Está en la página 1de 21

TEMA 2.

Mercados y precios: leyes de oferta y


demanda

Introducción

El sistema de precios trata de responder a las preguntas ¿qué?, ¿cómo? y ¿para qué?
En este sistema las decisiones significativas son tomadas por las unidades de decisión:

 Economías domésticas.
 Empresas.
 Administración pública.

Estas unidades desarrollan su intervención en el escenario del mercado. Los


mercados son aquellos lugares o medios mediante los cuales pueden intercambiarse bienes
o servicios, debido a que permiten a compradores y vendedores entrar en contacto, bien
directamente, como ocurre en unos grandes almacenes, o bien indirectamente mediante
agentes o instituciones, como sucede en los mercados de valores y en los grandes mercados
internacionales.
El enfrenteamiento de la oferta y la demanda en los diferentes mercados da origen a
los precios, los cuales constituyen una pieza de información esencial tanto para
consumidores como para productores. Precios elevados servirán par incentivar a las

1
empresas a producir más y a los consumidores a demandar menos, y lo contrario ocurrirá si
los precios son bajos.
Si el sistema de precios funciona razonablemente bien y sin interferencias, su papel
es fundamental en el funcionamiento mismo de la economía.

Teoría de la Demanda

Demanda: Es lo que los individuos desean. La demanda de un bien significa cuánto se


gasta en ese bien a un precio dado y cuánto se gastaría si ese precio variase. La demanda no
debe confundirse con el consumo. La demanda siempre existe, pero sólo una parte da lugar
a consumo. La demanda refleja las intenciones de compra.

Consumo: Cantidad de unidades vendidas. El consumo es el gasto efectivamente realizado.

La cantidad demandada de un bien será la cantidad de ese bien que desean adquirir
las unidades de consumo, esta cantidad se ve influida por cuatro factores fundamentales:

1. El precio de ese bien.


2. La renta de la economía doméstica.
3. El precio de los demás bienes.
4. Los gustos o preferencias de las economías domésticas.

La demanda en función del precio del bien

Se puede expresar la demanda en función del precio del bien usando una curva que
represente la cantidad de bien que se está dispuesto a adquirir a un determinado precio. A

2
esta curva se la denomina curva de demanda. En el eje X se representa la cantidad de
producto (Q) que se fabrica y en el eje Y se representa el precio (P) de dicho producto (véase
la Figura 1).
La pendiente de la “Curva de demanda” es siempre negativa, pero su forma variará
dependiendo de los factores comentados en el punto anterior (precio del bien, gustos, etc.).

Precio
del
Producto

Cantidad de Producto que se consume

Figura 1. CURVA DE DEMANDA.

Según esta curva,


Precio si se incrementa el
del
Producto precio del producto

P2
lo que va a ocurrir es
P1 que la demanda del
P3
producto disminuirá.

Cantidad de Producto
Q2 Q1 Q3 que se consume
3

Figura 2 VARIACIÓN DE LA DEMANDA AL VARIAR EL PRECIO


Al contrario, si se disminuye el precio del producto, vamos a tener mayor demanda de él
(véase la figura 2).

Una curva de demanda se denomina elástica (véase la Figura 3) si refleja que una
pequeña reducción del precio del bien ocasiona un aumento importante de la cantidad
demandada (curva bastante horizontal). Por el contrario, una curva de demanda se denomina
rígida (véase la Figura 4) si unas grandes variaciones relativas en el precio apenas ocasionan
variaciones de la cantidad demandada del bien en cuestión (curva bastante vertical). A esta
clase de elasticidad se le denomina elasticidad precio de la demanda.

4
Precio
del
Producto
P2
P1
P3

Cantidad de Producto
Q2 Q1 Q3 que se consume

Figura 3. CURVA DE DEMANDA ELÁSTICA.

