Está en la página 1de 22

Manicongo o Mwene Kongo

fue el título de los gobernantes del Reino del Congo, un reino que
existió desde el siglo XIV al XIX, el cual comprendía la actual Angola y la
República Democrática del Congo. El manicongo tenía la sede de su poder en
M'banza Kongo, aunque durante el periodo de 1570-1975, la ciudad cambiaba
temporalmente de nombre, siendo rebautizada como São Salvador, la actual
capital de la provincia de Zaire, en Angola, desde donde se nombraba a los
gobernadores de las provincias del reino y se recaudaban los tributos
correspondientes .

El término "manicongo" es una deformación portuguesa del término kikongo


"Mwene Kongo" (literalmente "señor del Congo"). El término "wene" del cual
deriva "Mwene" se refiere al reino, según textos misioneros portugueses de
1624, en donde se explica a los nativos acerca del Reino de los Cielos. El
término "Mwene" se crea mediante la adición del prefijo personal "Mu-" a
este término, dándole la definición de "persona que desempeña las funciones
del reino".

Mani es una deformación de la escritura original de esta palabra, que es


advertida en textos bastante antiguos, en particular las cartas de su majestad
Afonso I del Congo, en las que escribe a los reyes portugueses Manuel I y
Juan III acerca del moinepango (Mwene Mpangu) la autoridad provincial del
Congo, en la que aparece la pronunciación actual del término Mani.

La palabra no sólo se utilizó para denominar a los reyes, también se aplicó a


cualquiera que tuviera autoridad, incluidos funcionarios y sub-funcionarios
provinciales, a los cuales también se les llamó "mani". A pesar de lo
problemático del uso de este término, casi todos los escritores, tanto los
hablantes de kikongo, como los de portugués, incluidos los propios reyes del
Congo, utilizan el término "Manikongo", para referirse a esta autoridad.

Reino del Congo


Reino do Congo (Portugués)
Kongo dya Ntotila/ Wene wa Kongo (Kikongo)
Reino del Congo

1395-1885 →

Bandera Escudo

Capital M'Banza Kongo (en Angola). Renombrada


por los portugueses como São Salvador en
1570, hasta el año 1975 en que Angola se
independiza y el sitio regresa a su nombre
original.

Idioma principal Kikongo, Portugués


Gobierno Monarquía

Historia
• 1395
• Repartido entre Bélgica, Portugal y
1885
Francia durante la Conferencia de Berlín

El Reino del Congo fue un Estado africano situado en lo que actualmente


constituye la zona norte de Angola, el enclave de Cabinda, la República del
Congo y la parte occidental de la República Democrática del Congo. En su
época de mayor expansión, se extendía entre el océano Atlántico y los ríos
Kwango al este, Congo al norte y Loje al sur. El reino se estructuraba en seis
provincias, y era gobernado por un monarca, el Manicongo de los bacongo
(pueblos congo). Su esfera de influencia abarcaba también a los estados
vecinos de Ngoyo, Kakongo, Ndongo y Matamba. Tenía una población de 500
mil personas, según cálculos de 1650.

Antes de la llegada de los europeos, el Reino del Congo constituía un estado


situado en el centro de una extensa red de intercambios comerciales. Además
de recursos naturales y marfil, el país fabricaba y comerciaba con toda clase
de objetos de cobre, tejidos de rafia y cerámica. El pueblo congo hablaba el
idioma kikongo.

Historia

Contacto con los portugueses

En sus viajes por la costa africana durante los años 1480, el navegante
portugués Diogo Cão escuchó relatos acerca de un gran imperio que dominaba
el comercio en la región. En 1483 hizo una visita al manicongo Nzinga
Nkuwu en su capital, M'Banza Kongo, convenciéndole de que abriese su país
a los portugueses. Por entonces el reino estaba integrado por seis pequeños
estados de la región: Bamba, Batta, Fango, Pemba, Soyo y Sundi. Este último
(con capital en Ambezi) fue el primero en aceptar el protectorado de Portugal.

