Está en la página 1de 13

Correlación estratigráfica

Correlación de los depósitos de la Formación Paja


Luisa Fernanda Herrera Martínez
lfherreram@unal.edu.co

Introducción

La correlación estratigráfica es una herramienta que es ampliamente utilizada en el


análisis de cuencas, para esto es necesario tener varias secciones en diferentes lugares
dentro de la misma e incluso poder compararlas con secciones equivalentes en otras
cuencas. Permitiendo hacer interpretaciones acerca de la configuración y sedimentación
para un periodo especifico. La correlación se puede hacer a partir de datos
litoestratigráficos, bioestratigráficos y quimioestratigráficos, para obtener una mayor
resolución y resultados más acertados lo ideal es usarlos conjuntamente.

En Colombia existen varias sucesiones marinas sedimentarias en las que su


sedimentación involucra este rango de edad; la Formación Paja, Formación Trincheras,
Formación Fómeque, Formación Yuruma y Formación Tibasosa (Miembro Calcáreo
Superior), las cuales están distribuidas geográficamente en diferentes regiones y están
caracterizadas por una litología predominantemente lodosa, con aparición de niveles
calcáreos; y altamente fosilífera. A causa de la abundancia de fósiles, principalmente de
amonoideos, que han sido encontrados y clasificados en estas unidades es posible
realizar una correlación con los especímenes registrados.

La Formación Paja fue designada y descrita por Wheeler (1929) en la Quebrada La Paja,
donde esta corriente entra al Río Sogamoso, 1 Km aguas arriba del puente El Tablazo.
En la localidad tipo está conformada por 625 metros y el rango de edad asignado es
Barremiano-Aptiano (Morales et al. 1958, Julivert 1968, Tellez 1964 y Patarroyo 1998).
En esta formación se han desarrollado varios estudios, que han estado encaminados a
la descripción litológica y bioestratigráfica de la unidad, en su mayoría en cercanías a
Villa de Leyva y en menor proporción estudios desarrollados en Santander y sobre
yacimientos minerales. Es una sucesión sedimentaria restringida a la parte central de
Colombia y hacia el este por la Falla de Boyacá (PATARROYO 1998), generalmente
compuesta por intercalaciones de lodolitas negras fisiles con micritas y presencia de
nódulos, concreciones calcáreas, algunas piritizadas, fosilíferas y láminas gruesas de
yeso. Las condiciones que predominaron durante la sedimentación de la formación
parecen representar una profundización gradual del mar desde el centro de la cuenca y
progresando hacia el norte, causando oblicuidad en la base respecto al tiempo y un
adelgazamiento de la unidad en dicha dirección, mientras el límite superior parece ser
más constante (MORALES et al. 1958, JULIVERT 1968, PATARROYO 1998).

Aquí se pretende entonces correlacionar secciones pertenecientes a la Formación Paja


enfocándose en los fósiles de amonoideos que han sido reportados, teniendo en cuenta la

1
Correlación estratigráfica

extensión areal de la unidad y la continuidad lateral entre las diferentes localidades.


Observar que tipo de variaciones son identificables de una sección a otra y asociar estás
variaciones al contexto que presentaba la cuenca en el momento de sedimentación de la
sucesión.

Localización
La Formación Paja se encuentra dentro de la cuenca del Valle Medio del Magdalena
aflorante en los Departamentos de Santander y Boyacá. Esta cuenca está limitada al
este por el sistema de fallas La Salina-Bituima, separada del Valle Superior del
Magdalena por el Cinturón Plegado de Girardot, al oeste por la Cordillera Central y al
Noreste por el sistema de falla de Bucaramanga (ANH, 2007).

A continuación se mostrara la localización en general de las secciones usadas para


correlacionar la Formación Paja.

Barichara
Curití

Villa de Leiva

Figura 1. Ubicación generalizada de los sectores en donde se levantaron las secciones


estudiadas.

2
Correlación estratigráfica

Correlación

A continuación se comparan varias secciones estratigráficas pertenecientes a la


Formación Paja en diferentes sectores de Colombia, la correlación realizada es
exclusivamente teniendo en cuenta la fauna reportada; ya que la litología presente a lo
largo de la unidad es uniforme.

