Está en la página 1de 14

Mejia Orozco Alvaro ramiro

Maestría en Estudios Filosóficos, Universidad de Guadalajara


FILOSOFIA DE LA CIENCIA

¿Es necesario adoptar una postura realista para la justificación de la ciencias?

Abstract:

¿Es posible la construcción de las ciencias sin el realismo? la respuesta es un no, pero no
para inclinarse a un realismo absoluto sino a un tipo de realismo que se esbozara a partir del
análisis de los tipos de realismo filosóficos y sus compromisos ontológicos, de esta manera
se presentara al que llamaremos “supuesto de la realidad externa” del cual deben de partir
las teorías científicas y que evade los problemas epistemológicos del relativismo y
coherentismo.

Palabras claves: realismo, realidad, supuesto, compromiso ontológico, verificación, realidad


externa.
El propósito del siguiente texto es el de describir la necesidad de un “realismo refinado o
sutil” también se planteara como “supuesto de la realidad externa” el cual plantea que para
la construcción de las ciencias y su justificación, incluso su carácter predictivo y descriptivo
la “realidad externa” debe ser un supuesto fundamental, pero sin el compromiso ontológico
de que las teorías científicas, lo que se representa y el exterior coincide en su totalidad. Es
necesario alejarse de la definición de realismo ingenuo, en la cual se plantea que la realidad
tal cual nos es “dada” es igual a la realidad externa. También es puntual tomar distancia del
materialismo, que plantea que lo único existente tiene origen material, pues el problema de
ser estrictamente materialista es el de aceptar entidades teóricas no materiales, pero que sin
embargo son necesarias para construir las teorías científicas que pretenden describir al mundo
( Moulines 1977) . Al distanciarnos de estas dos posturas acerca del realismo se puede
describir el por qué es necesario adoptar una especie de “supuesto de la realidad externa”i
para la justificación de las ciencias.

La construcción de sistemas teóricos que expliquen los fenómenos del mundo se


modifican, incluso en épocas particulares lo hacen radicalmente. En todos estos sistemas se
intenta representar de manera fiel el “mundo”, y es aquí donde hare la segunda acotación con
relación al realismo que se sugiere, pues generalmente se parte de intentar describir algo que
se da por “supuesto” real, entonces al parecer en la construcción de teorías científicas es
necesario dar por supuesta la existencia y relación entre la “realidad” y las “descripciones”
de esta.

El supuesto contrario, el de negar la realidad externa y su relación con las descripciones


de esta, puede llevarnos a la construcción de sistemas descriptivos que su valor de verdad sea
la “coherencia” en el que cualquier cuento de hadas con enunciados coherentes y no
contradictorios es justificado. Moritz Schlick ( 1882-1936) hizo una critica a los enunciados
protocolares que describen la misma cuestión, pues algunos positivistas lógicos sostenían
que no era posible partir del supuesto de la realidad externa, solo se tienen enunciados que
describan hechos y en ultima instancia estos enunciados depurados de imperfecciones del
lenguaje fungirían como ladrillos de la construcción científica.

Otro de los panoramas que se presentan al negar la realidad y su correspondencia teórica


es la del solipsismo (que da por reales únicamente las representaciones propias) o un
idealismo como el de Berkeley.
En este trabajo no se afirmará la realidad intrínseca y ontológica de un mundo externo,
sino la necesidad practica de suponer aquello que se describe, pues sin esta licencia las
ciencias serian un relato acerca del mundo con la misma validez que aquellos no científicos.

