Está en la página 1de 137

Contenido

Introducción.
1 - ¡Prospéranos ahora!
2 - Nuestra Autoridad en el Área de las Finanzas
3 - ¿Jesús fue Pobre?
4 - El Propósito de la Prosperidad
5 - ¿Deben Prosperar los Predicadores?
6 - Evitar Abusos y Prácticas Falsas
7 - Enseñanza Equilibrada
8 - 24 Principios de las Epístolas sobre el Dinero, el Dar y el Recibir
9 - Caminando en la Luz
Introducción
“Tiene el toque de Midas” es una expresión que las personas a veces usan cuando describen a
una persona ambiciosa y aparentemente exitosa. “¡Todo lo que toca se convierte en oro!”

Por lo general, esta expresión se pronuncia con admiración, casi con envidia, reconociendo la
habilidad y la buena fortuna de una persona para lograr objetivos financieros y acumular
posesiones materiales.

Según la mitología griega, Midas fue un rey que vivió en Frigia en el siglo VIII a. C. Era muy
rico y tenía más oro que nadie en el mundo. Guardó las monedas y barras amarillas en grandes
bóvedas debajo de su palacio y pasó muchas horas cada día manejando y contando su tesoro.

Pero no importaba cuanto oro recolectara y pusiera Midas en sus bóvedas, no era suficiente. Él
siempre quiso más, y pasó gran parte de su tiempo soñando sobre cómo obtener aún más oro.

Según la leyenda, un día un ser vestido de blanco apareció a Midas y le concedió un deseo. El
rey inmediatamente deseó el “toque dorado”, que todo lo que tocaba se convertiría en oro.

A la mañana siguiente, cuando Midas se despertó, ¡descubrió que sus sábanas de lino se habían
transformado en oro fino hilado! Jadeó con asombro y saltó de la cama. Luego tocó el poste de
la cama, y se convirtió en oro. “Es cierto”, gritó. “¡Tengo el toque de oro!”

Corrió por el palacio, rozando las paredes y los muebles a lo largo del camino, todo lo cual se
convirtió en oro a su toque.

En el jardín, fue de arbusto en arbusto, tocando rosas y otras flores, sonriendo mientras se
convertían en oro.

Esta es la parte de la leyenda que la mayoría de la gente recuerda. Muchas personas parecen
estar fascinadas con la idea de poder crear oro, riqueza ilimitada, con solo tocar un dedo.
Obviamente, esto es lo que las personas piensan cuando se refieren al “toque de Midas”.

Pero el mito de Midas no termina aquí con todos viviendo felices para siempre.

Si obtienes lo que quieres, ¿querrás lo que obtienes?

Finalmente, cansado por la emoción de tocar varios artículos y verlos convertirse en oro, Midas
se sentó a leer mientras esperaba el desayuno. Pero el libro que recogió se convirtió
inmediatamente en oro. Luego, cuando trató de comer un melocotón, una cucharada de
gachas de avena y un pedazo de pan, ¡cada uno de ellos se convirtió en duros terrones dorados!
Incluso el agua en su copa se convirtió en oro.

El rey se alarmó. “Si incluso mi comida se convierte en oro, ¿cómo volveré a comer?”. Estaba
preocupado.

En ese momento, la hija de Midas, Aurelia, entró en la habitación. Ella era lo único que él había
amado tanto como su oro. Aurelia corrió hacia su padre, lo abrazó y lo besó. Para horror de
Midas, se quedó extrañamente quieta y se convirtió de niña amorosa y risueña en una estatua
dorada.

El rey aulló de angustia, vencido por el horror de lo que estaba sucediendo ante sus propios
ojos. Había obtenido lo que se le pedía, pero de repente se dio cuenta de que no quería lo que
estaba recibiendo.

Afortunadamente, esto todavía no es el fin del mito de Midas. Hay otra parte más en la historia.

Redescubriendo las verdaderas riquezas

El ser vestido de blanco reapareció de repente y preguntó: “Bueno, rey Midas, ¿no eres el
hombre más feliz?”

“Oh, no”, gimió el rey, “soy la más miserable de todas las criaturas”.

“¿Qué? ¿No te concedí tu deseo por el toque dorado?”

“Sí, pero es una maldición para mí ahora”, lloró Midas. “Todo lo que realmente amaba está
ahora perdido para mí”.

“¿Quieres decir que preferirías una corteza de pan o una taza de agua al regalo del toque
dorado?” preguntó el ser blanco resplandeciente.

“¡Oh, sí!” Exclamó Midas. “Renunciaría a todo el oro del mundo si solo me devolvieran mi
hija”.

Según el mito, el ser vestido de blanco le dijo a Midas que se bañara en cierta fuente de agua
que eliminaría su toque dorado. También debía traer algo de agua para rociar a su hija y
cualquier otro objeto que deseara volver a su forma original.
Así que el legendario Rey Midas abandonó con gusto su toque dorado y se regocijó en la
restauración de las cosas simples de la vida: la familia, la comida y la belleza natural. Midas se
dio cuenta de que estas son las cosas que tienen mayor valor que el oro.

La verdad es que no vivimos en un mundo de cuento de hadas. No hay un toque de Midas o


una fórmula mágica para el éxito material. Pero hay oportunidades para aquellos que están
dispuestos a ser diligentes y fieles en el trabajo de sus mentes y manos. Y hay principios bíblicos
concernientes a la prosperidad y bendición que Dios honra de acuerdo con Su Palabra.

Encontrar el equilibrio entre los extremos

Durante mis más de sesenta y cinco años de ministerio, a menudo he tratado el tema de la
prosperidad para los creyentes, enfatizando insistentemente un enfoque equilibrado y bíblico.
He observado muchas enseñanzas y prácticas que han ayudado y han obstaculizado el Cuerpo
de Cristo. He visto a algunos hombres fieles de Dios mantener el rumbo y moverse con
precisión con la verdad de la Palabra y el Espíritu, lo que resulta en una gran bendición para
una gran cantidad de creyentes. Desafortunadamente, también he visto a muchos otros
desviarse por el extremismo, en última instancia, naufragar en sus ministerios y herir y
desilusionar a muchas personas en el proceso.

Según mi experiencia, con prácticamente todos los temas bíblicos, hay un camino principal de
la verdad con una zanja de error a ambos lados del camino. La Iglesia no siempre ha sido muy
buena conductora, ya que a menudo tiene grandes dificultades para mantenerse en medio de
la carretera. Justo en cualquier lugar del camino de la Biblia, encontrarás personas en la zanja a
un lado o al otro.

A lo largo de la historia de la Iglesia, ha habido aplicaciones extremas de casi todas las verdades
o doctrinas básicas, incluidos temas como el bautismo, la resurrección, la Trinidad, los dones
del ministerio, la sanidad divina y el camino de la fe. El tema del dinero y la prosperidad no es
una excepción. Hay personas en la zanja a un lado del camino que enseñan que Jesús vivió en
una pobreza extrema, que el dinero es malo y que la prosperidad bíblica no tiene nada que ver
con las cosas materiales. Y en la otra zanja, hay personas que predican que enriquecerse es el
foco principal de la fe, que la principal preocupación de Dios es su bienestar material y que el
dinero es la verdadera medida de la espiritualidad. ¿Dónde está la verdad? Se encuentra lejos de
ambos extremos, en un terreno mucho más alto.

En este tiempo de abundancia y abundancia, existe una creciente preocupación entre los líderes
cristianos responsables por el alarmante aumento de la confusión, el error y el extremismo en
relación con el mensaje de prosperidad. Me siento obligado a hablar a la Iglesia en general sobre
estos temas y, especialmente, a abordar el tema de las finanzas y las donaciones. Este libro es un
esfuerzo por brindar claridad y comprensión a aquellos que buscan honestamente encontrar el
camino principal de la verdad con respecto a la prosperidad bíblica.

Sospecho que hay muchas personas, tanto cristianas como no cristianas, que, como el mítico
Midas, han descubierto que no hay una alegría duradera en las cosas que el dinero puede
comprar y que la prosperidad sin un propósito eterno lleva a la decepción y la insatisfacción.

Quiero compartir con ustedes las verdades que he aprendido a través del estudio cuidadoso y
la aplicación de la Palabra de Dios y al escuchar diligentemente la voz del Espíritu Santo. Ruego
que las verdades de este libro te ayuden a obtener una comprensión equilibrada, práctica y
bíblica del tema de la prosperidad, y también te ayude a mantener ese equilibrio a medida que
recorres el camino de lo mejor de Dios.

—Kenneth E. Hagin
1

¡Prospéranos Ahora!
Te rogamos, oh Señor: sálvanos ahora; te rogamos, oh Señor: prospéranos ahora.

—Salmos 118: 25

Yo creo en la prosperidad.

Sí, con eso quiero decir bienestar espiritual y salud física. Pero también me refiero a la
bendición material o financiera. Cuando el apóstol Juan declaró: “Amado, deseo, por encima
de todo, que tú puedas prosperar y estar sano, así como tu alma prospera” (3 Juan 2), creo que
su intención y significado era referirse a tres áreas distintas de la vida. —Material, físico, y
espiritual. Su ferviente deseo era que prosperáramos y prosperáramos, o prosperáramos, en
cada aspecto de nuestro ser. Esta es la aplicación correcta de la prosperidad: equilibrada, sólida,
completa y enfatizada de manera uniforme.

Algunas personas han argumentado que la frase “para que puedas prosperar” no se refiere a la
prosperidad financiera. Sostienen que la frase no era más que un saludo común, o una
expresión idiomática, del día que simplemente significaba: "Que las cosas te vayan bien".

La palabra griega traducida “prosperar” o “prosperidad” en este texto es “euodoo”. Euodoo se


compone de las palabras “hodos” que significa un camino, y “eu”, que significa bueno. Así, la
palabra griega eudoo (traducida como “prosperar”) significa literalmente un buen camino o un
buen viaje. Entonces, incluso si en este caso la palabra no significaba específicamente prosperar
financieramente, al menos significaba tener un buen y próspero viaje.

Me cuesta entender cómo alguien podría tener un viaje bueno y próspero si no tuviera las
provisiones adecuadas para el viaje, si estaba en quiebra, faltaba y estaba en la pobreza y quería
cada paso del camino.

Además, esta palabra traducida como “prosperar” es la misma palabra griega que el apóstol
Pablo usó en 1 Corintios 16: 2 cuando ordenó a los creyentes en Corinto que reservaran algo
de dinero cada semana, ya que Dios lo ha prosperado. Ciertamente y sin lugar a dudas, la
palabra prosperar puede ser —y se usa en las Escrituras— en referencia a la prosperidad
financiera.
La pobreza no produce piedad

Como dije en la Introducción, la Iglesia parece tener dificultades para mantenerse en el medio
del camino en casi cualquier tema bíblico. Cuando se trataba del tema de la prosperidad, la
gente de la iglesia de mi época se encontraba en la zanja a un lado del camino.

Les habían enseñado que la pobreza producía piedad y que Dios no quería que su pueblo
tuviera nada.

Siempre escuché a los predicadores decir: “No quiero ninguno de los bienes de este mundo”,
porque pensaron que había algo malo en los bienes de este mundo.

Pero el capítulo 50 del Salmo prueba por qué no es malo tener los bienes de este mundo.

Porque mío es todo animal del bosque, y el ganado sobre mil colinas... Si yo tuviera hambre, no
te lo diría a ti; porque MÍO ES EL MUNDO y todo lo que en él hay. [Eso significa que todo lo
que hay en el mundo es de Dios].

—Salmos 50: 10, 12

Marca esos versículos en tu Biblia. Medita en esos versos y confiésalos.

El Señor me mostró estos versos porque tuvo que aclarar mis pensamientos. Pensé que estaba
mal tener algo. Pensé que una persona debería pasar por la vida con el asiento de sus calzones
desgastados, la parte superior de su sombrero desgastado y las suelas de sus zapatos desgastadas,
viviendo en la calle Barely-Get-Along Street al final de la Bloque justo al lado de Grumble Alley!

Ese es el tipo de pensamiento que muchas personas en el mundo de la iglesia tienen hoy.

Pero no están pensando en línea con la Palabra de Dios.

Tristemente, demasiados cristianos (incluidos los predicadores) me recuerdan a los pájaros


jóvenes que recién nacieron, que estaban sentados en el nido, con los ojos cerrados y la boca
abierta, esperando que la mamá los acompañara.

Tragarán lo que sea que se les pinche en la boca. A muchas personas en la Iglesia se les ha lavado
el cerebro religiosamente en lugar de enseñarlo en el Nuevo Testamento. Sin saber lo que dice
la Biblia, y teniendo un discernimiento espiritual limitado, son arrojados por cada viento de
doctrina.
Así que con el tiempo, incluso las enseñanzas erróneas se convierten en tradiciones que no se
cambian fácilmente. Se transmiten de una generación a otra, y la nueva generación acepta el
error sin cuestionarlo porque eso es “lo que siempre hemos creído”.

Aprende a pensar en línea con la Palabra de Dios

Verás, muchas veces, nuestro pensamiento está mal. No está en línea con la Biblia. Y si nuestro
pensamiento es incorrecto, entonces nuestra creencia va a ser incorrecta. Y si nuestra creencia
es incorrecta, entonces nuestra conversación será incorrecta.

Tienes que conseguir que los tres (tu pensamiento, tu creencia y tu forma de hablar) estén
sincronizados con la Palabra de Dios.

Dios nos ha dado Su Palabra para enderezar nuestro pensamiento. En mi caso, Dios sabía que
mi pensamiento estaba equivocado porque, como dije, en la denominación en la que me
criaron, nos enseñaron que estaba mal tener algo. Comencé mi ministerio en esta
denominación en particular, y eran excelentes al orar por el pastor: “Señor, mantenlo humilde
y nosotros lo mantendremos pobre”. ¡Y pensaron que estaban haciendo un favor a Dios!

Luego, en 1937, fui bautizado en el Espíritu Santo y hablé en otras lenguas. Obtuve el “pie
izquierdo de la comunión” de mi denominación y vine entre los pentecostales. Eran
doblemente así acerca de orar por el pastor. En otras palabras, doblaron sus oraciones: “Señor,
mantenlo humilde, y lo mantendremos pobre”.

¿Qué dice la Palabra de Dios?

La idea de que Dios quiere que sus hijos sean pobres, al no tener cosas materiales, es totalmente
no bíblica. La Biblia tiene mucho que decir sobre el dinero, sobre recibirlo para satisfacer
necesidades personales y darlo para apoyar la obra de Dios y para bendecir a otros.

Es significativo que muchos de los siervos de Dios a lo largo de la Biblia eran ricos. Tampoco
estoy hablando de ser simplemente próspero. ¡Quiero decir financieramente rico! La Biblia
dice: “Y Abram era riquísimo en ganado, en plata y en oro” (Génesis 13: 2).

Ese verso no requiere mucha interpretación, ¿verdad?

El capítulo 10 de 1 Reyes habla de la reina de Saba que viene a visitar al rey Salomón para ver si
era tan sabio y grande como ella había oído. Después de probarlo y de hacerle muchas
preguntas difíciles, ella le dijo: “Pero no creí las palabras hasta que llegué, y mis ojos lo vieron,
y he aquí, la mitad no me fue contada: tu sabiduría y prosperidad exceden la fama que oí” (1
Reyes 10: 7).

Job también era muy rico. La Palabra de Dios dice: “Su sustancia también fue siete mil ovejas,
tres mil camellos, quinientos yugos de bueyes y quinientos ella, y una casa muy grande, de
modo que este hombre fue el más grande de todos los hombres de la Este” (Job 1: 3). Durante
las pruebas y el sufrimiento que soportó, Job perdió su gran riqueza. ¡Pero Dios restauró las
riquezas de Job! ¿Cómo puedo saber? La Biblia dice: “Y el Señor bendijo el último fin de Job
más que su principio: porque tenía catorce mil ovejas, seis mil camellos, mil yugos de bueyes y
mil asnos” (Job 42:12).

En 2 Crónicas 26: 5, leemos que mientras el rey Uzías buscó al Señor, Dios lo hizo prosperar.
Parece claro que Dios no está contra la prosperidad; de lo contrario, habría estado violando sus
propios principios cuando prosperó a Uzías y a otros.

Es importante darse cuenta de que Dios no está en contra de la riqueza y la prosperidad. Pero
Él está en contra de que las personas sean codiciosas.

Calificaciones para caminar en la prosperidad

Dios quiere prosperar a sus hijos. Él está preocupado por nosotros y quiere que tengamos cosas
buenas en la vida. Él dijo en su Palabra: “Si queréis y sois obedientes, comeréis el bien de la
tierra” (Isaías 1:19). Pero Dios no quiere que pongamos primero “comer el bien de la tierra”.

Moisés fue un ejemplo de alguien que no puso las cosas materiales primero. Por ejemplo,
Moisés, quien fue criado por un egipcio, se negó a ser llamado el hijo de la hija de Faraón
cuando creció.

Por la fe Moisés, cuando era ya grande, rehusó ser llamado hijo de la hija de Faraón, escogiendo
antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los placeres temporales del pecado,
considerando como mayores riquezas el oprobio de Cristo que los tesoros de Egipto; porque tenía la
mirada puesta en la recompensa.

—Hebreos 11: 24-26

¡Piensa en lo que Moisés rechazó! Era el hijo de la hija de Faraón, ¡y estaba en línea para el trono!
Moisés tenía prestigio, honor y riqueza. Tenía todas las cosas que el mundo tenía para ofrecer.
Sin embargo, Moisés estimó el reproche de Cristo como mayor riqueza que todos los tesoros
de Egipto. Moisés vio una diferencia entre el pueblo de Dios y la gente del mundo.
Algunas personas están más interesadas en ganar un dólar que en servir a Dios. Pero las cosas
espirituales deben venir primero si van a ser espirituales. Debes estimar las cosas de Dios, las
cosas espirituales, más que las cosas terrenales.

Una calificación para prosperar es estimar las cosas terrenales a la ligera. No puedes poner las
cosas terrenales por encima de las cosas espirituales y esperar prosperar como Dios lo desea.

No, no está mal tener dinero. Está mal que el dinero te tenga. Es incorrecto que el dinero sea
su gobernante o maestro o que usted consuma las finanzas en sus propios deseos.

Dios quiere que prosperes financieramente! Pero tu prosperidad depende de que pongas
primero lo primero. Hay calificaciones involucradas.

En el Antiguo Testamento, Dios les dijo a los israelitas que guardaran sus estatutos y que
siguieran sus mandamientos (Deuteronomio 28).

Dios desea lo mismo para nosotros hoy. Poner primero la Palabra de Dios y caminar en la
verdad es prosperidad espiritual.

Bajo la inspiración del Espíritu Santo, Juan escribe: “Amado, deseo sobre todas las cosas que
puedas prosperar y estar sano, así como tu alma prospera” (3 Juan 2). En los siguientes dos
versículos, Juan continúa diciendo que no tenía mayor gozo que escuchar que el pueblo de
Dios realmente está caminando en la verdad de la Palabra de Dios.

Dios les dijo a los israelitas: “Camina en mis estatutos y guarda mis mandamientos. Haz lo que
es correcto a mis ojos, y quitaré la enfermedad de en medio de ti, y cumpliré el número de tus
días” (Éxodo 15:26; 23:26). Eso es prosperidad física o sanidad divina y salud.

El Señor también habló con los israelitas sobre la bendición de su “canasta y almacén”, el
llenado de sus graneros y sobre cómo ser la cabeza y no la cola (Deuteronomio 28: 1-14;
Proverbios 3:10). Eso es prosperidad material. Pero note que su prosperidad física y material
depende de su prosperidad espiritual.

Amado, ruego que SEAS PROSPERADO EN TODO ASÍ COMO PROSPERA TU ALMA,
Y QUE TENGAS BUENA SALUD.

—3 Juan 2

John está hablando de prosperidad financiera o material, prosperidad física y prosperidad


espiritual. Note que la prosperidad material y física depende de la prosperidad espiritual.
Pon las primeras cosas primero

El primer Salmo es tan hermoso y confirma aún más que Dios quiere que su pueblo prospere.

Bienaventurado el hombre que no anda en el consejo de los impíos, ni se opone a los pecadores,
ni se sienta en el lugar de los desdeñosos. Pero su deleite está en la ley del Señor; y en su ley
medita día y noche.

Será como árbol firmemente plantado junto a corrientes de agua, que da su fruto a su tiempo, y
su hoja no se marchita; en todo lo que hace, PROSPERA.

—Salmos 1: 1-3

Entonces, ya ve, Dios quiere que prosperemos. Sin embargo, nuestra necesidad es evaluar las
cosas como deberían ser evaluadas, estimar las cosas terrenales a la ligera y poner primero lo
primero.

La gente podría tener fe para la sanación o para cualquier cosa que prometa la Palabra de Dios:
prosperidad, una familia saludable y feliz, larga vida, si solo pusieran primero lo primero.

Determine en su corazón poner las cosas espirituales primero y estimar las cosas terrenales a la
ligera. Pon a Dios primero, incluso antes de ti mismo. Serás bendecido espiritualmente,
físicamente y en todos los aspectos, tú y tu familia también.

El bien de la tierra

Dejé mi última iglesia en 1949 y salí a lo que llamamos ministerio de campo. Fui de iglesia en
iglesia llevando a cabo reuniones de avivamiento. Había estado allí por un año, y entendí el
verso que decía: “Si queréis y seréis obedientes, comeréis el bien de la tierra” (Isaías 1: 19). Pero,
muchacho, ¡seguro que no estaba comiendo el bien de la tierra!

Me había desgastado el coche. Tuve que venderlo por chatarra. Tenía tres billetes en tres
bancos diferentes, y obtuve lo suficiente de la venta del automóvil para pagar los intereses de
los billetes, renovarlos y comprarles a los niños algo de ropa.

Tenía todo esto escrito y fui al Señor en oración por mi situación financiera. Estaba lejos de
casa sosteniendo una reunión. Estaba ayunando, y todos los días hablaba con el Señor sobre mi
situación.
Le dije: “Señor, ves que te obedecí cuando me dijiste que dejara esa iglesia que estaba
pastoreando y que saliera al campo. Hice lo que dijiste que hicieras. Y tú dijiste: 'Si quieres, y
obediente, comerás el bien de la tierra.

“Ahora, Señor, esto es lo que mi iglesia me pagó, además de que proporcionaron la casa
parroquial, la mejor casa parroquial en la que hemos vivido.

“Todos los servicios públicos fueron pagados, y probablemente la mitad de lo que comimos se
pagó porque la gente nos traía comida a la casa parroquial”.

Y luego le dije al Señor: “También nos enviaron a todas las convenciones a las que debíamos
asistir. La iglesia pagó el camino de ida y vuelta, y muchas veces, me compraban un traje nuevo
y a mi esposa un vestido nuevo. Querían que fuéramos a esas convenciones con buen aspecto
porque los estábamos representando”.

Le mostré al Señor las figuras que había anotado. “Pero ahora, Señor”, continué, “aquí está mi
ingreso bruto para este año. Estos son cada centavo que recibí este año”. Fue $ 1,200 menos en
efectivo que lo que recibí el año anterior.

Además de eso, ahora tenía que pagar los gastos de viaje, mi propio alquiler y los servicios
públicos solo con el dinero que recibía en reuniones sobre el terreno. Además de eso, tuve que
pagar mi propio camino a las convenciones que me eran necesarias para asistir.

Entonces, verán, todo eso me quitó una gran parte de mi salario, aproximadamente la mitad.

Agregué: “Señor, mira cuánto mejor estaría si me hubiera quedado donde estaba. Y querían
que me quedara. La junta de la iglesia dijo: 'Hermano Hagin, si se queda con nosotros, solo
vota por ti como pastor por tiempo indefinido. Solo quédate aquí hasta que Jesús venga"”.

En realidad, me hubiera gustado hacerlo porque estábamos más cómodos que nunca en todos
nuestros años de trabajo pastoral.

Vivíamos en la mejor casa parroquial. Estábamos recibiendo el mayor salario que jamás
habíamos recibido. A la iglesia le iba bien.

Pero el Señor dijo: “Ve”, así que fui.

Le dije: “Ahora, Señor, te obedecí. Si no me hubieras hablado, estaba perfectamente satisfecho


desde el punto de vista natural de quedarme donde estaba”. (Dije desde un punto de vista
natural, no desde un punto de vista espiritual, porque cuando somos espirituales, queremos
obedecer a Dios. Pero la carne no siempre está dispuesta).
Le dije al Señor: “Te obedecí. Pero ahora vivimos en un apartamento de tres habitaciones. Mis
hijos no están alojados adecuadamente. No están adecuadamente vestidos. No están bien
alimentados. Seguro que no estamos comiendo el bien de la tierra”.

Usted debe ser dispuesto y obediente

Le estaba diciendo esto al Señor y citando a Isaías 1:19. Y alrededor del tercer día, el Señor me
dijo de la misma manera que habla con otros creyentes: lo llamamos la voz suave y apacible. Él
dijo: “La razón por la que no estás comiendo lo bueno de la tierra es que no calificas”.

Le dije: “¿Qué quieres decir con que no califico? Te obedecí. Esa escritura dice si estarías
dispuesto y obediente...”

“Eso es lo que dice”, respondió el Señor. “Tu calificas en el lado obediente, pero no calificas en
el lado dispuesto. Así que no calificas”.

No me importa decirle antes de tiempo, ¡la Palabra de Dios siempre es verdadera! La Biblia
dice: “...sí, que Dios sea verdadero, pero todo hombre mentiroso...” (Romanos 3: 4). Y si no
estás comiendo el bien de la tierra, puede ser porque no calificas.

Entonces el Señor me dijo: “Sí, me obedeciste, está bien, al dejar la iglesia, pero no estabas
dispuesto”.

Ahora no me digas que lleva mucho tiempo estar dispuesto. ¡Yo se mejor! Cuando el Señor me
dijo eso, ¡me dispuse en diez segundos! Acabo de hacer un pequeño ajuste en mi espíritu.
Entonces dije: “Señor, ahora estoy listo. Estoy listo para comer el bien de la tierra. Estoy
dispuesto. Sé que estoy dispuesto. Tú sabes que estoy dispuesto. Y el diablo sabe que yo ' Estoy
dispuesto”.

Por supuesto, una parte de estar dispuesto y obediente es mantener tus motivos puros. Dios ve
el corazón del hombre y sabe qué actitudes lo motivan (1 Samuel 16: 7). Si el motivo de una
persona no es correcto, necesita arrepentirse y hacer los ajustes necesarios. Dios no va a bendecir
a alguien cuyos motivos son impuros. No, esa persona tiene que estar dispuesta y obediente y
tener los motivos correctos.

Tengo la parte dispuesta y obediente resuelta. Y sabía que tenía el motivo correcto. Pero por
otro lado, si iba a comer el bien de la tierra, el Señor todavía tenía que cambiar mi forma de
pensar. Mi pensamiento tuvo que enderezarse y alinearse con lo que dice la Palabra sobre el
tema de la prosperidad.
Estas son algunas de las razones por las cuales las personas no están comiendo el bien de la tierra.
Y podría ser simplemente porque no están cumpliendo con la Palabra de Dios, ¡el Libro que
les dice cómo hacerlo!
2

Nuestra Autoridad en el Área de las Finanzas


Mientras continuaba esperando ante el Señor con respecto a mis finanzas, pasando tiempo en
la Palabra con oración y ayuno, Él me dijo: “Regresa al Libro de los comienzos”.

Ahora que estaba dispuesto y obediente, él me estaba mostrando cómo hacer que mi
pensamiento fuera más claro. Sabía de qué estaba hablando cuando dijo el libro de los
comienzos: se refería al libro del Génesis.

El Señor continuó diciéndome que Él hizo el mundo y su plenitud. Él lo creó. Me dijo:


“Entonces creé a mi hombre, Adán”. Y el Señor vio que no era bueno que el hombre estuviera
solo, por eso creó a Eva.

El Señor les dijo: “Te doy dominio sobre todas las obras de mis manos” (Génesis 1:26, 28).
¿Sobre cuánto? ¡Sobre todas las obras de sus manos!

En el principio creó Dios los cielos y la tierra... Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen,
conforme a nuestra semejanza; Y EJERZA DOMINIO sobre los peces del mar, sobre las aves del
cielo, sobre los ganados, SOBRE TODA LA TIERRA, y sobre todo reptil que se arrastra sobre la
tierra. Creó, pues, Dios al hombre a imagen suya, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los
creó. Y los bendijo Dios y les dijo: Sed fecundos y multiplicaos, y llenad la tierra y sojuzgadla;
ejerced dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre todo ser viviente que SE
MUEVE SOBRE LA TIERRA. Y dijo Dios: He aquí, yo os he dado toda planta que da semilla
que hay en la superficie de toda la tierra, y todo árbol que tiene fruto que da semilla; esto os servirá
de alimento. Y a toda bestia de la tierra, a toda ave de los cielos y a todo lo que se mueve sobre la
tierra, y que tiene vida, les he dado toda planta verde para alimento. Y fue así.

—Génesis 1: 1, 26-30

Después de que el Señor me mostró estas escrituras en el Salmo 50:10-12 y Génesis 1, dijo:
“Hay otra escritura que dice: 'La plata es mía y el oro es mío, dice el Señor de los ejércitos'”
(Hageo 2:8). Luego dijo: “Todos son Míos, no porque estén en Mi poder, sino porque los creé.

“¿Pero para quién crees que creé el ganado en mil colinas? ¿Para quién crees que creé la plata y
el oro?
“¿Para quién crees que creé el mundo y su plenitud? ¿Para el diablo y su multitud? No. Los
hice para mi hombre, Adán.

“Pero”, continuó el Señor, “mi pueblo tiene un pensamiento equivocado”.

Verás, el diablo puede dirigir un club nocturno, y a él y a su público no les importa gastar miles
de dólares para poner una señal eléctrica para que todos sepan de qué se trata. Pero si alguien
pone una buena señal para la iglesia, hay personas que se opondrán a eso.

El diablo los tiene engañados.

¿Por qué el diablo y su multitud tienen la mayor parte de la plata y el oro desde que el Señor lo
hizo para Adán? ¿Alguna vez te preguntaste sobre eso?

El Señor dijo: “La plata y el oro no están todos aquí para el diablo y su multitud. Lo hice todo
para Mi hombre, Adán, pero luego cometió una alta traición contra Mí. Adam falló! Adán
cometió traición. Se lo entregó todo a Satanás”.

Y el diablo, llevándolo a [Jesús] a una montaña alta, le mostró TODOS LOS REINOS DEL
MUNDO al mismo tiempo. Y el diablo le dijo: Todo este poder [autoridad] te daré, y la gloria
de ellos, PORQUE ME HAN SIDO ENTREGADOS A MÍ; y a quien yo quiera se la doy. Si,
por lo tanto, me adoras, todo será tuyo. Y respondiendo Jesús, le dijo: Vete de mí, Satanás, porque
escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, ya Él solo servirás.

—Lucas 4:5-8

Cuando el Señor creó a Adán, Adán fue en cierto sentido el dios de este mundo porque Dios
creó el mundo y su plenitud y se lo entregó a él (Génesis 1:26, 28).

Pero leemos en 2 Corintios 4: 4 que Satanás es el dios de este mundo. Bueno, Satanás no era el
dios de este mundo para empezar. Entonces, ¿cómo se convirtió en el dios de este mundo?
Adán cometió traición y se lo vendió. Ahora Adán no tenía el derecho moral de desobedecer a
Dios y de venderle a Satanás, pero tenía el derecho legal de hacerlo.

Fíjese en Lucas 4:6 y 7. Sabemos que Adán entregó su dominio a Satanás porque Satanás le dijo
a Jesús: “...Todo este poder te lo daré, y la gloria de ellos: PORQUE ME HAN SIDO
ENTREGADOS A MÍ; a quien yo quiera, lo daré. Si, por lo tanto, me adoras, todo será tuyo”.

Algunas personas dicen: “Bueno, eso ni siquiera era de Satanás, como para pueda darlo”.
Pero si no fuera el dar de Satanás, entonces no habría sido una tentación para Jesús. Y si no fue
una tentación, ¿por qué la Biblia dice que fue tentado (Lucas 4:2)?

Es ridículo pensar que Jesús no fue realmente tentado por el diablo. Aunque sabemos que Jesús
es Deidad, también debemos darnos cuenta de que en Su humanidad, Él fue tentado (Hebreos
4:15). Satanás le mostró a Jesús todos los reinos del mundo en un momento y le dijo: “Toda
esta autoridad te daré y la gloria de ella, porque se me ha entregado”. ¿Quién se lo entregó?

¡Adán lo hizo!

El Señor me dijo todo esto y lo relacionó con la fe para las finanzas.

Mientras estaba orando y esperando ante Él, me dijo por el Espíritu Santo: “El dinero que
necesitas está allí. No está aquí en el cielo. No tengo ningún dólar estadounidense aquí. No voy
a llover dinero del cielo porque si lo hiciera, sería una falsificación. Y no soy un falsificador”.

Dad, y os será dado; medida buena, apretada, remecida y rebosante, vaciarán [los hombres] en
vuestro regazo. Porque con la medida con que midáis, se os volverá a medir.

—Lucas 6:38 (La versión King James dice “los hombres”).

Ves, cuando los hombres te dan, Dios está detrás de eso, está bien, pero ese versículo dice:
“vaciarán [los hombres] en vuestro regazo”.

Por eso el Señor dijo: “El dinero que necesitas está ahí abajo. No voy a llover dinero del cielo.
No tengo dinero aquí. Si lloviera dinero del cielo, sería falso. Y no soy un falsificador”.

Después de que el Señor me mostró esto, dijo: “Lo que sea que necesites, simplemente lo
reclamas”.

Se nos ha dado autoridad en Cristo

La razón por la que tenemos el derecho de reclamar nuestras necesidades satisfechas es que Jesús
vino a la tierra y derrotó a Satanás. Estamos en el mundo pero no somos del mundo (Juan
15:19), pero aún tenemos que vivir en este mundo. Por lo tanto, debemos usar nuestra
autoridad dada por Dios para imponer la derrota de Satanás y disfrutar de las bendiciones de
Dios que tenemos en Cristo, incluida la prosperidad financiera.
Dando gracias al Padre que nos ha capacitado para COMPARTIR LA HERENCIA DE LOS
SANTOS EN LUZ.

—Colosenses 1:12

¡Eso es algo que nos pertenece en esta vida!

Ahora note el siguiente verso. Aquí está la herencia de los santos en luz que el Padre da como
resultado de la derrota de Satanás por parte de Jesús.

Porque Él [El Padre] nos libró del dominio de las tinieblas y nos trasladó al reino de su Hijo
amado.

—Colosenses 1:13

Observe que esta escritura dice: “...Él YA nos libró...” En otras palabras, Jesús no nos va a
liberar; Él ya nos ha entregado.

El resto de ese versículo dice: “...del PODER de las tinieblas, y nos ha trasladado al reino de su
amado Hijo”. Note esa palabra “poder” de nuevo. Hay varias palabras griegas diferentes que se
traducen como “poder” en el Nuevo Testamento. Este en Colosenses 1:13 significa autoridad.

En otras palabras, Dios nos ha liberado de la autoridad o dominio de las tinieblas. Bueno, ¿cuál
es la autoridad o dominio de la oscuridad? Ese es el reino de Satanás. Recuerda lo que dijo Jesús
a través del apóstol Juan en 1 Juan 5:19: “...el mundo entero está en la maldad”. Él está
hablando de la oscuridad espiritual y la muerte espiritual.

Estamos en el mundo, de acuerdo. Pero no somos del mundo. ¡El mundo entero está en
tinieblas, pero Dios nos ha librado del poder de las tinieblas, y nos ha trasladado al Reino de Su
amado Hijo (Colosenses 1:13)! ¡Esa es nuestra herencia!

Ahora echemos un vistazo a Colosenses 2.

Y cuando estabais muertos en vuestros delitos y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida
juntamente con El, habiéndonos perdonado todos los delitos, habiendo cancelado el documento de
deuda que consistía en decretos contra nosotros y que nos era adverso, y lo ha quitado de en medio,
clavándolo en la cruz. Y habiendo despojado a los poderes y autoridades, hizo de ellos un
espectáculo público, triunfando sobre ellos por medio de Él.

—Colosenses 2: 13-15
¡Aleluya! Somos los triunfantes por lo que hizo Jesús. Él no lo hizo por sí mismo; Él no lo
necesitaba. Lo que Jesús hizo, lo hizo por mí. Lo hizo por ti. ¡Lo hizo por nosotros! Se convirtió
en nuestro sustituto. Él tomó nuestro lugar. Y cuando derrotó al enemigo, alaba a Dios, fue
escrito para nuestro crédito que derrotamos al enemigo en Él. Por lo tanto, tenemos la
autoridad para decirle a Satanás que retire sus manos de lo que nos pertenece, incluidas nuestras
finanzas.

Sin embargo, algunas personas están hablando sobre la Iglesia “en guerra”. ¡Ellos no saben que
Jesús ya ha azotado a Satanás!

“Sí”, dijo alguien, “pero, ¿no sabes que Pablo le dijo a Timoteo que fuera un buen soldado [2
Tim. 2:3]? Por lo tanto, somos soldados y estamos en el ejército”.

Sí, ¡pero es un ejército de ocupación! En otras palabras, simplemente venimos a “limpiar” detrás
de lo que Jesús ya ganó. ¡Aleluya!

¡Es una Iglesia triunfante, no una Iglesia en guerra!

Usted ve, Jesús hizo una demostración de principados y poderes abiertamente. Es decir, Él hizo
una demostración de ellos ante tres mundos: el cielo, la tierra y el infierno, triunfando sobre
estos poderes a través de la Cruz (Colosenses 2:15).

La Palabra declara que somos más que vencedores y que hemos vencido al mundo a través de
Jesucristo. La Palabra declara que somos redimidos de la maldición de la Ley, de la pobreza, la
enfermedad y la muerte espiritual.

La Palabra también dice que se nos ha dado autoridad sobre el diablo en el Nombre de Jesús y
que podemos usar esa autoridad y reclamar que nuestras necesidades financieras se han
cumplido. Así que aprende a pensar y hablar de acuerdo con lo que dice la Palabra. Puede tener
lo que la Palabra dice que puede tener, y usted es quien dice la Palabra que usted es. ¡Has nacido
de Dios!

Hijos míos, VOSOTROS SOIS DE DIOS y los habéis vencido, porque mayor es el que está en
vosotros que el que está en el mundo.

—1 Juan 4: 4

Ahora en el Antiguo Testamento, hay largas páginas de genealogía, y era necesario que los
israelitas registraran su genealogía. Hubo páginas y páginas de “tal y como se originó tal y tal”
(¡todos esos nombres que apenas puedes pronunciar!).
Después de un tiempo, puedes cansarte de leer todos esos nombres, ¡y solo quieres saltarlos y
comenzar a leer algo más!

