le habían dado.
y Samuel, con fe y salud,
Pero ellas muestran agrado
por trabajo emigraría.
y alientan su decisión
ocultando la emoción
que les produce esta prueba,
porque el sobrino les lleva
un trozo del corazón.
En tanto en el viejo mundo
la violencia no se acalla:
las bombas y la metralla
dejan un rastro profundo.
En estos lejanos rumbos, Por fin ya todo dispuesto
sin el rugir del cañón, para ponerse de viaje,
solo armado con razón, preparado el equipaje,
capacidad y confianza, en fin, todos los aprestos.
Samuel teje su esperanza El huaso, sobrio y modesto
con juvenil ilusión. bajo su manta costina,
con paciencia campesina
ensilló su noble yegua
para hacer las veinte leguas
de distancia hasta las minas.

50
La partida
En la ciudad de Rancagua
era su gran desafío,
por el fundo La Rubiana
aclarando cruzó el río.

De Chépica salió un día


el año quince Samuel,
y dejaba detrás de él
el cariño de sus tías.
Doña Menche le decía:
«no te olvides de Colchagua
aunque pasen muchas aguas
por debajo de los puentes
y conozcas mucha gente
en la ciudad de Rancagua».

Carmela, Julia y Jobita,


—las otras tres niñas Varas—
tristes tenían sus caras
cuando se perdió de vista.
Bajo el sombrero de pita
iba su rostro sombrío.
Sobre la montura erguido
en su yegüita mulata,
encontrar renombre y plata
era su gran desafío.

La tarde y la noche entera,


por solitarios caminos,
cabalgó este colchagüino
en su manca monturera.
No hacer reposos y esperas
eran sin duda sus ganas.
Enturbiaba la mañana
cuando por Gultro pasó
y a un vecino preguntó
por el fundo La Rubiana.
Luego de ser informado
le costó poco trabajo,
siguiendo rivera abajo,
localizar un buen vado.
Después de haberlo tanteado
se aventuró precavido,
quiso el agua que un estribo
solamente se mojara
y así fue que Samuel Varas
aclarando cruzó el río.

Por fin donde su papá


que oficiaba de cajero
donde un rico caballero
que era don Juan Nicolás.
Pero permaneció allá
tan solo lo suficiente
de conocer el ambiente
de la próspera ciudad,
porque iba en realidad
a las minas del Teniente.

53
Minero constructor
De una obra capataz
a cargo de mucha gente,
pronto se hizo respetar
por todos en El Teniente.
Había mucho trabajo
y cobre en el mineral,
y por eso el personal
ganaba plata a destajo.
Allí empezó desde abajo
luchando como el que más;
hasta que un gringo sagaz
lo mandó llamar un día
y le dijo que sería
de una obra capataz.

Era una tarea clave


la que había de cumplir:
tendría que construir
las canales de relave.
Pero no era cosa grave
para un hombre inteligente,
observador y prudente,
constante y trabajador,
y comenzó la labor
a cargo de mucha gente.
Varias tropas de mulares
contratadas por la mina
subían por las colinas
clavos, tablas y pilares.
Casi igual que militares
se veían trabajar
los que empezaban a armar
siguiendo el justo nivel.
Por los obreros Samuel
pronto se hizo respetar.

Muchos meses de faenas


y dinero en materiales
costaron estas canales
que quedaron más que buenas.
Fue una magnífica escena
la prueba de la corriente.
Funcional y resistente
quedó esta obra terminada,
que sería recordada
por todos en El Teniente.

Al fin de esta relación


los gringos agradecidos
le tenían ofrecido
llevarlo para Japón.
Por una simple razón
esta distinción declina:
se retira de las minas
y se queda en el país,
porque quiere echar raíz
en la zona rancagüina.
Otros oficios
De ayudante de ingeniero,
fue mediero sembrador,
un inspector caminero,
al fin, administrador.