Estado del arte problemática

No hare una descripción exhaustiva del realismo en la filosofía y sus implicaciones, pues
el compromiso del supuesto de la realidad que se hará en este texto es con relación a las
ciencias tal cual las conocemos en la actualidad, incluyendo sus problemas epistémicos.
En el positivismo lógicoii se niega el acceso directo al mundo de las cosas o externo,
tenemos hechos representados por enunciados que a su vez pueden ser contrastados. La
finalidad de esta depuración del lenguaje era evitar la oscuridad de las descripciones acerca
del “mundo” sea lo que esto fuera.
La discusión de la filosofía de la ciencia entorno a la postulación de la realidad parece ya
anacrónica, incluso superada, sin embargo aún en el análisis de los filósofos relativistas la
realidad externa es algo que por lo menos tiene que darse por hechoiii. Es quizá prudente
en este punto comenzar a hacer una distinción del realismo al cual nos referimos y otros. El
realismo ingenuo (sin la finalidad de hacer un hombre de paja) es aquel que afirma que las
descripciones de las teorías científicas son iguales a aquello que describen, es decir que existe
una correspondencia entre la “realidad” externa y las teorías. Por otro lado el anti-realismo
y el realismo metafísico postulan de manera particular la existencia de entidades no
representadas en el mundo pero que sin embargo tienen existencia. En cada una de estas
posturas se presentan compromisos ontológicos fuertes materiales y no materiales :
Realismo ingenuo: Existe el mundo tal cual nos lo representamos.
Anti realismo: Niega esta relación entre la realidad y teoría científica.
Realismo metafísico: Postula la realidad de entidades no materiales, puede ser el caso de
entidades postuladas por teorías.
El realismo al que apelamos es uno en el cual las entidades metafísicas, teóricas y concretas
actúen como elementos de una teoría con características descriptivas y predictivas, es decir
el compromiso ontológico de este realismo es proporcional al tipo de teoría que se postula.
Estos compromisos pueden ser sometidos a cambio pues no se plantea una relación completa
entre “el mundo externo” y las teorías científicas ( Chakravartty, 2017) .

Argumentos
En esta sección se esbozaran los postulados acerca del realismo moderado en tres
pensadores que se consideraron afines a lo que se intenta describir en este texto, las
características de cada uno de sus realismos son distintas, sin embargo el hilo conductor es
el supuesto de la realidad externa `para la construcción de las ciencias.

El realismo de Schlick

Moritz Schlick da una clara distinción acerca de la función de suponer la realidad para la
construcción de las ciencias. La descripción del mundo no es lo que se nos es “dado” pues si
aceptamos esta condición suponemos:
-Alguien que da
-Alguien a quien se da
-Aquello que se da
Es decir se plantea una relación entre un mundo, sujeto y algo que nos otorga o es dado. No
debe ser tomado “lo real” en este sentido. Como no tenemos la certeza acerca de que nuestra
representación psicológica sea igual a lo externo, o más aun que eso externo exista. En este
caso solo podemos representar lingüísticamente los fenómenos. También la necesidad de que
el lenguaje que utilizamos sea lo más depurado de metafísica era la labor del positivismo.
Sin la certeza de qué es lo externo o de sí lo hay en realidad Schlick dice que el problema
del mundo real es solo un pseudo-problema:

“No obstante, raras veces nos encontramos con esta orientación del
pensamiento y de cualquier ángulo que se enfoque el asunto no significa
mas que mucho ruido para nada, debido a que el "problema de la realidad
del mundo exterior" es un pseudo-problema sin sentido. Ahora lo
ineludible es mostrar la evidencia de ello.”(Schlick 1959, p92).

La cuestión de la suposición de la realidad puede justificarse de cierta manera con la


concepción de Schlick, pues nuestros enunciados acerca del mundo no pueden ser
corroborados del todo, sin embargo los usamos y seguimos creando descripciones del mundo,
incluso se elaboran enunciados cada vez más precisos y finos que pueden ser “confirmados”
en mayor grado.

El significado de los enunciados está relacionado con los contenidos psicológicas acerca
de lo que se describen, pero no se agotan ahí pues contienen más de lo que puede verificarse,
esto es la existencia de un mundo exterior (Schlick p97). El supuesto de la realidad externa
se presenta en las situaciones cotidianas, pues por medio de la experiencia no podemos
corroborar la realidad (pero suponerla de manera natural, habitual). Schlick habla del ejemplo
de la representación psicológica del color rojo, puede ser el caso que exista quien relacione
su experiencia psicológica personal de lo que llama rojo con el color verde, en este caso la
suposición de una descripción es lo que permite la construcción de enunciados que pueden
ser usados para la elaboración de las ciencias y no quien percibe realmente el color rojo (eso
se supone).
La verificación es otro de los elementos importantes para la suposición de la realidad,
pues podemos cuestionar las representaciones acerca del mundo y definir como erróneas o
falsas aquellas que no cumplen con una relación de verificación entre los enunciados y el
supuesto de realidad exterioriv. Al suponer la realidad externa, es tan verificable un árbol
como lo es un protón, si nuestro relato acerca de un hecho en particular se refuerza con el
compromiso ontológico de estas entidades, no por ello se postula la realidad ontológica de
estas en particular.
Es importante hacer una distinción clara acerca del realismo que describe Schlick y los de
otra clase, pues la discusión acerca de la realidad o de sus supuestos y compromisos son
meramente de carácter filosófico pues en la vida cotidiana no se presentan estas cuestiones,
incluso no se presentan en la ciencia “practica”, el supuesto del mundo exterior cobra más
sentido cuando se analizan estas distinciones claramente filosóficas (Shlick p108).

