Está en la página 1de 8

Nombres:

Junior Alexander
Apellidos:
Barco chapilliquen
Curso:

Desarrollo personal ciudadanía y cívica.

Grado: 3° sección: “b”


Empatía y manejo de conflictos
Existen personas que
ejercen y promueven
conductas violentas en sus
grupos.
Aunque este tipo de
comportamiento no
necesariamente
Implica una agresión física, si
significa ejercer violencia
sobre el otro: menospreciar a otra persona, propiciar su burla y
provocarle un daño emocional es también violencia. y la razón por la
cual la normalizamos no es estrictamente evolutiva: es sobre todo social
y cultural. así, la violencia puede entenderse como modelo de conducta
fácilmente reproducible, capaz de reafirma relaciones de poder, de
control y sumisión.
Como vemos la violencia es una forma de interactuar que expresa
conductas que, de forma intencional, imitada o aprendida, provocan o
amenazan con causar daño, mal o sometimiento grave (físico, sexual,
verbal o psicológico) a un individuo o a una colectividad.

1. ¿consideran posible no dejarse llevar por el


grupo en estos casos?
2. ¿realicen una puesta en común para recoguer
todos los aportes?
Resiliencia y asertividad

Vencer el miedo implica un ejercicio constante de autocontrol, de


persistencia y de convicción. Po ello, siempre es importante
mantenernos enfocados en aquello que es prioritario: una convivencia
pacífica y justa. Esto implica cultivar la resiliencia y el asertividad: dos
valores que se expresan como actitudes interpersonales de gran
importancia para resolver situaciones de conflicto interpersonal.
Aristóteles señalaba que la comunidad saludable es aquella que busca
su felicidad: el bienestar de la comunidad

1. ¿cómo creen que se aplicaría la resiliencia y la


asertividad el caso de facundo?
Convivencia democrática y
cultura de paz

Cuando llegamos a
situaciones de crisis en
nuestras relaciones
interpersonales,
resulta importante que
no haya actitudes de
indiferencia o de
“borro y cuenta
nueva”.
Dejar pasar la
violencia como si no estuvieras ahí va a propiciar que ella, al mínimo
descuido, vuelva a emerger. Por ello, es importante que juntos
reconozcamos con claridad cuáles son las lecciones aprendidas del
conflicto: que hicimos mal, que hicimos bien, que debemos cambiar.
Darnos el tiempo de aprender de nuestros errores, conversarlos y, sobre
todo, buscar que estos no se repitan es un progreso fundamental para
una convivencia democrática y una cultura de paz.

1. ¿indaguen sobre las normas de ética o códigos


de ética en su institución educativa?
2. ¿Cuál es la práctica de violencia interpersonal
más común para ustedes?
Analizamos el conflicto

Recuerda que los prejuicios son ideas que asumimos como ciertas como
ciertas sin lo necesariamente. En cambio, los estereotipos son ideas o
percepciones exageradas que se tiene de una persona o de un grupo de
personas a quienes se atribuye un comportamiento que se asume
predecible. De este modo, alcanzamos una rapidad justificación para
nuestras decisiones impulsivas. En este caso, por ejemplo, detrás del
prejuicio que se tiene sobre Sergio, se esconde el estereotipo de
considerar

1. ¿Por qué estos prejuicicos resultan un problema


para la resolución de un conflicto?
Discriminación y exclusión social
Cuando una persona
discrimina, a menudo piensa
que está expresando su propio
pensamiento, pero en realidad
está manifestando un
prejuicio. Los prejuicios son
opiniones previas, por lo
general de carácter negativo,
acerca de cuestiones que no
conocemos bien: cuando estos
prejuicios estigmatizan al otro
estamos frente a un estereotipo. Sucede que es fácil juzgar con ligereza
lo que vemos como “diferente”. Muchas veces lo diferente es excluido
socialmente: no se trata solo de la persona individual, sino de una
forma de discriminación que enfatiza el posible menosprecio o
estigmatización de un grupo social o étnico-racial determinado

1. ¿En qué situación consideras que has podido


actuar de forma discriminación (incluso sin darte
cuenta)? ¿porque crees que actuaste de esta
manera?
2. ¿reconoces grupos que puedan estar siendo
excluidos en tu comunidad?
¿HAY RACISMO EN EL PERU?

dado el racismo persiste en contextos de exclusión social, y con ello de


profundas desigualdades, podemos responder que sí. el desprecio entre
peruanos se expresa abiertamente: tanto cuando hay peleas violentas
como cuando algunos programas resaltan ciertos patrones de “belleza”
o “fealdad”. esto no se restringe a ámbitos en apariencia inofensivos:
alcanzan las esferas de decisión, como cuando ciertos políticos se
refieren despectivamente a algunas o algunos compatriotas en
contextos de conflicto social. el racismo se camufla sutilmente en
nuestra vida cotidiana. se camufla, pero no desaparece: se puede
percibir en las bromas que reciben algunas personas, como sucedió
como Luciana, quillay, Max y Ezequiel.
¿PORUQE PERSISTE EL RACISMO?

Porque persiste en nuestro imaginario colectivo, en


las creencias de muchas peruanas y peruanos, aunque
nos digamos a nosotras/os mismas/os que no somos
racistas. nuestras condiciones de sabernos
“cholas/os”, no occidentales, con ello, susceptibles de
cierto tipo de marginación sugiere la sutil percepción
de comparamos y nos sentimos menos.