Se tomó como base la sección estratigráfica realizada por Etayo (1968c), la cual fue
levantada en cercanías a Villa de Leiva con la poligonal Sáchica-Puente Samacá debido
a que en esta la zona la unidad abarca desde el Hauteriviano hasta el Aptiano con un
espesor total de 900 metros. Del mismo sector también se usan las secciones trabajadas
en Patarroyo (2000) referentes a la parte del Barremiano, lo provechoso de este trabajo
para esta investigación es que el autor como resultado final elabora la correlación
bioestratigráfica entre las cuatro secciones que levantó (Sáchica-Tunja, Loma la Yesera,
Loma Monsalve y la Quebrada Negra) y las ubica dentro de la biozonación del
Barremiano propuesta por el mismo. Por último, la sección levantada por Hoedemaeker
(2004) en esta misma zona también es usada y abarca desde el Hauteriviano al Aptiano,
pero el autor solo reporta fauna para el Barremiano. Los 3 trabajos mencionados
anteriormente son realizados en la misma zona por lo que el objetivo es poderlas
comparar con secciones levantadas en Santander. Ver figuras 3 y 4.

Para la región de Santander se usa la sección de Gaona-Narvaez et al. (2003), levantada


en la cantera de Curití y que abarca el Aptiano con un espesor de 23.35 metros (21.8
pertenecientes a la Formación Paja y 1.56 a la Formación Rosablanca), en este trabajo
se realizan análisis de alta resolución (TIC, TOC e isotopos de carbono) para los
primeros 11 metros, con los cuales los autores identificaron una la relación estratigráfica
entre la unidad y el evento anoxico 1a (OEA-1a), mostrando que las lodolitas ricas en
materia orgánica según los valores y el patrón de la curva de 𝛿 13 𝐶 fueron depositadas
después del OAE-1a que ocurre entre los niveles isotópicos C3-C6 indicando un periodo
de condensación y/o no sedimentación entre el Barremiano superior y Aptiano inferior;
por tanto, en la sección de Curití solo es comparable con el intervalo C7. Los análisis de
𝛿 13 𝐶 del trabajo de Gaona-Narvaez et al. (2003) son comparados con los análisis
realizados en Moreno, M et al. (2010) en convenio con la ANH y la Universidad de
Caldas, este último fue realizado para las unidades del Cretácico y Cenozoico en la parte
central del Departamento de Boyacá a lo largo de la carretera Tunja-Villa Leyva y
sectores aledaños; no obstante, para la comparación solo se usa la parte del Barremiano
y Aptiano. Ver figura 2.

La parte bioestratigráfica del trabajo de Gaona-Narvaez et al. (2003) también se utiliza


y es comparada con las secciones arriba mencionadas, la Hoedemaeker (2004) y una de
las 4 secciones realizadas por Patarroyo (2000) levantada en la Loma Monsalve. De esta
correlación se evidencian problemas en la designación de la edad para algunos

3
Correlación estratigráfica

especímenes, tales como Colchidites breistrofferi Kakabadze & Thieuloy (1991). Esta
amonita ha sido atribuida al tope del Barremiano Superior e incluso una especie clave
en la biozona del Barremiano superior que lleva el mismo nombre, no obstante, Gaona-
Narvaez et al. (2003) afirman que basados en los datos obtenidos, tanto paleontológicos
como geoquímicos, indican que el rango de Colchidites se extiende al Aptiano inferior
como había sugerido inicialmente Kakabadze y Thieuloy (1991). Si se le asignara una
edad Barremiana a Colchidites en la sección de Curití implicaría un espesor total de 5
m para todo el Aptiano inferior en la sección estudiada. Ver figura 4.

Del trabajo de Patarroyo (1998) se usa la sección realizada para Barichara, la cual
incluye desde el Barremiano al Aptiano, para ser comparada con la sección de Etayo
(1968c) arriba mencionada. Adicionalmente, en este trabajo el autor hace una
correlación litológica y estratigráfica generalizada de las unidades en Barichara y Villa
de Leiva (figura 8), en la cual es claramente observable la variación temporal de las
mismas así como también se evidencia en la correlación bioestratigráfica hecha en el
presente trabajo. Ver figura 3.

