Está en la página 1de 6

Alberto Moravia

Biografía

Alberto Pincherle (Moravia es el nombre del abuelo materno) nace en 1907, en el seno de una
familia burguesa acaudalada. Su padre, Carlo, judío no practicante, era arquitecto y pintor, de
origen veneciano. La madre, Teresa Iginia (Gina) De Marsanich, católica, era de Ancona. Alberto
fue el segundo de cuatro hijos, tras Adriana (1905 - 1996), pintora; le sigue Elena (1909 - 2006),
mujer del embajador Carlo Cimino; el menor fue Gastone (1914 - 1941), muerto en combate.
Alberto lleva una vida normal, aunque seria y solitaria.

Moravia no hace estudios regulares porque comienza a padecer en 1916 una tuberculosis ósea
que le obliga a guardar cama por cinco años (dos de ellos en un sanatorio). Sólo un año está en
el Liceo Torquato Tasso, y consigue la secundaria con esfuerzo. Ese será su título. Pero se instruirá
personalmente con numerosas lecturas, hasta formarse profundamente. Entre sus autores
favoritos, destacan: Shakespeare, Molière, Goldoni, Stéphane Mallarmé, Dostoyevski y James
Joyce. Aprendió francés y alemán, y empezó a escribir.

En 1925 deja el sanatorio y comienza a escribir Los indiferentes. Conoce a Corrado


Alvaro y Massimo Bontempelli. Prominente en la actividad literaria italiana desde 1927, cuando
empezó a escribir para la revista 900, donde aparecen sus primeros cuentos, acerca de las
dificultades morales de las personas socialmente alienadas y atrapadas por las circunstancias.

En 1929, con dificultad, publica la novela Gli indifferenti, muy aceptada, como relato en bloques
teatrales y como retrato de los italianos de ese tiempo. Al romanzo italiano. La decadencia de la
burguesía italiana, durante el régimen fascista, viene representada sin una intención crítica obvia,
pues es una novela existencialista que narra la historia de una familia con comportamientos
corruptos, que acaban vencidos por su apatía y falta de dignidad. La segunda novela Le ambizioni
sbagliate, es una mezcla de novela negra y de relato introspectivo a lo Dostoyevski, sin gran
fortuna.

En 1930 empieza su colaboración en La Stampa, dirigida por Curzio Malaparte, y en 1933 fundó,
con Mario Pannunzio, las revistas Caratteri, y luego Oggi. En este año escribe para la Gazzetta del
Popolo, pero el régimen fascista le censura recensiones de la novela La mascherata (sátira sobre
las dictaduras, situadas en Sudamérica), y prohíbe Agostino. En 1935 va a EE.UU. y da conferencias
sobre la novela en la Casa Italiana de la Columbia University de Nueva York. A su regreso escribe
unos cuentos: L'imbroglio 1937. Para evitar la censura, Moravia escribe cuentos alegóricos y
surrealistas.

La guerra y la caída del régimen.

En 1941 se casó con la también escritora Elsa Morante. Ambos vivieron en Capri, donde Moravia
escribió Agostino. Tras el Armisticio del 8 de septiembre de 1943, Moravia y Morante se
refugiaron en Fondi, en los límites de Ciociaria.1
En 1944, Moravia redactó las primeras páginas sobre la retórica política de entonces. El cuerpo de
la obra, que desarrolló trece años después, en un momento de crisis como narrador, describe la
difícil y desesperada realidad italiana en la Segunda guerra Mundial.

Con el anuncio de la Resistencia italiana vuelve a Roma; escribe para la prensa, colabora
con Corrado Alvaro en Il Popolo di Roma, Il Mondo, Europeo y sobre todo en el Corriere della
Sera donde seguirá con sus reportajes, críticas y relatos hasta su muerte.

Tras la guerra, su fortuna literaria no hizo sino crecer. Escribió novelas tan famosas como La
romana (1947), La desobediencia (1948), El amor conyugal (1949) y El conformista (1951).

