Está en la página 1de 10

Finanzas Públicas

1. Estado
Comunidad social con una organización política común y un territorio y órganos de
gobierno propios que es soberana e independiente políticamente de otras comunidades.
2 Estado clásico liberal, benefactor y neoliberal

 Estado Liberal Clásico


Aquel pensamiento, por así denominarlo, que desconfía del poder y que por dicha razón hay
que limitarlo, es un "Estado mínimo" donde la sociedad civil es propietaria de sus asuntos,
esferas y/o campos ideológico y económico, campos en los cuales el estado esta "inhibido"
para intervenir, se da de esta manera plana libertad, en aquellos campos mencionados, son
ámbitos de no acción e intervención del estado, que sólo debe ir en procura de garantizar el
derecho de propiedad privada y de las libertades en el comercio e industria, pero sólo estos
aspectos, convirtiéndose así en un Estado policía que se abstiene de inmiscuirse en asuntos
que a él no le competen.
Se llama Estado liberal cierta configuración en el orden jurídico-político de un Estado,
caracterizado por aspectos tales como la separación de los poderes públicos, la democracia,
un sistema económico de libre mercado, el sometimiento irrestricto a la ley y a la
constitución, la existencia de un Estado de derecho, y el respeto a las libertades individuales
de los ciudadanos y a la propiedad privada, entre otras cosas.
El Estado liberal surge como consecuencia de la crisis del modelo político absolutista, propio
de los regímenes monárquicos, que dio origen a la revolución liberal, mediante la cual se
sustituyó el modelo monárquico, o antiguo régimen, por el modelo liberal o nuevo régimen.
En este sentido, el Estado liberal es un sistema político característico del comienzo de la Edad
Contemporánea, y, como tal, permanece vigente hasta nuestro tiempo presente.
Características del Estado liberal

El Estado liberal se caracteriza, en lo político, por la separación de poderes, la absoluta


distinción entre Iglesia y Estado, y un sistema democrático de naturaleza pluripartidista con
elecciones periódicas que garantizan la alternancia en el poder.
En lo jurídico, el Estado liberal se erige sobre el principio de la legalidad. En este sentido,
ofrece al individuo un Estado de derecho, lo cual garantiza sus derechos individuales, el
ejercicio de la libertad, la igualdad ante la ley, la libertad de expresión, entre otras cosas, todo
lo cual se traduce en seguridad jurídica.
En lo social, el Estado liberal ofrece una teórica igualdad de oportunidades para que cada
quien conquiste el lugar que le corresponde en la sociedad de acuerdo a sus méritos,
capacidades o trabajo, dejando atrás los privilegios de casta o linaje de la sociedad
estamental.
Finalmente, en lo económico, el Estado liberal se caracteriza por el respeto irrestricto a la
propiedad privada, el libre mercado, y una limitada intervención estatal.
 Estado benefactor

Estado de Bienestar es el que pretende que los gobiernos les suministren a sus ciudadanos
más necesitados, desde la cuna hasta la sepultura: Educación, vivienda, salud, pensiones de
jubilación, empleo en la burocracia oficial, subsidios de desempleo, de invalidez... transporte
público medico, cuidado de los niños, reparación de las víctimas, atención de los desplazados.
De acuerdo con el modelo neoliberal los servicios del Estado deben limitarse a la educación,
a la salud, a la seguridad, control policial y a la justicia. Sin embargo, aunque el Estado
asegura la protección social, en la caso colombiano se ha entregado a la empresa privada la
provisión de servicios públicos esenciales tales como la sanidad, la vivienda, la educación,
los servicios sociales, las pensiones de jubilación, construcción y mantenimiento de vías y la
prestación de servicios públicos domiciliarios, entre otros, bajo el precepto neoliberal de que
las organizaciones públicas son ineficaces e ineficientes y de que la empresa privada puede
garantizar de mejor manera la provisión de estos bienes y servicios.Del capitalismo después
de la Segunda Guerra Mundial, el hecho de que como sistema económico fue capaz de
integrar a los trabajadores asalariados con el régimen de acumulación imperante.

