Está en la página 1de 6

ABSURDO

Absurdo es un concepto que refiere al pensamiento irracional (lo contrario al


pensamiento racional, que se aparta de la razón) y a la conducta extravagante (lo
contrario de la conducta considerada como normal o convencional). También se
utilizan los términos absurdismo y absurdista, para los partidarios del absurdo en
distintos ámbitos, como la filosofía del absurdo.

Índice
1 Etimología
2 El absurdo en la literatura
3 Teoría de lo absurdo (marco histórico)
4 El absurdo según Claudio Guillén
5 Teatro del absurdo
5.1 El mito de Sísifo
5.2 La metamorfosis
6 Bibliografía
7 Véase también
8 Enlaces externos
Etimología[editar]

Según el Diccionario esencial Vox Latino-Español / Español-Latino, lo absurdo se


compone del prefijo ab (próximo en este caso a la preposición de) y surdus ("sordo").
La traducción del diccionario es: «Disonante; absurdo; inútil, inadecuado». En su
contexto original, el término se utilizaba predominantemente en el ámbito musical,
y se refería, en alto latín, a los sonidos desagradables al oído. El vocablo, trasladado
al juicio de un concepto, posibilita que este pueda ser desagradable al oído por
desatinado, contrario a la lógica, disparatado. Lo inconcebible, lo que el espíritu no
puede pensar es, en último término, lo contradictorio.
El diccionario, en general, da al adjetivo ‘absurdo’ dos sentidos: «si se trata de su
sentido habitual, significa: lo contrario a la razón, al buen sentido, a la lógica y
propone como sinónimo irrazonable, inepto, insensato, estúpido».

El absurdo en la literatura[editar]
Artículo principal: Literatura del absurdo

Lo absurdo, dentro de la literatura, se distingue y se integra en la ficción como un


estado filosófico en el que los personajes asumen el carente sentido que tiene la
vida y la existencia. El absurdo, en pocas palabras, no está conformado
obligatoriamente por acontecimientos ilógicos, humorísticos o carentes de razón. En
realidad, se trata de un estado de reflexión y aparente indiferencia que experimentan
los personajes y el narrador sobre el acontecimiento sin sentido (absurdo) que les
sucede.

Teoría de lo absurdo (marco histórico)[editar]

Tanto por la proliferación del ataque nazi como la idea de invasión y exterminación,
acontecimientos acelerados por la Segunda Guerra Mundial, los habitantes de
Europa se inclinaron por reflexionar, no de manera superficial, en la existencia del
otro, en la fragilidad de la vida y en la existencia misma. Buscando siempre llegar a
conjeturas trascendentes.

Tras la Liberación, una nueva generación de escritores expresa sus dudas y


angustias ante una época de grandes confusiones. Estos tiempos modernos han
descubierto la existencia del nazismo, de la bomba atómica, conocen el reparto del
mundo en dos grandes bloques opuestos o los primeros sobresaltos de la
descolonización. Todo ello tenderá gran repercusión en el ámbito de la literatura...

Filósofos, escritores y artistas buscaron entender o simplemente lograr describir la


existencia humana, el sentido y las posibilidades de esta. Atendieron y se ejercieron
estos razonamientos guiados, cabe resaltar, por el movimiento existencialista,
filosofía «derivada de la fenomenología, que reúne a filósofos que, desde
Kierkegaard hasta Sartre...» Este último, junto con Simone de Beauvoir y la revista
Les Temps Modernes «se convierten en un movimiento literario que afirma la
necesidad del compromiso en la escritura, y que articula estrechamente la obras
literarias de los tratados filosófico.» Es aquí donde la escritura incorpora lo absurdo,
concepto que más allá de presentarse como algo carente de lógica, es, la
asimilación del resultado que se tiene al buscar el verdadero sentido de la vida y,
no encontrarlo. (Véase Existencialismo)

Rosa de Diego, catedrática de Literatura Francesa en la Universidad del País Vasco,


publicó Albert Camus, investigación en torno a la obra del autor, en el primer capítulo
dedica un apartado a la literatura del absurdo que lleva el mismo nombre. De Diego
nos dice: «El absurdo es una noción filosófica expresada por Camus en 1942, en El
mito de Sísifo, como una marca del pensamiento y de la vida modernos, y que un
año después analiza Sartre en El ser y la nada. Sin embargo, este concepto ya
estaba presente tanto en su novela de 1938, La náusea, como en El extranjero de
Camus, empezada en 1939 y publicada también en 1942. Describe un sentimiento
que procede del divorcio entre el hombre y el mundo, y que le genera la pérdida de
toda esperanza.»

Para entender el desarrollo de lo absurdo en la literatura debe de revisarse la


filosofía existencial.

«La filosofía existencial se impondrá siempre a partir del individuo, que es lo real
mismo en su plenitud ontológica.» Cita de Las doctrinas existencialistas de Régis
Jolivet. En esta investigación el autor indaga sobre la evolución que fue dándose en
la filosofía existencialista, «desde Kierkegaard hasta Sartre». Lo que nos interesa
resaltar es a este primer Kierkegaard del que Camus se inspiró para meditar la
existencia del ser y su sentido frente a esta. Dentro de la filosofía existencial que
desarrollo Kierkegaard, se proponía entender, además de otros puntos igual de
importantes, la existencia a partir del individuo, la existencia concreta «que es
necesariamente la tuya o la mía» elimina la idea de «todo el mundo» o «un todo».
No debemos de confundir que este principio se ensimismó, pues con la evolución
del existencialismo e incluso desde el mismo Kierkegaard, ya de pretendía mirar al
otro como un ser dueño de su misma existencia. «Será pues necesario implicar en
la búsqueda existencial, no solamente la existencia, que es aún una abstracción,
sino también el existente y el Individuo.»