Precio
del
Producto
P2
P1

P3

Q2 Q1 Q3 Cantidad de Producto
que se consume

Figura 4. CURVA DE DEMANDA RÍGIDA

5
En general se puede afirmar que los productos de primera necesidad presentan una
demanda más rígida que los que no lo son o los suntuarios o de lujo porque los
consumidores por la propia naturaleza de los productos y las necesidades que satisfacen, no
pueden dejar de adquirirlos. Por ejemplo, es muy probable que la caída del consumo de
flores sea mayor que la del pan ante subidas en el precio proporcionalmente iguales de
ambos.
Si una función de demanda es completamente inelástica o rígida, se dice que su
elasticidad es cero, cuando ante un cambio en el precio de una mercancía, la cantidad
demandada es siempre la misma. Se suele representar como una recta vertical, que significa
que se demanda la misma cantidad a cualquier precio.
Por el contrario, se dice que una función de demanda es completamente elástica
cuando ante una subida del precio de un bien, no se consumiría nada. En consonancia, si el
precio fuera más bajo que aquél al que los consumidores pueden comprar todo lo que
quieran, la demanda sería infinita. Se suele representar por una línea horizontal, que se
interpreta como que a precios superiores al de referencia no se vende nada, mientras que a
precios más bajos la demanda es infinita.

Es importante destacar que no se debe confundir la pendiente o inclinación de la


recta o curva de demanda con su elasticidad. Por ejemplo, en una función o “curva” de

6
demanda lineal, con una pendiente constante, la elasticidad precio de la demanda o la
elasticidad de la demanda en relación al precio varía a lo largo de la recta de demanda,
pudiendo tomar valores de cero a infinito. La parte más elevada y situada a la izquierda de
la curva de demanda es su tramo elástico, mientras que la parte más baja y situada a la
derecha es el tramo inélástico. El punto de la curva donde la elasticidad es igual a 1 (uno)
es el punto donde el ingreso por la venta del producto será más elevado. Este hecho es fácil
de demostrar y puede encontrarse en cualquier manual de Microeconomía.

Además de la elasticidad en relación al precio existen otros tipos de elasticidades.


Por ejemplo, la elasticidad cruzada. Esta clase de elasticidad considera cómo varía la
cantidad demandada de un producto A ante, por ejemplo, una variación en algún factor
relacionado con un producto B, asumiendo que todos los demás factores que pudieran
afectar esta reacción no sufran modificación alguna.
La consideración de la relación existente entre bienes sustitutivos y
complementarios tiene mucho que ver con esta clase de elasticidad en la que los cambios
de precio de un bien afectan a la demanda de otro, ya sea en un sentido u otro.
Otra clase de elasticidad importante es la elasticidad renta, que considera las
variaciones en la cantidad demandada de un bien que se pueden explicar por la variación
de renta del consumidor. Cuando la demanda de un bien aumenta a medida que aumenta la
renta del consumidor, hablamos de bienes normales. Este comportamiento que nos parece
normal no siempre se produce.
Dentro de los bienes normales se suelen distinguir los bienes de lujo y los bienes de
primera necesidad. Los primeros son aquéllos que son muy sensibles ante las variaciones
de precio. Por ejemplo, la compra de determinadas especies pesqueras como los percebes,
el bogavante o los besugos. Los bienes de primera necesidad son, por el contrario, mucho
más rígidos en lo que a su demanda se refiere. Por ejemplo, dentro de las especies de
pescado, la demanda de boquerones o sardinas son mucho más rígidas ante subidas de
precio porque suelen ser la opción más barata si se quiere consumir pescado. En cambio,
puede ocurrir que un individuo no compre nunca o casi nunca una especie cara como el
lenguado o el besugo, pero que si su precio baja lo suficiente se convierta en una opción de
compra para el consumidor.

7
También puede hablarse de la elasticidad de la oferta en términos similares a cómo
hemos hablado sobre la elasticidad de la demanda.

Cuando sucede que la demanda del bien no se incrementa cuando aumenta la renta del
consumidor decimos que nos encontramos ante un bien inferior, ya que su demanda
disminuye cuando la renta aumenta. Por ejemplo, un consumidor opta por dejar de comprar
un automóvil utilitario porque su renta ha aumentado y puede optar por comprar una berlina
de lujo.

