Está en la página 1de 78

Colección: SOMOS CRE ADORES

María Bolívar
“El porteñazo” se puede definir como un hecho
trascendental en la historia contemporánea donde se
dio la participación protagónica de un grupo de
civiles, estudiantes, amas de casa, clase obrera,
profesionales, y parte del pueblo que estuvo al lado
de militares; ya que desafiaron al gobierno de
Rómulo Betancourt. El presente trabajo, se ha
realizado con el fin de que las nuevas generaciones,
conozcan cómo se desarrollaron los sucesos que
conmovieron a la ciudad, y a todo el País, los días 2

S I S T E M A d e E D I T O R I A L E S R E G I O N A L E S C A R A BOBO
y 3 de Junio, de 1962.

Sistema de Editoriales Regionales Carabobo

María Auxiliadora Bolívar Sánchez,


nace en la Ciudad de Puerto Cabello;
es egresada de la Facultad de Derecho
de la Universidad de Carabobo.
Especialista en Derecho Penal, en sus
investigaciones más relevantes está el
acta de defunción del indio
guariqueño, Coronel Revolucionario
Pedro Pérez Delgado el último hombre
a caballo, el cual falleció en los
calabozos del Castillo Libertador a las
10:30 de la noche el 8 de noviembre de
EL PORTEÑAZO
1924. En Puerto Cabello.
REBELIÓN CÍVICO-MILITAR

Ministerio del Poder Popular


para la Cultura estadoCarabobo
María Auxiliadora Bolívar Sánchez

“EL PORTEÑAZO”
REBELIÓN CÍVICO-MILITAR

Fundación Editorial “El perro y la rana”


Editorial Carabobo 2018
Colección Somos Creadores / Ensayo
estadoCarabobo
“El PORTEÑAZO” REBELIÓN CÍVICO-MILITAR
© María Auxiliadora Bolívar Sánchez, 2018
Colección Somos Creadores. Ensayo

© Para esta edición: Fundación Editorial El perro y la rana


Sistema de Editoriales Regionales

Hecho el Depósito de Ley


ISBN: 978-980-14-3924-0
Depósito Legal: DC2017002901

Diseño y Diagramación: Pascual Castellucci


pecastellucci@gmail.com

Impresión:
Sistema de Editoriales Regionales / Carabobo 2018

Editorial Carabobo / Pascual Castellucci


carabobo.ser.fepr@gmail.com

Versión digital: www.elperroylarana.gob.ve

Ministerio del Poder Popular


para la Cultura
El Sistema de Editoriales Regionales es un proyecto
editorial impulsado por el Ministerio del Poder Popular
para la Cultura, a través de la Fundación Editorial El
Perro y la Rana, en corresponsabilidad con La Red
Nacional de Escritores Socialistas de Venezuela. Este
sistema se ramifica por todos los estados del país,
donde funciona una imprenta que le da paso a la
publicación de autoras y autores, principalmente
inéditos. Cuenta con un Consejo Editorial integrado
en su mayoría por promotoras y promotores de la
cultura propia de cada región. Tiene como objetivo
fundamental brindar una herramienta esencial en
la difusión de ideas y saberes que contribuyan a
la consolidación del Poder Popular; el libro como
documento y acervo del pensamiento colectivo.
AGRADECIMIENTOS

A todas aquellas personas que de una u otra forma


colaboraron para la realización de esta obra la cual se
realizó con mucho esmero y dedicación en relación
a los hechos aquí plasmados, en ocasión a los 56
aniversario de “El Porteñazo” rebelión cívico-militar,
titulado así; a fin de contribuir como legado a nuestra
población venezolana y muy especial a los pobladores
de Puerto Cabello que vivieron estos acontecimientos
que enlutaron a nuestro país.
Muy especialmente a:
Guillermo Antonio Rangel Trovat, Miguel Eduardo
Bolívar Sánchez, Luis Machín (Hijo), Foto Estudio
García (José García hijo), Oscar Peña Garmendia
(Hijo), Geraldin Herrera Garmendia, Raúl Francis,
Luis Alberto Luzardo y Nilda Josefina Páez.
Puerto Cabello 14 de mayo de 2012
DEDICATORIA

Con mucho amor, dedico este trabajo, en especial a


mi madre María Nicolasa, a mis hijos: Rafael Eduardo,
Teolinda María, y un homenaje póstumo a
Higinia María;
a mis nietos: Fabiola José, Víctor Antonio, Fabiana
Alejandra, María Victoria, Flavia y Angelina, quienes con
su existencia, me llenan la vida de esa fuerza espiritual
para seguir luchando por un mañana cada vez más
prometedor.

Y un homenaje póstumo, a todos los que de una u


otra forma fallecieron en los sucesos del 2 y 3 de Junio
de 1962. Nuestros soldados, que
dieron la vida por una mejor Venezuela.

La autora
María Auxiliadora Bolívar Sánchez.
INTRODUCCIÓN

El Porteñazo, es considerado como una rebelión


cívico-militar, que estuvo conformado por dos centros
de dirección político-militar, un comando civil, que se
encargaba de desarrollar las estrategias con grandes
niveles de coordinación unidos a los lineamientos del
Comando Central, cívico-militar, es por ello, que hoy, en
sus 56 años, podemos definirlo también como un hecho
trascendental en la Historia Contemporánea donde se
dio la participación protagónica de un grupo de civiles,
estudiantes, amas de casa, clase obrera, profesionales,
y parte del pueblo que estuvo al lado de militares, por
cuanto desafiaron al gobierno de Rómulo Betancourt.
El presente trabajo, se ha realizado con el fin de que las
nuevas generaciones, conozcan cómo se desarrollaron
los sucesos que conmovieron a la ciudad, y a todo el
país, durante los días 2 y 3 de Junio de 1962. Se han
tomado, relatos, de revistas de circulación nacional,
como también, pruebas documentales, donde hace
referencia, a una junta de auxilio creada por la Cámara
de Comercio (1963), con la finalidad de contribuir a la
entrega de 20 viviendas a personas damnificadas por
los sucesos del El porteñazo, igualmente se observan
testimonios de personas que expresan sus sentimientos
dignos de todo crédito, se reflejan opiniones de
prensa por parte de algunos de sus protagonistas, es
una investigación amplia, en virtud de que recoge
informaciones, entrevistas, relatos, que antes no habían
salido a la luz pública para el conocimiento del lector.
Y donde se expresan testimonios específicos no
tratados anteriormente, por ser este un tema de relevancia
para los moradores de esta ciudad y para toda Venezuela.
LIMITES

Puerto Cabello, limita al Norte con el Mar


Caribe, desde la boca del río Sanchón hasta la punta
Cambiadores, lindero con el Estado Aragua. Al Oeste con
el Municipio Juan José Mora, desde el nacimiento del río
Sanchón, en la cumbre de Chirgua, aguas abajo hasta su
desembocadura en el Mar Caribe. Sur. Los municipios
Valencia y Guacara por la quebrada El Playón, desde su
nacimiento en las cumbres de Chirgua, donde coinciden
los linderos de los municipios Juan José Mora, Puerto
Cabello, Bejuma y Valencia, siguiendo el curso aguas
abajo de dicha quebrada hasta su unión con el rio Aguas
Calientes y partiendo desde este punto sigue una línea
al este con los cerros que se encuentran con la fila Las
Carpas, divortia aquarum de ios rfos Aguas Calientes y
Miquija, y desde este punto al norte hasta llegar a El
Castaño y remontándose luego por las cumbres de San
Diego y Saint Jean, se sigue por esta fila a enlazarla con
la de Vigirima en el cerro Villalonga, siguiendo por la
fila del mismo nombre hasta el pico Jenjibre en la fila
de Vigirima. Al Este con el Estado Aragua por la línea
ya determinada como fronteriza entre ese estado y el
estado Carabobo, desde la punta de Cambiadores en la
orilla del Mar Caribe, siguiendo por la fila de Reinoso
hasta llegar al pico Jenjibre en la fila de Vigirima de la
cordillera principal de la costa.
PUERTO CABELLO

Durante las primeras horas de la madrugada del sábado,


los habitantes de Puerto Cabello pudieron observar lo
que hacia suponer que aquella anormalidad traía “algo”
Que, con cierto temor, se estaba esperando desde hacia
varios días Tropas del Batallón No. 2 patrullaban las
calles y tomaban ciertas posiciones como si la realidad
traía “algo” que con cierto temor, para una repetición
del suceso de Carúpano. Nada más cierto. La ocupación
sistemática de diversas dependencias oficiales (Digepol,
Oficina de Telégrafos, Estación de Ferrocarril, Emisora
Comandancia de Policía, etc.) pusieron de manifiesto
las instituciones del mencionado Batallón y revelaron
un movimiento sedicioso comandado por el Capitán de
Navío Manuel Ponte Rodríguez y el Capitán de Corbeta
Pedro Medina Silva. Las circunstancias favorables del
levantamiento, así como la rapidez de los movimientos
tácticos realizados, impidieron la actuación inmediata de
los efectivos, seccionales de Acción Democrática, que
esa misma madrugada se había reunido en el local del
Partido para tomar medidas sobre lo que pudiera suceder.
Las gruesas murallas y las coberturas de más de 2
metros de espesor del Fortín Solano, construido por
los españoles en el año 1550 para defenderse de los
filibusteros, resistieron los ataques de la aviación leal.
El viejo castillo está lleno de historia. En 1905 el Gral.
Cipriano Castro hizo instalar en el, dos poderosísimos
cañones de 155 mm, Su alcance de 33 km hubiera
permitido hoy a los sediciosos hundir la escuadra
o neutralizarla, así como bombardear a las fuerzas
leales que avanzaban sobre Puerto Cabello.
HORA CERO DE LA INSURRECCIÓN
“El porteñazo” rebelión cívico-militar 19

¡Comandante, tengo ordenes de hacerlo preso!


