Está en la página 1de 10

1º TAREA: PROCESO POR QUE EL MONTO MENSUAL DEL PAGO DE LUZ ELECTRICA

1
5
2
6
3
7

10
1) DATOS GENERALES DEL CLIENTE
-NOMBRE: Nombre o razón social del cliente.
-RUC: Registro Unico del Contribuyente.
-DIRECCION: Dirección del predio.
-ENTREGA: Dirección donde el cliente solicita se el entregue el recibo.
-DPTO/PROV: Departamento y Provincia ubicación geográfica.
-ZONA: Grupo de Facturación.
-RUTA: Código interno de ubicación geográfica del suministro.

2) DATOS TECNICOS DEL SUMINISTRO


-TARIGA: Opción tarifaria utilizada para la facturación.
-CONEXIÓN: Tipo y sub tipo de conexión.
-MEDIDOR: Número de serie del equipo de medición.
-MECANISMO: Principio de funcionamiento electrónico o electromecánico.
-POTENCIA CONTRATADA: Máxima demanda que podrá utilizar sin restricciones.
-SISTEMA: Sistema eléctrico de conexión monofásico o trifásico.
3) INFORMACION DEL CONSUMO
-LECTURA ACTUAL: Registro final y fecha de toma de lectura para el periodo
facturado.
-LECTURA ANTERIOR: Registro inicial y echa de toma de lectura para el periodo
fracturado.
-FACTOR: Multiplicador del consumo de acuerdo a las características del equipo de
medición.
-CONSUMO DEL MES EN KW/H: Diferencia entre el registro de lectura final e inicial
del periodo facturado multiplicado por el factor.
-COSTO DE KW/H: Precio unitario del KW/H establecidos en el pliego tarifario
vigente.
-EVOLUCION DE CONSUMO: Grafico en barras de los consumos de los últimos meses
incluyendo el mes facturado.

4) NUMERO DE CLIENTES
-NUMERACION INDIVIUDAL: Que identifica al cliente, para consultas y atención.
-MES FACTURADO: Mes objeto de recibo.
-Nº DE RECIBO: Serie y número del comprobante correlativo del recibo.

5) DETALLE DE IMPORTE FACTURADOS


-ALUMBRADO PUBLICO: Cargo facturado en proporción al consumo de energía
realizado por el cliente en el mes RLCE Art. 184.
-CARGO FIJO: Cargo que cubre los costos de lectura, facturación, emisión, reparto y
cobranzas; se cobra aun si el suministro se encuentre cortado o sin consumo RLCE
Art 178.
-CORTE DE SERVICIO: Cargo por corte de servicio por deuda, vulneración de las
condiciones del suministro o cuando se pongan en peligro la seguridad de las
personas o de las instalaciones involucradas LCE Art. 90.
-ENERGIA: Cargo por energía resultante de multiplicar el consumo de energía por el
precio unitario en soles.
-INTERESES POR FACILIDADES: Intereses por fraccionamientos de presupuestos de
instalación o por deudas.
-INTERESES COMPENSATORIOS: Interés aplicado a la factura que no haya sido
cancelada oportunamente desde la fecha de vencimiento a una tasa promedio entre
la TAMN Y LA TIPMN.
-MANTENIMIENTO Y REPOSICION: Cargo en función al tipo de conexión y cubre los
costos relacionados al mantenimiento y repos ion de la acometida.
-RECONEXION: Cargo por reconexión del suministro.

6) SUBTOTAL
-SUBTOTAL: Sub total de los montos indicados.
-IGV: Impuesto general a las ventas 19%.

7) OTROS PAGOS
-DEUDA: Meses y monto adeudado hasta la fecha de emisión.
-DIFERENCIA DE PAGO: Saldo de deuda anterior o fraccionamiento.
-INTERES MORATORIO: Interés aplicado a la factura que no ha sido cancelada hasta
el noveno dia después del vencimiento a una tasa del 15% de la tasa promedio
TAMN y la TIPMN.
-REDONDEO: Ajuste de centésimos de sol.
-COMPENSACIONES: Compensación efectuada al cliente por las interrupciones y
mala calidad del producto establecidos en la LCE Art 88 y NTCSE. DS Nº 020-07-EM.

8) INFORMACION GENERAL
-FECHA DE EMISION: Fecha de emisión e inicio del reparto de recibos.
-FECHA DE VENCIMIENTO: Fecha límite para la cancelación sin recargos.
-TOTAL A PAGAR: Monto total de pagar en nuevos soles.
-Cantidad manifestada en forma literal.