En 1491 llegaron misioneros católicos y unos años más tarde el propio


manicongo se hizo bautizar tomando el nombre portugués de João I.
Asimismo el rey envió a su hijo, el futuro Afonso I del Congo a educarse a
Portugal. Con el tiempo, uno de sus nietos llegaría a ser el primer obispo
africano negro de la Iglesia Católica. La capital del reino fue rebautizada
como São Salvador.

Trata de esclavos y declive del reino

Mapa del reino del Congo de 1617


En las siguientes décadas, el Reino del Congo se convirtió en la principal
fuente de esclavos para los negreros portugueses y de otros países europeos.
Esta situación empezó a pasar factura al reino y en 1526 el manicongo,
Afonso I del Congo, escribió una serie de cartas al rey Juan III de Portugal
rogándole que pusiera fin a tales prácticas. Su petición no tuvo respuesta y las
relaciones entre los dos países se deterioraron. Gravemente afectado por la
pérdida de su fuerza de trabajo debida al comercio de esclavos, y además
víctima de las incursiones de otros estados vecinos, el reino del Congo inició
su declive. Los portugueses vieron en ello la oportunidad de aumentar el
número de esclavos que obtenían de la región.

En 1575 se establece la colonia portuguesa de Luanda, iniciándose al poco una


guerra entre el reino de Ndongo y Portugal, en 1579. El vecino reino de
Matamba intervino, enviando un ejército para ayudar al Reino de Ndongo
contra los portugueses, y jugando un papel determinante en la derrota de los
portugueses en la Batalla de Lukala en 1590.

La colonia de Luanda fue de nuevo motivo de enfrentamientos bélicos entre


1640 y 1648, cuando ésta fue ocupada por los Países Bajos con el apoyo de la
Reina Ginga, que lideraba una coalición de reinos locales hostil a Portugal y
que contaba también con el soporte de Garcia II del Congo.

Guerra civil
Grabado recogiendo la recepción de un embajador portugués en la Corte del
Congo.

En la batalla de Ambuila (1665), las fuerzas portuguesas de la colonia de


Angola (Luanda) vencieron a las fuerzas del manicongo António I del Congo.
António I resultó muerto junto con muchos de los miembros de su corte, así
como el escritor luso-africano Manuel Roboredo, que había tratado de evitar
esta guerra. Siguió un periodo de guerras civiles protagonizadas por diferentes
pretendientes al título de manicongo, durante el que Portugal intervino contra
Soyo en la Batalla de Kitombo (octubre de 1670). En 1678 la capital fue
destruida por Pedro III. El conflicto civil se prolongó hasta 1709, cuando el
país fue reunificado bajo Pedro IV.

La intervención portuguesa fue constantemente creciente, sin embargo, el país


siguió existiendo, al menos nominalmente, durante otros dos siglos. En la
Conferencia de Berlín de 1884-1885, los territorios que aún estaban
administrados por los manikongos fueron repartidos entre Portugal, Bélgica y
Francia. El rey Pedro V Elelo "voluntariamente" reafirmó en 1888 el vasallaje
del reino a Portugal. La figura del monarca pasó a tener un papel folklórico y
ceremonial, sin ningún tipo de poder. Finalmente, en 1914, tras una revuelta
anticolonial, Portugal abolió el título de rey del Congo. Y el Congo continuó
siendo oprimido, especialmente por el horrible genocidio cometido por los
colonialistas belgas con Leopoldo II a la cabeza.

Reyes del Congo

El sistema de la corte del Congo se trataba de una monarquía electiva, no


hereditaria, basada en kandas o linajes familiares relacionados.