Habla el Teniente de Fragata Pastor Pausides Morales
González, quien con algunos infantes, armados con
metralletas, habían penetrado en el dormitorio del
Capitán Carbonell, quien dormía en calzoncillos.
-No diga pendejadas. Teniente, aquí quien da las
ordenes soy yo. El que esta preso es usted! ¡Desármenlo!
-No se mueva Comandante! Ha comenzado un
movimiento nacionalista. La base está tomada y yo
cumplo órdenes superiores.
¿Ordenes de quien?
-Ordenes Superiores Comandante.
Toda resistencia hubiera resultado suicida. El Capitán
Carbonell no pudo tocar sus armas. Quedaba preso en
su dormitorio. Un grupo de infantes de marina estaría
de guardia en la puerta. La misma operación se repitió
con el Capitán Ginnari, con el Capitán Porfirio Delgado,
Comandante del Batallón de Infantería, y con el Capitán
de Corbeta Oswaldo Moreno Piña. Simultáneamente,
o minutos después, eran apresados el Capitán de
Corbeta Ramón Riera Paredes, Segundo Comandante
del Batallón de Infantería de Marina, los capitanes de
Corbeta Pablo Edmundo Lira Hidalgo, Fabio Gallipoli, y
Galavis Collazo, los tenientes Ángel H Osuna, Rene de
Valeri, Eneas Rivas, Julio Lanz y otros, que los facciosos
sabían que no se plegarían jamás a la rebelión. Cerca de
las seis de la mañana, todas las instalaciones de la Base
estaban en poder de los oficiales insurrectos, pero no
habían logrado apoderarse de ninguno de los barcos.
No se había oído un solo disparo. La mayoría de los
militares presos habían sido recluidos en el edificio que
sirve de residencias a los oficiales. Muchos Maestres
y Sub-Oficiales habían sido también apresados e
igualmente algunos clases.
¿Quiénes eran los oficiales facciosos?. Aparecían
encabezados por los capitanes de Navío Víctor Hugo
Morales y Manuel Ponte Rodríguez, y por el Capitán
de Corbeta Pedro Medina Silva, quien era Segundo
20 María Auxiliadora Bolívar Sánchez

Comandante de la Base un grupo de siete tenientes


y varios suboficiales los respaldaban. Estos oficiales
habían llevado a cabo su plan, valiéndose de la sorpresa
y el engaño. Después de movilizar a los hombres del
Batallón de infantería y ocupar los puntos clave de la
Base, tratarían de persuadir a otros oficiales y maestres
para que les acompañaran en su intento. La mayoría
se negaron, otros los siguieron. Para confundir a la
gente, los alzados decían que un movimiento contra el
Gobierno había comenzado en Caracas y que ellos no
estaban de acuerdo.
En pocos minutos la inmensa Base había sido ocupada
incluyendo el castillo Libertador, donde estaban presos
unos 100 guerrilleros (llamado para la época Cimarrones),
y algunos suboficiales del alzamiento de Carúpano. Los
oficiales facciosos libertaron a los presos y dieron a cada
uno de ellos dos ametralladoras, de las identificadas como
“Punto-50”, que eran las mas modernas y poderosas de
la Infantería de Marina. En la Base había armas para
varios miles de hombres. Desde el punto de vista militar
la operación había sido sorpresivamente eficiente, pero
incompleta. La Escuadra jugaría un papel decisivo en las
horas siguientes.
EL CAPITÁN BENATUIL EN ACCIÓN
El Capitán de Navío Miguel Benatuil, Comandante del
Destructor Zulia y de la Segunda División de la Escuadra
observó el movimiento de los infantes de marina y trató
de ponerse en comunicación con el Comandante de la
Base, en tierra. Pero no lo logró. De inmediato entró
en comunicación directa con el Comandante General
de la Marina, Contralmirante Sosa Ríos, a quien dio
cuenta de las anormalidades observadas. No había
duda de que el Comando de la Escuadra y el de la Base
habían sido intervenidos, y que los capitanes Carbonell
y Ginnari estarían presos. Uno de los episodios más
extraordinarios que aquí se relatan, lo vivió el Teniente
de Fragata Justo Pastor Márquez, quien disfrazado
de cura, logró ponerse en contacto con numerosos
“El porteñazo” rebelión cívico-militar 21

marinos para rescatar a los Capitanes Carbonell Ginari y


Delgado, Comandante de la escuadra, de la Base Naval
y del Batallón de Infantería. La Comandancia General
tenía abierto el contacto directo con el Comando de
la Base. Alguien había tocado varias veces el botón
del comunicador, pero no transmitían ningún mensaje.
Mas tarde se conocería que la alarma había sido dada
por un camarero fiel, de Carbonell.
El Capitán Benatuil, como oficial leal de mayor
rango y antigüedad, se hizo cargo de la situación y
asumió rápidamente el Comando de la Escuadra, para
evitar que fuera tomada por los facciosos. Esta acción
de Benatuil, explica prácticamente las palabras del
Contralmirante Sosa Ríos, cuando expresó que “el
Comando nunca muere”.
Benatuil promovió, sobre la marcha, una reunión de
los comandantes de los barcos de guerra, fondeados
en la Base. El objeto inmediato era establecer la lealtad
para con el Gobierno Constitucional de los oficiales de
las naves y decidir las acciones defensivas y de ataques
contra los insurgentes. En esa reunión estuvieron los
comandantes subordinados de Benatuil Capitán de
Fragata Manuel Antonio Rojas del destructor D-22.
Capitán de Fragata Juan Omar Guevara, del D-12.
Capitán de Fragata Fernando Sabio García, del D-13.
Capitán de Fragata Héctor Rivero Cordero. Segundo
Comandante del buque insignia “Zulia” D-21 Capitán
de Fragata Ernesto López Mendoza del T-12. Capitán
de Corbeta Cesar Márquez del T-14, y el Teniente de
Navío Tulio Márquez Planas, Comandante del PO-1,
pequeño buque de guerra que con el “Zulia”, jugaría
importante papel en los hechos.
El Capitán Benatuil, ordenó que todos los barcos en
condiciones de hacerlo salieran prontamente de los
muelles y se situaran estratégicamente frente a la Base,
en disposición de combate. El se quedó en el “Zulia”,
que se encontraba inoperativo y no podía despegarse
del muelle, pero alertó a dos remolcadores para que lo
22 María Auxiliadora Bolívar Sánchez

separaran del muelle, por si fuere necesario, y dispuso


su tripulación en “rol” de defensa. El rápido movimiento
de la flota sorprendió a los facciosos que no contaron
con una acción tan inmediata.
Poco después de las seis de la mañana, los tenientes
Ricardo Román y Wallis Medina, se acercaron al
“Zulia”, manifestando su deseo de subir a bordo.
El Capitán Benatuil les indico que podían hacerlo,
solos y sin armas. Y ordeno disposición de cañones y
ametralladoras para contener cualquier avance de los
infantes. Los tenientes Román y Medina pretendían
convencerle para que se sumara al movimiento.
-¿Qué es lo que ustedes quieren?- pregunto Benatuil.
-Somos compañeros de armas y no queremos
pelear entre hermanos.
-Esta bien. Entonces quédense aquí.
-Es que en Caracas y en todo el país ha comenzado un
movimiento nacionalista de recuperación Democrática.
-Nosotros somos constitucionalistas y queremos
la unión de todos los militares. El Gobierno actual
es constitucional y nuestro deber es defenderlo –
replico Benatuil.
-El pueblo eligió este Gobierno y al pueblo le
toca decidir, no a nosotros. -¡Nada¡ - interrumpió
Benatuil- Ustedes están alzados y desde este
momento quedan presos.
Román y Medina fueron recluidos y encerrados
en un camarote bajo cubierta, con vigilancia segura,
Benatuil ordenó entonces que el “Zulia”, inoperativo por
reparaciones, fuera despegado del muelle de modo que
solo por parte de proa tocara la orilla y dio orden de “rol”
de combate. A estas alturas otro oficial, el Alférez de Navío
Aníbal Montenegro, Segundo Comandante de la pequeña
nave “Mejillón” PO-1 fondeado frente al pabellón de
Infantería de Marina, se acerco también al “Zulia”. Venia
a buscar información. Los insurrectos le habían dicho que
toda la Escuadra estaba con el movimiento.
“El porteñazo” rebelión cívico-militar 23

Vengo a decirles –apuntó Montenegro – que yo soy


Leal y si ustedes están alzados, como me han dicho, yo
no les acompaño. Combatiré a como de lugar.
El Alférez Montenegro es casi un muchacho. Se había
hecho sospechoso cuando caminaba con aparente libertad
por el muelle. Las palabras del joven complacieron a
Benatuil que le explicó la verdadera situación.
-Regrese a su barco y defiéndalo.
Montenegro se batiría mas tarde contra fuerzas de
tierra y rendiría la nave solo después de un intenso
ataque de morteros, que amenazaban destruir el
barco inmovilizado.
EL DESTRUCTOR “ZULIA” EN MANOS DE LOS REBELDES
El Capitán Benatuil pasó al destructor “Almirante
Clemente”, para dirigir las acciones de ataque a la Base.
Antes dejó al “Zulia”, a cargo del Segundo Comandante
y de una oficialidad que creyó leal en su totalidad. Bajo
cubierta estaban seguros los rebeldes Teniente Medina
y Román. Con los destructores “General Flores” y
General “Moran” sometería a los facciosos a un cañoneo
de precisión para obligarlos a rendirse, Benatuil había
recibido con anterioridad al alzamiento, órdenes de su
jefe y cuñado, Capitán de Navío Carbonell, de disparar
contra instalaciones de la Base, en caso de que por
alguna circunstancia imprevista cayera en poder de
cualquier faccioso. Esa orden preveía el sacrificio de
la vida de Carbonell-preso en la Base-si ello fuere
considerado necesario para aplastar alguna rebelión.
A media mañana del mismo sábado 2, Benatuil
bombardeó al propio Comando de la Base y otros
edificios. Alcanzando blancos perfectos en los pisos
superiores que dejaron boquetes de trágicas formas en
las paredes de concreto. Uno de los proyectiles perforó
el baño del propio despacho de Carbonell, pero
afortunadamente no causó victimas. Mientras Benatuil
y los otros comandantes leales atacaban la Base, en el
“Zulia”, se desarrollaban acontecimientos imprevistos,
que originaron cierta confusión en Caracas y todo el
24 María Auxiliadora Bolívar Sánchez

resto del país. El Teniente de Fragata Fermín Castillo,


de la oficialidad del “Zulia”, era uno de los insurrectos
agazapados, Aprovechó uno de los momentos que
creyó oportuno y libertó a los tenientes Medina y
Román, a quienes dio armas. Los tres se dedicaron
después a sorprender, uno a uno, a lo otros oficiales
que ocupaban sus puestos de combate en distintos
sitios del barco.
El mismo Fermín Castillo se introdujo en la sala de
radio y sin decir palabra alguna disparó una ráfaga de
ametralladora sobre su compañero, el alférez German
Rodríguez, quien sentado manipulaba confiado un
aparato de transmisiones.
El Alférez Rodríguez salvo la vida milagrosamente porque
la ráfaga de balas solo le rozo un brazo y el ojo derecho y
tuvo el ánimo de hacerse el muerto, mientras Castillo seguía
disparando para destruir los aparatos de radio.
Así cayo el “Zulia” en manos rebeldes. Pero en ningún
momento pudo ser operado por los facciosos para
enfrentarlo a las otras naves leales. Son las versiones de
que un barco el “Zulia” bombardeaba el aeropuerto de
Puerto Cabello o los cuarteles de la Guardia Nacional,
muy próximo al campo de aviación.
Dominadas las instalaciones terrestres de la Base, los
jefes facciosos movilizaron compañías de infantes hacia
la ciudad de Puerto Cabello, de unos 50 mil habitantes,
ocupándola en su totalidad, luego de apresar a policías,
agentes civiles del Gobierno y oficiales de la Digepol.
La mayoría de los habitantes de la ciudad
despertaron ignorantes de lo que estaba pasando. Fue
a la hora de incorporarse a sus respectivos trabajos
cuando se percataron de que la ciudad estaba
fuertemente vigilada por marinos en traje de campaña
y con ametralladoras armas de largo alcance. Los más
osados se arriesgaban a preguntar sobre lo que estaba
pasando, mientras que los más prudentes o tímidos
optaron por resguardarse en sus casas.
COMIENZA EL FUEGO
“El porteñazo” rebelión cívico-militar 27

