Está en la página 1de 790

JOB

COMENTARIO TEOLÓGICO Y LITERARIO

por

L. ALONSO SCHOKEL
J. L. SICRE DÍAZ

Segunda edición actualizada

r1
E
u CRISTIANDAD
Primera edición: 1983
Segunda edición: 2002

Siglas utilizadas .......... .

Presentación .............. .

INTRODUCCIÓN .......__.

TEXTO Y COML'\'TARIO
Capítulo 1 .............. .
Capítulo 2 ........ ........---.1

ACTO PRIMERO
Capítulos 3-11 .............
Capítulo 3 ............... .
Capítulos 4-5 ..........
Capítulos 6-7 ..........
Capítulo 8 ........ ······-
Fotografía de cubierta: Las edades de la vida,
Capítulos 9-1 O .······---
de Van der Weyden (detalle). Capítulo 11 ···········---

Derechos para todos los países de lengua española en ACTO SEGUNDO


EDICIONES CRISTIANDAD, S. A. Capítulos 12-20 ............---1
Madrid 2002
Capítulos 12-14 ····---~
ISBN: 84-7057-444-2
Depósito legal: M. 39.116-2002
Capítulo 15 ..... ·····---
Capítulos 16-1 7 ····---
Capítulo 18 .............
Printed in Spain Capítulo 19 ............ .
Anzos, S. L. - Fuenlabrada (Madrid) Capítulo 20 . ·········---
CONTENIDO

Abreviaturas de los libros bíblicos . .. . .. . .. .. ... ... .. ..... ... .......... ... ... 11

Siglas utilizadas .. .. . . ... . .. . .. . .. . ... . . .. .. . .. . .. .. . .. . .. .. . .. .. . .. .. . .. . .. . .. .. .. . .. 12

Presentación .. . .. .. . .. .. . .. . .. . .. .. . .. .. . .. .. . . .. . ... . .. . .. . .. . .. .. .. . .. . .. .. .. . .. . .. . 17

Nota a la segunda edición .. . .. .. . .. .. . . .. .. . .. .. . .. .. . .. . .. .. .. . . .. .. .. .. . .. . .. . 23

INTRODUCCIÓN ................................................................ 25

TEXTO Y COMENTARIO ................................................... 113


Capítulo 1 .. .. . .. . ... . . .. . .. .. . .. .. . .. . .. . .. .. . .. . .. .. . .. . .. .. . .. . .. .. .. . . .. .. .. . .. 11 7
Capítulo 2 . . .. . .. .. .. . .. . . .. .. .. . .. .. . .. . .. . .. . ... . . .. .. . . .. .. .. . .. . .. .. . . ... . .. .. . 131

ACTO PRIMERO
Capítulos 3-11 ....................................................................... 139
Capítulo 3 .. . .. . .. .. .. . . .. .. . .. . .. .. . .. . .. .. . .. .. . .. . .. . .. .. .. . .. . .. . .. .. . .. .. .. . . . 143
Capítulos 4-5 . ... .. .. ...... ... . .... .. ...... ..... ... .. .... .... ... ... .. ..... ... ... . 158
Capítulos 6-7 .. . . ... . .. . .. . .. . ... . .. . .. . .. . .. .. .. . .. . .. . .. .. . .. .. . .. . .. . ... . .. . .. 183
Capítulo 8 .. ... .. . .. .. . .. . .. ... ..... .. .... .. ... .. ... .. ... . .. .. ... ... .. ... . .... ..... 204
Capítulos 9-1 O . ••.. .. . .. . . •. .. •. . .. . .. . •. . •. .. .. . .. . .. . •. .. . •. .. . •. . •. . •.. . . •. .. 213
Capítulo 11 ... .. .. . .. .. . .. ...... .. ... ... .. ... . .. .. .. . ... .. . ..... .. ..... ..... ... .. . 240

ACTO SEGUNDO
Capítulos 12-20 ..................................................................... 251
Capítulos 12-14 ................................................................. 255
Capítulo 15 ....................................................................... 294
Capítulos 16-1 7 ... ... ... ...... .. .. . .. ... .. ... ..... ... ... .... ... ... .. ... .. ... ... . 307
Capítulo 18 ....................................................................... 332
Capítulo 19 ....................................................................... 343
Capítulo 20 ... .. .... .... ... ... ..... ... .. ... ... .. .. ... . .. ... . .... .. ... ... ..... .. ... 369
8 JOB

ACTO TERCERO Apéndice: Nuestra tradua:iál


Capítulos 21-27 ..................................................................... 385
Índice de autores ....... ___ ____..
Capítulo 21 . . .. . ... . .. . .. . .. . .. . .. .. . .. . .. . .. . .. .. . .. . .. .. . .. . .. .. . .. . .. .. ... .. . .. 391
Capítulo 22 .. . .. .. .. . . .. .. . ... .. .. . .. . .. . . .. . . .. . .. . .. . ..... .. .. . .. . .. .. . .. .. . .. . . 409
Capítulos 23-24 ................................................................. 426
Capítulo 25-26 .................................................................. 448
Índice de temas literarios
Capítulos 26,1-4 + 27,1-7 .................................................. 461 ·
Capítulos 24,18-24 + 27,8-23 ............................................ 468
Índice de citas bíblicas
INTERLUDIO ...................................................................... 481
Índice general ........... .
Capítulo 28 .. . ... . .. . . .. .. . . .. .. . .. . .. .. . .. .. . .. . .. . .. .. .. . . .. .. . .. . .. .. . .. .. . .. . . 483

ACTO CUARTO
Primera parte ... . .. .. .. . .. . .. . .. . .. .. . .. . .. . .. . .. .. . .. . .. .. . .. .. . .. . .. . .. . ... . . .. .. . . . 499
Capítulo 29 ....................................................................... 504
Capítulo 30 . .. . .. .. . .. . . .. .. . .. .. . .. . .. . .. . .. .. . .. .. . .. . .. .. . .. . .. . .. . .. .. .. . .. .. . 518
Capítulo 31 . . .. .. . .. .. . . .. .. . .. . .. .. . . .. .. . .. . .. .. . .. . .. .. . .. . .. .. . .. . .. .. . .. .. . .. 534

INSERCIÓN: DISCURSOS DE ELIHÚ


Discursos de Elihú: capítulos 32-37 ........................................ 555
Capítulo 32 ....................................................................... 562
Capítulo 33 . .. . ..... .. .. . . .. . ... . . .. .. . . .. .. .. . .. . .. . .. . .. .. .. . .. . .. . . ... ... ... .. . 569
Capítulo 34 ....................................................................... 586
Capítulo 35 .. . .. .. ... ... . .. . .. .. . .. . .. .. . . .. .. .. . .. . .. ... .. . .. .. . .. . .. .. . .. .. . .. . . 606
Capítulos 36-37 ................................................................. 616

ACTO CUARTO
Segunda parte . .. . ... . .. . .. . .. . . .. .. . .. . .. .. . . .. . . .. . .. . .. . .. .. . .. .. . .. . .. .. . .. .. . .. . . 64 7
Capítulos 38-41 ................................................................. 649
Capítulos 38-39 ................................................................. 664
Capítulo 40,1-14 ............................................................... 698
Capítulos 40,15-41,26 ....................................................... 707
Capítulo 42,1-6 ................................................................. 725

EPÍLOGO: MARCO NARRATIVO


Capítulo 42,7-17 .................................................................... 733
CONTENIDO 9

Apéndice: Nuestra traducción del Libro de Job ........................ 739


---··--------··················· 385
Índice de autores . . .. .. .. . ... .. ... .. . .. ... ... .. ...... .. . ... .. .. . .. . .. .. ...... .. ... .. . 7 4 7
----·-----··-··················· 391
------··-----········· ........... .409
Índice de temas teológicos ...................................................... 751
---··------····················· 426
--------------··················· 448
Índice de temas literarios ........................................................ 765
----------·-··················· 461
---------········ ............... . 468 Índice de citas bíblicas ............................................................ 775

--------························ 481 Índice general .. . .. .. ... ... .. . ... .. .. . .. . .. .. . . .. .. ... . .. .. . . ... . .. .. . . .. ..... ... .. ... 805
------·-························ 483

.....---··-····----- ................ . 499

---------·-········ .............. . 504


---------···························· 518
..----··------····················· 534

------------------··············· 555
-----------·-···················· 562
~----------····················
569
~----------·-··················
586
-----------···················· 606
----------······················ 616

---·--------········ ............... . 647


649
.-----·····························
.... 664
-··------·························
698
--·-------·-·······················
..... 707
--------·-·····················
------------····················· 725

------·-·························· 733
ABREVIATURAS DE LOS LIBROS BÍBLICOS

Abd Abdías 2Jn 2." Juan


Ag Ageo 3Jn 3." Juan
Am Amós Job Job
Ap Apocalipsis Jon Jonás
Bar Baruc Jos Josué
Cant Cantar de los Cantares Jr Jeremías
Col Colosenses Jue Jueces
1 Cor l. a Corintios La m Lamentaciones
2 Cor 2." Corintios Le Lucas
1 Cr l. o Crónicas Lv Levítico
2 Cr 2.° Crónicas 1 Mac l. o Macabeos
Dn Daniel 2 Mac 2. 0 Macabeos
Dt Deuteronomio Mal Mala quías
Ecl Eclesiastés Me Marcos
Eclo Eclesiástico Mt Mateo
Ef Efesios Miq Miqueas
Esd Esdras N ah Nahún
Est Es ter N eh Nehemías
Ex Éxodo Nm Números
Ez Ezequiel Os Oseas
Flm Filemón 1 Pe 1.• Pedro
Flp Filipenses 2 Pe 2." Pedro
Gál Gálatas Prov Proverbios
Gn Génesis 1 Re l.o Reyes

Hab Habacuc 2 Re 2. 0 Reyes


Heb Hebreos Ro m Romanos
Hch Hechos Rut Rut
Is lsaías Sab Sabiduría
Jds Judas Sal Salmos
Jdt Judit 1 Sm 1. 0 Samuel
JI Joel 2Sm 1. 0 Samuel
Jn Juan Sant Santiago
1 Jn 1.• Juan Sof Sofonías
12 JOB

1 Tes l. a Tesalonicenses Tit Tito BZAW


2 Tes 2." Tesalonicenses Tob Tobías CBOTS
1 Tim 1.• Timoteo Zac Zacarías CBQ
2 Tim 2.• Timoteo CBQMS
CiTom
CJ
CTJ
CuadTe
SIGLAS UTILIZADAS CuBíb
CuBR
CuTM
AfO «Archiv ftir Orientforschung» DBS
AJBI Annual of the Japanese Biblical lnstitute DD
AJSL «American J ournal of Semi tic Languages» El
ANET Ancient Near Eastern Texts relating lo the O. T., ed. por J. B. EstBíb
Pritchard EstEcl
AnGreg «Analecta Gregoriana» EThRel
AOT Altorientalische Texte ETL
ASTI Annual of the Swedish Theological lnstitute EvTh
ATD Das Alte Testament Deutsch ET
ATR «Anglican Theological Review» FF
Aug «Augustinianum» FolOr
AUSS Andrews University Seminary Studies FraneLA
BASOR «Bulletin of the American Schools of Oriental Research» FRLANT
BEATA] «Beitrage zur Erforschung des Alten Testament und des Anti- FThSt
ken J udentums» Greg
Be O «Bibbia e Oriente» GThT
BETL Bibliotheca Ephemeridum Theologicarum Lovaniensium HAT
BI «Biblical lnterpretatiom> HBT
Bib «Bíblica» Hen
BibFe «Biblia y Fe» HTR
BibOr «Bíblica et Orientalia» HTS
BiTrans «The Bible Translator» HUCA
BJRL «Bulletin of the John Rylands Library» lB
BK Biblischer Kommentar. Altes Testament ICC
BM «Beth Mikra» IDB
BN «Biblische Notizen» IEJ
BS «Bibliotheca Sacra» Interpr
BSOAS «Bulletin of the School of Oriental and African Studies» lrishThQ «lrisb
BWANT Beitrage zur Wissenschaft vom Alten und Neuen Testament JAN ES <<]olHIWoC.-
BZ «Biblische Zeitschrift» JAOS <<] OunW o( lillr
SIGLAS 13

Tito BZAW Beihefte zur Zeitschrift für die alttestamentliche Wissenschaft


Tobías CBOTS Coniectanea Bíblica. Old Testament Series
Zacarias CBQ «Catholic Biblical Quarterly»
CBQMS Catholic Biblical Quarterly. Monograph Series
CiTom «Ciencia Tomista»
C1 «Concordia 1ournal»
CT1 «Calvin Theological 1ournal»
CuadTe «Cuadernos de Teología»
CuBíb «Cultura Bíblica»
CuBR Currents in Research. Biblical Studies
CuTM «Currents in Theology and Mission»
DBS Dictionnaire de la Bible. Supplement
DD «Dor le Don>
El «Erets Israel»
EstBíb «Estudios Bíblicos»
EstEcl «Estudios Eclesiásticos»
EThRel «Études théologiques et religieuses»
ETL «Ephemerides Theologicae Lovanienses»
EvTh «Evangelische Theologie»
ET «Expository Times»
FF «Forschungen und Forschritte»
Folür «Folia Orientalia»
FraneLA Studium Biblicum Franciscanum. Líber Annus
•mooh of Oriental Research» FRLANT Forschungen zur Religion und Literatur des A. und NTs.
_\laat Testament und des Anti- FThSt Freiburger Theologische Studien
Greg «Gregorianum»
GThT «Geredformeerd theologisch Tijdschrift»
~ Lovaniensium HAT Handkommentar zum AT
HBT «Horizons in Biblical Theology»
Hen «Henoch»
HTR «Harvard Theological Review»
HTS «Hervormde Teologiese Studies»
HUCA «Hebrew Union College Annual»
lB The lnterpreter's Bible
ICC The International Critica[ Commentary
IDB The lnterpreter's Dictionary of the Bible
IE1 «<srael Exploration 1ournab
lnterpr «lnterpretation»
lrishThQ «lrish Theological Quarterly»
1ANES <<] ournal of the Ancient N ear Eastern Society»
1AOS <<] ournal of the American Oriental Society»
14 .JOB

JBL <~ournal of the Biblical Literature» RB


JBQ «Thejewish Bible Quarterly» (antes "Dor le Dor") RELiege
JCS <~ournal of Cuneiform Studies» RevExp
JEA <~ ournal of Egyptian Archeology» RSR
lJS <~ ournal of J ewish Studies» RelS
JMEOS <~ ournal of the Manches ter Egyptian and Oriental Society» RestQ
JNES <~ournal ofNear Eastern Studies» RevBíbl
JNWSL <~ournal ofNorthwest Semitic Languages» RevScRel
JpTh <~ahrbücher für protestantische Theologie» RGG
JQR <~ ewish Quarterly Review» RHPhR
JR <~ ournal of Religion» RHR
JRAS <~ournal of the Royal Asiatic Society» RIBLA
JSem <~ournal of Semitics» RivBib
JSOT <~ournal for the Study of the Old Testament» SBLDS
JSOTSS <~ournal for the Study of the Old Testament». Supplement Ser Hieros
Series. ScriptB
JSS <~ournal of Semi tic Studies» SEAT
JTS <~ournal ofTheological Studies» Sef
Jud <~udaica» Se m
KAT Kommentar zum AT SJT
KuD «Kerygma und Dogma» SR
Lesh «Leshonenm> ST
LitTheol«Literature & Theology» SVT
LTP «Laval Théologique et Philosophique» Tarb
MDOG «Mitteilungen der deutschen Orient-Gesellschaft» ThLZ
MGWJ «Monatschrift für Geschichte und Wissenschaft des Juden- ThR
tums» ThRu
MTZ «Münchener Theologische Zeitschrift» ThSt
NedThT «Nederlands theologisch tijdschrift» ThStKr
NRT «N ouvelle Revue Théologique» ThZ
NZST «Neue Zeitschrift ftir systematische Theologie und Religions- TQ
philosophie» TsTK
Or «Ürientalia» TTKi
OTE «Üld Testament Essays» TynB
OTS Oudtestamentische Studien UF
PEGLMBS Proceedings: Eastern Greek Lakes and Midwest Biblical So- VD
cieties VT
PEQ «Palestine Exploration Quarterly» WMANT
PG Patrología Graeca (Migne) WdO
PIBA Proceedings of the lrish Biblical Association
PSV «Parola Spirito e Vita» WuD
SIGLAS 15

RB «Revue Biblique»
RELiege «Revue Ecclesiastique de Liege»
RevExp «Review and Expositor»
RSR «Recherches de Science Religieuse»
Re! S «Religious Studies»
RestQ «Restoration Quarterly»
RevBíbl «Revista Bíblica»
RevScRel «Revue des Sciences Religieuses»
RGG Die Religion in Geschichte und Gegenwart
RHPhR «Revue d'Histoire et de Philosophie Religieuses»
RHR «Revue de l'Histoire des Religions»
RIBLA «Revista de interpretación bíblica latino-americana»
RivBib «Rivista Bíblica>>
Old Tc:stament» SBLDS Society of Biblical Literature. Dissertation Series
Old Testament». Supplement ScrHieros «Scripta Hierosolymitana>>
ScriptB «Scripture Bulletim>
SEAT La Sagrada Escritura. Antiguo Testamento
Sef «Sefarad>>
Se m «Semítica»
SJT «Scottish Journal of Theology»
SR «Studies in Religion j Sciences Religieuses»
ST «Studia Theologica»
SVT Supplements to Vetus Testamentum
Tarb «Tarbiz»
ThLZ «Theologische Literaturzeitung»
ThR «Theologische Revue»
ThRu «Theologische Rundscham>
ThSt «Theological Studies»
ThStKr «Theologische Studien und Kritiken»
ThZ «Theologische Zeitschrift»
TQ «Theologische Quartalschrift»
TsTK «Tidsskrift for Teologi of Kirke»
TTKi «Tidsskrift f(¡r Teologi og Kirke»
TynB «Tyndale Bulletin»
UF «Ugarit Forschungem>
VD «Verbum Domini»
VT «Vetus Testamentum»
WMANT Wissenschafl:liche Monographien zum A. und NT
WdO Die Welt des Orients. Wissenschaftliche Beitdige zur Kunde
des Morgenlandes
WuD Wort und Dienst.Jahrbuch der Theologische Schule Bethel
16 JOB

wz «Wissenschaftliche Zeitschrift»
WZKM «Wiener Zeitschrift für die Kunde des Morgenlandes»
ZA «Zeitschrift für Assyriologie»
ZAW «Zeitschrift ftir die alttestamentliche Wissenschaft»
ZDMG «Zeitschrift der deutschen morgenHindischen Gesellschaft»
ZRGG «Zeitschrift für Religions und Geistesgeschichte»
ZST «Zeitschrift für systematische Theologie»
ZTK «Zeitschrift für Theologie und Kirche»

zones y argumemos.:
vuestras máximas SOR dr
La acción. si OICCÍÓII
y un epílogo doble. ca d
tandas de diálogo. Tres
los amigos; la cua.rta ft2
PRESENTACIÓN

RETABLO O MISTERIO DE JOB EL HUSITA

El libro de J oh que presentamos es un largo y lento diálogo. O


quizá una serie de monólogos paralelos y enfrentados: Job y Elifaz,
Job y Bildad,Job y Sofar,Job y Dios. ¿Job y el público?
El libro de Job es un drama con muy poca acción y mucha pasión.
La pasión que un autor genial, anticonformista y provocador, ha in-
fundido en su protagonista. Insatisfecho y disconforme con la doctri-
na tradicional de la retribución, ha opuesto a un principio un suceso,
a una idea un hombre.
Ya el salmo 73 había opuesto los hechos de experiencia a la teoría
de la retribución: «envidiaba a los perversos viendo prosperar a los
malvados». Después de indagar en vano, había encontrado la respues-
ta al «entrar en el misterio de Dios».
Nuestro autor extrema el caso: hace sufrir sin piedad a su protago-
nista inocente para que su grito brote «desde lo hondo». Como diría
Segismundo: «En llegando a esta pasión, un volcán, un Etna hecho,
quisiera sacar del pecho pedazos del corazÓn>>. La pasión o sufrimien-
to de Job enciende la pasión de su búsqueda y de su lenguaje: «por
eso desvarían mis palabras» (6,3). Qué necesario y auténtico es seme-
jante desvarío. En la pasión de Job se van estrellando las olas concén-
tricas de las razones de los tres amigos, que repiten con variaciones y
sin cansarse la doctrina tradicional de la retribución. «¿Es mi fuerza la
fuerza de la roca o es de bronce mi carne?» (6,13). La debilidad es la
fuerza de Job. Su dolor inerme, su angustia ensimismada desarman ra-
zones y argumentos: «vuestros avisos son proverbios polvorientos,
vuestras máximas son de arcilla» (13,13).
La acción, si acción existe, es sencillísima: entre un prólogo doble
y un epílogo doble, en el cielo y en la tierra, se desenvuelven cuatro
tandas de diálogo. Tres veces habla Job y le responden cada uno de
los amigos; la cuarta vez Job dialoga con Dios. En los diálogos con los
18 .JOB

amigos, más que un debate intelectual, se produce una tensión de pla-


nos o direcciones. Los amigos defienden la justicia de Dios como juez
imparcial que premia a buenos y castiga a malos. A Job no le interesa
esa justicia de Dios, que desmiente su experiencia, y apela a un juicio
o pleito con Dios mismo, en el que aparecerá la justicia del hombre.
Por llegar a ese pleito y por probar su inocencia frente a Dios, Job
arriesga la vida.
Al final Dios, como instancia suprema, zanja la disputa entre Job y
los amigos; como parte encausada, responde y pregunta a Job para
encaminarlo hacia el misterio de Dios.
A través de los diálogos, del hombre bueno convencional, que da
gracias a Dios porque todo le sale bien, surge un hombre profundo,
capaz de asumir y representar la humanidad doliente que busca
audazmente a Dios. En su propia carne -carne poética- toma los
dolores y los vive y ofrece su vida en representación, como retablo o
misterio, para que los otros comprendan o aprendan a pensar. En su
itinerario se mezclan conciencia e inconsciencia. El sufrimiento aguza
la conciencia y ésta exacerba el dolor; tanto que llega a desear: «¡Oja-
lá me desvaneciera en las tinieblas y velara mi rostro la oscuridad!»
(23,17). Su lucidez reflexiva lo mantiene en vida y en vilo a lo largo de
la prueba, aunque amenaza consumirlo: «¡que a quien le daña el saber
homicida es de sí mismo!» (La vida es sueño, 654s). A la conciencia
de su dolor inocente se mezcla la ignorancia de la causa y la función.
No sabe por qué lo hacen sufrir; y es que la aparente falta de sentido
es parte del sentido. Su ignorancia es parte de la prueba. Además no
sabe para qué sufre: no sabe que su tormento es sacra representación,
«dándonos en espectáculo al mundo entero» ( 1 Cor 4,9). «La socie-
dad no sabe pensar los asuntos hasta el final, tiene que verlos repre-
sentados por actores, actores entregados con sacrificio, los mejores
actores que yo puedo encontrar» (dice Dios a J oh en A Mas k of Rea-
son de Robert Frost). Esto intima la seriedad de la representación que
va a comenzar.
A través de los diálogos, de un Dios sabido y hasta encasillado,
surge un Dios imprevisible, difícil y misterioso. En el espacio de un
breve libro nuestro conocimiento de Dios, del hombre y de sus rela-
ciones ha de crecer. Porque Job, como otro Jacob en su visión noctur-
na, va a luchar con Dios: «CÍñete los lomos si eres hombre» ( 40, 7). Y
va a ser gloriosamente vencido. El autor ha empeñado su genio litera-
rio y religioso en sacudir viejos esquemas explorando en profundi-
PRESENTACIÓN 19

K produce una tensión de pla- dad. Escucharemos en el interludio que el hombre busca lo precioso
bjasticia de Dios como juez en las minas, «perfora galerías inaccesibles» (28,4), sin encontrar la
~.aJos. A Job no le interesa sabiduría; el autor quiere sacar una sabiduría nueva de las entrañas
y apela a unjuicio
a,~PWJ._n-~..-.-.,. del hombre tocado por Dios.
•..:~r.i b justicia del hombre. El libro de Job es un libro singularmente moderno, provocativo,
iaocrncia frente a Dios, Job no apto para conformistas. Es difícil escucharlo sin sentirse interpela-
do, es difícil comprenderlo si no se toma partido. Quiere un público
inicialmente curioso que salga comprometido. También el espectador
ha de cambiar a lo largo de la representación. Porque este libro marca
a quien se expone a él, como a Jacob, que salió cojeando de la lucha.
Job es un «vino de vértigo» que desquicia y transporta más allá; es un
reactivo inexorable que corrige unas cuantas ideas y cambia un modo
de pensar. Terminada la escena, cuando se levanta el tablado, ¿habla-
remos con Dios, hablaremos de Dios igual que antes?
Muchos comentaristas antiguos han visto enJob un tipo de Cristo.
Es verdad, entre ambos se descubren semejanzas no menos que dese-
mejanzas. Teniendo en cuenta ambas, podemos reflexionar como sigue.
Job no es como el personaje anónimo de lsaías 53. El «siervo» del
Señor «maltratado aguantaba y no abría la boca»; Job maltratado no
aguanta, antes abre la boca, quejándose e inquiriendo. De ambos po-
demos decir que «de sus cicatrices hemos aprendido». «Pues por ha-
ber pasado él la prueba del dolor, puede auxiliar a los que ahora la es-
tán pasando» (Heb 2,18). Por eso Job, como criatura poética, «tenía
que padecer y así entrar en la gloria» de representar a la humanidad
doliente que se interroga sobre su destino.
..-~:o es sacra representación, Al principio del libro ofrece sacrificios de expiación por sus hijos;
llalllrlro-. ( 1 Cor 4,9). «La socie- al final intercede eficazmente por los amigos y se reconcilia con ellos.
fiaal.. tiene que verlos repre- Nosotros tenemos uno «que está siempre vivo para interceder por no-
con sacrificio, los mejores sotros» (Heb 7,25). De algún modo, con su presencia poética, Job si-
Dios a Job en A Mas k of Rea- gue vivo en las páginas del libro, mediando, casi intercediendo por
~Rdad de la representación que nosotros. Para ello ofrece el sacrificio de su dolor, de su ignorancia,
de su búsqueda arriesgada. Porque nos tenemos que reconciliar va-
Silbido Y hasta encasillado lientemente con nuestra condición humana, tenemos que ir superan-
. ' do nuestras ideas mezquinas y planteamientos estrechos, tenemos que
lll•a~e·)S(). En el espacio de un
dd hombre y de sus rela- acudir a Dios con nuestras preguntas sin respuesta.
GIIo jKOb en su visión noctur- Entonces Job no ha padecido «sin motivo». El Señor «estuvo con
. . . .ll5 si eres hombre» ( 40, 7). Y él en la tribulación» (Sal 61 ,26), la Sabiduría «bajó con él a la fosa»
lu empeñado su genio litera- (Sab 10,13), y él quiere compartir con nosotros su nueva sabiduría.
. .-.as explorando en profundi- ¿No tenía Job que padecer para alcanzar gloria inmortal?
20 .JOB

***
Aquí debería terminar la presentación para dar paso a la lectura o
escucha del texto escueto. Pero, como ofrecemos un texto con un co-
mentario, hace falta presentar también el comentario.
El libro de J oh es una obra genial, descollante en la literatura uni-
versal. Gigantesca e imperfecta, como un cíclope a quien faltara un
ojo o sobraran dedos. Quizá su misma imperfección, su inacabamien-
to, sea signo del desvalimiento humano frente a los últimos problemas
del hombre. Quizá si fuera una obra perfecta nos fiaríamos menos de
ella. Es audaz al desafiar el gran enigma, sorprendente al plantear la
situación, tensa en gran parte del desarrollo; al mismo tiempo es reite-
rativa, embozada en ambigüedades y alusiones, coja de incoherencias.
<<Job» es un libro fascinador y desconcertante.
Respecto a lectores distantes, la obra ha erigido una valla o un
muro de dificultades textuales y de lenguaje. Hacía falta escalar el
muro, ya que no podemos derribarlo. Sicre se ha encargado de esta
tarea consumidora. Convocando a su mesa de trabajo unos setenta
autores -varios siglos de investigación-, los ha agrupado, resumido por un mismo texto.. P..
y presentado a la consulta del lector técnico. El resultado es el comen- bre frente a Dios.. d e '411
tario filológico, que hemos revisado un par de veces juntos. En ese co- obra. Además d lilant
mentario se justifican nuestras lecturas y traducciones a la vez que se
relativizan. Porque, en este terreno, todo comentario a Job contiene
una buena cantidad irremediable de conjeturas. Sucede que el trabajo
más arduo produce el fruto menos apetitoso: el comentario filológico
se ofrece más a la consulta que a la lectura. Consideramos un acto de Otro contexto ail.all
servicio ofrecer dicho estudio íntegro: ahorrará mucho trabajo al pro- Además de dar UD~
fesor y al estudiante universitario, además calmará el desconcierto de
algunos lectores frente a traducciones tan discrepantes del mismo tex- cacia. Por eso he dad.
to hebreo. primero es G~ V ÜUwl
La traducción es la elaborada hace años con el poeta mexicano Sevilla emprendió -
José Luz Ojeda y el estudiante José Mendoza de la Mora (t 1981), y hacia el595. ~~ ~
debidamente revisada. Es una traducción que intenta capturar y re- enorme aceptaCIOD e- -....1
crear el estilo original, ahorrando así muchas explicaciones estilísticas glo XIV, y llegó a su ca
de detalle. (De esta traducción tocará hablar en otro lugar.) representa el rruixüao y
El comentario exegético aborda el libro de Job como obra literaria segundo es eljesuil3 ... z!
seria. Es decir, no es un comentario esteticista ni formalista, como costumbre de la época.
tampoco lo es de ideas o doctrinas. Quiere asistir a la conjunción de pués santo Tomás (=
significante con significado, quiere incrustarse en el punto en que ma- Sagrada Escritun.. Su
PRESENTACIÓN 21

teria y forma constituyen la unidad indisoluble de la obra de arte,


quiere contemplar cómo la palabra poética articula la intuición y reali-
za el sentido. Ello exige una atención particular a la unidad dinámica
de la obra, a sus múltiples conexiones significativas. A lo largo de re-
petidas, incontables lecturas, todos los sentidos de la sensibilidad lite-
raria entrenada tienen que mantenerse despiertos, vigilantes, dispues-
tos a saltar con voracidad o sosiego, siempre gozosamente. Lo que no
rastrea una lectura lo descubre otra. Entonces llega el momento de la
comunicación, que unas veces es una exclamación no contenida o un
señalar medrosamente con el dedo, otras veces es la paráfrasis (con el
remordimiento de manosear lo intocable, de diluir lo concentrado,
con el reparo de no estimar debidamente el talento del lector de arri-
ba y con la buena voluntad de ayudar al de abajo), con frecuencia es
desplegar el resultado del análisis. Podría haberme detenido más en
examinar la textura de la obra en sus detalles: sonoridad, ritmo, selec-
ción y colocación de palabras, tropos, etc. He preferido ocuparme
más de la contextura general de la obra.
El estudio literario y el teológico no son dos pasadas sucesivas
por un mismo texto. Por la referencia constante al problema del hom-
bre frente a Dios, el comentario no se agota en la inmanencia de la
obra. Además el libro de Job queda explícitamente ligado con múlti-
ples hilos a su contexto bíblico. En su contexto cultural y religioso ad-
quiere este libro todo su relieve. Y como da la experiencia que las ci-
tas en forma de números ayudan muy poco al lector, he preferido citar
los textos bíblicos pertinentes cuando no eran muy largos.
Otro contexto cultural lo ofrece la historia de la interpretación.
Además de dar un comentario filológico, creo que generoso, he que-
rido escuchar la voz de nuestra tradición juntando economía con efi-
cacia. Por eso he dado preferencia a tres autores representativos. El
primero es Gregorio Magno (t 604), quien a petición de Leandro de
Sevilla emprendió un comentario «moral» al libro de Job y lo remató
hacia el 595. Es un comentario alegórico, moral y místico, que tuvo
que intenta capturar y re- enorme aceptación e influjo en la Edad Media, al menos hasta el si-
. ..:tm explicaciones estilísticas glo XIV, y llegó a ser casi un manual de teología moral. Su comentario
lflliiiW;n en otro lugar.) representa el máximo y más duradero testimonio de la Antigüedad. El
de Job como obra literaria segundo es el jesuita sevillano Juan de Pineda ( 1558-163 7). Según la
Clldicista ni formalista, como costumbre de la época, enseñó primero Aristóteles (= filosofía), des-
- wtir a la conjunción de pués santo Tomás (= teología); finalmente, durante dieciocho años,
. .!alblrse en el punto en que ma- Sagrada Escritura. Su comentario aJob ocupa dos gruesos volúmenes
22 .JOB

infolio ( 1597 y 1601 ); es una enciclopedia que reúne la ciencia bíbli-


ca judía y cristiana, el saber profano y el sacro, todo lo necesario para
explicar entonces el libro y bastante de lo innecesario. Su obra equi-
vale a todas las restantes (en juicio de Calmet) y sigue siendo usada
hasta Schultens y Delitzsch. El tercer testigo es fray Luis de León
(1527-1591). Al ilustre agustino no hace falta recomendarlo aquí,
pues ocupa lugar eminente en la historia de nuestras letras. Su co-
mentario al libro de Job ocupó buena parte de su vida, pues en 157.3
tenía redactada casi la mitad, y la última página la escribió unos meses
antes de morir. Esta obra maestra de ciencia exegética, de espirituali-
dad, de literatura no se publicó hasta 1779.
El libro de Job, más quizá que otros textos bíblicos, compromete
extrañamente al comentador. Casi sin sentirlo, uno se sienta en la rue-
da dialogando con los personajes. En él se cumple de modo patente la
actividad dialógica de la hermenéutica. Y sucede que el comentario
madura y crece en actualización de sentido potencial, en prolonga- tradición clásica
ción de sentido explícito de la obra, sea por la captación de conexio-
nes dentro de la obra, sea por la virtud expansiva de los símbolos. Si
el sentido está enunciado, las relaciones inducen a sacar consecuen-
cias; si el sentido se expresa en preguntas, es fuente de sugerencias. A
un libro tan rico de preguntas el comentador responde muchas veces l.
con nuevas preguntas, como iniciando y no rematando un nuevo arco
en el puente, como pasando al lector la carga de la nueva cuestión.
El año 1971 se publicó mi comentario breve ajoben la serie «Los
Libros Sagrados». Son menos de doscientas páginas de texto y co-
mentario, más un apéndice sobre la traducción de fray Luis de León.
Respecto al presente, aquello es como un germen y una preparación.
Contiene plenamente la visión unitaria, la exposición del plantea- 2.
miento y de las líneas de desarrollo; está redactado en estilo literario
conciso y carece de aparato técnico. Todavía puede ser leído y estu-
diado por aquellos a quienes arredre la extensión del nuevo comen-
tario.

