Está en la página 1de 18

Universidad José Antonio Páez

Escuela de Arquitectura

Historia de la Arquitectura I

Palacio
Barberini
Análisis de la función,
forma, estructura y
materiales.

Docente: Patricia Atiénzar


Sección: 304Q1

Por:
Andrea Hernández, C.I. 25152065
Bárbara García, C.I. 27366782
Jesús Portocarrero, C.I. 24423900
Luis Chirivella, C.I. 24327072
Maria José Ferrer, C.I. 25335598
Michael Fuguet, C.I. 24573158
Palacio Barberini
El Palacio Barberini es un palacio
construido en el siglo XVII en Roma por la
familia Barberini en la ciudad de Roma. Fue
construido en tiempos en los cuales Urbano VIII
(Maffeo Barberini) era papa y sus sobrinos
Francesco y Taddeo estaban obteniendo
grandes riquezas del nepotismo.

En 1625, el Cardenal Francesco Barberini adquiere el Palacio Sforza con un jardín en


Quirinal, no muy lejos de la Plaza Barberini. La planta baja del viejo palacio del siglo 16
tenía las mismas proporciones que la actual ala norte. Dicho palacio era a su vez de menor
altura, y la forma en que estaba dividido en habitaciones era inaceptable, era
considerado espantoso. Nada era más natural que convertir la estructura existente e
integrarla a un edificio nuevo y más grande. Siendo el resultado uno de los palacios más
significativos
E del Barroco Romano.

Aunque visto desde afuera da la impresión de ser


una estructura homogénea éste realmente es la unión de
dos palacios en uno ya que mientras Taddeo Barberini era
dueño del ala norte, su hermano el cardenal Francesco
Barberini se encarga de construir el ala norte y el
elemento vinculante entre las dos alas, lo que se
convertiría en última instancia en el Palacio Barberini.

Se cree que el arquitecto Carlo Maderno fue


persuadido a diseñar el nuevo edificio. Cuando luego de
cuatro años él muere en 1629, el proyecto había
difícilmente pasado la etapa de planificación. Aquí es
cuando Bernini toma a su cargo la supervisión de la obra,
y Borromini quien trabajó bajo la supervisión de ambos
arquitectos, era responsable de algunas partes de la
ejecución. Puede asumirse de Bernini estaba meramente
aplicando los planes de Maderno, mientras por su puesto
haciendo algunas modificaciones.
ESCUDO DE LA FAMILIA
BARBERINI
Análisis Funcional
El Palacio Barberini surge de la unión de dos palacios en uno. Es posible evidenciar
que su planta es en forma de “H” denotando las dos naves laterales y un elemento central
que se convierte en la sección de enlace impuesta, con un vestíbulo, un gran pasillo.
Aunque el palacio entero cuando es visto desde afuera parece una estructura
homogénea, la división interna de las habitaciones en las dos alas se adecuó
completamente a los deseos de los dos dueños.

FOTO AEREA DEL PALACIO PLANTA PRIMER PISO

La división en dos puede haber contribuido a lo que es una forma inusual para
Palacios Citadinos Romanos. La forma tradicional arquitectónica de los Palacios Citadinos
Romanos era de edificios auto contenidos en una forma de paralelepípedo rectangular
con uno o más patios internos. En contraste con lo anterior, el Palacio Barberini es estructura
abierta, que posee una planta en forma de H, y su área central da acceso a dos alas,
impuestas una hacia el jardín y una hacia el paisaje citadino, la cual nos presenta una
fachada es particularmente hermosa. Dichas alas flanqueadas, las cuales más allá de
proyectar la sección central, demarcan un área de patio, cuya función es similar al patio
de honor Francés. Las dimensiones de los apartamentos son propias a las de un palacio, y
no a las de habitaciones de menor tamaño como las de una villa; el hecho de que las
habitaciones que son tanto de invierno como de verano hace posible de que puedan
permanecer en ellas durante todo el año.
Análisis Funcional

Finalmente el edificio fue considerado un palacio, y otra indicación de esto sería su


tamaño. Aunque el arquitecto combinó la tipología arquitectónica de una villa suburbana
con la de un palacio, de esta forma creó el nuevo Palacio Barroco.

