Está en la página 1de 4

La Resbalosa o Refalosa

1
“Más de un siglo de antigüedad documentada
nos da la investigación sobre esta danza criolla.
Dispersión: Perú, Chile y Argentina…”
(Vega, Carlos 1936:153)

El musicólogo argentino Carlos Vega escribió con relación al nombre de esta danza con
sus variantes regionales lo siguiente:

“… La parte deslizante del zapateo, que los antiguos maestros llaman rastrera y los
criollos cepillada o escobillada, conquista, además, el adjetivo resbalosa. La danza
que tiene escobilleo o betún podría adjetivarse resbalosa. Y no sólo la cepillada atrae
la voz resbalosa… también el contorneo, y especialmente el exagerado movimiento
de cintura de la mujer, de la zamba… y así, será resbalosa la zamba (mujer) que baila
de ese modo, y la danza que lo requiere y provoca… Ahora bien; una danza llamada
Zamba que tiene zapateos y contorneos es una Zamba Resbalosa…
Después de 1838, cuando los ecos de la lejana Resbalosa andina se estaban oyendo a
orillas del Plata… el nombre de esta danza se añadió al de la Madia Caña y aun llegó a
sustituirlo” (Vega, Carlos 1936:5-6)

En este punto agrego que las variantes de la danza conocidas hasta el momento son
Resbalosa Andina, Resbalosa Cuyana, Refalosa Pampeana, Refalosa Federal, Refalosa Federal
Santafesina.

Jorge Furt escribió en 1927 sobre la agrupación de las danzas, y mencionó a la Refalosa
como integrante del gran grupo de la Zamba de la siguiente forma:

“… El nombre de esta danza proviene de la copla, que, según datos antiguos, iniciaba
su letra. Según esa misma versión no había estribillo alguno; hoy, en un moderno
texto santiagueño (el tercer álbum de don Andrés Chazarreta) él se repite al final de
cada estrofa y dice: “Ay, ayitay refalosa”…” (1927:53-54)

Más adelante en el texto señala dos formas de la Refalosa: La Andina y la Mediterránea con
coreografías y coplas distintas.

Acoto en este breve opúsculo, que en la obra de Ventura Lynch no se menciona esta
danza.

En los Cuadernillos de Danzas Folklóricas don Andrés Beltrame menciona La Refalosa


como baile criollo en una versión pampeana; entre sus coplas leemos:

“ Antenoche me confesé,
Con el cura de Santa Rosa
Con el cura de Santa Rosa
(zapateo)

Por penitencia me dio


Que cante la Refalosa
Cante la Re-fa-lo-sa
(zapateo)…” (Cuaderno 19. Enero 1934)

© Prof. Luis Alberto Ferreira


Los datos de la tradición oral más antiguos de esta danza en el Río de la Plata lo
2
tenemos en la obra del Prof. Arturo Schianca el cual afirma:

“… El nombre de esta danza, tiene su origen en un antiguo dicho muy usado entre los
soldados de Pueyrredón, en la época de las [primeras] invasiones inglesas… (1806-
1807) La refalosa se refería al cuchillo que al resbalar por la garganta del enemigo, le
producía los naturales movimientos de terror…” (1933:80)

Más adelante en su desarrollo histórico y literario de la refalosa, el maestro de Ariel Ramírez,


escribe:
“… Ejemplo de una primitiva letra del tiempo de las invasiones inglesas (1806-1807):

Refalosa, refalosa
No hay otra cosa que’acer,
Así dice el paisanaje
Hay que pelear y vencer.
¡Ay! Mamit’ay! Refalosa.

