Está en la página 1de 8

Clasificación SAE.

Clasificación del aceite


según la viscosidad

Como consecuencia de la enorme diversidad de lubricantes que


se fabrican actualmente, se han desarrollado clasificaciones que
definen el uso y aplicación de estos. Dichas normas se van
actualizando constantemente para adaptarlas a las continuas
innovaciones tecnológicas que se van incorporando a los
motores.
Las clasificaciones de los lubricantes se realizan atendiendo a
dos aspectos fundamentales:

 Clasificación por la viscosidad: Los aceites para motor se


clasifican en diferentes grados de viscosidad que definen su
utilización según la temperatura a la que se encuentra el
motor. Se clasifican bajo grados de viscosidad SAE.
 Clasificación por las condiciones de servicio: Los aceites
se clasifican por las diferentes condiciones de servicio que
tienen que soportar en el motor según el tipo o las
características técnicas del mismo. Es decir, es una
clasificación que mide la calidad del aceite según el grado de
severidad (en sus condiciones de trabajo) a que estará
expuesto el aceite. Existen varías clasificaciones diferentes
según las condiciones de servicio. Las más relevantes son;
API, ACEA, Militares, Fabricantes de vehículos.

Estas clasificaciones están reflejadas en los envases de los


aceites lubricantes que se venden en el mercado, al objeto de
poder establecer claramente que aceites son adecuados para
cada tipo de motor.
En este apartado del curso vamos a estudiar la clasificación en
función de la viscosidad.
Clasificación según la viscosidad (Clasificación SAE)
La viscosidad se define como una magnitud física que mide la
resistencia a fluir de un fluido. La viscosidad se mide
en centipoise (cP) y la viscosidad relativa, cociente entre
viscosidad y densidad del fluido, se mide en centistoke (cSt). La
magnitud inversa a la viscosidad es la fluidez.
Para clasificar los distintos aceites en función de su viscosidad,
independientemente de su origen mineral, semisintético o
sintético, se aplican las normas de la clasificación SAE que fue
creada por la Society of Automotive Engineers (Sociedad
Norteamericana de de Ingenieros del Automóvil). Esta
clasificación toma como referencia la viscosidad del aceite
lubricante en función de la temperatura a la que está sometido
durante el funcionamiento del motor, por lo que no clasifica los
aceites por su calidad, ni por el contenido de aditivos, ni por el
funcionamiento, ni por la aplicación para condiciones de servicio
especializado o el tipo de motor al que va destinado el lubricante:
de explosión o Diesel.
¡Atención!
El índice SAE, únicamente indica como fluye un aceite concreto a
determinadas temperaturas, es decir, es un tan solo un
indicador de su viscosidad o espesor. Esto no tiene nada que
ver con la calidad del aceite, con su contenido de aditivos, con su
funcionamiento o aplicación para condiciones de servicio
especializado. >
La clasificación SAE establece una escala numérica de aceites
de motor de 10 grados SAE, que comienza en el grado SAE 0,
que corresponde al más fluido de todos ellos. A medida que el
número del grado va aumentando, la viscosidad se va haciendo
mayor y el aceite es más denso. Dicho de otro modo, cuanto más
alta es la numeración asignada, mayor es la capacidad del aceite
para mantener su viscosidad a alta temperatura.
Para desarrollar la escala mencionada anteriormente se recurre a
dos formas para realizar la medición de la viscosidad, lo cual
establece los dos grupos siguientes:
Grupo 1º.- La viscosidad se mide a una temperatura de -18º C, lo
que permite sacar conclusiones respecto a su viscosidad en
condiciones extremas de arranque en frío. Está dividido en los 6
grados SAE siguientes:

 SAE 0W
 SAE 5W
 SAE 10W
 SAE 15W
 SAE 20W
 SAE 25W

La letra W (Winter = Invierno) es indicativa de los aceites que


deben ser utilizados en invierno.
Estos grados indican la temperatura mínima de utilización del
aceite conservando su viscosidad para circular bien por las
tuberías y llegar a los lugares de engrase con rapidez y a la
presión adecuada, facilitando el arranque en frío. Es decir, en
condiciones de frío extremo todos los fluidos tienden a aumentar
su viscosidad, por lo tanto, si a un motor que ha de arrancar a
temperaturas bajo cero le suministramos un aceite con un alto
grado de viscosidad en condiciones normales, cuando ese aceite
se encuentre a temperaturas muy bajas su viscosidad aun será
mayor y como consecuencia su eficacia será mínima pues no
podrá fluir hasta donde se le requiere para su engrase.
En la tabla siguiente se indican las temperaturas mínimas de
utilización y grado de viscosidad para cada uno de los 10 grados
SAE existentes.
Si nos fijamos en la tabla podremos ver que un aceite clasificado
SAE 5W, permite un arranque rápido con el motor frío hasta
temperaturas mínimas de -25º C. Por contra el aceite SAE 15W
sólo garantiza ese arranque rápido del motor en frío hasta
temperatura mínimas de -15º C.
Grupo 2º.- En este caso la viscosidad se mide a una temperatura
de 100º C, lo que da idea de la fluidez del aceite cuando el motor
se encuentra funcionando en caliente. En este grupo se
establecen los cuatro grados SAE siguientes:

 SAE 20
 SAE 30
 SAE 40
 SAE 50

¡Atención!
Los cada vez más modernos y rápidos motores están siendo
construidos con menores tolerancias de montaje entre piezas, lo
que requiere la utilización de aceites con mayor grado de fluidez
(grado SAE bajo) al objeto de que puedan circular libremente y
puedan formar películas de espesor más fino, sin que se resienta
la calidad de la lubricación. Debido a esto, los fabricantes
recomiendan aceites multigrado de baja viscosidad como por
ejemplo los aceites SAE 5W-30 y SAE 10W-40

En la imagen anterior se muestran los tiempos de lubricación de


un motor durante un arranque en frío (0 ºC) para distintos tipos de
aceite. Así, según se muestra en la figura de arriba, para que el
aceite alcance el último punto de lubricación del motor en un
arranque a baja temperatura es necesario que transcurran 8
segundos si se emplea un aceite de grado 5W-XX, ó bien, 48
segundos si se emplea un aceite 15W-XX, lo que indica que el
grado de viscosidad del aceite empleado es un factor
decisivo para la vida útil del motor.
Los aceites se clasifican en dos grupos según su viscosidad:

Aceites monogrado
Si observamos la tabla anterior correspondiente a la clasificación
de los aceites en función de la viscosidad obtenemos los
denominados aceites monogrado ya que se designan por un solo
grado de viscosidad. Dicho grado puede ser de invierno o
de verano, y delimita los márgenes de temperatura dentro de los
cuales, este aceite tiene un buen comportamiento.
Los aceites monogrado son apropiados para su uso en zonas
sometidas a pocos cambios de temperatura a lo largo del año.
Si existen cambios importantes de invierno a verano, es
necesario utilizar aceites de un grado SAE bajo para el invierno
(SAE 10 W) y otro aceite de grado SAE alto, para utilizar en
verano (SAE 40).
Entre los aceites monogrado se encuentran los siguientes:

 SAE 40. Usado para motores de trabajo pesado y en tiempo


de mucho calor (verano).
 SAE 30. Sirve para motores de automóviles en climas
cálidos.
 SAE 20. Empleado en climas templados o en lugares con
temperaturas inferiores a 0º C, antiguamente se utilizaba para
el rodaje de motores nuevos. Actualmente no se recomienda
su uso.
 SAE 10. Empleado en climas con temperaturas menores a 0º
C.

Los aceites monogrado no son solicitados actualmente por


ningún fabricante de vehículos, dado lo limitado de su
funcionamiento a diferentes temperaturas.
En resumen
Un aceite monogrado mantiene su viscosidad en unas
condiciones de temperatura muy limitadas, por lo que la norma
SAE además de los grados de viscosidad, utiliza la letra W
(Winter) para designar aquellos grados que tienen un buen
comportamiento a bajas temperaturas.
Los aceites con graduación SAE de 0 W a 25 W se conocen
como aceites “de invierno”, siendo los grados SAE de 20 a 50
los utilizados, por su comportamiento en temperaturas más
elevadas, como aceites “de verano”.
Este tipo de aceites ya no se utilizan, siendo sustituidos por los
aceites multigrado.

Aceites multigrado
Los aceites multigrado son aceites con base de gradación SAE W
que posteriormente se le han añadido mejoradores de viscosidad.
Con ello se consigue que a bajas temperaturas tengan una
viscosidad adecuada para el arranque en frío y que en
temperaturas elevadas mantengan su viscosidad para evitar que
se diluyan excesivamente.
Estos aceites, se formulan para mantener estable la viscosidad
frente a los cambios de temperatura y cumplir con los
requerimientos de más de un grado de esta clasificación, por lo
que se pueden utilizar en un rango de temperaturas más amplio
que los aceites monogrado. De esta forma, con la utilización de
un solo aceite se cubre la lubricación del motor durante todo el
año.
Además, los aceites multigrado tienen como ventaja que son más
estables a los cambios de temperatura que sufren durante su
recorrido en el circuito de lubricación.
Estos aceites se identifican por que su nomenclatura contiene
dos grados SAE (por ejemplo 10W30), pertenecientes cada uno a
un grupo de los mencionados anteriormente. Esto indica que este
aceite se comporta como un SAE 10W cuando el motor se
encuentra a bajas temperaturas, manteniendo la fluidez
adecuada y favoreciendo el arranque en frío del motor, y como un
SAE 30, más espeso, cuando el aceite del motor se encuentra
entre 60º y 85º C durante el funcionamiento del motor.
Por lo tanto...
Para una mayor protección en frío, se deberá optar por un aceite
que tenga el primer dígito lo más bajo posible y para obtener
mayor grado de protección en caliente, se deberá incorporar un
aceite que posea un elevado número para el segundo.
¡Atención!
Algunos vehículos equipan motores con sensores de calidad y
nivel de aceite ubicados en el cárter, los cuales no dejan poner en
marcha el motor en caso introducir un aceite con una viscosidad
diferente a la recomendada por el fabricante.
La siguiente gráfica muestra la comparación de varios grados
SAE de aceites monogrado frente a los grados SAE de aceites
multigrado.
Ventajas del aceite multigrado respecto del monogrado

 Eliminan los cambios de aceite estacionales


 Se mantienen más estables frente a los cambios de
temperatura
 Protegen mejor contra el desgaste pues llegan más
rápidamente a las piezas a lubricar
 Permiten un arranque en frío más rápido y por lo tanto con un
menor desgaste del motor
 Alarga la vida útil de la batería y el motor de arranque
 Mejora el sellado entre pistón y segmentos lo que se traduce
en un ahorro importante de lubricante