PLANTA BAJA PLANTA ALTA O

PLANTA PRINCIPAL

Al visitante entrar a través de la planta baja a la sección central desde el oeste


(entorno citadino) ingresa a lo que es para la época un vestíbulo inusualmente espacioso.
Su extremo oeste tiene siete ejes de columnas, pero va disminuyendo por dos ejes a la vez,
concluyendo con solo tres naves en el este y al final en una exedra siendo posible
identificarla en la planta ya que esta suele ser un área de planta circular o similar, la cual
generalmente posee asientos y respaldos fijos en la parte interna de la curva.
Análisis Funcional .

Para acceder la planta superior es posible identificar dos escaleras, una a cada
lado de la entrada previamente mencionada, estas escaleras difieren en su forma
totalmente, ambas coinciden en ser de centro abierto, sin embargo, la que dirige al ala
izquierda es claramente ortogonal mientras la otra posee una planta lo que parece ser
ovalada.

PLANTA Y CORTE ESCALERA OVAL

Posterior a esto y de forma continua a la entrada existe una sala oval que se repite en
sus dos plantas. Se conoce que esta fue una idea importante de Maderno, la cual era una
sala oval que colinda en el este con el gran salón existente en la planta principal y puede
ser accedida por medio de él. Esta sala transversalmente oval y de tal sencillez clasicista,
como si los sentimientos del espectador, intensificados por el exuberante fresco del techo
de Cortona, estaban destinados a ser aliviados acá. La arquitectura secular ovalada no era
conocida en este periodo (en arquitectura religiosa). La función exacta de la Sala Oval en
el palacio Barberini es desconocida, pudo haber sido una sala anterior o posterior al gran
salón, o también, a falta de chimenea, una sala de jardín para ser usada en el verano, o
tal vez una pequeña sala de esculturas. Se conoce que es posible acceder cada ala del
palacio de forma independiente por las escaleras antes mencionadas, las cuales a pesar
de su forma se basan en una estructura de planta cuadrada.
Análisis Funcional

Dos alas, una al jardín y otra al


paisaje citadino. Puede observarse en
la entrada principal del ala sur el
puente en forma de doble arcada
cruza la zanja entre la plana principal y
el nivel del suelo.

Actualmente el Palacio es sede


para la Galería Nacional de Arte
Antiguo de Roma. A continuación se
muestran las áreas que se encuentran
ocupadas con sus respectivos usos y
obras que exponen.

VISTA AEREA DESDE LOS


JARDINES
Análisis Funcional
Análisis Espacial
Uno de los elementos espaciales más llamativos del
Palacio Barberini son las escaleras. Cada ala del palacio
es accesible por una escalera separada las cuales son
totalmente diferente a las demás. A la derecha una
escalera ovalada en espiral dirige al ala derecha. CORTE ESCALERA OVAL EN
Columnas dobles toscanas soportan el volado de ESPIRAL
CORTE ESCALERA OVAL EN ESPIRAL
escaleras que dirigen a un centro abierto, las cuales son
toda una obra de arte dentro de este edificio de Bernini,
sin embargo, estas fueron diseñadas por Francesco
Borromini, arquitecto que colaboró con su construcción
desde el principio.

ESCALERA OVAL EN ESPIRAL

La escalera que dirige al ala izquierda del palacio fue diseñada un poco diferente. EL
visitante en primera estancia asciende un largo corredor parecido a una rampa hasta la
primera plataforma. Esta sección tiene una forma estándar para escaleras de palacios
romanos de los quinientos. Pero luego hay una sorprendente apertura hacia el centro, así
como en la escalera oval en espiral con sus dobles columnas toscanas.