A partir de 1390

 Lukeni lua Nimi, fundador del reino, principios del siglo XV


 Nganga Makaba
 Nkanga Nimi, mediados del siglo XV
 Nkuwu a Ntinu, hasta c. 1470
 João I (Nzinga a Nkuwu) hacia c. 1470-1509
 Afonso I (Mvemba a Nzinga) (1509-1543)
 Pedro I (Nkanga a Mvemba) (1543-1545)
 Diogo I (Nkumbi a Mpudi) (1545-1561)
 Afonso II (Mpemba a Nzinga) (1561)
 Bernardo I (1561-1567)
 Henrique I (Nerika a Mpudi) (1567-1568)

Linaje Kwilu kanda

 Álvaro I (Ndo Luvwalu I) (1568-1587)


 Álvaro II (Ndo Luvwalu II) (1587-1614)
 Bernardo II (1614-1615)
 Álvaro III (Ndo Luvwalu III) (1615-1622)

Linaje Nkanga a Mvika kanda

 Pedro II Afonso (Ndo Mpetelo II) (1622-1624)


 Garcia I ((Ndo Ngalasia I) (1624-1626)

Linaje Kwilu kanda

 Ambrósio I (1626-1631)

Linaje Mpanzu kanda

 Álvaro IV (1631-1636)
 Álvaro V (1636)

Linaje Nlaza kanda

 Álvaro VI Afonso (Nimi a Lukeni a Nzenze a Ntumba) (1636-1641).


 Garcia II (Nkanga a Lukeni a Nzenze a Ntumba) (1641-1660).
 António I (Nvita a Nkanga) (1661-1665), último soberano del Congo
unificado.

Periodo de guerras civiles (1665-1709)

En M'Banza Kongo (São Salvador)

 Afonso II (1665) luego rey de Nkondo entre 1665 y 1669


 Álvaro VII (Mpanzu a Mabondo) (1665-1666) de un clan no tradicional
 Álvaro VIII (Mvemba a Mpanzu) (1666-1669) de un clan no tradicional
 Pedro III (Nsimba a Ntamba) (1669) reinó también en Mbula
 Álvaro IX (1669-1670)
 Rafael I (1670-1673)
 Afonso III (1673-1674) reinó también en Nkondo
 Daniel I (1674-1678)
 Abandono de la ciudad de São Salvador (1678-1709) hasta la
reunificación del reino.

En Ki-Mpangu (Agua Rosada)

 Sebastião I (1666 - 1670)


 Garcia III (1670 - 1685)
 André I (1685 - 1690)
 Alvaro X (1690 - 1694)
 Pedro IV (1695 - 1709), manicongo tras el fin de la guerra en 1709

En Nkondo

 Afonso II (1665-1669)
 Afonso III (1669-1673)

En Lemba (Mbula)

 Pedro III (1669-1683) tras ser depuesto en M'Banza Kongo


 João II Nzuzi a Ntamba (1683-1716)

Reunificación

 Pedro IV Afonso (Nusamu a Mvemba) (1709-1718).


 Manuel II (Ndo Manwele II) (1718-1743)
 Garcia IV (1743-1752)
 Nicolas I (1752-1758)
 Afonso IV (Ndo Mfunsu IV)
 António II,
 Sebastian I,
 Pedro V (Ndo Mpetelo V) (1763-1764) (murió en 1779)
 Alvaro XI (Ndo Luuwalu XI) (1764-1778)
 José I (Ndo Zozi I) (1778-1784)
 Afonso V (Ndo Mfunsu V) (abril 1785-1788)
 Alvaro XII (1788)
 José II (1788-17??)
 Alexis I (17??-1793),
 Henrique III (1793-1802)
 Garcia V (1802-1814)
 André II (1814-1825)
 André III (1825-[1842])
 Henrique III (1842-1858)
 Alvaro XIII (1858-1859)

Reyes vasallos de Portugal

 Pedro V Elelo (1859-1891)


 Álvaro XIV, también llamado Agua Rosada (febrero de 1891 –
noviembre de 1896)
 Henrique IV, también llamado Tekenge (1896–1901)
 Pedro VI, también conocido como Mbemba (1901–10)
 Manuel Nkomba (1910–11)
 Manuel III, llamado también Kiditu (1911–1914)
Cultura