En 1952 ganó el Premio Strega por I Racconti, y sus novelas comenzaron a traducirse a otros
idiomas. Ese mismo año Mario Soldati adaptó al cine La provinciale. En 1954, Luigi
Zampa dirigió La romana y en 1955 Gianni Franciolini llevó al cine I racconti romani (con los que
Moravia había ganado el Premio Marzotto). En 1960, con la publicación de El tedio, logró el premio
Viareggio.

En 1953, Moravia fundó la importante revista literaria Nuovi Argomenti (uno de los editores en los
que confió la revista fue su amigo Pier Paolo Pasolini). En los años 50, escribió prólogos para
distintas obras, como los 100 sonetos de Belli, la novela Paolo il Caldo de Vitaliano Brancati o
los Paseos por Roma de Stendhal. A partir de 1957, hizo críticas cinematográficas para la revista
mensual L'Espresso: estas críticas fueron recogidas en Al Cinema (1975).

Se separó de Morante en 1962. Y se fue a vivir con la joven escritora Dacia Maraini. En 1962 se
realiza el film, de Mauro Bolognini, Agostino e la perdita dell'innocenza, y en 1963 El
desprecio por Jean-Luc Godard, La noia por Damiano Damiani, y en 1964 Los
indiferentes por Francesco Maselli.

Viajó a la URSS en los ochenta, en apoyo de la apertura. Y fue a Hiroshima en 1982, escribió sus
experiencias ante sus efectos. Representó a Italia ante el Parlamento Europeo desde 1984 hasta su
muerte.

Se casó en 1986 con Carmen Llera. Se le encontró muerto en su domicilio en 1990. En ese año
salió la autobiografía, escrita con Alain Elkann, Vita di Moravia, editada por Bompiani.

Su obra literaria se caracteriza por una crítica frontal a la sociedad europea del siglo XX: hipócrita,
hedonista y acomodaticia. Se caracteriza por un estilo austero y realista, presente ya en su primera
novela, Los indiferentes (1929), que le hizo saltar a la fama en Italia. En sus escritos son
recurrentes el impulso sexual, la alienación del individuo y el existencialismo.
Nació el 22 de noviembre de 1907 en Roma.

Hijo de un arquitecto judío y de una noble eslava, su pasión por la escritura comenzó mientras que
se recuperaba de una tuberculosis, que le obligó a permanecer internado hasta los 18 años en una
clínica de Cortina D'Ampezzo.

Sus trabajos se caracterizan por un estilo austero y realista, presente ya en su primera novela, Los
indiferentes (1929), que le hizo saltar a la fama en Italia.
Fue además un periodista que enviaba sus notas desde diferentes lugares del mundo, y actuó
también como corresponsal de guerra.

Sus artículos opositores no pasaron inadvertidos para Mussolini, que en 1942 prohibió
personalmente su novela Mascarada y más tarde el resto de su obra. En 1943, al enterarse de que
iba a ser detenido, permaneció escondido durante meses en un establo y finalmente debió
abandonar Italia.

Su franqueza en el tratamiento de ciertos temas como los relacionados con la sexualidad, le


valieron una aureola de escándalo y en 1952 el Vaticano puso todos sus libros en el índice de
obras prohibidas, censura que fue abolida en 1963. Apoyó los movimientos de izquierda y la
Revolución cubana, pero no ahorró críticas a muchos aspectos del socialismo.

Entre las obras que publicó después de la guerra se cuentan Agostini, sobre las tribulaciones de la
adolescencia (1944); La romana (1947), una novela cuya protagonista es una prostituta; y la
colección de narraciones breves El amor conyugal y otros cuentos(1949), en los que lleva a cabo
una profunda prospección psicológica. En su trabajo más conocido, La ciociara (La campesina,
1957), utilizó sus propias experiencias para relatar la historia de dos refugiados italianos. La noia
(El aburrimiento, 1960), en cambio, trata de la desesperación que arrastra consigo la humanidad
en nuestros tiempos, mientras que La mentira (1965) es una reflexión sobre la condición de
novelista.

Entre sus últimas obras se encuentran algunas de gran contenido teórico, con un estilo que busca
una novela-debate ideológico, como El hombre que mira (1985) y 1934 (1982), que relata un
encuentro entre un joven antifascista italiano y una joven alemana. A la misma época pertenece
además Cuentos romanos (1983), una colección de 20 narraciones cortas.