Pero en el Nuevo Testamento, podemos escribir nuestra genealogía en cuatro pequeñas


palabras: “Yo soy de Dios”. ¡Aleluya! Si has nacido de nuevo, di esto en voz alta: “¡Soy de Dios!”
(1 Juan 4: 4).

Mira en Primero a Juan otra vez en el tercero.

Mirad cuán gran amor nos ha otorgado el Padre, para que seamos llamados HIJOS DE DIOS;
y eso somos. Por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a Él.

—1 Juan 3: 1

¡Eso es lo que somos! Sabemos exactamente quiénes somos. Según la Palabra, somos “de Dios”!
Somos hijos de Dios. Somos criaturas nuevas en Cristo Jesús. Su Espíritu da testimonio con
nuestro espíritu de que somos hijos de Dios (Romanos 8:16).

Alabado sea Dios, “Vosotros sois de Dios, hijitos...” (1 Juan 4: 4).

¡Esa es nuestra genealogía!

¡Los nacidos de Dios son vencedores!

Ahora mire la siguiente declaración en 1 Juan 4: 4: “...y los habéis vencido...” ¿Vencido a quién?
A todos esos demonios y espíritus malignos de los que habló Juan en los versículos 1 al 3. Dijo:
“Los han vencido”.

“Bueno”, alguien preguntó, “si los he vencido, ¿por qué tengo tantos problemas con ellos?”
¡Porque no sabes que los venciste! Y porque no lo sabes, ¡no actúas en consecuencia!

Fíjate que no dijo que ibas a vencerlos. Este verso dice claramente, que los hemos vencido. Eso
es tiempo pasado:

“...[vosotros] los habéis vencido...” (1 Juan 4: 4). ¿Cómo puede ser? Debido al resto de ese
verso: ¡Los has superado porque mayor es el que está en ti que el que está en el mundo!

Vosotros sois de Dios, hijitos, y los habéis vencido: PORQUE MAYOR ES EL QUE ESTÁ EN
USTEDES, QUE EL QUE ESTÁ EN EL MUNDO.

—1 Juan 4: 4
Pablo escribió a la Iglesia en Colosas y dijo que es “...Cristo en ustedes, la esperanza de gloria”
(Colosenses 1:27).

A quien Dios le daría a conocer las RIQUEZAS DE LA GLORIA DE ESTE MISTERIO entre
los gentiles; que es Cristo en vosotros, la esperanza de la gloria.

—Colosenses 1:27

Este es el misterio: a través del Espíritu Santo, Cristo mora en nosotros y somos el Cuerpo de
Cristo. Él es la Cabeza, y nosotros somos el Cuerpo.

Ahora, ¿puede tu cabeza tener una experiencia y tu cuerpo otra experiencia? No es imposible.
De la misma manera, la victoria del Señor Jesús es nuestra victoria. Cuando venció a los
demonios y los espíritus malignos y los desestimó, todo eso está marcado para nuestro crédito.
Fíjate que dice: “Vosotros los habéis vencido...” (1 Juan 4: 4).

Entonces, ¿por qué la gente tiene tantos problemas con los espíritus malignos?

Debido a su pensamiento equivocado! No saben que en Cristo han vencido a los demonios y
los espíritus malignos. Y porque no lo saben, no actúan en consecuencia. Pero los creyentes
tienen autoridad sobre Satanás. Solo necesitan creer y ejercer esa autoridad en cada área de sus
vidas, incluyendo el área de finanzas.

Jesús derrotó las obras del diablo


—incluyendo la pobreza y la escasez

Hay otro pasaje de las Escrituras que nos ayudaría a pensar en esta línea.

Y ni mi mensaje ni mi predicación fueron con palabras persuasivas de sabiduría, sino con


demostración del Espíritu y de poder, para que vuestra fe no descanse en la sabiduría de los
hombres, sino en el poder de Dios. Sin embargo, hablamos sabiduría entre los que han alcanzado
madurez; pero una sabiduría no de este siglo, ni de los gobernantes de este siglo, QUE VAN
DESAPARECIENDO...

—1 Corintios 2: 4-6

Recuerda lo que leemos en Colosenses 2:15: “Y habiendo echado a perder a los principados y
poderes, hizo una demostración de ellos abiertamente, triunfando sobre ellos”.
¡Jesús arruinó principados y poderes! Si te fijas en el margen de una buena Biblia de referencia,
te dirá: “Despojó a los principados y a sus poderes”. Los redujo a nada.

En otras palabras, Él los redujo a nada en cuanto a que pudieran dominarnos. Por lo tanto,
tampoco nos pueden dominar financieramente.

Dado que estos principados y poderes están destronados, ¿por qué entonces siguen
gobernando en el mundo? Porque el mundo no sabe que están destronados. ¡Ellos no lo saben,
y, por lo tanto, no pueden actuar sobre eso!

¡Esa es la razón por la que Jesús dijo que fue ungido por el Espíritu (y nosotros también) para
predicar la liberación!

Alguien preguntó: “¿Qué quieres decir con predicar la liberación?”

Predique a los cautivos, “¡Estás liberado! ¡Jesús te liberó! ¡Estos poderes se han desestimado!
¡Son poderes destronados!”

Vosotros sois de Dios, hijitos, y LOS HAN VENCIDO: porque mayor es el que está en ti, que el
que está en el mundo.

—1 Juan 4: 4

“Bueno, estoy tratando de vencerlos”, dijo alguien.

No, no lo intentes. Simplemente aceptas por fe lo que Jesús hizo.

Lo que hizo, lo hizo por ti! La victoria de Cristo es tu victoria.

¡Gloria a Dios!

Ejercer nuestra autoridad

Por eso, cuando el Señor me dijo que reclamara el dinero que necesitaba, entendí a qué se
refería. Me estaba diciendo que creyera y ejerciera mi autoridad espiritual en el área de las
finanzas.

El Señor me había dicho: “El dinero que necesitas no está aquí en el cielo. No tengo dinero
aquí. El dinero que necesitas está ahí. Es Satanás quien está evitando que venga, no yo. Satanás
se quedará allí hasta que el contrato de Adán se agote”.
(Entonces, gracias a Dios, Satanás será puesto en el pozo sin fondo por un tiempo, y finalmente
será arrojado al lago de fuego). El Señor me dijo: “No ores por el dinero como tú lo has sido.
Lo que sea que necesite, reclame en nombre de Jesús. Y luego dice: 'Satanás, quita tus manos
de mi dinero'. Y luego diga: 'Vayan, espíritus ministradores, y hagan que venga el dinero”.

Esto fue en 1950. Y desde ese día hasta ahora, no he orado por el dinero. Estoy hablando de mí
individualmente, personalmente. Ahora, cuando se trata de RHEMA Bible Training Center
(Centro de Entrenamiento Bíblico Rhema), eso es algo diferente. Presentamos las necesidades
del centro de capacitación a las personas para que nos ayuden, porque no es solo mi
responsabilidad.

Es lo mismo con la iglesia local. No es solo responsabilidad de una persona. Todos debemos
creer a Dios, no solo al pastor.

Y, sin embargo, justo en el otro lado, el pastor también tiene una responsabilidad, porque está
en autoridad. Él tiene que hacer ciertas cosas y tomar ciertas decisiones en la iglesia. Y eso es
una gran responsabilidad.

Los ángeles son espíritus ministrantes

En 1950, cuando comencé a ver cómo funcionaba la fe en el área de las finanzas, todo era nuevo
para mí.

De hecho, le dije al Señor: “¿Qué quieres decir? Puedo entender la parte sobre cómo podemos
ejercer la autoridad sobre el enemigo, reclamar las finanzas que necesitamos y decirle a Satanás:
'Quita tus manos de mi dinero'. Pero, ¿a qué te refieres con la parte, 've, ministrando espíritus
y haz que venga el dinero'?”

El Señor dijo: “¿Nunca leyeron en Mi Palabra donde dice que los ángeles son espíritus
ministradores enviados a ministrar a aquellos que son herederos de la salvación?” (Hebreos
1:14).

Porque pensé que decía “ministrarnos”, tenía que sacar mi Biblia y leerla. ¿No es extraño cómo
podemos leer las Escrituras durante años y años, y leer bien las cosas y no entender lo que dice
la Palabra?

Pero, ¿a cuál de los ángeles ha dicho jamás: Siéntate a mi diestra hasta que ponga a tus enemigos
por estrado de tus pies? ¿No son todos ellos espíritus ministradores, enviados para servir POR
causa de los que heredarán la salvación?

—Hebreos 1: 13,14
Note que el versículo 13 dice: “Pero a cuál de los ÁNGELES...” Entonces, él está hablando
acerca de los ángeles. Ahora mire el versículo 14: “¿No son todos espíritus ministradores...?”

Ahora note lo que decía. “¿No son TODOS [¿Cuántos de ellos? Todos ellos] espíritus
ministradores...?”

Son seres espirituales. Ellos son “...espíritus ministradores, enviados a ministrar POR los que
serán HEREDEROS DE SALVACIÓN” (Hebreos 1:14).

Bueno, eso somos nosotros! Estos ángeles son espíritus ministradores que son enviados a
ministrar por nosotros. “Para” nosotros significa que fueron enviados a hacer algo por
nosotros.

Ahora, en el reino de Satanás, podríamos decir que Satanás es el jefe. Y, verás, todos estos
demonios y otros espíritus están haciendo su trabajo. Escuchas a la gente decir a veces: “Satanás
me influyó para hacer eso”. Bueno, podría no haber estado presente en ese momento, pero uno
de sus embajadores fue. Estos demonios y espíritus malignos influyen en las personas. Incluso
influirán en los cristianos, si los cristianos los dejan.

Bueno, así como los espíritus demoníacos influyen en las personas, los buenos espíritus o los
espíritus ministrantes también pueden influir en las personas.

Pongo en práctica lo que recibí

Después de que el Señor me mostró esto, fui a la iglesia donde estaba celebrando la reunión y
me quedé allí en la plataforma. Seré honesto contigo, ya que esta fue una nueva revelación para
mí, me temblaban las rodillas.

Estaba temblando, no porque tuviera miedo como si alguien tuviera miedo de una serpiente
de cascabel o de una tormenta fuerte. Estoy hablando de un santo temor reverencial. Recuerde
que el apóstol Pablo dijo: “Y yo estaba con ustedes en... temor, y temblando” (1 Corintios 2:3).
Lo que experimenté fue algo completamente diferente de atormentar el miedo.

Era un temor santo.

Verás, lo que el Señor me había mostrado era nuevo para mí, y mi cabeza me decía: “Eso no va
a funcionar”. Me quedé en la plataforma y dije en privado: “Bueno, ahora, veamos. Se necesitan
$150 por semana para cubrir mi presupuesto”. (Eso no suena grande ahora, pero eso era grande
entonces).
Se suponía que debía estar en esa iglesia una semana. Así que dije: “En el nombre de Jesús,
reclamo $150 esta semana”. Y luego dije: “Satanás, quita tus manos de mi dinero en el Nombre
de Jesús”. Luego también dije: “Espíritus ministradores, vayan y hagan que venga el dinero”.
Eso es todo, eso es todo lo que hice.

Más tarde, le dije al pastor: “Ahora, hermano, no hagas ninguna petición especial por el dinero.
Cuando te prepares para aceptar mi ofrenda, solo habla lo menos que puedas. No digas mucho
al respecto”.

“Bueno”, me dijo el pastor, “conoces nuestra costumbre. Tomamos una ofrenda los martes,
viernes y domingos por la noche para el evangelista. Estamos acostumbrados a asumir ofrendas
de compromiso. Si solo digo: 'Esta es la ofrenda del hermano Hagin' y paso el plato, no recibirás
más que unos centavos”.

Le dije: “Si solo consigo un centavo, no me oirás decir una palabra”.

Yo había predicado en esa misma iglesia un año antes. Este fue un pastor diferente esta vez, y la
única otra diferencia en la iglesia fue que tuvieron dos miembros más de la iglesia este año que
el año anterior. La iglesia era aproximadamente del mismo tamaño. No habían salvado a nadie.

El año pasado cuando prediqué en esta iglesia, me pagaron $57.15 por semana durante dos
semanas. Eso es $114.30 total. Y cuando me dieron esa ofrenda, ¡pensaron que habían llegado
a la luna!

El pastor que estaba allí entonces había tomado hasta treinta o cuarenta minutos para esa
ofrenda, diciendo: “¿Quién le dará otro dólar…?” (No me malinterpretes. Está bien si el Señor
te guía a hacer eso. De hecho, a veces me han ungido para aceptar tal ofrenda).

Pero ahora que había visto cómo funcionaba la fe para las finanzas, le dije a este pastor: “No
aceptes ninguna promesa”.

“Bueno, uh... si así es como lo quieres”, dijo el pastor.

“Así es como lo quiero”.

La reunión comenzó y fue bien, y el pastor me preguntó: “¿Podrías quedarte más tiempo?”

Le dije: “Tengo otra reunión por venir, pero me iba a tomar un poco de descanso entre las
reuniones para ir a casa”.
Pero en el transcurso del tiempo, me convenció para que me quedara hasta la noche del
miércoles de la semana siguiente, lo que nos dio una reunión de diez días.

Así que cambié la cantidad que reclamé, la cantidad que necesitaba para cumplir con mi
presupuesto. En lugar de $150, ahora reclamaba $200. Yo no oré por eso. Reclamé lo que
necesitaba en Jesús.

Nombré y dije: “Satanás, quita tus manos de mis finanzas”.

Entonces agregue: "Vamos, espíritus ministradores; hagan que venga el dinero”.

Al final de la reunión, el pastor contó las ofrendas recogidas para mí y descubrió que la cantidad
que había ingresado era de $243.15. Él estaba asombrado. “Eso es mejor que cualquier cosa que
haya visto”, dijo. “Es lo más que hemos recopilado. Y no hay ningún tirón, ¡acabamos de pasar
el plato!”

Ahora mi experiencia de mudarme a la prosperidad no sucedió de la noche a la mañana. A


partir de ese momento, hice el mismo pedido a cada pastor por el que prediqué. El resultado
fue el mismo. Sin énfasis ni presión, la cantidad de mis ofrendas comenzó a aumentar y se
cumplieron las necesidades de mi familia y mi ministerio.

Comencé a poner en práctica la revelación que el Señor me había dado. Cada vez que recibes
una revelación de Dios, no solo corras y la prediques. Aunque el Señor me mostró esa
revelación en 1950, no comencé a predicarla hasta cuatro años después, en 1954.

Probar todas las cosas

Si recibe alguna revelación de Dios, amigos, verifíquenla de acuerdo con la Palabra y luego
póngala en práctica antes de comenzar a predicarla. Si no funciona para usted, no funcionará
para nadie más.

Entonces, no solo eso, comparta su revelación con aquellos que están sobre usted y que son
más maduros en el ministerio.

En diciembre de 1954, sostuve una reunión para el Hermano A. A. Swift en Nueva Jersey, justo
al otro lado del río desde Nueva York. Fue ministro de las Asambleas de Dios y presbítero
ejecutivo de la denominación de las Asambleas de Dios. Tenía más de 70 años en ese momento
y había servido como misionero en China. Más tarde supervisó una escuela bíblica pentecostal
durante casi diecisiete años.
Me quedé con el hermano Swift en su casa parroquial y tuve maravillosos momentos de
comunión con él. Respetando su madurez y experiencia, comencé a compartir un poco de lo
que Dios me había mostrado y puesto en mi corazón. Después de un rato, dijo: “Veo que el
Señor te ha estado hablando. Recibí esa revelación en 1911 en China”.

El hermano Swift sacó sus notas sobre el tema de la prosperidad y me las dio. Encajan
perfectamente con lo que yo había recibido del Señor. Más tarde escribí un libro titulado
Redimido de la maldición de la pobreza, la enfermedad y la muerte espiritual, basado en parte
en las excelentes notas de estudio que me dio.

Cuando mi reunión en la iglesia del Hermano Swift terminó y nos despedimos, este respetado
hombre de Dios me dijo: “¡Hermano Hagin, predique ese mensaje donde quiera que vaya!”

Así que comencé a incluir un mensaje sobre el tema de la prosperidad en algunas de mis
reuniones de avivamiento. En algunos lugares, la mentalidad de pobreza era tan fuerte que mi
mensaje no fue bien recibido.

Pero en algunos lugares, las personas estaban intrigadas y hambrientas por la exposición de la
Palabra sobre este tema. También hubo un gran interés entre algunos de los ministros que
conocí.

Un pastor escuchó con gran atención mientras compartía lo que me había revelado acerca de
cómo los creyentes podían reclamar las finanzas que necesitaban en base a la Palabra de Dios.
Era un señor mayor que había dedicado su vida al ministerio. La mayor parte del tiempo, él y
su familia habían vivido en una situación de extrema pobreza, con ropa gastada, un montón de
coches y una vieja casa en ruinas.

Mientras hablaba, las lágrimas brotaron de sus ojos y corrieron por su rostro.

“¿Lo ves, mi hermano?” Yo pregunté.

Lentamente negó con la cabeza y dijo con tristeza: “Oh, hermano Hagin, desearía poder creer
que Dios quería que yo tuviera algo”.

Cuánto más

Desearía que él también lo hubiera creído. Era un buen hombre, honesto y sincero. Quién sabe
qué podría haber logrado para el Reino de Dios si hubiera tenido más recursos.

Pensé en lo que Jesús dijo en el Sermón del Monte.


“Si entonces, siendo malvados, sabed cómo dar buenos regalos a sus hijos, ¿CUÁNTO MÁS
les dará a su Padre que está en el cielo cosas buenas a los que le piden?” (Mateo 7:11).

¿Cuántos padres quieren que sus hijos pasen por la vida en pobreza y en necesidad y en
necesidad? No, los padres se esforzarán al máximo para ver que sus hijos reciban una mejor
educación, reciban atención especial y tengan más de lo que los propios padres tenían. Ellos
quieren que sus hijos tengan cosas buenas.

Jesús dijo: “¿Crees que Dios hará menos por sus hijos que un padre terrenal? No, Él dará
buenas cosas a los que le pidan”.

La fe en Dios y en Su Palabra sobre la que se actúa traerá resultados en todo momento. Podría
contarles historia tras historia de cómo la Palabra funcionó para mí incluso en medio de
circunstancias extremas.

Sin embargo, hay un lado del hombre y un lado de Dios para recibir las bendiciones de Dios.
Recuerda que leemos Isaías 1:19: “Si queréis y seréis obedientes, comeréis el bien de la tierra”.

Antes de que pueda ejercer efectivamente su fe para las finanzas o cualquiera de las bendiciones
de Dios, debe estar dispuesto y ser obediente. Entonces debes pensar y creer en línea con la
Palabra de Dios y caminar a la luz de ella. Cuando lo haga, su fe traerá a la manifestación lo que
Dios le ha provisto en Su gran plan de redención.
3

¿Jesús fue Pobre?


Uno de los argumentos utilizados por aquellos que se oponen a la idea de prosperidad material
para los cristianos es que Jesús fue pobre durante el tiempo que vivió en la tierra. Dicen que
vivió una vida empobrecida desde el momento en que nació en un establo y se acostó en un
pesebre, durante todo su ministerio cuando no tenía hogar, hasta que fue crucificado y
enterrado en una tumba prestada.

La idea de la pobreza de Jesús se ha repetido con tanta frecuencia y se ha transmitido durante


tanto tiempo que la mayoría de las personas nunca se detienen para cuestionarla y ver si es
válida en las Escrituras. Pero eso no lo hace correcto. De hecho, creo que esta enseñanza
comúnmente aceptada es totalmente contraria a la enseñanza clara de las Escrituras.

La verdad es que de ninguna manera Jesús vivió una vida “indigente, inferior, indigente,
necesitada, empobrecida, débil, lamentable, carente, insuficiente”. Esos términos se usan todos
al definir el significado de la palabra “pobre”.

Sí, la noche en que nació Jesús, José y María tuvieron que refugiarse en un establo. Envolvieron
a Jesús en pañales y lo pusieron en un pesebre. Pero en ninguna parte de las cuentas del
Evangelio dice que estaban en el establo porque no tenían suficiente dinero para alquilar una
habitación.

En ese momento en particular, tantas personas se habían reunido en la pequeña ciudad de


Belén para el censo de impuestos decretado por el emperador romano, César Augusto, que no
había lugar en la posada. En otras palabras, para cuando llegaron José y María, cada motel tenía
un letrero de No Vacante. Por lo tanto, no tener una habitación en Belén superpoblada no es
un indicio de pobreza.

A continuación, veamos las dos escrituras principales que se usan para corroborar la idea de
que Jesús era pobre.

Y Jesús le dijo: Los zorros tienen guaridas, y las aves del cielo tienen nidos; mas el Hijo del hombre
no tiene dónde recostar su cabeza.

—Lucas 9:58
Porque sabéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que aunque era rico, por sus palabras se hizo
pobre, para que por su pobreza seáis enriquecidos.

—2 Corintios 8: 9

El verso en Lucas a menudo se interpreta como que Jesús vivió una vida tan empobrecida que
nunca tuvo un hogar o un lugar donde quedarse después de comenzar su ministerio terrenal.
Veremos más de cerca el verdadero significado de este verso un poco más adelante en este
capítulo.

¿Cuándo Jesús se hizo pobre?

El pasaje en 2 Corintios declara innegablemente que Jesús se hizo pobre y experimentó la


pobreza. ¿Pero cuando? ¿Fue durante toda su vida terrenal? ¿Durante sus años de ministerio?

¿Exactamente cuándo Jesús se hizo pobre?

Les sugiero que Jesús no fue un hombre pobre durante los treinta y tres años de su vida terrenal,
incluidos los tres años de su ministerio terrenal. Él se hizo pobre en la cruz cuando se convirtió
en nuestro sustituto y pagó la pena y el precio por nuestro pecado.

Isaías 53, el gran capítulo de sustitución de la Biblia, habla de cómo Jesús cargó con nuestros
pecados y todo lo relacionado con ellos. Jesús asumió lo que nos pertenecía para que
pudiéramos recibir lo que le pertenece a él.

Ciertamente El llevó nuestras ENFERMEDADES [la palabra traducida como “enfermedades”


es la palabra hebrea “choli”, que significa enfermedades], y cargó con nuestros DOLORES [esta
es la palabra hebrea “makob”, que significa dolores]; con todo, nosotros le tuvimos por azotado,
por herido de Dios y afligido. Mas Él fue herido por nuestras transgresiones, molido por nuestras
iniquidades. EL CASTIGO, POR NUESTRA PAZ, cayó sobre El, y por sus heridas hemos sido
sanados. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, nos apartamos cada cual por su camino;
pero el Señor hizo que cayera sobre El la iniquidad de todos nosotros... Pero quiso el Señor
quebrantarle, sometiéndole a padecimiento [La Biblia Amplificada dice: “Lo ha puesto en pena
y lo ha puesto enfermo”]. Cuando Él se entregue a sí mismo como ofrenda de expiación, verá a
su descendencia, prolongará sus días, y la voluntad del Señor en su mano prosperará.

—Isaías 53: 4-6,10

La palabra traducida “paz” en el versículo 5 es la palabra hebrea “shalom”, que tiene los
siguientes significados y connotaciones: seguro, bueno, feliz, bienestar, salud, prosperidad y
descanso. En otras palabras, este pasaje nos dice que Dios le permitió a Jesús cargar con nuestros
pecados y enfermedades para que, por medio de sus heridas, pudiéramos tener sanidad, paz,
seguridad, bienestar, felicidad, descanso y prosperidad.

Hay otros versos importantes “sustitutivos” a considerar.

Porque él [Dios] lo ha hecho [a Jesús] PECADO por nosotros, al que no conoció pecado; para que
podamos ser hechos la JUSTICIA de Dios en él.

—2 Corintios 5:21

Cristo nos ha redimido de la maldición de la ley, se ha hecho una maldición para nosotros: porque
está escrito: Todo maldito es el que cuelga de un árbol: para que LA BENDICION de Abraham
venga sobre los gentiles a través de Jesucristo; para que podamos recibir la promesa del Espíritu
por medio de la fe.

—Gálatas 3: 13-14

En el Calvario, Cristo tomó la enfermedad para brindarnos salud. Él fue hecho pecado para
que nosotros pudiéramos ser hechos la justicia de Dios. Él fue hecho una maldición para que
pudiéramos recibir la bendición.

Miremos de nuevo en 2 Corintios 8: 9. “Porque sabéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo,


que, aunque era rico, a pesar de tus palabras, se volvió POBRE, para que a través de su
POBREZA pudieseis ser RICOS”.

Vemos que por su sacrificio en la cruz, Jesús tomó nuestra pobreza para proporcionarnos las
riquezas de su gracia. ¡Se hizo pobre para que pudiéramos ser ricos, lo que significa una
provisión abundante!

¿Cuándo tomó Jesús el pecado, la enfermedad, la maldición y la pobreza?

¡En la Cruz! Él hizo esto para que pudiéramos recibir salud, justicia, bendición y prosperidad.
Él tomó el castigo que nos pertenecía para que pudiéramos recibir las bendiciones que le
pertenecen.

La razón por la que estoy tan seguro de que esto es lo que dicen las Escrituras es que los
Evangelios, cuando se examinan y dividen correctamente, no representan a Jesús como un
individuo asolado por la pobreza. Por el contrario, se ve a Jesús como un Hombre cuyas
necesidades fueron satisfechas y que participó regularmente para satisfacer las necesidades de
los demás.
Regalos del tesoro

Empecemos por el principio de la vida de Jesús. Como un niño muy pequeño, Jesús recibió
algunos regalos muy costosos y valiosos de los magos, o magos, que viajaron desde Persia para
encontrar y adorar al recién nacido "Rey de los judíos", cuya estrella habían visto en el este. El
relato del Evangelio deja en claro que los regalos que trajeron para presentar a Jesús no eran solo
baratijas baratas.

Y cuando entraron en la casa, vieron al niño con María, su madre, y se postraron y lo adoraron:
y cuando abrieron sus tesoros, le presentaron regalos; Oro, e incienso, y mirra.

—Mateo 2:11

Otras traducciones del mismo verso confirman que los hombres sabios trajeron regalos ricos y
valiosos. La traducción de Williams se refiere a sus "bolsas de tesoros", y la Biblia Amplificada
dice “bolsas de tesoros”. La traducción en Lenguaje Moderno dice "cofres del tesoro", el Nuevo
Testamento del Siglo XX dice "tesoros", mientras que la traducción de Knox la convierte en
"almacén de tesoros".

El rey Herodes, a quien las autoridades romanas habían permitido que fuera el gobernante
judío local, se puso muy celoso y sospechoso del rey infante que posiblemente algún día lo
destronaría. Así que ordenó la matanza de todos los niños varones en la región de Belén que
tenían dos años o menos.

Al ser advertido por un ángel en un sueño, José tomó a María y al niño Jesús y huyó de noche,
haciendo el largo viaje a Egipto. Por lo tanto, es posible, incluso probable, que la "prosperidad"
de los regalos de los hombres sabios haya ayudado a la familia de Jesús en el traslado a Egipto y
tal vez los haya sostenido todos los meses que estuvieron allí.

Jesús tuvo socios de ministerio

Cuando Jesús lanzó su ministerio público, llamó a doce discípulos a viajar con él. Durante tres
años, él y su pequeña banda viajaron por toda Palestina, por toda la región de Galilea, por el río
Jordán hasta las colinas de Judea y hasta Jerusalén.

Incluso en aquellos días, cuando viajar significaba caminar o montar a un animal, a veces
dormir bajo el cielo abierto o buscar refugio en las casas de amigos, mantener que muchas
personas en la carretera debían implicar un gasto considerable. La comida y la ropa para una
docena o más de personas, día tras día, semana tras semana, requerían que Jesús tuviera fondos
suficientes para pagarlos.
¿De dónde proviene el dinero? La Biblia nos dice que Jesús tenía compañeros de ministerio
que ayudaron a proporcionar su apoyo.

Aconteció después, que Jesús iba por todas las ciudades y aldeas, predicando y anunciando el
evangelio del reino de Dios, y los doce con él, y algunas mujeres que habían sido sanadas de
espíritus malos y de enfermedades: María, que se llamaba Magdalena, de la que habían salido
siete demonios, Juana, mujer de Chuza intendente de Herodes, y Susana, Y OTRAS MUCHAS
QUE LE SERVÍAN DE SUS BIENES.

—Lucas 8: 1-3

Observe cómo el versículo 3 se lee en otras traducciones.

La versión de Wuest dice: "...y otros, muchos de ellos, que eran de una naturaleza tal que
ELLOS CONTINUARON MINISTRÁNDOLOS con comida y las otras necesidades de la
vida fuera de sus posesiones". La traducción de Williams traduce el verso "... y muchas otras
mujeres, que CONTINUARON PARA CONTRIBUIR A SUS NECESIDADES fuera de
sus medios personales". La traducción de Phillips dice: "... y muchos otros que UTILIZARON
PARA MIRAR DESPUÉS DE SU COMODIDAD [DE JESÚS] de sus propios recursos".

¿Suena esto como que Jesús y sus discípulos eran pobres e indigentes, una banda viajera de
mendigos que vivían de la tierra, mano a boca? Absolutamente no. Sus necesidades fueron
satisfechas a través de la generosidad de muchos socios que apoyaron fiel y consistentemente el
ministerio de Jesús financieramente.

¿Jesús no tenía hogar?

Al contrario del pensamiento tradicional, Jesús sí tenía un lugar de residencia. El pasaje más
frecuentemente citado por personas en un intento de probar que Jesús nunca fue propietario
de una casa o tenía una residencia se encuentra en el capítulo 9 de Lucas. Leamos todos los
versículos relacionados en contexto.

A medida que se acercaba el tiempo para que lo llevaran al cielo, Jesús se dirigió resueltamente a
Jerusalén. Y envió mensajeros, que entraron en una aldea samaritana para preparar las cosas
para él; pero la gente de allí no le dio la bienvenida, porque se dirigía a Jerusalén. Cuando los
discípulos Santiago y Juan vieron esto, preguntaron: "Señor, ¿quieres que llamemos fuego del cielo
para destruirlos?" Pero Jesús se volvió y los reprendió, y se fueron a otra aldea. Mientras
caminaban por el camino, un hombre le dijo: "Te seguiré dondequiera que vayas". Jesús
respondió: "Los zorros tienen agujeros y los pájaros del aire tienen nidos, pero el Hijo del Hombre
no tiene lugar para recostar su cabeza". —Lucas 9: 51-58 (MV)
Al leer en contexto, aprendemos que en el versículo 58 Jesús simplemente estaba diciendo: "En
este momento de mi vida, estoy en movimiento. Estoy avanzando en mi camino para cumplir
mi misión. No me estoy conformando con esto. Tierra, pero estoy en camino a ser llevada al
cielo".

Note que hay otras escrituras que parecen indicar que Jesús tuvo un hogar o residencia terrenal.

Cuando Jesús se enteró de que habían encarcelado a Juan, regresó a Galilea. Saliendo de Nazaret,
fue y vivió en Capernaum, que estaba junto al lago en el área de Zebulón y Neftalí...

—Mateo 4:12,13 (NVI)

La traducción de Williams del versículo 13 dice: "Pero se fue de Nazaret y se estableció en


Capernaum..." Wuest presenta el mismo verso: "Y habiendo abandonado Nazaret... estableció
su hogar permanente en Capernaum...".

Ahora mira a Mateo 9: 1. Dice: "Jesús subió a un bote, cruzó y llegó a su propia ciudad" (NVI).

Williams traduce este verso: "Y se subió a un bote y cruzó al otro lado, y se fue a su ciudad
natal". La versión de Wuest dice: "Y después de haber subido al barco, cruzó y entró en su
propia ciudad".

¿Cómo alguien tiene su "propia ciudad" y su "ciudad natal" a menos que él viva allí? ¿Y cómo
vive allí a menos que tenga un lugar para vivir?

Marcos 2:1 también es muy interesante. Lee: "Unos días después, cuando Jesús entró
nuevamente en Capernaum, la gente escuchó que había regresado a casa" (NVI).

En la versión de Williams, el versículo dice: "Después de algunos días regresó a Capernaum y se


informó que estaba en casa". La traducción de Wuest dice: "Y habiendo vuelto a entrar en
Capernaum, después de algunos días se supo que estaba en casa".

Jesús no podía "volver a casa" o ser reportado como "en casa" si Él no tuviera un hogar.

El argumento de que Jesús no tenía un hogar no puede usarse como prueba de la pobreza de
Jesús porque las Escrituras indican que Jesús sí tuvo un hogar.
Pesca de oro

Hay otras indicaciones bíblicas de que Jesús no vivió una vida golpeada por la pobreza. Por
ejemplo, cuando fue necesario, el poder milagroso de Dios operó a través de Jesús para satisfacer
sus necesidades y las necesidades materiales de los demás.

Cuando llegaron a Capemaum, los cobradores del impuesto del medio shekel se acercaron a Pedro
y le dijeron: "¿No paga el maestro el impuesto?" Él dijo que sí. Y cuando llegó a casa, Jesús le habló
primero y le dijo: "¿Qué piensas, Simón? ¿De quién cobran tributo o tributo los reyes de la tierra?
¿De sus hijos o de otros?" Y cuando dijo: "De los demás", Jesús le dijo: "Entonces los hijos son libres.
Sin embargo, no para ofenderlos, ve al mar y lanza un anzuelo, y toma el primer pez que
aparezca, y cuando abras su boca encontrarás un siclo; tómalo y dáselo por mí y por ti".

—Mateo 17: 24-27 (RSV)

Otros dos pasajes en Mateo también ilustran el poder de Dios para obrar los milagros y
satisfacer las necesidades materiales de las personas. Mateo 14: 15-21 cuenta la historia de la
alimentación de los cinco mil hombres con cinco panes y dos peces. Mateo 15: 32-39 relata la
historia de la alimentación de cuatro mil hombres con siete panes y unos pocos peces.

Durante su ministerio en la tierra, una y otra vez, Jesús demostró que los recursos necesarios
para satisfacer todas las necesidades estaban disponibles para él.

Ayudando a los pobres

Otra razón por la que creo que Jesús fue próspero es que la Biblia indica que el ministerio de
Jesús ayudó financieramente a los pobres con regularidad.

El relato del Apóstol Juan sobre la Última Cena es uno de los pasajes más poderosos y
conmovedores del Nuevo Testamento, lleno de eventos importantes y significativos. El
capítulo 13 de Juan dice que Jesús lavó los pies de sus discípulos, pronosticó su traición, dio el
nuevo mandamiento de amar a los demás y advirtió a Pedro de su inminente negación del
Señor.

Pero a veces las personas pasan por alto tres versículos muy importantes con respecto a Judas
que enfatizan el hecho de que el ministerio de Jesús tenía medios suficientes para ayudar
económicamente a los pobres, aparentemente de manera regular.

Cuando Satanás entró en Judas y lo puso en su corazón para traicionar a Jesús, se levantó de la
cena para salir. Juan 13 registra la historia.
... Entonces Jesús le dijo [a Judas]: Lo que tengas que hacer, hazlo rápido. Ahora ningún hombre
en la mesa sabía con qué intención se lo había dicho. Porque algunos de ellos pensaron, porque
Judas tenía la bolsa, que Jesús le había dicho: COMPRA LAS COSAS QUE NECESITAMOS
PARA LA FIESTA; O, QUE DEBERÍA DAR ALGO A LOS POBRES.

—Juan 13: 27-29

¿Por qué habrían pensado los otros discípulos que Judas iba a comprar algo o dar dinero a los
pobres a menos que fuera algo que le habían enviado a hacer antes, o tal vez tenía la costumbre
de hacerlo regularmente? Obviamente, ninguna de estas acciones posibles parecía inusual o
notable para los once, probablemente indicando que habían visto que ambas cosas ocurrieron
con cierta frecuencia en el pasado.

Comprar provisiones para un banquete y dar a los pobres fue aparentemente un hecho
ordinario para los discípulos. Y una persona no puede hacer nada de esto sin tener dinero.

Judas el tesorero

Sabemos que Jesús tenía algo de dinero, al menos, porque tenía un tesorero que malversaba
regularmente el dinero de los fondos que se le habían confiado.

Juan 12: 6 dice: "...Como guardián de la bolsa de dinero, él [Judas] solía ayudarse a sí mismo
con lo que se robaba" (NVI).

La traducción de Williams de Juan 12: 6 dice: "...como portador de la cartera para los Doce,
tenía la costumbre de tomar lo que se ponía en ella".

Creo que es razonable suponer que las personas pobres, sin dinero y sin recursos no tienen un
tesorero o una persona designada para cambiar su dinero. Jesús y los discípulos tenían fondos
suficientes para poner a alguien a cargo de manejarlos.

Además, la cuenta del Evangelio sugiere que había suficientes fondos en la tesorería para que
Judas pudiera robar algunos de vez en cuando sin que se notara de inmediato. Un tesorero no
podía malversar el dinero de la bolsa a menos que entrara una cantidad continua de dinero. Si
hubiera suficiente dinero en la bolsa para que Judas malversara regularmente y todavía tuviera
suficiente para sostener al grupo, Jesús no podría haber sido pobre.
Jesús se distinguió de los pobres

Durante una visita a la casa de Betania de Lázaro, Martha y María, Jesús dijo a los invitados
a la cena: "Siempre habrá pobres entre ustedes, pero no siempre me tendrán a mí".

Juan 12: 8 (NVI)

Note que Jesús no se llamó pobre. Él hizo una distinción definida entre los pobres y Él mismo.

Algunas personas han pensado erróneamente que esta declaración implicaba que Jesús estaba
diciendo que ayudar a los pobres no es importante. Sin embargo, la referencia del Antiguo
Testamento que estaba citando indica que esto no es lo que Jesús quiso decir.

Deuteronomio 15:11 dice: "Siempre habrá gente pobre en la tierra. Por lo tanto, te ordeno que
seas franco con tus hermanos y con los pobres y necesitados de tu tierra" (NVI).

En efecto, Jesús estaba diciendo: "Siempre habrá gente pobre que necesita ayuda, y deberías
ayudarlos tanto como puedan. Pero solo estaré aquí por muy poco tiempo, y esta mujer [que
ungió sus pies con ungüento caro] aprovechó una oportunidad muy limitada. Siempre tendrás
oportunidades para ayudar a los pobres, pero yo no estaré aquí mucho más tiempo".

El punto es que ni una sola vez Jesús se identificó como uno de los pobres. No dijo: "Siempre
habrá gente pobre como yo". En cambio, hizo una distinción definida entre los pobres y Él
mismo.

Perfume caro

Encontramos otra indicación bíblica de que Jesús no era pobre en el hecho de que no se
molestó lo más mínimo cuando se usaba un perfume que valía el salario de un año para ungir
Sus pies.

Examinemos esta historia como está escrita en el Evangelio de Lucas.

