Está en la página 1de 3
Primer Año Universitario Teoría de la Educación Resumen del Capítulo: “Las transformaciones en la relación

Primer Año Universitario Teoría de la Educación

Resumen del Capítulo: “Las transformaciones en la relación educación- trabajo” en Filmus, Daniel (1999). Estado, Sociedad y Educación en la argentina a fin de siglo. Proceso y desafío. Editorial Troquel. Argentina.

La situación socio-económica de nuestro país hace redefinir la vinculación entre educación y trabajo. Esto obliga a rever las competencias que el mundo del trabajo le reclama a la educación.

La crisis de esta relación se hace notoria en la década del 70. Los dos principales factores que se plantean para replantear la relación fueron el decrecimiento en los índices de desarrollo económico y el agotamiento del modelo del estado benefactor.

Se pueden mencionas además, procesos que modificaron el mercado laboral como ser: la globalización de la economía, la reestructuración productiva, las nuevas tendencias en la demanda de la mano de obra, el avance científico técnico, los cambios en la organización del trabajo y el menor peso de las organizaciones de trabajadores en la negociación de las relaciones laborales. Cabe destacar también que el sistema educativo amplía la brecha con respecto a las necesidades de trabajo y a la baja calidad de la educación por la desactualización de los contenidos, la obsolescencia tecnológica, la autorreferencia de la educación formal y la falta de incorporación de los procesos de trabajo como elementos de aprendizaje.

No obstante es para destacar dos causas del crecimiento de la tasa de actividad en 1970. Una, la incorporación de grupos etarios mayores y las mujeres de la edad media. Se trata de sectores de baja calificación y de un alto nivel de precarización en la relación laboral. Otra, el incremento de la capacidad adquisitiva de los salarios que provoca la incorporación de nuevos sectores al trabajo. Las familias carenciadas por el deterioro salarial, envían miembros no ocupados a buscar trabajo.

En la década del 90 crece la desocupación y surge otro fenómeno, la subocupación, cuyas características son: la pérdida de empleo estable, la ubicación en la rama del comercio y servicios del sector informal urbano, el

servicio doméstico, el sobreempleo en el sector público y los asalariados en pequeñas empresas con bajos sueldos, sin protección laboral y con carencias de beneficios sociales.

Es decir, el mercado de trabajo en la argentina en los últimos años presenta un gran deterioro. Aumenta la desocupación, la mano de obra femenina y poco calificada, el cuentapropismo, la tercerización y los microemprendimientos con baja productividad.

No obstante se observa un notorio aumento en la matricula escolar en todos los niveles educativos, aunque haber alcanzado mas años de escolarización no significó un incremento en la inserción en el ámbito laboral.

Es para destacar que a pesar del profundo deterioro del mercado laboral la importancia de la educación para obtener mejores posiciones se acrecienta. La decisión de muchas familias de mantener a sus hijos en la escuela, aún a costa de enviar a sus mujeres o a sus mayores a trabajar en condiciones precarias está sustentada en la posibilidad de que los jóvenes puedan conseguir empleo, tengan mayor posibilidad de trabajar en relación de dependencia, en empresas más grandes y en el sector de servicios que como consecuencia obtendrían mejores salarios y beneficios sociales.

En este marco, el cambio de sentido que ha adoptado la modalidad social argentina en las últimas décadas obliga a redefinir la función que cumple la educación en algunos aspectos de la estratificación social. En los momentos de expansión del mercado de trabajo y de movilidad social ascendente, la educación se convirtió “en trampolín” que le permitió a muchos ciudadanos ascender a niveles sociales más altos. Así también, en situaciones de crisis de la demanda laboral y de movilidad social descendente la escuela se transforma en “el paracaídas” que posibilita un descenso más lento de quienes concurren más años al sistema educativo. La educación ahora es importante pero para tratar de sostenerse en el marco de un movimiento social descendente.

Actualmente la elevación del nivel de complejidad de las actividades a desarrollar en los procesos productivos requiere una mayor capacitación para realizar operaciones de nuevo tipo con tecnologías sofisticadas. Hoy desaparecen los puestos de trabajo fijos y es cada vez más frecuente la rotación permanente de personal por diferentes tareas laborales. Esto requiere una formación polivalente, polifuncional y flexible como también una alta autonomía en la toma de decisiones. Se reemplazan las estructuras piramidales y cerradas por redes planas, interactivas y abiertas donde se trabaja en pequeños grupos articulados entre sí. Esto requiere desarrollar la capacidad de “aprender a aprender”, organizar y

planificar la propia formación continua y sostener una predisposición para adaptarse a los permanentes cambios.

Por consiguiente es necesario una redefinición de las relaciones entre el Estado la sociedad y la educación porque la educación debe garantizar que todos los argentinos estén en condiciones de acceder a ella, además porque la complejidad del desarrollo de las sociedades actuales exige una educación que desarrolle la posibilidad de responder creativamente ante nuevas situaciones, y aprender con rapidez nuevos roles ocupacionales; como también porque las competencias que exigen los nuevos paradigmas productivos son cada vez mas coincidentes con las necesarias para el desempeño de la participación ciudadana