Está en la página 1de 2

Elementos paratextuales

Los elementos paratextuales son la serie de componentes discursivos afines a una


producción escrita, que acompañan su estructuración sin alterar su contenido original y
que tienen por objetivo presentar el porqué y las distintas características que posee dicha
producción escrita.
Los elementos paratextuales, también llamados paratextos, dan una idea al receptor lírico
de lo que se encontrará en una obra escrita, mas no definen por completo el contenido de
esta. Su papel es informativo, buscan captar la atención de los lectores respecto a los
textos
Etimológicamente, el prefijo “para” dentro de la palabra “paratextual” significa “asociado
a”, “ligado a”, “al lado de”, “junto a” o “en torno al texto” en cuestión.
Entre los elementos paratextuales, podemos mencionar:

El prólogo

También llamado estudio preliminar o prefacio. Es un texto escrito por el editor, el autor
o alguna otra persona que conoce el texto. Aparece al principio de un libro y se refiere a
su contenido. Prepara al lector para la lectura y cumple una función informativa y también
persuasiva, en tanto intenta atraer al lector.

El epílogo
No siempre aparece en los libros pero se ubica al final del texto y suele ser escrito por el
autor. Tiene como fin informar o comentar algunos aspectos de la escritura del libro.

La contratapa
Es un espacio a cargo del editor; se encuentra en la parte posterior del libro. Allí se puede
encontrar un resumen del contenido del texto, datos biográficos del autor y su obra,
además de comentarios críticos de otros autores. Su objetivo es que el lector compre el
libro.

El índice
Es un listado de los títulos contenidos en el texto según un orden de aparición y con la
indicación del número de página correspondiente. Puede estar al principio o al final de un
libro y facilita la búsqueda de los temas de interés. Además, organiza la lectura.

La bibliografía
Es una lista de autores y títulos de las obras consultadas por el autor, ordenada
alfabéticamente. Se ubica al final de libro, al final del índice.
En algunos textos se reemplaza la bibliografía al final por referencias bibliográficas, que
son notas al pie con los datos de los textos consultados.
La cita de la bibliografía tiene requisitos formales muy precisos adecuados a cada
institución en la que se publica.

Las notas
Son advertencias, explicaciones, comentarios o noticias que el autor, editor o traductor
agregan al texto pero fuera de su cuerpo principal. Pueden estar al pie de página, en un
costado o bien al final del libro. Se introduce colocando un número pequeño o subíndice
sobre al palabra o frase que quiere ser aclarada. La función es aclarar, ampliar, refutar,
etc. Si las notas son del autor se indican como “N. del A,”; del traductor, “N. del T.” y
del editor “N. del E.”

El glosario
Son listas alfabéticas de términos seguidos por sus definiciones respectivas. En muchos
textos, aparecen con una tipografía distinta para reclamar la atención del lector y advertir
que un concepto es relevante o bien que se debe ampliar consultando el glosario.
Generalmente están al final de la obra o del capítulo.

También podría gustarte