Seis días antes de la Pascua, Jesús llegó a Betania, donde vivía Lázaro, a quien Jesús había
resucitado de entre los muertos. Aquí se dio una cena en honor a Jesús. Martha sirvió, mientras
que Lázaro estaba entre los que estaban reclinados en la mesa con él. Entonces María tomó una
pinta de nardo puro, un perfume caro; lo derramó sobre los pies de Jesús y se secó los pies con el pelo.
Y la casa se llenó con la fragancia del perfume. Pero uno de sus discípulos, Judas Iscariote, quien
más tarde iba a traicionarlo, se opuso: "¿Por qué no se vendió este perfume y se dio el dinero a los
pobres? VALE EL SALARIO DE TODO UN AÑO". No dijo esto porque se preocupaba por los
pobres, sino porque era un ladrón; como guardián de la bolsa de dinero, solía ayudarse a sí mismo
con lo que se ponía en ella. "Déjala en paz", respondió Jesús. "La intención era que ella guardara
este perfume para el día de mi entierro. Siempre tendrás a los pobres entre ti, pero no siempre me
tendrás a mí".

—Juan 12: 1-8 (NVI)

Un hombre pobre, que no estaba acostumbrado a tener nada, probablemente no habría tenido
una actitud relajada ante el "salario de un año" que se derramaba sobre sus pies. Pero Jesús no
se sintió intimidado, preocupado o incómodo en lo más mínimo por el valor del perfume que
María usaba para ungir sus pies. ¿Cómo podría ser esto?

¡Considera quién fue realmente Jesús!

¡Jesús fue, y es, el Creador del universo y de este mundo! El Evangelio de Juan declara: "Todas
las cosas fueron hechas por él; y sin él, ninguna cosa fue hecha" (1: 3).

Colosenses 1:16 proclama: "Porque por él fueron creadas todas las cosas que están en el cielo y
que están en la tierra, visibles e invisibles, ya sean tronos, dominios, principados o potestades:
todas las cosas fueron creadas por él, y para él".

Ahora considere el verdadero hogar de Jesús, el lugar que Él creó para Sí mismo y, finalmente,
para que vivamos. Recuerde que todos se esfuerzan por hacer de su propio hogar un lugar que
se adapte a sus propios gustos, un lugar donde sea cómodo para vivir. El hogar de Jesús fue
descrito para nosotros en el libro de Apocalipsis.

... la Ciudad Santa, Jerusalén, bajando del cielo de Dios. Brillaba con la gloria de Dios, y su
brillo era como el de una joya muy preciosa, como un jaspe, claro como el cristal. Tenía un gran
muro alto con doce puertas. . . . La pared estaba hecha de jaspe, y la ciudad de oro puro, tan pura
como el vidrio. Los cimientos de las murallas de la ciudad estaban decorados con todo tipo de
piedras preciosas. . . . Las doce puertas eran doce perlas, cada puerta hecha de una sola perla. La
gran calle de la ciudad era de oro puro, como vidrio transparente.

—Apocalipsis 21: 10-12,18,19,21 (NVI)

¿Quién podría diseñar y crear una vivienda tan magnífica? El Salmo 24:10 nos da la respuesta:
"¿Quién es este Rey de gloria? El Señor de los ejércitos, él es el Rey de gloria".

Veamos algunos pasajes de la Biblia que nos ayudan a vislumbrar la majestad y el poder de Dios.
(Y recuerde, si estas cosas se dijeron de Dios, también pertenecen a Jesús. Juan 10:30 dice: "Yo
[Jesús] y mi Padre somos uno", y Juan 14: 9 dice: "... El que me ha visto a mi ha visto al Padre...".
Melquisedec se refirió a Dios como "...el Dios más alto, poseedor del cielo y de la tierra", Génesis
14:19

Moisés dijo que "...la tierra es del Señor", Éxodo 9:29

Josué dijo que Dios es "Señor de toda la tierra", Josué 3:11

El rey David dijo: "Tuyo, oh Señor, es la grandeza y el poder y la gloria y la majestad y el


esplendor, porque todo en el cielo y en la tierra es tuyo. Tuyo, oh Señor, es el reino; eres
exaltado como cabeza sobre Todo. La riqueza y el honor provienen de ti; tú eres el gobernante
de todas las cosas. En tus manos hay fuerza y poder para exaltar y dar fuerza a todos", 1 Crónicas
29: 11,12 (NVI)

Dios, hablando de Sí mismo a Job, dijo: "¿Quién tiene un reclamo contra mí que debo pagar?
Todo bajo el cielo me pertenece", Job 41:11 (NVI)

El salmista David declaró: "La tierra es de Jehová, y su plenitud; el mundo y los que en ella
habitan", Salmo 24: 1

David también dijo: "...la tierra está llena de tus riquezas", Salmo 104: 24

Dios dijo de sí mismo: "Porque todas las bestias del bosque son mías y el ganado sobre mil
colinas. Conozco todas las aves de las montañas; y las bestias salvajes del campo son mías. Si
tuviera hambre, no lo haría". Te digo: porque el mundo es mío, y su plenitud", Salmo 50: 10

Dios le dijo a Isaías: "... El cielo es mi trono, y la tierra es mi escabel", Isaías 66: 1

A través de Hageo, Dios dijo: "La plata es mía, y el oro es mío, dice el Señor de los ejércitos",
Hageo 2: 8

Zacarías se refirió a Dios como el "Señor de toda la tierra", Zacarías 4: 14; 6: 5

Pablo dijo dos veces en 1 Corintios 10, "... la tierra es del Señor, y su plenitud", 1 Corintios 10:
26,28

Escribiendo en Filipenses, Pablo dijo que Jesús, "estando en la forma de Dios, pensó que no era
un robo para ser igual a Dios: pero se hizo sin reputación, y tomó la forma de un siervo, y fue
hecho a semejanza de los hombres: y siendo encontrado como un hombre, se humilló a sí
mismo, y se hizo obediente hasta la muerte, incluso la muerte de la cruz. Por eso Dios también
lo ha exaltado en gran manera, y le ha dado un nombre que es sobre todo nombre: En el nombre
de Jesús, toda rodilla debe doblarse, de las cosas en el cielo y en la tierra y en la tierra; y toda
lengua debe confesar que Jesucristo es el Señor, para la gloria de Dios Padre", Filipenses 2: 6-11

Jesús estaba con el Padre en los albores de la creación y vivió en el cielo con el Padre y los ángeles.
Apocalipsis 21:21 dice que las calles del cielo son oro puro. ¡El oro para Jesús es lo que el asfalto
es para nosotros!

Jesús creó este mundo con todo su oro, plata, diamantes, rubíes, zafiros y todo tipo de recurso
natural. El ganado sobre mil colinas es suyo. Él lo creó al.

No es de extrañar que no le molestara lo más mínimo un poco de perfume que se derramaba


sobre sus pies.

Jesús nunca tuvo escasez

Al final del ministerio terrenal de Jesús, sus propios discípulos declararon que nunca les faltó
nada.

Entonces Jesús les preguntó: "Cuando te envié sin bolso, bolso o sandalias, ¿te faltó algo?" "Nada",
respondieron.

—Lucas 22:35 (NVI)

Si los discípulos declararon que no habían experimentado ninguna falta al realizar sus tareas de
ministerio, podemos asumir que tenían un suministro completo y una provisión abundante.
Por lo menos, tenían suficiente, un suministro adecuado para sus necesidades. ¡Y eso no es
pobre!

Jesús usó ropa bonita

Cuando Jesús fue crucificado, su ropa era lo suficientemente agradable como para que los
soldados los dividieran entre sí y apostaran por su abrigo.

Luego, cuando los soldados crucificaron a Jesús, tomaron sus vestiduras e hicieron cuatro partes,
a cada soldado una parte; y también su abrigo: ahora el abrigo era sin costura, tejido desde la
parte superior a lo largo. Dijeron, pues, entre ellos: No lo desgarremos, sino que echemos los lotes
por él, de quién será, para que se cumpla la Escritura, que dice: "Separaron mi ropa entre ellos, y
por mi vestimenta hicieron un montón". Estas cosas, por lo tanto, hicieron los soldados.

—Juan 19: 23,24


¿Los soldados romanos emitirían lotes por los harapos rotos y desgarrados de un mendigo o la
ropa desgastada y gastada de un hombre pobre? No claro que no.

¿Jesús fue pobre o próspero?

Volvamos a nuestra pregunta original. Creo que la Biblia aborda este tema en detalle y ofrece
una respuesta clara y convincente. Basado en los versículos que hemos examinado en este
capítulo, ¿crees que Jesús se ajusta a la definición de la palabra "pobre"? En otras palabras, ¿crees
que Jesús era indigente, empobrecido, necesitado, falto de bienes materiales, indigente, débil,
abatido, digno de compasión o simpatía, inferior, lamentable, de segunda clase, de segunda
clase, carente o insuficiente?

Por otro lado, considere la definición de la palabra "próspero": marcada por el éxito o el
bienestar económico, que goza de un crecimiento vigoroso y saludable, floreciente, exitoso,
sólido, progresivo, favorable.

¿Qué definición describe mejor al Jesús bíblico? Repasemos la información sobre Jesús que
descubrimos en la Palabra de Dios:

 De niño, Jesús recibió regalos de oro, incienso y mirra.

 Jesús tuvo muchos socios que apoyaron su ministerio de manera fiel y consistente.

 La Biblia indica que Jesús tenía una casa o una residencia.

 Cuando fue necesario, el poder milagroso de Dios operó a través de Jesús para ver que
se satisfacían sus necesidades y las de los demás.

 La Biblia indica que el ministerio de Jesús ayudó a los pobres financieramente en forma
regular.

 Jesús tenía un tesorero que malversaba regularmente el dinero de los fondos que se le
habían confiado.

 Jesús se distinguió de los pobres.

 Jesús no se molestó lo más mínimo cuando se usó un perfume que valía el salario de un
año para ungir Sus pies.
 El testimonio de los propios discípulos de Jesús al final de su ministerio terrenal fue
que nunca les faltó nada.

 Cuando Jesús fue crucificado, su ropa era lo suficientemente agradable como para que
los soldados apostaran por ellos.

Creo que estos hechos bíblicos son una prueba convincente de que Jesús no era pobre, sino
que era un hombre próspero. Ahora no estoy sugiriendo que Él viviera un estilo de vida lujoso
o extravagante, eso no habría sido práctico para Él. Pero Jesús tuvo sus necesidades satisfechas
durante su vida en la tierra, y pudo hacer lo que Dios le pidió que hiciera.

La prosperidad de Jesús no debe sorprendernos. El Antiguo Pacto prometía prosperidad a


aquellos que caminaban en la voluntad de Dios (ver Deuteronomio 29:9; Josué 1:7; 1 Reyes 2:
3; 1 Crónicas 22:13; 2 Crónicas 20:20 y 26:5; Job 36:11; Nehemías 1:11, y Salmo 1:1-3).

¿Crees que Jesús cumplió con los requisitos para caminar en la voluntad de Dios? Por supuesto,
lo hizo. Declaró en Juan 6:38: "Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino
la voluntad del que me envió".

¿Crees que el Padre guardó Su Palabra y bendijo a Jesús porque Él caminó en la voluntad del
Padre? ¡Absolutamente!

Números 23:19 dice: "Dios no es hombre, para que mienta... ¿ha dicho él, y no lo hará? ¿O ha
hablado, y no lo hará bueno?"

Jesús no era pobre. Él caminó en la prosperidad de acuerdo con el Pacto de Abraham.


4

El Propósito de la Prosperidad
Les expliqué cuidadosamente por qué creo que Jesús fue próspero.

Sin embargo, su prosperidad no se midió por la acumulación de grandes riquezas y posesiones


mundanas. No vivía en un palacio con habitaciones llenas de oro, mirando a los campos de
ganado y ovejas. Su estilo de vida no era lujoso ni extravagante, y no fue impulsado por la
posesividad y la codicia.

Sin embargo, en un pequeño país dominado por el gran poder de Roma, donde la mayoría de
las personas eran oprimidas y explotadas, se satisfacían las necesidades personales de Jesús.
Podía darse el lujo de moverse libremente por el país, ocupándose de los asuntos de su Padre.
Incluso pudo apoyar a una docena de discípulos que viajaron con Él a través de Galilea y hacia
las regiones vecinas.

¿Por qué Jesús tenía recursos tan abundantes?

Esos recursos le permitieron hacer la voluntad de Dios. Tal vez haya escuchado el dicho:
"Donde Dios guía, Él provee". Bueno, creo que el propósito de la prosperidad para un cristiano
es hacer la obra de Dios y la voluntad de Dios.

¿Cuál es la voluntad de Dios? Juan 3:16 y 17 lo expresa muy simple: "Porque tanto amó Dios
al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, sino
que tenga vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, pero
para que el mundo sea salvo por él". ¡El interés principal de Dios es salvar a los perdidos! Por
eso envió a su hijo.

La Biblia también es muy clara acerca de lo que Jesús hizo cuando vino a la tierra. Mateo 9:35
dice: "Y Jesús recorrió todas las ciudades y aldeas, enseñando en sus sinagogas y predicando el
evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda enfermedad entre la gente".

Jesús es nuestro gran ejemplo. Lo que hizo, debemos hacer. Su propósito debe ser nuestro
propósito. Jesús dijo: "Les digo la verdad, cualquiera que tenga fe en mí hará lo que he estado
haciendo. Él hará cosas aún más importantes que estas, porque voy al Padre" (Juan 14:12 NVI).
Establece tus motivos

¿Podemos esperar ser prósperos? Sí, podemos, tal como lo fue Jesús. Pero eso significa que
nuestro motivo para ser próspero también debe ser el mismo que el suyo. Quiere que su pueblo,
incluidos sus predicadores, tenga suficiente para capacitarlos para enseñar, predicar y sanar a
las personas en las aldeas y ciudades del mundo o para ayudar a otros a ir. En la economía de
Dios, la prosperidad es el medio para un fin: el evangelismo mundial.

¿Por qué queremos prosperar? ¿Es nuestro deseo ministrar a otros o a nosotros mismos?
¿Buscamos la prosperidad para ayudar a financiar la obra de Dios o para disfrutar de los lujos
de la vida: casas grandes, autos vistosos, ropa cara, comida elegante y entretenimiento lujoso?

No estoy sugiriendo que Dios espere que vivamos con un presupuesto escaso, estrecho y apenas
para sobrevivir. Numerosos versos del Antiguo Testamento prometen prosperidad, en
abundancia o con más que suficiente, para aquellos que hacen la voluntad de Dios. El Salmo
35:27 dice: "... Sea magnificado el Señor, que tiene placer en la prosperidad de su siervo".

¿Dios se magnifica al rascarse, viviendo de la mano a la boca? No. ¿Se magnifica si vives de
manera extravagante, centrando toda tu atención y tu tiempo en el dinero y las posesiones
mundanas? No. Debe haber equilibrio y sentido común en nuestras vidas materiales.

A medida que leemos los Evangelios y estudiamos la vida de Cristo, tomamos la imagen de un
Hombre que caminaba por las calles de las aldeas y pueblos donde iba, pagando su propio
camino, mezclándose cómodamente con la gente común y ayudando a los pobres. Pero
también estaba en casa visitando a los ricos y poderosos. Fue a los hogares de los fariseos y los
líderes religiosos, así como a los hogares de los pecadores, como el recaudador de impuestos,
Zaqueo. El primer milagro registrado de Jesús tuvo lugar en un banquete de bodas en Caná,
donde convirtió varios jarros grandes de agua en vino para la fiesta (ver Juan 2).

En el Sermón del Monte, Jesús enseñó que no tenemos que preocuparnos por la comida, la
bebida o la ropa. Jesús dijo: "... porque vuestro Padre celestial sabe que necesitáis todas estas
cosas. Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia; Y TODAS ESTAS COSAS LES
SERÁN AÑADIDAS" (Mateo 6:32,33). Continuó diciendo: "Da, y te será entregado. Una
buena medida, presionada, agitada y corriendo, se derramará en tu regazo. Con la medida que
utilices, se medirá en tu caso. "(Lucas 6:38 NVI).

¿Suena eso como que Dios quiere limitar cuánto podemos tener? Absolutamente no. Él
simplemente quiere que mantengamos nuestras prioridades en orden. Filipenses 4:19 dice:
"Pero mi Dios suplirá todas tus necesidades conforme a sus riquezas en gloria de Cristo Jesús".
Ya hemos descubierto que las riquezas de Dios son absolutamente ilimitadas; todo le pertenece
a él.
Pablo instó a la Iglesia en Corinto a que contribuya generosa y alegremente a la obra de Dios.
Luego continuó diciendo: "Dios puede compensarte dándote todo lo que necesitas y más, para
que no solo sea suficiente para tus propias necesidades, sino también mucho para dar con
alegría a los demás" (2 Cor. 9: 8 TLB).

El pueblo de Dios debe prosperar


para cumplir la gran comisión

Como cristianos, podemos esperar ser bendecidos y prosperar si buscamos la prosperidad


como un medio para ayudar a cumplir la voluntad y el propósito de Dios. Jesús dijo acerca de
sí mismo: "Porque el Hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido"
(Lucas 19:10).

Jesús ha comisionado a todos los creyentes a llevar a cabo la misma misión. En Marcos 16:15,
Él declara: "... Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura". Eso parece lo
suficientemente claro: ¡vas a todo el mundo y predicas el Evangelio a todas las criaturas! Con
más de seis mil millones de personas en el mundo de hoy, nos queda un gran trabajo por hacer.
Ciertamente necesitamos caminar en la prosperidad para tener los fondos para hacerlo.

Jesús también señaló que necesitamos el poder del Espíritu Santo en nuestras vidas para llevar
a cabo Su Gran Comisión. Hechos 1: 8 dice: "Pero recibiréis poder, después de que haya venido
sobre vosotros el Espíritu Santo; y seréis testigos míos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria,
y hasta lo último de la tierra."

¿Cómo se supone que vamos a cumplir con la Gran Comisión? Primero, debemos comenzar
en nuestra Jerusalén, o nuestra ciudad natal. Jerusalén fue el hogar de la mayoría de los ciento
veinte que se reunieron en el aposento alto en el día de Pentecostés. Luego, en segundo lugar,
debemos ser testigos en nuestra región, nuestra Judea y en la región próxima a nosotros, o
nuestra Samaria. Finalmente, debemos llevar el Evangelio a lo más profundo de la tierra.

Una cosa es obvia: las personas afectadas por la pobreza tienen una capacidad limitada para
cumplir con la Gran Comisión. Sin fondos, tienen dificultades para ingresar a todo el mundo
y tampoco pueden ayudar a enviar a otra persona. Entonces, si Dios requiere que cada creyente
ayude a llevar a cabo esta misión, entonces debe ser su plan y su voluntad para que su pueblo
prospere.

A lo largo de la Biblia, la obra de Dios típicamente ha sido financiada por los diezmos y los
dones de su pueblo. El diezmo es el diez por ciento de la cosecha o de la ganancia o aumento
recibido. La entrega del pueblo de Dios se hizo cargo de la casa de Dios y de aquellos que
trabajaron allí y proporcionaron los fondos para llevar a cabo su trabajo en la tierra.

Quizás el texto bíblico más familiar sobre el tema de los diezmos se encuentra en el Libro de
Malaquías.

»Traigan íntegro el diezmo para los fondos del templo, y así habrá alimento en mi casa.
Pruébenme en esto —dice el Señor Todopoderoso—, y vean si no abro las compuertas del cielo y
derramo sobre ustedes bendición hasta que sobreabunde. Exterminaré a la langosta, para que no
arruine sus cultivos y las vides en los campos no pierdan su fruto —dice el Señor Todopoderoso—.
Entonces todas las naciones los llamarán a ustedes dichosos, porque ustedes tendrán una nación
encantadora —dice el Señor Todopoderoso—.

—Malaquías 3: 10-12 (NVI)

Vemos en esta escritura que el diezmo está vinculado a la prosperidad. La Palabra de Dios dice
que si diezmamos nuestros ingresos al Señor, Él derramará bendiciones sin medida. Observe
que Dios dijo que lo bendeciría de dos maneras: en un aumento abundante y en la protección
de sus bienes para que no se echen a perder. Malaquías 3:11 en la versión King James dice: "Y
reprenderé al devorador por tu bien..."

El diezmo:
el plan de Dios para financiar a la iglesia y sus alcances

¿Por qué experimentamos tal bendición cuando pagamos el diez por ciento de nuestros
ingresos a Dios? Ciertamente no es porque Él necesite el dinero o cualquier otra cosa que
podamos ofrecerle. No, el diezmo es una forma poderosa de conectar lo que Dios está haciendo
en el mundo. El diezmo combinado de una congregación proporciona los fondos para
respaldar los esfuerzos de una iglesia: salvar a las personas, edificar el Cuerpo de Cristo,
ministrar a los pobres, apoyar misiones, quizás patrocinar el Evangelio en la radio o la televisión
y ayudar a proporcionar un viviendo para el pastor y el personal del ministerio.

Como principio general, creo que la gente debería diezmar a su iglesia local. Siempre he creído
y enseñado que la iglesia local es el medio principal que Dios usa para bendecir a las personas
en la tierra. La iglesia local es donde se cuida a los santos, y debe ser la base para todos los demás
alcances.

Varios otros ministerios pueden y deben ser apoyados por ofrendas y otras formas de apoyo
financiero que provienen de individuos e iglesias. Pero en la mayoría de las situaciones, el
diezmo debe ir a la iglesia local.
Ser capaz de participar en el plan de Dios es la razón y el propósito de pagar nuestros diezmos
y dar nuestras ofrendas. Al darse cuenta de que podemos asociarnos con Dios para llevar a cabo
Su voluntad, se obtiene un gran cumplimiento y satisfacción mental, emocional y espiritual. Y
también abre las ventanas del cielo para un derramamiento de bendiciones materiales.

Una de las enseñanzas más interesantes sobre el diezmo que he encontrado proviene de un libro
titulado The Path to Wealth (El Camino a la Abundancia), publicado en 1888 por T. S.
Linscott. Dijo lo siguiente:

Es un hecho singular que todas las bendiciones que recibimos, temporales y


espirituales, provienen de los cielos.

Hay tres cielos; Una donde vuelan los pájaros, o nuestra atmósfera; otra donde están el
sol, la luna y las estrellas; y el otro donde mora Dios. Todas nuestras bendiciones
temporales; toda nuestra prosperidad nacional e individual; toda la riqueza material; en
una palabra, todas nuestras riquezas vienen de la tierra y de los cielos; y, dado que el
rendimiento de la tierra depende totalmente del aire, el rocío, la lluvia y la luz del sol de
los cielos, podemos decir prácticamente que todas nuestras bendiciones temporales
provienen del cielo. Ahora, Dios se compromete a abrir las ventanas del cielo y
derramarnos las bendiciones más divinas: bendiciones desbordantes, "amontonado,
presionado, sacudido, corriendo," para que "no haya espacio suficiente para recibirlo".

Aquí está la promesa directa de Dios para las bendiciones temporales; y soy lo
suficientemente simple como para creerlo, y tengo la intención de cumplir con las
condiciones y arriesgarme las consecuencias. Es algo muy fácil para Dios retener o
otorgar prosperidad temporal. Almacenado en los cielos es suficiente riqueza para
hacer rico a cada hombre vivo; y mi Dios, cuya promesa tengo, puede en cualquier
momento abrir una pequeña ventana y dejarme caer sobre mí una suave lluvia de sus
bendiciones, que me proveerán a mí y a las mías siempre que necesitemos un bien
temporal. "Confía en el Señor y haz el bien, así vivirás en la tierra, y serás alimentado".
"El que riega, también será regado él mismo".

"Honra al Señor con tu sustancia, y con las primicias de tu crecimiento, para que tus
almas sean llenadas abundantemente, y tus prensas estallen con vino nuevo". Estas son
promesas ricas y preciosas, y solo se cumplirán cuando cumplamos con las condiciones
y paguemos nuestra décima a Dios.

Buena parte de nuestra predicación, nuestro pensamiento e incluso nuestras


devociones, ya sea vaporizan o espiritualizan las promesas de Dios. Nuestra
incredulidad natural tiende a posponer su cumplimiento hasta que lleguemos al cielo,
o en algún momento en el futuro. La incredulidad odia las promesas en sentido literal
y presente. Pero estas promesas son literales y materiales; son para aquí y ahora; Deben
ser disfrutados en la tierra; nos desafían a un contrato o a negociar con Dios. Como se
dijo antes, Él promete dinero por dinero; Me pagas una décima parte, dice Dios, y te
daré bendiciones terrenales y materiales. Daré a tus dedos habilidades mecánicas; Yo
inclinaré a los empleadores hacia ti; obtendrás el salario más alto; Las huelgas no te
afectarán; Estoy contigo, y veré que te provean.

Te haré próspero como hombre de negocios; Te inclinaré donde puedas hacer buenos
tratos; Enviaré a la gente a tu alrededor para comprar; Mientras que el hombre de al
lado, que descuida mi causa, puede quebrar, esta maldición no te tocará. Cuidaré tus
biles cuando lleguen; Veré que su cuenta bancaria sea suficientemente grande; en una
palabra, soy su socio y estaré atento a los intereses de su negocio.

Y a ustedes, pensadores, que se ganan la vida con sus cerebros, aclararé sus
pensamientos; Te daré el santo impulso de originar "pensamientos que respiran y
palabras que arden"; tus producciones conmoverán los corazones de los hombres; tu
trabajo estará en demanda; Haré que la gente compre las producciones de tu corazón y
cerebro; Sólo pagame tu décima, y serás atendido.

El tiempo de siembra y la cosecha nunca fallarán, agricultores; Bendeciré vuestras


cosechas; Yo multiplicaré tus acciones; El tizón y el moho serán guardados de tus
granjas; Recuerda, yo soy el Dios de Abraham, Isaac y Jacob; Te haré lo que te hice a
ellos, solo recuérdame como lo hicieron ellos.

Daré salud a todos ustedes; La muerte no quitará a tus pequeños; vivirán hasta la vejez
madura; Abriré las ventanas del cielo y te derramaré una bendición para que no haya
espacio suficiente para recibirla.

Estas son las bendiciones prometidas por Dios en la Biblia.

¿Quién de esta compañía prometería hoy su décima a Dios?

Como se mencionó en este momento, esta maravillosa bendición prometida en este


pasaje de las Escrituras, y en otros pasajes de las Escrituras, como recompensa de la
obediencia, es más que una mera prosperidad temporal.

Dios no solo abrirá las ventanas del cielo de donde viene la riqueza material, sino que
abrirá las ventanas de los cielos superiores donde mora, el centro del universo; y de Su
gracia llena, Él derramará sobre aquellos que son obedientes, bendiciones que son
inexpresables y llenas de gloria. 1
Entiende por qué y cómo deberías diezmar

Hace unos cincuenta años, estaba pastoreando una iglesia en los campos petroleros del este de
Texas. Uno de los diáconos de la iglesia tenía un buen trabajo trabajando para Humble Oil
Company. Y siempre fue fiel en su apoyo a la iglesia.

Un día me dijo: "Hermano Hagin, ¿puede explicarme algo? He sido un cristiano durante trece
años y he sido fiel en pagar mis diezmos y dar ofrendas".

Sabía que eso era cierto. Era un amigo regular cuyo apoyo realmente bendecía a la iglesia. "¿Qué
es lo que quieres saber?" Yo pregunté.

Él dijo: "Bueno, no sé por qué lo hago. Nunca he escuchado ninguna enseñanza o predicación
sobre el diezmo. Cuando me salvaron, me dijeron que debía hacerlo, así que lo hice. Pero No
conozco nada que haya sucedido en trece años. Si alguna vez he recibido alguna bendición, no
lo sé".

Estaba impresionado. Aquí estaba un buen hombre que había estado diezmando estrictamente
desde el punto de vista del deber servil, y no había funcionado para él. Así que tomé unos
minutos y le conté un poco de lo que estoy compartiendo con usted en este capítulo.

Entonces le dije: "La próxima vez que saques tu diezmo, di: 'Señor, lo hago por fe. Lo doy con
el propósito de mantener a esta iglesia local, que beneficia al Cuerpo de Cristo ayudando a las
personas. Estoy ayudando a difundir el Evangelio para que las personas puedan ser salvas.
Gracias, Dios, por hacer posible que yo sea parte de tu trabajo. Estoy dando fe y esperanza de
ser bendecido según Tu Palabra.'"

"Seguro que lo intentaré", dijo. Y él hizo.

Unos treinta días después, regresó a mí con una gran sonrisa en su rostro. "He estado haciendo
lo que dijiste, hermano Hagin. Cada semana he estado orando cuando me preparo para pagar
mis diezmos. Y chico", declaró, "está realmente funcionando. ¡Definitivamente puedo notar
una diferencia en mis finanzas! "

En otra ocasión, en otra iglesia del este de Texas, un hombre vino a mí y me dijo: "Hermano
Hagin, mi esposa y yo hemos estado pagando los diezmos desde que nos salvamos, casi
veinticinco años. Pero nunca hemos escuchado ninguna enseñanza de La Biblia al respecto.
Muchos de nuestros amigos en la iglesia son agricultores. Ellos piden prestado dinero para
comprar semillas para sembrar, y cuando el algodón está listo, contratan personas para que lo
recojan. ¿Cómo pagan los diezmos?
"Hablé con uno o dos de los diáconos", dijo. "Y tampoco saben mucho sobre eso. Dijeron que
habían pensado en pedirte que prediques sobre eso, pero no querían que pensaras que estaban
tratando de decirte qué predicar. Así que quería ver. ¿Si pensabas que estarías hablando de eso
pronto? "

Le dije al hombre: "Hermano Williams, me alegra que haya mencionado esto. Dios ha estado
tratando conmigo acerca de esto antes de que haya dicho algo. Así que lo haré de inmediato".

En aquellos días, la mayor multitud que tuvimos en nuestra iglesia fue el domingo por la noche.
El edificio estaba generalmente lleno, y si el clima era bueno, a veces habría gente parada afuera.
Como quería que la mayoría de las personas pudieran escuchar lo que la Biblia dice acerca del
diezmo y la entrega, tomé un domingo por la noche y dediqué aproximadamente una hora a
este tema, explicando con gran detalle.

Siempre había tratado de predicar un mensaje equilibrado a la iglesia. Yo había predicado sobre
la salvación, el bautismo del Espíritu Santo y los dones del Espíritu. Había predicado acerca de
la sanación, la fe y el vivir una vida de amor y servicio a los demás. Así que la gente sabía que no
estaba tratando de abarrotar algo en sus gargantas cuando predicaba sobre las finanzas; Era algo
que ellos necesitaban y querían saber.

Después del servicio, muchas de las personas me dijeron cuán contentos estaban de haber
predicado sobre el diezmo y la entrega, que les había ayudado a entender lo que la Biblia dice y
el propósito de dar a Dios. Podría decir que se lo habían tomado en serio.

El diezmo trae las bendiciones prometidas de Dios

¡Bien, inmediatamente se triplicaron los ingresos de la iglesia! Sin ningún énfasis o atracción
especial, hubo una respuesta generosa cuando pasamos la placa de la oferta. Incluso los
pecadores comenzaron a pagar sus diezmos. Había dos mujeres en la iglesia que estaban casadas
con hombres no salvos. Estos dos hombres vendrían a la iglesia con sus familias el domingo por
la noche.

Al día siguiente, después de que prediqué sobre el diezmo, uno de estos hombres pasó por la
casa parroquial. "Hermano Hagin", dijo. "Mi esposa y yo hablamos de tu sermón de camino a
casa anoche. Creemos que Dios nos bendecirá si obedecemos Su Palabra. Acabo de quitar mis
primeras balas de algodón, así que quería pasar y pagar los diezmos".

Bueno, esos tipos no salvos siguieron pagando sus diezmos. Y no pasó mucho tiempo hasta que
ambos se salvaron y se llenaron con el Espíritu. Sus familias también fueron bendecidas. Más
tarde, una de las esposas fue llamada a predicar, y la familia salió al campo para ministrar. La
última cuenta que tuve de ellos, estaban viajando y evangelizando.
En mis más de sesenta y cinco años de ministerio, he escuchado miles de testimonios de
personas que han practicado el plan bíblico de Dios de devolverle una décima parte de sus
ingresos a través de la iglesia local. Muchos de ellos, al principio, no estaban seguros de cómo
podrían sobrevivir con el noventa por ciento restante de sus ingresos cuando apenas lo habían
logrado de antemano.

Pero de alguna manera lo hicieron. Oh, no siempre fue fácil. Se requería paciencia,
determinación, fe y algo de tiempo.

Pero si persistieron, vinieron las bendiciones prometidas.

A veces se dieron cuenta de que Dios había "reprendido al devorador" en sus vidas: el automóvil
o los electrodomésticos no se rompían con tanta frecuencia o los niños no se enfermaban tanto,
lo que daba como resultado menos gastos médicos.

Si trabajaron en la construcción o como agricultores, el mal tiempo no los mantuvo fuera del
trabajo. Luego, muchas veces, los ingresos adicionales provendrían de fuentes totalmente
inesperadas. ¡Tal vez obtendrían un aumento de sueldo, algunas horas extras o tal vez incluso
una bonificación! Otros informaron que obtuvieron un acuerdo de seguro, cobraron una
deuda anterior o recibieron una herencia.

La conclusión era que cuando pagaban sus diezmos, tenían más dinero y mejor rendimiento.
Y la mayoría de las personas también fueron bendecidas espiritualmente con un andar con
Dios, físicamente con mejor salud y mental y emocionalmente con un mayor sentido de alegría
y bienestar. La Biblia dice: "La bendición del Señor se enriquece, y no añade tristeza con ella"
(Prov. 10:22).

Para diezmar o no para diezmar

De vez en cuando a lo largo de los años, las personas me han preguntado si la práctica del diezmo
sigue siendo válida para la Iglesia de hoy. "El Nuevo Testamento realmente dice muy poco al
respecto", dicen. "¿Deberían los pastores y otros ministros predicar y alentar el diezmo con tan
poca información del Nuevo Testamento sobre el tema? ¿Deberían los cristianos estar sujetos
a la Ley del Antiguo Testamento?"

Es cierto que el Nuevo Testamento menciona muy poco el diezmo. Dos de los evangelios,
Mateo y Lucas, informan el único incidente registrado de Jesús diciendo algo al respecto. Pero
en este caso, Jesús afirmó claramente su creencia en la práctica del diezmo:
"Sí, ay de ustedes, fariseos, y de ustedes, otros líderes religiosos, hipócritas. Por su tiempo hasta la
última hoja de menta en su jardín, pero ignoren las cosas importantes: la justicia, la misericordia
y la fe. Sí, deben diezmar, pero No deberías dejar las cosas más importantes sin hacer".

—Mateo 23:23 (TLB)

Jesús reprendió a los líderes religiosos hipócritas de su época que ignoraban partes de la ley de
importancia vital, como la justicia, la misericordia y la fe, mientras pagaban meticulosamente
el diezmo que debían hasta la última hoja de su jardín. Él estaba diciendo que dar dinero no
toma el lugar de vivir bien. Dios no está tan interesado en el dinero de una persona como lo
está en su corazón. Pero Jesús dijo que una persona debe diezmar.

Aunque la mayoría de las referencias bíblicas al diezmo son claramente parte del Antiguo
Pacto, el hecho del asunto es que el diezmo no fue introducido bajo la Ley. Estaba simplemente
regulado por la ley. ¡El diezmo se originó como un acto de fe, y la fe trasciende tanto el Antiguo
como el Nuevo Pacto! Y "por fe" es cómo debemos diezmar hoy, no como un acto de legalismo,
sino como un acto de fe.

El capítulo 14 de Génesis nos dice cómo Abram pagó los diezmos a Melquisedec, rey de Salem
y sacerdote del Dios Altísimo, cuatrocientos años antes del tiempo de Moisés y la Ley.

Obviamente, él no pagó los diezmos por requerimiento legalista porque vivió antes de la Ley.
Isaac y Jacob también vivieron antes de la ley y pagaron los diezmos (Gen. 18: 19,20; 28: 22).

Por fe, Abraham pagó los diezmos a Melquisedec, el sacerdote del Dios Altísimo, que era un
tipo de Cristo. Vemos esto en el Libro de Hebreos, que también nos dice que, "... Jesús se ha
convertido en la garantía de un mejor pacto" (Heb. 7:22 NVI).

El capítulo 3 de Gálatas hace algunas declaraciones de importancia crucial.

Pero que ningún hombre es justificado por la ley a los ojos de Dios, es evidente: porque los justos
vivirán por la fe. Y la ley no es de fe; mas el hombre que los hace, vivirá en ellos. Cristo nos ha
redimido de la maldición de la ley, siendo hecho maldición por nosotros: porque está escrito: Todo
maldito es el que cuelga de un árbol: para que la bendición de Abraham llegue a los gentiles por
medio de Jesucristo; para que podamos recibir la promesa del Espíritu por medio de la fe.

—Gálatas 3: 11-14

Entonces, ¿deberíamos pagar los diezmos hoy? ¡Absolutamente! Pero les pagamos como
Abraham les pagó, no por la ley, sino por la fe. Y además, si el pueblo de Dios pagó el diez por
ciento antes de la Ley y el diez por ciento bajo la Ley, ¿deberíamos, quienes vivimos por gracia,
estar haciendo menos cuando tenemos un mejor pacto?

Abraham pagó los diezmos a Melquisedec, el sacerdote del Dios Altísimo, que era un tipo de
Cristo. Y recibió la bendición, que era triple: espiritual, física y material o financiera. Debido a
que somos redimidos de la maldición de la ley por el sacrificio de Cristo, hemos recibido la
bendición de Abraham, espiritual, física y económicamente.

Entonces, por la fe, seguimos el ejemplo de Abraham al pagar los diezmos. ¡Nosotros pagamos
nuestros diezmos a Cristo! La Biblia dice en Efesios que cuando Dios resucitó a Jesús de entre
los muertos, lo entregó para que fuera la Cabeza de todas las cosas a la Iglesia, que es Su Cuerpo
(Efesios 1: 22,23).

Entonces cuando pagamos los diezmos a Cristo, la Cabeza, ellos fluyen a Su Cuerpo, la Iglesia.
¿Lo ves? A través de la Iglesia, tenemos el gran privilegio de dar a Jesús para hacer su voluntad
y trabajo.

Creo que si cada cristiano fuera fiel al diezmar y dar, habría fondos más que suficientes para
que la Iglesia lleve a cabo su misión en el mundo. Los investigadores han encontrado que
sorprendentemente pocos estadounidenses nacidos de nuevo diezman regularmente, ¡y un
número sorprendentemente grande no da nada! ¡Imagina lo que se podría lograr si todos los
cristianos fueran fieles en su diezmo y en dar!