Realismo en Popper, teorías científicas como representación de lo externo.

El realismo que se intenta justificar en este trabajo es algo cercano a la concepción de


Popper acerca del mundo “real”(o por lo menos la representación teórica de este), según este
filosofo la ciencia es el conjunto de enunciados que describen los fenómenos presentados,
estos enunciados acerca del mundo pueden tener mayor o menor representación, predicción
y descripción de los fenómenos, sin embargo esto no quiere decir que “lo externo” al sujeto
sean necesariamente como los enunciados lo describen. Ahora bien, se requiere el supuesto
de la realidad para construir teorías científicas que la describan, no porque se tenga certeza
de que las teorías científicas se relacionan al mundo realmente, sino porque es lo mejor que
se tiene:
“ La ciencia no es más que un intento de clasificar y describir este conocimiento perceptivo,
estas experiencias inmediatas de cuya verdad no podemos dudar: es la presentación
sistemática de nuestras convicciones inmediatas”(Popper 1962 , p.38 ).

A diferencia del realismo que asume Schlick, en el cual si los enunciados no son
verificados entonces esos enunciados son falsos, Popper asevera que las teorías científicas
que describen al mundo nunca son totalmente verificables (Popper p.40), pero pueden ser
funcionales. La realidad de lo externo es algo que se da por supuesto y que las ciencias
utilizan para explicar los fenómenos, estos métodos responden también al compromiso de
este supuesto, en la inducción o la deducción siempre esta presente lo exterior que será
contrastado.

En el desarrollo de las teorías científicas, aquellas que posean mayor poder explicativo,
que incluyan descripciones que no se tomaran en teorías pasadas y que puedan ser ampliadas
o sustituidas dan cuenta de que la ciencia trabaja sobre el supuesto de la realidad. Los
compromisos ontológicos acerca de la realidad externa varían según la teoría, incluso
sistemas de creencias completos se sustituyen y con ellos compromisos ontológicos distintos.
Esto nos habla de que las teorías no tienen un compromiso de la realidad externa absoluto,
sino que el supuesto de lo real pertenece a aquello que se intenta describir y que es un
elemento común y necesario en el desarrollo científico.

Realismo de Bunge, los hechos y las cosas

Las teorías científicas no son una descripción literal del mundo independiente a los
sujetos, son constructos teóricos que refuerzan un relato acerca del mundo pero que a
diferencia de otros relatos, tiene cualidades epistémicas que permiten la modificación de
nuevas teorías o la ampliación de estas mismas.

La ciencia nos brinda conjuntos de hechos acerca de las cosas no las cosas como tal (sea
lo que sea), sin embargo según Bunge el mundo es el conjunto de esas cosas ajenas a los
sujetos (Bunge 2006 , p.38), las teorías científicas describen las relaciones de entre las cosas,
no las relaciones de los hechos, es por ello que la mayoría de las teorías científicas se refieren
a la interacción entre las cosas y el cómo interactúan o debido a qué es parte del trabajo de
estas descriptivo de una teoría útil.

Las cosas hacen referencia a los objetos materiales (y no materiales del mundo)v, estos
objetos son de naturaleza material como, los pájaros, las piedras y los estudiantes o de
naturaleza abstracta: como los conceptos y las teorías. Es así como el conjunto de objetos
materiales o abstractos justifican el realismo que Bunge sustenta.

Realismo y emergentismo de Bunge


Para que un realismo como el postulado por Bunge explique conjuntos de hechos y
también las partes de estos mismos (es decir sus relaciones entre la descripción y la realidad),
se postula una especie de “emergentismo”. Pues si se afirma la realidad del mundo material
y de sus objetos se debe dar explicación a los conjuntos y a las partes. A manera casi
Laplaciana Bunge sugiere que las ciencias pueden ser explicadas por otras que expliquen
niveles más básicos de la realidad. Por ejemplo, para explicar el funcionamiento de una
sociedad en particular es posible que la biología pueda darnos datos acerca de las conductas
de los sujetos, pero a su vez la psicología puede explicarnos de manera mas concreta el origen
de ciertas conductas, la química puede darnos explicación de los procesos cerebrales, los
elementos que conforman a la química pueden ser explicitados en ultima instancia por la
física, este proceso también puede ser realizado en los objetos no materiales pues estos están
relacionados intrínsecamente con los objetos materiales.