Tres disparos, seguidos de otras tantas ráfagas de


ametralladoras, marcaron el comienzo de lo que más tarde
se convertiría en cruel batalla. Un grupo de funcionarios
leales, secundados por voluntarios, dispararon con armas
cortas a los infantes de custodia en las inmediaciones de
la plaza “La Concordia” y estos respondieron con sus
armas reglamentarias.
Allí cayó la primera víctima inocente. La señora
Anita Pérez Maggio fue alcanzada por un vehículo
que le quito la vida en la acera de la beneficiencia Del
Carmen de la calle Bolívar, cuando regresaba de hacer
las compras matinales. Murió abrazada a la bolsa de
bastimentos que llevaba.
Ocuparon también el famoso “Fortín Solano”, que
sobre una colina domina toda la rada del puerto. Se
apoderaron igualmente del edificio del Hospital del
Seguro Social y del liceo “Miguel Peña, donde dieron
armas a varios estudiantes de secundaria donde cayo
abatido de la azotea el estudiante Alfredo Capriles. El
Batallón Carabobo (procedente de Valencia) unidad
compuesta casi en su totalidad por infantes de la región
Oriental, tomo posiciones frente a nuestra Primera Base
Naval Dos piezas de artillería 106, acompañan a estos
efectivos. Más tarde lo harán dos compañías de la Escuela
de Paracaidistas de Palo Negro. La Agrupación Salom
de Artillería con cañones de 155 milímetros y efectivos
de la Guardia Nacional con base en Barquisimeto. La
operación estuvo comandada por el jefe de la Cuarta
División, Coronel Alfredo Monch los rebeldes estuvieron
en casi toda la zona central del Puerto pasando a los
muelles y estableciendo una fuerte posición.
La Alcantarilla, Rancho Grande Este y Oeste fueron
controladas con puestos claves. Tanto el Liceo “Miguel
Peña”, como los edificios que se levantan en la Calle
Bolívar, que se inicia en los muelles, son auténticos
reductos de la escasa tropa que pudo mantenerse fiel
a los sediciosos, el resto, bajo una constante amenaza
que sirvió de carne de cañón a los infantes leales. Este
28 María Auxiliadora Bolívar Sánchez

reducido número de soldados, sin embargo, dotado de


excelente equipo moderno, se constituyeron de hecho,
en auténticos francotiradores. Poco a poco ocuparon
otros edificios desde donde siguieron de manera
implacable la cacería del contrario. La Mantequera
“Sivan”, Jabón Las Llaves (Freyco) esta torre cuando
inesperadamente comenzaron a disparar desde esta
torre y todas las casas
y edificios próximos,
sobre la fuerza leal. La
Telefónica, representan
reductos inexpugnables
por donde se hace
imposible el tránsito.
La trayectoria inhumana
de los alzados se pone de
manifiesto al atrincherarse
en la parte alta del Hospital
de los Seguros Sociales, un
edificio de 5 plantas, para
lo cual trasladaron a los enfermos al primer piso, el Liceo
Miguel Peña”, de tres plantas, y además, el Fortín Solano,
que domina toda la ciudad. Tanto el Hospital como el
liceo y el fortín están en la parte sur de Puerto Cabello,
quedando el Hospital y el Liceo más hacia la dirección
sur oriental.
El liceo fue cañoneado y capturado. El Hospital, donde
más de cien pacientes estaban recluidos, entre ellos
algunas parturientas, fue atacado con suma precaución.
Los rebeldes habían tomado los pisos superiores
y sobre esos pisos se hizo cañoneo de precisión,
volando paredes, ventanas y estremeciendo todo el
edificio, mientras adentro se observaban cuadros de
infinito terror y desesperación. Muchas mujeres con
sus hijos abrazados fuertemente, pedían misericordia
y salvación. Las palabras del Director del Hospital.
Para que el edificio no se convirtiera en un campo de
batalla, no fueron atendidas por los rebeldes. El director
“El porteñazo” rebelión cívico-militar 29

del Hospital
hizo izar una
bandera de
la Cruz Roja
para que no
continuara el
bombardeo.
Luego de
una feroz
lucha en la
cual murieron
m u c h o s
rebeldes y
otros lograron
escapar, el
fuego cesó y el hospital pudo ser tomado por las fuerzas
leales. Las instalaciones del hospital no alcanzaban
para atender al gran número de heridos, y todos los
enfermos comunes y parturientas fueron acostados en
el suelo, para dejar lugar a las víctimas del combate.
En los barrios humildes de la playa y en el barrio “Pueblo
Nuevo”, los rebeldes hicieron resistencia a muchas
mujeres y niños resultaron muertos o heridos, mientras
numerosas viviendas y ranchos quedaban destruidos. En
las calles y en la playa los heridos se desangraban sin que
nadie pudiera prestarles asistencia médica y los cadáveres
de soldados y civiles se veían en número impresionante;
y luego llegando al extremo de situar efectivos sobre los
enormes tanques de gasolina de La Creole, a la entrada
de la ciudad de Puerto Cabello. Finalmente extendieron
sus fuerzas hasta las inmediaciones del cuartel de la
Guardia Nacional y aeropuerto, pero se encontraron con
la resistencia del Destacamento No.55 de las Fuerzas
Armadas de Cooperación que con 600 hombres y a las
ordenes de su Comandante Suzzarini, no atendió a los
llamados de los insurrectos de plegarse a su movimiento
.En cambio, esta fuerza pidió refuerzos y se aprestó a
atacar las posiciones rebeldes.
30 María Auxiliadora Bolívar Sánchez

EL PADRE PADILLA
El Padre Luis María Padilla, Párroco de Borburata,
capellán de la Base Naval No. 1 vivió en cumplimiento
de su sagrado ministerio, los momentos terribles de la
emboscada de “La Alcantarilla”, insistió en entrar en Puerto
Cabello con los soldados para estar más cerca de ellos.
En el trágico instante de la emboscada de ”La
Alcantarilla”, en medio de un caos de gritos, lamentos
y tableteo de ametralladora, que barría la calle, surgió
su sotana negra. Un soldado moribundo se agarró a
él tratando de aferrarse a la vida. El sacerdote miró
a un lado y a otro como pidiendo un segundo de
paz. Momentos después el soldado murió abrazado
a él. Frente al restaurant “El Luchador”, el P. Padilla
se fue inclinando sobre cada uno de los caídos para
administrarles los últimos sacramentos.
Este valeroso sacerdote arriesgó su vida para auxiliar
a un soldado leal herido gravemente en la calle de
Puerto Cabello, mejor conocida como la “Alcantarilla”.
La fotografía en que apareció el Padre Padilla
socorriendo a un soldado, que estaba muriendo recorrió
el mundo entero. El notó que por el costado derecho
emanaba sangre abundante; lo que es probable que
cuando él lo tenía sostenido, el soldado recibiera
otro tiro. Este sacerdote valiente que fue en la infernal
esquina una especie de ángel de la paz.
A las 10 am aproximadamente el Batallón Piar
inició el desplazamiento por los lados de playa y se les
hizo frente. Había en las inmediaciones del Cuerpo de
Bomberos un apreciable número de estudiantes y de
gente del pueblo que defendió sus posiciones.
“El porteñazo” rebelión cívico-militar 31

RADIO PUERTO CABELLO BOMBARDEADA


Tomada la Base Naval y la ciudad los rebeldes se
propusieron estimular otros alzamientos en guarniciones
del país. A tal efecto trataron de comunicarse por radio
con otras plazas y determinaron la ocupación y uso de
radio Puerto Cabello, durante la mañana del sábado 2
la aviación leal bombardeo la planta de Radio Puerto
Cabello, el encargado de la planta Pascual Sangrona su
mujer María Cristina y su hijo de 11 años José Aníbal
vivieron instantes de angustia. El pequeño edificio quedó
hecho una criba y la antena de 67 metros de altura fue
arrancada de cuajo por una bomba. Pascual se salvó
milagrosamente dos veces, primero de los insurrectos
que querían matarlo si no ponía a funcionar la planta,
y luego del ametrallamiento de la aviación. Cuando
irrumpieron en los estudios de la emisora, hallaron que
32 María Auxiliadora Bolívar Sánchez

la estación no estaba en el aire. Entonces amenazaron


al locutor Mendoza Rivas para que la hiciera funcionar,
pero Mendoza, con una pistola apuntándole a la cabeza,
trataba nerviosamente de explicar que la radio no podía

funcionar sin que la planta, ubicada cerca de la playa


y próxima al balneario de Gañango, le proporcionara
servicio a los equipos y antenas.
La emisora se había retirado del aire tan pronto su
director Santiago Villalba, conoció que había iniciado
un golpe en Puerto Cabello. Entonces se decidió llegar
hasta la planta y cortar algunos cables. Por esta razón
las llamadas desesperadas de Mendoza, para que el
plantero Pascual Sangrona le diera salida a la radio que
no tenía resultado positivo. -Por favor Pascual – gritaba
Mendoza a través del teléfono –conecta la planta, porque
si no lo haces me matan! ¡No puedo, no puedo! A mí
también me tienen amenazado de muerte, ellos creen
que yo se operar estos aparatos, pero paso la palanca
y no funcionan; relató el mismo Sangrona, un negro y
flaco porteño, con dos dientes.
“El porteñazo” rebelión cívico-militar 33

Uno de los rebeldes por casualidad encontró los


cables rotos y pudo hacer las conexiones.
A las 10 y 10 minutos de la mañana radio Puerto
Cabello, en poder de los insurrectos. Comenzó a trasmitir
sus proclamas. Obligaban al locutor Mendoza Rivas a
leerlas repetidas veces. Anunciaban que se trataba de un
“movimiento de liberación nacional” que se proponía la
recuperación democrática de Venezuela y la felicidad
de los venezolanos, usurpadas por Rómulo Betancourt”.
Hacían un llamamiento a las fuerzas armadas en general y
anunciaban control completo de la situación en el centro
del país. En términos generales eran del mismo corte e
intención que las proclamas de los alzados de Carúpano.
El locutor Mendoza Rivas, narrabá las primeras
impresión, propuso a los militares que uno de ellos
grabara la proclama en una cinta magnetofónica y así
lo hizo el Capitán Medina Silva, quien se señaló como
Jefe del Movimiento.
A las 10. 30 A.M LLEGAN LAS PRIMERAS FUERZAS
LEALES AL GOBIERNO
A eso de las 10 y 30 minutos de la mañana del sábado
tres horas después de haber sido ocupada la ciudad por
los marinos rebeldes, arribó a Puerto Cabello el primer
envío de fuerzas regulares. Unos 1300 efectivos del
Batallón Carabobo, con sede en Valencia, dotados de
armas livianas, ocuparon posiciones a varios kilómetros
del Puerto y se dispusieron al ataque.
El primer fuerte rebelde recapturado por los leales fue
la prefectura de La Sorpresa, urbanización satélite ubicada
a tres kilómetros de la zona urbana. Allí se encontraban
ocho infantes navales que no tuvieron tiempo de oponer
resistencia. Seis fueron capturados, mientras dos lograron
huir, ya recapturada La Sorpresa, los efectivos del Batallón
Carabobo avanzaron hasta la propia entrada de la
ciudad. Luego del primer encuentro que arrojó saldos de
muertos y heridos, las fuerzas leales lograron llegar hasta
la estación de ferrocarril, donde establecieron su base de
operaciones, en el propio frente de combate.
34 María Auxiliadora Bolívar Sánchez