Un gringo que lo quería


de algún modo lo retiene.
Así en la hacienda Cauquenes
le ofrece una mediería.
Cuarenta cuadras había
de rico suelo papero.
Le dan semilla y apero,
y el trato quedó cerrado
después de haber trabajado
de ayudante de ingeniero.

Como suele suceder


en una siembra bien hecha,
fue muy buena la cosecha,
como para no creer.
Pero al tiempo de vender
el precio fue de lo peor.
Como a niun agricultor
le gusta sembrar por nada,
tan solo esa temporada
fue mediero sembrador.
De Rosario a La Estacada
el camino era infernal,
y tenía el mineral
su mantención contratada.
A Varas le fue encargada
la vigilancia de obreros.
Recorría los senderos
a lomo de su buen pingo
y fue, por obra del gringo,
un inspector caminero.

Andando en su trajín diario


en su caballo alazán,
conoció a un señor Guzmán
alrededor de Rosario.
Era este el arrendatario
de una hacienda del sector.
Con paciencia este señor
fue convenciendo a Samuel,
quien fue de Santa Isabel
al fin, administrador.

Y el que vino a ser minero,


así terminó otra etapa.
Antes sembrador de papas
y ayudante de ingeniero,
como huaso verdadero
el campo era su pasión.
Con mucha dedicación
se desenvolvió en su medio,
hasta que se fue a otro predio
que comprara su patrón.

57
El Crucero
Don Clodomiro Guzmán,
con esa administración,
al cabo de poco andar
arregló su situación.

Entre Rancagua y Granero, Algunos años pasaron


en un tranquilo rincón trabajando sin desidia.
deslindando con Chancón, Enamoró a doña Lidia
estaba el fundo El Crucero. y un buen día se casaron.
En mayo, un día primero, Los amigos se extrañaron,
llegó Samuel con afán pues fue duro de cazar.
de arrancarle el blanco pan Cansado de solterear
a ese migajón profundo, y de enredosas vigilias,
desde que adquirió ese fundo fue formando su familia
don Clodomiro Guzmán. al cabo de poco andar.

En el predio el rendimiento Poco a poco le aumenta


año por año subía la crianza en el Crucero
con bastante economía y cinco hijos le nacieron
de trabajo y elementos. del 32 al 40.
El patrón, harto contento Allí se cierra la cuenta
con Varas y su gestión, hasta una nueva ocasión.
le dio participación Trabajando con tesón,
en un alto porcentaje, inteligencia y empeño,
y el fundo subió de un viaje en este ambiente hogareño
con esa administración. arregló su situación.

Por fin, otra vez la muerte,


que por el mundo anda a tiro,
se llevó a don Clodomiro
para pena y mala suerte.
La economía tan fuerte
quebró con los herederos.
El enorme gastadero
no se pudo sostener,
teniendo que resolver
vender el fundo el Crucero.

58
La Gonzalina
El fundo La Gonzalina Se comenzó a trabajar
rápido fue levantado, con miras al largo plazo,
se formó una lechería, calculando cada paso
quedó un viñedo plantado. se eludía fracasar.
Todo comenzó a marchar
Cuando llegó el comprador
como reloj de ordenado
de la familia Guzmán,
y lo primero planeado,
los Varas Yáñez se van
un amplio y hermoso establo,
a otro fundo del sector.
por el maestro Pedro Pablo
De socio con un señor
rápido fue levantado.
de ascendencia vizcaína,
Samuel Varas determina Los potreros se limpiaban
comprar en un carril grande sembrando trigo y forraje,
con don Eulogio Fernández viendo cambiar el paisaje
el fundo La Gonzalina. los vecinos se admiraban.
Muy cabal cuenta se daban
que aquella tierra baldía
a poco andar cambiaría
con la nueva dirección,
y a meses de su asunción
se formó una lechería.
También buscaba Samuel,
con mucha acuciosidad,
un suelo de calidad
que tuviera buen nivel.
Trazando cada cuartel
se lo pasaba afanado.
Y a un par de años de iniciado
en esa costosa empresa,
de fina sepa francesa
quedó un viñedo plantado.

