Está en la página 1de 7

1. ¿Qué es nutrición?

2. ¿Qué es dieta?

3. Concepto de dietética

4. Qué son los macronutrientes y menciónelos

5. Qué son los micronutrientes y menciónelos

6. ¿Cuáles son los nutrientes necesarios para tener un grado nutricional adecuado?

7. Menciona cuáles son las funciones de cada macronutrientes

8. ¿Cómo se lleva a cabo el proceso de digestión (especifica donde inicia el proceso


y donde termina)?

9. ¿Atreves de que parámetros podemos clasificar a la persona en peso


normal, sobrepeso, obesidad?

10. Saque su índice de masa corporal

11. ¿Qué son los trastornos alimenticios, mencione y describa 5 de ellos?

SOLUCION

1. Qué es nutrición: La nutrición se refiere a los nutrientes que componen los alimentos,
implica los procesos que suceden en tu cuerpo después de comer, es decir la
obtención, asimilación y digestión de los nutrimientos por el organismo. La nutrición
también es el estudio de la relación que existe entre los alimentos, la salud y
especialmente en la determinación de una dieta.

2. Qué es dieta: Una dieta es la cantidad de alimentos y bebidas que se le proporciona a


un organismo en un periodo de 24 horas, sin importar si cubre o no sus necesidades de
nutrición, en resumen, es el conjunto de nutrientes que se absorben después del
consumo habitual de alimentos.

Popularmente, y en el caso de los humanos, la dieta se asocia erróneamente a la práctica


de restringir la ingesta de comida para obtener solo los nutrientes y la energía necesarios, y así
conseguir o mantener cierto peso corporal. La dieta humana se considera equilibrada si aporta
los nutrientes y energía en cantidades tales que permiten mantener las funciones del
organismo en un contexto de salud física y mental.

3. Dietética: Parte de la medicina que estudia los tipos y las reglas de la alimentación y
los alimentos que se deben ingerir en función de las condiciones de la persona (sexo,
edad, actividad laboral, etc.) para mantener la salud o curar una enfermedad.

4. Nutrientes requeridos en grandes cantidades por el organismo humano y que además


aportan la energía necesaria para las diversas reacciones metabólicas, así como
construcción de tejidos, sistemas y mantenimiento de las funciones corporales en
general

 LOS GLUCIDOS: en el cuerpo humano funcionan principalmente en la forma de


glucosa, aunque unos cuantos tienen importancia estructural.

 PROTEINAS: El organismo no puede sintetizar algunos de estos aminoácidos (llamados


aminoácidos esenciales) y la dieta debe ser suplementada con estos aminoácidos. Las
proteínas son fraccionadas a través de la digestión por proteasas hasta convertirlas en
aminoácidos libres. Las proteínas de la dieta participan en la síntesis de tejido proteico,
en procesos anabólicos, para construir y mantener los tejidos corporales.

 LIPIDOS: Se refiere a toda aquella sustancia apolar presente en los alimentos, como
por ejemplo ácidos grasos y esteroles. Los ácidos grasos generalmente se almacenan
en forma de triglicéridos, que consisten en una molécula de glicerol unida a
tres ácidos grasos. Los lípidos incluyen mantecas (grasas saturadas) y aceites (grasas
no saturadas) ordinarios

5. Los nutrientes que ingerimos a través de los alimentos se dividen en dos grandes
subgrupos, que son, por un lado, los macronutrientes, compuestos por los hidratos de
carbono, las proteínas y las grasas, y por el otro los micronutrientes, que incluyen las
vitaminas y los minerales.

LAS VITAMINAS: Son sustancias orgánicas esenciales que necesitamos en pequeñas cantidades
para el buen funcionamiento de nuestro organismo. Muchas de ellas forman parte de los
sistemas de enzimas involucrados en la producción de energía cuando realizamos alguna
actividad deportiva, las más importantes para este propósito son las vitaminas A, C, D, E, K y
las vitaminas del complejo B.

VITAMINAS LIPOSUBLE: Son aquellas que se disuelven en grasas y aceites, las podemos
encontrar en alimentos grasos, se almacenan en los tejidos adiposos del cuerpo y en el
hígado.

Estas son:

VITAMINA A: Como la mayoría de las vitaminas, resulta ser un buen antioxidante que previene
el envejecimiento celular, además de contribuir a su desarrollo, en especial de las
pertenecientes a la piel, uñas, pelo y esmalte dental.
Juega un papel importante en el desarrollo de nuestros huesos y favorece el buen estado
del sistema inmunológico, por lo que previene la contracción de enfermedades infecciosas,
favorece la formación de anticuerpos, fagocitos y linfocitos.