Como producto del primer contacto en 1483 entre Diogo Cão y el reino del
Congo,2 una embajada del reino africano viajó hasta Portugal, permaneciendo
en ese país durante un breve tiempo.3 A su regreso en 1491, fueron
acompañados por misioneros católicos y por artesanos y carpinteros
portugueses que introdujeron la tecnología y las técnicas occidentales en el
país; tras la adopción oficial del catolicismo bajo el reinado del manicongo
João I, la cultura portuguesa se convirtió en una importante influencia en la
sociedad, desarrollándose además relaciones diplomáticas entre la monarquía
del manicongo y las monarquías europeas. Al año de la llegada de la religión
católica se construyó en la capital del país una de las primeras iglesias4 que
fue elevada al estatus de catedral en 1596, ya bajo el rey Álvaro II del Congo,
convirtiéndose la antigua Catedral de San Salvador del Congo en una de las
primeras catedrales católicas en el Africa subsahariana. Como ejemplo de
comunicación diplomática, este mismo monarca intentó en 1613, a través del
papa Paulo V, que el rey de Portugal se hiciera cargo del costo del
mantenimiento de los obispos y los canónigos de la catedral.5

En 1518 se llevó a cabo la consagración en Roma, por parte de León X, de


Don Enrique, hijo de Alfonso I, como obispo titular de Útica, siendo el primer
obispo autóctono del África negra.6 Una misión de los carmelitas descalzos
trabajó en el Congo desde 1584–88, estableciéndose también una misión de
los dominicos entre 1610 y 1612. Una escuela de los jesuitas con una
biblioteca fue fundada en la capital en 1621, bajo el reinado de Álvaro III,
permaneciendo en funcionamiento hasta 1678,7 tras el inicio unos años antes
de la guerra civil del Reino del Congo. Como consecuencia de la divulgación
de la religión católica en el país, surgieron también desde finales del siglo
XVII e inicios del siglo XVIII herejías e iluminados locales, como en los
casos del profeta Appolonia Mafuta o la líder del antonianismo, Dona Beatriz
Kimpa Vita.

Debido al temprano contacto con los europeos, el kikongo fue la primera


lengua bantú en ser escrita en alfabeto latino y en tener un diccionario. Un
catecismo fue producido en 1557 bajo la autoridad de Diogo Gomes, un
jesuita nacido en el Reino del Congo de padres portugueses. En 1624, Mateus
Cardoso, otro jesuita portugués editó y publicó una traducción kikongo del
catecismo portugués de Marcos Jorge.8 El diccionario fue publicado ca. 1648
por Manuel Robredo, un obispo secul

ar. Por su parte, un capuchino italiano, Bonaventura da Sardegna, fue el


primero en escribir una gramática para el kikongo hacia 1645.

Reino de Loango
Reino de Loango
c.1550-1883 →

Bandera
Capital Buali (o Mbanza Loango)

Idioma principal Kikongo

Gobierno Monarquía
Historia
• c.1550
• Ocupado por Francia tras la Conferencia
1883
de Berlín

Corte de Loango.

El Reino de Loango fue un estado africano precolonial, situado en una amplia


región que hoy forma parte de Cabinda (Angola), la República del Congo, la
República Democrática del Congo y Gabón, desde el siglo XV hasta el XIX.
Durante su apogeo, en el siglo XVII, se extendía desde Mayombe en el norte,
hasta casi la desembocadura del río Congo. Sus habitantes hablaban un
dialecto septentrional de la lengua Kikongo, también utilizado en el Reino del
Congo.

Historia

Hombre de Loango, grabado del siglo XVIII.

Los orígenes del reino son confusos. El complejo más antiguo que ha sido
encontrado en la región, es el de Madingo Kayes, que había sido ya un
asentamiento en el pasado, sin que se tengan datos de su desarrollo posterior.