Por fin de esa propiedad,


ese agricultor prolijo,
para educar a sus hijos
se fue para la ciudad.
Deshizo la sociedad
ahora tan productiva.
Con su actitud creativa
se dedicó por entero
a un fundito frutero
que formaba en Tunca Arriba.

61
En la ciudad
En una casa arrendada
le nació la hija menor.
Con la fábrica cerrada
se viviría mejor.

A las tres niñas las pone


en las Monjas Argentinas,
y en el liceo Corina
a los pequeños varones.
Por desgracia no dispone
de una casa que comprada
no puede serle entregada,
lo que le produce daño.
Y vivieron un par de años
en una casa arrendada.

Viviendo en la calle Cuevas


doña Lidia estuvo mal,
por lo que fue al hospital
para hacerse algunas pruebas.
A Samuel le dio la nueva
en el amplio comedor:
lo que le encontró el doctor
era solo un embarazo,
y luego del justo plazo
le nació la hija menor.

Le pusieron Rosa Elena


y nació el 45.
Así esta prole de un brinco
llegó a la media docena.
Era una cantidad buena
para que fuera criada,
atendida y educada
como sus padres soñaron,
y tranquilos se quedaron
con la fábrica cerrada.

62
Otra vez una mudanza
que parecía la meta,
a Campos con calle Ivieta
se cambiaron sin tardanza.
Era una linda esperanza
vivir en ese sector.
La casona era un primor,
adquirida por fortuna,
donde, sin duda ninguna,
se viviría mejor.

Al tiempo, otra despedida


razonable y conveniente.
Algunos a San Vicente
y otros para Tunca Arriba.
La distancia relativa
que a la familia separa
a algunos en forma clara
les fortalece los lazos,
así entendió en este caso
la gente de Samuel Varas.

63
Última parte
Entre Tunca y San Vicente
era el diario trajinar.
Para ayudar a la suerte,
su receta trabajar.

Después de irse de Rancagua Cuidaba su plantación


catorce años más o menos, como una niña mimada:
trabajó algo más sereno siempre limpia y arreglada,
en tierras de Tagua Tagua. era ejemplo en la región.
Recordaba su Colchagua Todo esto en producción
casi en forma permanente, a la larga se convierte.
pero siempre miró al frente Y en los reveses de suerte
en actitud decidida, siempre solía decir:
y repartía su vida no hay que dejar de insistir
entre Tunca y San Vicente. para ayudar a la suerte.
Vivían con su señora Aunque ya la juventud
más avenidos que nunca. había quedado lejos,
Desde allí tardaba a Tunca el hombre no estaba viejo,
apenas un cuarto de hora. ni a maltraer su salud.
Casi siempre sin demora Conservaba la virtud
tenía que regresar, y claridad de pensar,
ya que había que buscar y supo siempre crear
los recursos necesarios, viendo lo que otros no ven.
y ese ajetreo bancario Para conservarse bien,
era el diario trajinar. su receta trabajar.

Por fin la muerte violenta,


que no tiene Dios ni ley,
el año 66
de Samuel Varas dio cuenta.
Se empinaba en los setenta
cuando nos dio el sobresalto.
Hombre que voló tan alto
de Chépica a Tunca Arriba,
con su ausencia a la deriva
quedaba el fundo Los Paltos.

64
La gran
historia de
amor
La gran historia de amor
La gran historia de amor,
que a este mundo hizo cambiar,
en los versos de un cantor
y poeta popular.