Adicionalmente, se correlacionan dos secciones levantadas en el sector de Barichara,


Santander, una en el sector de El Ventilador (figura 5) y la otra en el Puente Punteadero
(figura 6). Ambas corresponden a la parte inferior de la Formación Paja dentro del
Barremiano inferior, esto es evidenciado por la presencia de amonitas pertenecientes a
los géneros Nicklesia sp. y Psilotissotia sp. Estás secciones están separadas
aproximadamente 17 Km, así que son relativamente cercanas por lo que no presentan
cambios abruptos de una sección a la otra. La correlación gráfica de estas dos columnas
es representada en la figura 7, en donde se muestra una correlación bioestratigráfica y
litoestratigráfica de manera general,

4
Correlación estratigráfica

Figura 2. Comparación quimioestratigráfica entre la columna tomada en Villa de Leiva


(izquierda) por Moreno, S. & Hincapié, G. (2010) y la columna en Curití, Santander
(derecha) por Gaona-Narvaez et al. (2003). Es notable la variación temporal de los
contactos entre las unidades, mientras en Villa de Leiva la Formación Paja inicia en el
Hauteriviano en la mina de Curití inicia en el Aptiano. La línea verde en la imagen
indica el tope de la Formación Rosablanca y muestra como la unidad en Villa de Leiva
termina en el Valanginiano mientras para Curití termina en el Aptiano, la línea verde
es juntada a la naranja para mostrar que la Formación Ritoque la cual se encuentra
presente en Villa de Leiva no está en la sección de Curití. Según Moreno, S. & Hincapié,
G. (2010) se identificó el evento OAE 1a (recuadro amarillo), pero en la columna no
exponen los patrones isotópicos del evento por lo que en la imagen se colocaron teniendo
en cuenta la firma isotópica global del carbono para el evento OAE-1a, la cual ha sido
distinguida por un fuerte pico negativo (C3) seguido de dos picos positivos (C4 y C6)
separados por un separados por un período de altos valores isotópicos constantes (C5)
(Menegatti et al. 1998 en Gaona-Narvaez et al. 2003 ). Gaona-Narvaez et al. (2003) solo
identificó el intervalo C6 y C7, este último definido por
datos estables, un máximo en el Aptiano y por estar después del evento. Por último, el
espesor de las dos columnas es muy diferente, mientras que para la sección de Villa de
Leiva se observa espesores de aproximadamente 800 metros; en la de Curití son solo

5
Correlación estratigráfica

unos pocos metros,


manifestando en
términos generales
una variación en la
tasa de
sedimentación y/o
una condensación.

Figura 3. Correlación
bioestratigráfica
entre la columna
tomada de Etayo
(1968c) levantada en
cercanías a Villa de
Leiva (izquierda) y la
columna de
Patarroyo (1998)
levantada en
Barichara (derecha).
Esta correlación es
un acercamiento a la
realizada por
Patarroyo (1998), se
reporta fauna del
Hauteriviano,
Barremiano y
Aptiano, sin
embargo, la variación
consiste en la unidad
en la que se
encuentra esta fauna
para cada sección, es
decir, mientras que
en Villa de Leiva la
Formación Paja
abarca desde el
Hauteriviano al
Aptiano, la fauna del
Hauteriviano en
Barichara
corresponde a la
Formación
Rosablanca y la del Barremiano y Aptiano a la Formación Paja.

6
Correlación estratigráfica

Figura 4. En verde se
observa la Correlación
bioestratigráfica entre la
sección de Gaona-Narvaez
et al. (2003) en Curití
(arriba) con la sección de
Hoedemaeker (2004)
(Izquierda) en Villa de
Leiva y en naranja la
sección de Gaona-Narvaez
et al. (2003) con una de las
4 secciones realizadas por
Patarroyo (2000)
(derecha), en Villa de
Leiva. Lo relevante de esta
comparación fue la
presencia de especímenes
en las 3 columnas
marcando edades
diferentes, como es el caso
de Colchidites
breistrofferi, en la sección
de Gaona-Narvaez et al.
(2003) es incluido dentro
del Aptiano inferior y en
las columnas de
Hoedemaeker (2004) y
Patarroyo (2000) se le asigna una edad Barremiano superior e inclusive como marcador de la Biozona del Barremiano superior.

7
Correlación estratigráfica

Figura 5. Sección levantada para la parte inferior de la Formación Paja en cercanías a


Villanueva, Santander en el sector conocido como El ventilador.