Loango no es mencionado, ni figura en los registros de los primeros


exploradores de la región. Tampoco se menciona entre los títulos del Rey
Afonso I del Reino del Congo en 1535, aunque Kakongo y Ngoyo, sus
vecinos del sur sí lo hacen. Los primeros documentos que se conservan,
escritos cerca de 1580, relatan como Loango había formado parte en el pasado
del Congo, pero llegado un punto se había convertido en simple aliado y
amigo de este estado. Escritos más detalladas, recogidos por los exploradores
holandeses, en 1630, explican que Loango era originalmente parte de
Kakongo, siendo el mismo parte del Congo, y que se declaró independiente,
aproximadamente en 1550.
Poco se sabe acerca de la ciudad de Mbanza Loango, además de que era una
de las más avanzadas urbes de África, cuya economía se basó en gran medida
en la esclavitud en durante la década de 1880. El declive de la ciudad
comienza con la abolición de la esclavitud y el fin del tráfico de esclavos hacia
América, hacia donde se dirigían la mayor parte de esclavos que eran
vendidos.

Ciudad de Mbanza Loango.

El Ma-Loango, el primer ministro, su guardia de honor y un viajero francés.

Lista de Ma-Loango
Siglo XVII

 Moe Poaty, reinó bajo el nombre Kamangou al principio del siglo XVII
 Ngouli N'kama Loembe
 N'gangue M'voumbe Niambi
Siglo XVIII

 N'gangue M'voumbe Nombom, muerto en 1766


 N'gangue M'voumbe Makosso reinó de 1773 a 1787.

Siglo XIX

 N'gangue M'voumbe Makosso Ma Nombo


 N'gangue M'voumbe Makosso Ma N'Sangou reinó de 1840 a 1885
 Moe Pratt
 N'gangue M'voumbe Loembe Lou N'kambissi, reinó bajo el nombre de
M'voudoukousala (1900).

Siglo XX

 Moe Loembe Lou N'Gombi .


 Moe Loembe
 N'gangue M'voumbe Tchiboukili, que reinó bajo el nombre de Moe Poaty II,
 Moe "Kata Matou" 1923 - 1926. Fue destituido por la administración colonial.
 Moe Poaty III, N'gangue M'voumbe Oussangueme, reinó de 1931 a 1975
 Moe Taty Ier

Originarios de la región de los grandes lagos del este de África ecuatorial,


muchos pueblos bantúes emigraron hacia otras regiones para escapar de los
embates y la influencia de los pueblos hamitas, empeñados en sus guerras
religiosas de conquista y expansión. Tras cruzar el continente en penosa
marcha, una de esas oleadas migratorias bantúes se esparció en el área de
forestas tropicales y sabanas que se extendía hasta el estuario del río Congo y
las partes altas de los ríos Cunene, Cubango, Cuito, Chobe y Kasai.
Territorio del Reino del Manikongo

Entre esos grupos estaban parte de nuestros ancestros africanos, quienes se


radicaron, en algún momento a finales del siglo XIII o principios del XIV, en
la región costera de lo que se corresponde aproximadamente con lo que hoy se
conoce como Angola, desde el estuario del río Congo hasta casi llegar a la
desembocadura del río Kwanza, y en un pequeño territorio junto al estuario,
que abarcaba la franja del actual Zaire con salida al Atlántico y el enclave de
Cabinda, así como una porción de la costa de lo que posteriormente fuera el
Congo Brazzaville.

Esas comunidades dieron vida a una serie de formaciones estatales


embrionarias, las cuales, con el decursar del tiempo, se fundieron bajo una
autoridad central, si bien relativamente laxa: la del Manikongo.
La tradición oral bakonga _nombre genérico de los inmigrantes bantúes que se
asentaron en esa zona_ cuenta diferentes historias acerca de la constitución de
su reino. Una afirma que 9 de los sobrinos del Manikongo abandonaron el clan
de su tío y cruzaron el río Zaire para asentarse en tierras ribereñas, fundando
los 9 clanes descendientes directos del monarca. Otra, en cambio, dice que
Mtinu Wene, el primer Manikongo, después de mucho guerrear, logró
asentarse al sur del río Congo. Entonces distribuyó las tierras conquistadas
entre sus capitanes más corajudos, que eran 9.

Nueve fue, a partir de entonces, un número sagrado para esos pueblos. En el


momento en que recibían el legado real, cada uno de ellos describiría así su
lealtad al rey y sus hazañas en la guerra y en la paz:

Nzinga Mbemba, primer Manikongo que


abrazó el cristianismo. Bautizado como
Alfonso I, en 1507, a los 9 años de la llegada
de Diego Cao a su reino.
_ Yo soy Ndumbu a Nzinga, planta trepadora que se enrolla en espiral.