Primero
Hizo el sexo femenino Al entrar les advirtió,
el Señor con su poder. para evitarse disgusto,
A torcerles el destino que no comiesen del fruto
se apareció Lucifer. de un árbol que señaló.
«Así gozarán los dos
Gloria a Dios en las alturas de los productos más finos.
y sobre la tierra paz No se aparten del camino
a los que aman de verdad y sigan mi indicación,
al padre de la natura, no vaya la tentación
que formó las criaturas a torcerles el destino.»
y al hombre con mucho tino;
le dio en un soplo divino El hombre en forma severa
inteligencia y razón, cumplía los requisitos,
y como terminación pero la voz del maldito
hizo al sexo femenino. tentaba a su compañera.
«Puedes comer lo que quieras»,
Viendo todo lo creado le decía a la mujer.
descansó al día siguiente, «Así tendrán el poder
encontrando suficiente y lo que consigo lleva».
el mundo así terminado. Hasta convencer a Eva
Después de haber descansado, se apareció Lucifer.
cuando salió a recorrer,
vio que el hombre y la mujer Así fue la despedida
ya tenían compromiso. del jardín del paraíso.
Les entregó el paraíso Adán, por torpe y sumiso,
el Señor con su poder. hizo caso a su querida.
Desde ese instante la vida
fue sacrificio y sudor,
y se parió con dolor
como castigo ejemplar,
hasta que venga a quitar
esa mancha el Salvador.

68
Segundo
Con el sudor de la frente Cumpliendo las profecías
pudieron sobrevivir: hechas centurias atrás,
ley para toda la gente fue el Egipto a esclavizar
que se habría de cumplir. toda la tribu judía.
Tras muchos años un día,
Al conocer la maldad Moisés, un hombre valiente,
se puso el mundo muy cruel, salvó a ese pueblo creyente
así Caín mató a Abel sacándolo de ese infierno,
por envidia y veleidad. y le entregó el Padre Eterno
Empezó la enfermedad ley para toda la gente.
a castigar a la gente,
y por Eva la inconsciente Después de fundar aldeas
el Señor le dijo a Adán: trabajando como enanos,
«Tendrán que ganarse el pan los del Imperio romano
con el sudor de la frente.» conquistaron la Judea.
Al imponer sus ideas
El hombre en torpe porfía mucho debieron sufrir,
quiso ser igual que Dios y empezaron a pedir
y por eso recibió la venida del Mesías,
el trato que merecía. y esa era otra profecía
Llovió por cuarenta días que se habría de cumplir.
sin en niun momento abrir.
Todo se empezaba a hundir Por fin el pueblo vivía
y muy pocos, por su fe, recordando los profetas
en el arca de Noé que decían que un cometa
pudieron sobrevivir. por oriente asomaría.
Con su luz anunciaría
la venida del Señor
para limpiar con su amor
nuestro pecado de origen,
y del vientre de una virgen
nacería el redentor.

71
Tercero
Igual que luz se encarnó
para nacer en Belén.
El jumento rebuznó
y Baltazar dijo amén.

Era la niña María


la más virtuosa doncella,
la más pura, la más bella,
y por eso fue elegida.
Cuando el ángel aquel día
la noticia le anunció,
el Espíritu bajó
y en el vientre virginal,
como a través de un cristal,
igual que luz se encarnó.

Con el embarazo crece


el hijo de Dios humano,
pero la orden de un tirano
toda Judea estremece.
Se agotan los nueve meses
y para salvar con bien
se alejan de Nazaret
a donde no los encuentre.
Jesús va dentro del vientre
para nacer en Belén.

72
Le niegan los posaderos
alojamiento a la Virgen.
Con un buen hombre consiguen
solo un humilde granero.
San José hizo de partero
y el hijo de Dios nació.
La oveja calor le dio
y el buey le prestó su aliento,
y celebrando contento
el jumento rebuznó.

Unos humildes pastores


que adoran al Dios viviente,
divisan que del oriente
vienen tres ricos señores.
Con sus ofrendas mejores
lo van a adorar también,
y cuando al niñito ven
Melchor se postró de hinojos,
Gaspar se secó los ojos
y Baltazar dijo amén.

Por fin llena de ternura,


de emoción y de alegría,
estaba Santa María
que fue madre y siempre es pura.
Las duras y las maduras
las sufrió al darlo a luz,
pero fue dulce la cruz
de su dolor padecido,
porque ya había nacido
de sus entrañas Jesús.