Idea de existir... ese es el sentido. La vida misma. «Así entendida deberá ser
siempre, ya no un sistema objetivo, que se mira desde fuera... sino una realidad
viva, símbolo y ocasión a la vez de una vida o de una existencia.»
El absurdo según Claudio Guillén[editar]

En la medida en que, según parece, el absurdo es un concepto relacionado desde


todo punto de vista con lo disonante, lo disparatado, el sinsentido y lo ilógico, cabe
sugerir que escritor español Claudio Guillén propone, en Entre lo uno y lo diverso
(1985), un arquetipo formal del absurdo en tanto que procedimiento o artificio.

Para Claudio Guillén, un texto que maneje el artificio del absurdo debe de incluir los
siguientes elementos:

Un contexto o trasfondo verosímil, incluso «realista».


Un elemento extraño a ese contexto que irrumpe.

Una aceptación, minimización o falta de asombro, por parte de los personajes, del
narrador o de ambos, con respecto a dicho elemento, que no se condice con el
extrañamiento que debería producir.

El modelo provisoriamente propuesto por Claudio Guillén aparece con exactitud en


La metamorfosis y en gran parte de la obra de Franz Kafka: un personaje al que
acaba de sucederle algo extraño a su contexto, y cuyo acontecimiento es vivido por
éste como una dificultad, no como objeto de asombro, al igual que toda su familia
(ver ejemplos). El narrador omnisciente de la novela relata con una perturbadora
neutralidad y a través del procedimiento específico de la igualación, consistente en
nivelar en una misma descripción lo extraño y lo verosímil, para resaltar de nuevo
la falta de una reacción acorde con lo narrado.

Teatro del absurdo[editar]


El mito de Sísifo[editar]

Para llegar a desarrollar la idea de lo absurdo, Albert Camus se planteó


primeramente reflexionar cómo la muerte modifica la concepción de la condición
humana. La mortalidad, a su vez, está ligada con la ausencia de Dios y la falta de
sentido del mundo, estos tres elementos componen la condición metafísica del
hombre para Camus. «Frente a la ausencia de Dios y la irracionalidad del mundo,
se manifestaba la nostalgia de unidad y de racionalidad como una exigencia
propiamente humana. Frente a la mortalidad, se manifestaba, también como una
exigencia propiamente humana, el afán de la inmortalidad.» Y es a partir de este
afán por la racionalidad lo que llevó a Camus a presentar aquello que domina y
determina lo absurdo: «el hombre se encuentra ante lo irracional. Siente en sí su
deseo de felicidad y de razón. El absurdo nace de esta confrontación entre el
llamamiento humano y el silencio no razonable del mundo»; «[...] el absurdo nace
[...] precisamente en el encuentro de esta razón eficaz, pero limitada, con lo
irracional que renace continuamente.»

En 1932 Camus comienza a escribir El extranjero; «Naturaleza, Amor, Historia,


Resistencia. Cuatro elementos fundamentales en la trayectoria de Meursault, el
protagonista que afronta el absurdo, en la banalidad de una vida cotidiana. Un héroe
que entierra con indiferencia el cuerpo de su madre, y que dispara a un árabe, sin
más razón que un sol cegador y ardiente. Es el relato de un hombre que muere solo,
guardando en la intimidad de su conciencia la verdad.»

El extranjero constituirá un modelo para la escuela del Nouveau roman, ese grupo
de escritores que rompe con la novela tradicional y que frente a una literatura
comprometida, propone una escritura descriptiva.

En El mito de Sísifo (1942), Camus dedica su labor literaria a la reflexión de lo


absurdo y apunta en los primeros párrafos de su obra: «Pero es útil advertir, al
mismo tiempo, que lo absurdo, tomado hasta ahora como conclusión, es
considerado en este ensayo como un punto de partida. En tal sentido se puede decir
que hay algo provisional en mi comentario: la posición que toma no se deja
prejuzgar. Aquí sólo se encontrará la descripción, en estado puro, de un mal
espiritual» .

La metamorfosis[editar]

Los parámetros para entender La metamorfosis de Kafka como una obra absurda
tienen que ver más allá de la construcción ficticia en la que el autor plantea la
transformación de un joven a Insecto pues, lo que funciona como absurdo es más
bien la reacción que el protagonista presenta frente a esta situación, así como la
reflexión filosófica que hace en el proceso. La manera en la que Kafka describe el
escenario de su historia y los rasgos realistas que imprime refuerzan el análisis que
inscribe a la obra como absurda.

Bibliografía[editar]
Rosas, Diego (2006). Albert Camus. Madrid: Síntesis.
Kafka, Franz (2006). La metamorfosis. Madrid: Huerga Fierro.
Maldonado Ortega, Rubén Darío (2008). Absurdo y rebelión. Colombia.

Pérez Ransanz, Ana Rosa; Quijano Zirión, Antonio (1981). La muerte en el


pensamiento de Albert Camus. México: UNAM.
Véase también[editar]
Teatro del absurdo
Existencialismo
Nihilismo
Albert Camus
Filosofía del absurdo
Humor absurdo
Reductio ad absurdum
Enlaces externos[editar]
Wikcionario tiene definiciones y otra información sobre absurdo.

FUENTE

https://es.wikipedia.org/wiki/Absurdo