Está en la página 1de 3

CENTRO SUPERIOR DE ESTUDIOS TEOLÓGICOS DE LEÓN

INTRODUCCIÓN A LA TEOLOGÍA
JAVIER EDUARDO CORTÉS TORRES

DESARROLLO TEMA 8.
EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA

Ejercicio 2. Guía de estudio.

Respuestas.
1. La tarea de enseñar que la Iglesia ejerce por voluntad de Jesús deriva de uno de
los tres oficios del Señor que según la Sagrada Escritura y la teología cristiana es
profeta, rey sacerdote.
El Magisterio es así, el ejercicio de la función docente que la Iglesia tiene
encomendada. Es la actividad de enseñar y custodiar el depósito de la fe de la
iglesia en el espacio y en el tiempo.

2. Un ejemplo de testimonio es el libro de los Hechos de los Apóstoles muestra una


actividad magisterial de los doce y de sus colaboradores en la tarea de fundar y
guiar las comunidades cristianas; se refiere concretamente a la doctrina de los
apóstoles (Hch 2, 42), como uno de los elementos fundamentales en la vida de
los cristianos.

3. La infalibilidad del Magisterio se refiere a la enseñanza solemne de la Iglesia y la


cual carece de error en materia de fe. Este magisterio puede ser extraordinario
u ordinario; en el primero éste goza del carisma de la infalibilidad, es decir en
toda la enseñanza solemne de la Iglesia (Concilio y formulaciones ex cátedra del
Papa). En el segundo u ordinario, aunque tanto el Papa como los obispos
individuales no hablan infaliblemente en el ejercicio ordinario de su función
docente, existen sin embargo condiciones bajo las que el Magisterio ordinario
del colegio episcopal puede gozar del carisma de la infalibilidad. Según la
Constitución Lumen Gentium, estas condiciones son tres:
 Que los obispos mantengan un vínculo de unidad entre sí y con el Papa.
 Que hablen autorizadamente sobre una verdad de fe o de moral.
 Que convengan todos en un solo punto de vista como el único que deba
mantenerse de modo definitivo.

4. Las Conferencias Episcopales en un país son corporaciones permanentes


formadas por todos los obispos de un país o territorio. Las C.E. han publicado
durante los últimos años numerosas cartas pastorales y declaraciones de
naturaleza doctrinal. Sólo cuando un documento es firmado por todos los
Obispos de la Conferencia, adquiere el carácter magisterial, de lo contrario no.
5. La homilía dominical expresa y expone la fe de la iglesia a través de un acto de
enseñanza al pueblo de Dios, esta la puede hacer cualquier ministro ordenado;
así la homilía no estaría en el ámbito magisterial.

6. El Magisterio Extraordinario de la Iglesia o solemne es el ejercido en un Concilio


ecuménico o por el Papa cuando define ex cathedra una doctrina de fe. Como
ejemplos del Magisterio extraordinario pueden mencionarse las definiciones de
la Inmaculada Concepción de María por Pío IX en 1854.

7. No resulta discutible el carácter de autoridad del Magisterio Extraordinario ya


que es el Papa quien habla, la aceptación del este acto solemne como infalibles
por parte de los fieles se basa en la convicción de fe de que esas afirmaciones no
pueden ser erróneas, dada la asistencia del E. Sto. Que sean irreformables los
dogmas o definiciones papales no significa que su formulación sea tan perfecta
y acabada que no pueda alcanzar todavía mayor precisión.

8. Es una asamblea de Obispos escogidos entre las más diversas regiones del
mundo, que se reúnen en determinadas ocasiones para fomentar la unión
estrecha entre el Papa y los Obispos, ayudar al Papa con sus consejos para la
integridad y mejora de la fe y costumbres, y la conservación y fortalecimiento de
la disciplina eclesiástica y estudiar las cuestiones que se refieren a la acción de la
Iglesia en el mundo. El sínodo es siempre convocado y presidido por el Papa,
trata de las cuestiones que este ha propuesto previamente y no dirime asuntos
ni emite decretos. La Santa sede publica un documento que resume las
orientaciones y conclusiones sinodales a cerca de los temas que has sido
estudiados.

9. Los objetos primario y secundario en el Magisterio:


 Objeto primario: Las cuestiones que tienen que ver con fe y moral son el
centro primario de éste estas deben estar contenidas en el deposito
revelado. Únicamente lo que está comprendido en el objeto primario
puede ser definido como dogma de fe.
 Objeto secundario: son verdades en sí mismas no reveladas pero que se
relacionan de tal manera con las reveladas que resulta imposible al
Magisterio exponer estas sin pronunciarse también sobre las primeras.
Estas verdades pueden ser conexas pueden pertenecer a la Revelación,
pero son necesarias para protegerla. Las cuestiones que caen dentro del
objeto secundario pueden ser definidas como verdades, pero no para ser
creídas con fe divina (dogma).
10. La teología y los teólogos, deben tener una relación estrecha con el Magisterio,
la eclesialidad de la teología y su onda conexión con la fe explican la vinculación
de aquella con la Iglesia y con su Magisterio. Esta no es una instancia ajena a la
teología, sino intrínseca a ella. Si el teólogo es ante todo y radicalmente un
creyente, y si su fe cristiana es fe en la Iglesia, su labor habrá de permanecer
vinculada a la fe cristiana.

11. La teología necesita del Magisterio para orientar su trabajo y protegerlo de


posibles deviaciones. El Magisterio ha proclamado la libertad de investigación
teológica y la legítima autonomía de los teólogos en el marco de la iglesia. La
libertad, creatividad y capacidad de iniciativa teológicas no se presentan, sin
embargo, en confrontación dialéctica con la fe de la Iglesia y la actividad
magisterial, sino en una relación convergente e integradora.