73
Cuarto
Melchor, Gaspar, Baltazar
adoraron al ungido.
Herodes mandó a matar
al Mesías prometido.

Por el cielo y desde oriente Pero el ángel encargado


lentamente se movía, de la sagrada familia,
cumpliendo la profecía, como siempre de vigía,
una estrella reluciente. celoso de sus cuidados,
Tres sabios inteligentes a San José ha despertado
que la lograron captar contándole lo ocurrido,
decidieron caminar y este dijo decidido:
detrás de esa huella fiel. «en un momento estoy listo».
Así fueron a Israel: Y se llevó para Egipto
Melchor, Gaspar, Baltazar. al Mesías prometido.

Cabalgando bien montados Por fin, el ángel después


siguen huellas y caminos, bajó hasta el país del Nilo
preguntando a los vecinos y dijo: «vuelvan tranquilos
que ignoran lo consultado. al pueblo de Nazaret».
Tras el astro iluminado Jesús, María y José
reanudan su recorrido. se pusieron muy contentos.
Y por fin llegan rendidos Aperaron el jumento
hasta el humilde portal, para echar el equipaje
y con fervor sin igual y se pusieron de viaje
adoraron al ungido. cumpliendo su mandamiento.

Un rey tirano y malvado


que hoyó lo del nacimiento,
convocó a sus aposentos
al jefe de los soldados.
Después de haberlo escuchado,
el sumiso militar
a su tropa hizo marchar
por despoblados y aldeas.
A los niños de Judea
Herodes mandó a matar.

74
Quinto
El Santo se va a instalar
de maestro carpintero,
patrono de los obreros
el mundo lo va a llamar.

Por donde un lejano día


llevó a su pueblo Moisés,
caminando va José
con Jesucristo y María.
Una enorme lejanía
los separa de su hogar,
pero van sin desmayar
el hombre, el niño y la Virgen,
porque en su pueblo de origen
el Santo se va a instalar.

Así, cumpliendo lo escrito,


muchas jornadas después
volvían a Nazaret
desde su exilio en Egipto.
Fuerte crece Jesucristo,
hijo de Dios verdadero,
humilde, noble y sincero,
lleno de amor y sin vicios,
ayudando en el oficio
de maestro carpintero.
El respeto y la piedad
marcan su asistencia al tiempo
y constituye un ejemplo
para el pueblo su bondad.
Jesús con su corta edad
todo lo hace con esmero,
y va aprendiendo ligero
la enseñanza de José,
quien va a ser tiempo después
patrono de los obreros.

A los doctores más buenos


del Antiguo Testamento
sorprende el conocimiento
del pequeño nazareno.
Que oye y opina sereno
de lo que quieran hablar.
Su mandamiento es amar
a los diestros y siniestros,
luego divino maestro
el mundo lo va a llamar.

Por fin el joven crecía


como el mejor de los hijos,
en sus deberes prolijo,
lleno de sabiduría.
Feliz la Virgen María
con el Santo, su marido,
viendo a su Jesús querido
le daban gracias a Dios,
porque a ellos les confió
el Mesías prometido.

77
Sexto
Penitencia y oración Y mil veces insistió
durante cuarenta días, Satanás con su maldad,
con ayuno y privación Jesús con su voluntad
al demonio vencería. mil veces lo rechazó.
Y si alguna vez flaqueó,
La historia de Jesucristo
su virtud prevalecía.
se pierde por varios años
Y recordaba ese día
y se cuenta desde antaño
cuando le dijo José
que no quería ser visto.
que con oración y fe
Pero cuando estuvo listo
al demonio vencería.
para la predicación,
por mejor preparación Por fin al río Jordán,
se relegó en un desierto, ya seguro de sí mismo,
donde se fue a hacer, por cierto, fue a recibir el bautismo
penitencia y oración. de las manos de San Juan.
Así el pecado que Adán
En la soledad inmensa
como herencia nos dejó,
de aquellos mares de arena
con el agua se borró
el tiempo transcurre apenas
y, para nuestro consuelo,
y el Señor medita y piensa.
el Padre de nuevo el cielo
Pero aquella paz intensa
para los hombres abrió.
que Jesucristo sentía,
Lucifer la quebraría
sembrando hiel y cizaña,
persistiendo con sus mañas
durante cuarenta días.