VITAMINA D: La función más importante que desempeña en el organismo es la contribución


al mantenimiento adecuado del nivel de calcio y fósforo en los huesos, ya que favorece la
absorción intestinal de estos dos elementos

VITAMINA E: es un buen antioxidante natural que ayuda a proteger las células del organismo
de la acción de los radicales libres. Consecuencia de este efecto, retrasará el envejecimiento de
la piel y de los vasos sanguíneos.
Gracias a que favorece la creación de células de defensa, ayuda al correcto estado y
funcionamiento del sistema inmunológico.
VITAMINA K: la vitamina K interviene en la formación de algunos elementos que forman parte
de lo que se conoce como cascada de la coagulación, en la se producen una serie de procesos
con el objetivo de detener una hemorragia formando para ello un coágulo de sangre.

MINERALES

Cambiamos de tercio y vamos a centrarnos en el otro gran grupo que componen los
micronutrientes, los minerales. Son sustancias inorgánicas que, además de estar presentes en
la naturaleza, también los están en nuestro organismo, en el de los animales y en el de las
plantas, y, por la tanto, en los alimentos

ESTOS SON:

CALCIO: Se trata del mineral presente en mayor cantidad en nuestro organismo, ya que forma
parte de huesos y dientes, siendo la construcción de estos elementos una de sus funciones
más importantes. También participa en los procesos de contracción muscular, ya que forma
parte de los puentes cruzados de actina-miosina, encargados de dicha contracción.

Como requerimiento diario, una persona adulta deberá incorporar a su organismo una
cantidad comprendida entre los 1000 mg y los 1300 mg.

FOSFORO: Pese a que se trata de un mineral que no goza de una elevada popularidad (como
ocurre con el magnesio o el potasio, por ejemplo), el fósforo se encuentra presente en gran
cantidad en nuestro organismo, y que es necesario por un elevadísimo número de células para
poder realizar sus funciones de forma correcta, además de formar parte, junto con el calcio, de
la estructura ósea de nuestro cuerpo, y también de los dientes.

Una persona adulta requiere 700 mg diarios de este mineral.

MAGNESIO: El magnesio es uno de los minerales más importantes en lo que a rendimiento


deportivo se refiere. En cuanto a presencia, se trata del cuarto mineral más abundante en el
organismo, y cerca de la mitad lo encontramos en los huesos. El resto se encuentra repartido
en los diferentes músculos y órganos de nuestro cuerpo.

La dosis diaria recomendada para una persona adulta se sitúa en torno a los 350 mg.

AZUFRE: El azufre es un componente importante presente en tres aminoácidos cuya misión es


formar las proteínas, nuestro organismo lo separa de dichos aminoácidos. Además, se
encuentra presente en la vitamina B1.

POTACIO: Resulta esencial para regular la actividad muscular y nerviosa, ya que se encarga de
regular el balance de agua en la sangre y en los tejidos estableciendo un gradiente de
concentraciones junto al sodio, y que es lo que se conoce como el potencial de membrana, de
forma que durante el intercambio que tiene lugar a través de dicha membrana se genera
un potencial eléctrico que produce las contracciones musculares, los impulsos
nerviosos y controla la frecuencia cardíaca

Una persona adulta deberá ingerir unos 4500 mg al día.

CLORURO DE SODICO: El cloruro sódico es la forma más común en la que aportamos sodio a
nuestro organismo. Al igual que el potasio, se trata de un electrolito, y, a diferencia de este, se
encuentra fuera de las membranas celulares y va a participar en el intercambio anteriormente
comentado a través de la membrana celular, generando un potencial eléctrico indispensable
para la transmisión de los impulsos nervioso y las contracciones musculares.
El aporte diario de sodio recomendado se sitúa en los 2300 mg

CROMO: Las cantidades requeridas de cromo por nuestro organismo van a ser muy pequeñas.
Gran parte de lo que almacenamos se encuentra en el hígado, en el bazo, en los tejidos
blandos y en los huesos. A medida que vamos cumpliendo años, vamos perdiendo capacidad
de almacenaje de este mineral.

Una persona adulta requiere una dosis diaria de 25 mg.