Más resultados de dinero en más ministerio

Hace años, formé parte de una asociación llamada La Voz de la Sanidad, que fue fundada por
Gordon Lindsay, un gran hombre de Dios y un escritor maravilloso. La organización ahora es
conocida como Cristo para las Naciones. Lindsay escribió lo siguiente en 1961, y sigue siendo
extremadamente pertinente:

El principal obstáculo para la evangelización mundial no ha sido la falta de misioneros


devotos, ni la falta de ciudadanos capacitados, lo cual fue un problema grave durante
muchos años. Ha llegado la hora en que tenemos un ejército ansioso de soldados del
evangelio listos para lanzarse con fe y predicar el evangelio apostólico. ¡Y lo están
haciendo! Tampoco faltan personas que respondan al mensaje. Cualquier misionero le
dirá que en casi todos los lugares se intenta un esfuerzo evangelístico, cientos y en
muchos casos incluso miles responderán. ¿Dónde está entonces la carencia? Es en la
falta de asistencia financiera necesaria que a menudo no está disponible en el momento
en que el Espíritu de Dios se mueve en una comunidad. 2
¿Cuánto más podría hacer su iglesia para ministrar en su ciudad, en su comunidad, en nuestra
nación y en todo el mundo si hubiera más fondos disponibles? Supongamos que los ingresos
de su iglesia se multiplicaran repentinamente por cuatro. ¿Podría tener un mayor impacto en
alcanzar más almas, ministrar a más santos, ayudar a más personas pobres o financiar a más
misioneros? ¿Cuántos proyectos han permanecido en la etapa de soñar o planear porque el
dinero para hacerlos realidad nunca estuvo disponible?

Veamos otra sección del libro de T. S. Linscott de 1888, El Camino a la Abundancia:

Encontramos a la Iglesia de Dios descendiendo a los métodos de negocios para recaudar


dinero suficiente para pagar sus gastos; Por lo tanto, tenemos reuniones de té, bazares,
conciertos. . . y todo tipo de esquemas para recaudar dinero; mientras que la gran
mayoría roba a Dios sus diezmos, y canta hipócritamente:

"Si todo el reino de la naturaleza fuera mío, ese era un regalo demasiado pequeño; un
amor tan asombroso, tan divino, exige mi alma, mi vida, mi todo".

Si los cristianos estuvieran a la altura de la demanda de la Biblia y le pagaran a Dios una


décima parte de sus ingresos, no habría necesidad de tales métodos de recaudar dinero;
habría suficiente y de sobra; y creo que el Milenio pronto estará sobre nosotros; Para la
conversión del mundo, en mi opinión, ahora se reduce a una cuestión de dinero.
Tenemos a los hombres y mujeres cuyos corazones ha tocado Dios, y cuyas almas están
en llamas con celo misionero; tenemos un Evangelio que cumple con los requisitos de
todo tipo y condiciones de los hombres; Se ha hecho provisión completa para la
salvación del mundo.

Porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo. ¿Cómo, pues, llamarán
a aquel en quien no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo
oirán sin un predicador? ¿Y cómo predicarán si no son enviados? . . .

—Romanos 10: 13

¿Y cómo pueden ser enviados sin dinero? ¿Y cómo pueden obtener el dinero, a menos
que se les entregue de la manera señalada por Dios, por los diezmos de las personas "que
han escuchado el sonido de alegría?" 3

Esos son pensamientos desafiantes. Y creo que son tan oportunos y apropiados hoy como lo
fueron hace más de cien años cuando se publicaron por primera vez.
Sociedad con Dios

A través del diezmo a nuestra iglesia local y al ofrecer ofrendas a otros ministerios dignos,
podemos ser parte de lo que Dios está haciendo hoy en el mundo. Nuestro motivo y propósito
para dar debe ser puro y desinteresado.

1. Debemos hacerlo porque amamos a Dios. Dar es una expresión natural del amor.
Juan 3:16 dice: "Tanto amó Dios al mundo que dio". Y deberíamos hacer lo mismo;
Debemos dar a Dios porque lo amamos.

2. Debemos dar a Dios en obediencia a su Palabra. La Biblia nos enseña a dar al Señor
y apoyar su obra. Además de las Escrituras que ya hemos examinado, hay muchas otras
que son inconfundibles en su instrucción acerca de dar.

3. Debemos dar como un medio para ayudar a llevar a cabo la Gran Comisión de
Cristo. y apoyar el trabajo de aquellos que están yendo a todo el mundo con el
Evangelio.

4. Debemos dar porque queremos ver a la gente bendecida. Nuestros diezmos y


dones ayudan a apoyar a las iglesias locales y otras organizaciones que ministran a los
pobres, a evangelizar a los perdidos y no alcanzados, ya edificar a los santos mientras los
equipan para el servicio cristiano.

5. Y, finalmente, muy por debajo de la línea, debemos rendirnos en la expectativa,


creyendo que Dios honra las promesas en Su Palabra de bendecirnos y
prosperarnos. Tenga en cuenta que he enumerado cinco razones para dar, y creo que
el orden de esta lista refleja prioridades que son muy importantes. Me parece que
muchos predicadores hacen demasiado hincapié en el número cinco y lo presentan
como la principal razón para que las personas den.

Sin embargo, la donación es una forma probada y comprobada de plantar semillas para una
cosecha que dará como resultado que se satisfagan nuestras necesidades. La ley de siembra y
cosecha se aplica en el área de las finanzas personales.

La Biblia es verdadera cuando dice: "Da, y te será dada; buena medida, presionada, y sacudida,
y corriendo, los hombres cederán a tu pecho..." (Lucas 6:38).

Todas estas son buenas y válidas razones para dar. Y creo que conducirán a la verdadera
prosperidad: espíritu, alma y cuerpo.
5

¿Deben Prosperar los predicadores?


Los malentendidos sobre el dinero han lastimado a muchos cristianos a lo largo de los años,
tanto los ministros como los laicos.

A lo largo de los siglos, la Iglesia ha logrado estar en la zanja en un lado del camino o en el otro
de vez en cuando con respecto a este tema. Sin embargo, la Palabra de Dios da una enseñanza
clara y específica sobre el apoyo a la obra del ministerio y a los llamados de Dios a ministrar.

Desde mi experiencia personal en más de sesenta y cinco años de ministerio, he observado


iglesias que no pudieron satisfacer adecuadamente las necesidades de sus pastores. Demasiadas
congregaciones han mantenido a sus pastores pobres y empobrecidos, no teniendo el mismo
nivel de vida promedio que disfrutaban los miembros.

He visto a algunos ministros fracasar debido a su falta de finanzas. Sus testimonios personales
sufrieron porque no pudieron pagar sus cuentas. Aquellos que vieron a un ministro que era
obviamente tan oprimido financieramente no querían ser parte de su iglesia. Y cuanto más
retenía la iglesia a su pastor, peor lo hacía financieramente, más carecía de experiencia.

En mis cinco décadas en el campo de la evangelización, siempre he alentado a las


congregaciones locales a cuidar bien de sus pastores. Y en todos los casos que conozco, los que
cuidaron a sus pastores florecieron y prosperaron, tanto espiritual como financieramente.

Por otro lado, ha habido algunos predicadores, una minoría de pastores, evangelistas y otros
ministros, que abusaron de su posición e influencia para buscar una ganancia financiera
personal exorbitante sobre todo lo demás. Sus esfuerzos codiciosos y manipuladores han
dañado al Cuerpo de Cristo y han dado a los críticos incrédulos municiones para atacar y
desacreditar la obra de Dios.

Es hora de que los ministros y creyentes salgan de las dos zanjas del error y vuelvan al centro del
camino elevado que Dios quería que viajáramos. Si bien la prosperidad bíblica para todos los
creyentes tiene una base bíblica sólida, los motivos erróneos y el mal uso de estas verdades
pueden crear obstáculos que causan ofensas y lesiones a muchos.
Cuidando al Mensajero

La Biblia tiene mucho que decir, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, acerca
de cómo deben ser apoyados los ministros. Uno de los pasajes más importantes y esclarecedores
se encuentra en la primera carta del apóstol Pablo a la Iglesia en Corinto.

[Considere esto:] ¿Quién en cualquier momento sirve como soldado a su cargo? ¿Quién planta un
viñedo y no come su fruto? ¿O quién cuida un rebaño y no usa la leche del rebaño? ¿Digo estas
cosas solo desde la perspectiva de un hombre? ¿La Ley no respalda los mismos principios? Porque
está escrito en la Ley de Moisés, "No debes poner bozal a un buey mientras pisa el grano [para
evitar que se coma el grano]". ¿Es [solo] para los bueyes que Dios cuida? ¿O habla enteramente
por nuestro bien? Sí, fue escrito por nuestro bien: el arado debe arar [a] con esperanza, y la trilla
para trillar con la esperanza de compartir la cosecha. Si hemos sembrado [la buena semilla de]
cosas espirituales en ti, ¿es demasiado si recogemos cosas materiales de ti? ¿No saben que los que
ofician en los servicios sagrados del templo comen del templo [ofrendas de carne y pan] y los que
asisten regularmente al altar tienen su parte de las [ofrendas que se llevan al altar]? Así también
[en el mismo principio] el Señor dirigió a aquellos que predican el evangelio para que se ganen
la vida del evangelio.

—1 Corintios 9: 7-11,13-14 (Amplificado)

Otra traducción del versículo 14 dice: "En el mismo principio, el Señor ha ordenado que
aquellos que proclaman el evangelio reciban su sustento de parte de los que aceptan el
evangelio" (Phillips).

Gálatas 6: 6 refuerza la misma verdad: "Que el que recibe instrucción en la Palabra [de Dios]
comparta todas las cosas buenas con su maestro [contribuyendo a su apoyo]" (Amplificado).
La traducción de Phillips de este verso dice: "El hombre bajo la instrucción cristiana debe estar
dispuesto a contribuir para el sustento de su maestro".

El primer Timoteo 5:17 en The Living Bible dice: "Los pastores que hacen bien su trabajo
deben recibir un buen salario y deben ser altamente apreciados, especialmente a aquellos que
trabajan arduamente tanto en la predicación como en la enseñanza". La traducción de Williams
dice: "Los ancianos que hacen bien sus deberes deben ser considerados como merecedores del
doble del salario que reciben, especialmente aquellos que continúan trabajando para predicar
y enseñar".

Así que la Palabra de Dios deja claro que los ministros del Evangelio deben ser bien apoyados
por aquellos a quienes ministran. Esa ha sido la práctica y el patrón durante siglos de acuerdo
con la dirección e instrucción del Señor.
Hoy en Estados Unidos, muchos ministros del personal pastoral de la iglesia reciben un salario
y se les proporcionan beneficios básicos, muy parecidos a las personas de otras profesiones.
Creo que, en general, esta es una situación saludable porque ayuda a asegurar que los ingresos
del predicador no estén influenciados o dependan de lo que predique. En ocasiones, sin
embargo, las personas pueden optar por bendecir a su pastor con una ofrenda de amor u otro
regalo especial.

Diezmos y ofrendas en los años 30 y 40

Cuando era pastor, la práctica común en la mayoría de las iglesias del Evangelio Completo era
tomar los diezmos y las ofrendas recibidas el domingo por la mañana y entregarlos al pastor
como su ingreso. Las ofrendas en la noche del domingo y en el servicio entre semana fueron
para pagar los gastos generales y los gastos de la iglesia. Algunas veces se recibieron ofertas
adicionales para proyectos especiales, misiones u otros programas de extensión. Durante las
reuniones de avivamiento, se recibían ofrendas cada noche para apoyar al evangelista o para
cubrir los gastos adicionales de la iglesia.

Mi ingreso semanal como pastor promediaba alrededor de $ 45 por mes.

Recuerda, esto fue durante los años treinta y cuarenta. Aunque sabía que muchas de las
personas en mi congregación no estaban pagando un diezmo de sus ingresos, nunca traté de
hacer un problema. Enseñé lo que dice la Biblia acerca del diezmo y la entrega, pero tuve
cuidado de no poner demasiado énfasis en esa parte del mensaje cristiano.

Si los diezmos y las ofrendas del domingo por la mañana se agotaran, rápidamente sentiría el
pellizco. Después de una o dos semanas de recibir menos de mi presupuesto operativo básico,
me encontraría incapaz de hacer mis pagos de Montgomery Ward o Sears y Roebuck y aún así
poner gasolina en el auto y alimentar a mi familia.

Así que me levantaba ante la iglesia un domingo por la noche y decía: "Amigos, voy a tomar
una ofrenda extra esta noche para el pastor. Ahora todos sabemos que si todos pagaran sus
diezmos, habría un montón de dinero para mis necesidades y las necesidades de la iglesia.
Podríamos construir un nuevo edificio para la iglesia y una nueva casa parroquial. Pero no es
suficiente para satisfacer las necesidades. No estoy preocupándome de ti, pero necesito tal
cantidad para pagar mis cuentas." Casi siempre varias personas comenzarían a hablar, diciendo
que darían un dólar o cincuenta centavos. En ningún momento se cumpliría la necesidad.
Entonces probablemente nunca volvería a mencionar el tema hasta la próxima vez que mis
ingresos caigan por debajo del presupuesto.

Podría haberme concentrado en aumentar mi apoyo cada semana enseñando sobre dar y hacer
un "tirón" al tiempo de ofrecer. Pero nunca me sentí cómodo haciendo eso. Creía entonces, y
ahora, que centrarse constantemente en un solo tema o tema no era lo mejor para la gente. Mi
responsabilidad era bendecir y ayudar a la gente, para satisfacer todas sus necesidades. Y eso
significaba predicar el Evangelio completo, todo el consejo de la Palabra de Dios.

Presente un mensaje equilibrado

Muy temprano en mi ministerio, el Señor trató conmigo sobre la importancia crucial del
mensaje de la fe, diciendo: "Ve y enseña a mi gente a la fe". Algunos han supuesto que a partir
de ese momento, todo lo que hice fue hablar sobre la fe. Pero eso no es así. Si bien siempre
incluí un énfasis en la fe cuando era apropiado, me sentí obligado a presentar todo el Evangelio,
un mensaje equilibrado.

Conozco pastores que se han centrado más en el dinero, las donaciones y la prosperidad que
cualquier otro tema. A veces, si no daban, les echaban un viaje de culpa a las personas o usaban
tácticas de alta presión para motivar a las personas a responder.

Nunca sentí que esa era la manera correcta de presentar esta importante verdad al pueblo de
Dios. Sí, conozco todos los versículos de las Escrituras que enseñan tanto la responsabilidad
como la bendición de dar. La Biblia dice: "Dad, y se os dará...".

(Lucas 6:38). Dice: "... buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas
os serán añadidas" (Mateo 6:33). Estas verdades definitivamente deben ser enseñadas a todos
los creyentes.

Pero la Palabra también dice: "Todo hombre según lo que él propone en su corazón, así que
démoslo, no a regañadientes ni por necesidad, porque Dios ama al que da con alegría" (2 Cor.
9: 7).

Otra representación de ese pasaje dice: "Quiero que cada uno de ustedes se tome un tiempo
suficiente para reflexionar sobre esto, y decida qué aportará. Eso lo protegerá contra las
historias de sollozos y torceduras de los brazos. Dios lo ama cuando el dador se deleita en el dar"
(El Mensaje).

También escuché a los predicadores tratar de golpear a los cristianos citando el capítulo 3 de
Malaquías, diciendo que están malditos si no pagan los diezmos y no hacen ofrendas.
Obviamente, esto no es correcto. Mientras la gente de los días de Malaquías estaba bajo la Ley
de Moisés, el Nuevo Testamento claramente declara que Cristo nos ha redimido de la
maldición de la Ley (Gálatas 3:13).

¿Eso significa que el diezmo ya no es válido? De ningún modo. Como dije en el último capítulo,
el pueblo de Dios diezmó cuatrocientos años antes de la Ley, y Jesús reafirmó la validez del
diezmo en Su enseñanza. En la única instancia registrada de que Jesús se refirió al diezmo, ¡Él
dijo que debía hacerse!

Pero hoy no hay maldición por no diezmar. Estamos libres de los requisitos legalistas de la Ley
Mosaica. ¿Hay alguna otra consecuencia? Sí, si no diezmamos, nos limitamos a recibir las
bendiciones que Dios ha prometido a quienes pagan los diezmos y dan ofrendas por fe.

Dar es una parte esencial de la vida cristiana. Cada líder cristiano tiene la responsabilidad de
practicar y enseñar lo que dice la Biblia acerca de dar. Pero el énfasis debe mantenerse en
equilibrio con las enseñanzas sobre otras verdades y doctrinas en la Palabra de Dios. Los
pastores hacen un mal servicio a sus congregaciones al nunca enseñar sobre el diezmo y dar,
sino hablar de ello todo el tiempo. Debe haber equilibrio. Y el propósito de la instrucción debe
ser para el beneficio y la bendición de la gente, no solo para lo que el predicador obtendrá de
ella.

La Biblia dice que Jesús fue a enseñar, predicar y sanar (Mateo 9:35). No dice que pasó mucho
tiempo tomando ofrendas y enfatizando la prosperidad. Sabemos que Él tenía socios que
apoyaban su ministerio. Podemos encontrar referencias de las Escrituras donde Jesús habló
sobre el dinero y las donaciones, especialmente en relación con ayudar a los pobres. Pero
incluso los críticos de Jesús nunca pudieron decir que Él estaba en esto por el dinero.

En cambio, el informe que se publicó a lo largo de toda Judea fue que Él estaba haciendo el
bien y sanando a todos los oprimidos del diablo (Hechos 10:38).

Considerar las calificaciones de un pastor

Ser responsable en la búsqueda de apoyo financiero para la obra de Dios es un cargo asombroso
para los que están llamados al ministerio. Cicerón, un gran estadista romano que murió pocos
años antes del nacimiento de Cristo, dijo: "Pero lo más importante en toda administración
pública y servicio público es evitar incluso la más mínima sospecha de egoísmo". Si esto es cierto
de los servidores públicos, cuánto más debería aplicarse a los siervos de Dios.

La Biblia da una lista de calificaciones para aquellos que buscarían el oficio pastoral. Primero
Timoteo 3: 2 y 3 dice: "Un obispo [pastor] entonces debe ser intachable, el esposo de una
esposa, vigilante, sobrio, de buen comportamiento, dado a la hospitalidad, apto para enseñar;
no dado al vino, no hay huelguista, no avaricia de ganancias inmundas [dinero], pero paciente,
no un luchador, no codicioso ".

La Biblia Amplificada hace el punto aún más fuerte. Primero, Timoteo 3: 3 dice: "... no es un
amante del dinero [insaciable por la riqueza y listo para obtenerlo por medios cuestionables]".
Entonces, si bien es absolutamente correcto que un pastor u otro ministro espere un apoyo
financiero adecuado, él no debe ir por la borda y dedicar todo su tiempo y esfuerzo a buscar
ganancias financieras personales. El peligro no está en tener dinero o cosas, sino en volverse
codicioso. La mentira de la codicia dice: "Si solo tuviera un poco más de dinero o unas pocas
posesiones materiales, sería feliz". Pero eso no es cierto, porque generalmente, mientras más
gente recibe, más quieren.

Hebreos 13: 5 dice: "Sean sus costumbres sin avaricia...”

"En griego, la palabra traducida como "costumbre" aquí realmente significa conducta o modo
de vida. Así que el pasaje dice:" Deja que tu conducta sea sin codicia".

El verso 5 continúa, "... y estad contentos con las cosas que habéis tenido, porque él ha dicho:"
Nunca os dejaré, ni os desampararé".

La traducción de Phillips lo confirma diciendo: "Mantenga sus vidas libres de la lujuria por el
dinero: esté contento con lo que tiene".

Mira el énfasis que se encuentra en La Biblia Amplificada.

Deje que su carácter [su esencia moral, su naturaleza interna] esté libre del amor al dinero [evite
la codicia, sea financieramente ético] y esté contento con lo que tiene; porque Él ha dicho: "Nunca
[en ninguna circunstancia] te abandonaré [ni te rendiré ni te dejaré sin apoyo, ni te dejaré
indefenso], ni te abandonaré ni te decepcionaré ni me alejaré de ti [ciertamente no]!

—Hebreos 13: 5 (Amplificado)

Huir del amor al dinero

¿Qué tan peligroso es la codicia, especialmente la lujuria por el dinero? La Palabra de Dios es
muy clara al respecto, advirtiendo a todos, tanto a los ministros como a los laicos por igual.
Primero Timoteo 6:10 dice: "Porque el amor al dinero es la raíz de todo mal: el cual, aunque
algunos codician después, se han equivocado de la fe y se han atravesado con muchos dolores".
Observe que no dice que el dinero es la raíz de todo mal, que muchos han enseñado
erróneamente, sino que el amor al dinero, o la codicia, es la raíz de todo mal.

De hecho, el apóstol Pablo bajo la unción del Espíritu Santo escribió esta carta al joven
ministro, Timoteo. Enfatizó el hecho de que las "cosas" en sí mismas no son malas. Y le ordenó
a Timoteo que advirtiera a los ricos que no confiaran en sus riquezas sino en Dios. Fíjese en lo
que dice 1 Timoteo 6:17: "Acusad a los que son ricos en este mundo, que no tengan buena
voluntad, ni confíen en riquezas inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da abundantemente
todas las cosas para que disfruten".

¡Así que las cosas, incluso las riquezas, son regalos de Dios, dados para nuestro disfrute!
¡Debemos disfrutar las cosas buenas de la vida, pero nunca debemos permitir que los regalos
que disfrutamos sean más importantes que el Dador!

¿Qué pasa si alguien, incluso un predicador, abandona deliberadamente el camino principal de


la verdad y se lanza a la zanja del error? ¡La Biblia dice alejarse de esa persona! Primero, Timoteo
6: 5 dice: "Las disputas perversas de hombres de mentes corruptas y la indigencia de la verdad,
suponiendo que la ganancia es la piedad: de tales retirarse".

La Biblia Amplificada dice que tales individuos, "... imaginen que la piedad o la rectitud son
una fuente de ganancia [un negocio de hacer dinero, un medio de subsistencia]. De tal retiro"
(1 Tim. 6: 5).

En 1 Timoteo 6:11, Pablo nos aconseja a Timoteo ya nosotros: "Mas tú, oh hombre de Dios,
huye de estas cosas..." Como lo expresa una versión en lenguaje moderno, "Pero tú, Timoteo,
hombre de Dios: huye de todo esto por tu vida. Persigue una vida justa: una vida de maravilla,
fe, amor, firmeza, cortesía. Corre duro y rápido en la fe "(1 Tim. 6: 11,12 Mensaje).

Hace años, asistí a un servicio de cruzadas dirigido por un ministro que formó parte del
avivamiento de sanación. Era un predicador talentoso que sabía cómo construir la fe y motivar
a las personas a esperar y recibir el poder sanador del Señor. En esa noche en particular, la
unción para la curación fluía de una manera poderosa, y varias personas sordas fueron sanadas,
una después de la otra. Todos estaban conscientes del poderoso movimiento de Dios que
estaba ocurriendo, y hubo una gran oleada de alegría y emoción en ese lugar.

De repente, el ministro se detuvo y dijo: "Vamos a recibir una ofrenda especial". Aunque ya
había habido una oferta anteriormente en el servicio, el ministro obviamente decidió
aprovechar la alta marea de emotividad. Dijo: "No volveremos a pasar el plato de ofrendas, pero
si tiene un regalo especial, puede traérmelo aquí al frente. No venga a menos que vaya a traer al
menos $50. ! "

Observé a la gente que casi se atropelló corriendo para darle sus $ 50. Mi espíritu se entristeció
al ver lo que estaba sucediendo. Esas personas no daban porque se habían propuesto en su
corazón ayudar al Evangelio a salir adelante o ver a otras personas sanadas. No creo que le hayan
dado ningún pensamiento o consideración en oración.

Más bien, fueron atrapados en el arrebato emocional.


Deseando ser parte de la emoción y la emoción del momento, fueron manipulados y explotados
por este ministro. Me pregunté cómo se sentirían más tarde esas personas sobre lo que había
sucedido cuando sus emociones se calmaron de nuevo. No puedo dejar de creer que al menos
algunos de ellos se sintieron usados y abusados. Creo que algunos de ellos más tarde se dijeron
a sí mismos que no podía pagar esos $ 50. No me tomé tiempo para pensarlo, y no debería
haberlo hecho.

En mis cincuenta años de ministerio de campo mientras estaba celebrando reuniones en todo
el país, decidí deliberadamente no recibir una ofrenda cuando las emociones de la gente estaban
muy cargadas. Si hubiera mucha emoción y exuberancia cuando llegara el momento de la
ofrenda, lo postergaría hasta que el estado de ánimo se calmara.

Creo que dar debe ser una acción consciente que se realiza a propósito con una actitud reflexiva
y de oración. Un ministro nunca debe recurrir a fuertes persuasiones, súplicas o presiones para
empujar a las personas a dar. Usar trucos o hacer promesas poco realistas es incorrecto y está
fuera de lugar. La decisión de una persona de dar a Dios nunca debe ser algo que lamentará más
adelante.

Mi directiva de parte del Señor

En septiembre de 1950, tuve una experiencia espiritual dramática que tuvo un impacto
tremendo en mi vida y en mi ministerio. Tuve una visión en la que el Señor Jesucristo se me
apareció y me dio instrucciones e instrucciones específicas. En las siguientes páginas quiero
contarles sobre esa apariencia divinamente otorgada.

En el momento de esta experiencia, estaba llevando a cabo una renovación de la carpa en


Rockwall, Texas, durante la última parte de agosto y la primera parte de septiembre de 1950.
El sábado 2 de septiembre, llovió todo el día, no fue una lluvia fuerte y fuerte. Pero una lluvia
lenta, suave, empapada.

Todavía estaba lloviendo esa noche a la hora de la iglesia, y cuando llegamos a la tienda, solo
había unas cuarenta personas presentes.

Rockwall se encuentra en la zona negra del norte de Texas, y hay un dicho que dice que si te
quedas con la tierra negra cuando está seca, se te pegará cuando esté húmeda. Muchas de las
personas que habían asistido a las reuniones vivían en el país, y esa noche no podían ir al servicio
debido a la lluvia y el lodo. Es por eso que la multitud era pequeña.

Como todos los presentes eran cristianos, di una lección bíblica y luego invité a la gente a venir
al frente a orar. Eran como las 9:30 p.m. (Déjenme decirles que no esperaba más lo que iba a
seguir de lo que esperaba ser el primer hombre que aterrizara en la luna. No había estado
orando para tener esa experiencia. De hecho, ni siquiera pensé en una cosa así.) Todos estaban
orando en la parte delantera, y me arrodillé en la plataforma junto a una silla plegable cerca del
púlpito. Comencé a orar en otras lenguas y escuché una voz que decía: "Sube aquí". Al
principio, no me di cuenta de que la voz me estaba hablando. Pensé que todos lo oyeron.

Yo vi a Jesús

"Ven acá," dijo la voz de nuevo. Entonces miré y vi a Jesús de pie donde estaría la parte superior
de la tienda. Cuando miré hacia arriba otra vez, la carpa había desaparecido, las sillas plegables
habían desaparecido, todos los postes de la carpa habían desaparecido, el púlpito había
desaparecido, y Dios me permitió ver el reino de los espíritus.

Jesús estaba allí de pie, y yo estaba en su presencia. Él sostenía una corona en sus manos. Esta
corona era tan extraordinariamente hermosa que el lenguaje humano no puede comenzar a
describirla.

Jesús me dijo: "Esta es la corona de un ganador de almas. Mi gente es tan descuidada e


indiferente. Esta corona es para cada uno de Mis hijos. Hablo y digo: 'Ve a hablar con esta o
ora por ella', pero Mi pueblo están demasiado ocupados. Lo postergan, y las almas se pierden
porque no me obedecerán".

Cuando Jesús dijo eso, lloré delante de él. Me arrodillé y me arrepentí de mis fracasos. Entonces
Jesús me dijo de nuevo: "Ven acá". Parecía que iba con Él por el aire hasta que llegamos a una
hermosa ciudad. En realidad no fuimos a la ciudad, pero la contemplamos de cerca ya que uno
podría subir a una montaña y mirar una ciudad en el valle. ¡Su belleza estaba más allá de las
palabras!

Jesús dijo que las personas dicen egoístamente que están listas para el cielo. Hablan de sus
mansiones y de las glorias del cielo, mientras que muchos a su alrededor viven en la oscuridad
y la desesperanza. Jesús dijo que debería compartir mi esperanza con ellos e invitarlos a venir
conmigo al cielo.

Entonces Jesús se volvió hacia mí y dijo: "Ahora vayamos al infierno".

Bajamos del cielo y cuando llegamos a la tierra no nos detuvimos, sino que seguimos adelante.
Numerosas escrituras en la Biblia se refieren al infierno como estar debajo de nosotros. Por
ejemplo, "el infierno de abajo se mueve para que te encuentres en tu venida ... serás llevado al
infierno ..." (Isaías 14: 9,15). "Por tanto, el infierno se ha ensanchado ... y él ... descenderá a él"
(Isaías 5:14).
Bajamos al infierno, y al entrar en ese lugar, vi lo que parecía ser un ser humano envuelto en
llamas. Yo dije: Señor, esto se ve igual que cuando morí y vine a este lugar el 22 de abril de 1933.
Usted habló y yo volví a salir de aquí. Entonces me arrepentí y oré, buscando tu perdón, y me
salvaste. Solo que ahora me siento tan diferente: no tengo miedo ni estoy horrorizado, como lo
estaba entonces ".

Jesús me dijo: "Avisa a los hombres y mujeres sobre este lugar", y grité con lágrimas que lo haría.

Luego me trajo de vuelta a la tierra. Me di cuenta de que estaba arrodillado en la plataforma


junto a la silla plegable y que Jesús estaba a mi lado. Mientras estaba allí, me habló de mi
ministerio. Me dijo algunas cosas en general que luego explicó con más detalle en otra visión.
Luego Jesús desapareció, y me di cuenta de que todavía estaba arrodillado en la plataforma.
Podía escuchar a la gente orando a mi alrededor.

El trono de Dios

Unos minutos más tarde, volví a ver a Jesús de pie donde debería estar la parte superior de la
tienda, y fui a Él por el aire.

Cuando lo alcancé, juntos continuamos al cielo. Llegamos al Trono de Dios y lo contemplé en


todo su esplendor. No pude ver el rostro de Dios; Solo vi su forma.

Lo primero que me llamó la atención fue el arco iris sobre el trono. Fue tan hermoso Lo
segundo que noté fueron las criaturas aladas a ambos lados del trono. Eran criaturas de aspecto
peculiar, y mientras caminaba con Jesús, estas criaturas estaban de pie con las alas extendidas.
Habían estado diciendo algo, pero cuando nos acercamos, cesaron y plegaron sus alas. Tenían
ojos de fuego colocados alrededor de sus cabezas, y miraron en todas direcciones a la vez.

Me paré con Jesús en medio, a unos dieciocho a veinticuatro pies del trono. Primero miré el
arco iris, a las criaturas aladas, y luego comencé a mirar al Único que estaba sentado en el trono.
Jesús me dijo que no mirara su rostro. Solo pude ver una forma de un Ser sentado en el trono.

Jesús me habló durante casi una hora. Lo vi tan claramente como alguna vez vi a alguien en mi
vida. Le oí hablar.

Buscando en el amor

Y, por primera vez, miré a los ojos de Jesús.


Muchas veces al relatar esta experiencia, me preguntan: "¿Cómo se veían sus ojos?" Todo lo
que puedo decir es que parecían pozos de amor vivo. Parecía como si uno pudiera ver a media
milla de profundidad en ellos, y la mirada tierna de su amor es indescriptible. Cuando miré su
rostro y sus ojos, caí a sus pies.

Entonces noté que sus pies estaban descalzos, y puse las palmas de mis manos en la parte
superior de sus pies y mi frente en el dorso de mis manos. Llorando, dije: "¡Oh Señor, nadie tan
indigno como debería mirar tu rostro!"

Jesús me dijo que me pusiera de pie. Me puse de pie. Me llamó digno de mirar su rostro, porque
me había llamado y me había limpiado de todo pecado. Me dijo cosas sobre mi ministerio.
Continuó diciendo que me había llamado antes de que yo naciera. Él dijo que aunque Satanás
había tratado de destruir mi vida muchas veces, Sus ángeles me habían vigilado y me habían
cuidado.

Jesús me dijo que tal como se le había aparecido a mi madre antes de que yo naciera y le dijera:
"No temas, nacerá el niño", ministraría en el poder del Espíritu y cumpliría el ministerio que
me había llamado a.

Luego me habló de la última iglesia que había pastoreado y dijo que en ese momento, febrero
de 1949, había entrado en la primera fase de mi ministerio. Dijo que algunos ministros a los
que había llamado para el ministerio viven y mueren sin entrar ni siquiera en la primera fase
que Él tiene para ellos. Jesús agregó que es una de las razones por las que muchos ministros
mueren prematuramente: ¡están viviendo solo en Su voluntad permisiva!

La voluntad permisiva de Dios

Por quince años había estado solo en Su voluntad permisiva. Yo había sido pastor por doce
años y había estado en el trabajo de evangelización por tres. Durante esos años, Dios me
permitió hacerlo, pero no fue su perfecta voluntad para mi vida. Y Él dijo eso, yo no lo había
estado esperando; Él había estado esperando que yo le obedeciera.

Luego habló sobre el momento en que entré en la primera fase de mi ministerio en 1949. Dijo
que había sido infiel y que no había hecho lo que Él me había dicho que hiciera; No le había
dicho a la gente lo que Él me había dicho que les dijera. Respondí: "Señor, no fui infiel. Te
obedecí. Dejé mi iglesia y salí al campo de la evangelización".

"Sí", dijo. "Dejaste la iglesia y saliste a la obra evangelística. Pero no hiciste lo que te dije que
hicieras. La razón por la que no lo hiciste fue porque dudabas que fuera mi Espíritu quien había
hablado. Usted ve, la fe obedece a Mi Palabra, ya sea la Palabra de Dios escrita o por Mi Espíritu
que ha hablado al hombre ".
Me caí ante Él, diciendo: "Sí, Señor, he fallado y lo siento".

Me arrepentí con muchas lágrimas porque había perdido su voluntad y había dudado.

Sus tratos conmigo.

"Ponte de pie," dijo. Cuando me paré frente a Él otra vez, me dijo que había entrado en la
segunda frase de mi ministerio en enero de 1950, y en ese momento me había hablado por
profecía y por la voz aún pequeña en mi corazón. En los siguientes ocho meses, durante esta
segunda fase de mi ministerio, creí, fui fiel y obedecí.

Ahora iba a entrar en la tercera fase, dijo. Si yo fuera fiel a lo que Él me dijo, si lo creyera y lo
obedeciera, Él se me aparecería nuevamente. En ese momento entraría en la cuarta y última
etapa de mi ministerio.

Viendo las heridas de Jesús

Entonces el Señor me dijo: "¡Extiende tu mano!" Extendió sus propias manos delante de él, y
las miré. Por alguna razón, esperaba ver una cicatriz en cada mano donde las uñas habían
perforado su carne. Debería haberlo sabido mejor, pero muchas veces obtenemos ideas que no
son realmente escriturales, pero son creencias aceptadas.

En lugar de cicatrices, vi en las palmas de sus manos las heridas de la crucifixión: tres agujeros
acorralados y dentados. Cada hoyo era lo suficientemente grande para que yo hubiera puesto
mi dedo en él. Pude ver la luz al otro lado del agujero.

Después de la visión, saqué mi Biblia y pasé al capítulo veinte del Evangelio de Juan para leer
sobre el momento en que Cristo apareció a sus discípulos después de su resurrección.

Cuando se les apareció por primera vez, Tomás no estaba con ellos. Le dijeron a Tomás que
habían visto al Señor, pero Tomás no creyó y dijo: ".

A menos que vea en sus manos la huella de las uñas, y ponga mi dedo en la impresión de las
uñas, y que ponga mi mano en su costado, no creeré "(Juan 20:25).

Ocho días después, mientras los discípulos, incluido Tomás, estaban juntos en una habitación,
Jesús apareció nuevamente en medio de ellos. Se volvió hacia Tomás y le dijo: "Alcanza tu dedo,
y mira mis manos; y acerca tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente".
Entonces Tomás, sabiendo que era Jesús, exclamó: "Mi Señor y mi Dios" (Juan 20: 27,28).
Tuve una visión más profunda de lo que Thomas había visto. Él podría haber puesto su dedo
en la herida en la mano de Jesús, y podría haber puesto su mano en el costado del Señor.

Mientras miraba las heridas en Sus manos extendidas ante mí, hice lo que Él me ordenó y
sostuve mis manos frente a mí. Puso el dedo de su mano derecha en la palma de mi mano
derecha y luego en la palma de mi mano izquierda. En el momento en que lo hizo, mis manos
comenzaron a arder como si se hubiera colocado un carbón de fuego en ellas.

Jesús me da una unción especial

Entonces Jesús me dijo que me arrodillara delante de él. Cuando lo hice, Él puso su mano sobre
mi cabeza, diciendo que me había llamado y me había dado una unción especial para atender a
los enfermos.

Continuó diciéndome que cuando oro y pongo las manos sobre los enfermos, tenía que poner
una mano a cada lado del cuerpo. Si sentía que el fuego saltaba de mano en mano, un espíritu
maligno o demonio estaba presente en ese cuerpo causando aflicción. Debería llamarlo en
nombre de Jesús, y el demonio o los demonios tendrían que irse.

Si el fuego, o la unción, en mis manos no saltaban de mano en mano, era un caso de necesitar
solo curación. Debería orar por la persona en el Nombre de Jesús, y si él la creyera y la aceptara,
la unción dejaría mis manos y entraría en el cuerpo de esa persona, expulsando la enfermedad
y trayendo sanidad.

Cuando el fuego o la unción dejaron mis manos y entraron en el cuerpo de la persona, sabría
que se había curado.

Caí a los pies de Jesús y le supliqué: "Señor, no me envíes. Envía a otra persona, Señor. Por
favor, no me envíes. Solo dame una pequeña iglesia para pastorear en algún lugar. Preferiría no
ir, Señor. He escuchado muchas críticas de aquellos que oran por los enfermos. Solo quiero un
ministerio común ".

Jesús me reprendió diciéndome: "Iré contigo y estaré a tu lado mientras oras por los enfermos,
y muchas veces me verás. De vez en cuando, abriré los ojos de alguien en la audiencia y dirán:
'Por qué, vi a Jesús de pie junto a ese hombre mientras oraba por los enfermos' ".

Jesús siguió preguntando quién me había llamado: ¿Él o la gente?

"Bueno, lo hiciste, Señor".


No temas a la gente

Explicó que debería temerle a Él y no a las personas, porque aunque la gente me critique, no es
mi juez. Un día me presentaré ante su tribunal para rendirle cuentas a Él por lo que he hecho
con mi ministerio, ya sea que lo haya usado de manera correcta o incorrecta.