RADIO PUERTO CABELLO SE HA SILENCIADO


A las 12 y 30, la lucha se recrudece de manera
violenta. Una compañía del Batallón Carabobo,
se escurre por la falda del cerro Santa Lucia.
Este movimiento origina la pérdida cuantiosa de
numerosos efectivos de la mencionada fuerza. Los
rebeldes esperaron a que se acercaran hasta las
puertas del Liceo Miguel Peña- Las ametralladoras
punto cincuenta de los Infantes de Marina han
vomitado fuego inmisericorde, hasta hacerlos arañar
la tierra con los estertores de la muerte, en medio
de un torrencial aguacero. Esta emboscada llenó de
indignación a las fuerzas institucionalistas.
Ha desembarcado la compañía de paracaidistas
y de inmediato sigue aquella siniestra ruta que
anuncia, desde el valor temerario de estos efectivos
aéreos causa admiración. La cobarde estrategia de
quienes han solicitado la ayuda de jóvenes liceístas
que ya han aprendido a disparar las ametralladoras,
para escudarse tras ellos.
Queda frustrada, ante el empuje gubernamental
que de manera entusiasta y fortalecida por una
extraordinaria moral, han ocupado ya varias zonas en
la parte Sur de la Ciudad.
DOS DE JUNIO 5,30 P.M
Cinco y media de la tarde. La Aviación gubernamental,
esta vez con aviones Camberra, ha efectuado cinco
vuelos, ametrallando instalaciones enemigas, totalmente
alejadas de la ciudad. La población sabe, por medio de
varias proclamas, que serán bombardeados sin piedad,
si no se rinden incondicionalmente a las tropas leales.
La noche se ha echado encima. El aguacero
continúa. El esfuerzo bélico ha quedado silenciado.
De vez en cuando se reinicia en un desesperado
intento por conquistar el terreno perdido.
“El porteñazo” rebelión cívico-militar 35

OCHO P.M.
Ocho de la noche. El lejano rumor que una columna
motorizada, se deja oír claramente. Ha hecho su aparición
el Batallón Blindado Bravos de Apure (Maracay).
Veinte tanques de guerra con cañones Sherman de 75
milímetros se sitúan frente a la carretera que conduce
a la ciudad. Los altavoces llevan muy lejos la voz de
un oficial que recomienda a los facciosos volver a la
sensatez y acatar y respetar la Constitución venezolana,
asegurándoles el fracaso de su aventura descabellada.
El Alto Mando delibera las posiciones, quedan
estabilizadas para el nuevo día. El Coronel Alfredo
Monch sonríe a su Estado Mayor. Una operación
conjunta con la artillería, la aviación y la infantería, se
efectuará en las primeras horas del domingo.
TRES DE JUNIO 7 A.M.
Amaneció lloviendo Efectivos del Batallón Carabobo
se están agrupando para reiniciar el ataque, apoyados
por diez unidades Sherman. Los francotiradores siguen
hostilizando sin descanso. Puede decirse que de cada
disparo o ráfaga de ametralladora, hacen un blanco
perfecto. Se inicia el avance por la Calle Bolívar al
amparo de las unidades blindadas, paso a paso penetran
en la ciudad, que parece totalmente abandonada. Un,
dos, tres, cuatro cuadras… Cuando se cree un triunfo
el metódico avance, surgen mil lenguas de fuego
que frenan su siniestra carrera en la carne joven
de nuestros soldados. La columna se ha detenido.
Los tanques maniobran rápidamente dirigiendo
sus afiladas bocas por aquellas zonas donde llega
silbando la muerte. El horroroso estruendo de los
disparos de 75 milímetros se pierde a veces con su
eco sobre el mar y otras sobre el cerro Santa Lucia.
La muerte sigue trazando su ruta trágica y el suelo se
llena de cadáveres que hay que retirar hacia la aceras
para que puedan maniobrar con agilidad las moles
de acero, que muerden costras de piedras y asfalto.
36 María Auxiliadora Bolívar Sánchez

OCHO Y TREINTA A.M.


Unidades aéreas formadas por aviones de
propulsión Camberra, Sabres y Vampiros, realizan
sobre el cielo de Puerto Cabello mil cabriolas de
muerte, en una danza macabra, desgarrando el aire
hasta hacerlo gemir prolongadamente. Los objetivos
se cubren tan perfectamente, que los testigos de la
memorable acción apenas pueden creer que con cada
disparo se efectúa un blanco perfecto. La conjunción
de las Fuerzas Aéreas en esta maravillosa exhibición
de técnica y de arrojo, es perfecta, hermandades aún
más por un mando sincrónico. Nuevas proclamas
anuncian a los rebeldes una incursión masiva a
aquellas instalaciones donde acumulan grandes
cantidades de explosivos, con el consiguiente peligro
para la ciudadanía, cuyas vidas no parece importar a
los facciosos. Esta responsabilidad será exclusivamente
de quienes tienen ya perdida su honor.
Un paréntesis de angustiosa espera ha silenciado
este episodio, donde el lamento apenas ha durado
unos segundos. El comando ha ordenado una
retirada estratégica, para evitar más derramamiento
de sangre inútilmente.
LA TOMA DEL FORTÍN SOLANO
“El porteñazo” rebelión cívico-militar 39

El fortín Solano, viejo castillo español en poder de los


sediciosos, se convirtió en baluarte que el comando leal
tuvo que atacar por medio de la aviación, intervinieron
en la operación aviones Sabre F-86, Camberra y
Vampiros. En los gruesos muros del Fortín hicieron
blanco más de veinte cohetes. Los francotiradores
respondieron con fuego de ametralladoras antiaéreas.
Lo que significaba que estaban fuertemente armados.
La violencia registrada en Puerto Cabello, durante el
día domingo 3 de junio quizás no tenga antecedentes
en lo que va de este siglo en Venezuela. La lucha
fue encarnizada y los rebeldes pelearon con tanta
desesperación que, ya con el temor de la derrota,
disparaban contra todo lo que se movía. Se dijo, pero
no fue posible confirmarlo. En el Fortín están montados
dos poderosimos cañones de 155 milímetros montados
por el General Cipriano Castro en 1905, para estar en
condiciones de rechazar cualquier nuevo intento de
bloqueo del puerto por potencias extranjeras. En el
Fortín hay más de 200 grandes proyectiles para las dos
unidades, pero resultó imposible luego del alzamiento
de Carúpano, fue comisionar al Teniente Justo Pastor
Márquez (el mismo que recuperó la Base Naval
disfrazado de sacerdote), especialista en armamentos,
para que quitara los percutores a los dos cañones. La
operación fue secreta y aparte de Carbonell y Márquez
muy pocos oficiales se enteraron.
BOMBARDEO AL FORTÍN SOLANO
¿Qué habría ocurrido si los rebeldes logran operar
esos cañones que tienen alcance de 33 kilómetros
¿.Pues en primer lugar habrían puesto en grave aprieto
a la flota comandada por el Capitán Benatuil. Los
rebeldes habrían podido obligar a esa flota a retirarse
de la costa para no ser hundida a mansalva, habrían
podido cañonear las instalaciones mismas de la Base,
el aeropuerto y los cuarteles de la Guardia Nacional y
volar parte de la carretera de entrada a Puerto Cabello.
El Fortín Solano, apenas sufrió daños por el bombardeo
40 María Auxiliadora Bolívar Sánchez

aéreo. Esta fortaleza fue construida por los españoles


allá por el año 1550 y tiene murallas de más de dos
metros de espesor. Tiene también platabandas de más
de tres metros de espesor, a las cuales las bombas no
hicieron absolutamente nada.
NUEVE Y TREINTA A.M
Puerto Cabello ha quedado de nuevo abandonado.
Los vecinos apenas asoman de vez en cuando sus rostros
atemorizados por un ángulo de las ventanas. La infantería
gubernamental ha tomado sus posiciones, mientras la
retirada se hace metódicamente. Este movimiento ha
servido para controlar totalmente la ciudad y establecer
aquellos puntos necesarios para una nueva incursión, y
esta vez de manera definitiva. En el aire ha quedado un
ambiente pesado que pica a los ojos.
“El porteñazo” rebelión cívico-militar 41

DIEZ Y TREINTA A.M


De nuevo surcan el aire las esbeltas siluetas de los
aviones a chorro Vampiros y esta vez desde un cielo
gris, con tintes violetas, bajan a la tierra lenguas de
fuego que destruyen todo a su contacto.
ONCE A.M.
Unidades de reconocimiento inician la peligrosa labor
de limpieza de los francotiradores, que uno a uno ven
cayendo bajo el fuego continuo de las ametralladoras
leales. Una hora ha bastado para conducir detenidos
a una gran cantidad de infantes de Marina rebeldes,
que sin hacer apenas resistencia, se han entregado
ante la presión de las fuerzas leales. Por varios puntos
está desarrollándose esta operación que desarticula
totalmente los cuadros sediciosos. Un Oficial de Marina
se ha presentado a varios soldados. Ha comprendido
el error y se proclama vencido. Mientras tanto, el
grueso del contingente rebelde se ha refugiado en sus
madrigueras. Está totalmente sitiado y sus movimientos
ahora resultan tan reducidos que intentar una salida de
contrataque seria cometer un suicidio.
TRES P.M.
Puerto Cabello empieza a abrir sus puertas a medias.
Sonríen a los soldados de la Patria. Cabe destacar el
hecho que durante la corta dominación de las fuerzas
rebeldes, no les han prestado una fingida alegría.
SIETE P.M.
Dos batallones han recibido la orden de ponerse
en marcha para dar por concluida esta operación,
en la que el Comando ha procurado evitar un
derramamiento mayor de sangre. La eliminación
total de francotiradores se hará sistemáticamente de
casa en casa, a pulso limpio, con serenidad y valor.
El Batallón Urdaneta y el Bolívar Blindado, saldrán
de sus cuarteles de Caracas para Puerto Cabello, que
efectivamente ha tenido su hora de sangre, pero que,
como en el pasado se ha llenado de gloria al cumplir
con su deber. Y mientras en la noche del domingo
42 María Auxiliadora Bolívar Sánchez

vuelve el Comando a deliberar, para dejar concluida


esta operación, las unidades navales distraen su
inactividad, frente al Castillo Libertador, moviéndose
en las aguas quietas del Caribe. En un ángulo de la
vieja prisión colonial y sobre un asta ondea un trapo
blanco, que había de incondicional rendición.
FUERTES REBELDES
Ya entrada la noche del domingo, los rebeldes se
replegaban hacia la playa, situándose en prominencias y
edificios estratégicos, mientras los tanques de las fuerzas
leales proseguían el acoso. Una orden, los tanques enfilan
sus cañones contra una casa y en cuestión de segundos
queda reducida a escombros. Estos ataques se repitieron una
y otra vez. Se había dado comienzo a la operación limpieza.
Los principales fuertes sediciosos estaban ubicados en
el sector de Rancho Grande, el Fortín Solano y en varios
edificios y residencias. Los que habitaban estas casas tuvieron
que salir arriesgando sus vidas, y las playas de la entrada a la
ciudad fueron los únicos refugios.
PENOSO EXODO
El comando único, antes de iniciar el ataque hizo
esfuerzos sobrehumano para evacuar la población civil.
Entones se produjo el éxodo de familias enteras;
salieron en tropel hacia las puertas de la ciudad. Hubo
escenas desgarradoras, muchos niños se perdieron y los
padres se devolvieron para buscarlos entrando en pleno
fuego. Se vieron desfilar por las ardientes calles de
Puerto Cabello a mujeres embarazadas y con criaturas
en sus brazos, descalzas y con llanto temeroso.
Los comandos militares habían ordenado evacuar
los alrededores del Fortín Solano, para evitar, que la
población civil sufriese los efectos del bombardeo
aéreo. No había vehículos disponibles para nadie.
Todos tenían que andar a pie.
“El porteñazo” rebelión cívico-militar 43

¿CUANTOS MURIERON?
Hasta ahora nadie sabe cuántos murieron en Puerto
Cabello. Fueron muchos – leales, rebeldes y civiles- los
que perdieron la vida durante los sangrientos sucesos.
Nosotros podemos dar testimonio de sitios donde
yacían hasta cinco y seis cadáveres. También podemos
decir que se siente cuando la vida deja de tener el valor
que comúnmente se le atribuye y también afirmamos
que es supremamente doloroso y desgarrador ver tantas
vidas segadas en tan pocas horas.