¿Por qué es interesante para las empresas conocer la elasticidad precio de la demanda?
Porque informa sobre muchos aspectos interesantes relacionados con el comportamiento
del consumidor y de la empresa. Por ejemplo, si un producto es de primera necesidad una
subida de su precio afectará menos a la cantidad demandada que si fuera un producto de
lujo, que tiene una demanda más elástica. Por ejemplo, una subida de precio del aceite en
general afectará más al producto de lujo aceite de oliva virgen extra que al producto de
primera necesidad aceite de girasol. Se necesita aceite para cocinar y es muy probable que
ante un aumento de precio disminuya más la demanda de aceite de oliva virgen extra que la
de aceite de girasol, que seguramente apenas variará en cuanto a su nivel de demanda.

Cuantos más productos sustitutivos tenga un producto más elástica será su curva de
demanda. Así, ante un incremento del nivel de precios de un producto, por ejemplo,
chocolate negro de ecuador y chocolate negro a secas (el chocolate de ecuador es
sensiblemente más caro), la reacción de la demanda puede ser muy dispar. Para un
fabricante de chocolate un aumento proporcionalmente igual de ambos tipos de chocolate
provocará reacciones diferentes. Ante una subida de precios puede dejar de fabricar
chocolate negro con base a chocolate de Ecuador porque éste se convierta en muy caro,
pero no puede dejar de adquirir chocolate de otra procedencia si quiere seguir fabricando y
vendiendo chocolate. En definitiva, la demanda de chocolate negro origen Ecuador será
más elástica.

8
También es importante a la hora de explicar la elasticidad precio de la demanda la
proporción de la renta que representa el bien que sube o baja de precio. Si la proporción de
renta que dedica el individuo al consumo de ese producto es pequeña (por ejemplo, gasto en
chicles), lo más probable es que la demanda sea rígida porque aunque el precio del
producto aumente significativamente, el plan de compras general del consumidor apenas se
ve afectado. En consecuencia, la demanda será más inelástica o rígida. En cambio, si la
proporción de renta que representa el bien es muy elevada, una subida del precio de ese
bien afectará de forma grande a la renta disponible y, en consecuencia, será más sensible a
los cambios de precios. La cantidad demandada variará significativamente ante cambios de
precios, esto es, la demanda será más elástica.

La variable tiempo también afecta a la demanda de los productos. Cuanto más tiempo de
adaptación ante los cambios de precios tenga el consumidor, más elástica será la demanda.
Si el tiempo de adaptación es muy reducido el consumidor no podrá adaptar su conducta,
esto es, su demanda ante los cambios de precios. Si, en cambio, dispone de un plazo grande
de adaptación, sí podrá buscar otras alternativas de consumo lo que hará que la demanda
sea más elástica. Por ejemplo, si de un día para otro sube el precio de la energía eléctrica el
consumidor es muy probable que no cambie su patrón de demanda de electricidad, pero si
dispone de un período amplio de adaptación puede desarrollar estrategias de adaptación
como, por ejemplo, poner bombillas leds, comprar electrodomésticos de bajo consumo, etc.
En definitiva, cuanto más amplio sea el horizonte temporal de adaptación más elástica será
la demanda.

9
Precio
del Tramo elástico
Producto

P2
P1
P3

Cantidad de Producto
Q2 Q1 Q3 que se consume

Figura 4.1. Curva de demanda (tramo elástico)

La demanda en función de la renta de la economía doméstica

Normalmente puede decirse que al incrementarse la renta, aumenta la demanda de


bienes, sin embargo, esto no sucede siempre puesto que:

 Hay bienes que tienen un punto de saturación y aunque aumente la renta se siguen
comprando en la misma cantidad. Este es el caso de la curva marcada como (1) en
la Figura 5.
 Hay bienes cuyo consumo decrece al aumentar la renta por encima de un
determinado nivel. Este es el caso de la curva (2) en la Figura 5.

10
1
Cantidad
Qx

Renta de las economías domésticas

Figura 5. Curva de la demanda en función de la renta de las economías domésticas

 Bien o producto normal: son los bienes que siguen una curva del tipo (1). Bienes
o productos que aumenta su demanda al aumentar la renta.
 Bien o producto inferior: son los bienes que siguen una curva del tipo (2). La
demanda de este bien decrece cuando la renta aumenta por encima de un
determinado nivel.