"Está bien, Señor," dije. "Iré si tú vas conmigo".

Luego, en mi corazón se hinchó un amor como el que nunca había conocido por aquellos que
critican este tipo de ministerio. Dije: "Señor, oraré por ellos, porque no saben, o no dirían lo
que hacen. Señor, he dicho cosas similares, pero no me di cuenta o vi como haz ahora, y ellos
tampoco. Perdónalos, Señor".

Luego dijo: "Ve, hijo mío; cumple tu ministerio y sé fiel, porque el tiempo es corto".

Cuando me alejé del Trono de Dios, Jesús me dijo: "Asegúrate de darme toda la alabanza y la
gloria por todo lo que se ha hecho, y ten cuidado con el dinero. Muchos de mis siervos a quienes
he ungido para este tipo de ministerio Se han vuelto mentales y han perdido la unción y el
ministerio que les di.

"Hay muchos que pagarían mucho por ser entregados.

Muchos padres en el mundo tienen hijos cuyos pequeños cuerpos están retorcidos, y darían
miles de dólares por su curación. Muchos de ellos serán entregados cuando les impongas las
manos, pero no debes aceptar un cargo por tu ministerio.

Acepta ofrendas como lo has estado haciendo. Debes seguir tu camino. Sé fiel, porque el
tiempo es corto".

Jesús luego viajó conmigo de regreso a la tierra, y me di cuenta de que todavía estaba recostado
en el suelo. Me habló un momento y luego desapareció. Entonces la visión terminó.

Nunca fui el mismo después de esa experiencia. A lo largo de los años, siempre he tratado de
darle a Dios toda la gloria por cualquier cosa que pudiera haber logrado a través de mis esfuerzos
y ser extremadamente cuidadoso y superior en todas las transacciones que involucraban dinero.
Ninguna cantidad de dinero vale la pena poner en peligro la unción y el llamado de Dios en mi
vida.

¿Eso significa que nunca iba a recibir ninguna recompensa financiera por mi trabajo?
Absolutamente no. De hecho, el Señor me dijo que continuara recibiendo ofrendas de la gente.
Pero entendí que nunca debía cobrar por mi ministerio, para hacer que las personas se sientan
obligadas a pagarme una cantidad específica por enseñar o orar por ellas.

Desde el momento en que dejé el pastorado y salí al campo como evangelista, decidí que era
una política personal nunca tomar una ofrenda para mí. Le pregunté al pastor de la iglesia
donde estaba ministrando para simplemente decirle a la gente: "Esta ofrenda es para nuestro
evangelista, hermano Hagin".

Ahora, con frecuencia, aceptaba ofrendas durante la reunión para la iglesia o el pastor. A veces,
la ofrenda sería para una necesidad especial o un proyecto para la iglesia. Debido a que compartí
con ellos los principios bíblicos de donación y prosperidad, la gente a menudo respondía con
más entusiasmo y generosidad de lo habitual. Los pastores me decían que las ofrendas que
recibí eran las más grandes que habían recibido.

"¿Está seguro de que no quiere aceptar su propia oferta, hermano Hagin?" ellos preguntarían
Y siempre me negaría. Quería que mis motivos y prioridades fueran inequívocamente claros.
Mi propósito principal era bendecir a las personas y al pastor, a la iglesia, no a beneficiarme
personalmente. Sin embargo, el Señor siempre satisfizo mis necesidades y proporcionó una
manera para que mi familia prosperara también.

En todos los años que ministre como evangelista ambulante en varias iglesias de todo el país,
nunca acepté una ofrenda para mí. Me incliné hacia atrás para evitar incluso la más mínima
posibilidad de que alguien pensara que era egoísta. Al igual que el apóstol Pablo escribió, quise
abstenerme de toda apariencia de maldad (1 Tes. 5:22).

No me malinterpretes No estoy sugiriendo que cualquier evangelista que haya aceptado su


propia ofrenda en una reunión de la iglesia esté violando la ética ministerial o carezca de
integridad personal.

Estoy seguro de que hay muchos hombres y mujeres de Dios que han recibido ofrendas por su
ministerio personal cuyos motivos fueron puros y que nunca habrían violado la confianza de
la gente.

Pero en mi propio caso, sentí que el Señor me había dirigido específicamente a tener más
cuidado con el dinero. Así que traté de establecer un estándar personal que nunca me
permitiera ser tentado y que ninguna persona razonable pudiera cuestionarlo. Creo que fue lo
correcto para mí y que Dios ha honrado mis acciones.

Más tarde, cuando comencé los Ministerios Kenneth Hagin, a menudo realizábamos cruzadas
independientes, seminarios, conferencias y campamentos fuera de una iglesia local. En estas
reuniones, recibimos nuestras propias ofertas, pero fueron a la organización, nunca a mí
personalmente.

Cuando tenemos reuniones independientes, por supuesto, Kenneth Hagin Ministries es


responsable de todos los costos y gastos.

Pagamos el alquiler del auditorio, la publicidad, las facturas del motel y del restaurante, los
gastos de viaje y todos los demás gastos. Los miembros de nuestro equipo de ministerio reciben
salarios regulares pagados de los ingresos del ministerio.

Siempre hemos dejado saber a las personas que asisten a nuestros servicios para qué se utilizan
sus ofertas. Una vez que se cumple el presupuesto para los gastos de la reunión, cualquier fondo
adicional recibido se canaliza a uno o más proyectos o actividades de extensión del ministerio.

Desde el principio, creamos nuestro ministerio para ser financieramente responsables.


Establecimos una corporación sin fines de lucro que fue reconocida y aprobada por nuestro
gobierno estatal, así como el Servicio de Impuestos Internos de los Estados Unidos. La
corporación ministerial tiene una junta de asesores de empresarios respetados que se reúnen y
revisan todas las transacciones financieras. Además, los registros financieros del ministerio son
auditados por una firma de contabilidad nacional que certifica su exactitud y cumplimiento
con todas las leyes estatales y nacionales aplicables. Hacemos todo lo posible para ser buenos y
fieles administradores de cada dólar colocado a nuestro cuidado.

Los diezmos pertenecen a la iglesia local

A lo largo de los años, siempre he defendido el trabajo y el ministerio de las iglesias y pastores
locales. Creo que la Iglesia, que es el Cuerpo de Cristo, es el principal instrumento de Dios para
llevar a cabo su voluntad y su obra. Esto de ninguna manera disminuye el valor y la necesidad
de los misioneros, los evangelistas y otras organizaciones parroquiales. Pero la iglesia local es el
redil, el lugar donde los creyentes individuales son alimentados y fortalecidos, nutridos y
cuidados, entrenados y equipados. La iglesia local también es la base para el ministerio
comunitario y varias actividades de difusión para el mundo.

Como principio general, creo que la gente debería diezmar a su iglesia local.

Al hacerlo, están apoyando a los ministros que cuidan de ellos y sus familias. Están ayudando
a mantener una presencia positiva y testimonio en su comunidad, y asistiendo a los pobres y
necesitados, así como brindando apoyo para misiones y otros programas de extensión.

Otros ministerios pueden y deben ser apoyados por individuos e iglesias con ofrendas y otras
formas de apoyo financiero. Estos ministerios y organizaciones realizan un servicio vital y
maravilloso a la causa de Cristo y merecen las oraciones y los regalos financieros de sus amigos
y partidarios.

Me he asegurado de no pedir el diezmo a quienes asisten a nuestros servicios, sintonizar nuestras


transmisiones o leer nuestras publicaciones. En cambio, aliento a los amigos de nuestro
ministerio a que paguen el diezmo a su iglesia local y brinden el apoyo que quieran que
tengamos como ofrenda. Creo que este es el patrón bíblico y la forma correcta de buscar apoyo.

Ha habido algunos casos en los que las personas han dicho que sentían que debían diezmar a
nuestro ministerio porque les proporcionábamos su único alimento espiritual. Quizás no había
una iglesia cerca de ellos, y no pudieron salir de la casa. Nuestros programas de radio y
televisión, nuestras cintas, libros, videos y otros materiales proporcionaron su alimento y
cuidado espiritual. En esas circunstancias inusuales, aceptamos en oración su diezmo. Pero en
la gran mayoría de los casos, instamos a la gente a diezmar a sus iglesias locales.

No abandones el montaje de vosotros mismos.

La Palabra nos dirige a reunirnos con otros creyentes para adorar a Dios, animarnos unos a
otros y recibir instrucción e inspiración. La iglesia es el mejor lugar que conozco para que eso
suceda.

Hebreos 10:25 dice: "Sin dejar de reunirnos, como es la manera de algunos, sino exhortándonos
unos a otros: y mucho más, cuando vean que se acerca el día". Nunca he encontrado ninguna
escritura que haga excepciones a esto. Ver televisión cristiana, escuchar programas del
ministerio en la radio, escuchar cintas de enseñanza, mirar videos y leer libros cristianos son
buenos y buenos, y creo en ellos. Pero no toman el lugar de la iglesia local.

Sé que hay personas que dicen que ya no van a la iglesia porque la televisión es su pastor. "Me
gusta ver al hermano Smith", dicen. "Es como mi pastor"

Pero el Hermano Smith no puede ser su pastor porque no es un pastor; Él no ministra en esa
oficina. A menos que tenga una iglesia, no es un pastor.

Hace algunos años, escuché a un evangelista popular hacer una declaración a un pequeño
grupo de ministros en un entorno privado que me horrorizaba. Él dijo: "Bueno, no creo mucho
en la iglesia local. Si las personas escuchan mi transmisión, escuchan mis grabaciones y leen mis
libros, pueden quedarse en casa y ser tan buenos cristianos como lo harían si lo hicieran. fue a
la iglesia."

Le comenté a un par de ministros que lo escucharon: "¿No es una pena que el viejo Jesús no
fuera tan inteligente como él?
Evidentemente, el pobre viejo Dios no lo sabía. Él envió pastores para ser pastores y escribió en
su Palabra para que no abandonemos la reunión de nosotros mismos".

Tan pronto como tuve la oportunidad, le pregunté a este hombre: "¿Eres un pastor, un pastor?"

"Oh, no, no", respondió. "Esa no es mi vocación".

"Entonces, ¿cómo podría alguien ser un cristiano exitoso simplemente escuchando tus cintas y
leyendo tus libros?" Le pregunté. Él no parecía tener una buena respuesta a mi pregunta.

Dios usa a la iglesia para ministrar y satisfacer las necesidades diarias de su pueblo. La iglesia es
una familia, y todos necesitamos el apoyo de una familia. Entendemos cómo una familia
regular cuida a un nuevo bebé, alimentando y atendiendo todas sus necesidades a medida que
crece.

Después de un tiempo, la familia ayuda al pequeño a aprender a caminar, comienza a cuidarse


solo y luego comienza a hacer tareas y tareas sencillas. Eventualmente, el niño aprende cómo
contribuir a la familia y convertirse en un miembro productivo de la sociedad.

La familia de la iglesia realiza una función similar para los nuevos cristianos. Después de un
tiempo de cuidado y entrenamiento concentrados, a los jóvenes cristianos se les enseña cómo
adorar a Dios y se les da la oportunidad de comenzar a servir al Señor.

Pueden comenzar con cosas simples como aprender la Biblia y cómo adorar y orar. Luego
comienzan a usar sus talentos para bendecir y ayudar a otros. Sean cuales sean sus habilidades,
pronto encuentran algo que pueden hacer para contribuir y ser parte de la obra de Dios.

Sólo una familia de la iglesia puede proporcionar este tipo de apoyo y participación. No puedes
obtener esta experiencia a través de cintas o libros. La radio y la televisión cristianas tienden a
hacer que las personas espectadoras que simplemente están sentadas al margen miren o
escuchen. Las transmisiones del Evangelio y otros materiales a menudo tienen un excelente
contenido espiritual que es entretenido y edificante; tienen un lugar válido en el Reino de Dios.
Pero no pueden reemplazar la función de la iglesia local al entrenar y equipar a las personas para
el servicio cristiano.

¿Quién estará allí para ti en las crisis de la vida?

Tarde o temprano, todos nosotros experimentamos algunas de las crisis de la vida, y es


importante tener un lugar al que acudir y que personas solidarias nos sostengan.
Por ejemplo, ¿qué haría si dependiera de un programa de televisión para ser su pastor y usted
terminó en el hospital con una enfermedad grave? ¿Quién vendría a orar por ti y te animaría a
confiar en Dios?

¿Y si uno de tus seres queridos falleció? ¿Podría llamar a ese predicador de televisión para que
lo consuele, lo ayude a hacer los arreglos finales y conduzca el funeral? ¿Alguien prepararía
comida y la llevaría a su casa para aquellos que sufrían con usted?

¿Y si su hijo o hija quisiera casarse? ¿Quién brindaría el asesoramiento prematrimonial,


ministraría a la boda y realizaría la ceremonia de matrimonio? ¿Podrías depender de tu pastor
de radio o de tu iglesia televisiva para satisfacer tus necesidades?

¡No cuentes con ello!

Hay momentos en los que desea y necesita la presencia y el toque de personas reales, vivas, de
carne y hueso en las que puede confiar. Necesita el apoyo y la ayuda de personas que lo conocen
y lo aman: miembros de su familia.

El capítulo 4 de Hechos habla de un incidente en la vida de Pedro y Juan que ilustra de qué
estoy hablando. Después de hablar sobre la curación a un mendigo lisiado fuera del templo en
Jerusalén y predicar a Jesús a la multitud que se había reunido, Pedro y Juan fueron arrestados
por los líderes religiosos y encarcelados durante la noche.

Después de ser interrogados y amenazados, finalmente fueron liberados.

¿Qué haces cuando intentas ayudar a los demás y tomar una posición para que el Señor sea
perseguido por tus esfuerzos? ¿A dónde vas cuando te meten en la cárcel durante la noche y
luego te tiran a la calle? ¿Qué hicieron Pedro y Juan?

La Biblia dice: "Y dejados ir, fueron a su propia compañía..." (Hechos 4:23). Ellos sabían a
dónde ir cuando se metieron en problemas. No fueron a escuchar cintas ni a leer un libro. No
escucharon la transmisión de radio del hermano Smith ni vieron su programa de televisión.
Fueron a buscar a las personas que los conocían y amaban, a los creyentes que compartían su
fe.

Creo que la "compañía" de amigos de Peter y John les dio un lugar para bañarse y limpiarse y
les proporcionó algo de ropa limpia. Luego les prepararon algo de comer y escucharon mientras
Peter y John contaban lo que les había sucedido.

Después, todos oraron juntos hasta que el Espíritu Santo cayó y sacudió la casa. Luego
continuaron hablando la Palabra de Dios con audacia (vea Hechos 4:31).
Todos necesitamos nuestra propia compañía de creyentes, ¿no es así? Si nos quedamos en casa
y escuchamos a alguien predicar en la radio o la televisión, ¡no tenemos ninguna compañía!
Necesitamos un lugar para ir donde podamos encontrar personas de Dios. Necesitamos
reunirnos para apoyarnos y ayudarnos mutuamente y para movilizar nuestros recursos para
hacer el trabajo de Dios y llevar a cabo la Gran Comisión. Por eso Dios nos dice que no
abandonemos la reunión de todos en la iglesia local (Hebreos 10:25).

Por eso es más importante apoyar financieramente a su iglesia local que dar en cualquier otro
lugar. Pague sus diezmos a su iglesia local para ayudarlo a llevar a cabo todo su trabajo y alcance.
Sí, hay otros ministerios dignos que también merecen su apoyo. No los dejes afuera; envíe
ofrendas para ayudar en su trabajo, ya que Dios lo bendice y le permite compartirlo.

Al seguir este patrón, creo que Dios lo usará para ayudar a bendecir a su iglesia y al personal
pastoral y para prosperar a otros hombres y mujeres buenos de Dios que están logrando grandes
cosas para el Señor. Y también creo que Dios satisfará todas tus necesidades y te bendecirá
abundantemente, espiritualmente, físicamente y materialmente. Solo entonces experimentarás
el verdadero significado de la prosperidad.

1 Para una descripción más detallada de estas visiones, vea el libro del reverendo Hagin, I Believe
in Visions (Yo Creo en las Visiones).
6

Evitar Abusos y Prácticas Falsas


El dinero es un bien necesario en la civilización actual. Para la gran mayoría de las personas, los
días en que los miembros de una familia trabajaron juntos para ser en gran medida
autosuficientes: construir su propia casa, cultivar sus propios alimentos, proporcionar su
propia agua y combustible, crear su propia ropa y usar " El medio de transporte natural es un
recuerdo lejano.

Hoy en día, todos los productos y servicios necesarios para un estilo de vida normal deben ser
comprados. Pasar por un solo día sin gastar dinero en algo es difícil, si no imposible. Así como
esta dependencia del dinero afecta la forma en que la mayoría de las personas vive su vida
cotidiana, también tiene un gran impacto en la forma en que las iglesias y los ministerios llevan
a cabo su trabajo.

Encontrar dinero para el ministerio

La recaudación de fondos se ha convertido en un hecho de la vida, una parte necesaria de toda


organización cristiana efectiva para sobrevivir.

Gordon Lindsay fue uno de los principales ministros del movimiento pentecostal y el
avivamiento de la curación en el siglo veinte. También fue el fundador de la organización
ministerial ahora conocida como Cristo para las Naciones. Un prolífico escritor y editor, el
Rev. Lindsay a menudo habló sobre los peligros y problemas que enfrentan los ministros para
encontrar dinero para el ministerio. Algunos de sus comentarios están incluidos en un capítulo
anterior. En su libro El ministerio carismático, escribió lo siguiente:

[El dinero] es un elemento importante en la promoción de la obra cristiana. Su


disponibilidad regula en gran medida el alcance de nuestras actividades. Por lo tanto,
es natural que un ministro busque formas y medios mediante los cuales pueda obtener
los fondos necesarios para el trabajo que se le pide que haga.

Pero aquí se esconde muchas trampas en las que los incautos pueden tropezar. La línea
entre lo permisible y lo objetable es a veces muy delgada. Algunos hombres han
recaudado cientos de miles de dólares para misiones, y su trabajo debe ser altamente
elogiado. Otros han recaudado cantidades comparativamente insignificantes, y la
manera en que se hizo o la forma en que lo usaron, ha provocado una fuerte condena.
Si a las personas se les dice que el dinero se va a utilizar para un determinado propósito,
y que se gasta en gran parte en otras cosas, como la promoción, entonces se está
recaudando bajo falsos pretextos. Este es un punto delicado. Ciertamente hay costos
en recaudar dinero de los misioneros. Cualquiera que diga lo contrario no dice la
verdad. Pero si la mayor proporción de los fondos así recaudados se usa para gastos
generales, entonces algo está mal. . . .

La manera de tomar ofertas en una campaña es extremadamente importante. Si todos


los servicios o un número considerable de servicios se ocupan con una solicitud
prolongada para grandes ofertas, es probable que el efecto sobre las personas de la
comunidad sea desfavorable. Los ministros así comprometidos pronto serán
considerados como empleados principalmente en la recaudación de fondos. 1

Lindsay también comentó sobre el uso de "trucos" que había visto a lo largo de los años que
fueron utilizados por varios grupos religiosos como un medio de recaudación de fondos.
Afirmó lo siguiente:

Trucos que incluían reliquias, huesos, agua bendita, indulgencias, etc., maldijeron a la
Iglesia medieval. Fueron ampliamente utilizados en ese momento como dispositivos de
recaudación de dinero diseñados para apelar a la ignorancia y superstición de las
personas. Hoy en día ciertos predicadores recurren a trucos para atraer a las personas a
que se deshagan de su dinero. . . .

A lo que nos referimos como artilugios es el uso de artículos que pretenden tener algún
poder misterioso o supuesta virtud en ellos, una especie de encanto o fetiche, cuyo uso
no tiene un fundamento bíblico. . . .

¿Cuáles son algunos de estos trucos? El número aparentemente es interminable,


porque los nuevos se escuchan con frecuencia. La lista parcial incluye las siguientes
cosas: un "bolso bendito" que hace que el dinero se multiplique "de manera
sobrenatural"; el "regalo" de la prosperidad; "Imágenes mágicas" en las que la imagen
reaparece después de que la persona haya cerrado los ojos. . . ; una "alfombra de oración"
especial; "aceite sagrado" o "agua bendita" que se supone que tiene una virtud especial;
paños que "sobrenaturalmente" cambian de color; "uñas bendecidas"; "cuadros
bendecidos"; "bendito aserrín" sobre el cual se supone que un ángel ha caminado; un
barril de agua en el que un ángel desciende y "lo molesta"; "demonios embotellados",
etc. Estos son solo algunos de la larga lista de trucos que se han ofrecido al público.

La reforma tuvo su comienzo cuando Martín Lutero se convenció de que todos los
trucos que usaba la iglesia (las reliquias, los huesos de los santos, las astillas de la "cruz
verdadera", etc.) eran falsos y no tenían ninguna virtud. Que Dios ayude al ministro a
permanecer en la simplicidad y pureza del evangelio y no intentar engañar a las personas
con tales cosas.2

Lindsay también fue citado por el respetado autor, David Edwin Harrell, Jr., en su estudio del
movimiento pentecostal, Todas las cosas son posibles. Al notar la preocupación de los líderes
responsables del avivamiento de la curación por el "énfasis impropio en el dinero", el libro
registra la advertencia de Lindsay contra un espíritu codicioso.

Pero este avivamiento puede ser muy retrasado si hay una subasta continua de dinero
en las campañas. Hay algunos que son lo suficientemente miopes como para haber
destruido su utilidad para el reino de Dios por un manejo ofensivo de las finanzas. 3

Harrell también citó a Donald Gee, quien, como señalamos anteriormente, fue un editor
británico británico influyente que llegó a creer que el movimiento de curación había albergado
fraudes y promovido la explotación. Declaró: "Hay que confesar que en unos pocos casos
lamentables, el comercialismo vició [degradó] el testimonio" 4.

En su propio libro A Way to Escape (Una Vía de Escape), Gee dijo: "La buena y fiel predicación
del evangelio completo se ha visto debilitada por las apelaciones no monetarias a las escrituras,
hasta el tropiezo de muchos". 5

Las advertencias de estos y otros líderes cristianos deben ser escuchadas y atendidas nuevamente
por todos los ministros honestos y la organización cristiana de hoy.

Desafortunadamente, los mismos tipos de abusos y prácticas erróneas relacionadas con el


dinero que han plagado a la Iglesia desde los días de los Apóstoles todavía están floreciendo.

Ningún ministro es inmune a las tentaciones con respecto al dinero. El diablo seguramente
vendrá cuando haya oportunidades para comprometer los estándares de las Escrituras y
nuestros principios personales de integridad financiera. Sería fácil racionalizar y poner excusas
para buscar apoyo de manera indebida cuando estamos bajo presión financiera o cuando una
multitud de admiradores podría ser fácilmente influenciada para dar una "oferta de amor"
personal sustancial.

Los peligros espirituales de ceder a este tipo de tentación son tremendos. La Biblia emite una
advertencia severa que podría aplicarse en tal situación: "Por tanto, el que cree que está de pie,
preste atención, no sea que caiga" (1 Co. 10:12).

Hay una serie de enseñanzas y prácticas en la Iglesia hoy en día, especialmente entre los grupos
carismáticos, que pueden llevar a malentendidos y problemas hirientes. Muchas veces, estos
errores son el resultado de personas que toman un versículo de la Biblia, o parte de un versículo,
fuera de contexto o llevando una aplicación demasiado lejos.

A veces ha habido un intento excesivo de hacer una aplicación en el Nuevo Testamento de


alguna frase o tecnicidad del Antiguo Testamento que no se aplica en absoluto. Llevadas al
extremo, estas enseñanzas pueden convertirse en abusos y prácticas falsas.

Examinemos varios ejemplos específicos que se enseñan en varios lugares de este país y también
en otras naciones. Si bien puede que no haya ninguna intención maliciosa por parte de aquellos
que han promovido estas enseñanzas, creo que estas enseñanzas tienen el potencial de dañar y
victimizar a personas inocentes.

¿Es la prosperidad financiera un signo de espiritualidad?

Una enseñanza supone que la prosperidad financiera es un signo seguro de espiritualidad. Esta
enseñanza sugiere que a lo largo de la Biblia, Dios ha recompensado la fe y la santidad con
bendiciones materiales. La implicación es que si una persona no está experimentando
abundancia financiera, debe haber un déficit espiritual en su vida, probablemente causado por
no dar lo suficiente.

Por ejemplo, el maestro puede citar a Mateo 6:33 y decir: "Si no estás agregando 'todas estas
cosas' a tu vida, no debes buscar primero el Reino de Dios". Este es el mismo tipo de abuso que
decirle a una persona que no ha recibido curación por una enfermedad o enfermedad que,
evidentemente, simplemente no tiene suficiente fe.

La verdad es que recibir una ganancia financiera no es un indicador seguro y absoluto de las
bendiciones de Dios. ¡También podría ser un indicador de que la persona robó un banco o
"tuvo suerte" al apostar en Las Vegas! Si solo la riqueza fuera un signo de espiritualidad,
entonces los narcotraficantes y los jefes del crimen serían gigantes espirituales. La Biblia dice
que aquellos que suponen que la ganancia es la piedad se comieron a "hombres de mentes
corruptas", llenos de disputas perversas e indigentes de la verdad (véase 1 Timoteo 6: 5).

Si bien varias escrituras vinculan la prosperidad material con las bendiciones de Dios, muchos
otros versos hacen una clara distinción y diferenciación entre la riqueza material y las
bendiciones espirituales.

Proverbios 10:22 dice: "La bendición del Señor es la que enriquece, y no añade tristeza con
ella". Pero el apóstol Santiago escribe: "Alégrese el hermano de bajo grado, porque él es
exaltado; pero el rico, en cuanto se humilla, porque como flor de la hierba pasará... Oye, mis
queridos hermanos ¿No ha escogido Dios a los pobres de este mundo ricos en fe, y herederos
del reino que les ha prometido que lo aman? (Santiago 1: 9,10; 2: 5).
En la primera carta de Pablo a Timoteo, él le da un consejo.

Pero la piedad con contentamiento es una gran ganancia. Porque no trajimos nada a este mundo,
y es cierto que no podemos llevar a cabo nada. Y teniendo comida y vestimenta, seamos contentos.
Pero los que serán ricos caerán en tentación y lazo, y en muchas codicias necias e hirientes, que
ahogarán a los hombres en la destrucción y la perdición. . . Dígales a los que son ricos en este
mundo, que no sean sensatos, ni confíen en riquezas inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da
abundantemente todas las cosas para disfrutar.

—1 Timoteo 6: 6-9,17

Varios versículos en el Libro de Proverbios indican que hay algunos tipos de bendiciones que
son más beneficiosas y deseables que las bendiciones materiales, siempre y cuando esa elección
fuera necesaria.

Mejor es poco con el temor del Señor que un gran tesoro y problemas con él.

—Proverbios 15:16

Mejor es un poco con justicia que grandes ganancias sin derecho.

—Proverbios 16: 8

Mejor es el pobre que anda en su rectitud, que el perverso en sus caminos, aunque sea rico.

—Proverbios 28: 6

En resumen, la riqueza material puede estar conectada a las bendiciones de Dios o puede estar
totalmente desconectada de las bendiciones de Dios.

Ciertamente, la prosperidad financiera no es un indicador infalible de la espiritualidad de una


persona.

Dando para obtener

Una enseñanza popular en los últimos años ha sido que las donaciones deben estar vinculadas
mecánicamente a obtener. Si necesitas algo, dale algo. Sembrar un carro para conseguir un
carro. Siembra un traje para recibir un traje.
Este es otro ejemplo de tomar una verdad básica y llevarla al extremo. Como cualquier otra
verdad bíblica, hay una zanja de error en ambos lados del camino.

Hay algunas personas que no parecen darse cuenta de que Dios quiere bendecirlos. No
comprenden en absoluto la aplicación práctica de la ley de siembra y cosecha en sus vidas
personales. Como resultado, dar por ellos es estrictamente una cuestión de deber. Pueden dar,
pero no tienen fe ni expectativa alguna sobre recibir algo de Dios. Esto es desafortunado
porque, sin duda, se pierden algunas de las bendiciones que Dios tiene para ellos.

En el otro lado del camino están las personas codiciosas que intentan usar su donación para
manipular a Dios. Intentan hacer de la bandeja de ofrendas una especie de máquina
expendedora celestial: ¡coloca tu ofrenda, tira del asa y recupera tu bendición! Este es
ciertamente el motivo equivocado para dar.

Algunas personas van tan lejos con este tipo de pensamiento que se vuelven locos, regalando
su auto con la esperanza de obtener otro, probablemente mejor, auto. Estas personas a veces
terminan caminando por mucho tiempo!

Estoy bastante seguro de que podría haber una ocasión en la que Dios trataría con una persona
para darle su automóvil a alguna persona o ministerio. Si esa persona regalara su automóvil por
obediencia y amor, como para el Señor, creo que Dios lo bendecirá a cambio, quizás con otro
vehículo. Pero la dirección personal y específica de Dios para un individuo no se convierte en
una doctrina general para toda la Iglesia. No hay una fórmula espiritual para sembrar un Ford
y cosechar un Mercedes.

Muchos predicadores han usado la historia de la viuda de Sarepta como un ejemplo de una
persona que ha dado por vencida su necesidad y ha sido prosperada a cambio. Según 1 Reyes
17, había una hambruna en la tierra, y esta pobre viuda había llegado a su último puñado de
harina y unas pocas gotas de aceite. Estaba a punto de preparar una última comida para ella y
su hijo y luego morir de hambre.

Elías, el profeta, le pidió que le preparara primero un pastel de pan y luego cocinara para ella y
para su hijo. Él le dijo a él que el Señor dijo: "La jarra de harina no se usará y la jarra de aceite no
se secará hasta el día en que el Señor llueva sobre la tierra" (ver Primera Reyes 17:14 NVI).
Cuando ella obedeció dándole pan a Elías, su provisión se multiplicó milagrosamente; ella
recibió pan

Jesús se refirió específicamente a este evento en el comienzo de su ministerio terrenal. Él dijo:


"Les aseguro que había muchas viudas en Israel en la época de Elías, cuando el cielo estuvo
cerrado durante tres años y medio y hubo una gran hambruna en toda la tierra. Sin embargo,
Elías no fue enviado a ninguna de ellas, pero a una viuda en Sarepta en la región de Sidón. Y
hubo muchos en Israel con lepra en el tiempo del profeta Eliseo, pero ninguno de ellos fue
limpiado, solo Naamán, el sirio "(Lucas 4: 25-27 NVI).

La Biblia enseña claramente que Dios no respeta a las personas (Hechos 10:34). Su amor y
bendiciones están disponibles para todos. Pero no hay una ley espiritual absoluta que diga que
cada persona experimentará el amor y las bendiciones de Dios exactamente de la misma manera.

Creo que la curación es para todos. Pero Jesús declaró que no todas las personas serán sanadas
como lo fue Naamán, el leproso. Creo que la prosperidad es para todos, pero Jesús dijo que no
todas las personas serán prosperadas como lo fue la viuda de Sarepta.

Dios no le dijo a cada persona enferma que se sumergiera siete veces en el río Jordán, y no le
dijo a cada persona necesitada que le diera su último trozo de comida a Elías. No hay reglas
únicas para la sanación y la prosperidad.

Si el Señor te habla de una manera clara y convincente para darle tu abrigo a alguien, hazlo.
Pero dáselo por amor y obediencia a Dios. En ese caso, creo que Dios te recompensará y no te
dejará temblando en las mangas de tu camisa. Pero asegúrate de tus motivos para darte tu
abrigo. No lo hagas solo porque escuchaste el testimonio de otra persona que regaló un abrigo
y fue bendecida con una chaqueta de cuero nueva. No digas: "También quiero una chaqueta
de cuero, así que voy a regalar mi abrigo".

Nuestros motivos son de importancia crucial. Necesitamos estar dispuestos a dar en obediencia
a Dios, incluso si nunca recibimos una cosa a cambio. Debemos mantener nuestros corazones
rectos y protegernos contra la codicia. Al mismo tiempo, debemos darnos cuenta de que Dios
quiere que tengamos fe, esperando que Él satisfaga nuestras necesidades.

Nombrando tu semilla

Algunos ministros han puesto mucho énfasis en la práctica de "nombrar a tu semilla". Le han
dicho a la gente: "Cuando saques tu ofrenda, ponle un nombre. Si un agricultor quiere
cosechar maíz, siembra el maíz. Si quiere cosechar algodón, siembra un algodón. Nombra tu
ofrenda como semilla por lo que quiero recibir".

No estoy seguro de que "nombrar a tu semilla" sea necesariamente escritural. No puedo


encontrar ningún versículo que apoye específicamente la práctica. Quizás para algunas
personas es una manera de ser específicos acerca de lo que creen para Dios. Es bueno ser
específico con nuestra fe, pero también creo que es importante no tratar de restringir los
beneficios de una oferta particular a un resultado específico.
No estoy diciendo que sembrar semillas esté mal; Simplemente me estoy dirigiendo a la práctica
de nombrar tu semilla. La Biblia señala claramente que Dios tiene la intención de sembrar y
cosechar, y eso incluye sembrar y cosechar en el área de las finanzas.

La Biblia enseña que Dios bendecirá a sus hijos cuando estén caminando de acuerdo con su
Palabra (Deut. 28). Creo que el medio principal por el cual Dios te bendecirá es a través de la
ley de sembrar y cosechar. En otras palabras, cuando eres fiel para simplemente dar tus diezmos
y ofrendas, Dios es fiel a "... abrirte las ventanas del cielo y derramar una bendición, para que
no haya espacio suficiente para recibirla" ( Mal. 3:10).

Como dije en un capítulo anterior, el diezmo es el diez por ciento de sus ingresos. Las ofrendas
son cualquier cantidad que tu propósito en tu corazón sea dar, o lo que el Espíritu Santo te
lleva a dar, más allá del diezmo. Los diezmos y las ofrendas son el patrón principal de dar y
recibir que Dios ha ordenado para la prosperidad de sus hijos.

Personalmente no "nombro mi semilla", diciendo que estoy dando mi ofrenda para cosechar
tal y tal cosa. Solo creo que Dios suplirá todas mis necesidades. Creo que el Señor es mi pastor
y que no querré. Así que doy porque amo al Señor.

Debido a que "nombrar a tu simiente" no es una práctica basada en la Biblia, instaría a los
predicadores a tener cuidado de no usar esto como un truco para persuadir a las personas a dar.

Un compañero ministro dijo una vez: "Estar concentrados en lo que recibimos como resultado
de nuestra forma de dar corrompe la actitud misma de nuestra naturaleza generosa. Nuestro
enfoque no debe estar en lo que recibimos como resultado. Más bien, nuestro enfoque debe
estar en dar como una expresión de nuestro amor por nuestro Señor y Salvador y el hecho de
que le agrada".

Durante varios años, he conducido las Cruzadas de todas las religiones en iglesias y auditorios
en todo el país. Me he convertido en una práctica presentar el trabajo del Centro de
Capacitación Bíblica RHEMA en algún momento durante la cruzada y usar los ingresos u
ofertas de la reunión para la escuela. Estos fondos han ayudado a mantener abiertas las puertas
de la escuela, ya que la matrícula recibida de los estudiantes solo paga aproximadamente un
tercio de los costos operativos reales.

Pero recaudar fondos para RHEMA no es mi único propósito al realizar cruzadas, ni tampoco
es mi primera prioridad. Aunque es una causa valiosa que merece apoyo, no invierto mi tiempo
y esfuerzo solo para obtener una oferta para la escuela.

Tengo una lista de propósitos, ordenados por prioridades:


1. Hacer que la gente nazca de nuevo.

2. Que las personas se llenen del Espíritu Santo.

3. Para sanar a las personas.

4. Ayudar a establecer creyentes en la fe.

5. Presentar el Centro de Entrenamiento Bíblico RHEMA para apoyo financiero.

Creo que cada creyente debe tener una lista de propósitos similar para dar; esta lista podría
verse así:

1. Porque amo a Dios.

2. Porque quiero obedecer a Dios.

3. Porque quiero apoyar a la Gran Comisión ya la Iglesia.

4. Porque quiero ver gente bendecida.

5. Porque estoy plantando semillas para mis propias necesidades.

El retorno de cien veces

La idea de que Dios recompensará nuestras donaciones pagando un retorno de cien a uno por
lo que damos a su trabajo se ha convertido en un concepto muy popular. Es casi un lugar
común escuchar a los ministros referirse a esto al momento de ofrecer, instando a las personas
a "dar generosamente y creer en Dios por una bendición cien veces mayor".

La base de este concepto es un pasaje de las Escrituras incluido en los Evangelios de Mateo,
Marcos y Lucas.

Entonces Pedro comenzó a decirle: He aquí, nosotros lo hemos dejado todo, y te hemos seguido.
Respondió Jesús y dijo: De cierto os digo que no hay ninguno que haya dejado casa, o hermanos, o
hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por causa de mí y del evangelio, que no
reciba CIEN VECES MÁS ahora en este tiempo; casas, hermanos, hermanas, madres, hijos, y
tierras, con persecuciones; y en el siglo venidero la vida eterna.

—Marcos 10: 28-30


Observe que no hay nada que se diga en este pasaje acerca de los diezmos u ofrendas. El
contexto se refiere a las personas que se han comprometido absolutamente a seguir el llamado
de Dios en sus vidas, dejando atrás sus posesiones, familias y estilos de vida anteri ores (vea
también Mateo 19: 27-29 y Lucas 18: 28-30).

Jesús respondió a Pedro diciendo: "Todo hombre que sacrifique todo por mí y por el
Evangelio, recibirá cien veces más en esta vida de casas, hermanos, hermanas, padres, madres,
esposas, hijos, tierras y persecuciones" (Marcos 10: 29,30).

¿Qué quiso decir Jesús? ¿Literalmente le prometió a cada discípulo cien piezas de bienes raíces
por cada una de las que habían abandonado, y cien hermanos o hermanas por cada hermano
que quedaron en casa, y cien padres y madres o esposas e hijos? Al estudiar las vidas de los
discípulos, no encontramos registro de que ninguno de ellos haya adquirido tales posesiones,
excepto las persecuciones.

¿Las palabras de Jesús no se hicieron realidad? ¿Estaba exagerando? No lo creo. No hay ninguna
cuenta de que algún discípulo se haya quejado alguna vez de las promesas incumplidas del
Señor. ¡En cambio, testificaron que su registro era verdadero!