.3.
NOTA A LA SEGUNDA EDICIÓN

Ediciones Cristiandad me mostró su gran interés en publicar una


segunda edición del comentario aJ libro de Job que Luis ~lonso
Schokel y yo publicamos en 1983. El se encargó del comentano pro-
piamente dicho y yo de la Introducción y las abundantes notas a la
traducción. Dada la muerte del autor principal hace pocos años, me
correspondía a mí toda la labor. He decidido respetar por completo el
comentario de Alonso, ya que se caracteriza más por el diálogo con la
tradición clásica (Gregorio Magno, Pineda, Luis de León, etc.) que
con los autores modernos y contemporáneos.
De acuerdo con ello, las novedades con respecto a la primera edi-
ción se resumen en los siguientes aspectos:

l. Bibliografía. La edición anterior ofrecía una selección bastante


escueta y sólo algunos artículos en ciertos pasajes concretos.
Estos datos se han completado y actualizado tanto en los di-
versos puntos de la introducción como en la bibliografía final
de la misma y al comienzo de cada capítulo o bloque de capí-
tulos. Pienso que en este momento ofrece una panorámica muy
amplia y actual de la investigación.
2. Notas a la traducción. Prefiero llamarlas así más bien que «no-
tas filológicas» porque no se limitan a justificar las opciones
tomadas, sino que informan también de otros aspectos de la
investigación. Aunque ha sido imposible tener en cuenta todo
lo publicado desde 1983, he procurado recoger los datos que
parecen más interesantes. .
.'3. Uso de caracteres hebreos. En la edición anterior resultaba un-
posible por los elevados costes. Los modernos recursos inf(H-
máticos han facilitado y abaratado esta dura tarea.

Agradezco al equipo de Ediciones Cristiandad su enorme pacien-


cia y entusiasmo en la inf(mnatización y revisión del texto, y a la seño-
24 JOB

ra Gabriela Giampetruzzi su valiosa colaboración en la preparación


del original.

JOSÉL. SICRE
Facultad de Teología
Granada

l.

ce remontarse a una~
con su desbordante ......
en la preparación

jO:"É L. S!CRE
Facultad de Teología
Gr.mada INTRODUCCIÓN

l. Los PRECURSORES DE JOB

El libro de Job es una cumbre de la literatura universal. Como Edipo,


Hamlet, don Quijote o Fausto, su protagonista se ha convertido en pun-
to de referencia, prototipo de una actitud ante la vida. Cuando se alcan-
zan estas alturas, parece innecesario rastrear los orígenes del personaje
o del tema. Sin embargo, sólo comprendemos a fondo una obra literaria
cuando la contemplamos en relación con sus predecesoras. El genio ab-
soluto no existe. Hacen falta muchos héroes anónimos para que nazca
Ulises, muchos caballeros para don Quijote, muchos amantes para don
Juan, mucho desencanto y desesperación para la aventura de Fausto.
Job no constituye una excepción a esta regla. El mismo nombre pare-
ce remontarse a una antigua tradición (Ez 14,14), y la temática del libro,
con su desbordante riqueza, había sido tratada, al menos en parte, por
otros autores del Antiguo Oriente. Esto no quita mérito a nuestra obra.
Podemos afirmar sin ambages que los textos considerados como pre-
cursores de J oh difícilmente habrían llegado a la fama de no existir este
libro. Pero sería injusto ignorar los planteamientos que le precedieron 1•

1
El estudio más exhaustivo del tema en J. Léveque, Job et son Dieu, 11-116; a veces trata
cuestiones secundarias y textos poco relacionados con el argumento (al menos en mi opi-
nión), pero su consulta es fundamental. También importantes H.-P. Müller, Das Hiobpro-
blem, 49-72; A. Kuschke, <<Altbabylonische Texte zum Thema "Der leidende Gerechte"»:
ThLZ 81 (1956) 69-76; J. J. Stamm, Das Leiden des Unschuldigen in Babylon und Israel
(Zürich 1946); W. von Soden, <<Das Fragen nach der Gerechtigkeit Gottes im Alten Orient»:
MDOG 96 (1965) 41-59; H. D. Preuss, <<Jahwes Antwort an Hiob und die sogenannte Hiob-
Literatur des alten Vorderen Orients», en Beitriige zur alttestamentlichen Theologie. Home-
naje a W. Zimmerli (Gottingen 1977) 323-243; M. Weinfeld, <<Job and Its Mesopotamian Pa-
rallels -A Typological Analysis>>, en W. Claassen (ed.), Text and Context (Sheffield 1988)
217-226. P.-E. Dion, <<Un nouvel éclairage sur le contexte culture! des malheurs de Job»: VT
34 (1984) 213-215 expone la estrecha relación de la leyenda de Job con la cultura acadia.
Véase también su artículo «Formulaic Language in the Book of Job: lnternational Back-
ground and Ironical Distortions»: SR 16 (1987) 187-193. G. Fuchs, Mythos und Hiobdich-
26 INTRODUCCIÓN

=i
Al abordar este tema corremos el peligro de confundir el obje- hindú" o la rnocXn.a;_
to de estudio. No se trata de exponer los contactos del libro de Job expresamente d re-a dd
con otras culturas a nivel lingüístico, formal, mitológico, etc. Des-
Son ellos. con sas
de este punto de vista podría hablarse mucho de Job y Ugarit'\ o for- cultural de Job. <A
mular hipótesis sobre el origen edomita ¡ o árabe 1 de la obra. Tam- luego en ~~~ -
poco nos interesan los paralelismos con culturas como la griega", la

tung: Aufiwhme und l!mdeutung altorienlalisrher Vorslelluugeu (Stuttgart 1993); pueden


l.
verse recensiones de esta obra en: ThLZ 120 (199.5) 27-29 (S. Waguer); CBQ 57 (1995)
132-133 (G. Vall);.JBL 114 (1995) 500-501 (B. Lang).
Desde el jmnto de vista lingüístico encontramos referencias continuas a lo largo de las notas
filológicas; son fundamentales las obras de Dahood, Blonunerdc, Pope, Michel, Ccrc8ko,
para esta cuestión. Contactos literarios son analizados por Ch. L. Feinberg, «The Poetic
Structure of the Book of.Job and the Ugaritic Literature»: BS ](J:) ( 194fi) 2X:3-92, especial-
mente en lo que respecta a paralelismo y versificación. Para lo mitológico, además del co-
mentario de Pope, es importante la tesis no publicada de W. L. Michel, 'Jiu liga ritir 1exts
and the Mythologiral Expressious iu lhe Book <if']ob (Uuiversity ofWisconsin 1970). Véase
también L. K. Handy, <<The Authorization ofDivine Power aJl() the Guilt ofGod in the Book
of.Job. Usefull Ugaritic Parallels>>: .JSOT fiO (1993) 107-11X; D. J. O'Connor, <<Thc Keret
Legend ami the Prologue-Epilogue ofjob»: lrishThQ 55 (19X9) 1-fi; N. Wyatt, <<Le centre
du monde dans les littératurcs d'Ougarit et d'lsracb:.JNSL 21 (1995) 123-142.
La idea de un origeu edomita del libro de .Job se encuentra ya en Herder y Renán, siendo
aceptada más tarde por R. H. Pfeiffer, <<Edomitic Wisdom»: ZAW 44 (192fi) 1:3-25; íd.,
<<Wisdom aJl() Vision in the Old Testament»: ZAW 52 (19.'34) 93-101; íd., lutrodurtiou lo
the Old 1(stameul ('194X) fiXOs. También lo admite J. Lindblom, <<]oblegenden traditions-
historisk url(lersükt»: SEA S (1940) 29-42. Es rechazada con vigor por otros autores.
1
La idea de que el libro de .Job sea traducción del árabe se eucuentra ya en lbn Ezra y la acep-
ta Mercerus (<<ego ex Arabiro trauslatum fHf polius crediderim ... uam Job Arabs eral ...
et vestigia quaedam arabiwrum radicwm in hoc libro exlauf»: Praefatio iu Librum Job).
Eichhorn negaba esta teoría, aun reconociendo que «<a fantasía del poeta está plenameute
marcada por los árabes y por Arabia» (Einleilung V ('1X24]153s). La opinión vuelve a ser
puesta en boga por D. S. Margoliouth, 1he Relalious bdwff'/1 Arabs aud lsraeliles fJrior lo
the Rúe oflslam (Loudon 1924), y F. H. Fostcr, <<ls the Book ofjob a Translation from an
Arabic Original?»: AJSL 49 ( 1932s) 21-45 pretende coulirmarla con los siguientes argu-
mentos: 1) la atmósfera del libro es la del desierto árabe; 2).Job es presentado como uujequc
árabe; 3) muchas palabras del texto hebreo están tomadas del árabe; 4) hay muchos giros
árabes; .5) incorpora proverbios árabes; 6) el trasfimdo de muchas expresiones es árabe;
7) faltan los rasgos típicos de la cultura hebrea: ciudades, observancias religiosas, etc.; X) la
idea de Dios es árabe; 9) la actitud de Job ante Dios -en sus denuncias y en su apelación- 1), 'ft- ··-~- ¡
no es hebrea, sino la de un árabe ante su jeque. Entre los defensores más recientes de la teoría
se encuentra A. Guillaume, Sludies iu llu Book of]ob (Leiden 196X). Ninguno de los argu-
mentos aducidos son sulicientemeute sólidos para poner en duda el origen israelita del libro.
" La relación con los poemas homéricos fue propuesta ya por Lichtenstein ( 1773) y revisada
por J. Neyrand, <<Le livre de .Job et les poémes d'Homere»: <<Études» 59 (1922) 129-51. Otros
han considerado nuestra obra <<Una imitación hebrea del diálogo filosófico de PlatÓn>>; así
O. Holtzmann, en Stade, Geschichtr des Volkrs Israel JI, 351s; véase también J. Paulus, <<Le
theme dujuste souffrant dans la pensée grecque et héhrai<¡uc»: RHR 121 (1940) 1X-fi0. Pero
LOS PRECURSORES DE .JOB 27

pdipo de confundir el obje- hindú(; o la moderna 7 • Sólo nos fijaremos en los textos que abordan
IM conr.tctos del libro de Job expresamente el tema del hombre ante el dolor o del <9usto sufriente».
'-'-.al. mitológico, etc. Des-
••-::bo de Job y e garit 2 ' o for-
o mhe' de la obra. Tam-
Son ellos, con sus diversos matices, los que constituyen el trasfondo
cultural de Job. Comenzaremos con un texto egipcio para centrarnos
luego en Mesopotamia, la zona de mayor interés.
cukur.a.s como la griega", la

l. Diálogo de un desesperado con su alma H

Aunque la copia actual, conservada en el Museo de Berlín, proce-


. . .,..,... a-cinu,>s .1 !u lar¡!;o de las notas de del Imperio Medio, el original se remonta al Primer Período lnter-
~- Pupe. \lichcl, Cerdko,
,_ CA L feinber¡!;. «The Poctic
_ __,, IS ICU (l!Htil :lH3-92. especial- Gray objeta, con raz<ln, que <<entre los diálogos de Job, que consisten exclusivamet~te en lar-
gos discursos poéticos, y los diálogos en prosa de Platón, con sus argt~rnentos ~~~ahtic~>s per-
fectamente trabados y propuestos mediante una conversaciún más ráptda, las dtferenctas son
tan grandes que la probabilidad de que el autor hebreo estuviese influid:> p.o~ estos m<~delos
literarios griegos es mínima>> (S. R. Driver y G. B. Gray, Job XXIV). Mas extto ha tet~tdo la
}.-¡-))!\:D. J. O'Cmmor, <<The Kerct idea de una rclaciún con la tra¡!;edia griega, que se encuentra ya en autores anttguos.
;;:; (l~) 1-ti: ~- Wyatt, <<Le centre H. M. Kallen, 'II1P Book of]ob as n Grnk 1;wgPdy (Ncw York 191H), la ha llevado al extremo
ti (1995) 123-142. de considerar el libro primitivo de Job como una imitaciún hebrea de una tragedia de Eurípi-
dcs, con prúlogo, discursos, coros, etc.; si ahora no se observa con claridad esta estructura se
debe a manipulaciones editoriales. En contra se ha manifestado C. G. Montcfiore, <<The Book
o!Job as a Greek Tragcdy Rcstorcd>>: HTR 12 (1919) 219-24. Se han propuesto contactos C<Hl
S6fi>clcs; por ~jcmplo, U. Simon, <\Job ami Sophocles>>, en D . .Jaspcr (ed.), lmagrs oj BPhPj w
Lifrrnfurr (London 19H4) 42-51. Muchos más han visto relaciones con Promdro mmdrundo
de Esquilo: .J. .J. Slotki, «The Origin of the Book of.Job»: ExpTim 39 (l927s) 131-.'34, afirma
que el autor de Job había leído esta obra y se inspiní en ella (aunque Kuhl consulera este tra-
a:Uah: Pmtjafio in Librum Job). b'!jo de importancia, su lectura me ha producido una sensaciún penosa por la falta de meto-
ca ~ del poeta está plenamente dología); A. Gans, ]oh 1>rrfan/d ru iugrh•id (Leiden 1952) encuentra 24 puntos de contacto
fl~-tJl:S3s). La opinión vuelve a ser entre ambas obras; no he podido consultar este trab'!jo ni el del mismo autor, Dr 11111loPd 1•a u
Wt-nr .lrabs aud lsrnrlitr.> (1rior to Arsrkylns' Promdbms o{1 hd bork Job (cnpreparaciún en 1970, y creo que sin publicar toda-
*' llool: uf Jub a Translation from an vía). El tema lo han tratado también .J. Liudblom, <\Job ami Prometheus, a Comparative Study>>,
~a con los siguientes argu- en «Acta Instituti Roma ni Regni Sneciae>>, Sec. 11, 1 (Lnnd 19.'~9) 2H0-2H7; W. A. lrwm, <\Job
:!I.Job es presentado como un jeque ami Prometheus>>: JR .'JO ( 1950) 90-1 OH; 1l. G. May, «Prometheus and Job: the Problem of
__._ dd mhe: 4) hay muchos giros the God of Power ami the Man ofWortlt»: ATR .H (1952) 240-46; G. Murray, «Promcthcns
··-~ dt muchas expresiones es árabe; and .Job>>, en 'li<•mfirlh Cmflll} lnfrrfn·rfations of'thr Book of]oh (cd. por P. S. Sanders; Ncw
. . . ..,L~n-ancias religiosas, cte.; H) la .Jersey 19fiH) !:íh-65. Sobre las relaciones con la cultura griega, véase .J. Lévcqu:,]oh rl .HI/1
--ao iUS denuncias y en su apclaciún ·- /Ji m, <)r,.¡ 1 1, que además de los autores anteriores estudia llesíodo y l'íudaro. M. htcdlacuder,
... ~es más recientes de la teoría Grinhi.HIIf' /'hilo.wfJhir im Altm 'li·.•famml. ¡.;;ur 1\in/,.itung· in dir l'.wlml'll- nnd Wl'lshntsh-
\Ladtn l96H). ~inguno de los argu- frmfnr (Berlin 1901), cree que Job surge a comienzos del siglo 111 como reacciún al helenis-
~ dudo el origen israelita del libro. mo; pero esta dataciún resulta demasiado tardía y la teoría antihelcnista sin filfl(lamento. ,,
'l:l ,_- L...chtenstein ( 1773) y revisada Además de Lévcque, ofi. rit., 91-93, véase D . .J. A. Clincs, «111 Scarch of the llldtanJob>>: V l
...a,.,.~<Írudes• 59 (1922) 129-51. Otros .'l:J ( 19H3) :>9H-41H .
.Id ~~~ tilosMico de Platón>>; así Cf. G. Ravasi, Giohbr, IH5-25!:í.
IL 35 h: ,-~ también J. Paulus, «Le ' Publicado por A. En11an, Grsflliithr l'inrs l.rhmsmiidr mil _¡f'inrr Sn·lr (Abhat~dlullgcn dcr
~~-~,..a: RHR 121 (1940) 1H-60. Pero Prcussischcu Akademie dcr Wissenschaften, Philosophisch -llistorische Klassc, IH96) 10ss.
28 INTRODUCCIÓN

medio (aproximadamente 2190-2040 a. C.). La obra utiliza la forma li-


teraria del diálogo entre un hombre hastiado de la vida y su alma. La comoseu&at~b
interpretación es difícil en algunos momentos, y los comentaristas di- umoenrcs .....
fieren radicalmente incluso en el desenlace. Algo parece claro: el prota- como an• • ..
gonista, desilusionado, piensa suicidarse, mientras su alma se opone a
ello, temerosa de no poder gozar de unos ritos funerarios dignos. En
este debate, es interesante la descripción de la sociedad, que con su co-
rrupción absoluta provoca un sentimiento de soledad en el hombre:
Porqut. c . -
como un dios.. ca
--==
la laR:a
t. .

ru.l dd ~ es -.....,.dlilll
«¿A quién hablaré hoy?
Los conocidos son malos,
los amigos de hoy no aman. pc:w última~'!" me áillal
5
¿A quién hablaré hoy? Sin dudL allr 2·"1'*4
Los corazones son rapaces, bro dt Jala- S..-~
todos roban los bienes de su prójimo.
¿A quién hablaré hoy?

.
El hombre honesto ha desaparecido,
el violento tiene acceso a todo.
¿A quién hablaré hoy?
Los hombres se complacen en el mal, a:
la bondad es rechazada en todas partes.
¿A quién hablaré hoy?
N o hay gente honrada,
el país está abandonado a los que obran el mal» (núms. 103ss).
; r-
~
pi
- c:Dii...,
cm ca
ea~..Vtlr
-~'d
..... watlrbiEr&ra
..
· 1.. -- - -41
" --~
1 Mw

l
Ante esta situación, la muerte aparece como lo más maravilloso, b IPw..p.d dr- t5.. (e
idea que nos recuerda a la lamentación inicial de Job 3: aarn d*Jtcwia ~

«La muerte me parece hoy .acaalclt-


cwlod._ -e- - · - '
como el lugar de reposo para un enfermo, j IIOdoslm •p 1

como salir al aire libre tras estar encerrado. ¡ o.n.~-w-­


La muerte es hoy para mí ..oiDSJIID .-r wsnn a.
como el olor de la mirra, ,,

¡
como sentarse bajo un toldo un día de brisa. !
La muerte es hoy para mí ' Cut..._. UL la • 1
. -

Nueva cdicióu, rclleuaudo al¡!;uuas la¡!;unas, por R. O. Faulkucr, «The Mau Who Was Tired
ofLilc»:.JEA 42 (1956) 21ss. Traducci<ín iuglcsa en 'ANET 405-7 (J. A. Wilson); italiana en
E. Hrcsciani, Ldtrratum r fJorsia drll'autim Ep:tto (Torino '1969) 111-IIS.
LOS PRECURSORES DE .JOB 29

C..)- La obra utiliza la forma li- como el olor de las flores de loto,
IIIIDdo de b. ,,¡da y su alma. La como sentarse a la orilla del País de la Embriaguez.
y los comentaristas di-
. ..:lllllb1J15.. La muerte es hoy para mí
·~ parece claro: el prota- como un camino llano,
..iadras su alma se opone a como la vuelta a casa después de un viaje ... » (núms. 130ss) .
ritos funerarios dignos. En
dr b sociedad. que con su co- Porque, como consecuencia de la muerte, el hombre pasa a ser
dr soledad en el hombre: como un dios, en la barca del sol, lleno de sabiduría. La respuesta fi-
nal del alma es interpretada de manera muy distinta. Mientras unos
creen que acepta la propuesta de suicidio y se compromete a correr la
suerte del hombre, sea cual sea, otros consideran que el alma exhorta
por última vez, y con éxito, a conservar la vida 9 •
Sin duda, este diálogo no constituye un precedente literario del li-
bro de Job. Son muchas las diferencias formales, de planteamiento y
de contenido. Pero ciertos aspectos son de sumo interés. En primer
lugar, el uso del diálogo, que en Mesopotamia hará surgir la figura del
amigo que consuela, discute o intercede. El procedimiento alcanzará
en Job un gran desarrollo. En segundo lugar, el hastío de la vida no lo
provoca un hecho concreto, como la enfermedad o el fracaso social y
económico del protagonista, sino un complejo conjunto de factores;
precisamente porque no es un sector de la vida, sino la vida misma, lo
que está en crisis, la única salida parece el suicidio. Job también se
planteará el problema con idéntica radicalidad, pero nunca pensará
en esta vía de solución. Por último, este texto no parece plantear el
problema de la teodicea; no lucha por compaginar el sufrimiento con
la realidad de un dios (o unos dioses) creadores y providentes. Es una
nueva diferencia entre Egipto y Mesopotamia; al menos en el estado
actual de nuestros conocimientos. Pero algo se ha puesto en marcha; y
cuando el hombre se enfrenta al sinsentido de su vida y de su mundo
todos los caminos quedan abiertos en búsqueda de respuesta.
Otros textos egipcios ofrecen puntos de contacto demasiado re-
motos para que merezca la pena detenerse en ellos 10 •

" Compárese la tradncci6n de Wilson: «Aithouv;h tlwu be oflered up on the brazier, still thou
shall dinv; to lile>>, con la de Bresciani: «Fá oflerte sul braciere, attaccati alla vita come ho
dettm>. En el primer caso, el alma acepta que el hombre se tire al fitev;o para suicidarse; en el
O. F...lb.er. •The Man Who Was Tired sev;undo anima a ofrecer ofrendas en el brasero y aterrarse a la vida.
_\.,"l:T 40.5-7 U. A. Wilson); italiana en "' Así, por ~jemplo, las ProfrdaJ dr Nrjft--rohu, las Lammtaáours dr lfm-Wrr o el Curuto drl
'1969) 111-llS. crmtfJrsiuo rlocurufr. Sobre ellos, véase Lévcque, ofJ. cit., 53-SO; Miiller, ofJ. rif., fi9-70. Más
m~

30 INTRODUCCIÓN

Mucho más interés tienen los de origen mesopotámico, descubier- Enb~­


tos en aquella zona o en Ugarit. Aunque Müller los trata en el orden ~sufurna~
~~d···
en que fueron publicados (Ludlul bel nemeqi, 1éodicea babilónica,
Louvre AO 4462, PBS 1 2 135, Job sumerio, R. S. 25.460), prefiero 1 ~----
u Sttcióa ...... -, 1
presentarlos en el orden en que fueron compuestos, reconociendo de
antemano que la datación no siempre es segura. Por otra parte, no
debe verse en este método un intento de reconstruir una posible línea
evolutiva del tema.
nisu.. qut JIIRU lal.r
dd ft"". b wKíiia • • a•
2. «]ob sumerio» o «Lamentación de un hombre a su dios» 11

a:J
El poema fue reconstruido por Kramer a partir de cinco piezas
sueltas, a las que Gordon añadió más tarde otro pequeño fragmento.
Aunque el texto actual procede aproximadamente de 1700 a. C., el
original parece remontarse a la tercera dinastía de Ur, hacia el 2000.
Kramer lo estructuró inicialmente en cuatro secciones 12 ; más tarde se
ha inclinado a dividirlo en cinco u.
La primera la constituye la introducción (líns. 1-9), en la que se
exhorta a alabar al dios, con cierta apariencia de do ut des: «que su la-
mento (el del hombre) aplaque el corazón de su dios, porque un hom-
bre sin dios no tendrá alimento» ( 1.8-9).

·-s-alr .. _..
iuteresaute es comparar la coufesiúnnq1;ativa del Libro de /o,¡ muerfo.1, cap. 125, con Job :H, - al.a.- alpa
como hace S. Murtagh, <<Tite Book ofjob ami tite Book of Dca<l»: lrishThQ :35 (1961')
166-7:3. O ciertos aspectos del discurso de Dios, como G. Von Rad, <<Hiob XXXVIII und
fl~h :1
die altagyptische Weisheit>>: SVT III (1955) 29:3-301 (trad. castellaua en E.1tudioJ sobre el
AT [Salamanca 1976]245-5:3). Pero en estos casos súlo se comparan puntos coucretos, no --.-.a.•• - f

la temática de la obra. Lo mismo ocurre con el estudio de V. Anccssi,]ob d l'É¡;;vflfc.l-r rf-


dnuflfrnr rf la m:,·.fil.ture da11.1 fr,¡ ri1'ili.wfiou,¡ fHÚnitil'rs (Paris 11'77). Basándose en las rc-
lcrcncias a las pirámides, cocodrilo, hipop6tamo, cte., algunos hau situado cu Egipto la
composiciáu del libro (véausc los argumentos de F. Hitzig, Da.1 Bnth 1/iob [Leipzig 11'7 4]
\ : L• ' ll
pp. XLIXss). El origen egipcio de la obra ha sido dclcndido por P. 1lumbcrt, Rnhndu•s mr
!t.< .<o nra.> ff!;yflfitllllf.l d1• la !iflfmlnrr .<afJintlialr d'f,¡mfl (Ncuchatcl 1929; sobre Job, pp.
7!;-1 Olí). Véasc también E. Blumcnthal, <<lliob tmd die llarlitcrlicdcn>: ThLZ 115 ( 1990)
7'21-7:W, que rcla<.:iona :J, 11-19 cou el <<canto del arpista>> egipcio; T Schncidcr, «1 [ioh :JS
nnd die dcnwtischc Wcishcit (Papyrus lnsingcr 21 )>>: TZ 4 7 ( 1991) 1OS-124.
11
N. S. Kramcr, <<"Man a11<l his God", a Snmcrian Variation on thc ".Joh" Moti!)>: SVT 111 f]~-~.~~
( 19!;!;) 170-1''2; F. Bustos, <<Rcccns poema stuucricum de "insto paticntc">> ct V. T: VD 35 ...... Illf-1.,_
(19!;7) '21'7-99; 11. Sdunükcl, <dliob iu Sumen>: FF :30 (19%) 74-76.
" Cf. artículo de la unta anterior. Esta divisián lite seguida por Kuschkc y Lévcquc.
~ . . . . . - 41
" En ANET ('1969) 51'9-91. _..... <Ú - - J.ilíra.
t
~
LOS PRECliRSORES DE .JOB 31

IIIIW:II mesopotámico, descubier- En la segunda nos presenta el poema a un individuo inocente («no
M:üHer los trata en el orden emplea su fuerza para hacer el mal») que se ve asaltado por la enfer-
anu4Ji. úodicea babilónica, medad y el sufrimiento y se dirige a su dios (líns. 10-20, bastante mal
- .....~-. R. S. 25.460), prefiero conservadas; las líneas 20-25 se han perdido).
~tos, reconociendo de La sección principal (líns. 26-116) ofrece el lamento del protago-
es segura. Por otra parte, no nista, que parece haber sido acusado en falso; ello provocó el malestar
de RlCOIIStruir una posible línea del rey, la traición de compañeros y amigos, la conspiración de hom-
bres mentirosos, sin que su dios lo proteja en la desgracia. Y, de
acuerdo con el principio enunciado en la Introducción, el protagonis-
ta recurre entonces a la única solución posible: presentar su lamento
ante su dios, reforzándolo con la queja de su familia (madre, hermana,
esposa) y de cantores profesionales. Es un intento desesperado de
conmover a la divinidad protectora, a la que se recuerda:

«Dios mío, tú eres mi padre que me engendró,


levanta mi rostro ...
¿hasta cuándo me despreciarás
y me dejarás sin protección?» (líns. 96-98) .
. ..aoon (líns. 1-9), en la que se
lllnr110ia de do ut des: «que su la- Como posible causa de su estado podría aducirse la culpa, reali-
de su dios, porque un hom- dad que acompaña a todo hombre desde su nacimiento:

«Dicen los sabios una palabra justa y verdadera:


"Nunca le ha nacido a una madre un hijo sin pecado, ...
un obrero sin culpa nunca ha existido"» (líns. 101-103).

El texto, bastante estropeado en este punto, parece seguir con este


.-lo K cumparan puntos concretos, no ~
mismo tema, terminando:
........ dt \". .\ncessi,Job d l'Ég;~fJ!c. Lr rf.
. ._ , _... (P.uis IS77). Basándose en las re· «Dios mío, ahora que me has mostrado mi pecado,
die_ ~mus han situado en Ev;ipto la
yo, el hombre, confesaré mis pecados ante ti ... » (líns. 111-112).
~ Dns Bwh lliob (Leipziv; IS74J
......b.Ji.Jiu¡>ur P. llumhcrt, Rn1u·nhn .11/'f'
41.,.;1 (~euchatcl 1929; sohrc.Job, pp. La sección cuarta (líns. 118-129) supone el «final feliz». El dios es-
.k fl .•rfucrlicdcn>: ThLZ 11:. (1990) cucha «el amargo llanto», «el lamento y el gemido», y aparta la amargura
....,.O.C...• ~¡>eio: T. Sdmcidcr, <<1 liob .'JS
TZ 47 (1991) IOS-121. y la enfermedad. «Convirtió el sufrimiento del hombre en alegría».
El final de la obra, muy mutilado, lo compone la alabanza del dios
(líns. 130-140).
Como detalles de interés podemos indicar, ante todo, el plantea-
miento. «La tesis básica de nuestro poeta es que, en casos de sufri-
32 INTRODUCCIÓN

miento y adversidad, aunque parezcan injustificados, la víctima sólo


tiene un recurso válido y eficaz: glorificar a su dios, llorar y lamentar-
. . -
se ante él hasta que preste atención a las oraciones» 11 • Probablemente, mismo nempo ~
esta idea no es creación del autor del poema; existía anteriormente. mente en ~lesopac
En cualquier caso, fue de las más difundidas, tanto en Mesopotamia gún se acepte o~ d
como en Israel, dando paso a numerosos salmos de lamentación.
Junto a ella, adquiere gran importancia la relación entre pecado y
sufrimiento. Aunque el protagonista aparezca inicialmente como bue- -l. Lcrurrr ..lO 4462
no, esto no lo libera de la pecabilidad congénita de todo hombre (líns.
101-10.'3) ni de posibles faltas personales (líns. 111-112). Por eso
tampoco se plantea aquí el problema de la teodicea, aunque el dolien-
te se pregunte con amargura por qué lo abandona su dios (lín. 98). No
existe problema, porque el pecado humano lo explica todo.
En definitiva, el <<Job sumerio» nos ayuda a comprender a los ami-
gos de Job más que al mismo Job. Representa la postura tradicional,
avalada por la experiencia de siglos («dicen los sabios una palabrajus-
ta y verdadera»: lín. 1 O1). Hasta que un día el bloque monolítico des-
cubra sus fisuras y se resquebraje.