ESCALERA AL ALA IZQUIERDA ESCALERA AL ALA IZQUIERDA


Análisis Espacial Básicamente el Palacio Barberini se
comprende por una serie de galerías
conectadas a través de un gran atrio
central, el cual conecta el interior de la
edificación con los jardines exteriores. Al visitante
entrar a la sección central desde el oeste ingresa
a lo que es para la época un vestíbulo
inusualmente espacioso. Su extremo oeste tiene
siete naves, pero va disminuyendo por dos naves a
la vez, concluyendo con solo tres naves en el este
VISTA EXTERNA DEL VESTIBULO y al final en una exedra. EL vestíbulo tiene masivos
pilares cruzados y una bóveda de arista. Un vestíbulo había sido previamente un paso con
columnas de bóveda de cañón (como en el Palacio Farnese) pero aquí se expande en
grandes paredes de pilares. El paso hacia el jardín no fue abierto hasta 1670. Previo a eso la
exedra estaba cerrada y no había comunicación con el jardín.

INTERIOR DEL VESTIBULO INTERIOR DEL VESTIBULO


VISTA HACIA LA CIUDAD VISTA HACIA EL JARDÍN
Análisis Espacial

El gran salón está en el centro de la


planta principal. La planta baja inicialmente
planeada por Maderno de forma cuadrada,
pero Bernini alargó el salón cerrando las logias, y
dándoles su presente volumen de 15 m de alto y
ancho y 25m de largo. El único elemento
destinado a producir un efecto es la famosa
obra “fresco” por Cortona (una alegoría a
GRAN SALÓN CENTRAL
Urbano VIII pontificado, 1633-39). TECHO FRESCO DE PIETRO DA CORTONA

FRESCO DE PIETRO LA CORTONA


Análisis Espacial

Sin embargo, teniendo elementos realmente armónicos, existen carencias en el


diseño dentro de lo que se puede analizar de las intenciones espaciales de Bernini, En el
libro ‘Bernini’, de Franco Borsi, quien estudió a fondo la obra del mencionado arquitecto,
afirma lo siguiente:

‘‘La carencia de prejuicios de Bernini le permite utilizar cualquier medio.


En arquitectura, utiliza habitualmente lo falso: en el palacio Barberini, las
grandes ventanas de la logia no se corresponden en absoluto con las
aberturas de la sala interior, con las verdaderas ventanas. Ello es una
contradicción flagrante de los nuevos dogmas de la arquitectura’’

Según este autor, en el Palacio Barberini no existe una armonía relevante dentro de
algunos de sus elementos, mencionando en la pasada cita la falta de relación entre las
aberturas y las ventanas; dando también otros ejemplos relevantes.

VISTA INTERNA A UNA DE LAS SALAS DEL ESCALERA OVAL EN ESPIRAL


PALACIO
Análisis Formal

Antes de su construcción se planteaba que la mansión debía de ser Fasto y esplendor


del Barroco razón por la cual fue elegido para el diseño de la mansión al mejor arquitecto
del momento, Carlo Moderno, sustituido posteriormente por Bernini, con la constate
participación de Borromini y Pietro da Cortona.

Al observar y analizar su fachada frontal podemos evidenciar que ésta se encuentra


establecida con un pórtico coronado por una doble galería cerrada, pero toda su fachada
tiene un carácter calado con un piso inferior abierto como una logia. Teniendo cada piso
siete vistosos vanos o ventanas, semi-columnas por todas las galerías. El sistema de fachada
recuerda a algunas obras de Miguel Ángel, con una puerta destacada y un balcón
avanzado con columnas exentas y un escudo superior. Cuenta con una estupenda
decoración que posee un orden dórico, jónico y corintio.