Rodeado de hermosa luz


aparentando ser digno,
se aparecía el maligno
para tentar a Jesús.
«Yo te evitaré la cruz
y la penosa pasión.»
Le ofrecía en tentación
al vástago de María,
que rezando resistía
con ayuno y privación.

78
Séptimo
De campesinos honrados Como siempre ha sucedido,
con humildes pobladores los que tienen altos puestos
y rústicos pescadores hacen pagar sus impuestos
se formó el apostolado. a los pobres oprimidos.
Y Jesús comprometido
Dijo Cristo a su salida a hacer ver estos errores,
«nadie es profeta en su tierra». prefiere en sus seguidores
Por valles, llanos y sierras a gente de la gran masa:
fue haciendo su recorrida. humildes dueñas de casa
Así empezaba la vida y rústicos pescadores.
para la que fuera enviado.
Predicando en los poblados Mucha gente comprendió
y en apartados lugares, la idea de la hermandad
se alojaba en los hogares y verdadera igualdad
de campesinos honrados. entre los hijos de Dios.
Entre los que más prendió
Predicaba que el amor varios dejaron a un lado
era el primer mandamiento talleres, botes y arados
y el único fundamento para acompañar a Cristo,
que haría al mundo mejor. de este modo, por lo visto,
Su acento reformador se formó el apostolado.
contrariaba a los señores,
que ocultaban sus rencores DESPEDIDA
no oyendo lo que decía, Por fin, de tantos reunidos,
por eso se le veía doce tan solo han quedado.
con humildes pobladores. Muchos fueron los llamados
y pocos los elegidos.
Algunos al ver perdidos
comodidades y oficios
y otros varios beneficios,
se desistieron mejor
porque seguir al Señor
era mucho sacrificio.

80
Octavo
Fueron pasando los días.
Casi tres años vivió
el que nació de María
enseñando a amar a Dios.

Jesús y su apostolado
recorrían el país.
La gente, humilde feliz,
oía sus postulados.
Se quedaban asombrados
de tanta sabiduría,
y del modo en que se hacía
entender los argumentos.
En ese predicamento
fueron pasando los días.

Era su peregrinar
en las tierras de Judea,
por las ciudades y aldeas
un ejemplo singular.
Colocaba en su lugar
lo que nadie se atrevió:
dar a Dios lo que es de Dios,
como al rey lo que es del rey.
Y predicando su ley
casi tres años vivió.

82
Hablaba de la igualdad
entre todos los humanos,
que judíos y romanos
eran solo una hermandad.
Que se amasen de verdad
los hermanos insistían.
Y al enemigo decía
también se debe querer,
pero eso no hizo entender
el que nació de María.

Como virtud preferida


siempre tuvo la humildad
que practicó en realidad
durante toda su vida.
Es historia conocida
como al humilde ayudó.
Y la mano le tendió
a cualquier necesitado,
cuando fue por todos lados
enseñando a amar a Dios.

Por fin casi al coronar


sus más sentidos deseos,
escribas y fariseos
lo empezaron a intrigar.
Lo quisieron inculpar
de charlatán e impostor,
de sedicioso y traidor
contra el Imperio romano,
y no hubo poder humano
que defendiera al Señor.

83
Noveno
Invitó a la última cena
al terminar su camino.
Fue con desencanto y pena
al encuentro del destino.

Se hizo el ambiente penoso


debido a sus ofensores
y todos sus seguidores
se iban poniendo nerviosos.
Esto era muy doloroso
y a Cristo le daba pena.
Sabiendo que su condena
por fin había llegado,
a todo su apostolado
invitó a la última cena.

Primero los pies lavó


a todos con humildad.
Este gesto de bondad
a los hombres conmovió.
Luego el pan les repartió
como su cuerpo divino.
Y después bendijo el vino
diciendo que por su gloria
lo hiciesen en su memoria
al terminar su camino.