3. PBS 1 2 135

Publicado en 1953 por Van Dijk 1", el texto actual procede de la


época casita (siglos XVIII-XII a. C.), pero recoge una tradición contem-
poránea a la del anterior, del año 2000 aproximadamente. Escrito en
sumerio con traducción acadia interlineal, el estado de conservación
es deficiente y no permite sacar muchas conclusiones sobre su conte-
nido, estructura y relación con nuestro tema. Casi todo lo que posee-
mos es un monólogo del protagonista, pero algunas referencias hacen
entrever la presencia de un amigo.
Al comienzo habla el sufriente de la envidia humana con la imagen
de dos perros que se disputan la presa. Luego habla de su humilla-
ción y del desprecio que experimenta. En este contexto es interesante
que el protagonista cita a sus adversarios, que se basan en la teología
tradicional para justificar su dolor como castigo de los dioses. Pero él

11
Kramer, art. cit., y ANET 589. ' J :\..c•..J!!:A?T>:.;_ < l - - - ___.
"'J. J. A. van Djjk, La Sagesse Suméro-Accadienne (1953) 128-33; véase también A. Kuschke, ~.4 :\,.,~ - " " - "
art. cit., en nota 1, pp. 7ls. ,, ...::r....;.= ;IS~I>;Jt~
LOSPRECURSORESDEJOH 33

injustificados, la víctima sólo rechaza tal interpretación. Nos hallamos, pues, más cerca del libro de
. .nllcar a su dios, llorar y lamentar- Job, con el mismo enfrentamiento que se da entre él y sus amigos. Al
a las onciones» 1 1• Probablemente, mismo tiempo conviene advertir cómo pudieron darse simultánea-
dd poema; existía anteriormente. mente en Mesopotamia interpretaciones opuestas del problema, se-
dii.didas, tanto en Mesopotamia gún se acepte o niegue el valor de las ideas tradicionales.
11:1811105 salmos de lamentación .
. . . .-.c-a b relación entre pecado y
~ inicialmente como bue- 4. Louvre AO 4462
~ta de todo hombre (líns.
. . . . .lalc~ (líns. 111-112). Por eso Al publicarlo en 1952, Nougaryol 1<; presentaba este texto como
de b teodicea, aunque el dolien- «la versión más antigua que poseemos del justo sufriente»; lo fecha en
lo~na su dios (lín. 98). No el reinado de Ammiditana, aunque esto no resuelve el problema por
a1-am10 lo explica todo. completo 17 •
- ayuda a comprender a los ami- Se trata de un relato con abundante diálogo (con el problema de
ltqwesenta la postura tradicional, saber cuándo empiezan y terminan los interlocutores); se conservan
(cdicen los sabios una palabrajus- nueve estrofas de diez versos cada una, con el texto muy mutilado y
IDl día el bloque monolítico des- más difícil de interpretar de lo que sugiere el editor. En las siete pri-
meras estrofas, un amigo del que sufre se presenta ante la divinidad
para defender su causa; describe sus sufrimientos y aduce su inocen-
cia: «... falta voluntaria, falta involuntaria cometida por él, no la conoz-
co». Al mismo tiempo, con una muestra suprema de amistad, se ofrece
a sufrir por él: «Pero yo acepto tu cólera; su consecuencia funesta la
'. d texto actual procede de la tomo sobre mí. ¿No pertenece un hermano a su hermano? ¿No com-
pero recoge una tradición contem- parte el amigo el bocado de su amigo?» (estrofa 2."). Continúa defen-
~!01110 aproximadamente. Escrito en diendo al justo y termina con la petición: «Muéstrate a él y haz que
.M!Bf:al.. el estado de conservación resplandezca su corazón, míralo y que recupere la salud». Parece insi-
•ldl.as conclusiones sobre su con te- nuado aquí el tema de la teofanía, que tanta importancia adquirirá en
tema. Casi todo lo que posee- el libro deJob.
pero algunas referencias hacen Y el dios responde (estrofas 8."-9."), comenzando por unas pala-
bras capitales dirigidas al sufriente: «Tu conducta es digna de un hom-
b eoYidia humana con la imagen bre. Tu corazón es inocente». Este reconocimiento de la inocencia del
pasa- Luego habla de su humilla- que sufre por parte de la divinidad nos recuerda a lo que se dice en
En este contexto es interesante Job 42, 7. Y con esto entraríamos de lleno en el planteamiento del pro-
. .ISIInos. que se basan en la teología blema: ¿por qué sufre un inocente? Sin embargo, conviene tener en
~ C3StÍgo de los dioses. Pero él cuenta dos cosas. La primera, que la obra no formula el problema con

'" J. Nougaryol, «Une version ancienne du 'juste souffrant"»:


RB 59 (1952) 239-250.
17
11953) 128-33; véase también A. Kuschke, Según Nougaryol, Ammiditana habría reinado en 1894-1846 a. C.; pero la cronología baja
lo sitúa en 1620-1583 (Müller).
-
.......

34 INTRODUCCIÓN

tanta claridad; a lo sumo lo insinúa. La segunda, y más importante,


que esta declaración inicial de inocencia no parece excluir por com-
pleto la posibilidad de pecado. Así lo sugiere la frase final de la estro- --._cpr~-­

fa 8.': «¿No olvidarás en el futuro a tu dios, tu creador, cuando hayas ....,.. •*• IIJ!II*Ea.lllillra
recobrado la salud?», como si la enfermedad hubiese sido un medio R-. í- rd.itia
pedagógico de devolverlo al buen camino. El mismo Nougaryol ad- ..Bu 1r Id'~·· Aa 1
vierte que el texto «parece insistir menos en la injusticia sufrida que
en el carácter repentino, "milagroso", de la curacióm> 1x.

...............
En cualquier caso, es interesante recordar la postura benévola, en-
tregada, de este amigo. Así comenzarán los amigos de Job, para con-
vertirse en sus mayores adversarios. dfi . . . ..e . . ........

el 1 ~ . . ....
5. Ludlul bél némeqi 1
'J (1.-U-6).

«Alabaré al señor de la sabiduría» (Marduk) ha sido durante años TACIIII - ·~


el texto más estudiado en relación con el libro de Job, en parte porque
fue el primero en conocerse. Se trata de un extenso monólogo en el
que el protagonista, Subsi-mefré-Sakkan, un señor feudal del período
casita, alaba a Marduk por haberlo liberado de todas las calamidades
que le sobrevinieron.
La introducción, de la que se conservan poco más de diez líneas,

. .......
4p~Eiapawdw•­
es interesante por dos motivos: ante todo, presenta el carácter ambiva-
~..-r=- r-•La
lente de Marduk:
••..-a• ' •
«Su furia le rodea como viento tormentoso,
pero su brisa es tan agradable como el céfiro de la mañana; ll~--
su cólera es irresistible, su ira un diluvio devastador,
pero su corazón es compasivo y piensa en perdonar» (1, 5-8).

--~-
__.,. E
aw:il
" Art. cit., 250.
''' Introducción, texto acadio transliterado y traducción inglesa con notas filológicas en W. G.
Lambert, Babyloniau Wisdom Literature (Oxlord 1960) 21-62. Nueva traducción inglesa
de R. D. Biggs, completando la alabanza inicial de Marduk con el fragmento K 9392, en
ANET ( '1969) 596-600. La traducción castellana en M. Carda Cordero, Biblia y legado del
antiguo Orimte (Madrid 1977) 620-624, es discutible en muchos puntos; omite casi toda la laa ~ ..,... . -
tabla I y carece de numeración de línea; tiene la ventaja de ofrecer numerosos paralelos con JMDh- i+•c:a-~1
el libro de Job. Las relaciones entre ambas obras han sido estudiadas por S. Landersdorfer,
«Einc babylonische Quelle für das Buchjob?>>: <<Biblische Studiem> XVI/2 (1911); C. Ball,
The Book of]ob, 9-30; Driver-Gray,Job, XXXI-XXXIV;.). Léveque,Job et son Dieu, 20-23;
N. H. Snaith, 1he Book of]ob, 21-27.
---
LOS PRECURSORES DE JOB 35

~ segunda, y más importante, Con esta clave podemos interpretar todo lo que sigue. Podemos
~~~~r:::J-Iil no parece excluir por com- hablar de un «momento de la cólera» y un «momento de la compa-
~re la frase final de la estro- sión», que estructuran el desarrollo de la obra. En segundo lugar, la
• dios. tu creador, cuando hayas introducción garantiza el «final feliz» desde la primera línea («alaba-
lllm-:datd hubiese sido un medio ré ... »), relativizando con ello todas las quejas posteriores del protago-
•c::.-1104). El mismo Nougaryol ad- nista y restando dramatismo al poema. Defectos comprensibles y jus-
-.o.s en la injusticia sufrida que tificables, ya que no se trata de un debate ni de un drama, sino de una
. dt b curación» 1H. acción de gracias por la liberación .
ruonbr la postura benévola, en- La etapa de la cólera se manifestó sobre todo en el abandono divino:
los amigos de Job, para con-
«Mi dios me ha olvidado y desaparecido,
mi diosa se ha retirado de mí y permanecido a lo lejos,
el espíritu benévolo que siempre estaba junto a mí se ha ido»
(1, 43-45).

C:~bcduk) ha sido durante años Y a esta enemistad se añade la del rey y los nobles (?); en la calle,
d lihm de Job, en parte porque en palacio, en el país, todos lo traicionan y abandonan, incluidos los
de un extenso monólogo en el amigos y la propia familia. Para el doliente, la vida se ha convertido en
. .UJI. un señor feudal del período lamento incesante, en pánico y miedo (1, 55-112). Generalmente se
~o de todas las calamidades interpreta esta primera tabla como descripción de las diversas prue-
bas que asaltan al protagonista; pero, en el conjunto de la obra, parece
que la prueba es una sola: la enfermedad. En mi opinión, casi todo
hay que interpretarlo a partir de 1, 54 («cuando me acuesto por la no-
che mi sueño es aterrador») como una pesadilla que le hace al prota-
gonista ver enemigos por todas partes.
El comienzo de la tabla 11 sugiere que conservó la vida un año
más, sin que esto supusiese una mejora manifiesta. Estamos aún en la
etapa de la cólera, en la que «invoqué a mi dios, pero no mostró su
rostro; recé a mi diosa, pero no levantó la cabeza» (11, 4-5). Y entra-
mos en un momento crucial. Porque el protagonista advierte que su
mayor enemigo no son sus conciudadanos, sino los dioses, a los que
se ha esforzado por servir con libaciones, preces, fiestas y ofrendas
durante toda la vida (11, 10-32), sin que le haya servido de nada. Esto
pone en crisis todo el sistema de valores heredado, pero no con la cer-
teza y optimismo del profeta que abre paso a un mundo nuevo, sino
para hundirse en una duda angustiosa:

«Ojalá supiera si estas cosas agradan al dios.


Lo que a uno le parece bien puede ofender al dios;
36 INTRODUCCIÓN

lo que a uno le parece despreciable puede agradar al dios. """' dr :a


¿Quién puede conocer la voluntad de los dioses del cielo?
¿Quién puede entender los planes de los dioses del abismo?

¿Dónde han aprendido los humanos el camino de un dios?» aL Mis . . . - Ílldi
(II, 33-38). .-.~-ar....--­

Es el misterio de los dioses y del destino humano, que «me dejan


rc -=- •
perplejo y no consigo entender su sentido» (II, 48). Lo único claro es
el avance de la enfermedad, descrita con todos sus síntomas, pero in-
curable para exorcistas y adivinos (II, 49-111). Una vez más se re-
cuerda el abandono divino: «Mi dios no ha venido a rescatarme ni me
ha cogido de la mano; mi diosa no se ha apiadado de mí ni ha estado a
mi lado» (II, 112-113).
La tabla III nos traslada al momento de la misericordia. En cuatro
sueños se aparecen al protagonista cuatro personajes distintos que
anuncian la curación en nombre de Marduk (el texto se conserva mal
...
en bastantes puntos). El fragmento Si 55, que completa la tabla III,
deja claro que el único problema es la enfermedad. En proceso inver-
so nos cuenta cómo se retiran el Viento Maligno, Dolor de Cabeza,
Debilidad, Insomnio ... y todos los órganos, enumerados minuciosa-
mente (ojos, oídos, nariz, labios, boca, dientes, lengua, garganta, etc.),
recuperan sus funciones.
«Fue Marduk quien amordazó la boca del león que me devoraba,
....,..., z•-
' Uiiiaay91tP! l.
.
fue Marduk quien arrebató la honda del que me perseguía» (III, q-r).
Y esta fe mueve al protagonista a celebrar la gloria del dios (tabla IV).
Es interesante encontrar en este momento final la misma clave del co-
mienzo:

.... ,,
s- -, dC...
e - illllica 1
iti
1
e•

..........--,.
«El que me había hundido, Marduk, '•

es el que ahora me levanta» (IV, 9-1 0).

............
.... . . . . . . . % 1

Pero lo que domina la obra no es el enigma de estas actitudes divi- ~


nas contrapuestas, sino el gozo de haber recobrado la salud y la con-
fianza en que «Marduk puede devolver la vida a uno que ya está en la ~clciiÍiJ!IIIIIa
tumba» (IV, 35).
Dentro de Mesopotamia, Ludlul bél némeqi coincide en su tesis
fundamental con el <\Job sumerio»: en la desgracia sólo cabe acudir a
los dioses y esperar de ellos la salvación. Pero la relación entre sufri-
miento y pecado no se ve de la mismamanera. En este aspecto, Ludlul
está más cerca del texto del Louvre AO 4462, incluso superándolo al
-
LOS PRECURSORES DE JOB 37

puede agradar al dios. afirmar de manera más categórica la inocencia del protagonista. Pero
tirios dioses del cielo? también aquí debemos andamos con cuidado. Porque el protagonista
tirios dioses del abismo? no se aferra a su inocencia como Job, no la defiende con uñas y dien-
tes. Más bien se inclina a considerarla un error de cálculo, porque «lo
que a uno le parece bien puede ofender al dios». El enigma no consis-
te, por consiguiente, en compaginar el sufrimiento humano con la vo-
destino humano, que «me dejan luntad del dios, sino en conocer lo que agrada a la divinidad y permite
(Il, 48). Lo único claro es
. .lldi:J:» librarse del castigo. Y para esto no hay respuesta. Sólo cabe acogerse
rodos sus síntomas, pero in- a la misericordia de Marduk, esperando de él que levante de la postra-
-49-lll ). e na vez más se re- ción igual que ha hundido en ella (IV, 9-1 0).
ha renido a rescatarme ni me En relación con Job, Gray resumía los puntos de contacto de este
~do de mí ni ha estado a modo: «La forma poética, el tema, es decir, la rápida reducción de un
hombre de alta alcurnia, que ha vivido una larga y próspera existen-
cia, a una postración mental, corporal y económica, la extensa des-
cripción de sus sufrimientos puestos en boca del protagonista, el con-
traste entre estas penas y la forma de vida que habría cabido esperar
de su piedad, la reflexión sobre el misterio del comportamiento de Dios
con los hombres» 20 • A estos aspectos añadiría Léveque que la res-
puesta es la misma en ambos casos (los caminos de Dios son inescru-
tables) y que los dos poemas terminan con una intervención divina.
Algunos de estos puntos son discutibles. Por ejemplo, creo que el
problema de Subfi-mefre-Sakkan se limita exclusivamente a la enfer-
ltoca dd león que me devoraba, medad física y que todos los otros aspectos (rechazo social, etc.) son
que me perseguía» (III, q-r). pura fantasía de una mente agobiada por el dolor. Pero, incluso pres-
b gloria del dios (tabla IV). cindiendo de estos detalles secundarios, todos los autores, desde Lan-
._niiiO final la misma clave del co- dersdorfer hasta los más recientes, pasando por Gray, Dhorme, Ball,
Konig, etc., reconocen las grandes diferencias entre ambas obras.
...ldo. ~larduk, Como indica Lambert, el título de <<Job babilonio» con que a veces se
(IV, 9-10).
. . .!lb>
ha presentado a Ludlul sólo era comprensible cuando se conocía
nada más que la segunda tabla. En el estado actual del texto, la mayor
cuigma de estas actitudes divi- parte la ocupa la descripción de la curación del protagonista (cosa
recobrado la salud y la con- que Job pasa totalmente en silencio, o a lo sumo se insinúa en 42,1 0),
b -rid.a a uno que ya está en la mientras el enigma del sufrimiento del inocente ocupa poco espacio.
Por otra parte, el uso del monólogo y el comienzo hímnico sitúan a
M ,;,~qi coincide en su tesis Ludlul en unas coordenadas literarias distintas a las de Job, más cer-
b desgracia sólo cabe acudir a canas a las de los Salmos de lamentación.
Pero la relación entre sufri-
En este aspecto, Ludlul
4462. incluso superándolo al 20
S. R. Driver-C. B. Gray,Job, XXXIII.
.'38 INTRODUCCIÓN

Considero, sin embargo, i~usto insistir en aspectos condiciona- 1\-_ ~IWilb N 4 4


dos por la religiosidad de cada pueblo: oposición politeísmo-mono- ..... q.rlaa:pWI

-
teísmo, recurso a ritos mágicos en Ludlul, etc. Estas diferencias exis- d.alasdiasa.
ten sin duda. Pero no es en ellas donde debemos situar las diferencias \-_ Taau -..ucwil
esenciales con respecto al problema. Fácilmente caeríamos con ello en
una apologética barata, como ha denunciado Müller 21 •
..~

6. Teodicea babilónica 22

Conocida también como Poema acróstico o Diálogo de un sufrien-


te con su amigo. Publicada por Ebeling en 1924 a partir de fragmentos
editados en 1895, fue sometida a nueva interpretación por Dhorme y
el texto reelaborado por Landsberger. Consta de 297líneas, con 27 es-
--- ........
_._........_
a..c
..
-~·lr·pw-.-

·---
trofas de once versos cada una. Lambert la fecha entre los años 1400
y 800 a. C., inclinándose, por motivos estilísticos, al 1000; otros la
sitúan decididamente en el período casita, siglos XVIII-XII (Léveque),
o rebajan la fecha hasta el 800 (Von Soden).
A diferencia de las obras anteriores, se trata de una conversación
filosófica sobre el problema del mal, un diálogo entre un hombre afli-
gido y su amigo. Al final no se produce intervención divina ni cambio
alguno en la vida del protagonista. A continuación esbozo el conteni-
do; los números romanos se refieren a las estrofas.
l. Primera intervención del sufriente (líns. 1-11 ). Se queja de haber
quedado huérfano y sin protección desde pequeño. Quizá debamos re-
..._
... __ _
lacionar este tema con el de las dificultades económicas, que saldrá
J.. ' IX-DI
más adelante. :-~ DB-mcaa.
II. Primera respuesta del amigo (12-22). Todos los padres mue- ,. . . . . . . , . Me
ren, pero el hombre piadoso puede contar con la ayuda de los dioses.
III. Segunda intervención (23-.'33). El protagonista presenta su
vida como un fracaso absoluto. ¿Quién puede asegurar una existencia
feliz?

21
Das Hiobproblem, 58.
22
Introducción, texto acadio transliterado, traducción inglesa y notas en G. W. Lambert,
Babylonian Wisdom Literature, 6.3-91. Traducción inglesa en ANET ('1969) 601-604.
Castellana en García Cordero, Biblia y legado del antiguo Oriente, 626-6.30, que sigue la de
E. Ebeling en AOT, 287-291. Sobre la obra véase: E. Ebeling, Ein babylonischer Kohelet
(Berliner Beitrage zur Keilschriftforschung 1/1, 1924); E. Dhorme, <<Ecclésiaste ou Job?>>:
RB .32 (192.3) 5-27; B. Landsberger, <<Die babylonische Theodizee»: ZA 4.3 (19.36) .32-76.
LOS PRECURSORES DE JOB 39

IV. Segunda respuesta (34-44). El texto, mal conservado, parece


indicar que la seguridad se consigue a través de la oración y agradan-
do a los dioses.
V. Tercera intervención ( 45-55). Los injustos (simbolizados ini-
cialmente por el asno salvaje y el león) se enriquecen sin preocuparse
de los dioses. Yo, por el contrario, a pesar de mis ofrendas, sacrificios
y oraciones, sufro. (El tema coincide con el de Ludlul, tabla II).
VI. Tercera respuesta (56-66). Al principio, el amigo parece refu-
giarse en que «el plan de los dioses es enigmático». Pero luego anun-
cia la muerte prematura del malvado. Y pregunta: «¿Quieres seguir el
camino que ellos han recorrido? Busca más bien la recompensa últi-
ma de tu dios».
VII. Cuarta intervención (67-77). Insiste en la suerte del impío y
desgracia del piadoso. «Los que no buscan al dios prosperan, mientras
los que rezan a los dioses caen en la miseria y se empobrecen. En mi ju-
ventud intenté encontrar la voluntad de mi dios, con humildes súplicas
busqué a mi diosa. Pero fue como cargar el yugo en un inútil trabajo
forzado. Mi dios decretó para mí pobreza en vez de riqueza» (69-74).
VIII. Cuarta respuesta (78-88). Por primera vez el amigo reac-
ciona duramente. <<Justo y sensato amigo mío, tus pensamientos son
perversos. Has olvidado !ajusticia y blasfemado contra los planes de
tu dios» (78s). El resto está bastante mutilado, pero el amigo parece
defender la conducta a primera vista incomprensible de los dioses.
«Los sensatos planes del dios son (remotos) como el centro de los
cielos».
Las estrofas IX-XII faltan o están muy mutiladas. En mal estado
también XIII-XXI, en las que el protagonista insiste en el caos social
y el amigo aumenta sus ataques: «Has dejado que tu aguda mente se
extravíe ... te has burlado de la sabiduría» (XX, 212s).
XXII. Undécima respuesta (232-242). Insiste el amigo en que el
injusto es castigado y sólo la piedad lleva al éxito. «Quien carga el
yugo de su dios nunca carecerá de alimento, aunque sea escaso. Busca
el aliento favorable de tu dios, y lo que has perdido en un año lo recu-
perarás en un momento» (240-242).
.....oDéia inglesa y notas en G. W. Lambert, XXIII. Duodécima intervención (243-25-3). Veo injusticias y de-
. .-.:-.inglesa en ANET ('1969) 601-604. sigualdades en el mundo y en mi propia vida. «¿Qué beneficio he sa-
ál ~ OrUnte, 626-630, que sigue la de
"1111i2K: [_ Ebeling, Ein babylonischer Kohelet cado de postrarme ante mi dios? Tengo que inclinarme incluso ante
19:!-lt: [_ Dhorme, <<Ecclésiaste ou Job?>>: personas inferiores a mí; el rico y opulento me trata como a un herma-
. . . .llllld~ Theodizee>>: ZA 43 (1936) 32-76. no menor, con desprecio» (251-253) .
40 INTRODUCCIÓN

XXIV. Duodécima respuesta (254-264). Acusas a dios errónea-


mente. «La mente del dios, como el centro del cielo, es remota; es
muy difícil conocerla; la gente no puede conocerla» (256s). Más ade-
lante afirma: «Aunque es posible descubrir la voluntad del dios, la
gente no sabe cómo ponerla en práctica» (264). (Con respecto a la es-
trofa VIII, ésta da un paso adelante en el pesimismo y prepara la reac-
ción final del amigo).
XXV. Decimotercera intervención (265-275). La sociedad está
corrompida. Se exalta al opresor poderoso y se humilla al honrado e
inocente.
XXVI. Decimotercera respuesta (276-286). La culpa de lo ante-
rior, reconoce finalmente el amigo, la tienen los dioses creadores.
«Narru, rey deJos dioses, que creó al hombre, el majestuoso Zulum-
mar, que cogió la arcilla para ellos, la diosa Mami, la reina que los mo-
deló, dieron un lenguaje embustero a la raza humana. De mentira, no
de verdad, la proveyeron para siempre. Y así hablan con solemnidad
en favor de un rico: "Es un rey", dicen, "merece la riqueza", pero tra-
tan al pobre como a un ladrón, sólo tienen cosas malas que decir de él
y planear su muerte» (276-284).
XXVII. Intervención final (287-297). El sufriente pide ayuda al
amigo, a los dioses y al rey. «Ojalá me ayude el dios que me abando-
nó, ojalá se muestre compasiva la diosa que me olvidó. Que el pastor,
el sol del pueblo, paste a su rebaño como lo haría un dios» (295-297).
Además del uso del diálogo, que tanta importancia tendrá en Job,
dos cosas parecen de interés. Ante todo, el cambio de actitud del ami-
go; a partir de una postura amable y comprensiva, se endurece poco a
poco, a medida quizá que ve tambalearse sus propias convicciones. 1. R. S. 25.460
Entonces comienza a atacar al protagonista, acusándolo de impiedad
y necedad. Pero este amigo no es como los de Job. Los dioses termi-
nan convirtiéndose para él en un enigma e incluso en los responsables
de algunas de las injusticias que se cometen 23 • biluimeqi. El p~ · 1
miliares lo dah.m por-
~larduk inten;ene CWM 4
"' No me parecen justas estas palabras de Léveque: <<Mientras que Job, incluso en sus momen- sea esa ambn-..Iencá dr
tos de mayor atrevimiento, debe hacer algún tipo de violencia a su fe para poner en duda la
santidad de Dios, el amigo babilonio atribuye alegremente a sus dioses y diosas un cinismo
titud de alahanu por-
que escandalizaría al mismo Job>> (Job et son Dieu, 27).Prescindiendo de que Job deba ha-
cerse o no violencia para blasfemar, lo hace con más frecuencia y crueldad que el amigo ba-
bilonio; y éste no critica a sus dioses alegremente, sino como última reacción ante un miste-
rio que cada vez le resulta más desconcertante.
-
LOS PRECURSORES DE JOB 41

IE>I-~Il-l).
Acusas a dios errónea- También es interesante la actitud del protagonista. No sabemos
cattro del cielo, es remota; es con claridad qué motiva su queja. Pero parece claro que su problema
conocerla» (256s). Más ade- no es la enfermedad, como en Ludlul, sino más bien la falta de recur-
•~ub~OT· la voluntad del dios, la sos. Huérfano y sin protector desde pequeño (I), pobre (VII), sufre el
(264). (Con respecto a la es- desprecio del rico (XXIII), la persecución del poderoso (XXV). Este
d pesimismo y prepara la reac- problema concreto y personal le hace poner en tela de juicio toda la
sociedad y su misma piedad precedente (V y XXIII). Sin embargo,
(265-275). La sociedad está sus últimas palabras irán en la línea tradicional, encomendando su
IMim)S() Y se humilla al honrado e
desgracia a los dioses. Curiosamente, el protagonista y su amigo evo-
lucionan en sentido opuesto. El primero, desde la duda y la rebeldía
C276-286). La culpa de lo ante- hasta la aceptación; el segundo, desde la certeza al misterio y la acusa-
b tienen los dioses creadores. ción a los dioses. Esta profunda ironía constituye uno de los aspectos
al hombre, el majestuoso Zulum- más geniales de la obra.
díosa Mami, la reina que los mo- En relación con el libro de J oh, los puntos de contacto radican en
a b raza humana. De mentira, no
la forma dialogada, el uso de la ironía y de argumentos idénticos para
Y así hablan con solemnidad defender la teología tradicionaL En ambos casos se pone en duda la
justicia divina, el protagonista defiende su inocencia y todo lo invade
""merece la riqueza", pero tra-
un halo de pesimismo. Quizá sea aún más interesante el que los dos
•llriiiCII cosas malas que decir de él
textos abordan el problema intelectualmente, sin refugiarse en la sú-
plica. Más adelante volveremos sobre ello. En cuanto a las diferencias
El sufriente pide ayuda al '
son notables. Precisamente lo que podría constituir el mayor mérito
~de el dios que me abando-
de la Teodicea babilónica, el planteamiento intelectual del problema,
que me olvidó. Que el pastor,
_..o lo haría un dios» (295-297).
es lo que la empobrece más en relación con Job; le impide alcanzar
ese tono dramático y rebelde del que dialoga con los hombres y con
I3Db importancia tendrá en Job,
Dios dispuesto a defender su causa.
d cambio de actitud del ami-

.. *ilf'!~ sus propias convicciones. 7. R. S. 25.460


. .1!,!011115D.acusándolo de impiedad
los de Job. Los dioses termi- Publicado por NougaryoF 1, cuya traducción ha sido mejorada por
e incluso en los responsables Von Soden ~", el texto muestra bastantes puntos de contacto con Ludlul
bél némeqi. El protagonista ha sufrido una grave enfermedad y sus fa-
miliares lo daban por muerto tras el fracaso de magos y adivinos. Pero
Marduk interviene concediendo la curación. Quizá lo más interesante
sea esa ambivalencia de Marduk a la que ya hicimos referencia y la ac-
titud de alabanza por encima de todo:
.P!fti..,.,U a sus dioses y diosas un cinismo
:!7).Prescindiendo de que Job deba ha-
-'s fnolencia y crueldad que el amigo ba-
-...o como última reacción ante un miste- " En Ugaritica V (Paris 19fiH) 2fi5-7:3.
" En UF 1 (19fi9) 191-9:3.
42 INTRODUCCIÓN

«Alabo la obra de mi dios irritado,


alabo la obra de mi diosa encolerizada.
Alaba, alaba, no te avergüences, alaba( ... ) (líns . .'30-.'3.'3)
Él (Marduk) me había rechazado y me ha recogido,
me había abandonado y me ha exaltado» (líns . .'38-.'39).

Nougaryollo fecha en 1.'300 aproximadamente, pero su grafía, su


arcaísmo, su estilo, su concisión, le mueven a remontar el original a la guaje difícil y muy poilill
época paleobabilónica o comienzos de la casita. Von Soden y Müller ción ejemplar de solii.il
se limitan a aceptar una fecha anterior a 1.'300. Por consiguiente, es como «fariseos que sr
probable que esta obra sea anterior a Ludlul y a la Teodicea babilóni- de acuerdo con estil •
ca. Si la hemos dejado para el final se debe al detalle -secundario sin muy distintos y a aw •
duda- de que fue descubierta en U garit. y la falta de solución

8. Balance final

Ha quedado atrás la época del panbabilonismo, cuando todo el


Antiguo Testamento parecía posible deducirlo de Mesopotamia. Se
ha evitado en parte el peligro del panugaritismo. Y ahora pueden es-
tudiarse más imparcial y objetivamente las relaciones entre una obra
bíblica y sus predecesores. Este breve recorrido que hemos hecho
confirma la afirmación inicial: el libro de J oh es una cumbre de la lite-
ratura universal, muy superior a cualquiera que se le intente comparar.
JI. EL ~fARCO .S.-\IUl.Ul\"0
Basta tener en cuenta su enorme extensión comparada con las otras,
la complejidad de su estructura, el dramatismo mantenido hasta el úl-
timo momento, la riqueza de la problemática, los motivos totalmente
nuevos (como la gran importancia que adquiere la naturaleza y la his-
toria) o el profundo cambio a que son sometidos los antiguos. Quien
desee quitar mérito y originalidad al libro de J oh sólo conseguirá que-
dar en ridículo.
Pero la comparación es útil y enriquecedora, porque nos enseña
que el autor no lo ha creado todo de la nada. Ha recogido temas y mo-
tivos conocidos, enriqueciéndolos de forma portentosa. Sobre todo,
'"' Este tema lo trata d izas 1
Hiobbuch. M~_.
ha unido dos actitudes diversas ante el problema. La que busca refu- contactos. vé3sc.. ~
Context of .Sear ~ 1 iA
* 1
gio en la lamentación y la súplica, iniciada por el «Job sumerio» y
ofjob and the \\-adaa
mantenida como constante por otros muchos textos, y la que intenta
men inglés en p. 5l%): O.
profundizar intelectualmente en la cuestión, como hace la Teodicea Jobvenlos~l ' ] ¡ •
babilónica . .J oh comienza con el lamento (c . .'3) y le concede una gran " Job d s011 Din.. 1 15.
--
EL MARCO NARRATIVO 43

importancia en todo tiempo (por ejemplo, ce. 29-30). Pero el aspecto


intelectual también tiene interés, y el debate con los tres amigos cons-
tituye un paralelo claro con la 7éodicea babilónica. Es cierto que la ra-
zón no tendrá la última palabra. Tampoco en el diálogo mesopotámi-
co. Pero es importante no cerrarse a ella de antemano, renunciando a
otras posibles respuestas 26 •
. .IDI~Dodalmente, pero su grafía, su Von Soden indica otros puntos de contacto interesantes: el len-
•~~o a remontar el original a la guaje difícil y muy poético; la ocasional forma dialogada; la acumula-
b casita. Von Soden y Müller ción ejemplar de sufrimientos; la presentación de los interlocutores
a 1300. Por consiguiente, es como «fariseos que se consideran justos» (personalmente no estaría
L.Jl•l Y a la 7éodicea babilóni- de acuerdo con esta idea, ya que la figura del «amigo» adquiere matices
debe al-detalle -secundario sin muy distintos y a menudo positivos); la falta de progreso en las ideas
y la falta de solución universalmente válida del problema.
En cuanto a los influjos culturales de las distintas regiones, po-
dríamos sintetizarlos con palabras de Léveque: «La región de Haurán
ofreció quizá la leyenda primitiva de Job; Egipto sólo proporcionó
imágenes y dos géneros literarios, la pregunta retórica y la confesión
. . .llb;lhiiloní"s mo, cuando todo el negativa; Mesopotamia inspiró probablemente el diálogo de Job con
daiucirlo de Mesopotamia. Se sus amigos y es el telón de fondo cultural del libro. Quizá otras tra-
.....txlWimc[). Y ahora pueden es- ducciones de textos cuneiformes remedien en el futuro la falta de do-
bs relaciones entre una obra cumentos y corroboren esta impresión de conjunto» 27 •
recorrido que hemos hecho
dr Job es una cumbre de la lite-
••~:r.~ que se le intente comparar.
Il. EL MARCO NARRATIVO
II~:.Ucí111 comparada con las otras,
•~UlllSJmo mantenido hasta el úl-
N o es raro que una obra poética tenga una introducción en prosa .
..lklmnca, los motivos totalmente En nuestro siglo podríamos citar La tierra de Alvargonzález, de Ma-
~uiere la naturaleza y la his-
chado. En el antiguo Oriente encontramos los casos parecidos de las
5011letidos los antiguos. Quien Profecías de Nefer-rohu, las Lamentaciones de lpu- Wer o las Sentencias
de Job sólo conseguirá que- de Ajicar. No debe, pues, extrañarnos que el libro de Job, constituido
•nc~ecc~dc)ra, porque nos enseña
~- Ha recogido temas y mo- 26
Este tema lo trata el interesante artículo de H.-P. Müller, «Keilschriftliche Parallelen zum
'-ona portentosa. Sobre todo, Hiobbuch. Moglichkeit und Grenze des Vergleichs»: Or 47 (1978) 360-75. Sobre otros
d problema. La que busca refu- contactos, véase, además de las obras citadas en la nota 1,J. Gray, «The Book ofjob in the
i.iciada por el <<Job sumerio» y Context ofNear Eastern Literature>>: ZAW 82 (1970) 251-69; Ch. Finkelstein, <<The Book
ofjob and the Wisdom of Ancient Near East»: BM 17 (1972) 428-38 (en hebreo, con resu-
•udtos textos, y la que intenta men inglés en p. 532); O. García de la Fuente, <<La prosperidad del malvado en el libro de
~ón. como hace la 7éodicea Job y en los poemas babilónicos del 'justo Paciente"»: EstEcl34 (1960) 603-19.
27
(c. 3) y le concede una gran Job et son Dieu, 115.
44 INTRODUCCIÓN

por un gran bloque poético (3,1-42,6), tenga una introducción y un


final en prosa (1-2; 42,7-17). A lo sumo podría llamarnos la aten-
ción la vivacidad, colorido y dramatismo creciente de estas breves
secciOnes.
Sin embargo, el análisis detenido de esta parte en prosa revela que
no todo es fácil. Al goce literario se añaden la duda y la sospecha, por-
que advertimos detalles contradictorios dentro del mismo marco na-
rrativo y diferencias notables entre éste y la sección poética del libro. posterior.
Reconocemos de antemano que es más fácil detectar los problemas
que solucionarlos. La diversidad de opiniones, de las que sólo podre-
mos citar unas c,uantas, lo confirma. Pero es interesante plantearse es- 2.
tas dudas porque contribuyen a conocer la compleja historia del libro
y la genialidad de su autor.

l. Incoherencias dentro del marco narrativo

- Según los dos primeros capítulos, el responsable de los sufri-


mientos de Job es Satán, que obtiene permiso de Dios para afligirlo.
Sin embargo, en el epílogo se dice expresamente que el mallo provo-
có el Señor (42,11 ).
- La enfermedad de Job, punto culminante de la introducción y 1
El primero en negar b -..;. *4
prueba máxima a la que Satán lo somete, no es mencionada al final. A

:::-7:-,
maticus historicus criJV.s
lo sumo podríamos ver una ligera referencia a ella en la frase «Dios
~!~:e~~eje ~
0
cambió la suerte de Job» (42,10).
(2,10; 42,11); 2) cumd..,lt
- La figura de Satán, fundamental en el prólogo, y la apuesta con
Dios, punto de partida de todo el libro, no aparecen al final.
- El epílogo plantea especiales problemas. Después de que Dios
ha cambiado la suerte de Job y le ha devuelto el doble (42,1 Oh), vie-
nen sus hermanos y conocidos a consolarlo y ayudarle económica-
mente (42,11 ); a continuación, los versos 12-17 explicitan en qué
consiste el doble de los bienes. Parece claro que el final de la historia
lo forman los versos 42,11-17 y que el autor del mismo no conocía la
restauración de J oh contada ahora en 42,1 Oh ni la visita de los tres
amigos para consolar a Job (2,11-13; 42,7-IOa); los únicos visitantes
eran los familiares (42,11).
Ahora bien, si 42,11-17 constituye el final originario del relato, el
causante de la desgracia de Job es Dios, como afirma 42,11, y no Sa-
tán, como sugieren las escenas del prólogo (1,6-12; 2,1-8). Estas dos
EL MARCO NARRATIVO 45

tenga una introducción y un escenas habrían sido añadidas posteriormente 1, y así se explica tam-
••-110 podría llamarnos la aten- bién que al final no se mencione la enfermedad de Job. Al mismo
IIIIM~ao creciente de estas breves tiempo, dada la estrecha relación entre las escenas de Satán y la de la
esposa (2,9-10), también ésta formaría parte de los añadidos posterio-
de CSb parte en prosa revela que res2. Indiquemos, por último, que la mención del nombre de Yahvé en
lii;ldcn )a duda y la sospecha, por- boca de Job, un extranjero, resulta sospechosa (1,21b); con Duhm,
dentro del mismo marco na- Schmidt, Léveque y otros podemos considerar esta frase añadido
'! b sección poética del libro. posterior.
fácil detectar los problemas
...¡-.IOilles, de las que sólo podre-
es interesante plantearse es- 2. El posible relato originario
b compleja historia del libro
Vemos, pues, que el marco narrativo no es una pieza unitaria, al
menos en su origen. Al principio debió existir un relato que podemos
rastrear en 1,1-5.1.'3-19.21a.22; 42,11-17. Habla de un extranjero, lla-
mado Job, proverbial por su bondad y perfección (1,1-5). Sometido a
una dura prueba que afectó a sus bienes y a sus hijos (1,1.'3-19), acep-
tó con paciencia su destino («desnudo salí del vientre de mi madre
y desnudo volveré a él»: 1,21a), sin protestar contra Dios (1,22). Al
enterarse de su desgracia, sus parientes y conocidos acuden a conso-

1
El primero en negar la autenticidad de estos textos fue A. Heiligstedt, Commentarius gram-
maticus historicus criticus in Jobum (Leipzig 184 7), aduciendo los siguientes argumentos:
1) ya que Job fue escrito antes del exilio, no puede tener cabida en él la figura del Satán, que
procede de la teología medopersa; el relato antiguo reconoce que los males vienen de Dios
(2,10; 42,ll); 2) cuando se eliminan estas escenas no se echa nada de menos; lo que queda
encaja perfectamente; 3) en 1 Cr 21,1 se atribuye a Satán lo que 2 Sm 24,1 atribuye a Yahvé;
en el prólogo de Job ocurre algo semejante (cf. pp. XVII-XIX). A estos argumentos añaden
otros autores: 1) si dichas escenas fuesen originales, el epílogo debería decir algo sobre la
curación de la enfermedad y la derrota de Satán; 2) los suf¡jos del verso 13 se refieren al v. 5.
Entre quienes niegan la autenticidad podemos citar a Smend, Bleeker, Miskotte, Batten, {(ra-
eling, Peters, Lindblom, Pfeiffer, Konig, Finkelstein, Léveque, L. Schmidt. Los defensores de
la autenticidad, también abundantes, creen que omitir estas escenas supone una pérdida de
dramatismo en el Prólogo (Gunkel, Holscher Lods, Terrien, etc.) e incluso de algo esencial:
«... tal omisión haría perder a la historia su razón de ser. La finalidad del relato en prosa con-
siste precisamente en mostrar que Job no es culpable, y este hecho debe ser afirmado sin am-
bigüedad, como ocurre en la escena de la corte celeste» (S. Terrien,Job, 15). Naturalmente,
en el libro actual desempeñan un papel importantísimo. Lo que ponemos en duda es que
perteneciesen al relato primitivo.
2
Así, Lindblom, Kuhl, Léveque, L. Schmidt. La relación entre la segunda escena de Satán y la
el final originario del relato, el de la esposa es clara. El carácter secundario lo confirmaría también la ausencia de la mujer
como afirma 42,11, y no Sa- en el epílogo. Sobre el tema véase V. Sasson, «The Literary and Theological Function of
~~~~-~ (1,6-12; 2,1-8). Estas dos Job's Wife in the Book ofjob»: Bib 79 (1998) 86-90.
--