¿Qué quiso decir Jesús cuando dijo que recibirían cien veces más casas y familias? Los hombres
más sabios que yo que han pasado vidas estudiando las Escrituras y la vida y los tiempos de
Jesús han dado su interpretación. A estos evangelistas itinerantes que se convertirían en
misioneros del mundo, que viajaban solos con poco más que la ropa que llevaban puesta, les
prometió que las casas en tierras extrañas les abrirían sus puertas: cien, si fuera necesario. Él
prometió que al predicar el Evangelio del Reino y ganar almas para Cristo, disfrutarán de la
comunión con innumerables hermanos, hermanas, madres y padres, una familia de fe
multiplicada.

¿Está el cien por cien disponible para nosotros hoy? Sí, por supuesto, ¡está disponible para
todos los que lo han dejado todo para comprometerse todo por Cristo y el Evangelio!

¿Significa el retorno cien veces mayor que cuando hacemos una oferta, deberíamos sacar una
calculadora y calcular el reembolso monetario que esperamos recibir a una tasa de cien a uno?
En otras palabras, si damos un dólar a la obra de Dios, ¿se nos promete que nos devolverá cien
dólares?

Consideremos un ejemplo hipotético de lo que sucedería si un individuo en realidad hiciera


que esto sucediera solo siete veces en su vida. Dado que el propósito de la prosperidad es
proporcionar a los creyentes los recursos para hacer la obra de Dios, asumiremos que una vez
que este individuo comenzó a dar con un dólar y recibió su retorno multiplicado, "reinvirtió"
la cantidad total de regreso al Reino de Dios dando de nuevo.
Así es como se desarrollaría ese escenario con el retorno cien veces más simple siete veces:

$ 1 x cien veces el retorno = $ 100

$ 100 x cien veces el retorno = $ 10,000

$ 10,000 x cien veces el retorno = $ 1,000,000

(Nota: si la devolución de cien veces funcionara solo tres veces desde una oferta inicial en
dólares, ¡el donante sería un millonario!) $ 1,000,000 x retorno de cien veces = $ 100,000,000

(¡Eso es cien millones de dólares!)

$ 100,000,000 x cien veces el retorno = $ 10,000,000,000 (diez mil millones de dólares)

$ 10,000,000,000 x cien veces el retorno = $ 1,000,000,000,000 (un trillón de dólares)

$ 1,000,000,000,000 x cien veces el retorno = $ 100,000,000,000,000 (¡cien trillones de


dólares!)

Al momento de escribir este artículo, se considera que Bill Gates de Microsoft es el hombre con
la mayor riqueza financiera del mundo; su patrimonio neto se estima en tanto como $ 85 mil
millones. Por lo tanto, una persona para quien la devolución de cien veces funcionó como se
describe anteriormente, ¡tendría 1,176 veces más dinero que Bill Gates!

Tal vez usted conoce a un cristiano que ha sido muy generoso al dar y tiene una fe firme en la
capacidad y la voluntad de Dios para dar prosperidad a sus hijos. Digamos que con los años
esta persona acumula un valor neto de diez millones de dólares. La mayoría de la gente estaría
de acuerdo en que este individuo es bastante rico, que la prosperidad financiera es una realidad
para él.

Sin embargo, los diez millones de dólares de este rico cristiano es una fracción microscópica de
lo que podría lograrse con el retorno cien veces mayor en una oferta inicial en dólares
reinvertida siete veces como se describió anteriormente. De hecho, esos diez millones de dólares
tendrían que multiplicarse diez millones de veces para igualar los cien billones de dólares
hipotéticamente recibidos por el individuo a quien se le devolvió su dólar único, solo siete veces
más.

Considera también que casi cualquier cristiano que sea fiel en los diezmos y las ofrendas no
habría comenzado con un solo dólar, ¡sino con cientos de dólares! Si la devolución de cien veces
funcionara de forma literal y matemática para todos los que dieron dinero en una ofrenda,
tendríamos cristianos caminando sin billones o billones de dólares, ¡sino cuatrillones de
dólares!

Interpreta la Palabra de Dios correctamente

Por favor, entienda que no estoy tratando de ser cínico, ni estoy tratando de quitarle la fe a
nadie con respecto a que Dios satisfaga sus necesidades. Pero creo que es importante que
seamos realistas y sanos en lo que enseñamos. Debemos "dividir correctamente" la Palabra de
Dios y buscar cuidadosamente la verdad al interpretar las Escrituras.

Poner demasiado énfasis o agregar algo a lo que la Biblia realmente enseña invariablemente hace
más daño que bien. A lo largo de los años, he visto a los creyentes saltar a conclusiones falsas y
totalmente irreales con respecto a enseñanzas tales como el retorno cien veces mayor.

Al sentir que se les prometieron rendimientos notables, extraordinarios y fenomenales, algunos


terminaron decepcionados y desilusionados cuando el resultado no se materializó como lo
habían previsto.

Volviendo a la pregunta original: ¿debe un creyente esperar un reembolso monetario a una tasa
de cien a uno cuando paga sus diezmos o hace una ofrenda? ¡Absolutamente no!

Entonces, ¿por qué algunos predicadores enseñan eso? Bueno, los ministros son humanos,
como todos los demás. A veces cometemos errores.

De vez en cuando, aparece una idea o concepto que suena realmente emocionante; La gente
realmente se deja llevar y ansiosa por responder. Es fácil simplemente subirse al carro y
acompañar a la multitud sin tomarse el tiempo para buscar las Escrituras y examinar la idea en
detalle.

Hace varios años, cometí ese error con el concepto de la devolución de cien veces. Aprendí lo
que otros decían y también comencé a decirlo. Cuando recibí una ofrenda, oraba para que Dios
bendiga las ofrendas de la gente enviándoles un retorno cien veces mayor. Sonaba bien Y la
gente parecía entusiasmada y entusiasmada. Pero cada vez que lo decía, me sentía vagamente
incómodo. Algo no estaba del todo bien, pero no pude señalarlo.

Una mañana me levantaba para venir a dar una clase en RHEMA. Estaba sentada a un lado de
la cama, poniéndome los calcetines. Me puse uno y estaba empezando a ponerme el otro
cuando el Señor me dijo: "Nadie ha recibido un retorno cien veces mayor en todas sus
donaciones".
Bueno, eso me detuvo en mis pasos, con un calcetín puesto y un calcetín fuera. Pensé: ¿Escuché
bien? Creo que conozco la voz del Señor. Lo he escuchado muchas veces.

"Bueno, Señor", dije, "Jesús habló sobre el sembrador que salió y esparció semillas. No todo
produjo buenos resultados, pero algunos produjeron cien veces, unas sesenta veces y unas
treinta".

El Señor me señaló que la parábola a la que me refería no era hablar de dinero. La semilla es la
Palabra. El terreno pedregoso e infestado de espinas no tiene retorno en absoluto; algunos de
los que escuchan la Palabra no responden. Pero incluso en buen terreno, la cantidad de retorno
difiere. Algunos cristianos no crecen y se desarrollan mucho, quizás treinta veces. Otros pueden
desarrollar más. Y algunos llegan a ser cristianos grandes, devotos, llenos de fe y productivos,
las personas que son cien veces más. En otras palabras, reciben el máximo beneficio de la
Palabra de Dios que han escuchado.

Y el otro pasaje de cientos de veces más usado que vimos anteriormente tampoco se trata de dar
dinero, tampoco. Marcos 10:28 a 30 está hablando sobre el servicio cristiano. Jesús no estaba
hablando de multiplicar los diezmos y las ofrendas.

Creo que es muy posible que haya algunas personas que hayan dado una cierta cantidad y
hayan recibido un retorno multiplicado, tal vez incluso cien veces, ¡pero no por cada dólar que
le hayan dado al Señor! La palabra de Dios para mí fue que nadie ha recibido nunca un retorno
cien veces mayor en todas sus donaciones. ¿Tienes?

Si sus diezmos y ofrendas el año pasado fueron de $ 5,000, ¿recibió cien veces el retorno de
medio millón de dólares? Si dio un total de $ 20,000, ¿recibió $ 2,000,000? ¿Esperas?

Creo que entiendes el punto. Yo también lo hice, y es por eso que ya no les digo a las personas
que esperen el cien por ciento de sus ofertas. Simplemente me quedo con lo que dice la Palabra
de Dios: "Da, y te será dada; buena medida, presionada, y agitada, y corriendo ..." (Lucas 6:38).
Siempre reclamo la bendición de "atropellarme".

Una unción de 'Rompimiento de deudas' o 'Multiplicación de dinero'

De vez en cuando, las personas me preguntan acerca de algún predicador que, o bien se dice, o
se dice de otros, que está especialmente ungido para "romper el poder de la deuda" sobre la vida
de las personas o para poder "multiplicar el dinero de las personas". En la mayoría de los casos,
esta unción o habilidad especial solo puede activarse dando una ofrenda a este ministro o a la
organización que representa.
No hay una sola parte de las Escrituras que yo conozca que valide tal práctica. Me temo que es
simplemente un plan para recaudar dinero para el predicador y, en última instancia, puede
resultar peligroso y destructivo para todos los involucrados. Tenemos que ser extremadamente
cuidadosos al elevar a ciertos ministros a un estatus más alto que el humano. Nuestro enfoque
debe estar en Dios y no en el hombre.

Ciertamente, el dinero puede ser más productivo para el Reino de Dios cuando se siembra en
un ministerio productivo. Y hay ministros dotados con habilidades para fomentar la confianza
y motivar a las personas. Pero los cristianos deben dar para ayudar a difundir el Evangelio y
hacer la obra de Dios, no para que un "ministro altamente ungido" les multiplique su dinero.

Me acuerdo de Pablo y Bernabé. Cuando ministraban en la ciudad de Listra, un tullido de toda


la vida fue levantado, saltando y caminando. Cuando la gente de la ciudad vio lo que había
sucedido, gritaron: "Los dioses han llegado a nosotros a semejanza de los hombres". Llamaron
a Bernabé Júpiter y llamaron a Pablo Mercurio.

La Biblia dice que los sacerdotes de la ciudad trajeron bueyes y guirnaldas para ofrecerles un
sacrificio (ver Hechos 14: 8-18).

Para evitar que la gente los adorara, Pablo y Bernabé tuvieron que correr entre la gente y
testificar que solo eran hombres al servicio del Dios vivo. Parece que hay algo sobre la naturaleza
humana que quiere elevar a ciertas personas a un estado divino.

Los griegos tenían una leyenda mítica sobre un rey llamado Midas que vivió en el siglo VIII a.
C., de la misma área general que la Listra. Probablemente recuerdes su historia como el rey con
el toque dorado; Todo lo que puso en sus manos se convirtió en oro.

Bueno, justo cuando la gente de Listra preguntó si Júpiter y Mercurio habían bajado entre ellos,
hoy parece que algunas personas están preguntando: "¿Está Midas entre nosotros?"

Desafortunadamente, muchos están listos para creer que si ponen dinero en las manos de un
predicador con el toque de Midas, por así decirlo, de alguna manera, mágicamente, aumentará
y multiplicará sus finanzas. Esto puede degenerar rápidamente en motivos incorrectos o
codicia.

Algunas personas pueden tener la tentación de dar, no solo para bendecir la obra de Dios, sino
por codicia por la ganancia material que esperan obtener para sus propios propósitos egoístas.

Una persona que siente que está en servidumbre por deudas puede dar a un ministro la mayor
parte o la totalidad del dinero que tiene por desesperación. Espera contra toda esperanza que el
ministro lo ayude a obtener un retorno tan milagroso de su oferta que pueda pagar sus deudas
y comenzar de nuevo.

He oído hablar de personas con grandes deudas de tarjetas de crédito o facturas médicas a las
que se les dijo que esperaran una "cancelación de deuda sobrenatural". Luego, a través de un
error de computadora o error humano, recibieron una declaración que mostraba que ya no
debían nada o debían una cantidad sustancialmente menor. En algunos casos, un depósito
bancario fue publicado incorrectamente, dándoles crédito por una cantidad mayor que fue
suficiente para pagar una deuda.

No hay nada "sobrenatural" en este tipo de eventos.

Tratar de aprovecharse de ellos solo dará lugar a más problemas.

Si se comete algún tipo de error en el que a un cristiano se le acredita dinero que sabe que no le
pertenece, tiene la obligación moral, ética y bíblica de rectificar el asunto.

Se ha dicho que cuando era joven, Abraham Lincoln trabajaba como empleado de una tienda.
Una mujer vino en un día y compró algunos artículos. Lincoln sumó su factura y llegó a dos
dólares con seis centavos y cuarto. Ella pagó la cuenta, quedó completamente satisfecha, y se
fue. Más tarde, Lincoln comenzó a cuestionar su cálculo. Lo reconfiguró y se dio cuenta de que
la cuenta debería haber sido de dos dólares incluso. Esa noche, cuando él cerró la tienda, caminó
dos o tres millas hasta su casa y le pagó los seis centavos y cuarto.

La Biblia dice: "Si ves que el buey u oveja de tu hermano se desvían, no lo ignores, pero asegúrate
de devolvérselo. Si el hermano no vive cerca de ti o si no sabes quién es, llévalo a casa. Contigo
y guárdalo hasta que él venga a buscarlo.

Entonces devuélvelo a él. Haz lo mismo si encuentras el burro de tu hermano o su manto o


cualquier cosa que pierda. No lo ignore "(Deut. 22: 1-3 NIV).

Para la mayoría de las personas, salir de la deuda no es un proceso instantáneo o de un día para
otro. No experimentan un solo "descubrimiento" milagroso en el que Dios descargue una gran
suma global en su regazo. Por lo general, involucra muchos meses, quizás años, de arduo
trabajo, diligencia, buen manejo del dinero, sabiduría, vida dentro de los medios propios y las
bendiciones de Dios que provienen de la fe.

El ministro que dice tener una unción de "rompimiento de deudas" o de "multiplicación de


dinero" está en peligro de ser llevado a un error más profundo. En lugar de presentar un mensaje
equilibrado del Evangelio completo y cumplir con el llamado de Dios en su vida, puede
convertirse en un "especialista" centrado estrechamente, que trata solo con dinero y ganancias
financieras. Incluso puede convertirse en un recaudador de fondos tan hábil que se convierta
en un "arma contratada", traída por otras organizaciones ministeriales para recaudar dinero
para ellos (para un "recorte" de la "toma").

En lugar de vivir para bendecir a las personas, fortalecer las iglesias locales y promover la causa
de Cristo, este predicador corre un gran riesgo y se enfrenta a la gran tentación de centrarse solo
en lo que puede obtener para sí mismo y sus propósitos. En algún lugar del camino, su llamada
y misión original se desechan. El apóstol Pablo dijo: "Pero lo guardo debajo de mi cuerpo y lo
someto a sujeción: no sea que, por cualquier medio, cuando haya predicado a otros, yo mismo
debería ser desechado" (1 Cor. 9:27). Ese es un precio demasiado alto para pagar por el dinero.

¿Es dar a los pobres una buena inversión?

Me duele escuchar que hay algunos ministros que enseñan, o al menos dan la impresión, de
que darles personalmente les traerá una mayor bendición al donante que dar a los pobres o
apoyar el ministerio de la iglesia local para los pobres.

Una vez más, estos individuos implican que debido a que tienen una "unción especial" como
Jesús, tienen un regalo, un toque de Midas, para multiplicar el dinero al donante e impartir
grandes bendiciones.

Algunos de estos ministros en realidad sugieren que no hay mucha bendición en dar a los
pobres al citar Proverbios 19:17: "El que tiene compasión de los pobres presta al Señor, y lo que
ha dado lo pagará nuevamente". "Eso no es una inversión demasiado buena", dicen. "Dar cinco
dólares a una persona pobre es un préstamo a Dios, y Él te pagará cinco dólares. Recibes justo
lo que le 'prestaste' a Dios. Pero si inviertes esos cinco dólares en un ministerio con una" unción
más alta " , 'se puede esperar un retorno multiplicado ".

Luego dirán: "Sabes, Jesús dijo que siempre tendrás a los pobres contigo ...". (Juan 12: 8)
implicando que los pobres no valen mucho, que son una moneda de diez centavos por docena.

Esta enseñanza es totalmente errónea y completamente no bíblica.

Tales sugerencias son interpretaciones completamente falsas de Proverbios 19: 7 y Juan 12: 8.

La idea de que "prestar" un dólar a Dios dándoselo a los pobres solo traerá un reembolso de un
dólar no es consistente con otros ejemplos bíblicos. Juan 5 cuenta cómo Jesús "tomó prestado"
el bote de Pedro. Subió al bote y le pidió al "gran pescador" que saliera de la orilla de manera
que pudiera tener una plataforma para enseñar a la multitud de personas que se habían reunido
con él. Entonces Jesús le pagó a Pedro por el préstamo de su bote.
Veamos el siguiente relato en el Evangelio de Lucas.

Cuando terminó de hablar, le dijo a Simón: "Sácalo al agua profunda, y baja las redes para
atraparlo".

Cuando acabó de hablar, le dijo a Simón: —Lleva la barca hacia aguas más profundas, y echen
allí las redes para pescar. —Maestro, hemos estado trabajando duro toda la noche y no hemos
pescado nada —le contestó Simón—. Pero, como tú me lo mandas, echaré las redes. Así lo hicieron,
y recogieron una cantidad tan grande de peces que las redes se les rompían. Entonces llamaron
por señas a sus compañeros de la otra barca para que los ayudaran. Ellos se acercaron y llenaron
tanto las dos barcas que comenzaron a hundirse.

—Lucas 5: 4-7 (NVI)

¿Cuánto valió el uso del bote de pesca de Peter durante una hora o más? ¡No valía tanto como
dos barcos llenos de peces! ¡Sin duda, Jesús pagó el préstamo con intereses! Ciertamente no era
un Scrooge.

*Scrooge es el personaje de “Cuento de Navidad” de Charles Dickens que era avaro y fue
visitado por los tres fantasmas de la navidad.

En el siguiente capítulo del Evangelio de Juan, encontramos el relato de la alimentación de los


cinco mil. Conoces la historia: un niño pequeño le dio a Jesús su almuerzo de cinco panes de
cebada pequeños y dos pescados, quienes los multiplicaron para alimentar a la multitud de
personas hambrientas. Cuando todos hubieron comido, los discípulos recogieron las sobras:
¡doce canastas llenas! (vea Juan 6: 8-12). Soy de la opinión de que Jesús le dio esas doce canastas
de pan y pescado a ese niño pequeño que había dado su almuerzo a los pobres, "prestándolo" a
Dios. Varias personas deben haber tenido que ayudarlo a llevar toda esa comida a casa. Él fue
pagado por su préstamo con un gran interés.

Verá, las personas a menudo citan solo un versículo de las Escrituras sobre un tema que parece
dar una cierta impresión, pero ignoran a muchos otros. No se puede construir una doctrina en
una sola escritura.

La Biblia dice: "En la boca de dos o tres testigos, cada palabra que él establezca" (2 Cor. 13: 1).

La Biblia tiene mucho que decir acerca de ayudar y ministrar a los pobres. Comencemos con el
verso que algunos ministros hacen mal uso. En Juan 12: 8, Jesús dice: "Siempre habrá pobres
entre ustedes". Lo que Jesús realmente quiso decir se revela en el versículo del Antiguo
Testamento que citaba: "Siempre habrá gente pobre en la tierra. Por lo tanto, te ordeno que
seas abierto con tus hermanos y con los pobres y necesitados de tu tierra" (Deut. 15:11 NVI).
Entonces, lo que realmente dijo Jesús, en esencia, fue lo siguiente: "Siempre habrá gente pobre
para ayudar, y usted debería ayudarlos tanto como pueda. Siempre tendrá oportunidades para
ayudar a los pobres, pero solo yo Estaré aquí muy poco tiempo".

Primeros frutos

Hace muchos años, hubo una enseñanza sobre las primicias, que se remonta al Antiguo Pacto
bajo la Ley Levítica. Se centró en el hecho de que las primicias se llevaron personalmente a los
sacerdotes, y que estos sacerdotes del Antiguo Pacto representaban un tipo de ministros
quíntuples actuales porque fueron ungidos. Un problema serio se desarrolla cuando
comenzamos a referirnos a los cinco ministros como sacerdotes.

Recuerde, mencionamos anteriormente en este capítulo que no pagamos los diezmos ni


hacemos ofrendas de la misma manera que lo hicieron bajo el Antiguo Pacto. Bajo la Ley
Levítica, las personas trajeron sus primicias al sacerdote. Pero bajo el Nuevo Pacto, tenemos un
Sumo Sacerdote: el Señor Jesucristo.

Alguien podría preguntar: "¿Qué pasa con el ministerio quíntuple?

¿No son sacerdotes? ¿Los que están en el ministerio quíntuple no me representan ante Dios?
"No, no son sacerdotes. No te representan a Dios; representan a Dios para ti. La Palabra de
Dios dice que nosotros, como creyentes, hemos sido hechos Reyes y sacerdotes para Dios (Ap.
1: 6).

El libro de Hebreos revela cómo Jesús se convirtió en nuestro Sumo Sacerdote.

Si hubiera sido posible alcanzar la perfección mediante el sacerdocio levítico (pues bajo este se le
dio la ley al pueblo), ¿qué necesidad había de que más adelante surgiera otro sacerdote, según el
orden de Melquisedec y no según el de Aarón? Porque cuando cambia el sacerdocio, también tiene
que cambiarse la ley. En efecto, Jesús, de quien se dicen estas cosas, era de otra tribu, de la cual
nadie se ha dedicado al servicio del altar. Es evidente que nuestro Señor procedía de la tribu de
Judá, respecto a la cual nada dijo Moisés con relación al sacerdocio. Y lo que hemos dicho resulta
aún más evidente si, a semejanza de Melquisedec, surge otro sacerdote que ha llegado a serlo no
conforme a un requisito legal respecto a linaje humano, sino conforme al poder de una vida
indestructible. Pues de él se da testimonio: «Tú eres sacerdote para siempre, según el orden de
Melquisedec». Por una parte, la ley anterior queda anulada por ser inútil e ineficaz, ya que no
perfeccionó nada. Y, por la otra, se introduce una esperanza mejor, mediante la cual nos
acercamos a Dios.

—Hebreos 7: 11-19 (NVI)


Verá, bajo el Antiguo Pacto, la gente solo podría llegar a Dios al pasar por el sacerdote. Pero no
tenemos que pasar por nadie hoy. No tenemos que pasar por un sacerdote. No tenemos que
pasar por nadie, excepto Jesús.

Vine entre los pentecostales en 1937. Luego, en 1940 hubo una gran controversia sobre las
primicias, los diezmos y las ofrendas. La gente creía que todo el dinero pertenecía al pastor.
Bueno, algunos de nosotros finalmente usamos un poco de sentido común y nos enderezamos.
Y Dios nos bendijo. Pero, verás, algunas personas realmente tuvieron la idea de que el pastor
aceptó y manejó todo el dinero.

De hecho, cuando empecé a pastorear iglesias pentecostales, manejé todo el dinero de la iglesia.
Pero puedes meterte en problemas haciendo eso. Necesitas gente que te ayude. Esto
proporciona cosas honestas a la vista de todos los hombres (Romanos 12:17). En una iglesia
que pastoreaba, teníamos las cosas muy bien establecidas. Teníamos diferentes fondos para las
misiones, la construcción, la compra de flores para los enfermos, etc.

Recuerdo a un ministro que se convirtió en el pastor de una iglesia que dejé. Si hubiera sabido
que la iglesia lo iba a considerar, les habría dicho que no lo contrataran. Él no tenía un buen
récord. Finalmente robó cada centavo que tenían. Podrían haberlo arrestado por malversación.
Pero como dijo uno de los diáconos: "No lo queríamos en el periódico". Así que lo dejaron ir,
y finalmente la iglesia se recuperó.

Ahora algunas personas son honestas y sinceras, pero otras solo están tratando de obtener más
dinero. No tienen suficiente fe para creerle a Dios, por lo que tratan de desarrollar algún tipo
de sistema. Quieren que todo el dinero les pertenezca. Muchas personas creen que todos los
diezmos pertenecen al pastor. La última iglesia que pastoreé pensaba así. Dijeron que querían
que las ofrendas del domingo por la mañana y del domingo por la noche fueran para mí.

Le dije: "No, me está yendo muy bien; tomemos la ofrenda del domingo por la noche y la
pongamos en el tesoro de la iglesia porque la iglesia la necesita".

La junta de diáconos dijo: "Queremos que lo tengas".

"No", dije, "no lo necesito. Tomaré los diezmos y las ofrendas del domingo por la mañana, y
pondremos la ofrenda del domingo por la noche en la tesorería general porque necesitamos
hacer un poco de construcción". Este es probablemente un concepto extraño para la mayoría
de las personas hoy en día. Verás, en la década de 1940 las iglesias eran bastante pequeñas. Era
una práctica común dar todos los diezmos y ofrendas del domingo por la mañana al pastor.
Como resultado de incluir la oferta de la noche del domingo en la tesorería general, pudimos
remodelar el frente del auditorio, agregar algunas salas de la escuela dominical y arreglar el salón
de la juventud.

Todo el dinero no le pertenece al pastor. Es muy fácil entrar en la zanja de un lado o del otro.
Quedémonos en medio de la carretera.

Hacer una aplicación en el Nuevo Testamento de los tecnicismos del Antiguo Testamento
viola todos los principios de la interpretación de la Biblia, especialmente cuando no hay un solo
uso del Nuevo Testamento de la palabra "primicias" en el contexto en el que algunos ministros
lo predican.

El concepto de primicias no se usa en el Nuevo Testamento en referencia a las donaciones


financieras. Ni siquiera hay un indicio más vago de ello por parte de ningún escritor del Nuevo
Testamento en relación con el dinero o el apoyo de los ministros.

"Primeros frutos" en el Nuevo Testamento se refiere principalmente a Jesucristo. Él es los


Primeros Frutos, el primero que se levantó de entre los muertos, y representó a todos los que
lo seguirían.

Otros usos de "primicias" en el Nuevo Testamento se refieren a las "primicias del Espíritu" en
la vida del creyente. En otras palabras, "primicias" se refiere a la obra inicial del Espíritu en la
vida de un creyente, la primera evidencia de Su presencia en nosotros. Se refiere a esas señales
de Su presencia en nosotros ahora, en comparación con lo que Él hará con nosotros más
adelante cuando tengamos nuestros cuerpos glorificados.

Otro uso de la palabra "primicias" es totalmente figurativo. Tiene que ver con los primeros
individuos que nacen de nuevo en un lugar determinado.

Después de examinar muchas enseñanzas que han llevado a malentendidos y problemas


hirientes en el Cuerpo de Cristo, veamos la manera bíblica de prosperar.

El patrón bíblico: recibir y dar

Uno de los pasajes más interesantes del Antiguo Testamento describe cómo a los israelitas que
habían sido llevados cautivos a Babilonia finalmente se les permitió regresar a Jerusalén. Se
reunieron dentro de los muros, el sacerdote Esdras les leyó de la Ley de Moisés, y los levitas se
los explicaron.

Vamos a leer la cuenta en el capítulo 8 de Nehemías.


Así que leyeron el libro en la ley de Dios con claridad, le dieron sentido y les hicieron entender la
lectura. . . Entonces él les dijo: Id por el camino, comed gordos, bebed el dulce, y enviad porciones
a los que no tienen preparado; porque hoy es santo para nuestro Señor; porque la alegría del Señor
es tu fortaleza. . . Y toda la gente se fue a comer, a beber, a enviar porciones ya hacer gran alegría,
porque habían comprendido las palabras que se les habían declarado.

—Nehemías 8: 8,10,12

Note lo que pasó. Después de que la gente escuchó la Palabra de Dios, Nehemías les dijo que
celebraran con alegría. Ellos comieron. Ellos tomaron. Compartieron con los que no tenían
nada.

En el Nuevo Testamento, Jesús dijo a sus discípulos: "... habéis recibido gratuitamente, dadlo
libremente" (Mat. 10: 8). Este es el patrón bíblico. De esto se trata realmente el cristianismo.
Recibes, y luego das.

Veamos otro pasaje de las Escrituras que menciona dar a los pobres.

¿No es más bien el ayuno que yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, soltar las cargas de
opresión, y dejar ir libres a los quebrantados, y que rompáis todo yugo? ¿No es que partas tu pan
con el hambriento, y a los pobres errantes albergues en casa; que cuando veas al desnudo, lo cubras,
y no te escondas de tu hermano? Entonces nacerá tu luz como el alba, y tu salvación se dejará ver
pronto; e irá tu justicia delante de ti, y la gloria de Jehová será tu retaguardia.

—Isaías 58: 6-8

¿Qué impresión obtienes de estos versículos acerca de la recompensa de dar a los pobres?
¿Devolverá el donante lo que da o una recompensa abundante?

Como mencioné anteriormente, una de las ideas expuestas por algunos predicadores es que
debido a que son representantes de Jesús y ungidos como Él, usted debe darles personalmente
para obtener un mayor rendimiento en sus donaciones. ¿Esto está de acuerdo o es contrario a
lo que Jesús y Pablo enseñaron bajo la inspiración del Espíritu Santo en el Nuevo Testamento?

Lo que Jesús dijo sobre dar a los pobres

Parte de la doctrina orientada hacia el dinero implica que solo los ministros altamente ungidos
representan al Señor.

Leamos en el Evangelio de Mateo para averiguar quién representa al Señor.


Entonces el Rey les dirá a su diestra: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado
para vosotros desde la fundación del mundo: porque tenía hambre, y me disteis de comer; tenía
sed, y Me disteis de beber. Fui forastero y me recogisteis. Desnudo, y me cubristeis; enfermé, y me
visitasteis; estuve en la cárcel, y vinisteis a mí. Entonces le responderán los justos, diciendo: Señor,
¿cuándo te vimos hambriento y te sustentamos? ¿O sediento, y te dio de beber? ¿Cuándo te vimos
forastero y te recogimos? o desnudo, y te vestimos? ¿O cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y
vinimos a ti? Y el rey les responderá y les dirá: De cierto os digo, que en cuanto lo hicisteis a uno
de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis.

—Mateo 25: 34-40

¡Note aquí que Jesús dijo que estaba representado por los pobres!

Cuando Jesús se le apareció a Saulo de Tarso, que estaba persiguiendo a la Iglesia en general, le
dijo: "Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?" (Hechos 9: 4). En este caso, Jesús dijo que estaba
representado por toda la Iglesia.

¡Jesús mismo, en términos inequívocos, declaró que los pobres cristianos y todo el Cuerpo de
Cristo en general lo representan tanto como un ministro quíntuple!

En 1 Corintios 10:31, el apóstol Pablo escribió: "Ya sea que comas, bebas o hagas lo que hagas,
hazlo todo para la gloria de Dios". Entonces, cuando das a los pobres, hazlo como al Señor.
Dios bendecirá eso. Cuando diezmas y ofrendas a tu iglesia, hazlo como para el Señor. Dios
bendecirá eso. Cuando le da una ofrenda personalmente a un ministro oa alguien más, hágalo
como si fuera el Señor. Dios bendecirá eso.

¡Date cuenta de que no tienes que responder a una ofrenda sensacionalista para dar de manera
productiva y eficaz al Cuerpo de Cristo! Pablo nos instruyó a dar como lo hacemos en nuestro
corazón. Claro, puede haber ocasiones en las que nos guíe el Espíritu de Dios para apoyar a un
individuo o causa en particular. Debemos obedecer al Espíritu de Dios.

Pero la mayoría de las veces, debemos ser sistemáticos en nuestra entrega.

Debemos apoyar a nuestras iglesias locales a propósito con nuestros diezmos. Debemos
encontrar ministerios que estén produciendo buenos resultados y propósitos para sembrar
fielmente en esos ministerios.

Cualquier donación puede ser rentable para el donante, y cualquier donación puede no ser
rentable para el donante. Lo que cuenta es que el dador lo hace como para el Señor.
¿Habrá una transferencia de riqueza de los últimos
tiempos?

Ha habido bastante discusión en los últimos años sobre una próxima transferencia de riqueza
del mundo a la Iglesia. La idea se basa en parte de una escritura que dice: "... la riqueza del
pecador está reservada para el justo" (Prov. 13:22).

Aparentemente, algunos han interpretado que esto significa que llegará el día en que el pueblo
de Dios tendrá mucho dinero para la obra de Dios, dinero que se nos transfiere de la riqueza de
lo mundano.

En primer lugar, realmente no veo nada de esto en el Nuevo Testamento, especialmente en


términos de lo que se supone que debemos creer activamente en Dios. Y siempre desconfío de
construir una doctrina o creencia básica en una sola escritura. Jesús dijo: "... en la boca de dos
o tres testigos, cada palabra se puede establecer" (Mat. 18:16).

Estoy seguro de que a medida que la Iglesia haga su trabajo y haga que las personas vuelvan a
nacer, habrá más personas que darán sus diezmos y ofrendas por la obra del Señor. Pero creo
que debemos tener cuidado al codiciar el dinero del mundo. No deberíamos preocuparnos
tanto por que el dinero de los pecadores se transfiera a nuestras manos. Nuestra preocupación
debe ser conseguir que sus corazones sean transferidos al Reino. Debemos enfocarnos en que
reciban lo que tenemos (vida eterna), no en que recibamos lo que tienen (bienes materiales).

Pablo dijo a los corintios: "No busco el tuyo, sino a ti" (2 Co. 12:14). Como ministro, no estaba
concentrado en su dinero, sino en sus almas.

El apóstol Juan dijo lo siguiente acerca de algunos ministros que viajaron con el Evangelio:
"Porque por su nombre salieron, sin tomar nada de los gentiles" (3 Juan 7).

Otras traducciones de este verso enfatizan el punto:

"... no aceptando nada de los paganos" (Goodspeed)

"... tomando nada de la gente del mundo" (Beck)

"... y declinó tomar nada de los paganos" (Moffatt)

"... y no aceptan la ayuda de los no cristianos" (Phillips) Nuestro trabajo no es tratar de obtener
la riqueza del mundo. Nuestro trabajo es usar fielmente la riqueza que ya tenemos para difundir
el Evangelio. Si todos los cristianos simplemente diezmaran y dieran ofrendas, la Iglesia tendría
fondos más que suficientes para lograr lo que sea necesario. Las estadísticas indican que el
veinte por ciento de los miembros de la iglesia proporcionan el ochenta por ciento de los
ingresos de la iglesia y que el cristiano estadounidense promedio da solo el seis por ciento de sus
ingresos a la obra del Señor. ¡Imagina dónde estaríamos si esos porcentajes estuvieran donde
deberían estar!

La Biblia enseña que cuando la Iglesia regrese con Jesús después de la Tribulación y Él
establezca Su Reino Milenial en la tierra, heredaremos toda la riqueza de los pecadores en ese
momento. No veo ningún lugar en el Nuevo Testamento en el que se supone que debemos
concentrarnos en obtener su dinero ahora. En su lugar, deberíamos concentrarnos en buscar
los corazones de los que no son salvos y en usar fielmente las finanzas que ya tenemos.

El uso de trucos

Al recordar más de sesenta y cinco años de ministerio, puedo recordar una gran cantidad de
trucos que los predicadores han usado para atraer la atención y obtener una mayor respuesta
de las personas a sus anuncios y apelaciones. Aunque puedes suponer que hay muchos nuevos
trucos hoy en día, muchos de ellos han existido durante décadas. He visto a algunos de ellos ir
y venir dos o tres veces.

Algunos trucos son absolutamente ridículos, y el hecho de que parecen funcionar solo ilustra
cuán desaprendidos y supersticiosos son las personas. Son prisioneros del reino del alma y no
viven en el reino espiritual.

Hace años, alguien en la radio habló sobre un hilo rojo que te enviaría por una ofrenda de $ 10.
Se suponía que tenía un poder especial en ello. Si estuvieras gordo, usar el cordón alrededor de
tu cintura te haría perder peso. Si fueras flaco, usar el cordón rojo te ayudaría a ganar peso.

Entonces a alguien se le ocurrió la idea de las benditas billeteras por las que se había orado. La
gente podría obtenerlos enviando al ministro una ofrenda de $ 25. Se suponía que las personas
debían poner la billetera en el bolsillo y esperar que Dios la llenara milagrosamente de dinero.
Después de llevarlo un tiempo, se suponía que las personas debían abrir la billetera bendita y
descubrir que el dinero había sido suministrado para pagar sus facturas.

Sé que parece imposible que alguien sea engañado por algo tan tonto, pero muchos enviaron
su dinero y usaron esos hilos rojos y benditos billeteros. Otros trucos pueden parecer más
creíbles y convincentes.

En la década de 1950, escuché a un predicador de radio pedirle a la gente que le enviara una
ofrenda y una petición de oración. Prometió tomar todas las cartas de solicitud que recibió con
él en un viaje a Jerusalén y orar por ellas en la tumba vacía donde Jesús había sido sepultado.
Escuché que él recibió bolsas de correo; miles de personas querían que él orara por sus
peticiones en ese lugar especial.

No hay absolutamente nada en las Escrituras que sugiera que Dios escuchará y contestará una
oración desde la tumba en Jerusalén, más de lo que Él lo calentará a usted orando en su
habitación, en el trabajo, o en cualquier otro lugar donde le clame a Él con fe. Lo importante
no es quién ora dónde, sino que le crees a Dios, basado en Su Palabra.

El trato de oración en Jerusalén era simplemente otro truco.

Lo que el predicador de radio realmente quería era que más personas enviaran ofrendas. Y
quería más nombres que pudiera poner en su lista de correo para promocionar con otros
correos y apelaciones.

A veces, el truco es muy sutil, e incluso la persona que lo promueve puede ser engañada para
que piense que lo que está haciendo es genuino. Hace unos meses, estaba revisando un
periódico de la iglesia que me habían enviado (recibo muchos de ellos). Una de las próximas
reuniones que la iglesia estaba promoviendo fue una noche especial de "doble porción". Dijo:
"¡Vengan creyendo y reciban su doble porción!"

Este artículo me llamó la atención porque recordé haber escuchado acerca de los servicios de
"doble porción" hace cincuenta años. Parecía que una persona pensó en hacerlo, y luego todos
en todo el país se subieron al carro.

El problema con los servicios de "doble porción" es que la idea de que cada creyente puede
recibir una doble porción del Señor no es bíblica. ¿Una doble porción de qué?

El concepto se desarrolla a partir de la historia del Antiguo Testamento sobre Eliseo y Elías,
quienes fueron llamados y ungidos en el oficio de profeta. Elías dijo: "Pregúntame qué haré por
ti antes de que me quiten" (2 Reyes 2: 9). Eliseo respondió diciendo que quería una doble
porción del espíritu de Elías.

El resto del relato cuenta cómo Eliseo cumplió con la condición de ver a Elías subir en el carro
de fuego y cómo el manto de Elías cayó sobre él. Y el registro bíblico muestra que Eliseo recibió
una doble porción de la unción de Elías, y realizó el doble de milagros.