9) MENSAJE AL CLIENTE
-Segmento dedicado para incluir información relevante para el cliente.

10) TALON DESGLOSABLE


-Segmento del recibo con toda la información asociada al proceso de facturación a
ser utilizado por el sistema mecanizado de cancelación de recibos.
2º TAREA: EFECTO DE LA CORRIENTE ELECTRICA EN EL CUERPO HUMANO

A partir de la segunda mitad del siglo XIX, el desarrollo de máquinas eléctricas (dínamos y
alternadores) capaces de convertir la energía mecánica en eléctrica permitió trabajar con unos
niveles de potencia muy altos, inimaginables con anterioridad. Rápidamente, la energía eléctrica
fue introduciéndose en la industria, en las comunicaciones, en el alumbrado y en usos
domésticos, lo que puso de relieve la necesidad de estudiar los peligros que podía representar
para los seres vivos y de desarrollar prácticas y normativas que garantizasen la seguridad de los
usuarios. De estos temas trataremos en lo que sigue.

Magnitudes eléctricas
La tensión: también llamada “diferencia de potencial” y más familiarmente “voltaje” está
relacionada con la capacidad de trabajo que puede realizar una carga eléctrica. Usando un símil
hidráulico, sería la presión del agua, debida a una bomba o a una diferencia de nivel. La unidad
se denomina Voltio (V) y, para tener unas referencias, cabe decir que una pila o batería tiene
una tensión entre 1 voltio y unas decenas de voltios, la red de alimentación doméstica opera a
230/400 V y una línea aérea de transmisión funciona entre 11.000 y 400.000 voltios.

La intensidad: es la cantidad de electricidad “carga eléctrica” que circula a través de un


conductor por unidad de tiempo. En hidráulica sería el caudal, los m3 por segundo que pasan
por una tubería. La unidad se llama Amperio (A) y, a título de ejemplo, podemos decir que una
estufa eléctrica doméstica consume unos 4 a 8 amperios. Hay que destacar la expresión que
circula porque respecto a la intensidad es frecuente cometer el error de hablar de “un enchufe,
un interruptor, etc. de 10 A”. Pues bien, la intensidad real en aplicaciones domésticas puede
estar entre 0 A -si no hay nada conectado- hasta millares de amperios si el aparato conectado
es defectuoso o presenta un cortocircuito. La cifra que se indica en el propio dispositivo
es la máxima intensidad aplicable, de modo permanente, a efectos de calentamiento del mismo,
no la intensidad real en cualquier momento.
La resistencia es la medida del grado de dificultad que ofrece un cuerpo para que la corriente
eléctrica circule por él. En hidráulica sería equivalente a la dificultad de paso del agua por una
tubería según su diámetro y su longitud. La unidad es el Ohmio (Ω) que se define como la
resistencia que permite el paso de 1 A bajo una diferencia de potencial de 1 V. Para hablar con
propiedad, deberíamos referirnos al concepto más general de impedancia (especialmente en
corriente alterna) pero la naturaleza esencialmente resistiva del cuerpo humano permite la
simplificación realizada.

Efectos de la electricidad sobre el cuerpo humano


Cuando alguna parte o partes del cuerpo humano entran en contacto con dos puntos u objetos
entre los que existe una diferencia de potencial (voltaje), se establece el paso de una corriente
eléctrica a través del cuerpo que puede producir efectos muy diversos, desde un leve cosquilleo
hasta la muerte, pasando por contracciones musculares, dificultades o paro respiratorio, caídas,
quemaduras, fibrilación ventricular y paro cardíaco. Esto se conoce como choque eléctrico.

El choque eléctrico puede producirse al tocar elementos sometidos a tensión, como cables o
barras metálicas desnudas (contacto directo), u objetos, normalmente inofensivos, cuya tensión
se debe a fallos y defectos de aislamiento (contacto indirecto).