46 INTRODUCCIÓN

larlo y ayudarle económicamente (42,11 ). Pero Dios mismo interviene más tarde una versión
en su favor, devolviéndole el doble de lo que poseía anteriormente amigos (2, 11-13) y b.
(42,12-17)3. Era un cuento sencillo, que exhortaba a la paciencia y a
la confianza en Dios. Probablemente no era de origen israelita, como
lo sugiere la identidad del protagonista. Pero debió de ser muy cono-
cido. Ezequiel14,14 menciona a nuestro protagonistajunto con otros
dos person<Ues legendarios: Noé y Daniel.
Aunque esta opinión parece la más exacta 4, existen otras teorías
sobre el relato primitivo. Citaré sólo algunos ejemplos.
J. Lindblom 5 : Al momento de la prueba seguía la visita de los ami-
gos (2,11-1.'3), que pronunciaban una serie de discursos acusando a
Dios de portarse mal conJob 6 • Éste reacciona defendiendo a Dios, man-
teniéndose firme en su paciencia y humildad. Por eso, al final, Yahvé
reprende a los amigos y elogia a Job (42,7-9), devolviéndole el doble
de lo que tenía (42,12-15). En opinión de Lindblom, lo que no es ori-
ginal es la visita de los familiares y conocidos (42,11). Ya este punto
resulta sospechoso en su teoría. Además podemos objetarle con Krae-
ling y Kuhl que no encaja en un relato popular el que tres person<Ues
importantes se presenten para hablar contra Dios.
E. G. Kraeling 7 : Lo más antiguo sería un relato arameo que abarcaba
1,1-2,10, con las escenas del Satán y la esposa como originales. Surgió

3
Algunos consideran secundarios dentro de este final los versos 16-17: Lindblom, Kuhl (qui-
zá), Léveque. Pero la indicación de los ciento cuarenta años de vida parece estrechamente re-
lacionada con lo anterior, ya que se trata del doble de la existencia normal de una persona,
que son setenta años según Sal 90, lO. Un análisis bastante complejo y discutible de 42, ll-
17 en P. Weimar, «Literarkritisches zur ljobnovelle»: BN 12 (1980) 62-80; lo más antiguo se-
rían los versos 16-17, mientras que ll-13 pertenecerían a una reelaboración redaccional y
14-15 a otra más reciente.
4 Salvo pequeñas diferencias; esta teoría la comparten L. W. Batten, «The Epilogue of the
Book ofJob>>: ATR 15 (1933) 125-28; H. A. Fine, «The Tradition of a PatientJob>>:JBL 74
(1955) 28-32; C. Brandwein, «The Legend ofJob According to its Various Stages>>: Tarb 35
(1965) 1-17; O. Kaiser, Einleitung in das AT (1969);]. Léveque,Job et son Dieu (1970); H.
L. Ginsberg, <1ob, The Book of>>, en «EncyclopaediaJudaica>> lO (1971) lll-121; L. Sch-
midt,DeDeo(1976) 165-188.
5
<1oblegenden traditionshistorisk undersokt>>: SEA (1940) 29-42, y La composition du livre
de Job (Lund 1945). '" Así piensa R. Gonfu... fi,....,.
6
Esta idea de que los amigos originariamente tentaban a Job, igual que su esposa, no es nue- '
1
Al hablar de disn~
va. El primero en defenderla creo que fue D. B. MacDonald, «The Original Form of the Le- dicional oh-ida a ,·n-es b 1 1 • •
gend ofJob>>:JBL 14 (1895) 63-71; íd., «Sorne Externa) Evidence on the Original Form of
the Legend ofjob>>: AJSL 14 (1898) 137-64.
7
The Book ofthe Ways ofGod (1938).
EL MARCO NARRATIVO 47

1~ Pero Dios mismo interviene más tarde una versión edomita en la que se añadieron la visita de los tres
lo que poseía anteriormente amigos (2, 11-13) y la sentencia de Dios ( 42,7 -9). Ahí terminaría el rela-
abortaba a la paciencia y a to en su versión revisada, ya que 42,10-1 7 proceden del editor final.
.., en de origen israelita, como C. Fohrerx: También considera originales las escenas de Satán y la
Pero debió de ser muy cono- mujer. A esto seguiría la visita de los parientes y conocidos ( 42,11 ),
que manifestaban su compasión y ayudaban económicamente, pero,
igual que la esposa, terminaban convirtiéndose en tentación para J oh.
Éste los rechazaba y Dios, desde la tormenta (38,1), aprobaba la con-
ducta de Job (42,7), dirigiéndose a los familiares y amigos (quizá tam-
bién a la mujer) para que ofreciesen sacrificios. La historia terminaba
con la restauración de Job (42,10.12-17).
H. GunkeP: Acepta la leyenda con todos los elementos actuales
(Satán, mujer, amigos); pero parece sugerir que también éstos tientan
a Job con sus discursos.
Estas pocas opiniones bastan para advertir dónde radica el proble-
ma: la posible pertenencia o no al relato originario de las escenas de Sa-
tán, la esposa y los tres amigos que intervendrán en el diálogo poético.
Nos inclinamos a considerarlas posteriores. Pero una respuesta categó-
rica es imposible. Más difícil aún resulta saber si dichas escenas fueron
añadidas por narradores anónimos o por el mismo autor del libro. Es
posible que las de Satán y la esposa fueran añadidas por la tradición is-
raelí antes de que se compusiese el libro, mientras que la de los amigos
sería creación del autor para dar paso al gran diálogo poético 111 •
En resumen, el marco narrativo contiene piezas que disuenan; hay
puntos oscuros y desorden en la presentación de los hechos. Quiz~ se
haya exagerado la importancia de estos datos, que no logran borrar la
impresión de hallarnos ante algunas de las mejores páginas de la Biblia.
Pero el análisis es útil para advertir un proceso de tradición oral, que el
autor del libro aceptó para modificarlo profundamente con la sección
poética. Podría haber limado más la herencia recibida con miras a evitar
las discrepancias 11 • Pero esto se relaciona con el punto siguiente.

·' «Vorp;eschichtc uud Kompositiou des Buches Hiob,: VT ti ( 1956) 249-fi?.


" «1 liobbuclt», eu RGG 111 ( 1912) :39-4H.
10
Así pieusa R. Gordis, 'Ihr Book oj]ob, 25s.
11
Al hablar de disncpaucias, iucohcreucias, cambios de siup;ular al plural, cte., la cxép;csis tra-
dicioual olvida a veces la pobreza de recursos técuicos de los autores autip;uos. Ellos 110 po-
díau, como uosotros, arrup;ar uua lu~ja de papel y tirarla, ui correp;ir pruebas de impreuta. Si
escribiésemos unas pá~inas con sus tnismos medios, probablctncntc nos parecerían nonna-
lcs fallos que tanto criticamos.
48 INTRODUCCIÓN

3. Los conflictos entre prosa y poesía - También la i• . .


""
prosa lo presenta COIDO
A las incoherencias dentro del mismo marco narrativo se añaden sía, como un ciudada.t
las que existen entre éste y la parte poética del libro, que podemos sistir en esta diferenc::ia.
sintetizar en los siguientes puntos: tan distinta de Job mtrd
- El uso de los nombres divinos es bastante distinto; mientras la ta todo con humildad Y
introducción y el final usan Yahvé en 23 ocasiones, este nombre sólo mente de Dios» ( 42. 7)..
aparece 6 veces en la sección poética 1 ~. Por el contrario, las secciones gado, que comienza • . . .
narrativas nunca usan~~' ili~~ y '1t4i, que la parte poética emplea 55, acusaciones contra DioL
41 y 31 veces, respectivamente ll. femo. También es cwic
- La imagen de Dios parece muy distinta en ambas partes. El re- car a la divinidad con
lato inicial lo presenta como un buen señor que dialoga con sus corte-
sanos sobre sus actividades diarias, orgulloso de su siervo Job, pero
dispuesto a someterlo a las mayores pruebas con tal de ganar una
apuesta caprichosa. El Dios del prólogo, más que un rey soberano pa-
rece un anciano ingenuo que se deja engañar por el Satán. Y si al final
censura a los amigos de Job y le devuelve a éste el doble de sus primiti-
vos bienes, no consigue con ello mejorar su imagen, sino acentuar la im-
presión de un ser superficial. Catorce mil ovejas compensan de sobra
por siete mil (comparar 42,12 con 1,3). Pero los hijos no se sustituyen
como ovejas o camellos. Frente a esta imagen de la sección narrativa, la
parte poética nos pone en contacto con un Dios muy distinto. Cada in-
terlocutor insistirá en un aspecto, pero tenemos siempre la impresión ciona a sus criados. que
de un Dios soberano, majestuoso, potente. Cruel y arbitrario también, las lamentaciones 1lSall ~
diráJob. Pero con una crueldad de otro tipo: no estúpida, sino cínica;
no caprichosa, sino malintencionada. Los amigos dirán lo contrario: es
el Dios justo, atento al hombre honrado, castigador del mal. Y la teofa-
4. Intentos de explic.O..
nía (ce. 38-41 ), con Dios como Señor de la naturaleza y de la historia,
continúa y supera las afirmaciones anteriores. A este Dios le pega sor-
Las diferencias ........
prendernos con la condena de los amigos y la absolución de Job. Le tre los comentarisas:
van más las blasfemias que las mentiras piadosas. Pero es difícil conce-
pales.
birlo devolviendo el doble de todo, como si nada hubiera ocurrido.

" En cinco ocasiones se trata de las introducciones en prosa a textos poéticos (:JH,I; 40,1.:3.fi;
42,1). También se usa Yahvé en 12,9; pero este verso parece añadido posteriormente.
11
Un cuadro sinóptico del uso de los diversos nombres en Driver-Gray,]ob, XXXV. El tema su conducta ética.
lo analiza detenidamente .J. Lévcque, ]ob rt .1011 Dim, 14fi-179, desde los puntos de vista li- " Para resolver eiJ>ro..__
terario e histórico, exponiendo también las opiniones de Boman, Drucker, Eerdmans y tre que me llev<Í») en .-ez d.:
Morgenstern, tan arbitrarias que más vale no recordarlas. l6gica a 19,17.
EL MARCO NARRATIVO 49

- También la imagen de Job parece distinta en ambas partes. La


prosa lo presenta como un jeque nómada inmensamente rico; la poe-
111•-.o marco narrativo se añaden sía, como un ciudadano influyente y poderoso. Quizá no debamos in-
poúica del libro, que podemos sistir en esta diferencia. Pero sí extraña a muchos autores la actitud
tan distinta de J oh ante el sufrimiento. Mientras en el prólogo lo acep-
es bastante distinto; mientras la ta todo con humildad y el epílogo nos dice que «ha hablado recta-
:!3 ocasiones, este nombre sólo mente de Dios» ( 42, 7), la sección poética nos muestra a un Job amar-
_ Por el contrario, las secciones gado, que comienza maldiciendo la vida para llegar a las más terribles
qar b parte poética emplea 55, acusaciones contra Dios. Del Job paciente pasamos al rebelde y blas-
femo. También es curioso que el personaje tan preocupado por apla-
distinta en ambas partes. El re- car a la divinidad con purificaciones y holocaustos ( 1 ,5) no conceda
!ICDor que dialoga con sus corte- importancia al culto en la sección poética, ni siquiera en la confesión
~so de su siervo Job, pero negativa del capítulo 31 1 1•
pruebas con tal de ganar una - Por otra parte, la temática de la prosa y la poesía parece distin-
más que un rey soberano pa- ta. El prólogo sólo plantea un problema: saber quién ganará la apues-
~ por el Satán. Y si al final ta entre Dios y Satán; dicho de otra forma: saber si Job es tan perfecto
a éste el doble de sus primiti- como Dios pretende. La poesía se interesa por cuestiones de más en-
50 imagen, sino acentuar la im- vergadura: sentido de la existencia humana y del dolor, manera de re-
.ül 0\·ejas compensan de sobra gir Dios el mundo, relaciones entre el hombre y Dios .
Pero los hijos no se sustituyen - Otra contradicción entre prosa y poesía la detectan algunos en
~o de la sección narrativa, la 19,17, donde Job hablaría de sus hijos como si estuviesen vivos,
1Dl Dios muy distinto. Cada in- cuando en realidad han muerto al comienzo 15 ; o en 30,1, donde men-
knemos siempre la impresión ciona a sus criados, que también han muerto en el prólogo. Dado que
lllllalllr. Cruel y arbitrario también, las lamentaciones usan a menudo «clisés» prefabricados y frases he-
tipo: no estúpida, sino cínica; chas, no conviene insistir en esta contradicción.
Los amigos dirán lo contrario: es
castigador del mal. Y la teofa-
4. Intentos de explicación
de b naturaleza y de la historia,
..la.-xes. A este Dios le pega sor- Las diferencias anteriores han provocado diversas reacciones en-
. . .)15 ~-la absolución de Job. Le
tre los comentaristas; podemos agruparlas en tres tendencias princi-
piadosas. Pero es difícil conce-
pales.
si nada hubiera ocurrido.

11
Recordemos que en Lndlul bíU nhneqi y en la 1éodü:ea babilóuica el único argumento que
aduce el <üusto suti·iente>> para demostrar su bondad e inocencia es el interés por el culto,
expresión del respeto a los dioses. Job prescinde de este tema en el c. 31 para centrarse en
su conducta ética.
" Para resolver el problema, algunos traducen 'l~::J 'l::J como mis hermanos>> (<<hijos del vien-
tre que me llevÓ>>) en vez de <<mis h\jos>>. No parece justificado ni necesario. Véase nota lilo-
l6gica a 19,17.
50 INTRODUCCIÓN

Cronológicamente, la primera postura es la radical, que niega toda ta se limitó a rec~


relación entre prosa y poesía. El autor del poema no conocía la leyen- sus detalles. Más aÓJL
da; ésta fue añadida más tarde. Así, R. Simon, en 1685, consideró entienden a partir dt b
añadido el prólogo (ce. 1-2) 11;, y A. Schultens, en 1737, el prólogo y el Dentro de las dos
epílogo 17 ; algunos rechazan sólo el epílogo'H. Es cierto que podría ha-
ber existido un diálogo poético sin prólogo ni epílogo en prosa. El
caso de la Teodicea babilónica lo confirma. Pero es poco probable que excelente para la parir
a este genial poema se añadiese más tarde la introducción y el final. cambiar la antigua. k~ --..-
¿Qué podía pretender quien lo hizo? ¿Hacer más amena la entrada en ] ob rebelde, que :una
la obra y más consolador el final? ¿A costa de crear los conflictos in- honradez debemos duirll
(concretamente 42, ll-1

13
dicados anteriormente? Es posible, pero no lo más probable.
La segunda postura defiende que el autor del libro partió de un bro no se atreviese a
cuento antiguo, que pudo llegar hasta él de dos maneras: oralmente J!J tiva y típico de
o por escrito, a través de un «libro popular» ( Volksbuch) to. En cual- parte, el autor del
quier hipótesis, la leyenda habría llegado al autor del poema con una bien para el prota ·
forma fija. Él la recogió, considerándola buen punto de partida para el sus adversarios, aun a
diálogo poético, sin preocuparse por las manifiestas diferencias entre pensantes. El autor yw' 1
el cuento y su propia obrat 1• más tiene lo menon. Si
La tercera teoría concede más importancia al autor del libro, que tante, bien podía éste
sería también el creador del marco narrativo. Sin duda, pudo haber el cuento. El poeta iDc:olllit
existido una leyenda en la que se inspiró. Pero las diferencias entre cesión a la tradición ~
prosa y poesía no parecen tan marcadas como para pensar que el poe-

11
' También E. Kiiniv;, Das Bu,-h Hiob (1929), defiende esta opinión.
17
Iv;ual piensan Stuhlmann (1804), Knobcl (1S.'J5), Studcr (187,<;), Chcyne (1887), Kracling
(1938), Lindblom (1940 y 194,<;), Pfciller (1911), Stevensou (1947), Kuhl (1953): Uno de
los defensores más apasionados de la opinión ha sido G. Studcr, «Über die lntep;ritat des
Buches Hiob»:JpTh 1 (187S) 688-723, que vuelve a dcfcmlerla contra las críticas de Bud-
dc en Das Bud1 Hiob. Antikritik: JpTh 3 ( 1877) S40-ti0.
rs Eutre quieues s<Ílo rechazau el epílov;o podemos mencionar a A. vau Hoouacker, «Une
question touchaut la compositiou du Livre deJo!))): RB 12 (1903) 161-189; K. Fullertou,
«The Original Condusion ofthe Book ofJob»: ZAW 12 (1924) 116-35; L. Fiukclsteiu, 1hr ción) de manera más saia
T'hari.ms I ( 1938) 235. vor y en contra, Ho«- ~­
'"
'"
Así, Studcr,Jastrow, Lindblom, Lods, Guukcl, Gordis, 1lesse.
Vernes, 1lollinanu, Bickell, Wellhauseu, Dulun, Budde, Volz, Eissfddt, Wciser, Lévcque. Al-
v;uuos supouen que este <<libro populan> couteuía también breves discursos de los amiv;os y
otro de Dios (Buhl, Dubarle, Hempcl, Kiiniv;, Liudblom); parte de este diálop;o primitivo lo
redescubren alv;mws en 27,2-12 (Kraclinv;), 27,2-1 O (Lindblom); 27,5-11 (Buhl); 24,2-1.9-
mins
y expresa la postnr.l ~
bien al lector convenD..L
tor escéptico, que
va por parte del autor b ......_
feldt, Larcher, Weiscr.. -
12; 21, 7-9.11-18; 22, 12-16; 17,2-10 (Baump;artcl, con reservas). 23
A excepción de la T~
'' Así lo afirma expresamente Gunkcl: «Siu preocuparse para nada de que los discursos eu na! «negro» del~ ck-
particular y en coujunto concuerdau poco con la sap;a». «El poeta ha iusertado su poema eu reciente no explica la ú:lli.a
la autiv;ua sav;a, siu preocuparse por la v;rau difé::reucia cutre ambos» (RGG 111, 42). seguir viviendo.
EL MARCO NARRATIVO 51

ta se limitó a recoger un cuento perfectamente delimitado en todos


sus detalles. Más aún, numerosos datos de la sección poética sólo se
entienden a partir de la prosa, y a la inversa 22 •
Dentro de las dos últimas posturas caben infinidad de matices. N o
merece la pena detenerse en ellos. Sí parece justo reconocer que, a pe-
sar de todas las dificultades, el prólogo constituye una preparación
excelente para la parte poética. La genialidad del autor consistirá en
cambiar la antigua leyenda del Job paciente y sumiso en la tragedia del
Job rebelde, que arrasa la tradición y lucha con Dios. Con la misma
honradez debemos decir que el epílogo nos deja bastante perplejos
(concretamente 42,11-17). Pero es muy probable que el autor del li-
bro no se atreviese a eliminar el final feliz, propio de la leyenda primi-
tiva y típico de las tradiciones mesopotámicas similares 23 • Por otra
parte, el autor del poema estaba de acuerdo en que la obra acabase
bien para el protagonista: con la absolución de Job y la condena de
sus adversarios, aun a costa de desconcertar a muchos lectores bien-
pensantes. El autor pudo aceptar sin escándalo que «quien tiene lo
más tiene lo menos». Si Dios estaba de parte de Job, que era lo impor-
• al autor del libro, que
..,."tillrlCJ·.a tante, bien podía éste recibir el doble de todo lo anterior, como decía
Sin duda, pudo haber el cuento. El poeta inconformista pudo terminar su obra con una con-
. . .ro. Pero las diferencias entre cesión a la tradición recibida .