El Estado de bienestar ha sido el resultado combinado de diversos factores (…)


El reformismo socialdemócrata, el socialismo cristiano, élites políticas y
económicas conservadoras ilustradas, y grandes sindicatos industriales fueron las fuerzas
más importantes que abogaron en su favor y otorgaron esquemas más y más amplios de
seguro obligatorio, leyes sobre protección del trabajo, salario mínimo, expansión de servicios
sanitarios y educativos y alojamientos estatalmente subvencionados, así como el
reconocimiento de los sindicatos como representantes económicos y políticos legítimos del
trabajo.

 Estado Neoliberal
El Neoliberalismo es una política económica que coloca el acento en lo tecnocrático y
macroeconómico, pretendiendo reducir al máximo posible la intervención del estado en todo
aquello que respecta a lo económico y social, a través de la defensa del libre mercado
capitalista como el mejor garante del equilibrio institucional y del crecimiento de un país.
Lo que realmente busca es encontrar el camino para que las naciones con menos posibilidades
de exportación y con una capacidad mínima de participación en el mercado no sufran tanto
en el proceso de acoplamiento al mundo globalizado; sin embargo, hoy en día, la polémica
suscitada por la implantación de este modelo sigue viva, ya que para nadie es un secreto que
la mayoría del capital que circula en el mundo queda en manos de las potencias mundiales
como Estados Unidos o de algunos países europeos.
Características del Neoliberalismo económico:
• Defienden un mercado altamente competitivo.
• Aceptan la intervención del Estado en la economía, como árbitro o promovedor de la
libre competencia.
• Se oponen al acaparamiento y a la especulación.
• Se oponen a la formación de monopolios y oligopolios
• Se oponen a la fijación compulsiva de salarios por el Estado.
• Rechazan la regulación de precios por el Estado, ya que deben fijarse en base a la
relación oferta/demanda.
• Se oponen a la creación compulsiva de empleo.
• Se oponen al gasto público burocrático.
• Defienden el libre comercio internacional.
• Defienden la libertad de contratación del trabajo y la libre movilidad de los factores
de producción.
3. Noción de Hacienda Pública

Cuando se habla de hacienda pública, el concepto se puede definir desde tres puntos de vista
diferentes:
• El primero la define como los recursos disponibles por parte del Estado y las
entidades públicas para el cumplimiento de sus actividades y proyectos. El segundo
como el conjunto de entidades públicas que tienen encomendado gestionar los
ingresos que recibe el Estado. El tercero, que corresponde al más común de todos,
como la disciplina que se encarga del estudio de los objetivos del sector público y la
forma como se pueden lograr éstos con unos recursos limitados.
• Analizando un poco más el tercer punto de vista, vemos que, para lograr sus objetivos,
las entidades públicas deben realizar tres actividades fundamentales: obtención de
ingresos y otros recursos, ejecución y control de los gastos e inversiones y,
finalmente, elaboración y posterior control del presupuesto necesario para realizar las
actividades propuestas.
• En general, el estudio que lleva a cabo la disciplina de la hacienda pública busca
lograr tres objetivos fundamentales: la redistribución para dar un mayor bienestar a
la población por medio de una distribución mas equitativa de los recursos, la
estabilidad y, por último, el desarrollo de la economía, objetivos que, si se cumplen,
permiten el buen desempeño presente y futuro del país.

Misión
Ministerio que coordina la política macroeconómica; define, formula y ejecuta la política
fiscal del país; incide en los sectores económicos, gubernamentales y políticos; y gestiona
los recursos públicos de la Nación, desde la perspectiva presupuestal y financiera, mediante
actuaciones transparentes, personal competente y procesos eficientes, con el fin de propiciar:
Las condiciones para el crecimiento económico sostenible, la estabilidad y solidez de la
economía y del sistema financiero; en pro del fortalecimiento de las instituciones, el apoyo a
la descentralización y el bienestar social de los ciudadanos.

Visión
En el 2018, ser el Ministerio que aporta a la equidad y a la paz, proporcionando bases para
una economía sostenible, en un contexto de estabilidad macroeconómica nacional y
territorial. Una Entidad moderna, que alinea las estrategias y procesos, para el logro de sus
objetivos, en un marco de eficiencia en la asignación y ejecución de sus recursos.