Puente de Márquez
Pago e’ Morón;
Vivan los gauchos
de Pueyrredón.”(1933:81)

Con relación a esta letra podemos decir que el Puente de Márquez existió desde 1773,
y que llevaba el nombre de quien lo construyó dentro de los límites de su estancia; don Pablo
Márquez. Esta construcción de madera de ñandubay medía 27 m, y permitía unir la Villa de
Morón con la Villa de Luján evitando pasar por el Camino Real. Es muy probable que los
ingleses en su primera invasión de 1806 hayan pasado por la zona rumbo a Luján, donde
detuvieron la huída del virrey Sobremonte con los caudales de Buenos Aires y se apropiaron de
ellos.
El 1 de agosto de 1806 se produjo el combate de Perdriel, donde las huestes reclutadas
por Juan Martín de Pueyrredón enfrentaron a los invasores.

“Ante la toma de Buenos Aires por parte del ejército inglés, es el comerciante Juan
Martín de Pueyrredón el encargado de organizar la peonada y juntar la caballada
para apoyar al Capitán de Navío Santiago de Liniers, que llegaría con tropas desde la
Banda Oriental. Luján sería el centro de reunión de paisanos y peones de San Isidro,
Pilar, Morón, Navarro, Exaltación de la Cruz, y otras poblaciones de la zona. Luego
se trasladarían a la Chacra de Perdriel (actual Museo Histórico José Hernández -
Chacra Pueyrredón, en la localidad de Villa Ballester), elegida como campamento por
su posición estratégica (cerca de Buenos Aires, pero tambien de Olivos y Las Conchas,
que eran los lugares donde Liniers podía desembarcar). El día 1º de agosto de 1806,
el comandante inglés William Carr Beresford decide atacar a Pueyrredón y sus
hombres en la misma chacra. Éstos, mal armados y peor preparados, enfrentaron al
experimentado Regimiento de Infantería 71 “Highlanders”. Juan Martín, junto a
otros, se internó en la retaguardia británica y sustrajo un carro de municiones. Su
caballo fue muerto por una bala de cañón y hubiese perecido bajo el fuego enemigo
si no fuera por la valiente intervención del Alcalde de Pilar, Capitán Lorenzo López,
que lo salvó a la grupa de su cabalgadura. En este breve combate se demostró a los
ingleses que en estas tierras no se aceptaba su dominio. Muchos de los paisanos se
dispersaron ante el avance invasor, y luego se reunieron en la Chacra de Márquez
(actual Boulogne Sur Mer), donde colaborarían con Liniers en la Reconquista y
posteriormente formaron parte del Regimiento de Caballería “Húsares de

© Prof. Luis Alberto Ferreira


Pueyrredón”. Desde hace varios años, la comunidad del Partido de General San
Martín recuerda a los caídos en Perdriel cada 1º de agosto en los actos 3
conmemorativos que se realizan en el Museo Histórico José Hernández - Chacra
Pueyrredón. En ese mismo lugar está instalado el monolito que lo consagra Hito
Número 1 de la Argentinidad.”

De esta cita, y de autores documentados en nuestra Historia Nacional, podemos


deducir que los denominado gauchos o huestes de Pueyrredón, reclutados por él, existieron y
no debe sorprender la tradición oral que dice que cantaran, ejecutaran sus guitarras e
improvisaran coplas para la ocasión.

Isabel Aretz (1952:224-225) escribe:

“… La Refalosa tiene amplia historia dentro y fuera de nuestro país, tanto en Chile
como en Perú, de donde nos habría llegado… La Refalosa alcanzó gran popularidad
en los tiempos de Rosas (1829-1852), entre los federales. El documento más antiguo
que se refiere a esta danza, data de 1838 y se debe a Esteban Echeverría, quien la
menciona en su obra “El Matadero”… Después Hilario Ascasubi alude al baile y a una
de sus figuras el Betún, en su obra Trovos de 1853… Como forma musical, esta danza
consta de un primer período de tres frases, con un interludio equivalente, repetido
todo tres veces, lo mismo que en la danza llamada Triunfo. Pero luego sigue un
nuevo período de dos frases que se ejecutan cuatro veces, y termina con la
repetición de las tres frases iniciales… siempre en modo mayor…” (1952:224-225)

