Está en la página 1de 3

2.

8 Esterilización con agentes químicos

Introducción:

Hemos comprobado que un gran número de enfermedades infectocontagiosas pueden
transmitirse mediante infecciones cruzadas o directas. Por éste motivo, en las
instituciones de salud, se llevan a cabo medidas de protección para la prevención y
control de las infecciones o enfermedades, mediante el empleo correcto de los medios
de protección individual, el manejo y esterilización correcta de todo el instrumental y
material gastable, la desinfección de los equipos y del ambiente, la antisepsia del
paciente y el adecuado manejo de los desechos sólidos y líquidos biológicos o no
biológicos.

Objetivos:
• Explicar los métodos de esterilización por medio de agentes químicos.
• Aplicar los conocimientos en el manejo de los diferentes equipos de esterilización, así
como los métodos de comprobación de la esterilización.
Competencias:

• Calidad y seguridad del proceso

• Prevención de riesgos laborales

• Dominio profesional

• Gestión de la calidad, seguridad y los recursos materiales en el proceso.

Desarrollo:

Los medios químicos  son productos bactericidas que destruyen las bacterias incluso en
su forma de esporas  interfiriendo  en el metabolismo y bajando el nivel proteico  y el nivel
reproductivo de ellas. Es importante saber que la esterilización    por medios químicos se
utiliza solamente en los casos en que los materiales no soporten el calor y su naturaleza lo
permita. Podemos clasificar en tres subgrupos a los agentes esterilizantes químicos:
Gaseosos, Líquidos y de Combinación.


En los gaseosos, encontramos el método por óxido de etileno, la indicación general para
su uso es que se puede esterilizar por ETO cualquier artículo termolábil, con la única
recomendación de controlar la aireación, si el artículo es poroso. El proceso por el cual el
óxido de etileno destruye los microorganismos es por alquilación: reemplazando el átomo
de hidrógeno en una molécula del organismo con un grupo alquilo, evitando que la célula
realice su metabolismo o se reproduzca. Su presentación es líquida y se volatiliza
formando un compuesto gaseoso. El ETO es una sustancia con gran poder de difusión y
penetración, lo que permite una amplia versatilidad en la esterilización de materia- les
sensibles al calor, no obstante, es altamente tóxico para los seres vivos, pudiendo provo-
car reacciones locales sobre piel y mucosas y efectos tóxicos sistémicos.

1
Las etapas de éste método son:

• Acondicionamiento y humidificación

• Ingreso del gas

• Exposición al gas

• Evacuación

• Aireación

• Las temperaturas de esterilización varían entre 35ºC y 55ºC, y los tiempos de


exposición entre 1 hora 20 minutos y 4 horas.

• El proceso de aireación que debe tener es entre 40ºC y 60ºC, y con una duración de 6 y
12 horas

Otro método gaseoso es por el gas de formaldehído (metanol o aldehído fórmico) que es
una alternativa a la esterilización por ETO para la esterilización de equipos y materiales
que no resisten altas temperaturas. Su mecanismo de acción es semejante al ETO, por
alquilación de átomos de hidrógeno de grupos funcionales de proteínas estructurales,
enzimas y bases nitrogenadas de ácidos nucleicos en sinergismo con la acción letal del
vapor de agua a baja temperatura. Como ventajas, posee, rapidez, ausencia de residuos
tóxicos y fácil instalación. Sin embargo, es incompatible con materiales sensibles a la
humedad. Además, es un producto tóxico considerado potencialmente cancerígeno y
mutagénico. Sus etapas son:

• La esterilización se produce por la acción del FO en presencia de vapor saturado.

• Esto se obtiene haciendo pasar una solución de formalina a través de un vaporizador y


tiene cuatro etapas:

– eliminación de aire

– inyección de FO

– etapa húmeda

– lavado de la cámara

• El gas es removido de la cámara a través de repetidos pulsos de vacío así como de


vapor de agua para realizar luego una fase de secado y una fase de aireación.

En cuanto a los químicos líquidos, tenemos al ácido paracético. Este agente, puede
considerarse como un derivado del peróxido de hidrógeno manifiesta una actividad
antimicrobiana conocida desde principios de siglo. Hay que señalar que es inflamable y
que debe ser manipulado con extrema precaución. Puede usarse para la esterilización de
equipos en hemodiálisis. Generalmente está indicado para material sumergible, sensible al
calor, a temperaturas que oscilan de 50ºC a 56ºC, a un pH neutro de 6.4 y a una
concentración final de 0.2%, siendo ideal para materiales y piezas que requieran una
rápida reutilización. El ciclo puede durar entre 25 y 30 minutos. Así mismo, cuenta con un
sistema de controles o monitores químicos y biológicos. Su principal desventaja consiste
en que no se puede esterilizar ningún instrumento que no sea sumergible, como por
ejemplo, los endoscopios flexibles o algunas cámaras de vídeo que no sean sumergibles.

Existe también el gluteraldehído. Este agente, que puede ser ácido o alcalino, se utiliza
como un desinfectante de alto nivel, y puede usarse en una concentración del 2 % para
fines de esterilización. La duración del tiempo de contacto necesaria para esterilizar es de
aproximadamente 10 horas. Tiene un amplio espectro de actividad antimicrobiana, es
activo ante la presencia de materia orgánica e inactiva rápidamente los microorganismos,
excepto las esporas. Fáciles de usar, son relativamente no corrosivos.

Finalmente; encontramos como método combinado el plasma de peróxido de hidrógeno,


Este método usa peróxido de hidrógeno como precursor de plasma. El plasma, que está
considerado como un cuarto estado de la materia, tiene propiedades esterilizantes a bajas
temperaturas. Es útil para la esterilización de equipos y materiales que no resisten altas
temperaturas. Actúa por sinergismo entre la acción oxidante del peróxido de hidrógeno en
estado vapor y la actividad alquilante de los radicales libres.

El equipo esterilizador opera mediante la inyección de peróxido de hidrógeno al 58%, y


por medio de emisión de energía de radiofrecuencia crea un campo electromagnético en
la cámara, generando plasma. En este estado se produce la esterilización. Posteriormente
se corta la radiofrecuencia y se vuelve a la presión atmosférica por la introducción de aire
filtrado. El proceso completo tiene una duración aproximada de 75 minutos.

Bibliografía:

Acosta-Gnass, S., & De Andrade Stempliuk, V. (2008). Manual de esterilización para


centros de salud (1st ed., pp. 5,7). Washington D.C.: Organización Panamericana de la
Salud.