COBRE: El cobre es un mineral que cumple multitud de funciones en el organismo, entre ellas
la de actuar como antioxidante reduciendo el daño celular. Resulta importante para
la producción de energía a nivel celular en forma de ATP, forma parte de la melanina,
encargada de la pigmentación del cabello, la piel y los ojos.

La dosis diaria recomendada para una persona adulta es de 900 microgramos.

HIERRO: El hierro es un mineral cuyas principales acciones en el organismo están relacionadas


con el transporte y el almacenamiento de oxígeno, ya que su nivel está asociado al nivel de
glóbulos rojos de la sangre, los cuales son los encargados de transportar el oxígeno hasta los
puntos en los que es requerido, por lo que nos podemos hacer una idea de la importancia que
tiene no solo a nivel de salud en general, sino también a nivel deportivo.

La cantidad recomendada de hierro diaria para una persona adulta es de 18 mg

ZINC: Este mineral está presente en músculos, huesos, testículos, cabello, uñas y tejidos
pigmentados del ojo. Cumple diversas funciones en el organismo, entre las que destacan
la regulación de las glándulas sebáceas cutáneas, procurar el correcto funcionamiento de la
próstata, facilitar la cicatrización de las heridas, contribuir al buen estado del sistema
inmunológico y del hígado, es muy necesario para el correcto funcionamiento de los órganos
sensoriales, en especial los referentes gusto, olfato y vista.

La dosis diaria recomendada es de 11 mg para los hombres y de 8 mg para las mujeres.

6. LAS PROTEINAS: Existen 20 aminoácidos, de los cuales podemos sintetizar


10 (aminoácidos no esenciales y aminoácidos semi-esenciales), pero los otros 10
restantes (llamados aminoácidos esenciales) debemos ingerirlos a través de los
alimentos. El organismo toma los distintos aminoácidos que emplea de forma
específica para diferentes funciones. Fundamentalmente, las proteínas sirven como
material de construcción de moléculas encargadas de la defensa, el transporte o
regulación de funciones, o de la reparación de tejidos. En cambio, las proteínas no se
utilizan como fuente de energía.

HIDRATOS DE CARBONO: Los hidratos de carbono, también llamados glúcidos (o azúcares) son
la principal fuente de energía del organismo. Es decir, es el alimento con que se nutren
nuestras células. Se trata de moléculas formadas por unidades de carbono, hidrógeno y
oxígeno. Según la cantidad de unidades tienen distintos nombres:

 Monosacáridos: Cuando se trata de una sola unidad. Algunos carbohidratos


monosacáridos son la fructosa (frutas), la glucosa (miel, frutas y algunas verduras),
etc.

 Bisacáridos: Cuando se trata de dos unidades. La lactosa es un buen ejemplo (leche) o


la sacarosa (azúcar).
 Polisacáridos: Son aquellos carbohidratos con cientos de unidades de carbono,
hidrógeno y oxígeno, como por ejemplo el almidón o la celulosa. Estos tipos de
carbohidratos los encontramos en los cereales y legumbres, principalmente, y en las
verduras y vegetales.

GRASAS: Las grasas (o lípidos) son diferentes tipos de sustancia que tienen como característica
común que no pueden diluirse en agua. Su principal función dentro del organismo es servir
como reserva energética, pero además forman parte de las membranas celulares, mantienen
la temperatura corporal, protegen órganos vitales como el corazón, transportan
vitaminas liposolules y ayudan en la síntesis de vitaminas y hormonas, entre otras funciones.

 Grasas saturadas: Casi siempre provienen del reino animal y son sólidas a temperatura
ambiente (por ejemplo, la manteca). No se oxidan tan rápidamente como las
insaturadas, pero cuando se someten a temperaturas elevadas sufren cambios
importantes. Tienen una compleja digestión y su metabolismo deja residuos tóxicos
que acidifican el organismo.

 Grasas insaturadas: Provienen del reino vegetal y se mantienen líquidas a temperatura


ambiente (aceites vegetales). Son los más saludables, sin embargo, se enrancian con
facilidad y cuando son sometidos a altas temperaturas sufren alteraciones que los
convierten en grasas saturadas.

 Grasas trans: Las grasas trans son grasas insaturadas (aceites) sometidas a un proceso
de hidrogenación a través del cual se convierten en saturadas (margarina, por
ejemplo) con el fin de proporcionar un sabor y una consistencia determinadas. Son las
más peligrosas.

