Está en la página 1de 2

Mimetismo y camuflaje

Mimetismo y camuflaje : mecanismos de defensa o de ataque de los animales


El mimetismo y el camuflaje son mecanismos utilizados por algunos animales para protegerse de los
depredadores, mientras que para otros son las herramientas para lograr capturar a sus presas sin
mucho esfuerzo. El disfraz, la confusión, el engaño, la imitación, son algunas de las manifestaciones
de estos mecanismos de defensa que utilizan los animales para su supervivencia.
¿Qué es el mimetismo?
El mimetismo es la habilidad o capacidad que tienen algunos animales para parecerse a otros
animales con los que comparte un hábitat o parecerse al entorno en el cual viven. El propósito de
este mecanismo es el engaño y la confusión. A través del mimetismo el animal puede afectar los
sentidos visuales, auditivos, olfativos o táctiles de otro animal. Es la manera más efectiva de engañar
a una presa o de protegerse de un depredador.
El engaño visual consiste en parecerse a otro animal, ya sea por la forma, los colores o los
movimientos; el auditivo es la imitación de sonidos como una señal de advertencia; el olfativo es
expeler olores parecidos a los de animales venenosos o peligrosos; y el táctil que imita la textura de
su entorno.
Existen 3 tipos de mimetismo
Mimetismo batesiano. Es la capacidad de una especie inofensiva de adquirir la apariencia de otra
que es peligrosa o venenosa, logrando con esto que los depredadores se mantengan alejados.
Ejemplos de este tipo de mimetismo lo vemos en la culebra real (inofensiva) que tiene un parecido
con la serpiente coral (mortal); así también ocurre con el papamoscas negro (comestible) que no es
atacado por parecerse al drongo, ave que es evitada por los depredadores por su mal sabor.
Otro ejemplo es el de la mariposa monarca, que es tóxica y su imitadora, la mariposa viceroy
(mariposa virrey), que es comestible.
Mimetismo mülleriano. Es cuando varias especies comparten unas mismas características como el
mal olor o el mal sabor, además de su parecido físico.
En este caso, ambas especies no son comestibles y pueden presentar colores vistosos o llamativos
como señal de peligro o advertencia. Esto les sirve de protección ante los depredadores, que
aprenden que esas especies son intocables, ayudando así a la supervivencia de las mismas. Dos
especies que comparten este tipo de mimetismo con apariencia parecida e igual toxicidad son la
rana flecha venenosa de Sudamérica y la rana Mantella de Madagascar.
Automimetismo. Es una herramienta que utilizan algunas especies de animales en la cual alguna
parte de su cuerpo aparenta ser otra cosa.
Ejemplo de esto es el caso de algunas mariposas o peces que muestran en su cuerpo lo que es
llamado 'manchas-ojo'. Esta mancha aparenta ser un ojo que al ser visto repentinamente por un
depredador puede asustarlo, dándole tiempo a la presa para escapar.
La serpiente 'dos cabezas' utiliza este mecanismo para confundir. Tiene una cabeza que parece una
cola y una cola que parece y mueve como si fuera la cabeza. De esta forma distrae a sus presas
para que no vean realmente de donde proviene el ataque.
Propósitos del mimetismo
Defensivo. Este se logra imitando la apariencia, el olor, el sabor de otro animal que sea peligroso,
agresivo, tóxico o venenoso con el propósito de mantener alejados a los depredadores; o imitar el
entorno para pasar inadvertido.
De ataque. Es el utilizado por animales depredadores que adoptan una apariencia parecida a las de
su víctima para poder acercarse y capturarla.
Reproductivo. Este tipo de mimetismo ocurre mayormente en las plantas, donde la flor o alguna parte
de ella tiene la apariencia de la hembra de algún insecto con el propósito de atraerlo para que
contribuya con la polinización.
¿Qué es el camuflaje?
El camuflaje es otro mecanismo que utilizan los animales, tanto para defensa como para ataque, que
consiste en confundirse con el entorno o ambiente en que viven. Es el disfraz que le ha provisto la
naturaleza para estos propósitos. Estos animales están dotados de formas, colores o apariencias
que los ayudan con esta estrategia. También el comportamiento es importante en el arte del
camuflaje.
El camuflaje se puede encontrar en todo tipo de animales, desde insectos hasta mamíferos. Los
insectos pueden imitar hojas, flores, ramitas secas. El insecto palo es un ejemplo casi indetectable
en medio de las ramas. Las aves que anidan en el suelo tienen un plumaje pardo para confundirse
con el terreno. El plumaje de las aves puede confundirse en la vegetación. En los mamíferos, su
color, sus rayas (franjas) o manchas le ayudan a camuflarse en su entorno. Las rayas del tigre lo
ocultan en la selva, mientras que el león, con su color ocre, lo disimula en la sabana.
Ejemplos de camuflaje en los animales
Distintas especies de mantis son expertas en el camuflaje. Como depredadoras, utilizan la estrategia
de confundirse entre las flores o plantas con colores similares a ellas para capturar a sus presas,
manteniéndose inmóviles hasta llegar el momento de actual.
En el invierno, muchos animales que viven en zonas nevadas, se vuelven blancos, permitiéndoles
confundirse en la nieve. Este es el caso de la liebre americana, del zorro ártico, del visón, del caribú
del Ártico, de la perdiz nival y de otros tantos que pasan por este proceso natural para su
supervivencia.
El pez blenio, muy parecido al pez limpiador, imita a éste en su forma de nadar, lo que le permite
acercarse a sus víctimas despreocupadas para arrancarle un pedazo de carne de un mordisco.
otros expertos en el camuflaje son el camaleón, que puede cambiar el color de su piel a su antojo,
aunque el proceso puede tardar unos 15 minutos; mientras el calamar y el pulpo pueden hacerlo en
cuestión de segundos.
Ya sea para capturar a una presa o para defenderse u ocultarse de un depredador, la naturaleza ha
provisto a muchos animales del fabuloso mecanismo de la imitación, del engaño y de la confusión.
Aunque estos mecanismos son muy efectivos, no son los únicos que existen, hay muchos otros
mecanismos de defensa para cumplir su mayor propósito: la supervivencia.

Intereses relacionados