Hay al menos dos razones o condiciones que calificaron a Eliseo para recibir una doble porción.
Primero, fue llamado y ungido para ser profeta, tal como lo fue Elías. Y segundo, Elías le dijo
que pidiera lo que quería de él.
¿Qué califica a las personas en uno de los servicios especiales de "doble porción" de hoy para
solicitar una doble porción? ¿Están pidiendo una doble porción de cosas materiales? ¿O están
pidiendo una doble porción de cosas espirituales? De cualquier manera, no hay ninguna base
bíblica para ello. Dios ya ha prometido proveer todas sus necesidades. ¿Cómo pueden obtener
una doble porción de todo?

Cada creyente tiene una unción del Espíritu en su interior. La Biblia dice: "Pero la unción que
habéis recibido de él permanece en vosotros ..." (1 Juan 2:27).

Entonces, ¿por qué tener un servicio de "doble porción"? Sin duda, la mayoría de los ministros
que usan esta idea quieren que sea una bendición para las personas, pero pueden estar
prometiendo algo que no pueden cumplir. Y parte de la razón para programar el servicio
especial es lograr que más personas asistan y participen en el servicio de la iglesia.

Creo que los ministros deben tener mucho cuidado con lo que patrocinan y promueven. Y
siempre necesitan estar seguros de que sus motivos son puros.

1 Gordon Lindsay, El Ministerio Carismático, Cristo para las Naciones, Inc., Dallas, 1983, pp.
51-52. Utilizado con permiso.

2 Ibid., Pp. 50-51.

3 Gordon Lindsay, Diez reglas que debemos seguir si queremos ver un avivamiento
conmovedor, "The Voice of Healing, noviembre de 1949, página 12. Se usa con permiso.

4 Donald Gee, Wind and Flame (rev. Y ed. Ampliada [Springfield, Mo.]: Assemblies of God
Publishing House, 1967).

5 Donald Gee, A Way To Escape, Gospel Publishing House, Springfield, Mo., 1966, pág. 31.
7

Enseñanza Equilibrada
A lo largo de este libro, he tratado de enfatizar la importancia de proporcionar un énfasis
adecuado en importantes verdades cristianas.

En tantos de estos temas, hubo personas que enfatizaron tanto una idea o concepto en
particular que la llevaron al extremo. Su actitud parecía ser, si un poco de esto es bueno,
entonces mucho debe ser mejor.

Cuando esto sucedió, generalmente otro grupo se levantó para corregir el énfasis excesivo.
Desafortunadamente, a menudo su "corrección" fue en el extremo opuesto, porque
"demasiado" de esta idea es tan ofensiva, deshagámonos de ella por completo. Se podría decir
que tendieron a "tirar al bebé con el agua del baño".

El resultado fue que se creó una gran brecha entre las dos posiciones extremas, y con frecuencia
surgieron malentendidos y animosidad. Las personas en ambos campos se vieron tan atrapadas
en el conflicto que olvidaron la motivación original de ambas partes, que era hacer el bien y
bendecir a las personas. ¡Y en su exceso de celo, ambos lados a menudo perdieron de vista la
verdad original!

Mi manera de describir esto es llamar a la verdad básica —la posición bíblica— el medio del
camino y las aplicaciones extremas como las zanjas a ambos lados del camino. Según mi
experiencia, una persona no tiene que viajar muy lejos antes de ver a la gente en una zanja a un
lado o al otro de la carretera. Por alguna razón, parece ser la cosa más difícil en el mundo para
que el Cuerpo de Cristo se mantenga en equilibrio sobre un tema.

Tenga en cuenta que no solo las personas malas se meten en una zanja.

Gente buena: creyentes cristianos sinceros y bien intencionados cuyo celo por la verdad es
encomiable puede permitir que su celo exceda su sabiduría. Creo que incluso algunos de los
líderes cristianos cuyos fracasos llegaron a los titulares nacionales en los últimos años no se
propusieron intencionalmente herir a nadie ni caer en el error. Salieron de las tangentes y se
alejaron del propósito principal y la verdad central del Evangelio. Una vez fuera de pista, era
demasiado fácil ir cuesta abajo apresuradamente.

Veamos algunos ejemplos de verdades bíblicas básicas y sus aplicaciones extremas: la posición
media de la carretera y las zanjas a ambos lados de la carretera.
Error y extremo La verdad Error y Extremo
Asunto Un extremo del camino El Medio del camino El otro extremo del camino

Bautismo en Agua No puedes ser salvo a El bautismo es una El bautismo no tiene


menos que estés ordenanza de la relevancia o
bautizado con una Iglesia que comunica importancia hoy en
fórmula especial. nuestra día en absoluto.
identificación con la
muerte, sepultura y
resurrección de
Cristo.
Sanidad Divina La curación ha sido Dios sí sana hoy, La curación divina es
eliminada. El día de pero los medios la única manera
los milagros ha naturales de ayuda legítima de ser sano.
pasado. también son El uso de médicos o
apropiados y medicamentos es un
aceptables. pecado.
Dones y Ministerios Ya no necesitamos Los dones del Aquellos con dones
pastores y ministros. ministerio que ministeriales son una
Dios va a usar a todos Cristo dio están aquí clase superior de
por igual. hoy. Su trabajo es cristianos. Deben
equipar a los santos gobernar a todos los
para hacer la obra del demás cristianos y
ministerio y dirigir no solo la
promover el caminar iglesia, sino también
de cada cristiano con las vidas de todos los
Dios al alimentarlos creyentes.
con la Palabra.

¿Reconoce algunas o todas las posiciones variables sobre estos temas básicos? También puede
ser consciente de algunas opiniones extremas sobre otros puntos doctrinales. Encontrar, y
permanecer, en una posición equilibrada sobre temas básicos como estos, obviamente no es
una tarea fácil. Hasta el día de hoy, algunas iglesias luchan por mantenerse fuera de las zanjas
del error cuando se trata de administrar los dones del ministerio.

Los dones del ministerio deberían producir equilibrio

Uno de los pioneros del pentecostalismo que ayudó al movimiento a establecerse sobre una
base bíblica firme fue un inglés llamado Donald Gee. Hablaba tan elocuentemente sobre los
problemas del extremismo y los excesos que se le conoció como el "Apóstol del equilibrio".
Tuve el privilegio de conocerlo hace muchos años y escucharlo hablar. Leí muchos de sus
artículos y libros y siempre los encontré llenos de sabiduría y conocimiento. Amé y aprecié su
ministerio.

En la década de 1930, Gee escribió el siguiente consejo profundo sobre cómo interactúan los
dones del ministerio para producir equilibrio y solidez.

Una de las cosas más encantadoras que nos encontramos en el umbral de los estudios
sobre los dones del ministerio de Cristo, es su sabia variedad.

Es cierto que el primero en la lista, el apóstol, parece abarcar casi todos los tipos de
ministerio; pero hay profetas, cuyo ministerio es inspirador y apela a los elementos
emocionales de la naturaleza humana; y luego, para equilibrarlos, están los maestros,
cuyo ministerio es lógico y apela a las facultades intelectuales. . . . Luego están los
evangelistas cuyo ministerio será casi exclusivamente sin [fuera] de la iglesia: y los
pastores cuyo ministerio será casi exclusivamente dentro de la iglesia, ambos
igualmente necesarios y honorables.

Este asunto de equilibrio en el ministerio es de vital importancia para un ministerio


efectivo y agresivo sin un crecimiento integral; mucho más importante de lo que la
mayoría de los creyentes se dan cuenta. Muchas asambleas no tienen una visión que no
sea la de un ministerio de un solo hombre, que se espera cumpla con todos los
requisitos: evangelismo, pastoral, enseñanza, profético. Se espera que un hombre tenga
un éxito notable en el evangelismo, que sea un organizador espléndido, un buen
visitante pastoral, un maestro de la Biblia competente, que posea además dones de
sanación y expresión inspirada. La maravilla es que muchos hombres parecen
aproximarse, al menos en cierta medida, a estas demandas exorbitantes y no escriturales.
Por lo general, es una gran tensión para ellos mismos; y puede fácilmente resultar en
que nunca alcancen una competencia de primera clase en lo que es su verdadera línea
de ministerio dada por Dios.

Otras asambleas e individuos ni siquiera parecen tener el deseo o la visión de que un


hombre llene cada línea de ministerio necesaria; solo parecen ver una línea de
ministerio, y no tienen tiempo, ni apreciación, ni estímulo para nada más allá de su
propia línea de cosas. Por ejemplo, algunas asambleas y creyentes individuales no tienen
visión ni entusiasmo por nada que no sea el evangelismo en el sentido más estrecho de
ese término, y casi ignoran la enseñanza y los maestros. En el lado opuesto, hay otros
que, si lo hicieran a su manera, tendrían tanta enseñanza bíblica que convertirían
cualquier asamblea en poco más que una escuela bíblica, e ignorarían por completo un
testimonio externo agresivo.
Es probable que los dos tipos anteriores se unan en "despreciar las profecías" (1
Tesalonicenses 5:20), y no tengan tiempo ni lugar para los dones de profecía, lenguas o
interpretación. Sin embargo, en el otro extremo, hay quienes ponen un valor y una
importancia tan indebidos sobre estos mismos dones que no consideran que un
predicador esté en la bendición y la libertad del Espíritu en absoluto, a menos que su
ministerio esté continuamente salpicado de manifestaciones de esta descripción. ; y les
gusta que todas las reuniones de la asamblea estén dominadas por estas características.
En todos y cada uno de los casos hay una grave falta de equilibrio.

Lo que se necesita es una apreciación de los diversos ministerios que Cristo ha colocado
en la iglesia, y la comprensión de que todos y cada uno de ellos son esenciales para una
actividad y un crecimiento completos. No es raro escuchar a los maestros menospreciar
a los evangelistas llamándolos "superficiales" o "sensacionales": y luego escuchar a los
evangelistas estigmatizar a los maestros como "estupendos" y "secos".

Ambos tipos pueden unirse para llamar profetas fanáticos y extremos; y luego la gente
inspiradora toma represalias al llamar al ministerio igualmente concedido por Dios a
sus hermanos "carnal" y "carnal" cuando, correctamente entendido, no es nada de eso.
Todas estas actitudes son erróneas.

Es perfectamente cierto que puede haber extremos en el evangelismo que son


superficiales: puede haber extremos en la enseñanza que son pesados y estériles: puede
haber extremos en la profecía que son, sin lugar a dudas, fanáticos. Sin embargo, el
verdadero remedio no se encuentra en la represión, por lo tanto, en cualquiera de estas
líneas de ministerio diverso, ya que de ese modo también podemos apagar el Espíritu
de Dios con mucha facilidad.

De hecho, esto se ha hecho con demasiada frecuencia; los hombres han lidiado con lo
falso y no rentable a costa del terrible costo de eliminar lo real al mismo tiempo.
Necesita un toque inspirado para regular el ministerio inspirado. El plan divino es que
todos y cada uno de los ministerios que Dios ha establecido en la iglesia corrijan y
complementen al otro, proporcionando así los elementos que faltan y el control
necesario para restablecer las tendencias desequilibradas en cualquier línea: el profeta
que inspire al maestro, el maestro para estabilizar al profeta; el evangelista nos recuerda
continuamente el mundo necesitado que está muriendo por el evangelio, el pastor nos
muestra que las almas todavía necesitan mucho cuidado incluso después de haber sido
"ganadas". El apóstol sobre todo para inspirar y guiar el camino hacia nuevas conquistas
para Cristo y su iglesia. [El énfasis en las dos oraciones anteriores es mío.] 1
Unos setenta años después, esta es todavía una palabra maravillosa para la Iglesia. De hecho, "la
cuestión del equilibrio en el ministerio es de vital importancia, mucho más importante de lo
que creen los creyentes".

El balance del dinero

Ahora hablemos sobre el tema del equilibrio cuando se trata de dinero. Nuevamente, las
personas tienden a terminar en una de tres posiciones:

Error y extremo La verdad Error y Extremo


Un extremo del camino El Medio del camino El otro extremo del camino

• El dinero es un mal que • Dios quiere bendecir y • Hacerse rico es el foco


todos los cristianos deben prosperar a sus hijos. principal de la fe.
evitar.
• Dios quiere que sus hijos
• Debemos buscar primero el • El interés principal de Dios
sean pobres. Reino de Dios en lugar de es su bienestar material.
orientarnos a lo material.
• La pobreza muestra • Los predicadores deben • La ganancia material
humildad. enseñar la verdad de la muestra la piedad.
Palabra de Dios sobre el
dinero, pero no deben ser
egoístas.
• Los predicadores nunca • Los predicadores deben • Los predicadores deben
deben hablar de dinero. mantener su enseñanza sobre enseñar sobre el dinero más
la prosperidad en equilibrio que cualquier otra materia.
con las muchas otras
verdades de la Palabra de
Dios.

A menudo tengo la oportunidad de hablar con pastores de todo el país. Me dicen que una de
las mayores frustraciones que enfrentan es determinar cómo mantener el equilibrio en el tema
de la prosperidad y las bendiciones financieras. Si enfatizan mantener los motivos puros y no
convertirse en codiciosos o codiciosos, parece que las personas tienen problemas para creer en
Dios por cosas materiales. Por otro lado, si enfatizan y enfatizan creer en Dios para la
prosperidad, las personas a menudo tienden a volverse demasiado materialistas.

Nuevamente, aquellos que se meten en una zanja en este tema no son necesariamente malas
personas. Pero incluso las personas sinceras y honestas pueden permitir que su celo por la
verdad supere su sabiduría.
Persiguiendo la verdad de una manera equilibrada

Un amigo mío, Bob Buess, publicó un libro en 1975 titulado The Pendulum Swings (El
Péndulo se Columpia). Como ministro bautista que recibió la llenura del Espíritu Santo, el
hermano Buess también estuvo en el campo de la evangelización durante los mismos años en
que lo fui, y de vez en cuando, nos sintonizamos y compartimos bien juntos. Su libro tiene
algunas cosas importantes que decir sobre la búsqueda de la verdad espiritual de una manera
equilibrada y amorosa, evitando un espíritu legalista y dogmático. En el prefacio de su libro,
Buess escribe lo siguiente (todos los énfasis son míos):

Hace unos años, me interesaba una cierta enseñanza, por lo que comencé a buscar la
Palabra de Dios para encontrar más información sobre este tema. Creía la Biblia de
principio a fin, pero me permití ignorar ciertas Escrituras. Yo borré ciertas verdades.
Mi mente se volvió completamente indiferente a ciertos versos en la Palabra.

Mi nuevo dogma no era diferente del anterior, pero comencé a defender mi nueva
doctrina. Fue, de una manera sutil, convertirse en un dios que tuve que defender y
proteger.

No era un caso inusual. Es fácil para los cristianos perseguir un pensamiento que el
Espíritu Santo despertó en ellos al estudiar las Escrituras. En su entusiasmo, se
dispusieron a explorar la Palabra de Dios para ver qué se podía encontrar. Cuando
encuentran unas pocas Escrituras para apoyar esta idea recién descubierta, pronto
pueden estar repasando la Biblia tratando de probar su teoría.

El dogmatismo comienza a establecerse. Sin darse cuenta completamente de lo que


están haciendo, estas personas saltan versos, descartan algunos e ignoran a otros para
probar su punto. . . .

Las personas impulsadas por esta causa se apresuran en la búsqueda de nuevos


argumentos para promover su teoría.

A medida que pasa el tiempo se vuelven ásperos. . . .

El propósito de este libro es hacer que el lector disminuya la velocidad y mire al otro
lado de algunos problemas que enfrentan los cristianos de hoy. Es permitir que el
péndulo vuelva a la voluntad de Dios en lugar de dejarlo colgado en dogmas y legalismo.
Es para pedir un nuevo examen de los estudios actuales desde un punto de vista no
partidista. Es un llamado a tomar en serio Santiago 3: 1, que condena al maestro que
dogmáticamente se apresura sin balance en su enseñanza.
El apóstol Pablo escribió una carta a los cristianos gálatas que estaban dejando la
simplicidad del evangelio y volviendo a las reglas y regulaciones. Ese espíritu de Galacia
está trabajando en el Cuerpo de Cristo hoy, haciendo que algunos creyentes sean
legalistas en su acercamiento a la Palabra y sean duros y dogmáticos al tratar con la
verdad y con las personas. . . .

La gente está atrapada en la confusión y el error simplemente porque los maestros se


han precipitado en las doctrinas de mascotas sin tener en cuenta al otro lado.

Ver el otro lado requiere que busquemos sabiduría. Proverbios 4: 7 dice: "La sabiduría
es lo principal, por lo tanto, obtenga sabiduría, y con todo lo que obtenga, entienda...
Jesucristo mismo nos librará del legalismo, porque Él es sabiduría (1 Corintios 1:30) . 2

Creo que los comentarios perspicaces de Buess todavía se aplican a nosotros hoy y sería
prudente considerarlos.

Los extremos son a veces necesarios

Un problema que he visto a lo largo de los años con respecto a la Iglesia es que las personas que
tienen diferentes creencias sobre temas espirituales a menudo comienzan a menguar sobre sus
posiciones. Vi que esto sucedía de primera mano durante los días del Renacimiento de la
Curación, que fue desde 1947 hasta 1958. Antes de que terminara, el extremismo y el error
destruyeron el ministerio (y la vida) de más de un hombre talentoso y efectivo. Y el impulso de
ese gran avivamiento se detuvo cuando gran cantidad de personas se sintieron decepcionadas y
heridas por los excesos de algunos de sus líderes.

Al comienzo del avivamiento, Donald Gee escribió un artículo en The Voice of Healing
emitiendo un llamado a la razón y la responsabilidad. El artículo se titulaba: "Los extremos a
veces son necesarios". Lo he incluido en su totalidad (todos los énfasis son míos).

Una de las paradojas del verdadero testimonio pentecostal es su énfasis en la necesidad


de mantener un equilibrio adecuado en la doctrina y la práctica, junto con un
testimonio complementario que a menudo exhorta a los extremos en ambos.

La enseñanza de Pablo sobre los dones espirituales es todo para el equilibrio y la


moderación: "Cantaré con el espíritu y cantaré también con el entendimiento";
Debemos evitar dar la impresión de estar "enojados"; "Por dos, o como máximo por
tres"; "Dios no es autor de confusión, sino de paz"; "Que todas las cosas se hagan
decentemente y en orden" (1 Cor. 14:15, 23,27,33,40). Sin embargo, al mismo tiempo,
afirma en lenguaje extremo que habla en lenguas más que todas ellas; expresa una
preferencia vehemente por la enseñanza en una proporción de 10,000 a 5; y dice:
"Todos vosotros podéis profetizar" (1 Corintios 14: 18,19,31) ...

Muchos de nosotros somos extremistas inveterados [firmemente establecidos]. Si


vemos algún rayo de verdad, lo empujamos a tal extremo que nuestra presión constante
se vuelve ofensiva, vana y, por último, errónea. Si descubrimos alguna línea de
ministerio exitosa, la seguimos hasta tal punto que se vuelve nauseabundo y agotado.
Siempre perdemos la utilidad genuina por nuestro constante fracaso en mantenernos
bien equilibrados. Al final, los hombres pierden la confianza en nosotros, nuestra
intemperancia aflige al Espíritu Santo, y somos arrojados a la chatarra de los siervos
rechazados y no rentables.

Pero aún más de nosotros estamos en peligro de perder una vida de poder al tratar de
caminar en un monótono curso medio que nunca se aventura al extremo. Nuestra
predicación carece de fuego porque siempre trata de presentar los dos lados de un caso
al mismo tiempo, y nuestros métodos son ineficaces porque evitan [evitar] cualquier
ofensa contra la respetabilidad o la tradición. Si nos gusta, podemos enorgullecernos
de nuestro éxito en evitar un desastre, pero nuestra seguridad se ha logrado al
permanecer estática. No hemos hecho prácticamente ningún impacto en la
comunidad. Si es verdad que nunca nos han acusado de locura, también es verdad que
nunca han informado que Dios está entre nosotros en verdad. ¡Lo más probable es que
ni siquiera sepan de nuestra existencia!

Exaltamos con razón la importancia del equilibrio; afirmamos correctamente que el


camino de la verdad no se encontrará en los extremos; justamente señalamos que el
extremismo persistente es suicida tanto para los hombres como para los movimientos,
pero necesitamos desesperadamente reconocer que los avivamientos nunca se inician
sin que alguien vaya al extremo. La intercesión apasionada es positivamente
desequilibrada; así es mucho ayuno; así es la ferviente predicación que hace temblar a
los pecadores; y un itinerario febril que hace que un misionero o un evangelista parezca
fuera de sí. Hacemos bien en recordar que los propios parientes de nuestro Señor
pensaron que Él se había vuelto loco (Marcos 3:21); y que Él citó "El celo de tu casa me
ha devorado" (Juan 2:17) cuando pateó la mesa de los cambistas.

El día de Pentecostés perturbó tanto el equilibrio emocional de los discípulos que


parecían hombres borrachos. . . . Treinta años después, un gobernador romano acusó
a Pablo de estar loco. El cargo fue refutado cortés y adecuadamente, pero admitamos
que Festo no fue un tonto. El mismo Pablo testificó que a veces estaba fuera de sí (2
Cor. 5:13), y su soberbia cordura de enseñanza y perspectiva operaba a un nivel
celestial.
Tiene que haber un extremismo para mover las cosas ... Los milagros de curación
ocurren cuando la fe se niega a ser lógica, y se ciega a los argumentos, basada en muchas
experiencias contrarias y en una enseñanza más "equilibrada". De hecho, bien podemos
preguntarnos si no hay algo extremo en un milagro genuino.

¿Dónde está, entonces, el camino de la verdad pentecostal que abarca un extremismo


legítimo y un equilibrio esencial? Solo puedo responder que necesitamos que los
extremistas empiecen a moverse, pero necesitamos un maestro equilibrado para que
sigan avanzando en la dirección correcta. Necesitamos el extremismo para un milagro
de curación, pero necesitamos una salud mental equilibrada para la salud.

Necesitamos extremo fervor para lanzar un movimiento, pero necesitamos el repudio


de los extremos para salvarlo de la autodestrucción. Sólo una sabiduría desde arriba
puede revelar la síntesis perfecta. Se necesita del genio pentecostal para saber cuándo y
dónde debe modificarse una doctrina o práctica extrema a una visión más equilibrada;
y donde, por otro lado, las amplias líneas de la verdad deben reducirse temporalmente
en un énfasis extremo en un punto para asegurar una dinámica lo suficientemente
poderosa como para mover las cosas para Dios. La posesión de ese genio poco común
marca al líder enviado por Dios que ha emergido en períodos verdaderamente grandes
de avivamiento.3

Énfasis excesivo

En el pasado hemos visto énfasis extremos en muchas áreas diferentes de la doctrina. Veamos
algunos de estos y luego examinemos los propósitos positivos y los peligros relacionados con
los énfasis extremos.

Hemos visto un énfasis extremo en el movimiento de fe. Algunas personas han pensado que
todos los creyentes deben deshacerse de sus medicamentos y negarse a ir a un médico, cancelar
todas sus pólizas de seguro, renunciar a sus trabajos para "vivir por fe" y nunca pedir dinero
bajo ninguna circunstancia.

Hemos visto un énfasis extremo en el movimiento del Espíritu Santo.

Algunas personas han pensado que nunca se suponía que debían prestar ningún tipo de
servicio aparte de una reunión del Espíritu Santo con personas que se reían y rodaban por el
suelo cada vez que venían a la iglesia.

Otros han pensado que se suponía que cada ministro tenía reuniones del Espíritu Santo todo
el tiempo.
Hemos visto un énfasis extremo en enseñar que la prosperidad, especialmente la prosperidad
material, es para los cristianos. Algunos han llegado a creer que demostrar prosperidad implica
exhibir un estilo de vida lujoso y ostentoso en lugar de ser buenos administradores y aprovechar
eficientemente los recursos abundantes para promover el Evangelio y ministrar la bondad de
Dios a todos los necesitados.

Sin embargo, un énfasis extremo solo no es lo que causa problemas. A veces, se necesita un
énfasis extremo para sorprender y despertar a una iglesia dormida, letárgica y apática para que
reconozca una verdad descuidada que es necesaria para que se pueda progresar.

A menudo, un énfasis extremo involucra a las personas en una zanja que tratan de sacar a otro
grupo de personas de la zanja al otro lado de la carretera.

Entonces, un énfasis extremo simplemente excita a las personas y las despierta sobre una verdad
general que ha sido descuidada o ignorada. Un énfasis extremo debe llamar nuestra atención.
Pero luego necesitamos sabiduría para hacer una aplicación productiva y fructífera de esa
verdad general.

El problema se crea cuando se hace una aplicación extrema de lo que se ha enfatizado. En otras
palabras, las personas no han logrado hacer una aplicación equilibrada de lo que se ha
enfatizado mucho. No han logrado integrar esa verdad en el resto de la Palabra de Dios. Todo
el consejo de la Palabra de Dios es lo que nos mantendrá en equilibrio.

Entonces, ¿cómo un ministro integra una cierta verdad que el Espíritu Santo está enfatizando
en la totalidad de la Palabra de Dios? Creo que la respuesta es, presentando conscientemente
una visión equilibrada del tema, buscando tantas piedras fundamentales de las Escrituras como
sea posible, no solo enseñando en un verso aislado.

Incluso si los ministros o los estudiantes de la Palabra se enfocan en una verdad particular, aún
es importante incluir otros temas en su dieta espiritual. Solo porque un niño prefiere el postre,
el sabio padre no deja de poner pan, carne y verduras en su plato.

He seguido una regla general que me ha servido para presentar todo el consejo de la Palabra de
Dios. Si la Biblia le da mucho énfasis a un tema, con muchos versículos en diferentes libros de
la Biblia, he tratado de enfatizar ese tema en mi predicación y enseñanza. Si la Biblia dice muy
poco sobre otro tema, me he propuesto no poner mucho énfasis en ese tema o ser demasiado
dogmático al respecto.
No abandones la sabiduría práctica y el sentido común

No solo debemos, como cristianos, aplicar la enseñanza bíblica y los principios espirituales en
nuestra vida cotidiana, sino que tampoco debemos abandonar la sabiduría práctica y el sentido
común. Debe haber equilibrio en esta parte de nuestras vidas también.

El caminar por la fe no ignora las leyes naturales del universo, que en realidad son las leyes de
Dios. Como regla general, Dios no realiza de manera sobrenatural lo que tenemos el poder de
hacer por nosotros mismos. La mayoría de las personas descubren que solo después de haber
hecho todo lo que saben y tienen el poder de hacer, Dios interviene y hace lo que solo Él puede
hacer.

Por ejemplo, no hay duda de que Dios puede sanar milagrosamente nuestros cuerpos
humanos. Yo personalmente me levanté de mi lecho de muerte y me recuperé completamente.
A lo largo de los años, he visto a muchas personas curarse de todo, desde dolores de cabeza hasta
cánceres.

El hecho de que Dios pueda curar y no lo haga no significa que no debemos usar el sentido
común para cuidar nuestros cuerpos, comer los alimentos correctos, hacer ejercicio, trabajar de
manera razonable y obtener el descanso adecuado. Una persona con una enfermedad tampoco
debe interrumpir su tratamiento médico y abandonar toda razón y sentido común. Sería una
locura, no una fe, que una persona con diabetes siga comiendo grandes cantidades de alimentos
azucarados y almidonados, diciendo que confiaba en que Dios lo sanaría.

En el mismo sentido, sería ridículo que las personas traten de lucir prósperas "comprando todo
tipo de artículos de lujo y cobrándoles a tarjetas de crédito que ya tienen pagos que no pueden
pagar". Creo que Dios va a proporcionar el dinero para pagar mis deudas de alguna manera, de
alguna manera ", dicen." Estoy esperando una bendición milagrosa. ¡Quizás me ayude a ganar
la lotería!

Obviamente, las expectativas de estas personas se basan en entendimientos erróneos y motivos


erróneos. No hay equilibrio entre la fe y la realidad en sus vidas. Con tan poca sabiduría y
discernimiento espiritual en el que basarse, estas personas son fácilmente engañadas y desviadas
por promotores religiosos equivocados o sin escrúpulos.

¿Se vincula la prosperidad únicamente a la generosidad?

En la enseñanza de la prosperidad, muchos predicadores parecen comunicar la idea de que


recibir abundancia financiera está total y exclusivamente ligada a una sola cosa: ¡dar... por lo
general a la comunidad! No me malinterpretes Yo creo en dar. Creo que dar es importante.
Pero no es la única clave para la prosperidad.

Mi hijo, el Reverendo Kenneth Hagin Jr., es pastor de la Iglesia Bíblica RHEMA en Broken
Arrow, Oklahoma. De vez en cuando, predica sobre la prosperidad a su congregación, que
incluye a un gran número de jóvenes, muchos de ellos estudiantes en el Centro de Capacitación
Bíblica RHEMA. Ken incluye muchas escrituras de la Palabra de Dios que definen la
prosperidad y muestran que está definitivamente incluida en la voluntad de Dios para su
pueblo hoy. Como parte de la lección bíblica, Ken enseña sobre el diezmo y el dar como
elementos vitales de la prosperidad bíblica.

También enfatiza que saber y hacer lo que dice la Biblia tiene una relación directa con nuestra
prosperidad. Josué 1: 8 declara: "Este libro de la ley [la Palabra de Dios] no saldrá de tu boca;
sino que meditarás en él día y noche, para que guardes hacer lo que está escrito en él: porque
entonces harás prosperar tu camino, y entonces tendrás un buen éxito".

Verás, la Biblia no solo habla de Dios prosperándonos. La Biblia también habla de nosotros
haciendo próspero nuestro camino.

Es por eso que Ken no trata solo con el aspecto espiritual de la prosperidad. También alienta a
los jóvenes a que identifiquen sus habilidades e intereses y luego busquen a Dios en cuanto a
cómo podría guiarlos vocacionalmente. Deben obtener la mejor educación posible y obtener
una amplia gama de conocimientos sobre el mundo en el que viven. Aconseja a los adultos que
deseen avanzar en sus trabajos tomar clases y recibir capacitación adicional.

Ken también enseña a las personas a trabajar duro y a ser diligentes en el desempeño de sus
funciones en sus trabajos. En la mayoría de los casos, los trabajadores que se interesan en su
trabajo y hacen un buen trabajo son reconocidos y recompensados por lo que hacen. Es cierto
que debemos confiar en Dios como nuestra Fuente en lugar de poner toda nuestra confianza
en un trabajo o en la economía. Pero eso no significa que la prosperidad financiera no tenga
relación alguna con la ocupación de una persona.

Si bien Dios puede canalizarnos bendiciones de muchas fuentes, la mayor parte del tiempo usa
nuestro trabajo como el canal principal.

Por lo general, existe una relación directa entre la prosperidad financiera personal y la
responsabilidad que asume en el trabajo. Las personas que trabajan más duro y en campos más
especializados y calificados, aquellos cuyas habilidades comen con mayor demanda, reciben
una mayor recompensa financiera.
Pablo le dijo a los tesalonicenses: "... trabaje con sus propias manos, como le ordenamos; para
que puedan caminar honestamente hacia los que no tienen, y para que no tengan nada (1 Tes.
4: 11,12).

También declaró: "Y todo lo que hagáis, hacedlo de buena gana, como al Señor, y no a los
hombres" (Col. 3:23).

Otra lección importante que Ken le enseña a su congregación es la importancia de las buenas
asociaciones. No puedes quedarte con personas que están llenas de dudas e incredulidad, sin
duda, y la incredulidad te está atacando. No puedes estar con personas que son críticas y se
quejan todo el tiempo sin ser afectadas.

No puedes asociarte con personas que mienten y engañan sin sentir la tentación de
comprometer tu propio carácter moral. En los días en que las personas quemaban leña o carbón
en las estufas, había un viejo dicho: "No se puede manejar una estufa sin ensuciarse las manos".

El consejo completo de la Palabra de Dios

Creo que los pastores y maestros tienen la responsabilidad de enseñar la Palabra de Dios
completa, no solo una parte. Todas las cosas que Ken incluye como parte de su enseñanza sobre
la prosperidad ayudan a equilibrar el tema que no se obtiene simplemente hablando de dar.

Algunas personas se vuelven desequilibradas religiosamente, enfatizando y practicando solo


ciertas verdades y descuidando o ignorando otras.

Más temprano que tarde, necesitamos aprender que la Biblia no enseña un mensaje
desequilibrado y desequilibrado con respecto a la prosperidad. Hay mucho más en el mensaje
que decir constantemente: "¡Si quieres ser próspero, dale! ¡Si quieres ser próspero, dale! ¡Si
quieres ser próspero, dale!"

Los ministros que hacen esto no están enseñando todo el consejo de Dios. En mi opinión
personal, cometen una injusticia con la Palabra de Dios al enfatizar solo un lado del tema.
Brindan motivos comprensibles a quienes afirman que su motivo es hacer que las personas se
los den. ¿Es posible que su plena confianza no esté en las promesas de la Palabra y sientan que
tienen que "ayudar" a Dios, constantemente tratando de recaudar dinero pidiéndolo a los
demás?

Otro tema de importancia crucial es que los ministros nunca deben sugerir o llevar a las
personas a creer que la prosperidad significa una riqueza conspicua y lujosa. Simplemente no
es verdad que todos los que tienen fe en la prosperidad vivirán en un palacio, conducirán un
lujoso automóvil y se vestirán con ropa cara de diseñador.
La prosperidad es relativa. Para algunas personas, poder pagar sus facturas y brindar las
comodidades básicas de la vida para sus familias sería una gran bendición, un paso definitivo.
En algunos países, ser próspero puede significar tener una bicicleta o una motocicleta para
montar, o un buey para arar los campos para plantar una cosecha.

¿Por qué Dios nos prospera?

Dios envía prosperidad para bendecirnos y satisfacer nuestras necesidades. Pero aún más
importante, Él nos prospera para que sea posible que ayudemos a llevar a cabo su trabajo en
nuestras comunidades, nuestra nación y en toda la tierra. Si no entendemos esto u lo olvidamos,
creo que corremos el riesgo de perder la bendición.

A lo largo de los años, el Centro de Capacitación Bíblica RHEMA ha enviado a miles de


trabajadores a la cosecha. Muchos graduados están pastoreando o trabajando en ministerios de
ayuda en iglesias locales. Muchos otros están en el campo misionero llevando a cabo el llamado
de Dios en sus vidas. Una de las grandes alegrías de mi vida es recibir informes de nuestros
antiguos alumnos sobre lo que están haciendo en la obra del Señor.

De esta manera, hemos escuchado muchos testimonios de personas en varias naciones en


desarrollo que han escuchado el Evangelio y han entregado sus corazones a Dios. A medida que
comenzaron a creer y practicar la Palabra de Dios, también comenzaron a experimentar
prosperidad o aumento en sus vidas. Las cosas por las que estaban agradecidos podrían no
parecer mucho a las personas en países desarrollados, pero solo tener agua limpia para sus hijos
o un techo que no goteaba representaba una mejora dramática para ellos.

Recuerdo que un líder de las misiones nacionales declaró que cuando comenzó a trabajar en
un área, ninguno de los pastores o evangelistas nacionales bajo su supervisión tenía transporte,
excepto caminar. Cuando comenzó a enseñarles sobre los principios de prosperidad y de creer
a Dios para satisfacer sus necesidades, en aproximadamente un año, cada ministro nacional de
su distrito tenía una bicicleta o una motocicleta, o algún otro vehículo motorizado. Esto hizo
que fuera mucho más fácil y conveniente para ellos llegar a diferentes aldeas para predicar a
Jesús y compartir la Buena Nueva del Evangelio. Ahora, estas personas todavía no eran ricas
para los estándares de algunos, ¡pero se consideraban benditas y prósperas!

La prosperidad no es un "evangelio estadounidense". Funcionará en África, India, China o en


cualquier otro lugar donde el pueblo de Dios practique la verdad de su Palabra. Si no es verdad
en el lugar más pobre de la tierra, ¡no es verdad en absoluto!

¿Por qué las personas en América y otras naciones desarrolladas han sido bendecidas con más
recursos materiales que otros países?
No sé la respuesta completa. Sé que tenemos mucho por lo que estar agradecidos. Cualquiera
que haya viajado a las naciones subdesarrolladas puede confirmar que incluso nuestros
ciudadanos más pobres tienen más que la mayoría de las personas del mundo.

Quizás una de las razones por las que se nos han confiado tantos recursos es para poder
financiar el cumplimiento mundial de la Gran Comisión de Cristo y realizar otras buenas
obras. Seguramente tenemos la responsabilidad de compartir nuestras bendiciones. Jesus dijo,

"…Porque a quien se le dé mucho, se le exigirá mucho de él; y a quien los hombres hayan hecho
mucho, le pedirán más (Lucas 12:48).

El apóstol Santiago declaró: "Por lo tanto, al que sabe hacer el bien y no lo hace, para él es
pecado" (Santiago 4:17). Que Dios nos ayude a no dejar de hacer el bien que está en nuestro
poder hacer.

Ser buenos administradores por estar informados

No solo tenemos la obligación de bendecir a otros y ayudar a financiar la transmisión del


Evangelio a todo el mundo, sino que también somos responsables de invertir nuestros fondos
en ministerios que sean confiables y productivos. Como un agricultor, debemos hacer nuestro
mejor esfuerzo para determinar que estamos sembrando nuestras semillas en un buen terreno.

Como he dicho, creo que la primera consideración y prioridad de un cristiano al dar debe ser a
su iglesia local. El diezmo debe ir a la iglesia para apoyar a los ministros y las actividades de
divulgación de esa asamblea de creyentes.

Segundo, los creyentes pueden y también deben apoyar a otros ministerios de los cuales reciben
alimentos espirituales y que se han comprometido a "asociarse con". Este apoyo debe provenir
de ofrendas por encima del diezmo.

Creo que nuestras donaciones básicas deben ser planeadas y sistemáticas.

Pablo instó a los creyentes a dar cuando "se propusieron en sus corazones".

Eso significa que deben entregarse a propósito, en lugar de hacerlo por un atractivo emocional,
por culpa o por algún impulso. Dar "como el Espíritu lo guía" está bien, pero eso debe hacerse
además de las donaciones planificadas y sistemáticas, no en lugar de ello. Una iglesia necesita
un apoyo constante y regular con el que pueda contar para que su trabajo y sus programas
funcionen sin problemas. Las donaciones erráticas e inconsistentes de los miembros dificultan
que la iglesia planifique y mantenga un presupuesto.
Los ministerios que funcionan fuera, pero en apoyo de la iglesia local también dependen de
dones consistentes y sistemáticos. Los obsequios ocasionales u ocasionales son bienvenidos y
apreciados, pero una organización como los Ministerios Kenneth Hagin también necesita un
flujo de ingresos regular con el que pueda contar. Este es el propósito de nuestro Word Partner
Club, donde los amigos se comprometen a enviar regalos regularmente cada mes.

