Está en la página 1de 4

El sistema genitourinario es un complejo de órganos relacionados con

funciones muy diversas tales como la eliminación de desechos


metabólicos y la reproducción de la especie, este sistema por lo tanto
incluye los órganos urinarios y genitales.
En esta imagen podemos observar un corte transversal de un embrión
durante la tercera semana, en la cual podemos visualizar tres tipos de
mesodermo, mesodermo lateral, intermedio y para axial
El aparato urogenital procede del mesénquima intermedio. Durante el
plegado del embrión en un plano horizontal, este mesodermo es
desplazado en dirección ventral y pierde su conexión con los somitas. A
cada lado de la aorta dorsal se forma una elevación longitudinal de
mesodermo (la cresta urogenital) La parte de la cresta urogenital que da
lugar al aparato urinario es el cordón nefrógeno y la parte que da origen
al aparato genital es la cresta gonadal.
Desarrollo del aparato urinario
El aparato urinario comienza a desarrollarse antes que el aparato genital
y está formado por:
• Los riñones, que excretan orina.
• Los uréteres, que transportan la orina desde los riñones a la vejiga
urinaria.
• La vejiga urinaria, que almacena la orina de forma temporal.
• La uretra, que lleva la orina desde la vejiga al exterior del cuerpo.
Desarrollo de los riñones
En los embriones se forman tres grupos de riñones. El primer grupo o
pronefros, es rudimentario y las estructuras nunca son funcionales. El
segundo grupo o mesonefros, está bien desarrollado y funciona durante
poco tiempo. El tercer grupo o metanefros, se convierte en los riñones
permanentes.
Pronefros
Al inicio de la cuarta semana el pronefros está representado por 7 o 10
grupos celulares sólidos en la región cervical. Los grupos constituyen
unidades excretorias vestigiales –los nefrotomas– que muestran regresión
antes que aparezcan más grupos caudales. Hacia el final de la cuarta
semana ya desaparecieron los indicios del sistema pronéfrico.
Mesonefros
El mesonefros y los conductos mesonéfricos se originan en el mesodermo
intermedio desde los segmentos torácico y lumbar superiores (L3). Al
comenzar la cuarta semana del desarrollo, los primeros túbulos excretores
del mesonefros aparecen durante la regresión del sistema pronéfrico. Se
alargan con rapidez, producen un asa en forma de S y adquieren una red
de capilares que desarrollará un glomérulo en su extremidad medial.
Alrededor del glomérulo los túbulos dan origen a la cápsula de Bowman y
juntas estas estructuras constituyen un corpúsculo renal. Lateralmente el
túbulo penetra en el conducto colector longitudinal llamado conducto
mesonéfrico o conducto de Wolff.
Metanefros
Los metanefros, o primordios (rudimentos) de los riñones
permanentes, comienzan a formarse al principio de la quinta semana y
empiezan a funcionar aproximadamente cuatro semanas después. Los
riñones permanentes tienen dos orígenes:
• El divertículo metanéfrico (esbozo ureteral).
• El blastema metanefrógeno o masa metanéfrica de mesénquima.
Sistema colector
El divertículo metanéfrico es una excrecencia del conducto mesonéfrico
cerca de su entrada en la cloaca y el blastema metanefrógeno deriva de
la parte caudal del cordón nefrógeno. Al aumentar su longitud, el
divertículo metanéfrico penetra en el blastema metanefrógeno, una masa
de mesénquima. El pedículo del divertículo metanéfrico se convierte en
el uréter y la porción craneal del divertículo sufre varios procesos de
ramificación dando lugar a las ramas que se diferencian en los túbulos
colectores del metanefros.
Las cuatro primeras generaciones de túbulos aumentan de tamaño y
confluyen para formar los cálices mayores y las cuatro generaciones
siguientes se fusionan para formar los cálices menores
Sistema excretor
El extremo de cada túbulo colector arqueado induce a los agregados de
células mesenquimatosas en el blastema metanefrógeno a formar
vesículas metanéfricas pequeñas. Estas vesículas se alargan y se
convierten en túbulos metanéfricos. Los extremos proximales de estos
túbulos son invaginados por los glomérulos. Los túbulos se diferencian
en túbulos contorneados proximal y distal, y el asa de la nefrona (asa
de Henle), junto con el glomérulo y su cápsula forman una nefrona.
Es la unidad básica estructural y funcional del riñón
Al nacer, los riñones presentan un aspecto lobulado; pero desaparece
durante la infancia a consecuencia del crecimiento ulterior de las
nefronas, aunque su número permanezca estable.
Posición del riñón
El riñón, está situado inicialmente en la región pélvica, más tarde se
desplaza a una posición más craneal en el abdomen. Este ascenso del
riñón se da por la disminución de la curvatura corporal y el crecimiento
del cuerpo en las regiones lumbar y sacra.
Vascularización
Durante los cambios de posición de los riñones, estos reciben la sangre
por vasos próximos. Al principio las arterias renales son ramas de las
arterias ilíacas comunes. Más adelante, los riñones reciben su irrigación
desde el extremo distal de la aorta. Cuando están más altos, reciben
ramas nuevas de la aorta. En condiciones normales las ramas caudales de
los vasos renales involucionan y desaparecen. La posición de los riñones
se hace fija cuando entran en contacto con las glándulas suprarrenales en
la novena semana. Los riñones reciben sus ramas arteriales más craneales
de la aorta abdominal y estas ramas se convierten en las arterias renales
permanentes. La arteria renal derecha es más larga y a menudo más
superior.