Objetivo General
Definir, formular y ejecutar la política económica del país, los planes generales, programas
y proyectos relacionados con ésta, así como la preparación de las leyes, y decretos; la
regulación, en materia fiscal, tributaria, aduanera, de crédito público, presupuestal, de
tesorería, cooperativa, financiera, cambiaria, monetaria y crediticia, sin perjuicio de las
atribuciones conferidas a la Junta Directiva del Banco de la República y las que ejerza, a
través de organismos adscritos o vinculados para el ejercicio de las actividades que
correspondan a la intervención del estado, en las actividades financieras, bursátil,
aseguradora y cualquiera otra relacionada con el manejo, aprovechamiento e inversión de los
recursos del ahorro público y el tesoro nacional, de conformidad con la Constitución Política
y la Ley.
Los Propósitos de la Hacienda Pública
El objetivo central de la hacienda pública es el estudio de aquellos propósitos que busca
desarrollar el sector público cuando actúa como receptor e inversor de los recursos
presupuestales, es la provisión de bienes colectivos que aparece cuando el estado establece
una política fiscal para recaudar tributos de los bienes colectivos.
Existe un primer objetivo (el más obvio) que el Estado procura realizar cuando establece una
determinada política de recaudos o de gastos públicos, a saber, dotar la comunidad de cierta
cantidad de bienes colectivos.
Al lado de la función de la Hacienda Pública asociada a la estabilidad económica propiamente
dicha -función que ha sido más elaborada por la literatura especializada de los países
altamente industrializados- surge modernamente una nueva función de la Hacienda Pública
de especial interés para un país como Colombia, a saber, su papel en el proceso de desarrollo.
¿Cómo pueden las finanzas públicas, no sólo contribuir a estabilizar la economía, sino a
estimular el desarrollo? ¿Cómo contribuyen a que el crecimiento del producto interno bruto
y per cápita de un país sea más acelerado? o a la inversa, ¿bajo cuáles circunstancias el
manejo de la Hacienda Pública puede convertirse en un factor de desaliento y rezago en el
proceso del desarrollo económico? Esta nueva faceta dentro de los objetivos de la Hacienda
Pública será estudiada con especial atención en estas lecciones, tratándose de un área de
clarísima aplicación en un país en vía de desarrollo como Colombia.
Objeto de la Hacienda Pública
Esta descripción recoge sintéticamente los elementos centrales de la Hacienda Pública. En
primer lugar, se trata de una disciplina que analiza los objetivos buscados por el sector
público a través de los ingresos y de los gastos presupuestales. El estudio del sector público
como perceptor de recursos fiscales y como inversor de los mismos constituye el objeto
central de la Hacienda Pública. En segundo lugar, la Hacienda Pública es una disciplina
autónoma pero profundamente vinculada a otras ciencias y artes. Pretende estudiar la
Hacienda Pública en el mundo contemporáneo de manera aislada de otras áreas como la
economía, la política, la administración o el derecho público constituiría una inmensa
equivocación. La complejidad que el sector público ha ido adquiriendo en las sociedades
modernas exige que el análisis de los mecanismos con que dicho sector se financia y de la
forma como se invierten los recursos que maneja deba ser forzosamente un estudio
multidisciplinario.
Descripción del objeto hacienda pública
• En 1995 Gerhard Colm en un ensayo titulado declaro ¨por que la hacienda publica¨
afirma que esta disciplina estudia la forma en que se logran los objetivos del sector
publico a través de los medios de ingresos y de gastos públicos dirección de la
administración de la deuda las transacciones correspondientes.
• También encargada de las siguientes tareas:
1. Asignación de recursos escasos
2. Distribución de la renta
3. Estabilización del precio en el mercado
4. Pleno empleo
5. Desarrollo económico
4. Relaciones de la Hacienda Pública con otras áreas del conocimiento
Hacienda Pública comparte influencias y se apoya en una serie de disciplinas del
conocimiento para cumplir con sus objetivos anunciados, es decir, que por sí sola no
garantiza sus efectos, de no ser porque acude a las herramientas que les brindan áreas como
el derecho, la economía, la estadística, la administración, la contabilidad, la informática y la