84
Los discípulos callados
oían a su Señor
que les dijo que un traidor
había en los congregados.
Se miraban asombrados
sus caras de duda llena,
como con vergüenza ajena
por las palabras oídas.
Y el final de la comida
fue con desencanto y pena.

Como Cristo no quería


a ese traidor nombrar
a Pedro por alegar
le sentenció en profecía
que él también lo negaría
tres veces con desatino
antes del segundo trino
del gallo madrugador
y así partía el Señor
al encuentro del destino.

Por fin, Cristo arrodillado


oraba en Getsemaní,
cuando llegaron allí
a apresarlo unos soldados.
Lo llevaron maniatado
a un recinto carcelario.
Así empezó su calvario
hombre de tan buenos dotes,
porque Judas Iscariote
lo vendió en treinta denarios.

85
Décimo
El gallo otra vez cantó
por el hombre condenado,
con el pecho atravesado
llegó a los brazos de Dios.

Cuando estuvo prisionero «Padre mío, Padre mío,


fue Jesús interrogado por qué me has abandonado…»
por haberse proclamado Era el reclamo ahogado
hijo de Dios verdadero. del mártir de los judíos.
A San Pedro un carcelero «Solo en tus manos confío
por Cristo le preguntó, y mi alma te entrego yo…»
y al instante respondió Del cuerpo se separó
que a ese hombre no conocía. el espíritu y al cielo,
Y mientras esto decía apenas emprendió el vuelo,
el gallo otra vez cantó. llegó a los brazos de Dios.
En una pública audiencia Cuando voy a terminar
Pilatos fue soberano. pienso en el hijo del hombre
Después de lavar sus manos, y en el martirio sin nombre
creyente de su inocencia, que tuvo que soportar.
dio a conocer su sentencia: ¿Qué nos quiso demostrar
«hoy será crucificado». sufriendo tanto dolor?
Por manos y pies clavaron, Quiso enseñar que el amor
y así no más se cumplía, para nuestro beneficio
que el hijo de Dios sería solo si es con sacrificio
por el hombre condenado. tiene sentido y valor.
Coronado con espinas
en su martirio, Jesús,
bajo el peso de la cruz,
llegó al fin de la colina.
Sangró su carne divina
por los clavos incrustados.
Como a las tres un soldado
que en verdugo se convierte,
mandó al Señor a la muerte
con el pecho atravesado.

86
Contenido
del disco
• Pista 1: «Presentación», refiere Santiago Varas Yáñez, acompañamiento
de guitarra compuesto e interpretado por Diego Barrera Bustamante.
Duración: 2:43.

• Pista 2: «El despertar a tu lado», refiere Santiago Varas Yáñez,


acompañamiento de guitarra compuesto e interpretado por Diego
Barrera Bustamante. Duración: 2:40.

• Pista 3: «El Torito», refiere Santiago Varas Yáñez, acompañamiento


de guitarra compuesto e interpretado por Dángelo Guerra Gallardo.
Duración: 13:30.

• Pista 4: «De Las Alamedas a Los Paltos, recuerdos de mi padre», refiere


Diego Barrera Bustamante, acompañamiento de guitarra, charango y
acordeón compuestos e interpretados por Diego Barrera Bustamante.
Duración: 22:50.

• Pista 5: «La gran historia de amor», refiere Dangelo Guerra Gallardo,


acompañamiento con arreglos de guitarra a lo poeta por Dangelo
Guerra Gallardo. Duración: 20:19.

89
Palabras
al cierre
Este libro está dedicado con mucho cariño a San
Vicente de Tagua Tagua.
Agradecemos especialmente a Juany, pues sin su
cariño y dedicación constantes nada sería posible.
Agradecemos también a todos los amigos y amigas
que participaron de la realización de este trabajo,
especialmente al equipo humano de Patrimonio
Tagua Tagua.

91
NIO
MO
RI

PAT

UA
G
TA
TA G U A