En 1941 se casó con la también escritora Elsa Morante. Volvió a casarse por tercera vez a los 78
años.

Alberto Moravia falleció en Roma el 26 de septiembre de 1990, a los 82 años.


ALBERTO MORAVIA

BIOGRAFÍA
Alberto Moravia (pseudónimo de Alberto Pincherle; Moravia era el apellido de la abuela paterna)
nació el 28 de noviembre de 1907 en Roma, en Via Sgambati, en el seno de una próspera familia
burguesa. El padre, Carlo Pincherle Moravia, arquitecto y pintor, era de origen veneciano, y la
madre, Gina de Marsanich, provenía de Ancona. El tercero de cuatro hermanos (Adriana, Elena y
Gastone, nacido éste en 1914), Alberto tuvo una infancia normal aunque un tanto solitaria.
A los nueve años vive la experiencia más importante de su vida, que según el propio autor marcó
su sensibilidad de manera determinante: la enfermedad de la que no sanará hasta los diecisiete
años, dejándole algunas secuelas. En efecto, la tuberculosis ósea lo mantiene en cama durante
cinco años: los tres primeros en casa, y los otros dos en el sanatorio Codivilla, en Cortina
d’Ampezzo. En este período sus estudios son irregulares y se ven interrumpidos tras obtener la
"licenza ginnasiale", su único título académico. A pesar de esto, no para de leer, especialmente a
los clásicos y a los grandes narradores del s. XIX y del primer Novecientos (Dostoievski, Joyce,
Goldoni, Shakespeare, Molière, Mallarmé, Leopardi...). También escribe poemas en francés e
italiano, y estudia alemán.
En el otoño de 1925, recién salido del sanatorio de Bressanone, en la provincia de Bolzano,
empieza a escribir Gli indifferenti (Los indiferentes), su primera novela, que será publicada con
gran éxito en 1929. Su salud sigue siendo frágil, y se ve obligado a vivir en albergues de montaña,
lo que no le impide entrar en contacto con Corrado Alvaro, Massimo Bontempelli y la revista 900,
en cuyas páginas aparece el cuento Cortigiana stanca (Cortesana cansada), en 1927.
Gracias a la buena acogida dispensada a su primera novela, Moravia se introduce en el mundillo
literario y periodístico, y se hacen más numerosas sus colaboraciones en revistas. En 1930, en
Consuma, cerca de Florencia, donde pasó dos meses, conoce a Berenson y le da a conocer Los
indiferentes.
Mientras tanto, su relación conflictiva con el régimen fascista desatada por su novela se agudiza.
Movido por el ansia de evasión del clima opresivo en que vivía, empieza a viajar, y con varios
artículos sobre sus viajes colabora a partir de 1930 en La Stampa, dirigida por Curzio Malaparte.
Pasa largas temporadas en Inglaterra, donde conoce a E. M. Forster, H. G. Wells y Yeats; y en París,
donde coincide en el salón literario de la princesa de Bassiano (prima de T. S. Eliot) con Fargue,
Giono, Valéry y el grupo llamado "Art 1926".
En 1933 funda con Pannunzio las revistas Caratteri, de la que sólo aparecieron cuatro números,
y Oggi, todavía existente. En 1935 su segunda novela, Le ambizione sbagliate (Las ambiciones
equivocadas), recibe una mala acogida y es censurada por el régimen. Ese mismo año comienzan
sus colaboraciones en la Gazzetta del Popolo, mientras se va alejando de una Italia en la que la
vida le es cada vez más difícil. Así, en 1935 y 1936 está en los Estados Unidos como invitado de
Giuseppe Prezzolini, director de la Casa Italiana de la Columbia University de Nueva York; allí da
tres conferencias sobre la novela italiana, disertando acerca de Nievo, Manzoni, Verga, Fogazzaro
y D’Annunzio. Tras un breve paréntesis en México vuelve a Italia, donde en poco tiempo
escribe L’imbroglio (El embrollo), colección de relatos que marca el comienzo de su asociación con
la editorial Bompiani.
Exceptuando el viaje a China en 1936 y unas cortas vacaciones en Grecia en 1938 (donde