Vimos como madres y padres anonadados


lloraban sobre los cadáveres de sus hijos acribillados.
Presenciamos la muerte de soldados que expiraron
sin lanzar un quejido. Vivimos el éxodo penoso de las
víctimas inocentes y humildes de un barrio miserable.
Contemplamos en los rostros de los habitantes de
Puerto Cabello el tinte pálido del terror. Observamos el
desplazamiento veloz e interminable de ambulancias
repletas de heridos y moribundos. En una frase: vivimos
tres días en una ciudad convertida en escenario trágico.
44 María Auxiliadora Bolívar Sánchez

Fueron capturados por el Comando Operacional los


oficiales Freddy Figueroa Bastardo. Alférez de Navío
Leal Romero y Subteniente Duarte Noguera, así como:
444 Infantes de marina, 78 civiles y 16 cimarrones. Las
fuerzas leales tuvieron las siguientes bajas: 25 soldados
muertos, 1 oficial y numerosos heridos. Desaparecidos
7, probablemente muertos”.
Las ambulancias trabajaron incansablemente para
trasladar a las víctimas. A pesar de la cruz que llevaban
en sitio bien visible no siempre fueron respetadas por
los sediciosos el número de muertos recogidos hasta el
atardecer del día domingo eran exactamente 135, pero
al finalizar los trágicos acontecimientos, el saldo, según
cifras no confirmadas sobrepasaban los 250.
“El porteñazo” rebelión cívico-militar 45

En varios rincones de la ciudad fueron hallados


cadáveres de soldados muertos en combate.
Posteriormente, el Fiscal asienta que “los procesados
civiles” actuaron en las calles y dentro del área de la
Base Naval, comandando avanzadas de tropas que
habían sido abandonadas por oficiales en sus manos.
Así se dio el caso de infantes de marina que al tratar
de abandonar la lucha por haberse dado cuenta de la
situación, los civiles le dispararon por la espalda.
Para los acusados, el Fiscal pidió en conjunto 14
siglos de pena, para “cooperadores y adherentes”,
de 26 a 28 años (término medio, 27) incursos en ese
delito: 48. Operación 48x27= 1.296 años, para los
dirigentes, o cabecillas; 28 a 30 años (término medio
29). Operación 29x3= 87 años. Suma total: 1.383 años.
Por su parte, algunos oficiales detenidos afirmaron
que las fuerzas leales extremaron el ataque y condenaron
duramente al Comando Operacional.
46 María Auxiliadora Bolívar Sánchez

Todas las incidencias del acto de cargos y de


informes, las presencio ÉLITE, Objetivamente, vamos a
presentar los aspectos más interesantes de un proceso
apasionante, cuyo expediente se divide en cuatro
cuerpos que suman más de dos mil páginas y en el cual
intervienen 25 defensores, 12 de ellos extremistas.

EXPOSICION DEL FISCAL


En su lectura de cargos, el Fiscal Urbaneja dice que
“el análisis de pruebas revela que las mismas están
contestadas en:
A) Que los procesados tomaron parte abiertamente
en la rebelión y llegaron y llegaron a las vías de hecho.
B) Que las testimoniales revelan que en la parte
civil hubo ensañamiento con los heridos, llegando a
rematarlos en el suelo e impidiendo recibieran auxilios
de Cruz Roja y espirituales.
“El porteñazo” rebelión cívico-militar 47

C) Que era un movimiento militar en conexión con


grupos extremistas, de miembros del PCV y del MIR.
D) Que el movimiento que culminó con la rebelión
altero la paz de la República, obligando al Gobierno
Nacional a enviar efectivos militares para reducirlos.
E) Que el referido movimiento impidió y dificulto la
normalidad de las actividades en Puerto Cabello.
F) Que se amenazó con fusilamientos a las autoridades
civiles, creando un Consejo Revolucionario.
G) Que los sindicatos en la rebelión, tomaron el
Edificio del Seguro Social, como trincheras para actuar
sobre seguro, escudándose con la presencia de los
hospitalizados, de dicho Centro, con peligro de cientos
de vidas que tenían que ser sometidas a inmediatos
servicios quirúrgicos.
H) Que se disparó contra ambulancias. Enemigos,
tendiente a derrocar al Gobierno Nacional.
P) Que se adujo en forma errónea y falaz el
contenido del inciso 10 de la Constitución Nacional,
del Articulo No. 250.
Q) Que los Oficiales sindicados en el presente
juicio, abandonaron sus tropas y las dejaron en
manos de civiles.
“Aquí cabe significar que el artículo en referencia
fue aprobado unanimente por los representantes, para
impedir precisamente “cuartelazos” o “madrugonazos”
furtivos como el que vivió la República en el trágico día
del 2 de Junio de 1.962.
La relación es la siguiente: defensores: doctores
Alberto Ricardo Uscategui, Roberto González Luque,
Orlando Gravina, Santiago Betancourt Infante,
Humberto Cuenca, Silvestre Ortiz Bucarán (6)
comunistas, doctores Aquiles Monagas, Diego Silva
Ortiz, Raúl Domínguez, José Tatué Blanco, Luis Alfredo
Ríos Velásquez, y Enrique Cherubini (6) No extremistas,
doctores Carlos Delgado Chapellin, Carlos Felipe
Arvizu, Rafael Pérez Perdomo, Manuel González Pérez,
Bernardo R. Jiménez, José Francisco Tovar, Aquiles
48 María Auxiliadora Bolívar Sánchez

González Quiñones, Rodolfo Berrio González, Nicolás


Meneses García, Manuel Manríque S. Defensores de
Oficio: Capitán de Corbeta Alberto José Erguí Pellín y
José Ramón Eljuri.
PASAMOS AHORA A DETERMINAR
RESPONSABILIDADES
“El porteñazo” rebelión cívico-militar 51

CAPITANES DE NAVÍO MANUEL PONTE


RODRÍGUEZ, CF, PEDRO MEDINA SILVA y
CAPITÁN DE CORBETA VÍCTOR HUGO MORALES
MONASTERIOS: Son de acuerdo con las testificales de
autos, los Directores y jefes cabecillas del movimiento.
Es así que ellos fueron las personas que dieron órdenes
superiores y dirigieron el Plan Operaciones. Igualmente
consta en autos que trataron de buscar que los oficiales
leales y comandantes se plegaran al movimiento
por la negativa recibida, se retiraron a ocupar sus
correspondientes posiciones dentro del plan previsto.
Fueron capturados dentro de la Base Naval por los
oficiales leales y bajo las especiales circunstancias ya
establecidas en autos.
CAPITANES DE CORBETA: MIGUEL ÁNGEL
HENRÍQUEZ LEDEZMA Y LUIS FRANCISCO AVILAN
TENIENTES DE FRAGATA, JOSÉ FLORENCIO RAMOS
MELÉNDEZ, CARLOS JOSÉ FERMÍN CASTILLO,
PASTOR PAUSIDES GONZÁLEZ, WALIS MEDÍNA
ROJAS, ANTONIO TOMAS PICARDO ROMAN,
ALFEREZ DE NAVÍO: OTONIEL PICARDO ROMAN
ANDRÉS LEAL ROMERO, JAIME PRENSO NEBRUS,
RAFAEL GUADALUPE SIERRA ACOSTA, MAESTRES
DE PRIMERA, RAFAEL SIMÓN CAMACARO CUICAS,
LUIS ARMANDO MARTÍNEZ Y MANUEL DE JESÚS
POYER, MAESTRO DE PRIMERA LUIS GREGORIO
GUERRERO CHÁVES Y MAESTRE DE SEGUNDA,
MANUEL VALLEJO CORDOBA, TEÓFILO SANTAELLA
Y LUIS CESAR JIMENEZ ADRIÁN. Por las testificales en
autos, no cabe la menor duda de sus participaciones
activas y por la forma en que lo hicieron deben ser
considerados y así lo pide el Fiscal Militar, como
cooperadores y adherentes al movimiento iniciado el 2
de Junio de 1962 y que esta fiscalía conceptúa y califica
de Rebelión Militar.
52 María Auxiliadora Bolívar Sánchez

LOS CIVILES DE LA REBELIÓN COMETIERON


ATROPELLOS
FERNANDO RAVELO, EFRAIN BLANCO, MÁXIMOS
MADURO, MIGUEL REYES, PABLO LÓPEZ, RAÚL
CORDERO, GERARDO TOVAR, FÉLIX GIL MORENO,
OSCAR EDUARDO SÁNCHEZ, ANTONIO RAMÓN
GARCÍA, LUIS ALBERTO CARICOTE AGREDA,
ANTONIO GUEVARA, CARLOS RICHARDI, MARCIAL
JOSÉ BLANCO, ANDRÉS ELOY BLANCO, MIGUEL
VELIZ MONTERO, ENRÍQUE A. GAUTIER, OSWALDO
REYES LA ROCHE, GERMAN JOSÉ FABI URBINA,
GASTON ALBARAN CARABALLO, LÓPEZ CEBALLOS
JOSÉ TROMPIZ LÓPEZ, MANUEL QUIJADA
GONZALEZ, JULIO ALBERTO MORA, JOSÉ RAFAEL
GUTIÉRREZ RUIZ, BORIS DOMÍNGUEZ MEDINA,
JULIO BALOERO ROA, JUAN DOMINGO BLANCO
GONZÁLEZ, OSCAR CARREÑO, FERNANDO GARCES
FERGUSON, VICENTE MONTERO NUÑEZ, JUAN DE
MATA PADRÓN BOLÍVAR, ONRI ELIAS ROMERO
y JOSÉ REYES PUERTA CAÑIZALEZ.: Tomaron parte
activa en la rebelión y libraron un verdadero combate
de localidad con las fuerzas leales en las calles de
esta ciudad. De Puerto Cabello, fueron capturados en
acción por lo que se les considera como cooperadores.
Cabe citar aquí la forma sanguinaria y brutal con que
comportaron para con los adversarios y su conducta
innoble, de disparar contra miembros de la Cruz Roja,
disparando e hiriendo a conductores de ambulancias e
impidiendo que fueran recogidos del suelo los heridos,
llegando muchos de ellos a perder la vida por anemia
aguda al desangrarse, habiendo podido salvar la vida de
ser atendidos por los integrantes del puesto médico. A
su vez, vejaron maltrataron y golpearon a autoridades
civiles e indefensos ciudadanos que se negaron prestar
colaboración a sus monstruosos e indignos propósitos.
“El porteñazo” rebelión cívico-militar 53

