Está en la página 1de 4

EVIDENCIA: FORO “ACTORES DEL PROCESO EDUCATIVO”

Basado en el conocimiento adquirido en esta actividad de aprendizaje y teniendo en


cuenta su participación en la Evidencia: La inclusión de las TIC de esta guía de
aprendizaje, participe del foro dando sus aportes entorno a las siguientes preguntas:

¿Qué elementos se deben tener en cuenta a la hora de incluir recursos


tecnológicos en procesos de enseñanza-aprendizaje?

Interactividad. Mediante las TIC se consigue un intercambio de información entre


el usuario y el ordenador. Esta característica permite adaptar los recursos utilizados
a las necesidades y características de los sujetos, en función de la interacción
concreta del sujeto con el ordenador.

Interconexión. La interconexión hace referencia a la creación de nuevas


posibilidades tecnológicas a partir de la conexión entre dos tecnologías. Por
ejemplo, la telemática es la interconexión entre la informática y las tecnologías de
comunicación, propiciando con ello, nuevos recursos como el correo electrónico, los
IRC, etc.

Inmaterialidad. En líneas generales podemos decir que las TIC realizan la creación
(aunque en algunos casos sin referentes reales, como pueden ser las simulaciones),
el proceso y la comunicación de la información. Esta información es básicamente
inmaterial y puede ser llevada de forma transparente e instantánea a lugares
lejanos.

Mayor influencia sobre los procesos que sobre los productos. Es posible que el uso
de diferentes aplicaciones de la TIC presente una influencia sobre los procesos
mentales que realizan los usuarios para la adquisición de conocimientos, más que
sobre los propios conocimientos adquiridos. La proliferación de información requiere
el papel activo de cada sujeto para la selección, análisis y tratamiento de dicha
información. Además, este proceso puede ser colectivo, asociándose a otros
sujetos o grupos a través de las TIC. Estas dos dimensiones básicas (mayor grado
de protagonismo por parte de cada individuo y facilidades para la actuación
colectiva) son las que suponen una modificación cuantitativa y cualitativa.

Instantaneidad. Las redes de comunicación y su integración con la informática, han


posibilitado el uso de servicios que permiten la comunicación y transmisión de la
información, entre lugares alejados físicamente, de una forma rápida.

Digitalización. Su objetivo es que la información de distinto tipo (sonidos, texto,


imágenes, animaciones, etc.) pueda ser transmitida por los mismos medios al estar
representada en un formato único universal. En algunos casos, por ejemplo los
sonidos, la transmisión tradicional se hace de forma analógica y para que puedan
comunicarse de forma consistente por medio de las redes telemáticas es necesario
su transcripción a una codificación digital, que en este caso realiza bien un soporte
de hardware como el MODEM o un soporte de software para la digitalización.

Penetración en todos los sectores (culturales, económicos, educativos,


industriales…). El impacto de las TIC no se refleja únicamente en un individuo,
grupo, sector o país, sino que, se extiende al conjunto de las sociedades del planeta.
Los propios conceptos de "la sociedad de la información" y "la globalización", tratan
de referirse a este proceso. Así, los efectos se extenderán a todos los habitantes,
grupos e instituciones conllevando importantes cambios, cuya complejidad está en
el debate social hoy en día (Beck, U. 1999).

Innovación. Las TIC están produciendo una innovación y cambio constante en


todos los ámbitos sociales. Sin embargo, es de reseñar que estos cambios no
siempre indican un rechazo a las tecnologías o medios anteriores, sino que en
algunos casos se produce una especie de simbiosis con otros medios.
¿Cree que las modalidades de formación emergentes a partir del uso de las
TIC pueden articularse de manera provechosa en las actividades de formación
tradicionales?

Desde mi punto de vista con la llegada de las tecnologías, el énfasis de la labor


docente necesita transformarse y cambiar su rol en el proceso educativo. En primer
lugar, es primordial abandonar el enfoque en el que el docente es el centro en el
aprendizaje y el encargado de impartir lo que se debe aprender por medio de clases
magistrales, que giran en torno al pizarrón. El discurso a una nueva perspectiva
debe estar orientado hacia el verdadero rol del maestro, quien debería tener una
connotación de mentor que inspira, motiva y que ante todo se convierte en el
cómplice creativo capaz de ayudar a desarrollar ideas de proyectos que plantean
los niños, adolescentes y jóvenes.

Es por esto que la articulación de las TIC en los currículos y la transversalidad con
los PEI de las Instituciones Educativas, debe partir de verdaderos procesos de
capacitación docente y, en particular, a las estrategias desplegadas por los
programas y currículos existentes en el desarrollo de habilidades y competencias
tecnológicas en el área de la informática educativa, incluyendo un acompañamiento
periódico y dinámico de todo lo que esté implemente en el aula. Hay que cambiar
aquel concepto, que lo fundamental es instalar la tecnología en las escuelas y
esperar que por ‘osmosis’ se utilice con fines pedagógicos, independientemente de
la tradicional clase de sistemas. De ahí, surge la importancia de sensibilizar y
capacitar a los profesores en el uso de las tecnologías de manera que puedan
integrarlas en los procesos de su quehacer pedagógico.
¿Qué elementos se deben tener en cuenta a la hora de pasar de la tiza al
tablero digital?

La herramienta educativa sin duda más conocida y más utilizada a lo largo de la


historia de la enseñanza ha sido y es la pizarra. En la actualidad y desde siempre
es complicado imaginarse un aula sin pizarra, sin tizas o sin un borrador, es más,
difícilmente se puede seguir una clase de manera adecuada a falta de una tiza o un
borrador, por lo que en estos casos los docentes recurren al uso de papeles para
llevar a cabo sus explicaciones.

La pizarra desde siempre ha tenido el mismo fin, ha servido de apoyo para las
explicaciones de los maestros, pero en la actualidad ha aparecido una nueva forma
de transmisión de conocimientos y que a la vez ayuda a aprender, es lo que
comúnmente conocemos como Pizarra Digital o Interactiva.

Una pizarra digital la podemos definir como una pantalla sensible de diferentes
dimensiones que, conectada a un ordenador y a un proyector, y se convierte en una
potente y beneficiosa herramienta en el ámbito educativo. Únicamente se trata de
una combinación de la pizarra tradicional con todos los recursos de los nuevos
sistemas multimedia y las TICS.