frecuenta a Montanelli), los años 1933-1943 son para Moravia, que es judío por parte paterna, los
peores de su vida desde el punto de vista público.
Para eludir el control y la censura del régimen, que mira con recelo su obra narrativa, Moravia
opta por la alegoría, el apólogo, la sátira y la analogía, a los que recurre en los relatos surrealistas y
satíricos de I sogni del pigro (Los sueños de un haragán), de 1940, y en la novela La mascherata(La
mascarada), de 1941. La novela es "secuestrada" a la segunda edición y se le prohíbe a su autor
escribir en la prensa. Sin embargo, con el pseudónimo de Pseudo colaborará a menudo en la
revista de Curzio Malaparte Prospettive.
En 1941 se casa con la escritora Elsa Morante, a la que había conocido en 1936 y con quien pasa
largas temporadas en Capri. Allí escribe Agostino, publicado con gran éxito en 1944. Tras su
matrimonio, comienza para el escritor un período de alejamiento y ostracismo, pues su nombre
figura en las listas de la policía fascista como "subversivo".
En septiembre de 1943 huye de Roma con su mujer y se refugia en Fondi, en la región de Ciociara.
Ésta fue la segunda experiencia importante de su vida, después de la enfermedad; y de aquella
experiencia nacerá en 1957 la novela La ciociara (La campesina). En 1944, durante la ocupación
alemana, son publicados el libro de relatos L’epidemia (La epidemia) y el ensayo La Speranza,
ovvero Cristianesimo e Comunismo (La esperanza, o cristianismo y comunismo). Después de la
liberación vuelve a Roma y reemprende su apretada actividad literaria y periodística, colaborando
en Il Mondo, L’Europeo y el Corriere della Sera. Su presencia en este último periódico será
constante desde los años cincuenta hasta su muerte, con una amplia serie reportajes, artículos y
relatos.
Es en la posguerra cuando empieza su fortuna literaria y cinematográfica. Tras La romana (1947),
aparecen sus relatos de La disubbidienza (La desobediencia), L’amore coniugale e altri racconti(El
amor conyugal y otros relatos) y, en 1951, la novela Il conformista (El conformista). Las
adaptaciones cinematográficas son numerosas: La provinciale (1952) de Mario Soldati, La
romana (1954) de Luigi Zampa, Racconti romani (1955) de Gianni Franciolini, La ciociara(1960) -
con el título de Due donne- de Vittorio de Sica, Agostino e la perdita dell’innocenza(1962) de
Mauro Bolognini, Il disprezzo (1963) de Jean-Luc Godard, La noia (1963) de Damiano Damiani, Gli
indifferenti (1964) de Francesco Maselli, Il conformista (1970) de Bernardo Bertolucci, Io e
lui (1973) de Luciano Salce, y así hasta llegar a L’attenzione de Giovanni Soldati (1985).
En 1952, año en el que gana el premio Strega por I racconti (Los cuentos), al poco de su
publicación, todas sus obras son puestas en el Índice del Santo Oficio.
Al año siguiente funda en Roma, junto a Alberto Carocci, la revista Nuovi argomenti, en la que
escribirán, entre otros, Jean-Paul Sartre, Elio Vittorini, Italo Calvino, Eugenio Montale, Franco
Fortini y Palmiro Togliatti. Moravia dirigirá la publicación hasta el final: a partir de 1966 con
Carocci y Pasolini, a los cuales se unirán posteriormente Attilio Bertolucci y Enzo Siciliano; en 1982,
en Milán, los directores de la tercera serie serán principalmente Siciliano y Sciascia.
En 1954 publica los Racconti romani (Cuentos romanos), ganadores del premio Marzotto, la
novela Il disprezzo (El desprecio) y, en Nuovi argomenti, el ensayo L’uomo come fine (El hombre
como fin), escrito hacia 1946. En los años sucesivos escribe sendos prólogos para los Cien
sonetosde Belli, Paolo il caldo de Vitaliano Brancati y los Paseos romanos de Stendhal. En 1957
comienza su colaboración con L’Espresso, en el que se ocupará de las críticas de cine, algunas de