Se vejo a hogares de militares detenidos, estableciendo


mientras actuaban una serie de hechos odiosos a ser
considerados como extremos y colindantes con los más
reñidos principios para la dignidad humana.
MENORES DE EDAD DENTRO DE LOS PROCESADOS
“El Fiscal Militar pide muy respetuosamente al
Alto Tribunal Colegiado, que aquellas personas que
produzcan los elementos de prueba que acuerda nuestro
sistema jurídico, para probar la minoría o mayoría de
edad y que actualmente se encuentren sometidos a
juicio por delito aquí calificado, como son los casos
de CARLOS RICHARDI y ANDRÉS ELOY BLANCO.
Quienes han presentado sus correspondientes partidas
de nacimiento, sean pasados a la jurisdicción de
menores a los fines de Ley. Es por ello, que el Fiscal
Militar se abstiene a formular cargos contra los mismos
y pide sean pasados a su jurisdicción especial.
EL MINISTRO DE LA DEFENSA Y EL AUTO
DE DETENCIÓN
“Es probado en autos que el Ministro asumió
directamente el mando en las operaciones y que en
su carácter de tal, es así, que corre en autos un calco
certificado, por el ciudadano General de Brigada
Ministro de la Defensa, en donde consta el Plan de
Operaciones seguidos para combatir a los rebeldes.
Textualmente dice el Ministro “… Como está previsto
en los planes y procedimientos operativos vigentes para
neutralizar, contrarrestar y rendir todo movimiento
subversivo o insurreccional, asumí de inmediato, la
suprema conducción de las operaciones, ya que estas
requerían la utilización conjunta, de las fuerzas de
tierra, mar y aire según lo aconsejaba la apreciación
de la situación. Fue así como dicte instrucciones el
Comandante General del Ejército “…El artículo 274
del Código de Justicia Militar, dice textualmente: Los
registros militares, ordenes generales, croquis, planos y
documentos o certificados expedidos por el Ministerio
de La Defensa, harán prueba plena sobre la materia
54 María Auxiliadora Bolívar Sánchez

a que se contraigan y podrán ser presentados en la


misma oportunidad que los documentos públicos…”
Con ello queda contestada la argumentación sostenida
por la Defensa, en el presente juicio que pretende
desconocer la autoridad legítima del Ministro para
dictar el Auto de Detención.
FORMULACIÓN DE CARGOS CONTRA:
CAPITANES DE CORBETA: MIGUEL ÁNGEL
HENRÍQUEZ LEDEZMA Y LUIS FRANCISCO AVILAN
TENIENTES DE FRAGATA, JOSÉ FLORENCIO RAMOS
MELÉNDEZ, CARLOS JOSÉ FERMÍN CASTILLO,
PASTOR PAUSIDES GONZÁLEZ, WALIS MEDÍNA
ROJAS, ANTONIO TOMAS PICARDO ROMAN,
ALFEREZ DE NAVÍO: OTONIEL PICARDO ROMAN
ANDRÉS LEAL ROMERO, JAIME PRENSO NEBRUS,
RAFAEL GUADALUPE SIERRA ACOSTA, MAESTRES DE
PRIMERA, RAFAEL SIMÓN CAMACARO CUICAS, LUIS
ARMANDO MARTÍNEZ Y MANUEL DE JESÚS POYER,
MAESTRO DE PRIMERA LUIS GREGORIO GUERRERO
CHÁVES Y MAESTRE DE SEGUNDA, MANUEL VALLEJO
CORDOBA, TEOFILO SANTAELLA Y LUÍS CESAR
JIMÉNEZ ADRIÁN. (CIVILES) FERNANDO RAVELO,
EFRAIN BLANCO, MÁXIMO MADURO, MIGUEL REYES,
PABLO LÓPEZ, RAÚL CORDERO, GERARDO TOVAR,
FÉLIX GIL MORENO, OSCAR EDUARDO SÁNCHEZ,
ANTONIO RAMÓN GARCÍA, LUIS ALBERTO CARICOTE
AGREDA, ANTONIO GUEVARA, CARLOS RICHARDI,
MARCIAL JOSÉ BLANCO, ANDRÉS ELOY BLANCO,
MIGUEL VELIZ MONTERO, ENRÍQUE A. GAUTIER,
OSWALDO REYES LA ROCHE, GERMAN JOSÉ FABI
URBINA, GASTON ALBARAN CARABALLO, LÓPEZ
CEBALLOS JOSÉ TOMPIZ LÓPEZ, MANUEL QUIJADA
GONZÁLEZ, JULIO ALBERTO MORA, JOSÉ RAFAEL
GUTIÉRREZ RUIZ, BORIS DOMINGUEZ MEDINA,
JULIO BALOERO ROA, JUAN DOMINGO BLANCO
GONZÁLEZ, OSCAR CARREÑO, FERNANDO GARCES
FERGUSON, VICENTE MONTERO NUÑEZ, JUAN DE
MATA PADRÓN BOLÍVAR, ONRI ELIAS ROMERO y
“El porteñazo” rebelión cívico-militar 55

JOSÉ REYES PUERTA CAÑIZALEZ. Cuyas características


están constantes e autos y por aparecer igualmente como
autores del delito de Rebelión, previsto en el Ordinal
Primer, del Articulo 476, del Código de Justicia Militar.
Actuando como cooperadores y adherentes al
expresado movimiento, esta Fiscalía Militar. S0LICITA
LA PENA PREVISTA EN LA PARTE FINAL. Del Articulo
479 DEL CÓDIGO DE JUSTICIA MILITAR CITADO
ANTERIORMENTE.
Con respecto a circunstancias agravantes y
atenuantes, tenemos que el Artículo 401. Establece que
N0 PUEDE TOMARSE EN CUENTA CIRCUNSTANCIA
ATENUANTE ALGUNA Y ASÍ DECLARA
SUBTENIENTE ALFONSO EMILIO DUARTE NOGUERA:
“Por no aparecer en el caso de autos ninguna prueba
que lo señale, como autor del delito de rebelión que se
imputa, hasta el presente, no han aparecido elementos
de prueba en su contra por lo que el Fiscal Militar se
abstiene de formular cargos y así lo declara.
ALFEREZ DE NAVÍO ALÍ FRANCISCO BUSTAMANTE
MORATINOS
Por cuanto de las testimoniales evacuadas, se
desprende que no hizo todo lo posible para impedir o
debelar la rebelión, este Ministerio Publico Militar, pide
le sea aplicada la pena contemplada en el Articulo 483,
y así declara.
APLICABILIDAD DE LA LEY DE REFORMA PARCIAL
DEL CÓDIGO DE JUSTICIA MILITAR
Pido muy respetuosamente a los honorables
sentenciadores, se sirvan aplicar el Decreto No. 379
de 4 de Octubre de 1958 de la Junta de Gobierno, que
establece modificación sustancial en las penas. Así
modifica el Artículo 477 del Código, estableciendo
para los iniciadores, directores y jefes de la Rebelión
PENAS DE 26 A 30 AÑOS DE PRESIDIO Y PARA LOS
ADHERENTES 26 a 28 AÑOS DE PRESIDIO.
56 María Auxiliadora Bolívar Sánchez

HONORABLES MAGISTRADOS:
“La república a escasos y exactos treinta días de
la Rebelión Militar de Carúpano, vivió otro episodio
dramático, en esta ciudad de Puerto Cabello. Allá y aquí
nos ha tocado la inmensa responsabilidad de representar
al Ministerio Publico Militar. Uno de los Directores,
cabecillas del movimiento Capitán de Corbeta, Víctor
Hugo Morales Monasterios, afirmaba al CED, que este
movimiento era una continuación del de Carúpano.
Pues bien, muy cierto es, que allá, elementos extremistas
y vinculados a los Partidos Comunista y Movimiento
de Izquierda Revolucionaria, formaron parte activa. En
el caso de autos, está Suficientemente comprobada la
intervención de estos extremistas al servicio del odio
y de la destrucción. Ustedes no pueden permanecer
indiferentes, ante los dantescos episodios que le toco
vivir a la población de esta histórica ciudad, que en
un día de ayer y a comienzos de la Primera República
y por causa según nuestro Libertador de: “Un oficial
indigno del nombre venezolano, hizo posible que
cayera en manos del enemigo y se frustrará, ab-initio
nuestra vida republicana, “hiriendo a Venezuela en el
corazón”, según el Generalísimo Precursor. Y que en
un día 2 de Junio, Vivió a semejanza de la remota fecha
episodios siniestros y que rechaza abiertamente a ser
considerados por hombres con sentido de la dignidad y
del honor “Los Vinoni de 1962, recibieron con justeza
y para dignidad de nuestra historia, el rechazo violento
de la oficialidad y de la población civil. Al iniciar sus
operaciones sobre la plaza, TRAJERON SEDUCIDOS
bajo artero engaño, a Infantes del Batallón de Infantería
de Marina, manifestándoles que se trataba de defender a
la Base Naval y a la ciudad, contra un brote subversivo,
que había estallado en la ciudad de Valencia y cuyos
efectivos avanzaban sobre Puerto Cabello. Fue así
como se inició esta rebelión produciendo colisión y
choque armado entre hermanos unidos por el vínculo
de su común nacionalidad y profesión.
“El porteñazo” rebelión cívico-militar 57

HONORABLES MAGISTRADOS
“El Fiscal Militar ha recibido numerosas cartas
suscritas por las esposas, madres hermanos e hijos
de humildes servidores de la república, fallecidos
arteramente en los sucesos de Carúpano y Puerto
Cabello. Todos los pedimentos coinciden en
solicitar, que el Fiscal Militar pida con el respetuoso
acatamiento ante ustedes, que se haga justicia para los
masacradores, para los que llevaron luto a humildes
hogares, vejando familias en los momentos, en que
más se necesitaba de ellos, como guías espirituales de
hijos y de hermanos.”
Venezuela está pendiente de vosotros y espera
que el fallo a pronunciarse lleve la confianza y la
fe que todos esperamos. Ustedes, como militares
profesionales de honrosa y digna trayectoria, tienen
en sus hombros la grave hora de aplicar, de acuerdo
con la Ley, el castigo merecido para los mancilladores
de la Constitución, para los que pretenden destruir la
unidad monolítica de las fuerzas armadas e implantar
en la república un régimen reñido con las más
elementales normas de convivencia democrática.
Se pretende, llevar al seno de la institución armada,
doctrinas internacionales que quiebran en su esencia
a nuestro sistema tradicional de vida.
“El Fiscal Militar mantiene en este juicio, una
posición clara y definitoria y es por lo que pide, a los
honorables miembros del Consejo de Guerra, que
hagan justicia y apliquen todo el peso de la Ley. A
los culpables enjuiciados, así mismo, solicito se abra
proceso por separado contra todas aquellas personas
militares que actuaron en forma indecisa y cómoda ya
que la ley castiga a los militares, que en presencia de
una rebelión, no hicieren todo lo posible a su alcance
para impedirla o debelarla. Igualmente, que el Consejo
proceda contra civiles implicados y no contemplados
en el auto de detención”.
58 María Auxiliadora Bolívar Sánchez