22 El mayor defensor de esta opinión en tiempos recientes ha sido Y. Hoffinan, «The Relation
between the Prologue and the Speech-Cycles in Job»: VT 31 (1981) 160-70. Tras reconocer
las dificultades, aduce tres datos del prólogo que sólo tienen sentido en relación con la poe-
sía: 1) la descripción de Job como un santo perfecto; si no lo fuese, tendrían valor los argu-
mentos de los amigos; 2) la declaración de Satán de que <~oh te maldecirá»; para ganar la
apuesta le bastaría una trasgresión más pequeña, pero de este modo «el autor desplaza el cen-
tro de gravedad de las obras a las palabras, que en adelante serán el único criterio para la per-
sonalidad de Job», y prepara los diálogos; .'3) la frase «quizá mis hijos han pecado» no aporta
...aoo<•nu a .\. van Hoonacker, «Une nada a la perfección de Job, pero prepara el tema de 5,4; 8,4; 20,10; «al despertar la sospe-
RB 1:! (1903) ltii-IS9; K. Fullerton, cha sobre la bondad de los hijos, el autor nos obliga a examinar el principio (de la retribu-
U ( 19:!t) 11 6-:~.5; L. Finkclsteiu, Thr ción) de manera más seria y atenta». En resumen: después de considerar los argumentos a fa-
vor y en contra, Hoffinan cree que esta ambivalencia refleja un artificio literario premeditado
y expresa la postura dialéctica del autor. La presentación seudoingenua del prólogo le cae
•-"""- \;,,z_ Ei"lddt, Wciser, Lévcque. Al- bien al lector convencional, dogmático. La unión del prólogo y los discursos se adecua al lec-
__._., bre,·es discursos de los arni¡!;OS y tor escéptico, que mira el mundo con más atención. Una postura bastante o totalmente creati-
~. . . . . . ~:; ~rte de este diálo¡!;o primitivo lo va por parte del autor la admiten también McFadyen, Kautsch, Gray, Bentzen, Dhorme, Eiss-
(L-Jblum): 275-11 (Buhl); 24,2-4.9- feldt, Larcher, Weiser, Buttenwieser, Steinmann, Duesberg, Holscher, Rowley, entre otros.
23
A excepción de la Teodicea babilónica, los otros textos insisten en este tema. En cuanto al fi.
. .CJI9..,1< ¡gr.o nada de que los discursos en na! «negro» del «Diálogo de un hombre con su alma», recuérdese que la interpretación más
. .a..p•- e El l'""ta ha insertado su poema en reciente no explica la última estrofa como aceptación del suicidio, sino como exhortación a
C1lltrt .•mhoS>> (RG(; 111, 42). seguir viviendo.
52 INTRODUCCIÓN

III. DIVISIÓN DEL BLOQUE POÉTICO

Después de la introducción en prosa (ce. 1-2) comienza la gran


sección poética, parte fundamental del libro, en la que el autor revela
la genialidad de sus planteamientos. Para tratar el tema no se contenta
con un simple diálogo entre dos amigos, como la Teodicea babilónica;
no le basta la intervención divina a través de personajes que aparecen
en sueños, como ocurre en Ludlul bel nemeqi. Son tres los personajes
que dialogan con Job en la primera parte, en amplias ruedas de dis-
cursos. De improviso surgirá uno nuevo, Elihú (ce. 32-37). Y al final
será Dios quien haga acto de presencia (ce. 38-41). Aun admitiendo
que la intervención de Elihú no pertenezca al libro original, el proyec-
to del autor es realmente grandioso y difícil. Hasta el punto de que no
sabemos si consiguió rematarlo con éxito. Es una cuestión sobre la
que volveremos más adelante.
Lo que nos interesa ahora es la división de esta parte poética. Los
problemas que plantea podemos resumirlos en las siguientes preguntas:
l. ¿Forma parte el c. 3 de la primera rueda de discursos 1 , o debe-
mos considerarlo un monólogo inicial, tras el cual comienza propia-
mente la discusión con los amigos 2 ?
2. ¿Dónde termina la primera rueda de discursos? ¿En el e. 11 3 , Il.
en el13 4 o en el14 5 ? 111.
3. ¿Qué capítulos abarca la segunda rueda? Las opciones son:
12-20 6 , 14-217, 15-20 8 , 15-21 9 •
4. ¿Existe o existió una tercera rueda, o debemos renunciar a 11
Rosenmüller. ~~
ella 10 ? " Hirzel, Heili~ " - . ,
rrien, Snaith. ~
" Ewald. I>ilhnnm- H~
14 Hontheim.. ~ IL ' •
1
Jastrow, Holscher, Lefevre, Steinmann, Lamparter, Larcher, Hertzberg, Fohrer, Fedrizzi, Ra- " La mayorú de los_,. a
vasi, Zerafa. guen caminos ~ Pw

pcc:ub---·
2
Rosenmüller, Knabenbauer, Dhorme, Vaccari, Peters, Konig, Driver-Gray, Eissfeldt, Pfeiffer, cinco actos y epílep Q •
Weiser, Terrien, Léveque, Rowley, Habel, Pope, Gordis, Snaitb. Algunos unen este monólo- Elihú). ~lá.s
go a los capítulos narrativos, considerando el conjunto 1-3 como introducción a toda la deldebatel~(l-l);.f) •
obra: Ewald, Dillmann, Volck, Sellin, H. Richter. 3) intento de ~ .JilllliiDIII
3
Hertzberg, Lamparter, Fohrer, Ravasi, Zerafa. te judicial con joO (n-T.);
4
Snaitb, Habel. Job (38,1-42.6): 6) . . . . . _
5
Ewald, Hirzel, Heiligstedt, Rosenmüller y la mayoría de los posteriores. también peculW b ~·
6
Los mismos indicados en la nota 3. ( 1993) 385-402.; ~él,
7
Snaitb. comienzan y ~c..
8
Fedrizzi. consta de siete~
9
Como en nota 5, la gran mayoría. 1
' Scholttmann. Drioa~
10
Este tema lo analizaremos más despacio en el apartado siguiente. Rowley_ Uvequc. c.a..k. ~
DIVISIÓN DEL BLOQUE POÉTICO 53

5. ¿Qué función desempeña el c. 28 en la estructura del libro,


prescindiendo de que sea o no un añadido tardío?
•IOJa (ce. 1-2) comienza la gran 6. ¿Están unidos los ce. 29-31 a lo anterior, bien como parte de la
liibro, en la que el autor revela tercera rueda 11 o como soliloquio paralelo al del c. 3, que cierra el
ttatar el tema no se contenta diálogo entre Job y los amigos 12 ? ¿O debemos unirlos con lo siguien-
como la Teodicea babilónica; te, como elemento esencial de un diálogo entre Job y Dios 13 o entre
de personajes que aparecen Job, Elihú y Dios 14 ?
.W.Uqi. Son tres los personajes De las preguntas anteriores son la primera y la sexta las que con-
~ en amplias ruedas de dis- dicionan la estructura del libro tal como lo tenemos actualmente,
Elihú (ce. 32-37). Y al final prescindiendo de que algunos capítulos hayan sido añadidos más tar-
(ce. 38-41 ). Aun admitiendo de. Las diversas opciones dan paso a dos posibles estructuras J.?: tri-
. .IICIIIICa al libro original, el proyec- partita y bipartita.
dii6cil. Hasta el punto de que no La tripartita es la más aceptada 16 :
&iro. Es una cuestión sobre la
l. (3-31).
JOB Y SUS AMIGOS
. .,.IÓn de esta parte poética. Los Monólogo de Job (c. 3) .
11•1o.s en las siguientes preguntas: Primera rueda de discursos.
rueda de discursos 1, o debe- Segunda rueda de discursos.
tns el cual comienza propia- Tercera rueda de discursos.
Monólogo de Job (ce. 29-31).
Il. ELIHÚ (32-37).
III. DIOS (38-41).

11
Rosenmüller, Cheyne, Dhorme.
12 Hirzel, Heiligstedt, Peters, Vaccari, Driver-Gray, Konig, Steinmann, Larcher, Weiser, Te-
rrien, Snaith, Lefevre, Fohrer, Westermann, Hesse, Gordis, Habel, Müller, Rowley.
13 Ewald, Dillmann, Holscher, Weiser, Tournay, Fohrer, Ravasi, De Wilde.
14
Hontheim, Lamparter, Hertzberg.
15 La mayoría de los autores se incardina en una de las dos opciones que siguen. Algunos si-
guen caminos propios. Por ejemplo, Steinmann prefiere dividir la obra en: cuento inicial,
~ Driver·Gray, Eissfeldt, Pfeiffer, cinco actos y epílogo (prescindiendo, entre otras cosas, del c. 28 y de los discursos de
a•--s, s-ith. Algunos unen este monólo-
·-pMO 1-.3 como introducción a toda la
Elihú). Más peculiar aún es la propuesta de H. Richter: 1) punto de partida y presupuesto
del debate legal (1-3); 2) intento de arreglo entre los amigos y Job antes de ir a juicio (4-14);
3) intento de arreglo judicial entre los tres amigos y Job (15-31); 4) Elihú continúa el deba-
te judicial con Job (32-37); 5) juicio divino en forma de un proceso humano entre Dios y
Job (38,1-42,6); 6) solución del problema de Job (cf. Studien zu Hiob, Berlin 1959). Es
también peculiar la postura de D. Wolfers, «The Speech-Cycles in the Book ofJob»: VT 43
(1993) 385-402; según él, en los ce. 23ss no hay una tercera rueda de discursos; las ruedas
comienzan y terminan con un discurso de Elifaz (4,1-15,16 y 15,17-23,30), y cada una
consta de siete discursos.
16 Scholttmann, Driver-Gray, Vaccari, Peters, Konig, Szczygiel, Terrien, Larcher, Müller, Pope,
. .--~te. Rowley, Léveque, Gordis, etc.
54 INTRODUCCIÓN

La estructura bipartita relaciona la última intervención de Job (ca-


pítulos 29-31) con lo que sigue, ofreciendo como esquema básico 17 :

l. JOB Y SUS AMIGOS (3-27.28).


11. JoB, ELIHÚ Y DIOS (29-41). cen mtenUD R()ll •illiidal
~~-pero de fo..g . . .
Ambas teorías tienen sus ventajas e inconvenientes. La tripartita 5o&c (D./-ll)~-
consigue una primera parte excelente, comenzando y acabando con _\hon bien. si b
un monólogo de Job. Pero le encontramos los siguientes fallos: a) no
queda clara la función del c. 28, aun admitiendo que sea añadido;
b) lo que gana la primera parte lo pierden la segunda y tercera, que se
convierten en largos monólogos pegados artificialmente a lo anterior;
e) la función de 29-31 como monólogo paralelo al del c. 3 es bastante
discutible; más que cerrar lo anterior, este discurso provoca la reac-
ción airada de Elihú y la respuesta de Dios.
En la hipótesis bipartita se resuelven estas dificultades. La prime-
ra parte (3-27) es un diálogo entre Job y sus amigos, en tres ruedas,
que culminan en el fracaso de la búsqueda de la sabiduría por cami-
nos intelectuales. El c. 28, aunque fuese tardío, cumple una función
excelente en este momento. Con él termina la primera parte del libro.
La segunda, aunque en proporciones muy distintas, mantiene la mis-
ma estructura dialogante: Job, Elihú, Dios. La obra gana mucho de
esta forma, se acepten o no como auténticos los discursos de Elihú.
La única objeción posible es que el c. 3 deja de ser paralelo con 29-
31 para convertirse en mero comienzo del diálogo. Pero la objeción
no es muy grave y esta hipotética pérdida trae consigo grandes ganan-
cias.

<--._-i
17
Dentro de este esquema caben diversos matices. Hontheim, por ejemplo, proponía el si- :: ;_;!n_
guiente: e._.,, ¡,.,j. ., ~ .. .,...,_,.
l. Job y sus amigos (3-22). tllo\J'-·dcr. xr ~"'"lli.... P.. c.- ...
Acto 1 (3-14).
Acto 11 (15-22).
11. Monólogos de Job, Elihú y Dios (23-42). ""l!c~ i.t' .kt...tn ~~ca 1
Acto III:Job (23-31).
Acto IV: Elihú (32-37) y Dios (39-41).
Pero la mayoría de los autores no admiten la supresión radical de la tercera rueda o que el
material posterior al c. 23 deba unirse a 29-31. La estructura bipartita es defendida también
por Ewald, Dillmann, Holscher, Weiser, Tournay, Fohrer, Hertzberg, Ravasi. Es secundario
que se consideren auténticos o no los discursos de Elihú. Lo importante es la relación de
los ce. 29-31 con lo siguiente. P~.. r .. l!"'n_. i41u ~ ,_. t Mil
DIVISIÓN DEL BLOQUE POÉTICO 55

En efecto, si consideramos que el diálogo de Job con los amigos


abarca los ce. 3-27 (con el balance final del28), debemos plantearnos
cómo se distribuyen las ruedas de discursos. La opinión más difundi-
da atribuye a la primera los ce. 4-14 1K, y a la segunda, 15-21 1'1• La ter-
cera intentan reconstruirla a partir de los materiales contenidos en 22-
2 7, pero de forma que casi todos la cierran con una intervención de
Sofar (27,7-23r 0 •
Ahora bien, si la tercera rueda termina con una intervención de
este personaje, es lógico que ocurra lo mismo en la primera y segun-
dai1. De este modo, la distribución más adecuada parece la siguiente:
Primera rueda de discursos: 3-11.
- Segunda rueda de discursos: 12-20.
- Tercera rueda de discursos: 21-27.
Todas ellas comienzan con discursos de Job y terminan con inter-
venciones de Sofar, lo cual no significa que éste tenga la última palabra.
Es el c. 28 el que pone punto final a la discusión, afirmando el fracaso
de las soluciones puramente racionales. Con ello reduce a los amigos al
silencio. Pero no a Job, que puede seguir dirigiéndose a Dios.
Esta división tiene también la ventaja de considerar los importantes
capítulos 12-14 como punto de partida de una nueva ruedan, no como
respuesta al intrascendente discurso de Sofar en el c. 11. Al considerar
el c. 3 como primer discurso (no corno monólogo independiente) coin-
cidimos con Holscher, Steinmann, Lefevre, Larcher, Hertzberg, Foh-
rer, Fedrizzi, Ravasi, Zerafa. El comienzo de la segunda rueda lo ponen
en el c. 12 Hertzberg, Fohrer, Lamparter, Ravasi, Zerafa.

ls Véansc autores citados en nota .5.


1
" Los misntos anteriores. Conto exccpciún, Fedrizzi, que atribuye a la segunda rueda los ce.
Bewt rim por ejemplo, proponía el si- 15-20.
°
2
Casi todos los autores coinciden en que estos versos, aunque aparecen Cll boca de .Job, no
pueden ser suyos. Por eso los atribuyen a Solar, en un deseo de reconstruir la tercera rueda,
cotno vcrctnos en el apartado siy;uicntc.
'' ¡\ la hora de distribuir el material de las ruedas pienso que se imponen dos criterios: 1) las
medas deben tener una estmctma semt:jante; sería extraiío <(Ue el autor hubiese concebido
que la primera comenzase con un discmso de .Job y la se~unda y tercera con discmsos de
~]ihtz; 2) las medas deben tener dimensiones parecidas; no parece justa la idea de Stein-
radical de la tercera rueda o que el mann, que les atribuye siete, seis y citu:o discursos, respectivamente; ni la de Fcdrizzi, que
. .,a. .aan bip¡utita es defendida también las reduce pro~resivamente: 3-14; 15-20; 21-23 .
Herttberg, Ravasi. Es secundario " Suaith adopta una postma iutermedia al dividir la lar~a iutcrvencicín de Job (ce. 12-14) eu
Diillá. Lo importante es la relación de dos partes: la primera (12-1:3) cierra la primera rueda; la se~unda (c. 11) abre la si~uiente.
Pero haría !alta al~una introduccicíu a comienzos del c. 11.
56 INTRODUCCIÓN

IV. LA TERCERA RUEDA DE DISCURSOS 1

Los últimos capítulos del diálogo de Job con sus amigos plantean
serios problemas. El lector se ha ido acostumbrando en las ruedas an-
teriores a un esquema fijo: Job, Elifaz, Job, Bildad, Job, Sofar. Así
ocurre en 3-11 y 12-20. En el c. 21 comenzaría la tercera rueda, con
idéntico desarrollo. De hecho, descubrimos la secuencia: Job, Elifaz,
Job, Bildad,Job. Pero tres detalles llaman la atención:

l. Falta el discurso de Sofar.


2. El de Bildad es muy corto; sólo seis versos, incluida la intro-
ducción.
3. Aparecen en boca de Job afirmaciones inconcebibles, que sólo
esperábamos escuchar a sus amigos (24,18-24; 27,13-23)~.

Algunos autores no conceden especial valor a estos problemas y


mantienen el orden y distribución del texto hebreo. Así, Regnier\ Pe-
ters, Szczygiel, Junker, por mencionar sólo algunos de este siglo, que
justificarían tales detalles con palabras como éstas: «El autor no tenía
por qué esclavizarse al esquema de las ruedas anteriores. El silencio
de Sofar es significativo; también la brevedad del discurso de Bildad Bildad:
(c. 25) demuestra el descontento de los amigos y la imposibilidad de
mantener sus posiciones» 1 • De hecho, esta interpretación explicaría
los dos primeros puntos. Pero el tercero queda sin resolver: ¿cómo
aparecen en boca de Job afirmaciones tan contrarias a su mentalidad
como las de 24,18-24 y 27,13-23? Decir que se trata de citas irónicas
de las opiniones de los amigos" resulta poco convincente. A lo sumo
podría admitirse la opinión de Gordis con respecto a 24,18-24: Job
cita la opinión de sus amigos para refutarla luego, pero dicha refuta-

1
Además de los libros y artículos citados a continuación, véanse J. Léveque, Job d JOII Diru,
2L'J-229; N. H. Snaith, Thr Book ofJob, .'J.'J-ti3; C. Kuhl, art. cit., 277-2XO; G. A. Barton,
<<The Composition ofjob 24-:3(!»: JBL 30 (19I 1) 66-77.
2
Alv;uJH>S incluyen también 26,.?-14 entre las afirmaciones que no enc'!jan en boca de Job, lo
cual parece erróneo. Dichos versos cuadran con su mentalidad. Si muchos los trasladan a
Bildad es para completar su breve discurso y porque constituyen una buena continuación
del c. 2.?.
A. Regnier, «La distribution des chapitres 2.'J-2X dulivre de Job»: RB :3:3 (1921) !X6-200.
1
P. Szczygicl, DaJ Buch Job, 20.
' Así pensaba Rashi a propósito de 27,11-23. Igual Cornill y Eichhorn; este tÍ!timo veía la re-
ll!taci<Ín de dichas ideas en el c. 2X.
LA TERCERA RUEDA DE DISCURSOS 57

ción se perdió más tarde y sólo nos queda el verso final de su discur-
so (24,25).
La mayoría de los autores considera imposible mantener el texto
de estos capítulos tal como se nos ha transmitido. Si prescindimos de la
peculiar teoría de Hontheim ¡;, las posturas principales son tres: 1) re-
ducción de la tercera rueda a discursos de Job, Elifaz y Bildad, o in-
cluso sólo de Job y Elifaz; 2) reconstrucción de la tercera rueda con
todos sus interlocutores; 3) renuncia a reconstruirla.
a) Cronológicamente, el primer intento consiste en reconstruir la
tercera rueda con todos los protagonistas. Ya en 1780 Kennicot 7 po-
nía en boca de Sofar 2 7,13-23; con ello recuperaba el posible discur-
so perdido de este personaje y eliminaba tales palabras de la boca de
IIIIICMMH:s inconcebibles, que sólo Job. El siguiente paso con vistas a una rueda más perfecta consistió en
(24,18-24; 27,13-23) 2 • alargar el discurso de Bildad. En 1804 Stuhlmann añadía al c. 25 el
28, permaneciendo solo con su genial idea. Más éxito tendría la pro-
puesta de Elzas y Reuss de añadir al c. 25 el fragmento 26,5-14. Pero
estamos lejos de la unanimidad, como lo demuestran las diversas ofer-
tas para los discursos de Bildad y Sofar.

Bildad:
24,18-21: Marshall.
24,18-25,6: Zerafa.
25 + 28: Stuhlmann.
25,1-3 + 26,2-14 + 25,4-6: De Wilde.
25,2.3 + 26,5-14: Peake.
25 + 24,13-25: Hoffmann (igual Hertzberg, pero omitiendo 24,25).
25 + 26,5-14: Elzas, Reuss, Siegfried,Jastrow, Dhorme, Lindblom,
Larcher, Terrien, Léveque, Gordis, Ravasi.
25 + 24,18-20 + 27,13-23: Ley.
25 + 27,8-10.13-23: Bickell (1882).
25,2.3 + 26,12.13.14c + 25,4-6: Bickell (1894).
25,1 + 26,2-4 + 25,2-6; 26,5-14: Holscher, Steinmann (igual,
pero con algunos cambios en el orden de versos H. Richter).

" Según Hontheim, el diálogo de Job con sus amigos termina en el c. 22; dcl23 al3l tenemos
un largo discurso del protagonista, interrumpido brevemente por Bildad, que constituye,
junto con los monólogos de Elihú y de Dios, la segunda parte de la obra.
7
Dissertatio generalis in Vetus ustamentum hebraicum.
"'"1

58 INTRODUCCIÓN

25,1 + 26,5-14 + 25,2-6: Tournay. terpolaciones que pRtal


26,2-4 + 25,2-6 + 26,5-14: Duhm; Lohr (omitiendo 25,4 y 26,7-9). doctrina ortodoxa de la
25 + 26,5-14 + 27,13 + 24,18-24 + 27,14-23: Brates.

En este cúmulo de opiniones parece existir cierto acuerdo en atri-


buir a Bildad el c. 25 y 26,5-14; las diferencias principales surgen a la
hora de ordenar los versos o de añadir otros fragmentos.

Sofar:
27,7-10.13-23: Driver-Gray (como posible), Hertzherg.
27,7-10.14-23: Bickell.
27,7-11.13-23: Duhm.
27,13-23: Kennicott, Reuss, Lindblom, Steinmann, Gordis, Zerafa.
27,14-23: Holscher.
27,7-11.13 + 24,18h.19 + 27,14-23: De Wilde.
27,13-23 + 24,18-24: Larcher, Ravasi.
27,13-23 + 24,18-25: Tournay, Lefevre, Léveque.
27,13 + 24,18-24 + 27,14-23: Dhorme.
27,7-23 + 28: Graetz, Hoffmann.
27,7-10.13-21.23: Stevenson.
27,8-23 + 24,18-20.22-25: Pope.
25,2-6 + 26,5-14: Marshall, Kissane.
24,18-24 + 27,12-23: Terrien.
24,18-21 + 27,7-10.12-23: Peake.
28: Laue.
31,2-4 + 27,7-23 + 30,2-8: Jastrow.

Existe relativa unanimidad en buscar el discurso de Sofar en el c. 27,


a partir del v. 7. No tanta en ampliarlo con el material de 24,18-24.
b) La segunda postura consiste en reducir las dimensiones de la
tercera rueda, limitándola a discursos de Job, Elifaz y Bildad, o sólo mon 10 , F. Buhll í y """*-1
de Job y Elifaz. Esta actitud se asemeja a la del texto hebreo, que ex-
cluye a Sofar. Pero difiere de él en que considera añadidos posteriores
gran parte del material de estos capítulos o lo distribuye entre las dos " A. Lefevre, <<Job (Le linr .....
primeras ruedas. pitres XXIV-XX\ID da..._
9
Hiob und Wei.shnl (~
Entre los autores que sólo cuentan con intervenciones de Joh, Eli- 1
" H iob übersetzt utUl le • g¡ ' 1
faz y Bildad podemos nombrar a Siegfried, que distribuye el material 11
Zur Vorgeschichú tÚs s..-.
del modo siguiente: Elifaz (22), Job (23,1-24,12.25), Bildad (25; 12
Des Aujbau des Bl&du:s JIWIJ
26,5-14),Job (26,1-4; 27,2-6), considerando 24,13-24 y 27,7-23 in- primer discurso de Bi1cbd {<..
LA TERCERA RUEDA DE DISCURSOS 59

terpolaciones que pretenden conformar los discursos de Job con la


doctrina ortodoxa de la retribución. Por consiguiente, no pueden em-
plearse para reconstruir un último discurso de Sofar.
Línea parecida es la de Lefevre, seguido por Tournay 8 , que distri-
c:ústir cierto acuerdo en atri- buye: Elifaz (22), Job (23,1-24,17), Bildad (26,5-14; 25,2-6); Job
IIE:RDCJa.Sprincipales surgen a la (26,2-4; 27; 24,18-25), aunque estos autores no piensan en glosas,
auos fragmentos. como Siegfried; hablan de simple cambio en el orden de las hojas,
que motivó el desorden actual y la brevedad del discurso de Bildad.
Fohrer sigue una línea personal, aunque más cercana a Siegfried.
No pretende reconstruir los discursos con materiales de otros capítu-
los. Se limita a reconocer que el discurso de Job en el c. 23 está in-
completo, igual que el de Bildad en 25 y el último de Job en 26,1-4;
Steinrnann, Gordis, Zerafa. 27,2-6.11-12. Pero no intentemos completarlos. El resto del material
lo constituye una serie de glosas y añadidos distribuidos del modo si-
guiente: cuatro cantos (c. 24), un himno al poder de Dios en la crea-
ción (26,5-14), un poema sobre el fin de los malvados (27,7-10.13-
23). Su teoría ha sido aceptada por Kaiser, Fedrizzi (aunque éste
atribuye al último discurso de Job el c. 26 íntegro y 27,2-7) y en par-
te, sin citarlo, por Hesse.
Mencionemos finalmente a Brates, más cercano a Lefevre que a
Fohrer. En vez de considerar glosas los pasajes conflictivos los atribuye
a Bildad (25,1-6; 26,5-14; 27,13; 24,18-24; 27,14-23). El último dis-
curso de Job abarca sólo 26,1-4; 27,1-12. La opinión de Brates resul-
ta casi imposible de justificar. El discurso de Bildad se convierte en
un cajón de sastre donde echa todo lo que le sobra.
Una reducción aún más drástica de la tercera rueda fue propuesta
ya por Volz 9 , que sólo deja como interlocutores a Elifaz (22; 27, 1-6) y
ddiscurso de Sofar en el c. 27, Job, (29-31 ). El resto es relleno, que debemos añadir en gran parte a
d material de 24,18-24. la primera rueda: 25-26 al c. 8; 23 al discurso de 6-7, etc.
Rducir las dimensiones de la Con distintos matices, la opinión de Volz fue seguida por M. Si-
clr Job, Elifaz y Bildad, o sólo mon 10 , F. BuhP 1 y Westermann 12 •
a b del texto hebreo, que ex-
cao.sidera añadidos posteriores
o lo distribuye entre las dos ' A. Lefevre, <<Job (Le livre de)», en DBS IV, 1073-78; R. Tournay, <<L'ordre primitif des cha-
pitres XXIV-XXVIII du livre de Job>>: RB 64 (1957) 321-34.
9
Hiob und Weisheit (Giittingen 1921) 34s.
con intervenciones de Job, Eli- 10
Hiob übersetzt und herausgegeben (München 1925).
_.[&li.L, que distribuye el material 11
Zur Vorgeschichte des Buches Hiob (1925).
(ll.l-24,12.25), Bildad (25; 12
Des Aujbau des Buches Hiob (' 1977) 90-92. Los fragmentos 25,2-6 y 26,5-14 los une con el
. . .~orlo 24,13-24 y 27,7-23 in- primer discurso de Bildad (c. 8), y considera 26,1-4 introducción al discurso de Job en 9-
60 INTRODUCCIÓN

e) La última postura saca el balance de la diversidad de opiniones


y renuncia a reconstruir la tercera rueda. Así ocurre con Gray y Kuhl.
Más enérgicamente, Snaith, tras constatar que «raras veces coinciden
dos comentaristas», afirma que «nunca existió un tercer ciclo» 13 ; se- río, reconociendo desde
gún él, «la solución más probable es que los ce. 24-28 sean especula- lución.
ciones posteriores del mismo autor sobre el problema de Dios en el
cielo y el hombre en la tierra; comenzó a engranar estas ideas, pero lo
halló muy difícil, o imposible, y renunció» 14 • V.
¿Qué postura es la más convincente? Resulta difícil decirlo. Pero
algunos criterios parecen claros: 1) El autor pensó escribir una terce- En la introducción ~
ra rueda; lo demuestra el que tras las dos anteriores seguimos encon- dican los argumentos que
trando discursos de Job, Elifaz y Bildad. 2) Esto no significa que ter- terior. Anticipamos ai:Mwa
minase de escribirla; pudo sentir la dificultad de llevar adelante una dolas en la historia de b -
discusión ya bastante larga; quizá redactó mucho material, pero sin
acabar de organizarlo 15 • 3) Esta opinión parece más válida que la de
quienes consideran los ce. 24-27 un aluvión de textos inconexos e 1
7 :'\11
En orden cronológico. y
Gordis, que tratan el ¡c.g ·
inauténticos. ¿Por qué cayeron todos en esta parte del libro? 4) Si el
(Job Kap. 32-37) (f~
autor llegó a redactar la tercera rueda, perdiéndose el orden posterior- ches»: AJSL 27 (1910sl 97-1~
mente, su contenido debió de ser muy parecido al de las reconstruc-
ciones propuestas por la mayoría. Es decir, ni J oh ni los amigos cam-
biarían de postura. Lo demuestra la continuación de la obra. 5) Por
consiguiente, todo reajuste debe hacerse de acuerdo con este criterio
básico. No podemos interpretar como ideas de Job 24,18-24 ni
27,13-23. Si queremos mantenerlas en su boca debemos considerar-
las cita de la opinión de los amigos, que pasaría luego a refutar (aun-
que actualmente se haya perdido la refutación), o como interpolación

lO. Entre otros argumentos aduce: «Tras las masivas acusaciones de Elifaz en el c. 22 y el si-
lencio de Job con respecto a ellas en el23, es muy improbable que tanto los amigos como
Job sigan hablando igual que en los primeros discursos, como si nada hubiera ocurrido. Por
eso, después de los capítulos 22 y 23, tanto el comienzo de Job (26,2-4) como el discurso
de Bildad (25-26) están fuera de sitio» (pp. 9ls). Pero reconoce que no sabe dónde insertar
25-26 dentro del c. 8. En mi opinión, Westermann usa criterios psicológicos occidentales y
modernos poco adecuados al libro de Job.
13
The Book of]ob, 61.
14
Op. cit., 63.
15
La causa del desorden actual puede buscarse en tres sitios: l) en el autor, que no dio los úl-
timos retoques a su obra; así pensaba MacDonald; 2) en el proceso de transmisión, debido
a un cambio de hojas: Dhorme, Lefevre; 3) en el editor o en algunos lectores posteriores,
que pusieron en boca de Job estas palabras para atribuirle sentimientos ortodoxos y evitar
el escándalo; es la opinión más frecuente.
LOS DISCURSOS DE ELIHÚ 61

que pretende conformar las ideas de J oh con las del dogma tradicio-
nal. Ya que ambas soluciones resultan discutibles, consideramos un
mal menor reconstruir el tercer ciclo. Así lo hacemos en el comenta-
rio, reconociendo desde ahora el carácter hipotético de cualquier so-
lución.

1
V. Los DISCURSOS DE ELIHÚ

En la introducción a estos capítulos dentro del comentario se in-


anteriores seguimos encon- dican los argumentos que nos mueven a considerarlos un añadido pos-
2) Esto no significa que ter- terior. Anticipamos ahora esas conclusiones ampliándolas e insertán-
•kull:.ad de llevar adelante una dolas en la historia de la investigación. La autenticidad de Job 32-37

1
En orden cronológico, y además de los comentarios de Budde, Hontheim, Peters, Dhorme y
Gordis, que tratan el tema detenidamente, véanse W. Posselt, Der Verfasser der Elihu-Reden
(Job Kap. 32-37) (Freiburg 1909); H. H. Nichols, «The Composition of the Elihu-Spee-
ches>>: AJSL 27 (1910s) 97-186; W. E. Staples, The Speeches of Elihu (Toronto 1924s); H.
Rongy, «Les discours d'Elihom> RELiege 25 (1934) 365-68; N. H. Ridderbos, «De redevoe-
ring van Elihu: Verhouding van haar inhoud tot dien van het overige gedeelte van het boek
Job»: GThT 38 (1937) 353-82; W. A. lrwin, «The Elihu Speeches in the Criticism of the
Book of Job»: JR 17 (1937) 37-47; L. Dennefeld, <<Les discours d'Elihom>: RB 48 (1939)
163-80; J. H. Kroeze, <<Die Elihureden im Buche Hiob»: OTS 2 (1943) 156-70; C. Kuhl,
art. cit., 257-64; C. Fohrer, <<Die Weisheit des Elihm>: Afü 19 (1959s) 83-94; N. H. Snaith,
The Book of]ob (London 1968) 72-91; D. N. Freedman, <<The Elihu Speeches in the Book
ofJob»: HTR 61 (1968) 51-59;]. Léveque,Job et son Dieu, 537-91;]. M. McKay, <<Elihu- A
Proto-Charismatic?»: ET 90 (1979) 167-71; S. Hemraj, <<Elihu's "missionary" role in Job
32-37>>: <<Biblebhashayam> 6 (1980) 49-80; Bakon, Sh., <<The Enigma of Elihm>: DD 12
(1984) 217-228; N. C. Habel, <<The Role of Elihu in the Design of the Book ofJob», en In
the Shelter of Elyon.JSOTSS 31 (Sheffield 1984) 81-98; D. Wolfers, <<Elihu: The Provenan-
ce and Content of His Speeches»: DD 16 (1987) 90-98; J. B. Curtis, <<Why Were the Elihu
Speeches Added to the Book of Job?»: PEGLMBS 8 ( 1988) 93-99; íd., <<Word Play in the
Speeches of Elihu (Job 32-37)»: PEGLMBS 12 (1992) 23-30; D. E. Gowan, <<ReadingJob
as a Wisdom Script»: JSOT 55 (1992) 85-96; H. M. Wahl, <<Ein Beitrag zum alttestamentli-
chen Vergeltungsglauben am Beispiel von Hiob 32-37»: BZ 36 (1992) 250-255; íd., <<Seit
wann gelten die Elihureden (Hi 32-37) als Einschub? Eine Bemerkung zur Forschungsges-
chichte»: BN 63 (1992) 58-61; íd., Der gerechte Schopfer, BZAW 207 (1993); M. Witte,
<<Noch einmal: Seit wann gelten die Elihureden im Hiobbuch (Kap. 32-37) als Einschub?»:
BN 64 (1993) 20-25; H. M. Wahl, <<Das "Evangelium" Elihus (Hiob 32-37)», en W. A. M.
:liiáos.: 1) en el autor, que no dio los úl- Beuken (ed.), The Book of]ob.; BETL 114 (Leuven 1994) 356-361;]. A. Loader, <<Die mo-
1) ca d proceso de transmisión, debido ontlikehede van Elihu: Wat in Suid-Afrika met hom gedoen isfkan word»: OTE 8/3 (1995)
..-.. o en algunos lectores posteriores, 356-369; H. Viviers, <<Die funksie van Elihu (Job 32-37) in die boekJob»: <<Skrif en Kerb
~ sentimientos ortodoxos y evitar 16 (1995)171-192; L. Wilson, <<The Role of the Elihu Speeches in the Book ofJob>>: RTR
55 (1996) 81-94.
62 INTRODUCCIÓN

fue puesta en duda por Eichhorn en 180.'3 2 y su opinión la comparten


desde entonces numerosos autores 3 • Sin embargo, como vaticinaba
Franz Delitzsch en 1864, es ésta una de las cuestiones que nunca se
resolverá plenamente. Aún hoy, autores como Freedman, Snaith, Gor-
dis, Sawyer y McKay se insertan en la también larga lista de los defen-
sores de la autenticidad 4 • La solución no consiste, pues, en oponer
dos listas de nombres. Hay que analizar sus argumentos, con la certe-
za de no llegar a una seguridad plena.
Budde, uno de quienes más han defendido la autenticidad de
estos capítulos, resume los argumentos contrarios en los siguientes
puntos:
l. Relación con el resto del libro: a) Elihú no es mencionado en el
prólogo; b) ni en el epílogo; e) Job no le responde; d) la respuesta de
Yahvé en .'38,2 empalma directamente con el c . .'31 y excluye un posi-
ble interlocutor intermedio; e) la nota final del c . .'31 («aquí terminan
los discursos de J oh») demuestra que la intervención de Elihú fue
añadida posteriormente; f) la presentación de Elihú en .'32,1-5 no con-
cuerda con la actitud del autor del libro.
11. El estilo. Es muy distinto e inferior al de los discursos prece-
dentes por lo que respecta a) al lenguaje; b) a la forma de expresión;
e) al arte poético. Además, en contra de la costumbre del poeta, d) su
autor usa el nombre de Job en el discurso directo y en tercera per-
sona.
111. El contenido: a) se mueve en el mismo punto de vista de los
amigos, superado con el c . .'31; b) lo que aportan de nuevo y útil no es
la solución del poeta; e) anticipan en gran parte lo que el poeta puso
en boca de Dios; d) contradicen la intención del poeta, que quiere ex-
poner cómo este misterio es insoluble para el hombre.