VITAMINAS: Las vitaminas son nutrientes que el organismo necesita en cantidades muy
pequeñas. No suponen una fuente de energía, pero las vitaminas son imprescindibles para
realizar numerosas reacciones metabólicas y su carencia provoca enfermedades graves.
Nuestro organismo no puede fabricarlas, de modo que el aprovisionamiento de vitaminas ha
de provenir necesariamente de su ingesta a través de la dieta (salvo algunas excepciones)

Existen 13 vitaminas que se agrupan en dos categorías:

 Hidrosolubles: Son la vitamina C y las del grupo B (B1, B2, B3, B5, B6, B8, B9 o ácido
fólico, y B12). No se acumulan en el organismo, pues se eliminan fácilmente y, por lo
tanto, hay que ingerirlas diariamente. La principal fuente de estas vitaminas son los
vegetales y verduras.

 Liposolubles: Son las vitaminas A, D y E. Estas sí se acumulan en el organismo y


eliminarlas no es tan sencillo. Se obtienen principalmente de los aceites de pescado y
vegetales (primera presión en frío).

MINERALES: Los minerales son la parte inorgánica de nuestro organismo. Todos ellos, al igual
que las vitaminas, son imprescindibles para el correcto funcionamiento de nuestra fisiología,
pero en cantidades muy pequeñas. Dependiendo de la cantidad que nuestro cuerpo necesita,
los minerales se agrupan en dos categorías:

 Macrominerales: Los macrominerales son los que precisamos en mayor cantidad


(aunque relativamente poca comparada con los macronutrientes como las proteínas,
carbohidratos o grasas) y son: calcio, potasio, sodio, magnesio, azufre, fósforo y cloro.
 Oligoelementos: Los oligoelementos son los que precisamos en menos
cantidad: hierro, zinc, yodo, flúor, cobalto, manganeso, etc…

7. Este proceso se lleva a cabo en el aparato digestivo, tracto gastrointestinal o canal


alimentario. El aparato digestivo, como un todo es un tubo con un solo sentido, con
órganos accesorios como el hígado, la vesícula biliar y el páncreas, que asisten
en el proceso químico involucrado en la digestión

8. Clasificación de la OMS del estado nutricional de acuerdo con el IMC4

Clasificación IMC (kg/m²)

Valores principales Valores adicionales

Bajo peso <18,50 <18,50

Delgadez severa <16,00 <16,00

Delgadez moderada 16,00 - 16,99 16,00 - 16,99

Delgadez leve 17,00 - 18,49 17,00 - 18,49

Normal 18,5 - 24,99 18,5 - 22,99

23,00 - 24,99

Sobrepeso ≥25,00 ≥25,00

Preobeso 25,00 - 29,99 25,00 - 27,49

27,50 - 29,99

Obesidad ≥30,00 ≥30,00

Obesidad leve 30,00 - 34,99 30,00 - 32,49

32,50 - 34,99

Obesidad media 35,00 - 39,99 35,00 - 37,49

37,50 - 39,99

Obesidad ≥40,00 ≥40,00


mórbida

9.

45 KG = 45 = 20
1.60 *1.60 = 2.25

10. Los trastornos de la alimentación son problemas de conducta serios. Puede ser que la
persona coma en exceso o que no coma lo suficiente como para mantenerse sana
y saludable. Las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de tener
trastornos de la alimentación. Suelen comenzar en la adolescencia y con frecuencia se
presentan con depresión, trastornos de ansiedad y abuso de drogas. Los trastornos de
la alimentación pueden causar problemas en el corazón, en los riñones e
incluso la muerte. Es importante obtener ayuda a tiempo. El tratamiento incluye
supervisión, terapia psicológica, asesoramiento nutricional y, algunas veces,
medicinas.

Los tipos de trastornos son:

 Anorexia nerviosa, cuando la persona adelgaza demasiado, pero no come lo suficiente


porque se siente gorda

 Bulimia nerviosa, que incluye períodos donde la persona come demasiado seguidos
por frecuentes purgas, a veces vómitos autoprovocados o uso de laxantes

 Compulsión para comer, que consiste en comer sin control

 PESARCE VARIAS VECES AL DIA, La persona siente infelicidad con su peso y en general
con su figura, de manera que permanece atenta a cualquier variación en el peso.

 HACER EJERCICIO FISICO EN EXCESO, En personas con diagnóstico de Bulimia


Nerviosa, este comportamiento busca “compensar” los atracones propios de la
enfermedad. También las personas con diagnóstico de Anorexia Nerviosa tienden a
incrementar su actividad física a pesar de que no realicen atracones de alimentación