¡Que en paz descansen los caídos y que sean


castigados sus asesinos!
VÍCTOR HUGO MORALES
Uno de los cabecillas de la rebelión, el Capitán de
Corbeta Víctor Hugo Morales, hizo uso de la palabra
para rechazar los cargos fiscales:
-“Nuestra tropas tenían fusiles, y ametralladoras
livianas. Contra ellas fueron enviadas fuerzas que
contaban con los elementos de guerra más poderosos
con que puede contar un ejército: los batallones
Carabobo, Piar, el Blindado Bravos de Apure, Grupo de
Artillería “Salom, Paracaidistas, unidades de la Policía
Militar, tres destacamentos de Guardia Nacional, los
aviones Camberra y F-86 y dos buques de la Marina.
En total, eran cerca de cinco mil hombres armados
con alrededor de 70 cañones y todos los aviones de
las Fuerzas Aérea. Sin embargo, a nuestras tropas se les
llama cobardes. Los aviones estuvieron durante doce
horas bombardeando el Liceo, el Fortín, etc. El ataque
efectuado contra Puerto Cabello es un acto que no
tiene precedente en la historia de Venezuela. Nuestra
tropas, a las cuatro de la mañana del domingo, ya casi
no contaban con jefes, a esa hora, según lo reconoce
el propio Fiscal , la mayoría de los oficiales estaban ya
detenidos en acciones de guerra. En ese momento, si el
Comando de las fuerzas atacantes hubiera actuado con
prudencia, si hubiera actuado con verdadero espíritu
castrense, perfectamente ha podido ponerse sitio a la
ciudad y tratar de hacer ver a los marineros, a los civiles
insurrectos y a los infantes de Marina que ya era inútil e
innecesaria toda resistencia. Sin embargo, no fue hecho
esto, no fue puesto sitio a la ciudad.
-Centenares de jóvenes venezolanos, mujeres
venezolanas, niños venezolanos, fueron inmolados, quizás
innecesariamente… Apelo a la conciencia de la Nación
venezolana, de la conducta y lealtad de nuestras tropas, de
la conducta y lealtad de todos los combatientes. Con esto
“El porteñazo” rebelión cívico-militar 59

contradigo las apreciaciones del señor Fiscal en cuanto


a que hubo rendición: nuestras tropas no se rindieron,
combatieron hasta el último proyectil. Un hombre que
combate en esa forma, con ese heroísmo, no es persona
que comete actos de crueldad contra el enemigo.
Digo enemigo no porque el soldado venezolano no
puede ser nuestro enemigo. Sentimos mucho nos
duele en el alma, haber tenido que combatir contra
nuestros compañeros de armas. Desgraciadamente,
fueron utilizadas sus armas contra nosotros, que en
nuestra conciencia estábamos seguros de defender la
Constitución y procurar su restablecimiento. Ante la
conciencia de quienes comandaron las operaciones,
que dará el juicio de la historia”.
Los cabecillas de la insurrección, cuando declaraban
al Enviado de la revista ÉLITE
PONTE Y MEDINA
Los jefes de la asonada, Capitán de Navío Manuel
Ponte Rodríguez y Capitán de Fragata Pedro Medina
Silva, entraron a la sala del juicio encabezando el grupo
de acusados. Lucían buen humor. En cierto momento,
nos acercamos a ellos. Medina Silva, comentando su
prisión, afirmo:
-Prefiero una prisión con dignidad una libertad
indigna y vergonzosa.
Ponte Rodríguez apoyo las palabras de su segundo.
Luego ambos se pusieron de acuerdo y agregaron:
Queremos denunciar que durante 72 horas se nos
mantuvo esposados, mientras se daba lectura a los
cargos. En todo ese tiempo, no dormimos ni comimos.
También queremos decir que en el Cuartel del Batallón
Carabobo dormimos en camas de tropa y hemos tenido
que hacer nuestras necesidades fisiológicas en un
envase de hojalata. Por añadidura, los soldados nos
quitan los cigarrillos que nos envían nuestros familiares.
Nada tenemos que declarar.
60 María Auxiliadora Bolívar Sánchez

LEAL ROMERO
El Alférez de Navío Leal Romero se levantó para contestar
las acusaciones del Fiscal. Negó enfáticamente que ellos,
los rebeldes, se hubieran portado sanguinariamente. A tal
efecto, conto que cuando fue hecho preso en el Cuartel
de Bomberos, se encontraba con dos infantes de marina y
dos soldados. Era la tarde del domingo.
-En el Cuartel ese momento-continuo-penetraron
al Cuartel de Bomberos dos soldados del Batallón
Carabobo y mi actitud fue: quitarles los fusiles a los
cuatro hombres combatientes a mi lado y tirarles a la sala.
Porque ya veía que era inútil seguir derramando sangre.
Y eso fue frente a dos muchachos que se habían situado
a tiro nuestro. Todos ellos hubieren sido fácilmente
liquidados. Sin embargo, esa mancha sanguinaria con
que se nos ha cubierto no la demostrare yo, como
tampoco la demostrararon mis otros compañeros. Ahora
yo quisiera preguntar al Consejo de Guerra cuales han
sido las dos etapas más sangrientas de Venezuela…
Porque desde los tiempos de Juan Vicente Gómez no se
había visto…El Teniente Leal Romero fue interrumpido
por un campanillazo de la Presidencia, y el General
Monserrate le advirtió:
-Limítese a relatar los hechos.
TENIENTE RAMOS
El Teniente de Fragata Florencio Ramos está
acusado de haber figurado en el grupo que detuvo a
los Capitanes Carbonell Izquierdo y Ginnari Troconis.
El sostiene firmemente su inocencia, alegando que
la detención de los Comandantes de la Escuadra y
de la Base se produjo entre 5 y 6 de la mañana del
sábado 2, y él estuvo en Barquisimeto hasta las 8
de la mañana, Hizo una serie de consideraciones
adicionales y concluyo:
-Yo soy inocente. Si he de ser condenado y he de pagar
algunas condenas, puedo decir que esta será, tal vez, la
única herencia honrosa que pueda dejar a mis hijos.
“El porteñazo” rebelión cívico-militar 61

DOCTOR BETANCOURT
El defensor del Capitán Víctor Hugo Morales es
el doctor Santiago Betancourt Infante, militante del
Movimiento de Izquierda Revolucionaria. Califica al
Código de Procedimiento Militar como “antigualla”
e “inconstitucional, que “debe ser derogado
oportunamente. Al rechazar los cargos fiscales, apunto
que para todos los tratadistas de Derecho, el delito de
rebelión es un delito “político.”
DOCTOR ALVIZU
En nombre de sus defendidos (Capitán de Corbeta
Miguel Henríquez Ledesma, Subteniente Duarte
Noguera, absuelto, Sub-oficial Santaella y tres
elementos civiles), el doctor Carlos Felipe Alvizu, sin
filiación política, impugno el auto de proceder y el auto
de detención ordenados por el Ministro de la Defensa
y afirmo que “como habitante permanente de Puerto
Cabello, estoy enterado mas que el ciudadano Fiscal
acerca de los hechos del pasado dos de junio”.
-Yo considero –añadió –que el ciudadano, Ministro
de la Defensa constituye el órgano político de las
Fuerzas Armadas Nacionales en el Gabinete Ejecutivo.
Así mismo, considero que aunque el Código de Justicia
Militar lo prevé, como funcionario competente y capaz
para ordenar las averiguaciones, el mismo auto de
detención adolece de vicios, por cuanto, de acuerdo
con las normas tradicionales del procedimiento, es
necesaria la comprobación plena del cuerpo del delito
de rebelión y fundados indicios de los militares y
civiles que actuaron en ese supuesto acto, previsto en
el Código Militar.
Reconoció luego que el “Consejo brindo a los
abogados que estuvieron presentes en la declaración
indagatoria todas las facilidades para actuar”.
-Debo explicar que estoy actuando aquí –continuo –
por imperativo de mi sentido de la justicia y por mandato
de mi afecto. Defendiendo al Capitán Miguel Henríquez
62 María Auxiliadora Bolívar Sánchez

Ledesma, de quien soy amigo y a quien no considero


encausado en el delito de rebelión. Y yo quería estar a su
lado, en estos momentos difíciles para él, no solo como
abogado, sino también como amigo.
TESTIMONIOS
Sábado 24-7-2010 RAÚL FRANCIS Lic. En Mención
Cultura (edad: 76 Años)
Guardia Nacional adscrito al Destacamento 57
en Barquisimeto.
SÁBADO 2 DE JUNIO HORA: 3 AM
Nos levantaron para traernos a Puerto Cabello, que
había un alzamiento en la Base Naval, venían varios
pelotones desde Barquisimeto, y nos dejaron en el
sector el palito, para venirnos por vía férrea hasta el
Destacamento 55 de esta Ciudad, donde en horas de la
mañana del sábado, nos ubicaron en la Bomba “La Paz”
(para la época en construcción) estuvimos atrincherados
todo el día, durante el cual veíamos pasar camiones
volteos y vehículos Militares con soldados muertos y
heridos. Donde trasladaban al Destacamento 55, esto
fue en todo el día y la noche del mismo sábado, para
amanecer el domingo hubo enfrentamiento entre las
tropas insurrectas y las tropas leales, las cuales fueron
traídas desde diversas partes del país.
Toda la ciudad estaba tomada por los sublevados,
civiles pertenecientes al partido comunista, y presos
guerrilleros que habían sido liberados del Castillo
Libertador. El sector de mayor combate fue la
Alcantarilla y calles adyacentes.
Los tanques y tanquetas MX no podían maniobrar
por ser las calles demasiado angostas esto favoreció a
los insurrectos quienes tenían francotiradores apostados
en las casas, y al pasar los tanques leales al gobierno
que protegían a soldados que iban detrás. Estos fueron
masacraron desapareciendo prácticamente casi todo
el Batallón Carabobo, Batallón Venezuela; por lo tanto
fue una matanza aproximadamente de 600 soldados,
“El porteñazo” rebelión cívico-militar 63

quienes perecieron en las angostas calles de esta ciudad,


defendiendo al Gobierno de Rómulo Betancourt; quien
era el presidente de la República de Venezuela.
Yo, pertenecía a uno de los pelotones de la Guardia
Nacional, que quedamos atrincherados donde para
ese entonces, se construía la actual Bomba La Paz.
Toda la noche del día sábado 2 de junio estuvimos
combatiendo contra los rebeldes en ese sector, ya que
tenían invadido parte de la Playa, Cumboto Norte,
Playa Blanca, así amanecimos hasta el día siguiente,
empapados por la lluvia que cayó esa noche.
DOMINGO 3 DE JUNIO
Veíamos como los perros se comían a los cadáveres
de los soldados muertos anteriormente, y acercándome
a donde estaba estacionada una ambulancia del
IVSS, y Cruz Roja, me acerqué a un conductor de la
ambulancia, solicite que me acompañara, este se
negó diciendo que lo podían herir o matar; ya que
todavía habían disparos en el sector, le quite la llave
de la ambulancia y la conduje en retroceso hacia la
alcantarilla con el objetivo de recoger en el trayecto
los soldados heridos, apartando a los fallecidos para
que no le pasaran por encima las tanquetas. Pasando
en esta tarea largo rato, para su traslado al IVSS; ese
mismo domingo, 3 de junio, sobre volaron a la ciudad
aviones que bombardearon el Fortín Solano, a fin de
eliminar franco tiradores que se encontraban en este
sitio, luego dure 20 días recorriendo el Barrio “La Isla”,
en búsqueda de infantes que se habían desertado.
TESTIMONIO (Año 2011)
LUIS ALBERTO LUZARDO (Infante de Marina)
año 1962
Perteneciente a la Primera Compañía BATALLÓN
GENERAL RAFAEL URDANETA
“El Porteñazo”, fue un alzamiento en la Base
Naval, el día 2 de Junio, por parte de la Infantería de
Marina, al mando de 3 Oficiales, Capitán de Navío
64 María Auxiliadora Bolívar Sánchez