2
En la tercera edición de su Einleitung ins Alfe Testament IIl, 597s. Según Wahl, sus dudas ya
las había expuesto en una recensión de 1787.
·' Entre ellos podemos citar a Stuhlmann (1804), De Wette (1807), Ewald (I836), Hirzel
(1839), Renan (1859), Studer (1875), Cheyne (1901), Fd. Delitzsch (1903), Van Hoonackcr
(1903), Klostermann (1910), Gunkel (1912), Gray (1921), Pfeiffer y Dhorme (1926), Hols-
cher (1937), Eissfeldt (1938), Kuhl (1953), Steinmann (1955), Terrien y Fohrer (1963),
Pope (1965), Rowley y Léveque (1970 ), Alonso Schokel (1971), Fedrizzi (1972), Ravasi
(1979), De Wilde (1980) Wahl (1992, 1994). La lista podría ampliarse fácilmente.
1
Budde (1896), Cornill (1913), Hontheim (1904), Thilo (1925), Peters (1928), Szczygiel
(1931), Dennefeld (1939), Kroeze (1943 ), Dubarle,Junker (1951), Bakon (1984), Curtis
(1988), Gowan (1992), Wilson (1996).
LOS DISCURSOS DE ELIIIÜ 63

Estos tres apartados: función, estilo y contenido son los que de-
ben tener en cuenta los defensores de la autenticidad. Considero pre-
ferible tratarlos en orden distinto: estilo, contenido y función.
a) El del estilo es quizá el más fácil de resolver. Indudablemente,
el estilo de Elihú no es el mismo que encontramos en el diálogo o en
los discursos de Dios. Pero el autor podía hacer hablar a este nuevo
personaje de forma distinta. Por otra parte, las diferencias en las que a
veces se insiste no parecen a otros tan relevantes. Es curioso advertir
que Gray y Snaith, analizando los mismos puntos (preposiciones, dis-
tintos nombres de Dios, uso del pronombre de primera persona, ara-
maísmos), llegan a conclusiones opuestas: el primero en contra de la
Dihú no es mencionado en el autenticidad, el segundo en favor de ella. Otros comentaristas afirman
le ftSJ>ODde; d) la respuesta de que las diferencias no son tan grandes como para imponer la diversi-
a:111 d c. 31 y excluye un posi- dad de autores, pero tampoco tan pequeñas como para pasarlas por
'-al del c. 31 («aquí terminan alto. Como explicación piensan que los capítulos 32-37 fueron escri-
b intervención de Elihú fue tos por el autor del libro, pero en un momento posterior de su vida,
de Elihú en 32,1-5 no con- cuando había cambiado bastante su forma de expresarse. Un fenóme-
no, indica Gordis, que no debe extrañar a quien conoce las dos par-
...~,.. al de los discursos prece- tes, tan distintas, del Fausto de Goethe. Esta hipótesis, insinuada ya
b) a la forma de expresión; por Renan en 1859, aparece también en otros 5 •
b costumbre del poeta, d) su b) A parecido callejón sin salida nos lleva el análisis del conteni-
~~~~!SO directo y en tercera per- do. Los enemigos de la autenticidad aducen que estos discursos no
aportan nada nuevo (la pretendida novedad del carácter purificador
d mismo punto de vista de los del sufrimiento se encuentra ya en Elifaz: 5,17) o incluso afirman co-
31p0rtan de nuevo y útil no es sas opuestas a la intención del autor principal. En el otro bando se
parte lo que el poeta puso consideran a veces estos discursos como culmen de toda la obra y
~-=:!IÓn del poeta, que quiere ex- única solución del problema de Job. «Existen en toda la Sagrada Es-
..,...dhombre. critura pocos fragmentos que puedan compararse con los discursos
de Elihú en profundidad de ideas y altura de sentimientos; son la co-
rona del libro de J oh y ofrecen la única solución del problema que po-
día dar el autor desde su perspectiva ve tero testamentaria»¡;.
DE111iieac (1807), Ewald (1836), Hirzel Gordis 7 , defensor de la autenticidad, objeta con razón a los adver-
'L Fd. Dditzsch (1903), Van Hoonacker sarios: si no añaden nada estos capítulos, ¿por qué los añadieron? En
(Dlll- Pfeiffer y Dhorme (1926), Hols-
- - - - Cl955), Terrien y Fohrer (1963),
smMd (1971). Fedrizzi (1972), Ravasi
~ampliarse fácilmente. ' Bunscn, Kamphausen, Merx, Sellin, Pedersen, Herrmann, Snaith, Peters,Junkcr, Freedman,
TWo (1925), Peters (1928), Szczygiel Gordis .
.J-ktt (1951), Bakon (1984), Curtis " Cornill, Einleitung iu die kanonischen Büchrr des AT {'1913) 248s.
7
The Book of]ob, 546-53, en espccial550ss.
64 INTRODUCCIÓN

su opinión, Elihú acentúa el carácter educativo del sufrimiento (suge-


rido previamente por Elifaz) y aporta otras ideas subsidiarias, pero
importantes: 1) No corresponde al hombre decidir cuándo y cómo
debe manifestarse la retribución divina. 2) Indica tres razones que
justifican la dilación de la retribución: a) el castigo de los tiranos pue-
de posponerse porque el sufrimiento que infligen a sus víctimas puede
servir como instrumento divino para castigar a los malvados (34,29s);
por otra parte, las masas oprimidas no son ipso Jacto modelo de vir-
tud; b) Dios puede posponer el castigo de los tiranos porque espera
su arrepentimiento; e) cuando Dios no responde a los oprimidos es
porque quienes lo invocan se mueven por un dolor físico más que por
un hambre espiritual de Dios (35,9-12). 3) Job, al condenar a Dios,
quiere arrogarse el papel de juez del mundo, rebelándose contra su
Hacedor (34,36s).
e) Ni el estilo ni el contenido sirven para decidir el problema.
Quizá la función que desempeña el personaje lo ilumine un poco. En
este sentido, las propuestas son muy diversas. Unos ven detrás de
Elihú al mismo autor del libro, que expone al final su propio punto de
vistaH. Otros lo consideran necesario como preparación de los discur-
sos de Dios, que de lo contrario resultarían muy abruptos 9 • Hay quie-
nes reconocen detrás de estos discursos la voz de los profetas 10 • Y
quienes ven en Elihú la encarnación del pueblo de Israel, que inter-
viene en una discusión entre extranjeros para aportar la solución del
problema 1 1•

' <<Los discursos de Elihú son considerados un apéndice. Pero quizá podamos compararlos
con la forma de los poemas orientales, en los que, al final, el poeta expresa su opinión sobre
el tema que se debate. Entonces podría aceptarse que detrás de Elihú se esconde el auton>
(A.Jeremias, Das Alte Téstament im Lichte des Altefl Orients [Leipzig 2 1906]552).
'' Así, McKay, artículo citado en nota l.
'" Por ejemplo, W. Vogels, <<Job a parlé correctement. Une approche structurale du livre de
Job»: NRT 112 (1980) 835-52.
11
<<Elihú es el único person'\ie que tiene un nombre hebreo, y muy significativo, por cierto.

s-
Es idéntico al del profeta Elías (Yah es mi Dios), considerado el precursor de Dios, el
heraldo que anuncia su reino en el Antiguo y Nuevo Testamento y en la literatura rabínica.
En el libro de .Job, Elihú también precede «al Señor que habla desde la tormenta». La ela- una solución sati.sbaor:» ~
borada genealogía de Elihú (32,5) debía sugerir a un lector hebreo, acostumbrado a las trow, The Boolt of~- ;-;'\..
etimologías de los hombres, que, como vástago de una familia distinguida (Ram), era el mejorar un poco b
auténtico defensor de la causa de Dios (Elihú = Yhwh es mi Dios), al que exaltaba (Ea- sus pensamientos. SÍII ~
raquel), humillando (Buz) a los ineficaces defensores del Señon> (R. Gordis, The Book of labra» (J. Lindhlom. L.
Job, 552). tre quienes niegan b · ·
LOS DISCURSOS DE ELIHÚ 65

Algunas de estas ideas son muy sugerentes. Pero pienso que este
personaje sólo cumple una adecuada función en el libro si se identifi-
ca con el mediador o árbitro invocado por Job (9,33s; 16,19-21;
¿ 19,25s?) y que responde a su deseo: «ojalá hubiera quien me escu-
chara» (31 ,35) 12 • En la dinámica de la obra no tendría nada de extra-
ño, incluso sería lógico, que este defensor de Job sea en realidad un
defensor de Dios. Escucha a Job, no quiere aniquilarlo, desea ayudar-
le a superar su problema; pero no está dispuesto a dejar a Dios en mal
lugar. Por otra parte, su aparición es esencial. De lo contrario, el lector
tendría la impresión de que algo se le oculta; de que Job podía haber
ganado el pleito si hubiese contado con esta ayuda. El autor del libro
deja claro que no existe ningún personaje que se ponga incondicio-
nalmente de parte de J oh y en contra de Dios. Entendida así, la apari-
ción de Elihú es imprescindible. Y no tiene nada de raro que no sea
-IWWll'-n para decidir el problema. mencionado en el prólogo ni en el epílogo, ni el que J oh no le contes-
•.erso~t·e lo ilumine un poco. En te. Elihú no se enmarca en el contexto narrativo, sino en las conviccio-
diversas. U nos ven detrás de nes personales y religiosas de Joh; es él quien provoca su venida y
. .poi~ al final su propio punto de quien lo deja marchar sin responder nada .
c:oa10 preparación de los discur- Es lo más que podemos decir en defensa de la autenticidad. Y
llllal:ían muy abruptos 9 • Hay quie- aunque esta interpretación convence más que la teoría de los añadi-
. .._... b \"OZ de los profetas 10 • Y dos posteriores que intentan corregir desde un punto de vista ortodoxo
cid pueblo de Israel, que ínter- las ideas insatisfactorias de Job y de sus amigos 13 , muchos cabos que-
para aportar la solución del dan sueltos y algunos datos incluso se oponen a la interpretación pro-
puesta. Por ejemplo, el autor no sugiere en ningún momento la identi-
ficación con el mediador y más bien desvía la atención en otra línea
cuando presenta al personaje; si Elihú es el mediador que responde a
~ Pero quizá podamos compararlos los más íntimos deseos de Job, carece de sentido que se dirija al audi-
• iioYl.. d poeta expresa su opinión sobre torio de sabios que le rodea; y es raro que pronuncie cuatro discursos
c.- detrás de Elihú se esconde el autor>>
Orínrts [Leipzig 2 1906].552).
12
l"at approche structurale du livre de En esta línea se orientan Budde, Szczygiel, Dennefeld. La figura del <<testigo» e <<intercesor>>
la consideran algunos anticipada en el «auxiliador>> (rqa) que espera el doliente de la teo-
hebno. ~- muy significativo, por cierto. logía babilónica (cf. H. P. Müller, «Keilschriftliche Parallelen zum Hiobbuch»: Or 47
considerado el precursor de Dios, el (1978]360-75, espec. 367s).
13
.ll!li.~ Tesnmento y en la literatura rabínica. «Los cuatro discursos de Elihú representan el esfuerzo de círculos ortodoxos por encontrar
~ qoc: habla desde la tormenta». La ela- una solución satisfactoria al problema que los amigos habían dejado por imposible» (M.Jas-
. a liD lector hebreo, acostumbrado a las trow, The Book of]ob, 77). «En una palabra: el autor de los discursos de Elihú ha querido
* IIIDól familia distinguida (Ram), era el mejorar un poco la argumentación de los tres amigos. Ha resuelto el problema modificando
sus pensamientos, sin entender la solución del autor del libro, que deja a Dios la última pa-
=)....U es mi Dios), al que exaltaba (Ba-
. .--~ dc:l Señor>> (R. Gordis, The Book of labra» (J. Lindblom, La composition du livre de Job, 85). La idea está bastante difundida en-
tre quienes niegan la autenticidad.
66 INTRODUCCIÓN

seguidos sin que nadie le interrumpa. Basta este último detalle para
que del optimismo de haber encontrado una respuesta pasemos al pe-
simismo absoluto que incluso niega la unidad de autor 14 •
Quizá estos capítulos formasen parte de un proyecto de remodela-
ción profunda de la obra, que el autor no tuvo tiempo de llevar a
cabo. Después de tantos quebraderos de cabeza, esta sencilla hipóte-
sis podría ser la verdadera J.?. Y corroboraría la impresión que tene- so el cuerpo entero. Podr.4
mos otras veces de que el libro de J oh quedó sin terminar. bloques: 1) quienes~
los aceptan en partt: 3)

VI. Los DISCURSOS DE DIOS 1


l . .\"egación d~ /4 t.t.Ft •
El final de la sección poética lo forman dos largos discursos de
Dios (38-39 y 40,6-41 ,26), separados por una breve intervención
de Job (40,2-5) y seguidos de la retractación definitiva del protagonis-
ta (42, 1-6).
La crítica de las fuentes comenzó la vivisección de esta parte en
1829, cuando Ewald negó la autenticidad de los fragmentos sobre

14
La unidad de autor la niegan Nichols,Jastrow, Ball, Kraeling, Irwin, aunque con resultados
distintos. Nichols defiende la existencia de dos autores distintos. Jastrow habla de cuatro
discursos independientes, en los que se han insertado además tres poemas (sobre los gober-
nantes indignos, sobre la majestad de Dios en la tormenta y sobre las maravillas de la crea-
ción). lrwin se declara más cercano a Jastrow que a Nichols. Ball y Kraeling consideran
36,26-37,13 una aplicación de carácter midrásico. nuevo.
15
Después de ocurrírseme esta solución advertí que ya la había propuesto Freedman (artícu-
lo citado en nota 1), aunque él piensa que fueron concebidos para formar parte de los ci-
clos. El primer discurso de Elihú iría detrás de 12-14; el segundo, después del27; el terce-
ro, entre 21 y 22, a no ser que se considere el c. 35 continuación del 34; el cuarto resume la
postura de Elihú y encaja bien en su sitio como contrapartida de Job 29-31 y antes de Yah-
vé. Según Freedman, el autor, que pensaba remodelar profundamente su obra, no tuvo como Creador. con b
tiempo de llevar a cabo el proyecto. También sugiere la posibilidad de que los discursos de
Elihú y los de Dios fueran concebidos como alternativas. El autor pudo comenzar compo- d~scribe cu~dros ~=---=!
niendo los de Elihú; insatisfecho del resultado abandonó la idea, pero empleó parte del ma- cnaturas arumadas r iü:=lli-llliilj.l
terial para los discursos de Dios. Como los originales no se perdieron, el editor los insertó
en el sitio actual. La hipótesis de Freedman es sugerente, pero no me atrevería a llegar a
tanto.

1
Informan sobre el estado de la investigación C. Kuhl, art. cit., 264-71; H. H. Rowley, art.
cit., 189-91; J. Léveque,Job et son Dieu, 499-508; H. P. Müller, Das Hiobproblem, 101-22;
J. Léveque, «L'interprétation des discours de Yhwh (Job 38,1-42,6)», en W. A. M. Beuken,
The Book of]ob (Leuven 1994) 203-222. Véase también la bibliografía citada al comienzo de
los ce. 38 y siguientes.
LOS DISCURSOS DE DIOS 67

Behemot y Leviatán (40,15-41,26) 2 • Poco a poco aumentaron las sos-


pechas y se propagaron a otras secciones, hasta terminar devorando
por completo estos cuatro capítulos del libro. Pero la Literarkritik es
tan ingenua y benévola como la ballena de Jonás, y al pasar los años
ha ido devolviendo a tierra firme bastantes restos del naufragio e inclu-
so el cuerpo entero. Podemos, pues, agrupar a los comentaristas en tres
bloques: 1) quienes rechazan la totalidad de los discursos; 2) quienes
los aceptan en parte; 3) quienes defienden la totalidad.

l. Negación de la totalidad
~ dos largos discursos de
Es la postura adoptada por Studer 3 y Vernes 4 a finales del si-
por una breve intervención
glo XIX, seguida también por Cheyne, Van Hoonacker, Volz, Jastrow,
III:Doon definitiva del protagonis-
Staples, Marshall, Rankin, Batten, MacDonald, lrwin, Kuhl, Bleeker,
H. Schmidt, Sla ter. Mientras algunos piensan que 31,40 («aquí termi-
b rn-isección de esta parte en
nan los discursos de J oh») es el final originario y todo lo que sigue
p!CM..Lilu de los fragmentos sobre
añadido 5 , otros aceptan que Dios debe intervenir de algún modo,
pero limitan su actuación a una teofanía sin discursos 6 •
¿Por qué esta actitud? Aunque a veces se aducen argumentos es-
tilísticos (los discursos ofrecen una poesía descriptiva distinta de la
del resto del libro), las auténticas objeciones se basan en el contenido:
a) no tratan ni dan respuesta al problema de Job; b) no aportan nada
nuevo.
~ b.lubía propuesto Freedman (artícu- Cornill, por ejemplo, ante la pregunta de si los discursos dan la
~s para formar parte de los ci- auténtica respuesta, o una respuesta al menos, al problema de Job,
1.!-14; ci ~do, después del27; el terce-
afirmaba: «Quien considere las cosas sin prejuicios deberá decir que
.!5 ~uación del34; el cuarto resume la
-aputida dejob 29-31 y antes de Yah- no. "Yahvé, el acusado y desafiado, aparece en la tormenta, y habla
.._.,.:br profundamente su obra, no tuvo como Creador, con la concisión y majestad del trueno. No discute;

..--ras..b. posibilidad de que los discursos de


El autor pudo comenzar compo-
. ..__._, b idea, pero empleó parte del ma-
describe cuadros magníficos y acusa, aturde y derrota a Job con sus
criaturas animadas e inanimadas" (Herder). En ningún momento in-
.....*s ao K perdieron, el editor los insertó tenta refutar o convencer a Job; en sus discursos no encontramos ni
~- pero no me atrevería a llegar a

2
&.W...Dt. cil .. 264-71; H. H. Rowley, art. <<Bemerkungen zu Hiob 40,15-41,26>>: ThStKr (1829) 766-72.
3
H. P. ~lüller, Das Hiobproblem, 101-22; G. Studer, <<Üher die Integritat des Buches Hioh>>:JpTh (1875) 688-723.
4
M. Vernes, <<Bulletin critique de la religionjuive>>: RHR (1880) 232.
tJoO 38.1-42,6)», en W. A. M. Beuken, 5
Así, M.Jastrow, The Book of]ob, 67s; H. Hackmann, <<Das wahre Gesicht des Buches Hioh>>:
. .- - · b. bibliografia citada al comienzo de
NedThT 19 (1930) 25-30; D. B. MacDonald, The Hebrew Literary Genius (1933) 27.
6
H. Schmidt, Bleeker, Rankin, Slater, Kuhl.
68 INTRODUCCIÓN

una palabra amable o consoladora para el que sufre; éste sólo recibe
un duro reproche, envuelto en una ironía muy poco adecuada a las '-irtuosismo ,-erb3L ca
circunstancias» 7 • del diálogo: por oua ...-1
Relacionada con la anterior está la segunda objeción: los discur- se encontrase un~---
sos no aportan nada nuevo. Lo que dicen sobre el poder y la sabiduría La obra del primero•·: _
divinos lo sabemos ya por las intervenciones precedentes del diálogo En cuanto al C(U4M - '1
(9,4-15; 11,7-11; 12,9-14; 26,5-13). nada con el tema dr lo
¿A qué se debe entonces el que ahora formen parte del libro? Jas- puesta:~. Y no puede
trow, que considera estos discursos una antología de ocho poemas so- Las ideas expuestas ca d
bre la naturaleza, piensa que fueron añadidos, para centrar la atención Dios bien para dicuadir
del lector en la majestad y el poder de Dios «y hacer de contrapeso a amigos). bien para ailit:a: 1
las funestas implicaciones del diálogo. Los poemas de la naturaleza tos nuevos: es el poder 311
pretendían predicar una lección de humildad ante las prodigiosas rea- Sin embargo. d kSID
lizaciones del Todopoderoso» 8 • sospechas a los alltOftS de
de los dos disCUI"505 de

2. Aceptación parcial
1
Las objeciones que pueden hacerse a la postura anterior son muy
serias. Subjetivismo, incapacidad de entender la novedad de estos ca-
pítulos, destrucción de la estructura global de la obra. De hecho, la
mayoría de los comentaristas admite la necesidad de mantener la res-
puesta de Dios. «Los discursos de Elihú pueden ser suprimidos sin
que se tambalee la estructura del libro, pero sin algún discurso de
Yahvé la estructura se desmorona por completo» 9 • Esta intervención
de Dios se exige en 31,35-37 y se presupone en 42,7-8. Aunque otros
argumentos no fuesen válidos 10 , el de la visión de conjunto parece de-
CISIVO.
Por otra parte, las diferencias estilísticas que aducen los autores .\. Lods. H iJtcrirr M t. i!AíJ '
' Lo subm"all. poc cjc:.p1a..
precedentes sólo serían válidas para algunos fragmentos tardíos, como
OpinióndeW~ . . . .
los de Behemot y Leviatán. Además, «desde el punto de vista litera- • En el discurso <k b ~
quedando sólo 40.6-J.l.
La posibilidad <k dos n-....IM · 1
7 C. H. Cornill, Einleitung in die kanonischen Bücher des AT (Tübingen 7 I9I3) 248. Afirma- Form of tbe ~ el }eeoc
ciones parecidas enJung, Bloch, Claudel y algunos escrituristas (cf. O. Keel, op. cit. llss). probablemente ~ca
" The Book of]ob, 87. cogida>> (p. 69). D . . . _
9
G. B. Gray, en Driver-Gray,Job, XLVIII. Pfeiffer ( 19341- 1 D.c1M.w (.,....
10
J.Léveque, Job et son Dieu, 500-502, aduce tres argumentos: la «economía general de la
obra>>; la historia de las formas (Job 29-31, cercano a los salmos de lamentación, requiere
5
una respuesta de Dios); el relato marco utilizado por el autor del libro contenía muy proba- gundo de ellos e quiD f* ' .

blemente un discurso de Dios. De estos argumentos, sólo el primero convence. Job v de Elihú• (GwiW_ "7!154.
LOS DISCURSOS DE DIOS 69

d que sufre; éste sólo recibe rio, los discursos de Yahvé son al menos iguales en magnificencia, en
m~- poco adecuada a las virtuosismo verbal, en riqueza de imágenes, a las páginas más bellas
del diálogo; por otra parte, tienen el mismo estilo. Es difícil creer que
~da objeción: los discur- se encontrase un segundo poeta de la misma envergadura para retocar
sobre el poder y la sabiduría la obra del primero» 11 •
~-leS precedentes del diálogo En cuanto al contenido, la intervención de Dios está más relacio-
nada con el tema de lo que parece y ofrecen a Job una auténtica res-
puesta 12 • Y no puede decirse que constituye una mera repetición de
las ideas expuestas en el diálogo; allí se hace referencia al poder de
Dios bien para disuadir a Job de que entable un proceso con él (los
amigos), bien para criticar ese poder (Job). Aquí se descubren aspec-
tos nuevos; es el poder al servicio del orden, la belleza y la justicia.
Sin embargo, el texto de estos cuatro capítulos sigue despertando
sospechas a los autores de este grupo. Sobre todo el curioso fenómeno
de los dos discursos de Dios y las dos respuestas de Job. Muchos con-
sideran absurdo, incluso cruel, que después de la humilde confesión
de Job en 40,3-5, Dios vuelva a la carga con deseos de anonadarlo.
Ésta es la objeción fundamental, a la que se añaden otros argumentos
¡¡ b postura anterior son muy
más débiles y discutibles: el segundo discurso no aporta nada nuevo;
. .laKk~r la novedad de estos ca- la teofanía, por su carácter de algo único, exige un único discurso 13 •
•obill de la obra. De hecho, la Como solución piensan algunos que el libro ha conservado dos
.a:esidad de mantener la res- tradiciones paralelas, ambas con un solo discurso de Dios y una res-
puesta de Job (38,1-40,5 y 40,6-42,6, respectivamente) 14 • La mayoría
considera que la primera tradición es la original 15 •
Pero la teoría de las tradiciones paralelas no goza de muchos par-
tidarios. Otros prefieren llegar a un solo discurso de Dios y una sola

que aducen los autores


. .iii:IICilS
11
A. Lods, Histoire de la littérature hebrai'que et juive, 678s.
• ,.lOS fragmentos tardíos, como
12
Lo subrayan, por ejemplo, MacKenzie y Westermann .
u Opinión de Westermann, difícil de compartir.
. .dr:!Kie el punto de vista litera- 14
En el discurso de la segunda tradición muchos omiten lo referente a Behemot y Leviatán,
quedando sólo 40,6-14.
15
La posibilidad de dos tradiciones paralelas la sugirió D. B. MacDonald, «The Original
In .lí (Tübingen 7 1913) 248. Afirma- Form of the Legend of Job»: JBL 14 (1895) 63-71. «El discurso está en claro desorden y
eKriruristas (cf. O. Keel, op. cit. 11ss). probablemente tenemos en él dos formas alternativas, de las cuales sólo una habría sido es-
cogida>> (p. 69). El mismo año defiende la opinión Siegfried, y más tarde Fullerton (1924),
Pfeiffer (1934), Lindblom (1945), aceptando como original la primera. Eissfeldt, sin embar-
go, se inclina por la segunda. En línea parecida se sitúa actualmente Ravasi, aunque él no
habla de dos tradiciones paralelas, sino de dos autores distintos para 38-39 y 40-41; el se-
gundo de ellos «quizá pretendió solapadamente romper una lanza en favor de los amigos de
Job y de Elihú>> (Giobbe, 785s).
70 INTRODUCCIÓN

=~:::::J
respuesta de Job por otro camino: eliminando de estos capítulos todo
lo que consideran secundario y uniendo los elementos restantes. Ade-
más de ciertas glosas 16 , los pasajes que despiertan bastantes sospe- pac:su <k Job ca ~5:
chas son los del avestruz, Behemot y Leviatán. ~opa~--
En el caso del avestruz (39,13-18), se aduce que faltan la interpela- ~ estos . . .cs.. la
ción a Job y las preguntas; esto da al pasaje un carácter distinto, ya que --x~o dd discuno.. s· S•
se limita a describir. Por otra parte, en el v. 17 Dios habla de sí mismo b KC:Dción lucia .a..
en tercera persona. Y el conjunto no contribuye a manifestar la gran- d~mislópco
deza y el poder de Dios, que es la auténtica finalidad del discurso 17 • &O ~ tato acnaP De N '11
En cuanto a Behemot y Leviatán (40,15-41 ,26), se aduce: las des- ~ddi.5amocle
cripciones son mucho más amplias que las de los animales presenta- -.ces ~linr d coa§ S
dos en los capítulos 38-39; a partir de 40,15 cambia el vocabulario, el COil~~-
estilo interrogativo sólo aparece en tres ocasiones (40,24-32; 41,2s.5s)
y el autor detalla los miembros del animal de acuerdo con un género
J. lkjntuJ ¿, ¡. Wef-' '
retórico concreto; Behemot y Leviatán son menos palestinos que los
otros 18 • Si consideramos secundario este largo pasaje, en seguida se
Aunque atnctin,. la
resuelve el problema. Lo poco que queda del segundo discurso (40,8-
pac:stos ¡~ tl
14) carece de entidad; un trasplante y un injerto bastan para dar al
--de Job. QI"Cft ele .....
texto una nueva cara, agrupando los materiales en un discurso de
b~drest3 .......
Dios y una respuesta de Job 19 • Naturalmente, no existe unanimidad
lr.abmn rOO.acudo dos

16
Los textos que despiertan más sospechas son 38,13b.14b.15.19-20.28.30; 39,17; 40,1. La
supresión de algunos de ellos no modifica el sentido global. Pero en ciertos casos
(38,13b.14b.15) provoca una interpretación radicalmente distinta del pasaje.
17
Niegan la autenticidad del pasaje, entre otros, Duhm, Cheyne, Bickell, Beer, Holscher,
Steinmann, Westermann. Contra los argumentos aducidos responde Keel: también en otros
fragmentos falta la interpelación a Job (38,25-30; 39,5-8) o la interrogación (39,23-25); el
paso de las preguntas retóricas a las partes narrativas es normal en los debates; el que Dios
hable de sí mismo en tercera persona se resuelve suprimiendo el v. 17, sin necesidad de eli-
minar todo el pasaje. En favor de la autenticidad indica que el avestruz forma un par con el
caballo de guerra por su falta de preocupación (vv. 16 y 22) y velocidad (18 y 22).
- -· ....
1
' Keel, que acepta como glosas 40,9.19a.19b-20 por motivos formales y de contenido, aduce
en favor de la autenticidad: las descripciones son normales en las disputas; las preguntas re-
tóricas también están presentes en estos capítulos (40,24.25-31; 41 ,2b-3a.5-6); la tensión
entre elementos dramáticos y rasgos idílicos puede deberse a la diversidad de materiales
empleados por el autor (además, las representaciones gráficas combinan ambos temas); esto
mismo explicaría que se hable del hipopótamo y del cocodrilo, poco vinculados con Pales-
tina. Probablemente, 40,1 es dittografía de una línea; así se elimina el último obstáculo con-
tra el segundo discurso, que comenzaría en 40,6-7, repitiendo 38, 1.3 para subrayar el para- s.rat - ewA:z::a::a

19
lelismo entre ambos.
El primero en proponer esta solución fue G. Bickell, <<Kritische Bearbeitung des Iob-Dia-
log>>: WZKM (1892) 137-47.241-57.327-34; 7(1893) 1-20.153-68.
=-D.~---.. pe.---..
·• n...s. 'rw ..... ~a.._
LOS DISCURSOS DE DIOS 71

con respecto a las dimensiones y orden del material restante. La teoría


más difundida ve el discurso de Dios en 38-39; 40, 2.8-14 20 , y la res-
puesta de Job en 40,3-5; 42,2-3.5-6 21 • Pero a veces la cirugía facial
realiza operaciones más atrevidas 22 •
Según estos autores, la supresión de dichos pas~jes no modifica el
sentido del discurso. Simplemente lo libera de añadidos que distraen
la atención hacia meras descripciones zoológicas y permite recuperar
-.,.tnJ:Jmre a manifestar la gran- el desarrollo más lógico de un discurso y una respuesta. ¿Cómo selle-
gó al texto actual? De manera muy fácil. Cuando se multiplicaron los
.....:a Wdad del discurso 17 •
añadidos, el discurso de Dios resultó demasiado extenso; se quiso en-
5-H.26), se aduce: las des-
tonces agilizar el conjunto dividiéndolo en dos partes y separándolas
las de los animales presenta-
con una intervención de Job .
.f8.15 cambia el vocabulario, el
IIUK:aSOlonleS (40,24-32; 41,2s.5s)
de acuerdo con un género 3. Defensa de la totalidad
!011 menos palestinos que los
brgo pasaje, en seguida se Aunque atractiva, la reconstrucción anterior se basa en presu-
del segundo discurso (40,8- puestos inaceptables. El argumento psicológico (después de la confe-
UD injerto bastan para dar al sión de J oh, carece de sentido un segundo discurso) sólo prueba que
aateriales en un discurso de los defensores de esta postura, si hubiesen escrito el libro de Job, no
. . . . .KJilte. no existe unanimidad habrían redactado dos discursos. Es cuestión de gusto. Y no extraña
que otros autores consideren un acierto -dramática y psicológica-
mente- el que Dios vuelva a la carga, provocando una segunda confe-
sión, necesaria y más rica, deJob 23 •

20
McFadyen, Buttenwieser, H. Richter, Holscher, Lods, MacKenzie, Fohrer, Léveque, Preuss,
Würthwein.
21
Hols_cher, Lods, Fohrer, Rowley, Brates, H. Richter, Preuss, Würthwein, con pequeñas dife-