Mis ramas se anudan alrededor de todo el país.

_ Yo soy Manianga, el que está sentado. Me siento en la silla y en la


estera. Yo he hecho nacer a los mvembas y a los nlazas.

_ Yo soy Nanga, el cojo, pero voy muy lejos. Las piedras de mi estufa son
cabezas de hombres. Mi cuchara de comer es la costilla de un gran pez.

_ Yo soy el jefe Mankunku, aquél que todo lo derrumba. Yo acometí a los


ndembos, a los tambores de los poderosos. Que no venga nadie a
molestarme ni con el timbal ngongie ni con el tambor ngoma.

_ Yo soyNgimbi, aquél que hace crecer abundantemente todo lo que nutre


y alimenta. Las madiadias o falsas cañas de azúcar que se cortan por la
mañana, al mediodía nuevamente se mecen al sol.

_ Yo soy Mbenza, aquél que se rompe, que corta, que hiende. No corto las
cabezas de los ratones, sino de los hombres.

_ Yo soy Mpudi a Nzinga, un gran pez, pero además un halcón que, pese
al fuego, caza por encima de las hierbas en llamas.

_ Yo soy Mboma Ndongo, la serpiente jiboia que deja huellas a su paso.


Se arrastra por todo el Congo, por Loango. Madre que hace bien a todos
los otros clanes.
_ Yo soy Makaba, el que reparte las tierras, pero las leyes de esas tierras
quedan en mis manos, en mi poder.

Tambores de Wasangola, kanda o clan bakongo, 1920.


El núcleo del reino del Manikongo, incluyendo la porción administrada
directamente por él a través de una compleja red de jefaturas, estaba al sur del
estuario del río Congo, circundado por el Atlántico y los ríos Congo, Cuango
y Dande. Su capital era Mbanzakongo, el moderno San Salvador del norte de
Angola. Acotamos que mbanza es el término que designa la tumba del
ancestro fundador de una aldea. Equivale, por derivación, a aldea principal y
toma el nombre de su fundador, Mbanzakongo debe ser, pues, el sitio de
enterramiento del fundador de la primera aldea que se asentó en el área.
Los tatuajes iniciáticos de
los bakongos; esos sí eran
rayamientos de verdad. ( 1920 )

Alrededor de ese núcleo había grupos de estados más pequeños, parte del
mismo complejo en el sentido de que habían sido sometidos por los bakongos,
pero cuya lejanía del centro les permitía un grado no desdeñable de
autonomía, si bien acataban la supremacía del Manikongo. Los trapacistas del
siglo XVII coincíden en que los más importantes entre esos estados eran los
de Ngoyo, Kakongo y Loango, en la costa atlántica al norte del estuario del río
Congo, agrupados mucho más tarde bajo el nombre de Cabinda; el área
conocida como Matamba, a caballo sobre el valle del río Cubango al sureste, y
la región de Ngola, que abarcaba ambas riberas del Kwanza, y que hoy es la
mayor parte de la porción central de Angola. Diremos, de paso, que Angola
deriva de Ngola, nombre de uno de los principales clanes de la región, el cual,
en cierto modo, es un nombre dinámico.

Los pobladores del dominio del Manikongo ascendían, según estimados de


los misioneros del siglo XVII, a unos dos millones y medio antes de la
llegada de los portugueses en 1482. Los hombres eran formidables herreros,
cazadores y guerreros. Las mujeres se dedicaban a la agricultura. Lo que
encontró Diego Cao al desembarcar en esas tierras fue descrito, no sin cierta
admiración y sorpresa, como un reino grande y poderoso, muy poblado y con
muchos vasallos.

Los manicongos se dedicaban en su vida cotidiana a la pezca, a la casa, al


cuidado de sus tierras, así como a la adoración de entes espirituales quienen se
dicen los cuidaban en las guerras de clanes para vencer a sus enemigos y salir
vctoriosos.