FOTO PANORÁMICA DE LA FACHADA FACHADA PRINCIPAL HACIA LA CALLE


PRINCIPAL

Dicha fachada de la entrada deriva originalmente de Maderno, quien planeaba un


frente de tres pisos de altura y siete ejes de ancho como es evidente en la actualidad, sin
embargo las tres logias puestas una sobre la otra fueron que diseñadas para sorprender al
espectador serían abiertas, posteriormente es Bernini decide que las dos logias superiores
fueran cerradas con ventanas, permitiendo que el gran salón central fuera agrandado
para acomodar el famoso techo fresco de Cortona.
Los marcos de las ventanas

Análisis Formal recortados en el nivel superior fueron


probablemente una invención de
Bernini. Las logias son diseñadas
para tener un estilo tabulado, y sus columnas fueron ubicadas en forma de la antigua
superposición. Previamente, un máximo de dos logias puestas una sobre la otra en el patio
eran las acostumbradas en el palacio citadino, y la planta superior siempre era cerrada,
como por ejemplo en el Palacio Farnese.

PALACIO FARNESE

Una ideal poética fue puesta en efecto en la entrada principal del ala sur, donde un
puente en forma de doble arcada cruza la zanja entre la plana principal y el nivel del suelo.
El puente fue diseñado como una ruina y la arcada al lado del ala sur ha colapsado desde
la mitad en adelante. La brecha es atravesada por un puente levadizo. Esta doble arcada
fue diseñada en 1678/79, siendo un temprano ejemplo de la arquitectura en ruinas. El
arquitecto no es conocido. La idea pudo haber venido del mismo Cardenal Francesco
Barberini.
Análisis Estructural

La estructura del Palacio se adapta


a las estructuras tradicionales utilizadas en
el Barroco, la línea curva predominaba
tanto en la estructura como en la
decoración, lo que se puede evidenciar en
las bóvedas de arista presentes en el
vestíbulo.

BOVEDAS DE ARISTA
VESTIBULO

En la fachada de la edificación son visibles 7 ejes de columnas los cuales a medida


que se adentran a la edificación se disimulan dentro de las paredes del palacio. Las
columnas presentes en el interior del vestíbulo, es decir la entrada principal, no continúan a
sus plantas superiores debido a la existencia del gran salón central, el cual es un área limpia
y libre de columnas internas. Por otro lado la base de la estructura es ortogonal sencilla. Se
presentan los órdenes dórico, jónico y
corintio en las columnas de la fachada
principal, mientras que en el interior
abunda el orden toscano en las
columnas dobles de ambas escaleras.
Nuevamente es constante la línea curva
en los espacios ovalados, como lo es la
exedra que colinda con el vestíbulo, la
sala oval y la escalera oval en espiral,
dándole carácter Barroco y
VESTIBULO
majestuosidad al palacio.
Análisis de los Materiales
Los elementos constructivos presentan pocas novedades, se utilizan los clásicos que
se disponen de un modo poco ortodoxo. Existe un predominio de la forma sobre la función,
por lo que el edificio se concibe de un modo global, destacado sus valores escultóricos.
Observamos que en sus fachadas posee materiales de construcción traídos desde el
Coliseo y el panteón ya que los Los Barberini no dudaron en desmantelarlos para la
construcción de esta mansión.

SALA INTERNA DEL PALACIO CORREDOR INTERNAO DEL PALACIO

Predomina la variedad (piedra, ladrillo, estuco, etc.) aunque el más utilizado será la
piedra sillar, en especial en los interiores, se empleara el mármol de colores para subrayar la
suntuosidad y el lujo, tan querida por la teatralidad barroca. En ocasiones se emplea el
bronce para ciertos elementos, cuando se pretende destacar su carácter decorativo
(columnas, etc.) Frecuentemente se utilizan todos los materiales a la vez, lo que consigue
efectos de suntuosidad y complejidad ornamental.
Análisis de los Jardines
El jardín originalmente se
extendía por la parte sur del edificio,
hasta la pared del recinto en la Via Pia,
ahora Via XX Settembre, y al este, hasta
la actual subida de San Nicolás de
Tolentino. Se diseñó como una parte
integral del palacio, en relación directa
con los ambientes monumentales de la
planta principal. En el siglo XVII gran
parte del jardín fue organizado a la VISTA ACTUAL DEL JARDÍN

italiana, con un cruce regular de caminos flanqueados por hileras de arbustos, y fue
completado con los jardines secretos en dirección del ala Sforza. En el parque, adornado
con bulbos de flores y árboles de producción agrícola, fueron criados ciervos, avestruces,
camellos y otros animales exóticos.