rencias.
22
Steinmann y Brates ordenan el discurso de Dios: 38-39; 40,15-32; 41; 40,1-2.8-14. Wes-
termann considera secundario gran parte del c. 39 (con certeza, los versos 9-12; con proba-
bilidad, 13-30), pero admite la autenticidad de 40,25-41,3, llegando a un solo discurso de
Dios con dos partes bien estructuradas: el Creador y el Señor de la historia. De Wilde sólo
considera añadidos 38,28, algunas palabras de 39,27s y 41,5-26; pero el resto lo ordena de
forma imprevisible: 38; 39,26-30.1-25; 40,15-32; 41,2.1.3-4; 40,2.8-14.
23
Como ejemplo de los numerosos autores que mantienen esta postura recordemos las pala-
bras de Snaith: «No vemos razón suficiente para negar la pertenencia de estos dos capítulos
al autor original o a la primera edición del libro de Job. Lo decimos, en parte, porque no
hay argumentos evidentes para negar la autenticidad y, en parte, porque Job aún no se ha
sometido a la voluntad divina. Se ha arrepentido de haber hablado y ha dicho que no tiene
dritische Bearbeitung des Iob-Dia- nada que añadir, pero no se ha sometido humildemente a la sabiduría y el poder absoluto
de Dios» (The Book of]ob, 43s).
1-~.153-68.
72 INTRODUCCIÓN

También el argumento de los añadidos resulta discutible. Ya hemos


indicado la refutación de Keel 24 • Por otra parte, los pasajes de Behemot
y Leviatán no son meras descripciones zoológicas. En cualquier inter-
pretación que se haga de ellos, como animales reales 25 , mitológicos 26

24
Véanse las notas 17 y 18.
25
Behemot es identificado generalmente con el hipopótamo y Leviatán con el cocodrilo a par-
tir de Bochart (1663). En la Edad Media se pensaba que Behemot era el elefante y Leviatán
la ballena. Recientemente, F. Wutz lo identificó con el búfalo. Su opinión la sigue B. Couro-
yer, «Qui est Béhémoth? Job XL; 15-24>>: RB 82 (1975) 418-43. No está de acuerdo Keel,
<<jahwes Entgegnung>>, 127-31, pero Couroyer insiste en <<Behemoth = Hippopotame ou
buffie?>>: RB 94 (1987) 214-221. Por su parte, E. Rupprecht, <<Das Nilpferd im Hiobbuch.
Beobachtungen zur sogenannte zweiten Gottesrede»: VT 21 (1971) 209-31, cree que en
40,15-41,3 no se habla de dos animales, sino de uno solo, el hipopótamo. También Tur-Si-
nai (Torczyner), The Book ofJob, 556ss, había prescindido previamente de uno de los ani- que se encuentr.a ea
~-
males, de Behemot, aplicando a Leviatán todas las afirmaciones a partir de 40, 16. La identi-
ficación con el hipopótamo y el cocodrilo la aceptan Budde, Duhm, Peake, Driver, Gray, el primer discurso~
Dhorme, Kissane, Holscher, Fohrer, Gordis, etc. Algunos de estos autores, admitiendo la re- planeada (38. 2s: Cf.
ferencia a animales reales, les conceden un valor simbólico, como encarnación de las fuerzas
del mal. Otros los consideran simples fieras. Véase también]. Ebach, Leviathan und Behe-
moth. Eine biblische Erinnerung wider die Kolonialisierung der Lebenswelt durch das Prin-
zip der Zweckrationalitiit (Paderborn 1984) [una serie de ensayos, la mayoría sobre las im-
plicaciones filosóficas de Job 38ss.].
26 El desarrollo de esta teoría podemos resumirlo con palabras de Wilson: <<C. H. Toy (Ju-
daism and Christianity, 162ss) dio paso en 1892 a un nuevo punto de vista, aduciendo que
Behemot y Leviatán son animales acuáticos y, por consiguiente, asociables con las aguas pri- ¡,:.; mima..les m.,.......~
migenias, Apsíl y Tiamat, tal como aparecen en la epopeya babilónica de la creación. Poco s.enur: Job CODK> dlo5 ~
después, Hermann Gunkel, Schiipfung und Chaos in Urzeit und Endzeit (1895) 41ss, adop- of Job, en JSOTS O. (SJw§ 5 '
tó la postura bastante distinta de que los dos animales del poema dependían, respectiva- .\_ C...quúL d-t ~
mente, de las figuras de Kingu y Tiamat en el relato de la creación.
El nombre de T. K. Cheyne, Encyclopaedia Bíblica I (1899) 519ss, debe ser asociado con
la escuela mitológica de esta época; de hecho, había afirmado mucho antes, aunque sin de-
sarrollar la idea, que <mi Behemot ni Leviatán corresponden estrictamente a ningún animal
conocido>> (Job and Solomon [1887] 56). El comienzo de siglo trajo una propuesta de com-
promiso, en la que «el Leviatán de Job es el cocodrilo, al que se han añadido rasgos toma-
dos de los antiguos mitos de creacióm> (J. Taylor, en Hasting, Dictionary ofthe Bible [1909]
541). Y más recientemente Tur-Sinai ha propuesto una nueva teoría: prescindir de Behe-
mot y referir desde 40,16 en adelante a la única y poderosa figura del mitológico Leviatán
(The Book of]ob, 556ss). Lo ha seguido de cerca M. T. Houtsma, Textkritische Studien zum
AT(l925) 93. Por último, dentro de este grupo, M. H. Pope propuso que el Leviatán de Job
puede ser equiparado directamente con el bien conocido ltn ... d-sb't rafm, <<Leviatán de las
siete cabezas>>, de la mitología ugarítica, y luego buscó un paralelo adecuado para Behemot
en el 'gl il 'tk, o <<feroz toro de Eh>, que en un pasaje la diosa Anat se gloría de haber vencido
junto con Leviatán>> (J. V. K. Wilson, <<A Retum to the Problem ofBehemoth and Leviatham>:
VT 25 [1975]1-14, esp. 2-3). Por su parte, Wilson admite el carácter mitológico de Levia- CiC!:t:L-..:~.k~.-.c f 1
tán, pero disiente de quienes pretenden encontrar aquí dos animales reales o dos animales "'
mitológicos. Cree que ambos son de tipo distinto, y que el paralelismo lógico no reside en

1
.....
LOS DISCURSOS DE DIOS 73

resulta discutible. Ya hemos o encarnación de las fuerzas del maF\ aportan elementos nuevos al
parte, los pasajes de Behemot debate.
-.ológicas. En cualquier Ínter- Y aquí radica el mayor argumento en favor de la autenticidad: si
26
animales reales 25 , mitológicos se eliminan estos pasajes, y con ellos el segundo discurso, la respuesta
de Dios queda incompleta. Porque, en contra de lo que algunos pien-
san, los capítulos 40-41 no se limitan a repetir lo dicho. Es natural
que en un libro tan rico como el de Job la aportación del segundo dis-
curso sea interpretada de forma distinta según los comentaristas. Pero
esto no resta valor al esfuerzo por encontrar un progreso en las ideas.
A continuación expondremos algunos de los trabajos más recientes en
este sentido.
O. Keel 28 resume de este modo su interesante investigación: Job
ha hecho a Dios dos reproches fundamentales, que la tierra es un caos
y que se encuentra en poder de un malvado. Frente a la idea del caos,
el primer discurso defiende la creación como una empresa sabiamente
planeada (38, 2s; cf. 38,6s y 39,26), haciendo referencia: a) al Dios
que crea el cosmos siempre de nuevo (38,4-38); b) a Yahvé bajo la
imagen del «Señor de los animales» (38,29-39,30).
El segundo discurso aborda la acusación, formulada especialmen-
te en 9,24, de que la tierra está en manos de un malvado. Frente a ello

los animales en cuanto tales, sino en los dos aspectos hipotéticos de Job que ayudan a pre-
sentar: Job como dios creador, Job como dios-héroe. J. C. L. Gibson, <<On Evil in the Book
of Job>> en JSOTS 67 (Sheffield 1988) 399-419 acentúa también los aspectos míticos.
A. Caquot, <<Le Léviathan de Job 40,25-41,26>>: RB 99 (1992) 40-69, afirma que no es un
cocodrilo, sino un dragón, que echa llamas de fuego, superviviente de un par de monstruos
10899) 519ss, debe ser asociado con marinos primordiales, cuyo prototipo es conocido por el mito ugarítico de Baal. Véase tam-
~o mucho antes, aunque sin de- bién su artículo «Behémot>>: Sem 45 (1996) 49-64.
27
..._~apaoMi«=n estrictamente a ningún animal Esta postura niega la alternativa radical de las dos anteriores: seres reales o seres mitológi-
..-=-o de siglo tr'\io una propuesta de com- cos. Se trata de animales reales, pero que simbolizan y encarnan el mal en la historia. Wes-
. ._ . .._;al que se han añadido rasgos toma- termann, por ejemplo, ve en ellos a las grandes potencias; el pasaje expresa indirectamente
lbsling. Dictionary of the Bible [ 1909] que Dios es también señor de la historia (Der Aufoau des Buches Hiob, 113). O. Keel y
- nuen teoría: prescindir de Behe- V. Kubina parecen haber llegado independientemente a la misma conclusión: Behemot
'!' ~ figura del mitológico Leviatán y Leviatán equivalen al hipopótamo y al cocodrilo, pero en cuanto símbolos del mal, del
JI.. T. Houtsma, Textkritische Studien zum dios Seth vencido por Horus. La interpretación básica del pasaje (Dios lucha contra el mal
H. Pope propuso que el Leviatán de Job en la historia y lo vence) coincide con la de Westermann, pero es más exacta y con base do-
.ta-a.llo U. ... d-Ib't ra!m, «Leviatán de las cumental muy seria. Poco afortunada, sin embargo, dentro de una teoría simbólica parece la
....-; un paralelo adecuado para Behemot opinión de J. G. Gammie, «Behemoth and Leviathan: On the Didactic and Theological Sig-
a diosot Anat se gloría de haber vencido nificance ofJob 40,15-41,26>>, en lsraelite Wisdom (Homenaje a S. Terrien, 1978) 217-31,
!k l'roblem of Behemoth and Leviatham>: que presenta a estos animales como caricaturas de Job, para que el protagonista se reconoz-
admite el carácter mitológico de Levia- ca en ellos, le instruyan y consuelen.
2
• dos animales reales o dos animales " <<Jahwes Entgegnung an Ijob>>: FRLANT 121 (Gottingen 1978). Uno de los estudios más
'!'" qu.e el paralelismo lógico no reside en interesantes sobre el tema, con abundantes dibujos, cosa que falta en Kubina.
74 INTRODUCCIÓN

defiende la justicia de Yahvé (40,8), haciendo referencia: a) a la lucha


incesante contra los malvados (40,9-14 ); b) a Yahvé bajo la imagen del
Horus egipcio, que combate contra el hipopótamo y el cocodrilo, en-
carnaciones del mal (40,15-41,26).
R. Gordis presenta de este modo la diferencia entre los dos dis-
cursos29: «El primero ha subrayado el cuidado y protección que Dios
dedica a criaturas que no están al servicio del hombre ni sometidas a
su voluntad. Sin embargo, el hombre es capaz de reconocer su belleza
(... ).En el segundo discurso, el Señor da un paso más. Describe dos
criaturas que no sólo son peligrosas para el hombre, sino expresa-
mente repulsivas desde una perspectiva humana ( ... ). Sin embargo,
para Dios estas criaturas monstruosas son bellas, porque también
ellas revelan el poder creativo de Dios». Ambos discursos, en opinión
de Gordis, se dirigen contra una visión antropocéntrica del universo,
que impide captar su sentido y belleza, obstaculizando con ello el
descubrimiento de un sentido semejante en el orden moral.
V. Kubina 30 , en línea más parecida a la de Keel, indica que el pri-
mer discurso refleja el dominio de Dios sobre la naturaleza y el segun-
do se centra en la historia. La fusión de estos dos temas es frecuente en
el Antiguo Testamento. Y Kubina aporta un dato interesante: en 38,2
se indica como tema el «plan», i1;<.t) ( 'e~ii) de Dios; ahora bien, este tér-
mino nunca se refiere en elATa la acción de Dios en la naturaleza y la
creación; es la decisión divina con respecto a los pueblos y a los indi-
viduos. Por consiguiente, el primer discurso sólo tiene sentido en rela-
ción con el segundo, que es donde se encuentra el centro de gravedad.
A. Brenner 31 presenta de este modo el desarrollo de los dos dis-
cursos: para entender los ce. 38-41 debemos tener presente que los
problemas de Job son de tres clases: sufrimiento material (físico, eco-
nómico, social, emocional), sufrimiento espiritual (abandono de Dios)
e injusticia moral. Dios, al manifestarse, soluciona el problema de la
soledad, el espiritual. Los discursos darán respuesta al problema teó-
rico. El c. 38 habla de la creación con un balance de aspectos positi-
vos y negativos. «El acto de creación implica en sí mismo cierto grado interpretación que ofro •
de destrucción». Probablemente no es casual que la mayor parte del Cabe preguntarse si -11.
tán. no está despbudo de
pude advertir que ya b haWa
29
The Book of]ob, 565-67.
·¡o «Die Gottesreden im Buche Hiob>>: FThSt 115 (Freiburg 1979).
'll «God's Answer tojoh»: VT 31 (1981) 129-37. .e Arl. át .. 1:3·h.

1
LOS DISCURSOS DE DIOS 75

capítulo examine la conquista y control del agua, que puede servir de


bendición o de castigo. Este capítulo da la razón a Job. «Dios es al
mismo tiempo el Creador y la fuerza más destructiva del universo».
N o sorprende que se manifieste en la tormenta. El capítulo 39 contie-
ne una lista de animales hermosos, pero lejanos al hombre o no do-
mesticados. Pretende indicar a Job que hay muchas cosas que no co-
noce y debe dar más crédito a la sabiduría divina. Con esto queda
claro que Dios no es más poderoso que justo, más destructivo que mi-
sericordioso. Pero aún no se ha tocado el problema del sufrimiento
del inocente. Por eso hace falta un segundo discurso. El comienzo
(40,7-14) no es irónico ni sarcástico. Puede ser interpretado como el
reconocimiento de un fracaso parcial. Lo que sigue presenta a dos
criaturas mitológicas, «símbolos del mal, sometidas, pero no aniquila-
das, por Dios» ( ... ). «<mplícitamente se admite que Job lleva razón,
que has.ta ahora el mal, fuente de pesar y de sufrimiento innecesario,
no ha sido sometido» ( ... ).Y así Dios se presenta ante Job desnudo
en el orden moral.
como nunca lo estuvo ante un ser humano, revestido sólo de falibili-
3 b de Keel, indica que el pri-
dad»32. Ante este Dios, Job se siente a gusto, puede creer en él. Es po-
sobre la naturaleza y el segun-
estos dos temas es frecuente en
sible el diálogo, y esto es lo que J oh quería.
Estas cuatro interpretaciones, todas ellas de los últimos años, repre-
mt dato interesante: en 38,2
sentan un esfuerzo por comprender los ce. 38-41, evitando el cómodo
de Dios; ahora bien, este tér-
r~curso ~e eliminar fragmentos cuyo sentido no parece claro a primera
de Dios en la naturaleza y la
vista. Ciertos detalles no convencen. Por ejemplo, la conclusión de
~prllcto a los pueblos y a los indi-
Brenner. También la teoría de Gordis sobre Behemot y Leviatán resulta
..__,"" sólo tiene sentido en rela-
débil comparada con la de Keel y Kubina. Pero el presupuesto de base
cacuentra el centro de gravedad.
(entender el progreso del texto actual) merece todo elogio.
d desarrollo de los dos dis-
. Hay, sin embargo, un problema que estos autores no tratan y pare-
. .ldl~ntlos tener presente que los
ce Importante. El final del segundo discurso de Dios, que habla del
material (físico, eco-
poderío del Leviatán, difícilmente sirve de fundamento para la segun-
espiritual (abandono de Dios)
da respuesta de Job: «Reconozco que lo puedes todo ... ». Esperaría-
soluciona el problema de la
mos que antes de esta confesión se nos hablase de la fuerza de Dios
. .arin respuesta al problema teó-
un balance de aspectos positi-
~o de la del animal. Y éste es el tema que trata 41,1-3, al menos en 1~
mterpretación que ofrecemos, muy respetuosa del texto masorético .
. .-.D:::a en sí mismo cierto grado
Cabe preguntarse si 41,4-26, que continúan la descripción del Levia-
asual que la mayor parte del
tán, no está desplazado de sitio. Después de llegar a esta solución
pude advertir que ya la había propuesto Eichhorn en 1800.

32
Art. cit., !34s.
'''l'iiiiiii!IJU,

76 INTRODUCCIÓN

De hecho, los esfuerzos para salvar el orden actual del texto no


convencen. Gordis explica 40,25-41,26 a partir de una «estructura de
contrapunto» en la que alternan dos temas: el poderío del animal y la
descripción de su cuerpo. Pero su interpretación de 41,1-3 no con-
vence, aparte de que deja sin respuesta la falta de lógica entre el final
del discurso y la confesión de Job. Por lo demás, la estructura de con-
trapunto puede mantenerse y mejorarse trasladando 41,1-3 al final
del discurso.
¿Significa esto que 41,4-26 han sido añadidos posteriormente 33 y ~
j
quedaron fuera de sitio? Es difícil una respuesta categórica. Quizá el
autor desarrolló el tema más tarde y el editor no insertó el fragmento
en el lugar exacto. Pero es mera conjetura.
1
VII. FORMACIÓN DEL LIBRO

En los apartados anteriores hemos visto diversas teorías sobre las


principales secciones del libro. Con esos resultados por delante es fá-
cil imaginar la variedad de opiniones sobre el origen y formación del
libro. Desde la antigua leyenda hasta el resultado final existe un largo
camino. ¿Lo recorrió una sola persona? ¿Se debe a ella al menos el
núcleo básico y la estructura fundamental del libro? ¿O es éste casi
fruto del azar, resultado de la sedimentación progresiva de bloques y
fragmentos? Estas tres preguntas resumen las tres posturas principa-
les adoptadas por los comentaristas, aunque existan diferencias de
matices en detalles concretos.
ortodoxo.
Pero el autor sip 1&AA
l. El libro de Job, elaboración de un solo autor en etapas sucesivas e..xperiencia demuestra cpe
qué pennite Dios que""' ....
La atribución de esta obra a un solo escritor fue la opinión más di-
fundida durante siglos, hasta que comenzó a resquebrajarse a comien-
zos del siglo XVIII 1 • No podemos decir que los años siguientes trajesen

33
Así, Stuhlmann, De Wette, Bernstein; De Wilde considera añadidos los versos 5-26.

1
Recordemos que Carpzov en 1714 y A. Schultens en 1737 negaban que el marco narrativo
perteneciese al mismo autor del poema. Según ellos fue añadido posteriormente. Sobre la
formación del libro, los trabajos más recientes son los de V. Maag, «Hiob. Wandlung und Ve-
LA FORMACIÓN DEL LIBRO 77

d orden actual del texto no la ruina total de esta teoría porque incluso en nuestra época la defien-
3 partir de una «estructura de den algunos 2 • Pero es una minoría con pocas probabilidades de impo-
IC..,.s: el poderío del animal y la ner su criterio. Parece imposible que el libro actual, con sus diferentes
~l:llllr'eltacl·ém de 41,1-.'3 no con- puntos de vista, su búsqueda de soluciones por diversos caminos sus
la &Ita de lógica entre el final distintos estilos, fuese compuesto de corrido por un solo autor. Pero
lo demás, la estructura de con- todo cambia si la redacción «de corrido» deja paso a una elaboración
tnsladando 41, 1-.'3 al final «en etapas sucesivas». Entonces el libro aparece como fruto de la re-
flexión prolongada de un mismo autor, angustiado durante años por
un mismo problema que, al correr el tiempo, se iba volviendo más
complejo y tiraba por tierra soluciones previas. Quienes conocen las
múltiples diferencias entre las dos partes del Fausto de Goethe no se
extrañarán de que algo parecido ocurriese a nuestro poeta. Esta modi-
ficación de la teoría tradicional parece más aceptable y ha sido defen-
dida en nuestro siglo por Sellin 3 , Dhorme\ Peters, Snaith y Gordis
entre otros. Expondremos las opiniones de los dos últimos.
Según Snaith 5 , la redacción del libro pasó por tres etapas. «La
primera intención del autor era contar una historia parecida a la del
risro diversas teorías sobre las
Job babilónico, una obra sapiencial corriente y ortodoxa, con obser-
resultados por delante es fá-
vaciones de la vida real, pero sin teorizar especialmente sobre ellas».
sobn: el origen y formación del
La primera edición, que no incluía a los tres amigos, constaba de un
el .:esultado final existe un largo
prólogo y un epílogo (basados en un cuento popular), el soliloquio de
¿Se debe a ella al menos el
_..,.. del libro? ¿O es éste casi Job (.'3; 29-.'31), los discursos de Yahvé (.'38-.'39; 40,6-41,26), la discul-
pa de Job (40,1-5) y su sometimiento final (42,1-6). Su enseñanza: «el
. ..ac:KJ~n progresiva de bloques y
hombre no puede más que someterse a su destino. Dios sabe lo que
...-n bs tres posturas principa- hace, y si el hombre se somete reconociendo su debilidad e ignoran-
aaaque existan diferencias de
cia, al final será todo doblemente mejor» (p. 92). En esta etapa todo es
ortodoxo.
Pero el autor sigue reflexionando sobre el tema y surgen dudas. La
experiencia demuestra que las cosas no siempre terminan bien. ·Por
qué permite Dios que ocurra esto? ¿Sabe realmente lo que pasa? Si lo

rarbeitung des Problems in Novelle, Dialogdichtung und Spatfassungem>: FRLANT 128


(Gottingen 1982) y J. Vermeylen,Job, ses amis et son Dieu. La légende de Job et ses relectures.
Studia Biblica 2 (Leiden 1986).
2
Kalt, Van Gelderen,Junker, Aalders, entre otros de nuestro siglo.
3
Einleitung in das AT (Leipzig 4 1925) 142-44. Distingue tres etapas, como Snaith, pero con
argumento distinto y planteamientos diversos por parte del autor.
4
~ 1737 negaban que el marco narrativo En su comentario de 1926. Más tarde modificó su postura, aceptando el carácter secundario
cAD11 fue añadido posteriormente. Sobre la de algunas partes del libro.
5
J.. .k,-_ ~faag, «Hiob. Wandlung und Ve- The Book of]ob: lts Origin and Purpose (London 1968, 2 1972).
78 INTRODUCCIÓN
L\.

sabe, ¿por qué no actúa? Para debatir estos interrogantes introduce a


los tres amigos, fieles representantes de la ortodoxia, y cambia la pos- pronto en la histom dt la
manuscrito, que inchm d
tura de Job. Surge así la segunda edición. En ella, «el resultado del
de algunos discursos. aa
diálogo es que Dios no hace nada contra la injusticia que hay en el
el resto fue ensamblado
mundo. No ve ni conoce. Y si ve y conoce está demasiado lejos de
este mundo mortal para hacer nada; es demasiado puro y santo para poema del autor, o de -
tener algo que ver con el pecado. No hay forma de que un hombre se duría» (c. 28), que expu:...
acerque suficientemente a Dios para que éste escuche su caso y le discursos del Señoo (p.
haga justicia. Pero al final del diálogo, en el capítulo 28 ( ... )se ofrece
una solución práctica, temer a Dios y apartarse del mal» (p. 97).
Al cabo del tiempo, al autor tampoco le satisfizo esta solución.
Servía para tirar adelante, pero no colmaba el abismo entre el Dios su-
premo y el hombre mortal. Hace falta un puente entre ambos, y para
establecerlo crea la figura de Elihú, que da lugar a la tercera y definiti-
va edición de la obra. Este personaje tiene sugerencias brillantes, pero
no la solución, porque no es el intermediario definitivo entre Dios y el
hombre. Los judíos intentaron resolver el problema de la mediación
exaltando la ley; los griegos, mediante el Logos. Ambos con su cons-
telación de ángeles y espíritus celestes. El cristianismo ofrece la res-
puesta «imposible» en la encarnación.
La opinión de Snaith, prescindiendo de sus implicaciones finales, intervención de Dios.
resulta difícil de aceptar porque, en contra de las apariencias, no ofre- concluir: el actual libro
ce una visión orgánica del libro. Más que por fruto de una reflexión dos los fallos menorest.
continua sobre el tema aparece como conglomerado de problemáticas autor, se debe a in~
distintas. Es posible que se diesen en un solo autor. Pero, normalmen- llamo fruto del azar. E.niR
te, habría llevado a una obra más dispersa, parecida al Eclesiastés.
Algo parecido le objeta Gordis, quien limita a dos las etapas 6 • En
la primera, el autor adaptó una leyenda popular y creó tres persona-
jes, los amigos, para hacerlos intervenir en el diálogo. Esta primera
edición incluía ya casi todo el libro actual, a excepción del c. 28 y de
32-37. «Algún tiempo después de terminar su obra maestra, el poeta
desarrolló otra intuición sobre el papel del sufrimiento, distinta de las
afirmaciones convencionales de los amigos por una parte y de las vi-
gorosas negaciones de Job por otra. Creó para ello un nuevo persona-
je, Elihú, que ocupa un puesto intermedio entre Job y los amigos, e
insertó sus palabras antes de la respuesta definitiva de Dios. Bastante

6
The Book of]ob (1978).
LA FORMACIÓN DEL LIBRO 79

ato5 interrogantes introduce a pronto en la historia de la transmisión del texto, la porción media del
b onodoxia, y cambia la pos- manuscrito, que incluía el tercer ciclo, sufrió una dislocación masiva
_.:-.IL En ella, «el resultado del de algunos discursos, con pérdida de parte del material( ... ). Cu~ndo
b injusticia que hay en el el resto fue ensamblado por los escribas, éstos añadieron un antiguo
III~D~xc está demasiado lejos de poema del autor, o de un miembro de su escuela, el «himno a la sabj-
demasiado puro y santo para duría» (c. 28), que expresa in parvo el punto de vista básico de los
forma de que un hombre se discursos del Señor» (p. 581 ).
que éste escuche su caso y le
Cll d apítulo 28 ( ... ) se ofrece

a.anuse del mal» (p. 97). 2. El libro de Job,fruto del azar


•..c::o le satisfizo esta solución.
d abismo entre el Dios su- Es la postura más opuesta a la anterior. Naturalmente, nadie la de-
- puente entre ambos, y para fiende con palabras tan drásticas como las del título. Pero éste sólo
cb lugar a la tercera y definiti- expresa la consecuencia obvia de lo que afirman sus representantes.
sugerencias brillantes, pero De hecho, el libro de Job puede ser considerado fruto del azar cuando
~dlalrl.IO definitivo entre Dios y el
no se atribuye al autor primitivo una estructura básica semejante a la
d problema de la mediación actual, con prólogo, diálogo con los amigos, diálogo con Dios, epílo-
d Logos. Ambos con su cons-
go. La figura de Elihú no parece esencial en la estructura ~e base.
El. cristianismo ofrece la res-
Pero si se omite de la obra originaria la discusión con los amigos o la
intervención de Dios, atribuyéndolas a autores posteriores, sólo cabe
de sus implicaciones finales,
concluir: el actual libro de J oh, con su genial estructura (a pesar de to-
de las apariencias, no ofre-
dos los fallos menores), no es producto de la intuición creativa de un
CJIIIIt por fruto de una reflexión
autor, se debe a intuiciones parciales de distintos personajes. A esto
ac:a~p)lllCr.liOO de problemáticas
llamo fruto del azar. Entre los defensores de esta hipótesis podemos
solo autor. Pero, normalmen-
mencionar 7 :
•IZiiiL parecida al Eclesiastés.
G. Studer 8 : El escrito auténtico de Job (J'~ ''JJl) abarcaba los
limita a dos las etapas 6 • En
capítulos 3-31 (menos 27 ,5-28,28), pero comenzaba con los ce. 29-
popular y creó tres per.sona-
31, que presentaban al protagonista y estorban en su sitio actual. Esta
en el diálogo. Esta pnmera
obra demostraba la insuficiencia del dogma de la retribución, aunque
•llliiiiL a excepción del c. 28 y de

. . . .ar su obra maestra, el poeta contenía también la gran intuición de 19,25s. La historia posterior del
del sufrimiento, distinta de las libro se sintetiza en una serie de etapas con vistas a mantener la fe tra-
.....!:!015 por una parte y de las vi-
para ello un nuevo pe~sona­ 7
En este apartado entraría A. van Hoonacker, «Une question touchant la composition du livre
•.atbo entre Job y los amigos, e de Job>>: RB 12 (1903) 161-89, que distingue cuatro redacciones: la primera abarcaría los
definitiva de Dios. Bastante capítulos 1-31; la segunda y tercera son paralelas entre sí e independientes, consistiendo la
diferencia en que una añade los discursos de Elihú y otra los de Dios; la cuarta fuswna las
dos anteriores, dando origen al libro actual.
' «Über die IntegriUit des Buches Hiob>>: JpTh 1 (1875) 688-723. Frente a los ataques de
Budde vuelve a defender su postura en <<Das Buch Hiob. Antikritib:JpTh 3 (1877) 540-60.
80 INTRODUCCIÓN

dicional: 1) inserción del c. 28, que invoca los límites del conocimien- 3.
to humano y pide renunciar a la especulación; 2) en la misma línea se
añaden los capítulos 38-39, que hacen superfluo el 28; 3) inserción Esta opinión defiende lo
de Elihú; 4) se añade el prólogo, en el que aparece el sufrimiento reconoce que no todo es
como prueba del desinterés; 5) se añaden los ce. 41-42 y 27 ,5ss. autores de los siglos XIX y
M. Jastrow 9 : En su forma primitiva, el libro incluía el prólogo, el talle, pero quizá llamen llliÍS
epílogo de 42,7-9 y dos series de discursos (3-14 y 15-21), a los que tón de muestra resumo b
se añadió más tarde una tercera rueda. «Los ce. 3-27 forman un todo atención han dedicado al
armónico y representan el simposio original en su forma completa» El origen del libro de
(p. 74). Más tarde se añadieron el c. 28 y un discurso complementario hombre piadoso que. en
de Job (29,31), además de dos apéndices: los discursos de Elihú (que procedentes de sus mejon:s
tampoco proceden del mismo autor) y los de Dios (que resultan de la al final. Esta historia fue
fusión de ocho poemas distintos). Éstos pretenden «contrarrestar el que introdujeron a Yalwi
matiz escéptico del libro primitivo» (p. 88). Pero estos suplementos no y más tarde añadieron los
bastaron para librar al libro de toda sospecha. «Para convertir una obra fermedad 12 •
heterodoxa en un baluarte de la fe era necesario atacar también el texto Un autor judío de época
originario» (p. 90). Y así se hizo mediante añadidos, comentarios pia- una obra literaria. Eliminó
dosos, ampliando los argumentos de los amigos, cambiando afirma- amigos y lo sustituyó por--
