Está en la página 1de 3

Vamos a implementar un programa para la restricción de

conductas inadecuadas para Edu en casa y en la escuela.

La conducta a restringir :

Rabietas, arrebatos.
Es una conducta compleja y por lo tanto más difícil de
definir. Se manifiesta tirándose al suelo, gritando, dando
portazos...
Es un repertorio conductual que Edu manifiesta, sobretodo
cuando se encuentra rodeado de gente y no consigue la atención,
en exclusiva, del adulto que él desea.

Refuerzo:

Elegimos como refuerzo la alabanza y la atención del adulto


porque es gratificante para Edu y puede suministrarse con
facilidad y de manera inmediata. Además con este tipo de
refuerzo también conseguimos que los otros niños, en clase,
valoren positivamente acciones de su compañero y a su vez
mejore el autoconcepto que Edu forma de sí mismo.
En este caso nos acercamos a él
y decimos en voz alta MUY BIEN.

Programa de reforzamiento diferencial de otras conductas:


Queremos que esta conducta desaparezca y para ello
reforzaremos otras conductas que se emitan con la excepción de
las pataletas.

En este programa si la conducta inadecuada no se presenta


se suministra el refuerzo, es decir , no vamos a castigar a Edu
cuando se porte mal si no que dejaremos de reforzarle.

Programación temporal del programa de reforzamiento:

En primer lugar se establecerán intervalos cortos de tiempo,


cada 15 minutos después de los cuales si no se da la conducta
daremos un refuerzo .

Debemos tener en cuenta el tiempo y recordar reforzar


siempre que esté durante cinco minutos sin mostrar el
comportamiento a modelar.

En la escuela:

En primer lugar la profesora deberá explicar, como ella crea


conveniente, a sus alumnos que se le va aplicar un programa para
conseguir que se porte bien en clase.

Se actuará con Edu como siempre pero sin prestarle atención


ante sus arrebatos, cuando estos se produzcan se procurará no
hacer ningún caso. Pero si esto no fuese posible, porque pone en
peligro al niño, a sus compañeros o al bienestar de la clase en
general, se cogerá al niño sin decirle nada hasta que se calme.
El resto del tiempo se tendrá en cuenta que cada 15 minutos sí y
sólo sí no se produce la conducta desadaptada su tutora o quien
esté con él en ese momento deberá decirle: MUY BIEN EDU o
TE HAS PORTADO MUY
BIEN

En casa:

Se aplicará el programa del mismo modo que en la escuela,


debiendo aplicarlo en todo momento y apuntar en la tabla adjunta
el resultado de la observación para comprobar si la conducta
parece debilitarse ante la ausencia de refuerzo y por el contrario
aumentan otras conductas.
Además se tendrá en cuenta el no someter al niño a
estimulos y situaciones que sean particularmente desencadenantes
de rabietas.
También conviene que poco a poco vaya teniendo la
compañía de uno o más niños en un contexto distinto al escolar.
Pueden ser primos, vecinos... pero sin que se sienta incómodo o
en competencia con los otros niños.