8
Correlación estratigráfica

Figura 6. Sección de la parte inferior de la Formación Paja en el puente Punteadero, por


donde cruza el Rio Suarez en el camino que conduce de Galán a Barichara.

9
Correlación estratigráfica

Figura 7. Correlación de la parte inferior de la Formación Paja en el sector de El


Ventilador y Punteadero. La comparación se realizó teniendo en cuenta, de base a techo,
el límite de la Formación Paja y Rosablanca (línea verde), el siguiente punto de
,comparación es una capa de intraclastos, la cual está mejor expuesta en la sección del
Ventilador porque en la de Punteadero se encuentra afectada por el Río Suarez, el
siguiente punto es un nivel rico en fosfatos y en materia vegetal (troncos) y por último
se correlaciona una capa clasificada composicionalmente como Biomicrita y
texturalmente como Packstone, en la que se registró gran cantidad de amonitas del
género Nicklesia sp. y en sección delgada es posible observar la aparición de
foraminíferos bentónicos del género Epistomina sp. Según la correlación gráfica
realizada se observa un patrón similar en ambas secciones, debido a la poca distancia
que existe entre las dos secciones. Para la base la sección de Punteadero presentaría un
intervalo de erosión o de no sedimentación, posiblemente de erosión por el Río Suarez.

10
Correlación estratigráfica

Discusión
A pesar de que las correlaciones anteriores no arrojan datos cuantitativos debido a la
diferencia de escala entre las columnas y a la poca coincidencia de la fauna entre las
mismas, se pudo identificar problemas en la designación temporal de las especies,
variaciones en el espesor y temporales y continuidad litológica.

La extensión áreal de la Formación Paja, se restringe a la parte central de Colombia y


hacia el este por la Falla de Boyacá (PATARROYO 1998) involucrando los
Departamentos de Boyacá y Santander. Como ha sido mencionado por varios autores y
evidenciado en la figura 3, existe una heterocroneidad de la base de la unidad
(MORALES et al. 1958, JULIVERT 1968, PATARROYO 1998), registrado por las amonitas,
que representan el Hauteriviano en Villa de Leiva, el Barremiano en Barichara y el
Aptiano en Curití (GAONA-NARVÁEZ ET AL. 2013) ver figura 8. Mientras que el techo
de esta unidad se ubica en el Aptiano superior a lo largo de toda la cuenca. Pero respecto
a la litología en ambas secciones es similar, presentando intercalaciones de lodolitas negras
fisiles con micritas y biomicritas y presencia de nódulos, concreciones calcáreas, algunas piritizadas,
fosilíferas y láminas gruesas de yeso. Respecto a la correlación grafica se puede evidenciar una
proporción aproximadamente 2:1 exhibiendo una mayor tasa de sedimentación en la sección de Villa
de Leiva en relación con la de Barichara.

Figura 8. Correlación
litoestratigráfica y
cronoestratigráfica de las
unidades en Villa de Leiva
(izquierda) respecto a
Barichara (Derecha).
Imagen tomada de
Patarroyo (1998)

En cuanto a la propuesta de asignar edad Aptiano a la base de la unidad en Curití (GAONA-


NARVÁEZ ET AL. 2013), depende de la edad que se establezca para Colchidites y
Kutatissites en Colombia. Aunque en las secciones de la figura 4, no se reportan especies
del género Kutatissites si hay de Colchidites y se observa como hay diferencias en la
ubicación temporal: Barremiano Superior en la sección de Hoedemaker (2004) y en la
de Patarroyo (2000) y Aptiano Inferior en la de Gaona- Narváez et al. (2013), los últimos,
afirman que según datos paleontológicos como geoquímicos, indican que el rango de
Colchidites se extiende al Aptiano inferior como había sugerido inicialmente Kakabadze

11
Correlación estratigráfica

y Thieuloy (1991). Sin embargo, al revisar el documento de Kakabadze y Thieuloy


(1991), se observa que los autores asignan una distribución del Barremiano superior al
Aptiano inferior pero a nivel de género, como tal a la especie Colchidites breistrofferi le
asignan una edad Barremiano superior para Colombia. Por lo anterior, es necesario
hacer una revisión de la base de la Formación Paja en el sector de Curití respecto a su
temporalidad.