El emergentismo también explicaría el surgimiento de cualidades no materiales de


conjuntos de objetos materiales, y por lo tanto otorgarles un estatus ontológico.

El realismo de Bunge y la construcción de las ciencias

“A su vez, «realidad» puede definirse corno el conjunto de todas las cosas reales, en cuyo
caso la realidad es irreal o, como en el caso de la cosa real suprema, es la que está constituida
por todas las cosas. En el primer caso, resulta que la realidad, por ser un conjunto, es irreal.
Puesto que no es este el uso normal del término, hemos de optar por equiparar la realidad con
la suma física de todas las cosas, o sea con el universo” (Bunge p 55).

El realismo es la tesis en la cual se afirma la existencia de una realidad independiente,


Bunge describe al menos siete tipos de realismo: ontológico, gnoseológico, semántico,
metodológico, axiológico, moral y practico. Particularmente el realismo metodológico es el
que se relaciona con la tesis de este trabajo, pues es el tipo de realismo que en las ciencias se
asume:

“Contrariamente a la difundida opinión, el realismo científico no afirma


que nuestro conocimiento del mundo externo sea preciso: es suficiente que
ese conocimiento sea parcialmente verdadero y que algunas de las
falsedades de nuestro conocimiento puedan descubrirse eventualmente y
ser corregidas, de manera parecida a como corregirnos el rumbo al
navegar por nuevos mares” (Bunge p59).

Las teorías científicas son aproximaciones de aquello que se intenta postular como lo
“real”, y a pesar de que la relación entre “lo real” y las descripciones de esto es en apariencia
sumamente problemático, es quizá un problema en el cual no es fructífero estacionarse
cuando hay una producción teórica. La construcción de teorías se desarrolla por elementos
internos y externos, en los primeros la experiencia o la aparición de hipótesis, conceptos,
instrumentos o datos nuevos pueden modificar nuestra descripción de “el mundo real” en los
segundos, los aspectos sociales, políticos, culturales y demás contingencias también
determinan el rumbo de las teorías científicas.

Postura practica : Realismo moderado como solución a los relativismos científicos

Si bien, a diferencia de un realismo puro, la suposición de la realidad puede resultar un


recurso practico para la construcción de las ciencias. En este realismo moderado no se
pretende una relación de compromiso ontológico total entre lo que nos representamos y su
existencia, sino que se aborda dando vuelta a toda la problemática epistemológicavi.
El no dar por supuesto la “realidad representada”vii nos llevaría al camino de la pluralidad
de relatos acerca del mundo, cualquiera de estos es igual de valido pues no existe una relación
epistemológica fiable que de más relevancia a un relato que a otro.
La suposición de que existe algo que se relaciona con los relatos de la ciencia funciona
para verificar y modificar las teorías, la inclusión de datos nuevos y la utilización de
herramientas, tal es el caso de la física actual, que realiza construcciones teóricas respaldadas
por instrumentos que deben de plantearse el supuesto de lo real. Incluso los resultados de
estos instrumentos cobran sentido bajo este supuesto. La predictibilidad y poder de
descripción es lo que se da a cambio del “supuesto de lo real”, justamente lo que no podría
obtenerse en un relativismo, pues al ser cualquier relato del mundo valido la predictibilidad
y poder de descripción serian arbitrarias.
La cuestión de la influencia externa, planteada por Kuhn ( Kuhn, 1963) y otros pensadores
se justificaría también a partir de la suposición de lo real, pues cada uno de los paradigmas
contienen sus particulares compromisos ontológicos.

Realismo como solución al coherentismo y relativismo.

