Está en la página 1de 4

DD104 – RESOLUCIÓN/TRANSFORMACIÓN DE CONFLICTOS EN EL ÁMBITO PENAL

CASO PRÁCTICO

El Fiscal de la Jurisdicción de Menores realiza al Equipo Técnico de los Juzgados la demanda


de valorar un proceso de mediación indicando que, si el resultado de esa valoración fuera
positivo se realice, y en otro caso se emita el Informe de la situación del menor que previene
la Ley. De la denuncia de la policía local y de la declaración del menor ante la policía
obtenemos que:

Se trata de un intento de robo realizado por un menor a una señora en las inmediaciones de
una gran superficie comercial. La señora se dirigía a realizar la compra, se encontraba en esos
momentos sola, aunque había gente desconocida en las inmediaciones. El menor pidió a la
señora todo el dinero que llevara consigo amenazándola. La víctima denuncia que se sintió
presionada con un objeto punzante (habla de una navaja o similar), que no obstante pudo
reaccionar y cuando observó que se trataba de una persona joven, comenzó a llamar a su
marido (aunque en realidad su marido no se encontraba en el lugar).

La señora consiguió "hacer tiempo", y cuando el menor observó que se acercaban otras
personas, se fue. La víctima consiguió tranquilizarse y acudió a la Comisaría de la Policía más
cercana, aportó los datos para identificar a la persona y se marchó a su casa.

El sospechoso fue Identificado por la policía de forma casi inmediata, en la declaración el


menor afirma haber mantenido un contacto con una señora que llamaba a su marido y que
gritaba en contra del menor. Cuando se le pregunta si intentó robar utilizando la intimidación
a esa señora indica que no.

La policía le indicó que enseñara sus pertenencias, y en ese momento no había navaja alguna.

1
CASO PRÁCTICO

El menor:

En la entrevista con el menor para valorar las posibilidades del proceso de mediación, éste
muestra un reconocimiento parcial de las cuestiones principales del hecho al inicio: haber
pedido el dinero a una señora, pero no haberle amenazado ni intimidado, ni presionado con
una navaja. Pero lo más característico era sus deseos de participar en un proceso de
mediación, de conciliación y de reparación.

A pesar del reconocimiento del daño que realizaba, éste no coincidía exactamente con lo que
la víctima denunciaba (para ella lo fundamental no era el que hubiera intentado robarle, sino
la amenaza con, según ella, una navaja).

Cuando se valoró la capacidad del menor para conciliarse y para reparar su daño, se observó
la presencia de capacidad suficiente: reconocía un daño, sabía que lo había causado a una
persona, entendía que esa persona se sentiría perjudicada, etc.

Al menor se le informó sobre los aspectos básicos de un proceso de mediación, sobre lo que
su participación supondría, sobre el destino de ese proceso a la conciliación y a la reparación
de los daños a la víctima, pero él indicaba que no había daños materiales, y se hacía cargo de
los daños emocionales.

Reiteró su deseo de participar en un proceso de mediación. Su madre, que le acompañó,


mostraba el consentimiento en esta forma "lógica" de resolver el conflicto.

Se le indicó finalmente que no había completa coincidencia con lo expresado por la víctima en
la declaración, y se le invitó a que continuara pensando sobre los términos fundamentales del
asunto.

La víctima:

Expresaba un daño emocional claro y concedía la importancia mayor al hecho de haberse


sentido intimidada por una "navaja". Ciertamente indicó que pudo reaccionar a tiempo y
comenzar a gritar y llamar a su marido con el objetivo de detener al menor en su acción.
Cuando se le preguntó sobre la certeza de la "navaja" indicó que no la vio, y que sin duda era
la presión de un objeto punzante lo que sintió en su cuerpo. Puesto que el menor había
concedido tanta importancia a repetir que no llevaba navaja, se le preguntó directamente
sobre si podía ser otro tipo de objeto, y la víctima manifestó que sí, que podía ser cualquier
objeto punzante: la presión la sintió en la espalda y no pudo ver exactamente lo que era.

Cuando se le pidió que contextualizara la agresión indicó que lo recordaba perfectamente, que
nunca se le iba a olvidar, que era la primera vez que le ocurría, y que iba pensando en su
cuñado (el marido de su hermana), quien estaba padeciendo una enfermedad grave. Minutos
antes de los hechos había recibido la llamada telefónica de su hermana quien le indicaba
angustiada que los médicos le habían dicho que su marido estaba muy mal.

El daño sufrido no sabía cómo explicarlo. No parecía que tuviera secuelas de tipo psicológico
(dormía igual que antes, etc.), pero destacaba un daño emocional importante: intranquilidad,
miedos, inseguridad. El hecho lo había explicado a su marido e hijos, y todos deseaban
restarle importancia para que la víctima no se sintiera peor. La indicación de todos era que lo
olvidara. Ella no podía olvidarlo.

2
CASO PRÁCTICO

Claramente deseaba dialogar con el autor, conocer los motivos de la agresión, saber si el
chico lo tenía pensado desde hace tiempo, comprobar que era desconocido, etc.

Instrucciones para el desarrollo de la actividad

I. Luego de estudiar el caso descrito, responda las siguientes interrogantes:

1. Realice una propuesta de intervención, siguiendo los principios de la Justicia

2. Restaurativa, desarrollando de forma argumentada las fases del proceso y las


técnicas comunicativas a utilizar.

3. ¿Cuáles cree que serían las principales diferencias si la persona infractora fuera
un adulto y no un mejor?

4. Teniendo como marco de referencia su propio país, ¿cuáles cree que son los
principales fallos de la justicia restaurativa? justifique por qué y exponga que
podría hacerse para mejorar.

II. Elabore su respuesta a estas interrogantes basándose en el estudio de los materiales


de la asignatura y otras fuentes que considere oportuno consultar.

III. Una vez completadas las respuestas, haga entrega del documento a través del icono
de la actividad.

3
CASO PRÁCTICO