Con tantas alteraciones no es sorprendente que incluso Bernini haya dejado el jardín
sin coherencia, este estaba relativamente incompleto y faltaba un elemento para crear un
balance a la mano derecha del pabellón central. Todavía no está claro como Bernini iba a
mantener la simetría y a la misma vez tapar, en parte, el extra piso que ya estaba
construido en el ala izquierda de la casa del cardinal Francesco Barberini. Si la fachada del
jardín es aceptada como confusa, esto no quita que las dos fachadas principales con sus
grandes galerías es la parte más original y hermosa del palacio. Aun como lo podemos ver
hoy en día es evidente que es el resultado de numerosos cambios en el diseño, algunos
básicos.
Análisis de los Jardines
El cardenal Francesco Barberini, sobrino del Papa Urbano VIII, mostró un gran interés
por la organización del jardín, para la que siguió los consejos del gran coleccionista,
importante mecenas y culto humanista Cassiano dal Pozzo, apasionado de botánica. Entre
1673 y 1679, los jardines, hasta entonces parte privada separada del resto del edificio, áreas
que se pusieron en comunicación con el atrio mediante la creación de una rampa para las
carrozas que atraviesa todavía el palacio.

RAMPA QUE ATRAVIESA EL PALACIO


FACHADA POSTERIOR

Entre las numerosas obras promovidas por el cardenal, también se incluye la


creación del "ponte ruinante" de Bernini, realizado para conectar el Salón del Trono con los
jardines secretos. En el patio anterior del edificio, durante más de un siglo, se albergaron los
fragmentos del obelisco Barberini, que data de la época del emperador Adriano y que fue
descubierto en 1570 cerca de la Porta Maggiore, donde había sido cremado el cuerpo de
Antino. El Papa Urbano VIII hizo transportar el obelisco al Palacio Barberini para darle una
colocación monumental, pero ninguna de las hipótesis propuestas por los diferentes
arquitectos se realizó.
Análisis de los Jardines

En 1773, Cornelia Costanza Barberini donó el obelisco al Papa Clemente XIV para el
patio vaticano, de donde fue retirado en 1822 para ser colocado en el centro del paseo
del Pincio, donde se encuentra todavía. A finales del siglo XVIII, el jardín fue transformado
de acuerdo con el estilo romántico mediante la plantación de árboles altos, colocando
varias estatuas y una estela egipcia. También fue realizada una construcción conocida
como la "casina di sughero" (casita de corcho), típico ejemplo del gusto pintoresco que era
muy apreciado en esa época. Se remonta al 1875, el invernadero de vidrio y hierro, con la
colocación de una colección lapidaria en el muro exterior. También este período el
arquitecto Azurri construyó, en relación con el antiguo palacio de los Sforza, el edificio
donde ahora viven los descendientes de la familia Barberini.

A finales del siglo XIX, se inició la venta de las zonas marginales del jardín para la
construcción de edificios a lo largo de la Via XX Settembre; de esta manera desapareció el
frontón destinado al juego de pelota. En 1936, en los jardines fue construida la villa
Savorgnan de Brazzà, diseñada por Giovannoni y Piacentini, ejemplo de construcción civil
de época fascista en estilo clásico. Durante los trabajos de excavación, se realizó el
afortunado hallazgo de los ambientes que albergan el llamado mitreo Barberini, que data
del siglo II d.C.