Los creyentes deben buscar organizaciones de apoyo que sean productivas para el Reino de
Dios, ministerios que contribuyen activamente a la predicación del Evangelio y la expansión
de la Iglesia. Un posible donante podría hacer preguntas como las siguientes:

¿Cuántas personas están naciendo de nuevo y llenas del Espíritu a través de este
ministerio?

¿Cuántas personas se están estableciendo y fortaleciendo en la fe a través de sus


alcances?

¿Está teniendo lugar la multiplicación? ¿Se están produciendo ministros y se están


estableciendo iglesias?

¿Se cumple lo bueno en el mundo y en el Cuerpo de Cristo a través de este ministerio?

¿Es su mensaje uno de verdad?

¿Es el ministerio un buen administrador de sus finanzas?

¿Los métodos utilizados en el ministerio y en la recaudación de fondos son éticos y


saludables?

¿El ministerio (y sus ministros) son financieramente responsables?

También hay algunas "señales de alerta" o señales de advertencia que hay que vigilar para
determinar si un ministerio es sólido y digno de apoyo. Yo sugeriría la mayor precaución al
apoyar o estar involucrado con cualquier organización que tenga las siguientes marcas:

Presiona para dar o alienta el impulso al decir: "¡Debes dar ahora!"

Hace sugerencias de condena y culpa si no das.

Utiliza la exageración, el emocionalismo y la manipulación espiritual, como "profetizar" dólares


de su bolsillo.
Hace promesas extravagantes como, por ejemplo, "Todos los que dan ahora recibirán un
retorno cien veces mayor". O bien, "Aquellos que den esta oferta tendrán sus deudas
canceladas".

No promueve a la iglesia local, o proyecta la idea de que el suyo es el único ministerio que vale
la pena apoyar.

Invierte más tiempo y energía en recaudar fondos que en hacer el trabajo del ministerio.

Construye recursos de dinero en torno a trucos y sensacionalismo.

Luchemos por mantener el equilibrio en cada área, incluyendo el área de finanzas y


prosperidad. Recuerde mirar todo el consejo de la Palabra de Dios sin descuidar la sabiduría
práctica y el sentido común. Esto te ayudará a permanecer en el medio de la carretera en todo
momento.

1 Donald Gee, The Ministry-Gifts of Christ, Gospel Publishing House, Springfield, Mo.,
1930, pp. 21-25.

2Bob Buess, The Pendulum Swings, New Leaf Press, Harrison, Arkansas, 1975, págs. 9-10.

3 Donald Gee, "Los extremos a veces son necesarios", The Voice of Healing, abril de 1953, pág.
9. Utilizado con permiso.
8

24 Principios de las Epístolas sobre el Dinero,


el dar y el recibir
Soy un gran defensor del Nuevo Testamento, especialmente las Epístolas. A lo largo de mis
años en el ministerio, he tratado de conservar cada Biblia que he usado. Uno fue destruido por
el moho en el almacenamiento, pero tengo todos los demás. Si examinara todas esas Biblias,
notaría que las páginas en la parte posterior donde se encuentran las Epístolas se usan mucho
más que el resto.

No me malinterpretes Leo y enseño toda la Biblia, de principio a fin. Pero hace muchos años
descubrí que las Epístolas (o cartas de los Apóstoles) me hablaban de manera directa y directa.
Fueron escritos a los cristianos, ¡y eso me incluye a mí! Así que decidí vivir en y por las epístolas.

El Antiguo Testamento fue toda la Biblia que hubo durante siglos.

Fue la Biblia que Jesús citó en su ministerio. El Antiguo Testamento es valioso para mí porque
me enseña acerca de Dios, la historia temprana del mundo y cómo Dios trató a su pueblo
elegido, los judíos. Contiene la Ley y los Profetas, los Salmos y los Proverbios. Aprecio el
Antiguo Testamento y me beneficio de él, pero no fue escrito para mí.

Los cuatro evangelios son tremendos, registran el ministerio y las enseñanzas de Jesús. Al leer
los relatos del Evangelio, sé sobre el nacimiento de nuestro Señor, Sus viajes, Sus milagros, Sus
enseñanzas, Sus oraciones, Su muerte y resurrección. Los evangelios presentan el plan de
salvación y la gran comisión de Cristo para evangelizar al mundo. Amo los evangelios, pero
fueron escritos para mí, no para mí.

Los Hechos de los Apóstoles es una historia detallada de la Iglesia primitiva. Habla de los
primeros creyentes que recibieron el bautismo en el Espíritu Santo en el día de Pentecostés y
cómo se establecieron las iglesias en todo el mundo conocido. Pero de nuevo, Hechos fue
escrito para mí, no para mí.

Pero cuando leo las Epístolas, encuentro que son cartas escritas a la Iglesia, a personas que son
creyentes nacidos de nuevo, que tratan de vivir su vida diaria según las enseñanzas del Señor.
Estas cartas proporcionan enseñanzas específicas que necesito comprender: orientación,
dirección y corrección que puedo usar en mis propias situaciones.
Muchas veces, al leerlos, tengo la sensación de que el autor, inspirado por el Espíritu Santo,
miró a través de los siglos y me vio luchando por encontrar mi camino y dijo: "¡Sigue esta
dirección! Sigue este ejemplo".

Solo para asegurarnos de que entendemos que las Epístolas están dirigidas a nosotros, varios de
los Apóstoles enfatizaron que estaban escribiendo a una audiencia más amplia que los
destinatarios originales. Por ejemplo, en 1 Corintios 1: 2, Pablo dirigió una carta que decía: "A
la iglesia de Dios que está en Corinto, a los que están santificados en Cristo Jesús, llamados a
los santos, CON TODO LO QUE EN CUALQUIER LUGAR LLAMA SOBRE EL
NOMBRE DE JESUCRISTO NUESTRO SEÑOR... "

Que "todo en cada lugar" nos incluye a ti ya mí.

En su carta "a los santos en Éfeso", Pablo también incluyó, "... y a los fieles en Cristo Jesús" (Ef.
1: 1). Gracias a Dios, estoy tratando de ser fiel, ¿verdad? Así que esta carta está escrita para mí.

El apóstol Santiago dirigió su carta, "... a las doce tribus que están dispersas en el extranjero..."
(Santiago 1: 1).

Y Pedro dirigió una de sus cartas "... a los que han obtenido una fe preciosa con nosotros a
través de la justicia de Dios y nuestro Salvador Jesucristo" (2 Pedro 1: 1).

Así que para mí, las epístolas son un poco más especiales. Siento que su enseñanza tiene una
gran relevancia para nosotros hoy que somos miembros del Cuerpo de Cristo. Siempre he
encontrado que la enseñanza de las Epístolas es correcta, clara e inconfundible.

En este capítulo, he incluido veinticuatro principios de las Epístolas que se relacionan con un
tema general de dinero, donación y prosperidad. Lo que los apóstoles tienen que decir es tan
claro que requiere muy poco comentario, por lo que la mayoría del texto que sigue es la
Escritura. Y a veces comparo dos o más versiones o traducciones del mismo pasaje.

1. Los creyentes no pueden dar nada a Dios que no se originó con Dios.

¡Oh la profundidad de las riquezas, tanto de la sabiduría como del conocimiento de Dios! ¡Cuán
inescrutables son sus juicios, y sus maneras de averiguarlo! Porque ¿quién entendió la mente del
Señor? ¿O quién ha sido su consejero? ¿O quién le ha dado primero, y le será recompensado?

—Romanos 11: 33-35

La traducción de Montgomery del versículo 35 dice: "¿Quién le dio primero a Él, para recibir
un pago a cambio?"
Esto deja claro que no debemos exigir que Dios nos dé lo que queremos. Dios en su gracia ya
ha provisto todo para nosotros.

El Antiguo Testamento cuenta cómo David quería ver una casa o templo construido para Dios
y cómo reunió una ofrenda generosa de su riqueza personal y de la prosperidad del pueblo de
Israel. Ellos acumularon una enorme cantidad de oro, plata, piedras preciosas y otros materiales
necesarios para la tarea.

Entonces David hizo esta oración elocuente:

Tuya es, oh Jehová, la magnificencia y el poder, la gloria, la victoria y el honor; PORQUE


TODAS LAS COSAS QUE ESTÁN EN LOS CIELOS Y EN LA TIERRA SON TUYAS.
Tuyo, oh Jehová, es el reino, y tú eres excelso sobre todos. Las riquezas y la gloria proceden de ti, y
tú dominas sobre todo; en tu mano está la fuerza y el poder, y en tu mano el hacer grande y el dar
poder a todos. Ahora pues, Dios nuestro, nosotros alabamos y loamos tu glorioso nombre. Porque
¿quién soy yo, y quién es mi pueblo, para que pudiésemos ofrecer voluntariamente cosas
semejantes? PUES TODO ES TUYO, Y DE LO RECIBIDO DE TU MANO TE DAMOS...
Oh Jehová Dios nuestro, toda esta abundancia que hemos preparado para edificar casa a tu santo
nombre, de tu mano es, y todo es tuyo.

—1 Crónicas 29: 11-14,16

Recuerde, también, que en 1 Corintios 10:26 y 28, Pablo declara que "la tierra es del Señor y
su plenitud".

Tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento reconocen a Dios como el Creador y el Poseedor
de todas las cosas. Haberle dado a Dios algo no le da derecho a exigir arrogantemente que Dios
haga algo a cambio. Más bien, la entrega se debe realizar con adoración, reconociendo que todo
lo que le damos a Dios fue creado originalmente por Él y luego nos fue dado. Por lo tanto, la
actitud correcta para dar es una de adoración y gratitud.

2. Algunos creyentes operan con una gracia especial de dar.

Teniendo entonces dones que difieren según la gracia que se nos da, ya sea profecía, profeticemos
según la proporción de la fe; O ministerio, esperemos en nuestro ministerio: o el que enseña, en la
enseñanza; O el que exhorta, en exhortación: EL QUE LE DICE, que lo haga con sencillez; el que
gobierne, con diligencia; el que muestra misericordia, con alegría.

—Romanos 12: 6-8


Estas no son oficinas ministeriales como las que se enumeran en el capítulo 4 de Efesios. Más
bien, son simplemente inclinaciones especiales encontradas en ciertos creyentes basadas en la
"gracia extra" en un área determinada.

Por ejemplo, todos los creyentes son llamados por Dios para ser misericordiosos, pero algunos
tienen una gracia adicional en esta área.

Algunos creyentes reciben una gracia especial y abundan especialmente en el área de dar. Pero
esto no exime a otros creyentes de su responsabilidad básica de dar.

3. Los creyentes son llamados a ser diligentes en los negocios.

No perezoso en los negocios; fervientes en espíritu; sirviendo al Señor

—Romanos 12:11

La traducción de Montgomery de este verso dice: "En tu diligencia, libérate de la pereza...".

Mientras que el apóstol Pablo toca este importante tema, el Libro de Proverbios está lleno de
advertencias que se aplican a cada creyente. Los creyentes no pueden esperar prosperar si no
son diligentes y responsables en el cumplimiento de sus deberes en la vida.

4. Los creyentes son llamados a ser responsables de sus obligaciones financieras.

Pues por esto pagáis también los tributos, porque son servidores de Dios que atienden
continuamente a esto mismo. Pagad a todos lo que debéis: al que tributo, tributo; al que impuesto,
impuesto; al que respeto, respeto; al que honra, honra. NO DEBÁIS A NADIE NADA, SINO
EL AMAROS UNOS A OTROS; PORQUE EL QUE AMA AL PRÓJIMO, HA
CUMPLIDO LA LEY.
—Romanos 13: 6-8

La traducción de Weymouth del versículo 8 dice: "No se debe pagar ninguna deuda, excepto
la deuda permanente del amor mutuo".
5. Los creyentes tienen el deber de ministrar financieramente a aquellos que los
han bendecido espiritualmente.

Pero ahora voy a Jerusalén para ministrar a los santos. Porque a Macedonia y Acaya les ha
complacido hacer una cierta contribución para los santos pobres que están en Jerusalén. Les ha
complacido en verdad; y sus deudores son. Porque si los gentiles han sido hechos partícipes de sus
cosas espirituales, su deber es también ministrarles en cosas carnales.

—Romanos 15: 25-27

Que el que es enseñado en la palabra, comuníquese con el que enseña en todas las cosas buenas.

—Galatianos 6: 6

La traducción Phillips de Gálatas 6: 6 dice: "El hombre bajo la instrucción cristiana debe estar
dispuesto a contribuir para el sustento de su maestro".

6. Los ministros tienen derecho a recibir apoyo financiero por su trabajo en el


ministerio.

¿Acaso no tenemos derecho de comer y beber? ¿No tenemos derecho de traer con nosotros una
hermana por mujer como también los otros apóstoles, y los hermanos del Señor, y Cefas? ¿O sólo
yo y Bernabé no tenemos derecho de no trabajar? ¿Quién fue jamás soldado a sus propias expensas?
¿Quién planta viña y no come de su fruto? ¿O quién apacienta el rebaño y no toma de la leche del
rebaño? ¿Digo esto sólo como hombre? ¿No dice esto también la ley?
Porque en la ley de Moisés está escrito: No pondrás bozal al buey que trilla. ¿Tiene Dios cuidado
de los bueyes, o lo dice enteramente por nosotros? Pues por nosotros se escribió; porque con esperanza
debe arar el que ara, y el que trilla, con esperanza de recibir del fruto. Si nosotros sembramos
entre vosotros lo espiritual, ¿es gran cosa si segáremos de vosotros lo material? Si otros participan
de este derecho sobre vosotros, ¿cuánto más nosotros? Pero no hemos usado de este derecho, sino que
lo soportamos todo, por no poner ningún obstáculo al evangelio de Cristo. ¿No sabéis que los que
trabajan en las cosas sagradas, comen del templo, y que los que sirven al altar, del altar
participan? Así también ordenó el Señor a los que anuncian el evangelio, que vivan del evangelio.
Pero yo de nada de esto me he aprovechado, ni tampoco he escrito esto para que se haga así conmigo;
porque prefiero morir, antes que nadie desvanezca esta mi gloria.
—1 Corintios 9: 4-15

Note que Pablo enfatiza que los ministros tienen el derecho de recibir apoyo financiero. A
pesar de que en una circunstancia particular, Paul decidió renunciar a este derecho en lugar de
ser acusado de abusar de ese derecho, señala que él y otros ministros merecen ser apoyados.
Que los ancianos que gobiernan bien sean considerados dignos de doble honor, especialmente
aquellos que trabajan en la palabra y la doctrina. Porque la escritura dice: No pondrás bozal al
buey que pisa el maíz. Y, el obrero es digno de su recompensa.

—1 Timoteo 5: 17,18

La versión de Williams del versículo 17 dice: "Los ancianos que hacen bien sus deberes deben
ser considerados como merecedores del doble del salario que reciben, especialmente aquellos
que continúan trabajando para predicar y enseñar".

7. El amor debe motivar la entrega del creyente.

Y aunque doy todos mis bienes para alimentar a los pobres, y aunque doy a quemar mi cuerpo y
no tengo caridad, no me beneficia nada.

—1 Corintios 13: 3

La traducción de Lenguaje Moderno dice: "Y aunque doy todas mis pertenencias para
alimentar a los hambrientos y entregar mi cuerpo para que me quemen, pero no tengo amor,
no estoy en lo más beneficiado".

8. Los cristianos deben practicar la entrega consistente y sistemática.

Ahora, con respecto a la colecta para los santos, como he ordenado a las iglesias de Galacia, así
también vosotros. El primer día de la semana, dejen que cada uno de ustedes se acerque a él, como
Dios lo ha prosperado, para que no haya reuniones cuando venga.

—1 Corintios 16: 1,2

El verso 2, de acuerdo con la traducción de Norlie, enfatiza que la entrega de cada persona debe
ser "... de acuerdo con su capacidad financiera".

La Biblia viviente dice: "La cantidad depende de cuánto te ayudó el Señor a ganar".

9. Dar es una "gracia" que se puede ejercer en medio de circunstancias difíciles. El


dar es un reflejo de una vida dada a Dios y está arraigado en la Persona y el
ejemplo del Señor Jesucristo.

Asimismo, hermanos, os hacemos saber la gracia de Dios que se ha dado a las iglesias de
Macedonia; que en grande prueba de tribulación, la abundancia de su gozo y su profunda
pobreza abundaron en riquezas de su generosidad. Pues doy testimonio de que con agrado han
dado conforme a sus fuerzas, y aun más allá de sus fuerzas, pidiéndonos con muchos ruegos que
les concediésemos el privilegio de participar en este servicio para los santos. Y no como lo
esperábamos, sino que a sí mismos se dieron primeramente al Señor, y luego a nosotros por la
voluntad de Dios; de manera que exhortamos a Tito para que tal como comenzó antes, asimismo
acabe también entre vosotros esta obra de gracia. Por tanto, como en todo abundáis, en fe, en
palabra, en ciencia, en toda solicitud, y en vuestro amor para con nosotros, abundad también en
esta gracia. No hablo como quien manda, sino para poner a prueba, por medio de la diligencia
de otros, también la sinceridad del amor vuestro. Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor
Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis
enriquecidos.

—2 Corintios 8: 1-9

El verso 2 de The New English Bible dice: "Los problemas por los que han pasado los han
intentado mucho, pero en todo esto han estado tan exuberantemente felices que desde el fondo
de su pobreza se han mostrado espléndidamente abiertos".

10. Dios quiere que todos hagamos nuestra parte y que "carguemos nuestro peso"
al dar.

Pero intente una igualdad, que ahora en este momento su abundancia puede ser una fuente para
su deseo, que su abundancia también puede ser una fuente para su necesidad: esa mera puede ser
la igualdad: como está escrito, el que recogió mucho no tenía nada terminado; y el que se había
reunido poco no tenía falta.

—2 Corintios 8: 14,15

En este pasaje, Pablo aborda específicamente el tema de los cristianos prósperos que ayudan a
los cristianos con dificultades, pero el concepto de igualdad también tiene otras aplicaciones.
Dios quiere que todos en la Iglesia hagan su parte. Desafortunadamente, en muchas iglesias,
unos pocos fieles cargan con la carga financiera, mientras que otros (que son capaces de dar)
están en forma gratuita. Debido a los diferentes niveles de ingresos, las personas pueden dar
diferentes cantidades, pero Dios quiere que los miembros de la iglesia tengan un compromiso
igual.
11. Los ministros deben ser éticos y por encima de todo reproche en el manejo de
las finanzas de la iglesia.

Evitando esto, que ningún hombre nos culpe en esta abundancia que administramos: Proveer
cosas honestas, no solo a los ojos del Señor, sino también a los hombres.

—2 Corintios 8: 20,21

En The New English Bible, el versículo 20 dice: "Queremos protegernos contra cualquier
crítica de nuestro manejo de este generoso regalo". Y en la Nueva Versión Internacional, el
versículo 21 dice: "Nos esforzamos por hacer lo correcto, no solo ante los ojos del Señor sino
también ante los hombres".

12. Pablo claramente enseña la ley de sembrar y cosechar.

Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra
abundantemente, también segará abundantemente. Cada hombre según su propósito en su
corazón, déjalo dar; no a regañadientes [tristes], o por necesidad [por obligación]: porque Dios
ama al que da con alegría. Y Dios puede hacer que toda la gracia abunde hacia ti; para que,
siempre teniendo toda la suficiencia en todas las cosas, puedan abundar en toda buena obra.

—2 Corintios 9: 6-8

En el Nuevo Testamento del siglo XX, el versículo 8 dice: "Dios tiene poder para derramar
todo tipo de bendiciones sobre ti, para que, en todas las circunstancias y en todas las ocasiones,
todo lo que puedas necesitar, puedas ser capaz de colmar todo". tipos de beneficios sobre los
demás ".

Hay otras escrituras que enseñan esta ley de sembrar y cosechar.

No os engañéis; Dios no se burla: porque todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.
Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el
Espíritu, del Espíritu segará vida eterna. Y no nos cansemos de hacer el bien, porque en el
momento oportuno cosecharemos, si no desmayamos.

—Galatianos 6: 7-9

No obstante que hayas hecho bien, te comunicaste con mi aflicción. Ahora vosotros, filipenses,
sabéis también que en el comienzo del evangelio, cuando me fui de Macedonia, ninguna iglesia
se comunicó conmigo en relación con DAR Y RECIBIR, solo ustedes. Porque incluso en Tesalónica
habéis enviado una y otra vez a mi necesidad. No porque deseo un regalo, pero deseo un fruto que
pueda abundar en tu cuenta. Pero lo tengo todo, y abunda: estoy lleno, habiendo recibido de
Epafrodito las cosas que te enviamos, un olor a dulce olor, un sacrificio aceptable, agradable para
Dios. Pero mi Dios suplirá todas tus necesidades de acuerdo con sus riquezas en gloria de Cristo
Jesús.

—Filipenses 4: 14-19

13. Pablo buscó los corazones de las personas, no su dinero.

He aquí, por tercera vez estoy preparado para ir a vosotros; y no os seré gravoso, PORQUE NO
BUSCO LO VUESTRO, SINO A VOSOTROS, pues no deben atesorar los hijos para los padres,
sino los padres para los hijos. Y yo con el mayor placer gastaré lo mío, y aun yo mismo me gastaré
del todo por amor de vuestras almas, aunque amándoos más, sea amado menos. Pero admitiendo
esto, que yo no os he sido carga, sino que como soy astuto, os prendí por engaño, ¿acaso os he
engañado por alguno de los que he enviado a vosotros? Rogué a Tito, y envié con él al hermano.
¿Os engañó acaso Tito? ¿No hemos procedido con el mismo espíritu y en las mismas pisadas?

—2 Corintios 12: 14-18

14. Pablo estaba ansioso por dar a los pobres.

Y cuando Santiago, Cefas y Juan, que parecían ser pilares, percibieron la gracia que me fue dada,
me dieron a mí ya Bernabé las manos correctas para la comunión; para que fuéramos a los
paganos, y ellos a la circuncisión. Solo que quisieran que recordáramos a los pobres; lo mismo que
yo también estaba adelantado [ansioso] de hacer.

—Galatianos 2: 9,10

15. Pablo y Juan alentaron la caridad cristiana entre los hermanos.

Por lo tanto, como tenemos oportunidad, hagamos bien a todos los hombres, especialmente a
aquellos que son de la familia de la fe.

—Gálatas 6:10

Pero el que ama este mundo, y parece que su hermano tiene necesidad, y cierra contra él sus
entrañas de compasión, ¿cómo mora el amor de Dios en él? Hijitos míos, no amemos de palabra
ni de lengua; Pero en hecho y en verdad.

—1 Juan 3: 17,18
16. Pablo ejemplificó y enseñó una fuerte ética de trabajo.

Que el que robó no robe más, sino que trabaje, trabajando con sus manos lo que es bueno, para
que tenga que darle lo que necesita.

—Efesios 4:28

Siervos, obedeced a los que son vuestros amos según la carne, con temor y temblor, en la soltería de
vuestro corazón, como a Cristo; No con el servicio de la vista, como los que complacen a los hombres;
sino como siervos de Cristo, haciendo la voluntad de Dios de corazón; Con buena voluntad
haciendo servicio, como al Señor, y no a los hombres: Sabiendo que cualquier cosa buena que un
hombre haga, la recibirá del Señor, ya sea que esté en libertad o en libertad.

—Efesios 6: 5-8

Siervos, obedecen en todas las cosas a tus amos según la carne; No con el servicio de la vista como
complacer a los hombres; pero con sencillez de corazón, temiendo a Dios: Y todo lo que hagáis,
hacedlo de buena gana, como al Señor, y no a los hombres; Sabiendo que del Señor recibiréis la
recompensa de la herencia, porque servís al Señor Cristo.

—Colosenses 3: 22-24.

Porque recuerden, hermanos, nuestro trabajo y nuestra fatalidad: por trabajar día y noche,
porque no seríamos responsables ante ninguno de ustedes, les predicamos el evangelio de Dios.

—1 Tesalonicenses 2: 9

. . . estudie para estar callado, para hacer su propio negocio y para trabajar con sus manos, como
le ordenamos; Para que puedas caminar honestamente hacia los que están fuera, y para que no
te falte nada.

—1 Tesalonicenses 4: 11,12

Tampoco comimos pan de hombre para nada; pero forjados con trabajo y trabajo día y noche,
para que no seamos responsables por ninguno de ustedes: No porque no tengamos poder [el
derecho], sino para convertirnos en una muestra para que nos sigan. Porque incluso cuando
estuvimos con ustedes, esto les ordenamos, que SI CUALQUIER NO TRABAJA, NO DEBE
COMER. Porque escuchamos que hay algunos que caminan entre ustedes desordenadamente,
trabajando no del todo, pero son cuerpos ocupados. Ahora, los que son tales, ordenamos y
exhortamos a nuestro Señor Jesucristo, que con tranquilidad trabajen y coman su propio pan.
—2 Tesalonicenses 3: 8-12
17. Pablo abogó por el contentamiento y denunció la codicia.

No es que hable con respecto a la necesidad: porque he aprendido, en cualquier estado que sea, con
qué estar contento. Sé cómo ser abatido y cómo abundar: en todas partes y en todas las cosas se me
instruye tanto para estar lleno como para tener hambre, tanto para abundar como para sufrir
la necesidad. Puedo hacer todas las cosas por medio de Cristo que me fortalece.

—Filipenses 4: 11-13

Que tu conversación sea sin codicia; y contentaos con las cosas que habéis tenido, porque él ha dicho:
"Nunca te dejaré, ni te desampararé".

—Hebreos 13: 5

Este es un dicho verdadero, si un hombre desea el oficio de obispo, desea un buen trabajo. Un
obispo, entonces, debe ser irreprensible, el esposo de una esposa, vigilante, sobrio, de buen
comportamiento, dado a la hospitalidad, apto para enseñar; No se le da al vino, ni al delantero,
ni a la avidez de las ganancias inmundas; Pero paciente, no un luchador, no codicioso. . . . Del
mismo modo, los diáconos deben ser graves, no doblegados, no dados a mucho vino, no codiciosos
de ganancias inmundas.

—1 Timoteo 3: 1-3,8

Porque un obispo debe ser irreprensible, como el administrador de Dios; no autodidactas, no


pronto enojados, no dados al vino, no goleadores, no dados a las ganancias inmundas.

—Tito 1: 7

La mentira de la codicia es: "Si solo tuviera más dinero" o "Si tuviera tal o cual cosa, sería feliz".
Pero la satisfacción dice: "Por Jesucristo, soy feliz sin importar las circunstancias".

18. Pablo hizo hincapié en la responsabilidad del individuo para mantener a su


familia.

Pero si alguno no provee para los suyos, y especialmente para los de su propia casa, ha negado la
fe, y es peor que un infiel.

—1 Timoteo 5: 8
19. Los creyentes no deben amar o confiar en el dinero.

Disputas perversas de hombres de mentes corruptas, y destituidos de la verdad, suponiendo que la


ganancia es la piedad: de los tales, retírese a sí mismo. Pero la piedad con contentamiento es una
gran ganancia. Porque no trajimos nada a este mundo, y es cierto que no podemos llevar a cabo
nada. Y teniendo comida y vestimenta, seamos contentos. Pero los que serán ricos caerán en
tentación y lazo, y en muchas codicias necias e hirientes, que ahogarán a los hombres en la
destrucción y la perdición. Porque el amor al dinero es la raíz de todo mal: el cual, aunque
algunos codiciados después, han errado de la fe y se han atravesado con muchos dolores. . . . Dígales
a los que son ricos en este mundo, que no sean sensatos, ni confíen en riquezas inciertas, sino en el
Dios vivo, que nos da abundantemente todas las cosas para disfrutar; Que hagan el bien, que
sean ricos en buenas obras, listos para distribuir, dispuestos a comunicarse; Disponer de una
buena base para el tiempo venidero, para que puedan apoderarse de la vida eterna.

—1 Timoteo 6: 5-10,17-19

20. Los creyentes en la Iglesia primitiva consideraban que sus posesiones materiales
tenían mucho menos valor que su fe.

Pero llama a recordar los días anteriores, en los cuales, después de que fuiste iluminado, soportaste
una gran lucha de aflicciones; En parte, mientras se hacían miradas con reproches y aflicciones;
y en parte, mientras ustedes se convirtieron en compañeros de los que fueron utilizados así. Porque
tenéis compasión de mí en mis ataduras, y tomasteis con alegría el despojo de vuestros bienes,
sabiendo en vosotros mismos que en el cielo tenéis una sustancia mejor y más duradera.

—Hebreos 10: 32-34

La traducción de Williams del verso 34 dice: "... y se sometió alegremente a la confiscación


violenta de su propiedad, porque sabían que tenían en ustedes y en el cielo una que fue
duradera".

21. Se advirtió a los creyentes contra el favoritismo y la parcialidad basados en la


riqueza.

Hermanos míos, no tengan la fe de nuestro Señor Jesucristo, el Señor de gloria, con respecto a las
personas. Porque si a tu asamblea viene un hombre con un anillo de oro, con buena vestimenta, y
también viene un hombre pobre en vil; Y tenéis respeto al que lleva ropa de homosexual, y decidle:
Siéntate aquí en buen lugar; y di a los pobres: Quédate allí, o siéntate aquí bajo mi escabel: ¿No
sois, pues, vosotros mismos parciales, y sois hechos jueces de malos pensamientos? Oíd, mis amados
hermanos, ¿acaso Dios no ha escogido a los pobres de este mundo ricos en fe, y herederos del reino
que les ha prometido a los que lo aman? Mas habéis despreciado a los pobres. ¿No te oprimen los
ricos y te atraen ante los juicios? ¿No blasfeman ese digno nombre por el cual sois llamados?

—Santiago 2: 1-7

22. Se condena la explotación de los pobres por los ricos.

Vayan ahora, ricos, lloren y aulen por las miserias que vendrán sobre ustedes. Tus riquezas se
corrompen, y tus vestiduras se suavizan. Su oro y plata se arrastró; y su herrumbre será testigo
contra ti, y comerá tu carne como si fuera fuego. Han amontonado tesoros juntos durante los
últimos días. He aquí, la contratación de los obreros que han segado sus campos, que es de ustedes
retenidos por el fraude, clama: y los gritos de los que han cosechado se introducen en los oídos del
Señor de Sabaoth. Habéis vivido en el placer en la tierra, y habéis sido insensatos; habéis
alimentado vuestros corazones, como en un día de matanza. Habéis condenado y matado a los
justos; y él no te resiste.

—Santiago 5: 1-6

23. Se condena "hacer mercadería" de los santos por los ministros.

Y muchos seguirán sus formas perniciosas [altamente dañinas o destructivas]; por cuya razón se
hablará mal del camino de la verdad. Y a través de la codicia, ellos con palabras fingidas [no
genuinas] te harán mercadería: cuyo juicio ahora no permanece, y su condenación no duerme.

—2 Pedro 2: 2,3

La traducción de Phillips del versículo 2 dice: "Muchos seguirán su perniciosa enseñanza y, por
lo tanto, desacreditarán el camino de la verdad".

Note algunas otras traducciones del versículo 3:

"Motivados por la codicia, lo explotarán con sus argumentos falsificados" (Modem Language).

"En su codicia tratarán de hacerte una fuente de ganancias por sus fabricaciones" (The Twentieth
Century New Testament).

"En su codicia te explotarán con mensajes fabricados por ellos mismos" (Williams).

"Estos maestros en su avaricia le dirán cualquier cosa para apoderarse de su dinero" (TLB).

Segundo capítulo 2 de Pedro registra otro pasaje sobre este tema.


Pero estas, como bestias naturales brutas, hechas para ser tomadas y destruidas, hablan mal de
las cosas que no entienden; y perecerán por completo en su propia corrupción; Y recibirán la
recompensa de la injusticia, ya que los que lo consideran agradable se amotinan durante el día.
Son manchas y manchas, se divierten con sus propios engaños mientras festejan contigo; Tener los
ojos llenos de adulterio, y eso no puede dejar de pecado; engañar a las almas inestables: un corazón
que han ejercido con prácticas codiciosas; Niños malditos: los que han abandonado el camino
correcto y se han extraviado, siguiendo el camino de Balaam, hijo de Bosor, que amaba la paga
de la injusticia; Pero fue reprendido por su iniquidad: el asno mudo que habla con la voz del
hombre prohíbe la locura del profeta.

—2 Pedro 2: 12

24. Dios quiere que sus hijos prosperen.

Amado, deseo sobre todas las cosas que puedas prosperar y estar sano, así como tu alma prospera.

—3 Juan 2

La traducción de Weymouth de este versículo dice: "Querido querido, te pido que puedas
prosperar y mantenerte bien en todos los aspectos".

El Nuevo Testamento del siglo XX dice: "Querido amigo, oro para que todos estén bien
contigo y para que tengas buena salud".

Como mencioné en el Capítulo 1 de este libro, algunas personas han argumentado que la frase
"para que puedas prosperar" no se refiere a la prosperidad financiera. De acuerdo con los
Estudios de la Palabra de Wuest en el Nuevo Testamento y los Cuadros de la Palabra de
Robertson en el Nuevo Testamento, la palabra griega traducida "prosperar" es "euodoo", que
significa un buen camino o un buen viaje. Por lo menos, la frase significaba tener un buen y
próspero viaje.

Nadie puede tener un viaje bueno y próspero si está en bancarrota, faltando, en la pobreza y
deseando cada paso del camino.

¿El deseo de que alguien tenga un viaje próspero no incluye que tenga suficientes recursos para
viajar de forma segura y cómoda?

Además, la palabra traducida como "prosperar" es la misma palabra griega que usó Pablo en 1
Corintios 16: 2, donde instruyó a los creyentes que aparten algo de dinero cada semana "como
Dios lo ha prosperado". Por lo tanto, la palabra prosperar puede ciertamente y sin duda ser
usada, y se usa, en referencia a la prosperidad financiera.

Creo que este versículo claramente significa que Dios quiere que sus hijos prosperen material,
física y espiritualmente.

Ruego que estos principios bíblicos seleccionados de las Epístolas sean útiles y alentadores para
ustedes. Les insto a que los estudien cuidadosamente y los refieran a menudo. Recuerda, ¡las
epístolas fueron escritas para ti!
9

Caminando en la Luz
En este libro, compartí algunas de las lecciones que aprendí sobre la prosperidad bíblica
durante mis años de ministerio. He intentado presentar un enfoque sólido, práctico y
equilibrado de este importante tema, basando todo lo que he dicho en el fundamento sólido
de la Palabra de Dios.

Mi propósito al escribir este libro es proporcionar una declaración clara de las verdades bíblicas
de la prosperidad, verdades que creo con todo mi corazón. Al declarar con espíritu de amor lo
que la Biblia dice es correcto y verdadero, espero ayudar a todos los creyentes a reclamar las
preciosas promesas de Dios y evitar las zanjas de error, extremismo y confusión que se
encuentran a ambos lados del camino.

Al principio de mi ministerio, luché contra las limitaciones de la pobreza y la falta hasta que
supe que Dios realmente quería que "comiera el bien de la tierra" (Isaías 1:19). Descubrí que la
promesa de Dios era que yo prosperara y floreciera en todos los aspectos de mi ser: espiritual,
físico, material y económico.

En un intento de aclarar y arrojar luz sobre un área de malentendidos, examinamos en


profundidad la pregunta sobre si la vida terrenal de Jesús era de pobreza o prosperidad. En el
Capítulo 2, vimos diez hechos bíblicos convincentes que prueban que Jesús no vivió en
privación y derrota. Vivió una vida próspera porque siempre tuvo los recursos necesarios para
hacer la obra de Dios y cumplir la voluntad de Dios.

También dedicamos un capítulo entero a estudiar el tema de vital importancia del propósito
de la prosperidad. Cada creyente ha sido acusado de la responsabilidad de ayudar a llevar a cabo
la Gran Comisión, de predicar el Evangelio en todo el mundo y a todas las criaturas. Debemos
ir nosotros mismos o ayudar a enviar a alguien en nuestro lugar. De cualquier manera requiere
recursos significativos. Pero ir o enviar es el verdadero propósito de la prosperidad.

El plan de Dios para su pueblo incluye formas de capacitarlo y equiparlo para hacer su trabajo
y vivir en victoria. Echamos un vistazo a la ley de siembra y cosecha, verdades eternas sobre el
diezmo y numerosas razones buenas y válidas para dar. Estos son principios transformadores y
transformadores para el éxito y la victoria en la vida.
Examinamos el tema crucial de brindar apoyo adecuado a la iglesia local, a los ministros y
ministerios individuales, y las responsabilidades de los hombres y mujeres de Dios en la
búsqueda de apoyo.

Todas estas cuestiones se tratan directamente en la Palabra de Dios; la información está


disponible para aquellos que honestamente desean la guía del Señor.

En el Capítulo 5, traté varios problemas específicos y preocupaciones que han causado


confusión y malentendidos en el Cuerpo de Cristo. Mi enfoque es no acusar o atacar a nadie.
Muchas veces he encontrado que aquellos que están en la zanja en un lado o en el otro no son
necesariamente malas personas. A menudo se desvían cuando su celo supera su sabiduría.

Sin embargo, en este libro he abordado los abusos y las prácticas falsas que violan claramente
las enseñanzas específicas y definidas de la Biblia. La Palabra de Dios es clara. Y la única
respuesta para el error es la verdad. Jesús dijo: "Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres"
(Juan 8:32).

A lo largo de este libro, he tratado de enfatizar el equilibrio y la buena enseñanza, presentando


todo el consejo de Dios. Además de mis propios descubrimientos y estudios, he presentado la
sabiduría y la experiencia de algunos grandes hombres de Dios a quienes he admirado y
respetado a lo largo de los años.

Una sección extremadamente importante del libro es el Capítulo 7, que presenta veinticuatro
principios de las Epístolas con respecto al dinero, el dar y la prosperidad. Querrás leer y estudiar
estos principios de las Escrituras una y otra vez. Creo que deberían estar marcados en su propia
Biblia, y quizás también desee memorizar muchos de estos versículos.

Pero lo más importante de todo, lo mejor que puedo hacer por ti en este libro es señalarte a
Jesús. Si comió todavía luchando con dudas o malentendidos, si siente que se ha extraviado en
una zanja en el lado del sapo, o si necesita más orientación y guía, ¡Jesús es su respuesta! Él dijo:
"Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la
vida" (Juan 8:12).

Dios quiere que tengas toda la información y el conocimiento que necesitas para caminar en la
victoria y el poder. Y él dijo en su palabra: "Clama a mí, y te responderé, y te mostraré cosas
grandes y poderosas que tú no conoces" (Jer. 33: 3).

Te animo a que busques al Señor hoy. Permítale que le dé conocimiento y entendimiento con
respecto a Su Palabra. Caminar a la luz de la Palabra de Dios es lo que lo mantendrá equilibrado
en el área de la prosperidad y en cada área de la vida.