cultura.
• El derecho Constitucional: define las competencias para establecer los tributos, el
gasto público, los órganos encargados de hacerlo y los entes encargados de dirimir
Internacional, las controversias que se susciten entre el Estado y los contribuyentes.
• El derecho Administrativo: define la manera como deben dirimir los conflictos el
Estado y sus ciudadanos.
• El derecho Internacional Público: apoya la realización de tratados de cooperación en
materia de hacienda pública y concurre en los escenarios de apertura y globalización.
• El derecho Penal: contribuye a la aplicación de las sanciones correspondientes cuando
se violan las normas fiscales de un país (evasión y contrabando por ejemplo).
• El derecho Laboral: el Estado tiene potestad para intervenir en el aspecto laboral por
la importancia que tiene para la vida social y económica del estado. Además, la
capacidad económica determina la obligatoriedad de contribuir con impuestos.
• El derecho Civil: regula las actuaciones de los particulares, pero el derecho tributario
se nutre de las actuaciones privadas y tienen repercusión en lo impositivo (cuando se
regula la compra y venta de bienes inmuebles por ejemplo).
• El derecho Comercial: Su objeto es regular los contratos y los actos de comercio, así
como las relaciones entre comerciantes de las cuales se derivan obligaciones
tributarias (ser responsable del impuesto a las ventas por ejemplo).
• Con la Economía: Los estudios macroeconómicos y microeconómicos permiten
sentar las bases económicas de la estructura tributaria sobre la cual se definirán los
ingresos públicos, así mismo, los análisis económicos son herramientas para definir
metas de crecimiento y desarrollo a los cuales contribuye la hacienda pública.
• Con la Contabilidad: El registro oportuno de los hechos económicos tanto del sector
público como de los particulares permite el conocimiento certero de las actividades
empresariales y se utilizan como apoyo en los procesos de fiscalización tributaria y
el cumplimiento de las obligaciones de declarar tributos.
• Con la Política: Para que la hacienda pública pueda desplegar sus instrumentos se
requiere el consenso político alrededor del Estado y la legitimación del mismo, se
realiza a través de procesos democrático que definen el tipo de hacienda pública que
garantizará el suministro oportuno de los bienes públicos.
• Con la Sociología: El conocimiento de los patrones generales de comportamiento
social y los rasgos distintivos de una sociedad, permiten definir con anticipación los
criterios a aplicar en materia hacendística que son compatibles con la interacción
social vigente.
• Con la Administración: La planeación, organización, ejecución y control de los
procesos administrativos son inherentes a las funciones de la hacienda pública para
cumplir con los objetivos de Estado se requiere disponer de una serie de recursos que
se gestionarán con base en unos objetivos institucionales concretos.
• Con la Estadística: El acopio de información requerida para la definición de políticas
fiscales, su procesamiento y análisis y la generación de reportes que midan los
alcances de la gestión de la hacienda pública, tiene en la estadística su principal apoyo
para aproximar los objetivos estratégicos de la financiación del Estado así como de
la población beneficiaria de las acciones públicas.
• Con la Informática: Hoy día los procesos de modernización de las Administraciones
de Hacienda Pública no se conciben sin el apoyo permanente de toda una plataforma
(hardware y software) que involucre a la información, las telecomunicaciones y la
cibernética, en el contexto de los gobiernos electrónicos.
• Con la Historia: Las evoluciones sociales y las formas como la hacienda pública ha
venido desarrollando diversas formas de concebir el ingreso y los gastos del Estado,
tienen una justificación histórica que permite aprender y sistematizar de las
experiencias vividas en cada época histórica respecto a los procesos fiscales.
• Con la Cultura: Los valores consolidados que una sociedad dispone para mantener
pautas aceptadas de convivencia e identidad, son elementos indispensables para los
intereses de la hacienda pública en la medida que los instrumentos de política fiscal
se alinean con las concepciones y valores imperantes en dicho conglomerado social.