Ponte Rodríguez, Capitán de Fragata Medína Silva,


y Capitán de Corbeta Víctor Hugo Morales.
Los combates, comenzaron en el sector conocido
como “La Alcantarilla”, a tempranas horas de la mañana,
extendiéndose hacia los muelles, donde recibimos
órdenes superiores por parte del Ejército, de replegarse
hacia Rancho Grande, y el Fortín Solano. Portábamos
armamento como el (FAL), fusil automático liviano, el
de gran capacidad era una ametralladora punto 50, la
que no dio tiempo de utilizar porque los aviones de
la Fuerza Aérea, eran muy potentes, en pocos minutos
recibimos ordenes de abandonar el Fortín, y dirigirnos
hacia Tejerías y Rancho Grande; mientras tanto seguían
los combates en “La Alcantarilla”, con poca capacidad
de resistencia por parte de los sublevados ya que el
Ejercito, y la Aviación, tenían dominada la situación.
CAMARA DE COMERCIO DE PUERTO CABELLO 1963.
En el Año 1963, Fueron construida un total de 20
casas, por La Cámara de Comercio de Puerto Cabello,
mediante una Junta de Auxilio creada a raíz de los
sucesos conocidos como “EL PORTEÑAZO” a fin de
ayudar a las familias, que hubieren perdido algún
familiar en los sucesos del 2 y 3 de Junio, del año
anterior, el cual doy por reproducido documento de
entrega de las referidas casas, ubicadas en el sector
conocido como el Barrio Universitario, 23 de Enero
de esta Ciudad, Jurisdicción del Municipio Juan José
Flores de este Distrito.
El suscrito, Secretario de “LA CÁMARA DE
COMERCIO DE PUERTO CABELLO”
Certifica que en la página 98 del Libro de Actas
de Sesiones de la Junta Directiva de la Cámara
de Comercio de Puerto Cabello, se encuentra la
confirmación que a continuación se transcribe,
aprobada en la sesión celebrada el día 3 de
Diciembre de 1963:
“El porteñazo” rebelión cívico-militar 65

CONFIRMACIÓN DE AUTORIZACIÓN PARA


ENTREGA DE CASAS:
La junta Directiva acordó confirmar en la persona
de su Presidente, Sr. Manuel Miranda García, la
autorización aprobada en la sesión del 30 de Abril
de 1963, a fin de que otorgue documento respectivo
de traspaso, por el precio individual de Bs. 1,00 (Un
Bolívar) a los damnificados en el Barrio La Sorpresa,
todo de acuerdo con solicitud de la mencionada
Junta de Auxilio, y con el contenido del documento
protocolizado en la Oficina Subalterna de Registro de
este Distrito con fecha 22/11/63, bajo el No. 20, folio
52 vto. , Protocolo Primero, Tomo II y bajo el No. 4,
folio 3 vto, Protocolo III”.
Puerto Cabello, 5 de Diciembre de 1963.
Oscar Díaz Rust.
Secretario
66 María Auxiliadora Bolívar Sánchez

TESTIMONIO
NILDA JOSEFINA PÁEZ,
La ciudadana, Nilda J Páez, nos da su testimonio de la
siguiente manera; Para el Año 1962, cuando sucedió el
“Porteñazo”, nosotros vivíamos en el Barrio Punta Brava,
el cual queda en el cerro colindante con el Fortín Solano,
y las casas sufrieron graves daños con el movimiento
de los bombardeos, fuimos desalojado de la zona por
considerarla de alto riesgo, la Cámara de Comercio, (su
“El porteñazo” rebelión cívico-militar 67

Directiva,) en el Año 1963, nos adjudicó, esta vivienda


ubicada en la siguiente dirección: calle Fe y Alegría (actual
calle 27) Barrio Universitario, de esta ciudad, este sector
está conformado por 20 Viviendas.
Otro caso de una familia que su hija se encontraba
viéndose en un espejo, ubicado en la sala de su
vivienda en el sector Rancho Chico, (Rancho Grande),
donde una bala perdida le dio en la cara causándole la
muerte, también la Cámara de Comercio le entregó una
de las 20 viviendas que conforman este sector.
La misma señora Nilda J. Páez, da otro testimonio
donde hace referencia de un joven que se encontraba
en las adyacencias de La Alcantarilla para el día 2 de
Junio, de 1962, dice: A este joven, también una bala
perdida le cegó la vida. La Cámara de Comercio (Junta
de Auxilio), creada a raíz de los sucesos conocidos
como “El Porteñazo”, a esta familia damnificada le fue
entregada también una vivienda, en este sector.
Han transcurrido 50 años, de la rebelión cívico-militar
conocida como “EL PORTEÑAZO”, y hasta la fecha,
a ciencia cierta no se ha determinado la cantidad de
fallecidos, durante los sucesos del 2 y 3 de Junio de 1962.
Mediante una revisión exhaustiva de los libros, en las
extintas prefecturas de esta ciudad, (actual) Registro Civil,
presento el siguiente informe de las Actas de Defunción
del año 1962, donde reposan actas levantadas y asentadas
en los libros de algunas personas que fallecieron en los
sucesos antes señalados.
PARROQUIA UNIÓN ….No. de Actas …………0

PARROQUIA SALOM…....No. de Actas…………..0

PARROQUIA FRATERNIDAD…No. de Actas....….31


68 María Auxiliadora Bolívar Sánchez

Es de entender que por el momento de emergencia


en que se encontraba la ciudad, y la manera como
fueron encontrados los fallecidos, es decir el estado
de putrefacción, (descomposición) el cual impedía
su reconocimiento, la mayoría de los muertos eran
soldados desconocidos, pertenecientes al Batallón
Carabobo, y al Batallón Piar, Batallón Rafael Urdaneta,
y otros, con la situación planteada y por la incalculable
cantidad de fallecidos, dificultaba para asentar la
defunción en los libros de las Prefecturas.
Se reflejan actas de defunción, que al momento
de elaborarlas, les colocaban “SOLDADO
DESCONOCIDO”, por su estado de descomposición, y
al poco tiempo se recibía en la Prefectura un Oficio del
Comandante del Batallón, a que pertenecía este fallecido,
donde se hacía constar el nombre, y lugar de nacimiento
del mismo, para ser colocada la nota marginal en su
respectiva acta de defunción en el libro, esto se hace con
el fin de determinar su verdadera identidad del mismo.
Han transcurrido hasta el presente, 50 años de esta
rebelión cívico-militar, “El Porteñazo”, llamada así, en
virtud de que fue un hecho notorio, donde intervinieron
civiles y militares, es decir hubo una participación
protagónica de obreros, estudiantes, dirigentes del
Partido Comunista de Venezuela y militares, en la
ciudad, considerado para la época como un hecho
histórico; los sucesos de rebelión desencadenados los
días 2 y 3 de junio de 1962 en Puerto Cabello, donde
dio como resultado la gran cantidad de desapariciones
físicas de personas, en que los fallecidos por su mal
estado de descomposición que se encontraban en las
calles, no se pudo determinar las cifras exactas de
pérdidas humanas que enlutaron a muchos hogares de
la ciudad, y de Venezuela; que hasta el presente nada
se tiene con exactitud en relación a la cantidad de
fallecidos los cuales fueron incalculables.
“El porteñazo” rebelión cívico-militar 69

Los fallecidos de la rebelión cívico-militar “El


Porteñazo”, fueron llevados en camiones o volteos al
Cementerio Municipal de Puerto Cabello, donde dieron
santa sepultura, en una fosa común en que reposan sus
restos. Y ningún gobierno de turno, se ha dedicado a
realizar un reconocimiento póstumo en honor a los
caídos en estos sucesos.

PAZ A SUS RESTOS.


70 María Auxiliadora Bolívar Sánchez
“El porteñazo” rebelión cívico-militar 71

A sus 62 años de la rebelión cívico militar, Graciela


Guevara, es considerada como la heroína del “Porteñazo”,
mujer con impetú de lucha, guerrera y revolucionaria, con
ganas de ver crecer a su pueblo.
72 María Auxiliadora Bolívar Sánchez

Viviendas entregadas por la Cámara de


Comercio Junta de Auxilio, Puerto Cabello
en el año 1963 a damnificados por los
sucesos del Porteñazo

Barrio Universitario sector 23 de Enero


“El porteñazo” rebelión cívico-militar 73

Parroquia Juan José Flores Municipio Puerto


Cabello año 1963

Lugar donde reposan los compatriotas fallecidos,


que dieron la vida por nuestra Venezuela, en los
sucesos de El Porteñazo, los días 2 y 3 de Junio de
1962, Cementerio Municipal de Puerto Cabello, se
observa en la fotografía, una cruz, en donde hay un
escrito que no se lee, por falta de mantenimiento. (En
la actualidad la Alcadia de Puerto Cabello, realiza
una jornada de limpieza y remodelación por el 56
aniversario. Mayo 2012)

PAZ A SUS RESTOS (50 Aniversario)


REFERENCIAS

Revistas de circulación nacional, testimonios,


fotografías, aporte de Prensa de circulación nacional,
actas de defunción, documento de viviendas.
Fotos originales de José Luis Blasco, María Auxiliadora
Bolívar Sánchez y José García (hijo). Revista Élite de
fecha 9 de junio de 1962, No. 1975, con fotos del
diario Ultimas Noticias.
ÍNDICE

Pág.

AGRADECIMIENTO ............................................... 07

DEDICATORIA ....................................................... 09

INTRODUCCIÓN .................................................. 11

LÍMITE ..................................................................... 13

PUERTO CABELLO ................................................... 15

HORA CERO DE LA INSURRECCIÓN ..................... 17

COMIENZA EL FUEGO ............................................. 25

LA TOMA DEL FORTÍN SOLANO........................... 37

PASAMOS AHORA A DETERMINAR


RESPONSABILIDADES . ........................................... 49
Los 300 ejemplares de este título
se imprimieron durante el mes de mayo 2018
en el Sistema de Editoriales Regionales
de la Fundación Editorial “El perro y la rana”
Editorial Carabobo
Valencia Estado Carabobo, Venezuela
Colección: SOMOS CRE ADORES

María Bolívar
“El porteñazo” se puede definir como un hecho
trascendental en la historia contemporánea donde se
dio la participación protagónica de un grupo de
civiles, estudiantes, amas de casa, clase obrera,
profesionales, y parte del pueblo que estuvo al lado
de militares; ya que desafiaron al gobierno de
Rómulo Betancourt. El presente trabajo, se ha
realizado con el fin de que las nuevas generaciones,
conozcan cómo se desarrollaron los sucesos que
conmovieron a la ciudad, y a todo el País, los días 2

S I S T E M A d e E D I T O R I A L E S R E G I O N A L E S C A R A BOBO
y 3 de Junio, de 1962.

Sistema de Editoriales Regionales Carabobo

María Auxiliadora Bolívar Sánchez,


nace en la Ciudad de Puerto Cabello;
es egresada de la Facultad de Derecho
de la Universidad de Carabobo.
Especialista en Derecho Penal, en sus
investigaciones más relevantes está el
acta de defunción del indio
guariqueño, Coronel Revolucionario
Pedro Pérez Delgado el último hombre
a caballo, el cual falleció en los
calabozos del Castillo Libertador a las
10:30 de la noche el 8 de noviembre de
EL PORTEÑAZO
1924. En Puerto Cabello.
REBELIÓN CÍVICO-MILITAR

Ministerio del Poder Popular


para la Cultura estadoCarabobo