En este sentido también conviene señalar que cuando la adquisición de un bien supone
un gasto pequeño en relación a la renta disponible del consumidor, los cambios de precio
tienen consecuencias mucho menores en la demanda del mismo porque apenas comprometen
la adquisición de otros productos por parte del consumidor. Inversamente, lo contrario también
resulta cierto y evidente, cuando la adquisición de un producto supone una proporción muy
grande de la renta de un individuo éste es muy sensible a los cambios en su precio porque
afecta en gran medida en su capacidad de compra del resto de productos que componen su
cesta de la compra.

11
La demanda en función del precio de otros bienes: influencia del
precio de otros bienes

Bienes sustitutivos: Bienes que tienen una relación por la cual, el incremento de precio de uno
de ellos aumenta la demanda del otro y viceversa. Son los que siguen una gráfica como la de
la Figura 6. En este tipo de bienes, el aumento del precio del bien X hace que la cantidad
demandada de bien Y aumente. Un ejemplo de esta clase de bienes es, por ejemplo, el
binomio mantequilla o margarina, aceite de oliva versus aceite de girasol o la alternativa entre
el AVE y el avión para viajar desde Madrid a Barcelona o viceversa.
En general, aquellos productos que disponen de una o más alternativas sustitutivas
presentarán una elasticidad precio de la demanda más elástica porque en caso de subir el
precio del producto en cuestión, el consumidor siempre tiene a mano dejar de consumir ese
producto en favor de uno sustitutivo.

Bienes complementarios: Bienes que tienen una relación por la cual, el incremento de precio
de uno de ellos disminuye la demanda del otro y viceversa. Son los bienes cuya gráfica es
como se muestra en la Figura 7. En este tipo de bienes están unidos un descenso/aumento en el
consumo y un descenso/aumento en el consumo del otro. Este puede ser el caso de los
siguientes binomios de bienes: cascos y motos, faldas y medias o servicio de datos y teléfonos
móviles, fresas y nata, etc., cuyo consumo normalmente está unido.

12
Precio Precio
de un de un
producto X producto X
(Px) (Px)

Cantidad de un producto Y (Qy) Cantidad de un producto Y (Qy)

Figura 6 BIENES SUSTITUTIVOS.

Figura 7. BIENES COMPLEMENTARIOS

La demanda en función del gusto de las economías domésticas

La moda es otro factor que desincentiva o favorece el consumo de un bien. El tiempo


o las expectativas de variación de precios son otros factores que pueden incidir en la cantidad
demandada. Por ejemplo, cuanto mayor sea el horizonte temporal que tiene el consumidor
para valorar su conducta como consumidor, mayor será la sensibilidad ante los precios. Por
ejemplo, una familia que está barajando la posibilidad de cambiar de casa en una coyuntura
prolongada de caída de los precios de la vivienda, será, en general, muy sensible ante las
noticias de variaciones de precio. Una razón para ello es la gran importancia de la decisión de
cambio de vivienda, pero otra también muy importante es la capacidad de esperar de la familia
que tiene una vivienda y que observa que los precios de la vivienda caen de manera
prolongada y que pueden seguir cayendo. Seguramente, al principio de producirse la tendencia

13
de caída de los precios las familias no modifican su conducta de compra de viviendas ya que
no prevén que se prolongue en el tiempo y, además, en ese momento no se plantean precios de
la vivienda más bajos que los que conocen y ni siquiera se plantean adaptar su
comportamiento a una tendencia de los precios a la baja que ni siquiera se ha iniciado aún. A
medida que la caída de precios se prolonga en el tiempo, el consumidor encuentra razonable
esperar para ver si los precios siguen cayendo o no. En principio, deseará posponer su
conducta de comprar hasta el momento en que el nivel de precios de la vivienda sea el más
bajo posible, para así poder comprar la vivienda a un precio óptimo. Al margen de que
finalmente el comprador de la vivienda acierte o no en cuanto al momento elegido para
comprar finalmente la vivienda, lo que no se puede negar es que el consumidor pospone su
conducta de compra en función de su expectativa de caída de precios del mercado
inmobiliario.

