Está en la página 1de 3

¿ES LA PROTECCIÓN LABORAL LA MEJOR ESTRATEGIA PARA COMBATIR

LA PRECARIZACIÓN Y LA DESLABORIZACIÓN EN EL DEPARTAMENTO DE


CASANARE?

Aprendiz:
YURENI ANDREA GOYENECHE VALDERRAMA

SERVICIO NACIONAL DE APRENDIZAJE SENA


CENTRO AGROINDUSTRIAL Y FORTALECIMIENTO EMPRESARIAL
REGIONAL CASANARE
TECNOLOGO GESTION DEL TALENTO HUMANO
FICHA 1751960
YOPAL-CASANARE
2019
¿ES LA PROTECCIÓN LABORAL LA MEJOR ESTRATEGIA PARA COMBATIR
LA PRECARIZACIÓN Y LA DESLABORIZACIÓN EN EL DEPARTAMENTO DE
CASANARE?

A lo largo y ancho del departamento de Casanare se presentan distintos tipos de


fenómenos laborales que aquejan a la clase obrera y obstaculizan el desarrollo del
país, dentro de estos encontramos la precarización la cual “es una nueva clase
social emergente, que surge de las relaciones flexibles de producción, que no
cuenta con las condiciones conquistadas por los movimientos obreros” (Rodriguez
Amaya, 2019), no ser conquistada por los movimientos obreros hace referencia a
que no cuentan con los lineamientos justos para con los trabajadores, como por
ejemplo, que el trabajador no cuente con un contrato formal por parte del empleador,
este tipo de situaciones se presentan constantemente en las zonas tanto urbanas
como rurales de nuestro departamento, con mayor proporción en esta última
principalmente con trabajadores que realizan actividades agropecuarias de alto
riesgo, lo que desencadena en otra problemática igualmente relevante, pues al no
tener un contrato formal no se encuentran afiliados a salud y pensión, generando
así que el acceso a la salud se dificulte en caso de un accidente.
De igual manera, como se mencionaba anteriormente, esta problemática no se
presenta exclusivamente en las zonas rurales si no también, en las zonas urbanas,
un claro ejemplo de esto son las empleadas domésticas las cuales en su mayoría
no cuentan con un salario justo, ni con un contrato físico (escrito) y por ende
tampoco cuentan con salud privada (aun realizando labores de alto riesgo).
Aunque los derechos laborales han estado en constante auge con respecto a la
normatividad colombiana, desde mi punto de vista, este tipo de situaciones se
presentan con grandes proporciones en el departamento debido a la cultura; es
decir, es normal que a obreros agropecuarios de una determinada finca no se les
realice un contrato, por lo tanto, el obrero no se siente con el poder u obligación de
exigir la realización de dicho contrato, de igual forma pasa en la zona urbana.
Desde un concepto totalmente personal pienso que la solución a este fenómeno
presentado en el departamento es la socialización de los derechos laborales con la
comunidad y un mecanismo de control más contundente, en donde se estudien a
cabalidad los procesos de contratación en todo el territorio (tanto en las zonas
rurales como urbanas) y así poder garantizar el derecho al trabajo digno y evitar la
temporalidad laboral que se presenta al no poseer un contrato formal.
Por otra parte, el fenómeno de la deslaboralización consiste en “plantear relaciones
de trabajo o subordinación no regidas por las normas laborales que se consolidaron
en el siglo XX; se trata de la generación de otro tipo de relacionamientos de origen
civil o comercial, con el fin de crear la ficción jurídica de que entre trabajadores y
empleados lo que existen son relaciones de otro tipo.” (Rodriguez Amaya, 2019) Por
ejemplo en nuestro territorio debido a la cultura, contratos de palabra en donde el
empleado queda totalmente desprotegido al no estar nada de lo acordado plasmado
en un documento que determine los parámetros, derechos y deberes tanto del
empleado como del empleador, los beneficios que goza al ser contratado (como por
ejemplo a un fondo de salud y pensión), la descripción clara y específicas de las
actividades a realizar, etc. Ligado a este tema en la zona urbana se presenta una
situación particular con los comerciantes y vendedores en general, aunque los
establecimientos comerciales generan empleo, lo cual ayuda disminuir
considerablemente la tasa de desempleo en el departamento, también se generan
(en la mayoría de los casos) atropellos para con los empleados debido a que no se
cumple con lo establecido en la normatividad colombiana (con lo establecido por el
ministerio de trabajo) por ejemplo, en los establecimientos de ropa principalmente
en temporada decembrina, a los vendedores de dichos locales se les exige horarios
de trabajos extendidos, realizando actividades varias diferentes a la acción propia
de vender, por ejemplo, realizar oficios varios; estas personas trabajan sin contrato,
sin prestaciones de ley, sin horario justo, etc. Pero esta situación es totalmente
“normal” y no castigada ni supervisada por ninguna entidad pública que vele por los
derechos humanos y los de los trabajadores.
Por otra parte, paralelo al fenómeno de la deslaboralización se generan situaciones
que no promueven el trabajo digno en nuestro departamento, como por ejemplo la
informalidad, esta contribuye a diferentes atropellos para con los trabajadores, por
tanto, me pareció relevante tocar este tema, debido a que al tratar de combatir la
deslaboralización se mitigarían otro tipo de situaciones o actividades problemáticas
para la clase obrera como la ya mencionada.
Por último, es evidente que Colombia ha sufrido cambios drásticos positivos con
respecto a la normatividad laboral, esta con el pasar de los años se ha vuelto un
poco más específica y rígida con respecto a los derechos y deberes tanto de los
trabajadores como de los empleadores, pero lamentablemente esto no quiere decir
que la situación de la clase obrera se haya mejorado en su totalidad. Desde mi punto
de vista, hace falta un poco más de supervisión por parte de las entidades públicas
correspondientes, en donde rectifiquen que todo lo establecido en la normatividad
se cumpla a cabalidad, no permitir llegar a instancias preocupantes como por
ejemplo que los trabajadores se miren en la obligación de denunciar hechos de
explotación o injusticia, pienso que los fenómenos y situaciones que se presentan
en la región se podrían evitar con un debido seguimiento los acuerdos laborales,
por lo tanto, pienso que la mejor estrategia para disminuir los fenómenos de
precarización y deslaboralización en el departamento es protección y seguimiento
de dichos fenómenos.

También podría gustarte