5. Enfoque Dogmático y Positivo


Cuando se escribe sobre Hacienda Pública a menudo se hace la distinción entre los enfoques
dogmáticos y positivos. Los primeros analizan los fenómenos de las finanzas públicas desde
la perspectiva del "deber ser", es decir, de los objetivos deseables. Así Por ejemplo, el
enfoque dogmático se interrogará sobre cuál es la estructura tributaria más conveniente, o
cuál la manera más eficiente de ejecutar los gastos públicos.
Por el contrario, el enfoque positivo -de más reciente aparición en la literatura especializada-
hace hincapié no tanto en la manera como "deberían" acontecer las cosas en el mundo de las
finanzas públicas sino en el análisis de los fenómenos hacendísticos tal como efectivamente"
se presentan en la vida real. El enfoque de tipo positivo indagará, por ejemplo, sobre la
manera como se distribuyen las cargas impositivas entre los diversos estratos sociales y la
influencia que ello pueda tener en el comportamiento electoral de dichos estratos; o buscará
alguna correlación entre los grupos de presión existentes en una sociedad determinada y el
patrón de gasto público que se observa en dicha sociedad.
6. El suministro de bienes colectivos
En una economía de mercado, una porción muy importante de los bienes y servicios se
ofrecen a través del sistema de precios y del juego permanente de la oferta y la demanda. La
cantidad de bienes ofrecidos dependerá de la cantidad de factores productivos disponibles y
de los mensajes que a través del sistema de precios envían los consumidores a los productores
sobre sus preferencias para adquirir un determinado bien o servicio. Dentro de este esquema
de bienes y servicios suministrados por el mercado opera el llamado principio de exclusión,
según el cual, cuando un consumidor no está dispuesto a pagar por un bien o servicio el precio
que el mercado ha señalado, se le excluye de la posibilidad de adquirir dicho bien o de
beneficiarse del correspondiente servicio. Como lo hemos mencionado, el sistema de precios
opera también como un canal de información de las preferencias de los consumidores. Estos
mensajes trasmitidos a través de los miles de precios que operan en una economía sirven
como elemento de ajuste de la producción a las demandas de los consumidores.
Existe sin embargo un conjunto de bienes y servicios que no pueden suministrarse a través
de los mecanismos normales del mercado. Con relación a ellos no es factible que opere con
claridad el sistema de precios como herramienta de difusión de las preferencias de los
consumidores. Y cuando susuministro se hace a través de los mecanismos de mercado a
menudo resulta un suministro deficiente. Estos bienes, que no pueden ser suministrados en
forma adecuada por los instrumentos normales del mercado, son los que se conocen como
bienes colectivos, objeto central de las finanzas públicas.
7. La función redistributiva de la hacienda pública
La Hacienda Pública clásica no le asignó a la disciplina un propósito redistributivo explícito.
Se consideraba que el objetivo de la Hacienda Pública era el de atender los gastos
fundamentales del Estado con un mínimo de distorsión en las decisiones económicas de los
diversos agentes. Esto es lo que se conoce como el principio de la Hacienda Pública neutral.
Se consideró que las finanzas públicas tenían como objetivo incorporar el menor número de
alteraciones en la actividad económica de la distribución de la renta y del ingreso nacional.
Este concepto también es conocido por la literatura como el "óptimo paretiano", en referencia
a las teorías del científico Wilfredo Pareto, quien postuló el principio según el cual el
bienestar colectivo estaba preservado de manera óptima cuando se dejaban obrar a plenitud
las fuerzas del mercado y se establecía el menor tipo de interferencias. La época en que la
Hacienda Pública tenía como objetivo el de la neutralidad se identifica con las finanzas
públicas imperantes en el siglo XIX cuando, como ya lo hemos anotado, la participación de
la economía pública dentro del conjunto de la economía nacional era limitada; cuando los
gastos públicos respondían por una porción limitada del gasto total y cuando las tareas que
asumía el gobierno eran más restringidas. Sin embargo, a partir del siglo XX y en especial
después de las dos guerras mundiales, no es claro que la Hacienda Pública tenga efectos
neutrales sobre la actividad económica. Por el contrario, hoy en día se considera que la
Hacienda Pública no es neutral ni puede serlo, por razones que han sido muy bien resumidas
por el tratadista Cesare Cosciani [5] de la siguiente manera.
Función redistributiva del estado
Conjunto de acciones del sector público que tienen por objetivo generar una distribución más
equitativa de la renta
Función que se debe cumplir teniendo como base el plan nacional de desarrollo, debido a la
vinculación directa que la Constitución le determinó con el manejo del presupuesto nacional.
En este caso es manifiesta y clara la Carta en la determinación de la forma como se
distribuyen los recursos del Estado y la prioridad que se le debe dar en la satisfacción de las
necesidades básicas y que en suma constituyen los objetivos fundamentales de la hacienda
pública, en general, acompañados de la búsqueda del bienestar general y el mejoramiento de
la calidad de vida de la población.