Vejiga y uretra
Entre la cuarta y la séptima semanas del desarrollo, la cloaca se divide en
el seno urogenital en la parte anterior y en el conducto anal en la parte
posterior (Fig. 16.12) (capítulo 15, p. 247). El tabique urorrectal es una
capa de mesodermo situada entre el conducto anal primitivo y el seno
urogenital. La punta del tabique constituirá el cuerpo perineal.
El seno urogenital se divide en tres porciones:
 Una porción vesical craneal que forma la mayor parte de la vejiga
y está en continuidad con la alantoides.
 Una porción pélvica media que se convierte en la uretra en el
cuello vesical, la uretra prostática en el hombre y toda la uretra en
la mujer.
 Una porción fálica caudal que crece hacia el tubérculo genital.
La vejiga procede principalmente de la porción vesical del seno
urogenital, pero la región del trígono deriva de los extremos caudales de
los conductos mesonéfricos. Al principio la vejiga mantiene la
continuidad con la alantoides, una estructura rudimentaria. Pronto, la
alantoides se contrae y se convierte en un cordón fibroso grueso, el
uraco. Se extiende desde el vértice de la vejiga hasta el ombligo. En el
adulto, el uraco está representado por el ligamento umbilical medio.
Durante la diferenciación de la cloaca las porciones caudales de los
conductos mesonéfricos son absorbidos dentro de la pared de la vejiga
urinaria. En consecuencia, los uréteres que al inicio eran excrecencias de
los conductos mesonéfricos entran en la vejiga por separado. A causa del
ascenso de los riñones, los orificios de los uréteres se alejan más en
dirección craneal; en el hombre los conductos mesonéfricos se acercan
para entrar en la uretra prostática y se convierten en los conductos
eyaculadores en la mujer los extremos distales de los conductos
mesonéfricos se degeneran.
Uretra
El epitelio de la mayor parte de la uretra masculina y de toda la uretra
femenina deriva del endodermo del seno urogenital. Al final del tercer
mes, el epitelio de la uretra prostática empieza a proliferar, produciendo
varias excrecencias que penetran en el mesénquima circundante. En el
hombre esas yemas constituyen la glándula prostática. En la mujer la
parte craneal de la uretra da origen a las glándulas uretral y
parauretral.