Para poder comprender el proceso es necesario puntualizar que la red de distribución en baja
tensión -la que entra en nuestros domicilios, oficinas, locales comerciales, etc.- es trifásica y el
neutro está conectado a tierra.
A partir del esquema anterior puede inferirse que si una persona entra en contacto con una de
las fases L1, L2, L3 y tiene los pies apoyados en el suelo (o toca alguna masa metálica, tubería,
etc. que haga buen contacto con tierra) se cerrará el circuito estableciéndose una corriente que
atravesará su cuerpo, produciéndole el choque. Lo mismo ocurrirá si toca la carcasa metálica de
algún aparato que presente defectos de aislamiento.
Los factores que determinan la severidad de las lesiones son:

 El tipo de corriente, continua (pilas y baterías) o alterna (red eléctrica):


En general, la corriente alterna de baja frecuencia (50 – 60 Hz) que se distribuye a través
de la red puede llegar a ser hasta 3 o 5 veces más peligrosa que la continua. Puesto que
se trata del tipo de corriente al que habitualmente estamos expuestos en viviendas,
locales, comercios, oficinas, etc., nos centraremos en los riesgos que lleva asociados la
alterna.
 La intensidad y el tiempo.
En general, cuanto mayor es la intensidad y/o el tiempo en que circula corriente por
nuestro cuerpo, más graves son las consecuencias. La tabla siguiente muestra los
efectos generados en función de la intensidad y el tiempo de exposición, en un adulto
de más de 50 kg de peso, suponiendo que los puntos de contacto son dos extremidades.

 La tensión y la resistencia
La tensión (voltaje) no es peligrosa en sí misma, pero, de acuerdo con la ley de Ohm,
ocasiona el paso de una corriente cuyos efectos ya se han descrito y cuya magnitud
depende, además, de la resistencia.
La tensión de contacto, que es la existente en el punto de contacto antes de que éste se
produzca, es fácil de estimar o calcular. En el caso de instalaciones de baja tensión
(domésticas o industriales), en Europa suele ser de 230 V si el contacto es entre fase y
neutro (o entre fase y tierra), que es el caso más frecuente, y de 400 V si se tocan dos
fases simultáneamente.
El problema reside en determinar el valor de la resistencia, ya que ésta, en el caso del
cuerpo humano no sólo depende de condiciones externas o ambientales (grado de
humedad de la piel, presión de contacto, estado de la epidermis y zona de contacto,
etc.) sino también del valor de la tensión. Por tanto, podríamos decir que la corriente
depende doblemente de la tensión estableciéndose entre ambas una relación
directamente proporcional a través de la ley de Ohm, y una dependencia con la
resistencia, que figura en el denominador de dicha ley.
Tomando como referencia la resistencia de una mano a la otra en condiciones de piel
seca, una corriente alterna a frecuencia de la red (50 Hz) y una superficie de contacto de
50 a 100 cm2, la NTP 400 del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo
establece los siguientes valores para la resistencia (más propiamente impedancia) del
cuerpo humano.

Según puede verse, en el caso de una red doméstica a 230 V, el 5% de la población tendría una
resistencia inferior o igual a 1000 Ω, el 50% no superaría los 1350 Ω y el 95% tendría un valor
igual o menor que 2125 Ω. Obviamente el peor caso corresponde a los 1000 Ω, que darían lugar
al paso de una corriente de 230 mA cuyas consecuencias podrían ser fatales.

 El recorrido de la corriente
La gravedad de un accidente depende del camino de la corriente a través del cuerpo.
Una trayectoria larga, en principio, presentará mayor resistencia dejando pasar menos
intensidad pero si atraviesa órganos vitales como el corazón, los pulmones, el hígado,
etc., puede provocar lesiones mucho más graves. Los recorridos más peligrosos son los
que afectan a la cabeza (daños cerebrales) o al tórax (parada cardiorrespiratoria).
Los valores de intensidad y tiempo reflejados en la “Tabla de Efectos Fisiológicos”
corresponden a un trayecto “mano izquierda – dos pies”. Para otros caminos debe
aplicarse un coeficiente de corrección F llamado “factor de corriente de corazón” que
permite calcular la equivalencia del riesgo de las corrientes que atraviesan el cuerpo
siguiendo otros recorridos.
La intensidad equivalente viene dada por la fórmula:
Ieq = Iref/F

Siendo Iref la intensidad correspondiente al trayecto mano izquierda – dos pies y F el factor de
corriente de corazón.
UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN ANTONIO ABAD
DEL CUSCO

FACULTAD DE INGENIERÍA GEOLÓGICA, MINAS Y


METALÚRGICA

ESCUELA PROFESIONAL DE INGENIERÍA


METALÚRGICA

ASIGNATURA:
FISICA B

TAREAS ASIGNADAS

ALUMNO : MINAYA MOLLINEDO SEBASTIAN DIEGO


CODIGO : 140846

CUSCO – PERU
2019