Dentro del esquema del Estado Social, la correcta distribución de los recursos debe
corresponder a los dictados de la equidad y la justicia, fundada en el trabajo y la solidaridad
de las personas y dentro de una normatividad que contempla deberes y obligaciones sociales
y no sólo derechos.
La orientación y los objetivos distributivos de la hacienda pública deben estar orientados en
primera instancia a una distinción de la renta nacional de forma más equitativa. Un segundo
objetivo de la función redistributiva de la hacienda pública es aquella que busca una mejora
relativa en los segmentos más pobres, y un tercer enfoque redistributivo está orientado a
distribuir los ingresos de los grupos más fuertes de la población. Con esto lo que se pretende
es tratar de igualar un poco más las oportunidades de las que gozan los miembros de la
sociedad para participar en el crecimiento económico.
8. Formas de Redistributivas
Pues bien analizando las modalidades mediante las cuales la hacienda pública puede cumplir
los efectos redistributivos, se puede mencionar:
1. El reparto personal de las rentas: en el cual el instrumento más utilizado es el diseño de
ciertos tributos como el impuesto a la renta y el impuesto al capital.
2. Reparto funcional de la renta: con esta modalidad no se busca transferencias
interpersonales sino redistribuciones por actividades económica, se castiga rentas
provenientes del capital y se favorece las rentas provenientes del trabajo por ejemplo.
3. Reparto sectorial o territorial: con esta modalidad redistributiva se pretende reorganizar la
forma como la renta nacional se distribuye entre las diversas entidades geográficas, bien sea
destinando a ingresos nacionales a cada una de estas, o bien a través de las normas que
buscan redistribuir ingresos de áreas de alto crecimiento económico hacia regiones
deprimidas de bajo crecimiento económico.
4. Reparto entre agregados económicos: esta cuarta modalidad hace referencia a la
distribución entre los grandes agregados económicos como los son el ahorro y la consumo;
los instrumentos de la hacienda pública pueden estimular el uno y desalentar e otro, logrando
efectos de tipo económico.
9. La neutralidad fiscal
Un primer tipo de neutralidad sería aquella denominada neutralidad por compensación, en la
cual el impuesto que se recauda se redistribuye de tal manera que para los contribuyentes
representa una compensación igual al costo que les ha representado el pago del impuesto.
Con el aumento de la carga tributaria que se observa de manera generalizada en la sociedad
contemporánea, y por la manera como se financia el gasto público, es evidente que esta
neutralidad por compensación no se da en la práctica. Una de las características del impuesto
consiste precisamente en que debe pagarse sin que exista una correlación con el beneficio
que habrá de recibir el contribuyente. Sabemos muy bien que los recaudos de los impuestos
se destinan a financiar gastos que corresponden a prioridades que se han fijado los gobiernos,
y que no necesariamente están relacionadas con los beneficios a ser percibidos por los
contribuyentes individualmente considerados. De manera que podemos afirmar que este
primer tipo de "neutralidad por compensación" no se da en las sociedades modernas. Un
segundo tipo de neutralidad se daría cuando la incidencia de la economía pública dentro del
conjunto de la economía nacional es tan insignificante que lo que sucede al interior de las
finanzas públicas "no influye en forma sensible sobre la distribución precedente de las
rentas", como lo anota Cosciani. Sin embargo, sabemos muy bien que este segundo tipo de
neutralidad tampoco se da hoy en día. La importancia del gasto público como proporción del
producto interno bruto de los países ha ido creciendo, como lo pronosticó la Ley de Wagner,
ya que la importancia de la economía pública es tal en la sociedad moderna que puede
explicar entre un 40 y un 45% de la distribución de la renta nacional. De manera que en el
Estado moderno, por la importancia de la economía pública dentro de la economía nacional,
tampoco podemos hablar de neutralidad de la Hacienda Pública por dimensión del ingreso.

Referencias
 http://www.academia.edu/6211700/finanzas_publicas
 http://www.banrepcultural.org/blaavirtual/ayudadetareas/economia/hacienda_public
 http://revistas.ustatunja.edu.co/index.php/piuris/article/view/497
 https://www.youtube.com/watch?v=LEm5iFJ1lA (video)