Está en la página 1de 9

Situaciones difíciles con grupos

Ideas para afrontar conflictos en el aula


Extraído de los apuntes de
Pepe Formador Novato

www.ifor.es












































1








































 En
Forma
para
Formar
Grupos que no responden

Cuando participamos en una sesión presencial de formación, los problemas


son muchas veces inevitables, como consecuencia de la variedad de gente
que participa. Sin embargo, debemos tener en cuenta que:

La mayoría de los problemas potenciales de un grupo en una sesión


formativa se afrontan mediante una planificación y una estructuración
cuidadosa, antes de que el grupo se reúna y no durante la sesión de
formación, con un arsenal de "trucos".

Algunas de las situaciones difíciles más comunes a las que podemos


enfrentarnos en las sesiones presenciales de formación son:

www.ifor.es












































2








































 En
Forma
para
Formar
A veces, una actividad o una tarea particular pueden parecer monótonas e
insulsas: los participantes no contestan o lo hacen con afirmaciones
superficiales o con algún tipo de pregunta o de queja por tener que realizar
la actividad.

Esto puede deberse a varias razones, desde una mala planificación de la


actividad en el orden del día hasta una estructura inapropiada, confusa o
demasiado complicada para el ambiente en el que se desarrolla la
actividad. Se pueden hacer varias cosas:

Intentar empezar la actividad o el debate de una manera diferente.

Hacer un pequeño descanso y preguntar a algún participante por qué no


hablan o por qué no les gusta la actividad.

Preguntar al grupo si lo que les hemos propuesto les parece necesario y


útil.

Preguntar a los participantes si tienen alguna sugerencia respecto al


tema, otras formas de hacerlo, etc.

Pedir directamente a los


miembros del grupo que
respondan a las preguntas
planteadas.

www.ifor.es












































3








































 En
Forma
para
Formar
Pérdida de atención, interés o
energía del grupo

Un grupo puede empezar a perder energía por varias razones, entre las que
se encuentran:

Fatiga.

Momento del día.

Condiciones ambientales (calefacción, ruidos de fondo, etc.)

Pérdida de interés o de relevancia del contenido.

Distracción de los participantes, que se van por la tangente.

Diferencias entre los participantes, que les distraen de la conversación


actual.

Las manifestaciones principales de estas situaciones son:

Escasa participación.

Ritmo y participación lentas: inactividad.

Conversaciones con menos pasión, energía y menos implicación


(monotonía).

Señales no verbales para mostrar pasividad física (recostarse sobre la


silla, volver la cabeza, mirar al vacío, etc.)

www.ifor.es












































4








































 En
Forma
para
Formar
Posibles soluciones:

• Preguntar al grupo qué está sucediendo.

• Proporcionar una respuesta descriptiva sobre lo que estamos viendo;


plantearnos qué está ocurriendo.

• Aumentar nuestra energía, ánimo y ritmo. Variar el tono y la inflexión


de la voz.

• Tomar un pequeño descanso.

• Preguntar al grupo si lo que están discutiendo funciona, es práctico y va


por buen camino.

• Preguntar al grupo qué


les gustaría hacer en
relación al tema.

• Invitar al grupo a hacer


algún tipo de ejercicio
dinámico.

www.ifor.es












































5








































 En
Forma
para
Formar
    Los participantes no respetan el
orden del programa

A algunos grupos les cuesta seguir con un


mismo tema o respetar el orden propuesto
en la sesión.

Puede que sean indisciplinados, que estén


pensando en otro posible orden, que no
estén de acuerdo con el programa o que por
alguna razón no quieran realizar las
actividades propuestas.

Posibles soluciones:

• Recordar a los participantes los objetivos, contenidos y el programa de


la sesión formativa.

• Preguntarles si creen que el debate que está teniendo lugar es útil y


necesario.

• Advertirles sobre su comportamiento y preguntar si les parece


adecuado el orden del programa.

• Pedir propuestas para el orden del programa, sin descartar ninguno de


los contenidos.

• Preguntar al grupo qué está sucediendo.

• Tomar un descanso y luego volver al programa.

www.ifor.es












































6








































 En
Forma
para
Formar
Sólo participa una parte
del grupo

Algunos factores que pueden provocar este hecho


son:
El tema sólo es apropiado para algunos miembros.
La composición del grupo no es correcta.

Unos participantes pueden sentirse intimidados por otros.


Determinadas barreras pueden frenar la expresión de los participantes
(jerarquía, diferencias geográficas, etc.)

Posibles soluciones:

• Preguntar a los participantes si tienen información u opiniones que


quieran compartir con los demás.
• Estructurar las partes de la sesión de modo que todo el mundo acabe
hablando.
• Preguntar a los más reservados si se sienten implicados en la discusión.
• Comentar a los participantes que sólo algunos están participando y
preguntarles por qué.
• Durante un descanso, preguntar a los participantes más callados por
qué no están participando.
• Preguntar si la conversación que están teniendo es importante para
todo el mundo o, si por el contrario, convendría posponerla hasta el
final de la sesión, para que sólo participasen algunos miembros del
grupo.

www.ifor.es












































7








































 En
Forma
para
Formar
El grupo está exaltado

Algunas veces las discusiones de grupo se caldean o aparece una


sensibilidad extrema. Se presentan abiertamente emociones como la furia,
el dolor o el miedo.

Que un grupo se exalte no es


necesariamente algo malo. Puede que se
trate simplemente de la entrega o la pasión
de los participantes por ideas u opiniones
concretas. Sin embargo, se puede llegar a
ser destructivo cuando la exaltación se
utiliza para herir a las personas, se basa en
los participantes o sobrepasa los límites del
grupo y su trabajo.

Posibles soluciones:

• Observar cómo lo afronta el grupo. Decidir si está relacionado con la


tarea y si es relevante para el progreso del grupo.
• Tomar un descanso. Pedir a los participantes que se relajen y que
traigan a la vuelta algo nuevo.
• Si notamos que los participantes no están cómodos, preguntarles
abiertamente por qué.
• Si sólo algunos de los participantes están exaltados, debemos decidir si
la discusión se puede mantener en privado o si es realmente importante
que la oiga todo el grupo.
• Si el conflicto se intensifica y no aparece ninguna solución natural,
podemos intervenir con una técnica de resolución de conflictos.

www.ifor.es












































8








































 En
Forma
para
Formar
Tómate un momento para
reflexionar

En alguna de las sesiones de formación en las que has


participado, ¿han aparecido situaciones como las descritas?

Piensa en una situación de conflicto que hayas vivido en un


curso ¿Qué solución utilizó el formador para resolver el
problema?

¿Conoces alguna herramienta, técnica, dinámica, etc., que


pueda sernos útil si se nos presenta alguna de estas situaciones?

www.ifor.es












































9








































 En
Forma
para
Formar

También podría gustarte