A partir del análisis de los problemas ontológicos que presenta “el supuesto de la realidad
externa” el coherentismo podría alzar la mano para describir tal supuesto, sin embargo hay
una distancia clara entre las teorías científicas que parten del supuesto de la realidad (y que
constantemente se modificanviii) a la postulación de que la verdad en una teoría radica en la
coherencia y falta de contradicción de un sistema de creencias.
Un conjunto de creencias que describen ciertos fenómenos físicos pueden ser conjugadas
y formar un relato acerca del mundo externo , los postulados de estas creencias requieren
también creencias que justifiquen sus descripciones, y a su vez estas creencias de segundo
grado requieren de un tercer nivel de creencias que logren explicar y justificar los niveles
anteriores.
La cuestión aquí es que el parámetro para describir “lo externo” es un conjunto de
creencias circulares o al infinito que no explican nada más que así mismas y que la
verificación o la representación directa (aunque a veces difusa y contradictoria) no son un
parámetro.
Las teorías coherentistas podrían sostener el supuesto de la “realidad externa” a partir de
compromisos ontológicos laxos, vagos y no verificables. Podríamos incluso partir de la
arbitrariedad y describir el mundo con quimeras que no sean contradictorias pero que
cumplan con un papel de relato coherente y podrían ser tomadas por verdaderas (Fumerton
2013, p.165).
Con el supuesto de “la realidad externa” se evitan los relativismos teóricos, pues los
sistemas de creencias no son validos o verdaderos por su coherencia interna o igual de validos
a otros relatos no científicos, sino que se parte de parámetros claramente contrastables.
En conclusión la postulación del supuesto de la realidad externa no se relaciona
necesariamente ni con el coherentismo ni relativismo, incluso existe cierta incompatibilidad
con estas posturas, pues el supuesto que nos interesa no es un elemento epistemológico fuerte
en el coherentismo o relativismo.

Conclusión:

Después de un análisis acerca de tres posturas distintas entorno al realismo y al supuesto


de la realidad externa, se puede concluir y en respuesta a la pregunta que dio origen a este
texto “¿es necesario tomar una postura realista para el desarrollo de las ciencias”?, que el
supuesto de la realidad externa es un parámetro necesario. Sin embargo, el realismo al cual
se hizo alusión fue a uno moderado, en el cual los compromisos ontológicos con lo externo
pueden ser modificados a partir del desarrollo científico. Aun en las posturas más relativistas
en las cuales la cultura tendría la mayor influencia en el desarrollo de la ciencia “el supuesto
de la realidad externa” es fundamental. Sin este supuesto, es valido todo.
iComo lo explican de diferentes maneras Kuhn, Feyerabend, Popper entre otros, pues sea como se de
este cambio o progreso científico se pueden describir al menos tres aspectos: mayor poder predictivo,
mayor confirmación de datos y teorías más abarcantes.

ii No es
posible hablar del positivismo lógico como si este fuera homogéneo en pensamiento, pues sus
miembros representaban una pluralidad, sin embargo podemos rescatar la preocupación de crear un
lenguaje libre de problemas de oscuridades.

iii
Hablamos de Kuhn y Feyerabend. El primero describiendo las teorías científicas como resultado de
“paradigmas” que no necesariamente tienen que ver con un desarrollo racional de la ciencia, sino con
características externas como lo social, cultural y político. Feyerabend cuestiona la jerarquía
epistemológica de la ciencia y sugiere que el desarrollo científico puede darse a partir del pluralismo
epistémico.

iv Cabe aclarar que el “mundo exterior” es una relación necesaria para el realismo moderado.

vEs complejo hacer una distinción entre la realidad de los objetos como materiales y no materiales,
pues gran parte de las teorías científicas actuales deben recurrir a la postulación de objetos no
materiales pero con un estatus ontológico propio.

viEs particularmente necesario recalcar la actitud cotidiana en torno a la realidad y no solo hablando
del sentido común sino en el ámbito científico el problema del realismo no tiene gran relevancia,
pues los compromisos ontológicas se desarrollan a partir de las relaciones practicas.

vii
Representada en el sentido de las construcciones científicas, los supuestos, entidades,
características y cualidades de “objetos”.

viii
Estas modificaciones no son exclusivas del desarrollo de las teorías, también los factores externos
influyen en gran medida, el cambio en los valores de la investigación o las agendas políticas y sociales
que podría llegar a tener cierto grupo de científicos.
BIBLIOGRAFIA

- Bunge M ; A la caza de la realidad , Gedisa , (2004).

- Chakravatty, a, First published Wed Apr 27, 2011; substantive revision Mon Jun
12, 2017: URL: https://plato.stanford.edu/entries/scientific-
realism/#WhatScieReal

- Fine A The shaky game Einstein realism and the quantum theory, The university of
chicago, (1986) .
- Fumerton R (2013) Critica al coherentismo. En c. García C (Unam) teorías
contemporáneas de la justificación epistémica (pp.167-181) México

- Kuhn T ; La estructura de las revoluciones científicas, FCE, (1962)

- Moulines U ; ¿Por qué no soy materialista? (critica Unam) 9(26) (pp25-37)(1977)

- Popper k ; Lógica de la investigación científica , Tecnos, (1962).

- Shlick M .(1959) Positivismo y realismo. En c. Ayer a.j. (FCE) El positivismo


lógico (pp.88-110) México.