Precio
de un
producto X
(Px)

Cantidad de un producto X (Qx)

Figura 8. EJEMPLO DE DESPLAZAMIENTO DE LA CURVA POR UN CAMBIO EN LOS GUSTOS O PREFERENCIAS.

La curva de demanda y las estrategias de precios

14
¿Tiene alguna aplicación práctica lo que acabamos de aprender acerca de la elasticidad precio
de la demanda? Sí, e inmediata. Cuando un producto tiene una elasticidad elevada ello supone
que ante un aumento de precio de, por ejemplo, el 10% la caída de la demanda será mayor que
ese 10%, lo que tendrá como consecuencia una disminución de los ingresos por venta globales
del producto en cuestión. Asimismo, si nos encontramos con una curva de demanda rígida, la
subida anterior del 10% en los precios tendrá como consecuencia directa una disminución de
la demanda, pero menor del 10%, por lo que los ingresos totales por venta se incrementarán.

Curva de la demanda de mercado

Es la suma de todas las curvas de demanda de todos los consumidores, depende del
tamaño de la población y de la distribución de la renta de las economías domésticas.

Factores que incrementan la demanda

En la Figura 9 se muestra como se desplaza la curva cuando hay un incremento en la


demanda. Los distintos factores que hacen que se incremente la demanda son:

 Incremento de la renta.
 Incremento del precio de un bien sustitutivo.
 Descenso del precio de un bien complementario.
 Un cambio de gustos a favor de ese bien.

15
P r e c io
D2
de un
D0
p ro d u cto X
(P x )

C a n t id a d d e u n p r o d u c t o X ( Q x )

Figura 9. DESPLAZAMIENTO DE LA CURVA POR AUMENTO DE LA DEMANDA.

Factores que disminuyen la demanda

Algunos factores que favorecen el descenso de la demanda de un bien son:

 Descenso de la renta.
 Descenso del precio de un bien sustitutivo.
 Incremento del precio de un bien complementario.
 Un cambio de gustos en perjuicio de ese bien.

En la Figura 10 se muestra cómo se desplaza la curva cuando se reduce la demanda.

Precio
D0
de un
D1
producto X
(Px)

Cantidad de un producto X (Qx)

Figura 10. DESPLAZAMIENTO DE LA CURVA POR DISMINUCIÓN DE LA DEMANDA.

16
Teoría de la oferta

Puede representarse la relación que liga las cantidades que las unidades de producción
pueden estar dispuestas a poner a la venta en función del precio que obtengan. Tal relación
configura la curva de oferta.

Precio
de un
producto X
(Px)

Cantidad de un producto X (Qx)

Figura 11. CURVA DE OFERTA.

La pendiente de esta curva es siempre positiva, pero su valor depende de una serie de
factores:

 El precio del bien. A mayor precio, mayor oferta de ese bien, pues los mayores precios
constituyen un incentivo para los empresarios oferentes del producto (mayor margen por
unidad vendida).
 El precio de los demás bienes. Generalmente al aumentar el precio de los demás bienes se
reducirá la oferta de nuestro producto. El oferente no desconoce que la parte de la renta
disponible por el consumidor para gastar en el bien de referencia descenderá ya que querrá
seguir consumiendo también los demás bienes.
 Aumentos y disminuciones de los precios de los factores de producción. Al aumentar
los precios de los factores de producción intervienen en la fabricación de nuestro bien se

17
reducirá su oferta a corto plazo. El oferente tendrá indefectiblemente que subir sus precios,
lo que hará que el consumidor desee comprar el producto en una menor medida.
 Los objetivos de las empresas. Por ejemplo, una empresa puede querer en un momento
dado ampliar su cuota de mercado lo máximo posible, para lo cual estará dispuesta a
ofrecer una cantidad de producto mayor a un precio menor. Las editoriales suelen reducir
significativamente el precio de sus colecciones por fascículos en el momento del
lanzamiento con el objetivo de conseguir que el público conozca la colección, vendiendo
sin apenas ganancia en ese primer momento con el objeto de aumentar así su base de
clientes. Más adelante, cuando el comprador ya está enganchado a la colección lo habitual
es que la empresa recupere el precio originalmente previsto para el resto de la colección.
 La evolución tecnológica. A menudo, las mejoras tecnológicas llevan aparejadas
reducciones de costes que permite ofertar cantidades superiores de producto a precios
inferiores (por ejemplo, la informática de consumo, los aparatos de telefonía móvil, etc.).

