Está en la página 1de 2

BIOÉTICA

LOS 7 SABERES NECESARIOS PARA LA EDUCACIÓN DEL FUTURO


CRISTIAN ENRIQUE CADENA CABALLERO 2131422

Capítulo II: Los principios de un conocimiento pertinente.

Presenta una forma de ver en el conocimiento de los problemas claves del mundo,
de las informaciones claves concernientes al mundo, por aleatorio y difícil que sea,
esto debe ser tratado con pena de imperfección, el conocimiento político,
económico, antropológico, ecológico existe un problema del capital, aún
desconocido y del desconocimiento , cual es el de la necesidad de promover un
conocimiento capaz de abordar los problemas globales y fundamentales para
inscribir allí los conocimientos parciales y locales. La supremacía de un
conocimiento fragmentado según las disciplinas impide a menudo operar el vínculo
entre las partes y las totalidades y debe dar paso a un modo de conocimiento capaz
de aprehender los objetos en sus contextos, sus complejidades, sus conjuntos. Es
necesario desarrollar la aptitud natural de la inteligencia humana para ubicar todas
sus informaciones en un contexto y en un conjunto. Existen los desafíos de la
complejidad a los cuales los desarrollos propios de nuestra era planetaria nos
confrontan ineluctablemente. La educación del futuro debe reconocer lo complejo,
aquello que constituye un todo, lo que lo mantiene unido los conocimientos con su
contexto y con sus dimensiones de manera global, razón por la cual, la educación
del futuro debe promover una inteligencia general. Es necesario enseñar los
métodos que permiten aprehender las relaciones mutuas y las influencias mutuas
entre las partes y el todo en un mundo complejo. Es necesaria una reforma del
pensamiento para articular y organizar el conocimiento que se recibe para identificar
y poder tratar los problemas en el mundo. Este problema es a lo cual se enfrenta la
educación del futuro, dado que muchos conocimientos se encuentran desunidos,
que no están asociados entre si aunque comprometerían estarlo, por lo cual, el autor
plantea que la educación del futuro, el punto del desarrollo en contexto natural la
fama que nos persigue y el los contexto capaces y de sus ligados. Este problema
universal está para la educación del futuro porque hay una inadecuación cada vez
más amplia, profunda y grave por un lado entre nuestros saberes. El autor ha
expresa algo que puede considerarse como un problema que se tiene a la hora de
aprender y de educar, los declives que se han creado en el conocimiento a la hora
de ser impartido y recibido. Mencionando que los saberes y conocimientos aislados
por si solos no son suficientes, deben ubicarse en un escenario, para que adquieran
sentido Engloba todos los contextos en uno solo escenario, concretamente el
mundo. Lo multidimensional, engloba todas las extensiones del mundo como lo
económico, histórico, social, etc. y las del ser humano. Se trata de comprender un
pensamiento que separa y que reduce junto con un pensamiento que distingue y
que religa. No se trata de abandonar el conocimiento de las partes por el
Conocimiento de las totalidades ni el análisis por la síntesis, hay que conjugarlos.
Capítulo III: Enseñar la condición humana.
El ser humano es a la vez físico, biológico, síquico, cultural, social, histórico. Es esta unidad
compleja de la naturaleza humana la que está completamente desintegrada en la educación
a través de las disciplinas y que imposibilita aprender lo que significa ser humano. La
condición física, en la que se expresa que hemos abandonado la idea de un universo
ordenado por uno desordenado donde, a pesar del desorden, todos los elementos del
universo se complementan. Se habla de la condición física, en la que ubica al ser humano
como parte de este planeta y como depende de este, el planeta tierra es su mundo y el ser
humano debe ser consiente de esa condición. La educación del futuro debe ubicar al ser
humano como un ser biológico y social. Como debe ser la educación del futuro, donde se
imparta la condición humana, donde se ubique al ser humano como parte de este universo,
lo cual implica, ubicarlo, y al mismo tiempo separar al humano de este, esto implica
comprender que el ser humano está arraigado a este universo y al mismo tiempo, nuestra
condición humana implica que estemos desarraigados del universo. Debemos reconocer
nuestro doble arraigamiento en el cosmos físico y en la esfera viviente, al igual que nuestro
desarraigamiento propiamente humano. Estamos a la vez dentro y fuera de la naturaleza.
A través del remojo marino, de la preparación química, de las descargas eléctricas, tomó
Vida. Todos sus constituyentes han sido forjados en un sol y reunidos en un planeta
esputado por el sol ésta es la transformación de un destello resultante de los
resplandecientes torbellinos solares. Unas Hay que restaurarla de tal manera que cada uno
desde donde esté tome conocimiento y conciencia al mismo tiempo de su identidad
compleja y de su identidad común a todos los demás humanos. Así, la condición humana
debería ser objeto esencial de cualquier educación. Este capítulo indica cómo, a partir de
las disciplinas actuales, es posible reconocer la unidad y la complejidad humanas reuniendo
y organizando conocimientos dispersos en las ciencias de la naturaleza, en las ciencias
humanas, la literatura y la filosofía y mostrar la unión indisoluble entre la unidad y la
diversidad de todo. La educación del futuro debe estar enfocada en unir al ser humano,
pero sin que este pierda su diversidad, la cual nos han dado las diferentes culturas, y como
lo expresa el autor con diferentes nombres científicos para denominar al ser humano, el ser
humano es un ser complejo, pero, la educación del futuro debe estar encaminada a unir
esa complejidad y abordar todas las dimensiones que conforman al ser humano. Ella
conduciría a la toma de conocimiento, esto es, de conciencia, de la condición común a todos
los humanos, y de la muy rica y necesaria diversidad de los individuos, de los pueblos, de
las culturas, sobre nuestro arraigamiento como ciudadanos de la Tierra. El doble fenómeno
de la unidad y de la diversidad de las culturas es crucial. La cultura mantiene la identidad
humana en lo que tiene de específico; las culturas mantienen las identidades sociales en lo
que ellas tienen de específico. Las culturas están aparentemente encerradas en sí mismas
para salvaguardar su identidad singular. Pero, en realidad, también son abiertas: integran
en ellas no solamente debe ser la educación del futuro, donde se imparta la condición
humana, donde se ubique al ser humano como parte de este universo, lo cual implica,
ubicarlo, y al mismo tiempo separar al humano de este, esto implica comprender que el ser
humano está arraigado a este universo y al mismo tiempo, nuestra condición humana
implica que estemos desarraigados del universo.

También podría gustarte