las cuales serán publicadas en 1975 en el libro Al cinema (En el cine).
El teatro le ocupa intensamente en los años cincuenta, y dentro de este género escribe La
mascherata y Beatrice Cenci. Fruto de un primer viaje a la Unión Soviética, en 1958 escribe el
ensayo Un mese in URSS (Un mes en la URSS).
Tras la publicación en 1959 de los Nuovi racconti romani (Nuevos cuentos romanos), al año
siguiente aparece la novela La noia (El aburrimiento), premio Viareggio en 1961, con un éxito
similar al que obtuvieron Los indiferentes y La romana. Entre tanto va creciendo su fama de sutil
indagador de la vida erótica, de intelectual de izquierdas, de figura principal del mundo literario
romano, siempre con la reticencia de los sectores más conservadores de la sociedad.
En abril de 1962 se separa de Elsa Morante, dejando su apartamento romano de Via dell’Oca, y se
instala en Lungotevere della Vittoria con la joven escritora Dacia Maraini. Ese mismo año
aparecen Un’idea dell’India (Una idea de la India), a consecuencia de un viaje echo el año anterior
con la Morante y Pasolini, y L’automa (El autómata), el primero de tres libros de cuentos sobre el
tema de la alineación -los otros dos serán Una cosa è una cosa (Una cosa es una cosa), de 1967,
e Il paradiso (El paraíso), de 1970-. Al año siguiente amplia el ensayo El hombre como fin y, tras su
polémica con el Grupo 63, publica en 1965 L’attenzione (La atención), un experimento de "novela
dentro de la novela".
A partir de 1966, año del estreno de Il mondo è quello che è (El mundo es lo que es) en el Festival
de Teatro Contemporáneo, su dedicación al teatro aumenta considerablemente. Con Dacia
Maraini y Enzo Siciliano funda la compañía teatral del Puercoespín, con sede en el teatro de Via
Belsiana en Roma. Son representadas L’intervista (La entrevista), del propio Moravia, La famiglia
normale de Dacia Maraini, Tazza de Enzo Siciliano y diversas obras de C. E. Gadda, Wilcok,
Strindberg, Parise y Kyd. Moravia expone sus ideas sobre el teatro en La chiacchiera al teatro (La
charla en el teatro), pero los problemas financieros impedirán continuar la experiencia en 1968.
Por esa época viaja a China y Japón con Dacia Maraini, y cuenta sus experiencias en varios
artículos aparecidos en el Corriere della Sera y contestados por los estudiantes.
Mientras compagina el estreno de obras de teatro y la escritura de novelas, Moravia viaja a África
en 1972, experiencia que le llevará a escribir tres libros en los que relata sus impresiones: A quale
tribù appartieni? (¿A qué tribu perteneces?), en 1972; Lettere dal Sahara (Cartas del Sahara), en
1981, y los artículos para el Corriere della Sera reunidos en Passeggiate africane (Paseos por
África), de 1987.
Tras publicar varios libros de relatos, en 1978 da a la imprenta otra de sus obras maestras: La vita
interiore (La vida interior). La posición del escritor ante el mundo, cada vez más individualizada y
compleja, toma nueva forma en los cuentos de Storie della Preistoria (Historias de la Prehistoria) y
en las novelas 1934 (publicada, como el anterior, en 1982) y, sobre todo, L’uomo che guarda (El
hombre que mira), de 1985.
Moravia, que nunca había dejado de estar de actualidad, salta a las páginas de la prensa del
corazón en 1986 al casarse con Carmen Llera, una española cuarenta años más joven que él a
quien había dedicado el libro de cuentos de La cosa. Entre 1984 y 1989 es diputado en el
Parlamento Europeo como independiente en las listas del Partido Comunista Italiano.
El 26 de septiembre de 1990, a las nueve de la mañana, Alberto Moravia muere en su casa de
Roma. De manera póstuma han aparecido dos libros que agrupan relatos aparecidos en su día en
periódicos y revistas, y que hasta ese momento no se habían publicado en libro.