Fernando Assunçao en el libro que escribió con Beatriz Durante y Olga Fernández
Latour dice que la Refalosa, la Resbalosa o la Zamba refalosa pertenecen como individuos a la
gran especie de la Zamacueca, y en las conclusiones extrae:

“… La Zamacueca es una especie, no un individuo, de gran riqueza coreográfico-


musical-poética, conocida también…con los nombres de Chilena, Zamba, Cueca,
Resbalosa o Refalosa… La composición musical y el baile se desarrollaba en dos y
hasta tres y cuatro partes…con paseo intercalados, siendo la tercera el tiempo más
vivo y más rico en escobilleos y zapateos. Este tercer tiempo fue el que se denominó
Resbalosa o Refalosa, pasando después a denominar a una de aquellas formas que
adquiriera carácter de individuo, musical y coreográfico…” (2011:97-98)

En lo que corresponde al período más popular de la Refalosa Federal, la época de Juan


Manuel de Rosas, expresa Carlos Vega:

“…En la época más cruenta de la dictadura de Rosas, el acto de degollar al enemigo


se asoció con la voz resbalar y atrajo el nombre, sólo el nombre, de la danza andina
llamada Resbalosa… El eufemismo “hacer bailar o cantar la Resbalosa” al vencido,
ocultaba la consumación del sacrificio. La voz “resbalosa”, en el sentido de
degollamiento, se transfirió o añadió pronto a la popularísima danza platense y
federal llamada Media Caña…” (1953:14)

También debo mencionar en este trabajo, una descripción exquisita y sin desperdicios
de una Resbalosa en Lima, hecha por un viajero francés llamado Max Radiguet en el año 1844,
en la cual describe con el mayor detalle todo el desarrollo de la misma. (leo la cita)

Don Lázaro Flury, en un trabajo inédito llamado Mapa Folklórico Argentino de Danzas,
que firma con la profesora Hermenegilda Isasti en 1970, desarrollan una síntesis de referencias

© Prof. Luis Alberto Ferreira


documentales y orales sobre Danzas Folklóricas Argentinas donde mencionan que en la
4
provincia de Santa Fe se bailó la Resbalosa “… como bailada en esta provincia…” y como
bibliografía de estudio apuntan “… 2do. Curso Nacional de Folklore. Cosquín 1968…”.

La profesora Raquel Nelli también investigó sobre este modo santafesino de la


Refalosa Federal y se presenta en este taller su trabajo coreográfico y de vestimenta.

Bibliografía y Citas varias

1- Vega Carlos (1953) Bailes Tradicionales Argentinos. La Resbalosa. Julio Korn. Buenos
Aires
2- Furt, Jorge (1927) Coreografía Gauchesca. Coni. Buenos Aires
3- Lynch, Ventura R. (1953) Folklore Bonaerense. Lajouane. Buenos Aires
4- Beltrame, Andrés (1934) La Refalosa. Cuadernillo 19 sobre Coreografías de Danzas
Folklóricas Argentinas. Buenos Aires
5- Schianca, Arturo (1933) Historia de la Música Argentina. Establecimiento Gráfico
Argentino. Buenos Aires.
6- Municipalidad de General San Martín - Calle 52. Belgrano 3747. General San Martín.
Pcia. de Buenos Aires. República Argentina (Sitio web)
http://www.sanmartin.gov.ar/la-ciudad/historia/ Última visita: 10/08/2019.
7- Aretz, Isabel (1952) El Folklore Musical Argentino. Ricordi. Buenos Aires.
8- Assunçao F. y otras (2011) Bailes Criollos Rioplatenses. Claridad. Buenos Aires
9- Radiguet, Max (1846) Recuerdos de la América Española (1841-1845). Lima y la
sociedad Peruana.
10- Flury, Lázaro y otra (1970) Mapa Folklórico Argentino de Danzas. Inédito.
11- Nelli, Raquel. La Refalosa. Sin datos, inédito. Material del archivo de la Prof. Raquel
Nelli.

© Prof. Luis Alberto Ferreira

También podría gustarte