Está en la página 1de 7

DEPRECIACIÓN

La depreciación es el mecanismo mediante el cual se reconoce el desgaste y pérdida de valor que


sufre un bien o un activo por el uso que se haga de el con el paso del tiempo. También, la
depreciación es una reducción anual del valor de una propiedad, planta o equipo, puede venir
motivada por tres motivos, el uso, el paso del tiempo y la obsolescencia. Las empresas contabilizan
estas pérdidas del valor o desgastes como un coste adicional.

DEPRECIACIÓN EN LÍNEA RECTA


La depreciación en línea recta supone una depreciación constante, una alícuota periódica de
depreciación invariable en función de la vida útil del activo objeto de depreciación. Es uno de los
métodos de depreciación más utilizados, principalmente por su sencillez, y por la facilidad de
implementación, pues sólo requiere de una simple operación aritmética.
En este método de depreciación se supone que el activo sufre un desgaste constante con el paso
del tiempo, lo que no siempre se ajusta a la realidad, toda vez que hay activos que en la medida en
que se utilizan, el nivel de desgaste se incrementa, es creciente.
Consiste en aplicar la misma cuota constante durante cada uno de los años de vida útil del activo.
La cuota de depreciación en este método se obtiene dividiendo el costo histórico menos el valor
del salvamento en caso de considerarlo por la vida útil del activo.
𝑐𝑜𝑠𝑡𝑜 − 𝑣𝑎𝑙𝑜𝑟 𝑑𝑒𝑙 𝑠𝑎𝑙𝑣𝑎𝑚𝑒𝑛𝑡𝑜
𝐷𝑒𝑝𝑟𝑒𝑐𝑖𝑎𝑐𝑖ó𝑛 =
𝑣𝑖𝑑𝑎 ú𝑡𝑖𝑙
El valor de salvamento es el valor por el cual yo puedo vender el bien una vez depreciado, es muy
común en los muebles que se venden.
Ejemplo de depreciación sin salvamento
El 1 de Enero del año 2018, el almacén la Perla Ltda, adquiere un vehículo
por $60.000.000. La empresa estima que su vida útil es de 5 años y no se
considera valor de salvamento.
$ 60.000.000 − 0
𝐷𝑒𝑝𝑟𝑒𝑐𝑖𝑎𝑐𝑖ó𝑛 𝑎𝑛𝑢𝑎𝑙 = = $ 12.000.000
5
Para determinar la cuota de depreciación anual se aplica

Ejemplo depreciación por línea recta.


El cálculo de la depreciación mediante el procedimiento de línea recta es el
siguiente:
Valor del activo: 120.000.000
Vida útil del activo: 5 años
Depreciación anual: 120.000.000/5 = 24.000.000
Depreciación mensual: 120.000.000/60 = 2.000.000
Si la empresa maneja cuota de salvamento, esta se detrae del valor del activo
y la diferencia es la que se deprecia.

Ejemplo:

Supongamos que para el activo arriba señalado se fija una cuota de


salvamento del 20%. En este caso, a los 120 millones se le saca el 20%, esto
es 24 millones y a los restantes 96 millones se le aplica la respectiva
operación aritmética.
Esto hará que el valor de la alícuota de depreciación sea menor ya que la
base de depreciación es menor, pero en contra no todo el valor del activo se
va al gasto, puesto que queda un remanente como activo, lo que para efectos
fiscales, la cuota de salvamento quizás no sea la mejor opción, pues se
tienen una menor deducción lo que redunda en un mayor impuesto a pagar.
Amortización

La amortización es un término económico y contable, referido al proceso de distribución de gasto


en el tiempo de un valor duradero. Adicionalmente se utiliza como sinónimo de depreciación en
cualquiera de sus métodos.
Se emplea referido a dos ámbitos diferentes casi opuestos: la amortización de un activo y la
amortización de un pasivo. En ambos casos se trata de un valor, con una duración que se extiende
a varios periodos o ejercicios, para cada uno de los cuales se calcula una amortización, de modo
que se reparte ese valor entre todos los periodos en los que permanece.
Amortizar es el proceso financiero mediante el cual se extingue, gradualmente, una deuda por
medio de pagos periódicos, que pueden ser iguales o diferentes.
En las amortizaciones de una deuda, cada pago o cuota que se entrega sirve para pagar los
intereses y reducir el importe de la deuda.
Método lineal o constante

Este método supone que la depreciación sufrida cada año por el bien es constante. Es el
más simple y por lo tanto el más utilizado.

La cuota se calcula:

Cuota Anual = Precio de adquisición / Vida útil

Si existe valor residual, sólo se amortiza la diferencia entre el precio de adquisición y


el valor residual.

Cuota Anual = (Precio de adquisición – Valor Residual) / Vida útil

Ejemplo:

Compramos una máquina por 10.000 euros. La máquina tiene una duración de 5
años y el valor residual es de 2.000 euros. El importe que debemos amortizar cada
año (amortización lineal) es de:

10.000 - 2.000 = 8.000 Euros; 8.000 / 5 años = 1.600 Euros debemos amortizar
cada año.