Un incremento de la oferta, y en consecuencia, un desplazamiento de la curva hacia la


derecha puede venir causado por:

 Disminución del precio de otros bienes.


 Mejora tecnológica.
 Cambio de los objetivos de los productores, por ejemplo, desear aumentar su cuota de
mercado.
 Disminución del precio de los factores de producción utilizados en su fabricación.
 Incremento de la demanda o del gusto o las preferencias hacia el bien en cuestión

Al igual que en el caso de la curva de demanda, a la suma lineal de todas las curvas de
oferta para cada individuo se le da el nombre de curva de oferta de mercado.

Curvas de Oferta y Demanda. Punto de equilibrio

18
La principal función del mercado consiste en adecuar la oferta y la demanda a través
del mecanismo de los precios. Si los compradores desean comprar una mayor cantidad de bien
a un precio dado que la que se encuentra disponible, el precio tenderá a elevarse, y si los
consumidores desean comprar menos, el precio tenderá a descender. Existe una tendencia al
precio de equilibrio, en el cual la cantidad ofertada es igual a la demandada y viceversa.
Si superponemos las curvas de oferta y demanda de mercado (véase la Figura 12),
éstas se cortarán en un punto, al que se denomina punto de equilibrio. En la figura el punto
(Qx1, Px1) es el punto de equilibrio.

Precio
de un Oferta
producto X
(Px)

Px1

Demanda

Qx1

Cantidad de un producto X (Qx)

Figura 12. SUPERPOSICIÓN DE LAS CURVAS DE DEMANDA Y OFERTA.

19
Tanto las curvas de demanda como de oferta no se pueden conocer exactamente, lo
único que se puede conocer es una estimación basada en datos históricos. En el caso español,
estos datos se pueden extraer, por ejemplo, del INE (Instituto Nacional de Estadística), pero
sólo para categorías de productos. Para productos o marcas de productos concretos sólo será
posible si disponemos datos históricos suficientes de las empresas que los producen.

Ejemplo:

Sean las curvas de oferta y demanda de la figura 13a.

Px Oferta Px Oferta Px Oferta

Demanda Demanda Demanda

Qx Qx Qx
(a) (b) (c)

Figura 13. MOVIMIENTOS DE LAS CURVAS.

Un cambio en los gustos (a los individuos les empieza a gustar más un cierto producto
por alguna causa) provocará un aumento en la demanda. Esto provocará que la curva de
demanda se mueva hacia la derecha. Para un mismo precio se demandará más cantidad del
producto. Como la oferta es rígida (no aumenta frente a modificaciones al alza de los precios),
el precio de equilibrio será notablemente más alto (Figura 13b).

20
Si lo que aumenta es la oferta, la curva de oferta se desplaza hacia la derecha, con lo
que el precio baja. (Figura 13c).

Precio
de un Oferta Oferta
producto X
(Px)
Px2

Px1
Px1

Demanda
Demanda

Qx1 Qx1 Qx2


Cantidad de un producto X (Qx) Cantidad de un producto X (Qx)

Figura 14. CURVA DE OFERTA ELÁSTICA. EL AUMENTO DE PRECIO NO ES MUY GRANDE CUANDO HAY UN
GRAN AUMENTO DE LA DEMANDA.

Si la curva de oferta es elástica, como la de la Figura 14, cuanto más elástica es la


curva de oferta, un gran aumento en la demanda hace que el precio no suba tanto como
sucedía cuando la curva de oferta era completamente rígida (Figura 14b). Cuanto más elástica
sea la oferta, menos aumentarán los precios frente a los incrementos de demanda del producto.

21