Adicionalmente, en la sección de Gaona- Narváez et al. (2013) hay un intervalo que


incluyen dentro de la Formación Rosablanca, en el que reportan amonitas del
Barremiano (Pulchellia, Gerhardtia, Toxancyloceras y Karsteniceras) e incertidumbres
en un género del Aptiano (Prodeshayesites) en un intervalo de muy poco espesor.
Considerando que en realidad este presente el género del Aptiano sugeriría una
condensación, disminución en la tasa de sedimentación o incluso un faltante, este último
podría ser soportado por la ausencia del registro del evento OAE 1a en la figura 2. Si no
se encuentra este género claramente del Aptiano podría ser otro argumento para no
incluir el Aptiano en el inicio de la Formación Paja. Teniendo en cuenta la correlación
gráfica y lo mencionado por los autores, es observable una variación en la pendiente de
una proporción 2:1 y luego 1:1, causada por la presencia de especímenes del Barremiano
inferior y superior en un intervalo tan corto indicando una mayor tasa de sedimentación
para la sección de Patarroyo y de Hoedemaker respecto a la Gaona y otros, soportando
una condensación para la sección de Gaona en el Barremiano superior. Luego en donde
la pendiente es 1:1 la tasa de sedimentación es similar para las tres secciones.

Conclusiones
 La Formación Paja se caracteriza litológicamente por la predominancia de
lodolitas negras fisiles intercaladas con capas delgadas, frecuentemente
lenticulares, de micrita y biomicrita, concreciones fosilíferas con tamaños
variables algunas piritizadas y láminas de yeso fibroso.

 La comparación entre secciones expuso problemas en la designación temporal de


las especies, variaciones en el espesor y temporales y continuidad litológica a
pesar de la carencia de datos y la diferencia de escala entre las columnas.

 A partir de la correlación gráfica se evidencia que la base de la unidad presenta


una heterecroneidad variando desde el Hauteriviano al Aptiano, registrado por
el reporte de amonitas asociadas a la misma. El contacto superior si es constante
a lo largo de la cuenca. También es observable una tasa de sedimentación mayor
para la sección de Villa de Leiva ya que presenta una pendiente
aproximadamente 2:1 respecto a la de Barichara.

12
Correlación estratigráfica

 Se tienen dudas respecto a la edad para la base en la mina Curití, ya que los
autores que reportan Aptiano tienen diferencias con otros autores en la
asignación de la edad para la fauna específicamente para especies las Colchidites
breistrofferi y Kutatissites creutzbergi, lo cual cambiaría la edad de Aptiano a
Barremiano superior.

Bibliografía
 BARRERO, D., PARDO, A., VARGAS, C. & MARTÍNEZ, J. (2007): Colombian
Sedimentary Basins: Nomenclature, Boundaries and Petroleum Geology, a New
proposal. ANH.
 ETAYO-SERNA, F. (1968c): El Sistema Cretáceo en la región de Villa de Leiva
y zonas próximas. Geología Colombiana, (5): 5 - 74.

 GAONA-NARVAEZ, T., FLORENTIN J., MAURRASSE M.R. & ETAYO-


SERNA, F (2013): Geochemistry, palaeoenvironments and timing of Aptian
organic-rich beds of the Paja Formation (Curití, Eastern Cordillera, Colombia).
Geological Society, London, Special Publications.

 HOEDEMAEKER, P. J. (2004): On the Barremian–lower Albian stratigraphy of


Colombia. Scripta Geologica, 128, 3–15.

 KAKABADZE, M. V. & THIEULOY, J. P. (1991): Ammonites hétéromorphes du


Barrémien et de l’Aptien de Colombie (Ame´rique du Sud). Géologie Alpine, 67,
81–113.

 MORENO, S. & HINCAPIÉ, G. (2010): Estudio de isótopos de carbono (delta


13C) y estroncio (87Sr/86Sr) en los depósitos Cretáceos-Terciarios de la
Cordillera Oriental. Universidad de Caldas, programa de geología.

 PATARROYO, P. (1998): New aspects of the Early Cretaceous Paja Formation in


Central Colombia, South America. –Zbl. Geol. Paläont. Teil I; 1997 (3-6): 547-
558; Stuttgart.

 PATARROYO, P. (2000): Distribución de amonitas del Barremiano de la


Formación Paja en el sector de Villa de Leyva (Boyacá, Colombia).
Bioestratigrafía.- Geología Colombiana, 25. Bogotá.

13