ciones de J oh y poniendo en su boca ideas típicas de la ortodoxia 10 • termina con un discuno dr
El concepto de creación literaria desaparece por completo en esta (ce. 38-39). Vencido por-d
teoría. Y esto es difícil de justificar. Porque al libro de Job se le pue- y confiesa su ignorancia..
den achacar muchos fallos, pero no el de ser una obra vulgar. Y el pro- El diálogo sufrió c:::n•hi-1
ceso de formación que presuponen estos autores, este «compadreo in- veces las palabras de Job
telectual» de quita y pon, donde cada uno hace y deshace a su gusto, que consideraba tener una
sólo podía terminar en una vulgaridad. Si la primera postura (produc- Dios introdujo los di.scunas
to de un autor en etapas sucesivas) podía invocar como paralelo el completar la descripcióa dd
Fausto de Goethe, esta segunda queda aislada en la historia de la li- do el 28, con su referencia~
teratura. No se puede aducir en su favor la compleja formación de dimiento humano. Los pe 1
epopeyas nacionales o ciclos de sagas. Son fenómenos distintos, ya
que en éstos desempeña un papel preponderante la tradición oral. No
es de extrañar que entre los comentaristas posteriores ninguno acepte
un proceso de formación tan complicado y, al mismo tiempo, tan in-
genuo.

11
La composition du lirrt u~
9

10
The Book of]ob (I920). 12
La reconstrucción que~ 1 - ' ' 1
Este tema lo trata ampliamente en las pp. 109-47. res dispuestos a seguirlo e:n Jo.

..___
LA FORMACIÓN DEL LIBRO 81

..lftliCillos límites del conocimien- 3. Un autor principal con retoques posteriores


llb[QjlaCIOil:· 2) en la misma línea se
superfluo el 28; 3) inserción Esta opinión defiende lo más válido de la tesis tradicional, pero
d que aparece el sufrimiento reconoce que no todo es claro en el libro. Avalada por numerosos
los ce. 41-42 y 27,5ss. autores de los siglos XIX y XX, se presta a múltiples diferencias de de-
d libro incluía el prólogo, el talle, pero quizá llamen más la atención las coincidencias. Como bo-
IK~~rS~()S (3-14 y 15-21), a los que tón de muestra resumo la opinión de Lindblom, uno de los que más
cl.os ce. 3-27 forman un todo atención han dedicado al tema 11 •
El origen del libro de J oh es una historia edomita dedicada a J oh,
hombre piadoso que, en medio de la desgracia y de las tentaciones
procedentes de sus mejores amigos, permaneció fiel y fue rehabilitado
al final. Esta historia fue modificada y aumentada por los israelitas,
que introdujeron a Yahvé como dios de Job, ampliaron la conclusión
y más tarde añadieron los episodios de Satán, de la mujer y de la en-
fermedad 12 •
Un autor judío de época tardía tomó esta leyenda como base de
una obra literaria. Eliminó el diálogo primitivo entre Job y sus tres
amigos y lo sustituyó por un nuevo diálogo que avanza en tres ciclos y
termina con un discurso de Dios sobre las maravillas de la naturaleza
(ce. 38-39). Vencido por el poder y majestad del Señor,Job se somete
y confiesa su ignorancia.
El diálogo sufrió cambios y ampliaciones a lo largo del tiempo. A
veces las palabras de J oh fueron adaptadas al dogma oficial. Alguien
que consideraba tener una respuesta mejor que la del discurso de
Dios introdujo los discursos de un cuarto amigo, Elihú. Otro quiso
completar la descripción del poder de Dios en los ce. 38-39 añadien-
do el28, con su referencia a la sabiduría de Dios, inaccesible al enten-
frror la compleja formación de dimiento humano. Los poemas de Behemot y Leviatán también fue-
Son fenómenos distintos, ya ron añadidos para acentuar el poder del Creador. Y alguno que echó
la tradición oral. N o de menos toda referencia al gobierno moral de Dios insertó el discur-
. .risaas posteriores ninguno acepte so de 40,6-14, del que depende la segunda confesión de Job (42,1-6) .
. .ICiillldo ~-, al mismo tiempo, tan in- Aunque la opinión de Lindblom parezca inicialmente cercana a
las del apartado anterior, la diferencia es notable. Admite muchos aña-
didos, pero la obra inicial presentaba ya los contornos geniales que la

11
La composition du livre de Job (Lund 1945).
1
' La reconstrucción que hace Lindblom de la leyenda primitiva la discutirían bastantes auto-
res dispuestos a seguirlo en los puntos restantes.
IT~
82 INTRODUCCIÓN

VIII. FECHA, MOTIVO. Al""fO&·


caracterizan. Los retoques posteriores no han modificado esencial-
mente su estructura.
Lo dicho sobre la foc11A! iiil
Dentro de esta opción cabe una actitud más moderada, como la
reciente de De Wilde, que admite la autenticidad del c. 28 y cierra
con él toda la discusión entre Job y los amigos. Igual que admite la
autenticidad de 40,8-14 y de la segunda respuesta deJob (42,2-6) 13 •
Nosotros vamos más adelante, respetando los ce. 38-42 con todos
sus materiales 14 y con la estructura presente de dos discursos y dos
respuestas. Es difícil decidir sobre la autenticidad o inautenticidad
del capítulo 28; pero hemos de reconocer que cumple una función
magnífica como broche de la primera parte. Si lo introdujo alguien
distinto del autor no hizo un mal servicio. El problema de Elihú es
distinto. Ya vimos la dificultad de hacerle sitio entre Job y Dios. Su
ausencia nadie la echaría de menos y su presencia crea problemas in-
cluso a los comentaristas más bienintencionados. Nos inclinamos a
considerar sus discursos un añadido posterior de alguien que,junto a l. Época premosaica!.
los amigos, quiso hacer oír la voz de un israelita (concretamente de un 2. Época de Moisés!&.
profeta, dirían otros). Pero, en contra de lo que habitualmente se afir- 3. Época de Salomón.;.
ma, esta inserción no pretendería modificar el mensaje del libro. La 4. Entre los siglos
última palabra la sigue teniendo Dios. Y quizá quien introdujo estos 5. Hacia el año 700 5 •
discursos deseaba insinuar que en este tema ningún hombre, pagano 6. En el siglo ni. bien
. .
o creyente, simple amigo o profeta, tenía la solución. Los discursos de mismo y pnmeros
Elihú no suponen una corrección ortodoxa, sino el descalabro final 7. Durante el exilio 9 •
de la ortodoxia. Porque sus palabras no encuentran eco en Job, que 8. A finales del siglo ,,•_
calla, ni en Dios, que pronuncia la palabra definitiva. Entendidos de
esta forma, los discursos de Elihú no distorsionan la estructura del li-
bro ni corrigen su mensaje; incluso aportarían un dato nuevo e intere-
sante. Pero esto no prueba su autenticidad, y otros detalles hablan
contra ella.
En resumen, el libro de Job ~s fruto de un complejo proceso, pero
no debemos distinguir demasiadas etapas y añadidos, que a veces
sólo esconden la incapacidad del comentarista para comprender el
texto. Y, sobre todo, no podemos caer en una concepción que con-
vierta a uno de los libros más geniales de la historia en fruto del azar y
de múltiples manos desconocidas. " De Wette, Stickel, Da,idson. H- 1 ¡ '1
7
Bardtke.
' Hirzel, Gunkel, Goettsk~ ~
9
Umbreit, Heath, Dillmann.. friedir:ida
13

14
Das Buch Hiob (1981) 2-18.
Con la posible excepción de 41,4-26, como ya indicamos al final del apartado anterior.
10
Hoffmann, Cheyne, Sutdiffe. e a 1
FECHA. MOTIVO, AUTOR 83

VIII. FECHA, MOTIVO, AUTOR 1

. Lo dicho sobre la formación del libro explica la variedad de opi-


mones sobre la fecha. Algunos incluso niegan que pueda darse una
respuesta global; el libro no tiene fecha de composición, sino que fue
atravesando diversas etapas, separadas a veces por decenios e incluso
siglos. A continuación indicaremos las distintas opciones y los princi-
pales argumentos que se aducen. Pero conviene dejar claro desde el
comienzo que el problema de la datación es secundario. El libro de
. .100er que cumple una función Job, como las grandes obras literarias, rompe el estrecho límite de la
parte. Si lo introdujo alguien época en que fue compuesto y adquiere dimensión supratemporal. Lo
· - El problema de Elihú es que diremos en estas páginas ayudará a comprender cómo Job, libera-
sitio entre Job y Dios. Su do de coordenadas temporales, ha podido convertirse en obra «eter-
presencia crea problemas in- na». Los comentaristas lo han situado en los siguientes momentos:
- . N os inclinamos a
. .1151ftllor de alguien que,junto a l. Época premosaica 2•
isnelita (concretamente de un 2. Época de Moisés 2•.
lo que habitualmente se afir- 3. Época de Salomón 3 •
. .lllltcar el mensaje del libro. La 4. Entre los siglos IX-VIII 4 •
Y quizá quien introdujo estos 5. Hacia el año 700 5 •
km3 ningún hombre, pagano 6. En el siglo VII, bien sea a comienzos 6 , mitad 7 o finales del
b solución. Los discursos de mismo y primeros años del siguiente (época deJeremías) 8 •
•Ddo.x;¡, sino el descalabro final 7. Durante el exilio 9 •
.o cncuentran eco en Job, que 8. A finales del siglo VI 10 •
...aiMra definitiva. Entendidos de
l!llillorsiÍOilall la estructura delli-
1
•..t"'ri':an un dato nuevo e intere- Además de los comentarios, cf. C. F. Richter, De aetate libri lobi definienda commentatio,
en R. Lowth, De Sacra Poiisi Hebraeorum Prelectiones (Leipzig 1815) 675-97 (el interés del
lbiDIIÜ4[f,_ y otros detalles hablan estudio es principalmente histórico);]. Ley, «Die Abfassungszeit des Buches Hiob»: ThStKr
(1898) 34-70; P. P. Zerafa, The Wisdom ofGod in the Book of]ob (Roma 1978) especialmen-
de un complejo proceso, pero 2
te 84-95;]. Léveque, «La datation du livre de Job»: VTS XXXII (1981) 206-19.
Rabí Natán
. ,. . .N.:. ~-
añadidos, que a veces 2
' Targum babilónico, Baba Bathra, 14b.15a .
. .Kit[¡[ri. para comprender el ·' Gregorio Nacianceno, Lutero, Doderlein, Hahn, Schlottmeyer, Franz Delitzsch, Keil e in-
en una concepción que con- cluso E. J. Young, lntroduction to the Old Testament (1949) 309.
4
b historia en fruto del azar y Hengstenberg (antes de Amós), Andersen (c. 750), Zockler (escrito por Ezequías).
'A.Menc
6
De Wette, Stickel, Davidson, Heiligstedt, Studer, Ewald.
7
Bardtke.
s Hirzel, Gunkel, Goettsberger, Ley, Steinmüller, Konig, Freedman, Dahood.
9
Umbreit, Heath, Dillmann, Friedrich Delitzsch, Driver, Landersdorfer, Terrien.
10
Hoffmann, Cheyne, Sutcliffe, Guillaume, Zerafa .
...--~ ;¡} final del apartado anterior.
84 INTRODUCCIÓN

9. En el siglo V: primera mitad 11 o segunda 12 •


10. En el siglo IV 13 •
11. En el siglo m 14 •
12. En el siglo 11 15 •

No falta ninguna posibilidad. Pero algunos autores se niegan a ser


tan exactos y prefieren referirse a períodos a veces muy amplios: entre
700 y 200 (Pfeiffer), finales de la monarquía o exilio (Tur-Sinaí), 600-
450 (Sellin), 500-300 (Gordis, Albertz), siglos V-III (Weiser, Fohrer),
450-350 (McFadyen), 400-200 (Holscher, Lods). Ni siquiera puede
hablarse de unanimidad creciente con respecto a una datación posexí-
lica, ya que algunos comentaristas actuales siguen manteniendo la
preexílica. Esto demuestra que el libro no ofrece argumentos seguros
para su datación. Un mismo dato puede ser valorado de forma distin-
ta. Lo demuestra el análisis de estos cuatro capítulos: 1) referencias
históricas; 2) concepciones religiosas y culturales; 3) vocabulario y
estilo; 4) relación con otros autores y textos bíblicos.

l. Referencias históricas

Las ofrezco en el orden en que aparecen en el libro, indicando las


interpretaciones a que se han prestado, junto con una crítica de las
mismas. Al ir saltando de una teoría a otra, el lector experimentará el
mismo desconcierto que los comentaristas y podrá valorar por sí mis-
mo la calidad de los argumentos.
1,1 7: Presenta a los caldeos como nómadas. Esto nos situaría en el
segundo milenio antes de Cristo. Pero se trata de mera ficción literaria.
3,14s: La mención de reyes, consejeros y nobles equivale a la de la
jerarquía persa (Esd 7,28; 8,25) y favorece una datación desde finales
del siglo VI a fines del IV. Pero la institución de los «consejeros» y de
los «nobles/príncipes» es mucho más antigua; el argumento no es
apodíctico.

11
Duhm, Driver-Gray, Dhorme, Weber, Léveque.
12
Baab; hacia el año 400: Kuenen, Budde, De Wilde.
13
Cheyne, Steuernagel, Eissfeldt, Finkelstein.
14
Holtzmann, Stade, Volz, Peters.
15
Siegfried. 16
O. Eissfeldt, Th~ H~brrw L.,___
FECHA, MOTIVO, AUTOR 85

6,19: Algunos piensan que las caravanas de Tema y Sabá nos si-
túan en la época persa, ya que sólo entonces comenzó a desarrollarse
el tráfico caravanero a través del desierto arábigo. Es cierto que el trá-
fico caravanero en Arabia sólo está atestiguado en fechas tardías, pero
el relato de la visita de la reina de Sabá a Salomón constituye una
~os autores se niegan a ser prueba de que ya en el siglo x existía tráfico de caravanas entre Arabia
•.ar:JIS a veces muy amplios: entre del Sur y Siria 16 •
aa11111m o exilio (Tur-Sinaí), 600- 9,24: Junto con 12,6.14-25; 21,7.16-18; 24,1 es utilizado como
siglos V-III (Weiser, Fohrer), reflejo de una época agitada. Pero ha habido tantas a lo largo de la his-
...mer. Lods). Ni siquiera puede toria que los autores difieren desde los siglos VII-VI (Hirzel) hasta
aspecto a una datación posexí- poco después de Alejandro Magno (Peters).
pc:bliaic~ siguen manteniendo la 9,25: «Mis días corren más que un correo». Para algunos se trata
110 ofrece argumentos seguros de una referencia a los correos rápidos instituidos por Darío. Sin em-
ser \-alorado de forma distin- bargo, desde el siglo X está atestiguada en Israel la existencia de «co-
cuatro capítulos: 1) referencias rredores», Cl':;n_ (ra~ím) elegidos por Absalón (2 Sm 15,1), Adonías
y culturales; 3) vocabulario y (1 Re 1,5), Roboán (1 Re 14,27s). Parece tratarse de soldados especia-
~r:xtos bíblicos. lizados, capaces de transmitir rápidamente una noticia (cf. 2 Sm 18,22.
24.26; 2 Re 5,21 ). N o es preciso referirlo a la institución persa.
12,6: «Hay paz en las tiendas de los salteadores ... ». Véase lo
dicho a propósito de 9,24. Guillaume descubre aquí una referencia a
Nabónido y sus tropas, que se establecieron en el oasis de Tema en-
a.~n::cen en el libro, indicando las tre 552 y 542 antes de Cristo. Pero la frase es tan ambigua que cual-
junto con una crítica de las quier interpretación parece preferible a una tan exacta como la de
etrL d lector experimentará el Guillaume.
l!l:lll:ias y podrá valorar por sí mis- 12,14-25: En este pasaje ven algunos el reflejo de deportaciones
masivas, que nos situarían en una época posterior a la campaña asiria
contra Samaría en el 722 (Landersdorfer). Dentro de este bloque, al-
trata de mera ficción literaria. gunos autores se centran en los vv. 17-19, aplicándolos al destierro de
a.¡at:IS y nobles equivale a la de la los israelitas del norte o al de los judíos a Babilonia. Imposible sacar
am.ux una datación desde finales conclusiones definitivas.
••oon de los «consejeros» y de 15,19: Mientras Buttenwieser lo aplica a las buenas relaciones en-
antigua; el argumento no es tre los persas y los vecinos palestinos de los judíos, Peters lo hace a
comerciantes o sabios griegos.
19,23s: Referencia a la inscripción de Behistun, en tiempos de
Darío (alrededor del 520 a. C.). Así Fohrer y De Wilde entre otros.
Pero no es seguro que el autor la conociese. El texto puede reflejar

16
O. Eissfeldt, The Hebrew Kingdom, en The Cambridge Ancient History 11/2 (1975) 593.
86 INTRODUCCIÓN

sólo el conocimiento de la técnica de grabar en piedra, que debía de


ser anterior a la época de Darío.
22,6: «Exigías sin razón prendas a tu hermano, arrancabas el ves-
tido al desnudo». Situación idéntica a la de Neh 5, a mediados del si-
glo V (Albertz). Pero hechos parecidos fueron denunciados por los
profetas preexílicos y están previstos en el Dt.
26,9: «Oscurece la cara de la luna llena desplegando sobre ella su
nube». Referencia al eclipse de luna del 19 de marzo del 721 a. C.
(Hitzig, De Wilde). Pero puede referirse a cualquier noche nublada.
Es cierto que al ftiar la fecha los autores no se basan exclusiva ni
primordialmente en estos datos de tipo histórico. Basta tener presente
su ambigüedad para advertir que por este camino no se llega a resulta-
dos seguros I 7 •

2. Concepciones religiosas y culturales

Algo parecido ocurre con este capítulo, en el que incluimos ideas


sobre Dios, el hombre, los ángeles, el Satán, la salvación, etc.

- A lo largo del libro se presupone el monoteísmo; nos encon-


traríamos, pues, en época posterior a la del Deuteroisaías (c. 540).
- Se da por supuesta la responsabilidad individual (21,19) y el
valor del individuo frente a la comunidad. Éste nos sitúa en tiempos
de Ezequiel o, mejor, después de él (Ez 18; .'3.'3).
- No existe fe en la inmortalidad, y esto nos sitúa en una fecha
anterior a la del libro de Daniel (siglo n). .'3. Vocabulario y estilo
- El autor desconoce la idea del sufrimiento vicario tal como la
expone Deuteroisaías en los Cantos del Siervo. De donde deducen al- En este capítulo desempaiil
gunos que Job es anterior a Is 11, mientras otros objetan que podía co- abundantes que llaman la ~
nocer la idea y rechazarla. Sobre este punto volveremos más adelante. atractivo que esta lengua
- El elevado nivel moral del c . .'31 sería indicio para Peters de una una palabra aramea para ofla::el
época tardía. Esta afirmación resulta desconcertante cuando se cono- breo (véase 16,19; .'39,5; 40_1
ce el alto nivel moral al que se llegó muchos siglos antes en Egipto y para variar, o porque el ar.uJKO
Mesopotamia, prescindiendo incluso de Israeli 8 •
19
Más compleja es la relación emn .....
17 Job, otros piensan que éste se imaia_.
Así lo reconocen Peters, Kuhl y Fohrer entre otros.
ja, 1: Der Ursprung des Satann:
18
Cf. J. L. Sicre, «La preocupación por la justicia en el Antiguo Oriente»: <<Proyección>> 18
(1981) 3-19.91-104.
ra de Satán. Sin llegar a tanto. d ' '1
"' Cf. P. P. Zerafa, The Wisdom ofGJ... W..
FECHA, MOTIVO, AUTOR 87

- La figura del Satán. En el prólogo de Job y en Zac 3,1-2 apare-


ce «el Satám>, con artículo; se trata de una función, un adversario en
lB hermano, arrancabas el ves- general, o un acusador, miembro de la corte celeste. Este uso es dis-
la de ~eh 5, a mediados del si- tinto del que refleja 1 Cr 21,1, donde Satán se usa sin artículo; aquí es
fueron denunciados por los nombre propio y designa a un personaje bien definido, principio del
di>L mal. Por consiguiente, el libro de Job sería anterior al de las Cróni-
cas 19 • Pero algunos consideran el uso del artículo un detalle arcaizante
que no implicaría una datación anterior a Crónicas; de hecho, el tér-
a cualquier noche nublada. mino siguió usándose con el sentido genérico de «acusador» en el he-
II•JR::s no se basan exclusiva ni breo rabínico 20 •
histórico. Basta tener presente - Adoración de los astros (31,26-28). Unos usan la referencia
camino no se llega a resulta- para datar el libro en la época de Manasés y otros para fecharlo en épo-
ca posexílica. El culto a los astros está atestiguado en Ez 8, 16; J r 44,
15-19; Dt 4,19; 17,2ss.
- La idea de los ángeles y del ángel intercesor (5,1; 33,23) ha-
blaría en favor de una datación posexílica según Peters, Kuhl y otros.
- Concepción del matrimonio. Dt 21,15-1 7 legitima y regula la
. .- ..... en el que incluimos ideas poligamia; ya que en Job no desempeña ningún papel, el libro podría
patíin..la salvación, etc. ser de un par de siglos más tarde.
d monoteísmo; nos encon- - Ez 14,14.20 conoce la leyenda de Job, pero no el libro actual
dd Deuteroisaías (c. 540). (Budde), que, por consiguiente, sería posterior. Pero podríamos pre-
....._Jad individual (21,19) y el
guntarnos si no le ocurre lo mismo a Santiago .
•-.._ Éste nos sitúa en tiempos - El universalismo y cosmopolitismo del autor sería indicio de la
18; 33). época posexílica, incluso de la segunda mitad del Imperio persa.

3. Vocabulario y estilo

En este capítulo desempeñan un gran papel los aramaísmos, tan


otros objetan que podía co- abundantes que llaman la atención. Dhorme ha subrayado el especial
11-110 t"olveremos más adelante. atractivo que esta lengua ejercía en el autor de Job. A veces escoge
una palabra aramea para ofrecerla en paralelismo con el término he-
breo (véase 16,19; 39,5; 40,18). Otras usa el arameo en vez del hebreo
para variar, o porque el arameo ha adquirido carta de ciudadanía (3,25;

19
Más compleja es la relación entre Job y Zacarías. Mientras unos admiten la anterioridad de
Job, otros piensan que éste se inspira en el profeta. Así, K. Marti, <<Zwei Studien zu Sachar-
ja, 1: Der Ursprung des Satans»: ThStKr (1892) 207ss; según él, Zac habría creado la figu-
ra de Satán. Sin llegar a tanto, defienden la prioridad de Zacarías Stade, Budde y Gray.
2
° Cf. P. P. Zerafa, The Wisdom ofGod, 89.
............._

88 INTRODUCCIÓN

5,22; 15,17; 16,22; 30, 3.6). En ocasiones, una de las consonantes de


la raíz se explicará por una pronunciación aramaizante (por ejemplo,
1.!.71 en lugar de l.l.7r). Y también la gramática refleja el influjo arameo.
Estos datos bastarían según Dhorme para fechar el libro en un perío-
do en el que este idioma penetraba seriamente en Israel, es decir, en el
posexilio 21 • Aunque esta opinión la aceptan gran cantidad de autores,
otros niegan su fundamento: «Los aramaísmos son signo de cronolo-
gía tardía cuando se encuentran en ellengucüe popular; pero cuando
se descubren en composiciones literarias sólo indican versatilidad
cultural, ya que la élite judía pudo usar palabras extranjeras antes del
exilio igual que pudo cultivar el hebreo clásico después de él» 22 • Por
otra parte, algunos aducen también argumentos de vocabulario y or-
tográficos en favor de una datación preexílica 23 •
Más subjetivo e inseguro aún resulta el argumento del estilo.
Hubo épocas en que la genialidad de Job movía a situarlo cercano al
mayor poeta de Israel, Isaías. Sin embargo, para otros sería discutible
esta identificación del «mayor poeta», al mismo tiempo que conside-
ran nuestro libro más cerca del Deuteroisaías. Sin duda, la concep-
ción global de la obra, con su estructura tan superior a la de los textos
mesopotámicos paralelos, supone una elaboración más tardía que la
de éstos. Pero cualquier otra conclusión peca de atrevida. Un genio
de esta talla pudo surgir lo mismo en el siglo VII que en el IV.

4. Relación con otros autores y textos bíblicos

La solución a estas incertidumbres se ha buscado también en los


posibles puntos de contacto o dependencias de Job con respecto a otros
autores bíblicos. Limitaremos la exposición a los más significativos 24 •

21
E. Dhorme, Le livre de Job, CXLII. Un estudio de los aramaísmos de Job en H. H. Snaith,
The Book of]ob, 104-12.
22
P. P. Zerafa, op. cit., 92.
21
D. N. Freedman, «Ürthographic Peculiarities in the Book of Job»: El 9 (1969) 35-44; M.
Dahood, «Sorne Rare Parallel Word Pairs in Job and in Ugarit», en The Word in the World.
Homenaje a F. L. Moriarty (Cambridge 1973) 19-34.
24
Por eso prescindimos de la comparación con Isaías (que muchas veces era con Deutero-
isaías), Malaquías y Proverbios. Sobre todo en este tema es fundamental el comentario de «Quelques remarques sur la~·
Dhorme. Véase también S. Boorer, <<A Matter ofLife and Death: A Comparison ofProverbs 311. A. Glasner. «Job. ~ 1.!-A
1-9 andjob», en S. B. Reíd (ed.), Prophets and Paradigms. JSOTSS 229, 187-204. capítulo de Job se re~rr nt ~
FECHA, MOTIVO, AUTOR 89

_.-;;;,..una de las consonantes de Jeremías: Las palabras iniciales de J oh (3,3-11) ofrecen grandes
Mamaizante (por ejemplo, semejanzas conJr 20,14-18, última de las «confesiones» del profeta.
IIIK~IIK:a refleja el influjo arameo. Muchos piensan que Job desarrolla el tema de Jeremías, inspirándose
fechar el libro en un perío- en éF 5 • Pero Westermann considera innecesario aceptar una depen-
~~ICilte en Israel, es decir, en el dencia literaria 26 • La misma discusión existe a propósito deJr 15,18 y
--~tan gran cantidad de autores, Job 6,15-20;Jr 15,21 y Job 6,23;Jr 12,1-3 y Job 21,7ss.
. .-.;¡IÍSIIDCJIS son signo de cronolo- Deuteroisaías 27 : El importante papel que desempeña el sufrimiento
~e popular; pero cuando en el libro de J oh y en los Cantos del Siervo de Yahvé ha llamado siem-
IJI;IDil-ts sólo indican versatilidad pre la atención a los comentaristas; así como las semejanzas entre ls
pabhras extranjeras antes del 50,8 y Job 13,19; Is 50,9 y Job 13,28; Is 53,9 y Job 16,17. Sin embar-
dásico después de él» 22 • Por go, la idea del sufrimiento vicario parece situar al Deuteroisaías en un
lll~Dentc)S de vocabulario y or- estadio posterior, más profundo. Es como algunos interpretan los da-
tos. Terrien, que ha estudiado el tema detenidamente, concluye: «Una
comparación entre Job e Is 11 muestra que el primero es más antiguo.
Como han subrayado desde hace tiempo los exegetas, existe entre ellos
numerosos puntos de contacto. Se notarán en particular el uso de pala-
bras raras y sobre todo la elección de expresiones idénticas o muy pa-
recidas, que sirven para describir dos temas fundamentales: la trascen-
dencia de Dios y la precariedad del hombre. En ninguno de estos
pasajes, examinados en sus contextos respectivos, es posible mantener
que Job depende del Deuteroisaías. De ser así, resultaría difícil explicar
por qué habría omitido el motivo de la creación, por fíat -una de las
características del profeta- e ignorado el verbo ~1::! (bara'), «crear».
Más en concreto, se advertirá que la figura del Siervo de Yahvé está
descrita en Is 11 de manera muy cercana a la que Job emplea para comu-
nicar sus sufrimientos, pero el poeta de Job no se ha inspirado en ellos
ni los cantos le sirvieron de modelo ( ... ).El autor de Job ha ens~yado
. .ICIOts de J oh con respecto a otros todas las soluciones posibles para explicar el sufrimiento humano. Ha
. .aóo ¡¡ los más significativos 24 • explorado todas las teorías imaginables, salvo la tesis de la sustitución
sacrificial o de la solidaridad vicaria. No hace la menor alusión a ella,

" Cornill, Budde, Dhorme, Peters, Fohrer.


26
Para él puede tratarse de una forma común desarrollada de dos modos diversos. «Puede de-
~ Book ofJob»: El 9 (1969) 35-44; M. cirse que la formulación de Job está más desarrollada que la de Jeremías; también puede
Íll r~t>>. en The Word in the World. aceptarse que la forma de Job es más reciente. Pero no es algo seguro; podrían darse simul-
táneamente» (Der Aujbau des Buches Hiob [2 1977) 58, nota 1).
27
~~ muchas veces era con Deutero- Cf. R. H. Pfeiffer, <<The Priority of Job over Is. 40-55>>: JBL 46 ( 1927) 202-06; S. Terrien,
.,_.. es fundamental el comentario de <<Quelques remarques sur les aflinités de Job avec le Deutéro-Isale>>: VTS XVI (1966) 300-
- t Death: A Comparison of Proverbs 311. A. Glasner, <<Job, Chapter 12-A Bible Puzzle»: BM 71 (1977) 483-95, piensa que este
..,._~u.JSOTSS 229,187-204. capítulo de Job se refiere en gran parte a profecías de lsaías.
90 INTRODUCCIÓN

positiva o negativa. No entabla polémica con ella; la ignora total y abso-


lutamente»28. Otros reconocen que los Cantos del Siervo no sirven para
llegar a conclusiones definitivas: «Cronológicamente hablando, no es
necesario que estas dos concepciones se hayan sucedido o formen par-
te de una misma línea de evolución. Han podido desarrollarse parale-
lamente»29. Pero otra serie de semejanzas (Is 40,26s y Job 22,12-14;
40,6-8 y Job 14,2; 63,10 y Job 30,21; 59,4 y Job 5,7; 15,35), y en es-
pecial las doxologías (en 8,20-22 y 9,8-10 se combinan rasgos de dis-
tintos autores para convertirlos en elementos de una misma estrofa) in-
clinarían la balanza en favor de la prioridad del Deuteroisaías.
Lamentaciones: Algunos no conceden importancia a los puntos
de contacto, pensando que la mayoría de ellos se encuentran en Lam 3
y que este texto se inspira en Job 30 • Léveque, sin embargo, concede
gran importancia a Job 19, que considera una antología de las Lamen-
taciones, inspirado en ellas y no a la inversa 31 •
Salmos: La comparación aporta a veces poca luz, ya que resulta
difícil datar muchos salmos. Según Dhorme, en Job 5,16; 12,21.24 se
cita el Sal 107, que es claramente posexílico. Job 7,17 recoge con sen-
tido peyorativo Sal8,5; 144,3. Otra referencia a Sal144,4 se encuen-
tra enJob 7,16. EnJoh 21,17-18 resuena Sal1,3, y «el consejo de los
en contacto con la
Como advertíamos al
épo<23-
ayudan a una datación ·
malvados» (Sal1,1) aparece con los mismos términos en Job 21,16.
tema parece ser posterior 3 la
Zacarías: Además de la coincidencia con J oh en la figura del
También pudo contribuir 3
Satán 32 , Dhorme indica expresiones similares en el Prólogo de Job y
años posteriores. Esto y otros
Zac 1,10-11; 3,1-2; 4,10; 6,5-7. «Comparando estos pasajes no se
tos campos, favorecerían d
dudará en reconocer la anterioridad del profeta, que se sirve del estilo
apropiado a cada escena que describe, mientras que el Satán de Job
opinión más extendida 3<1• ' 1
siglo V sea el más adecuado.
recurre a frases estereotipadas» 33 • Personalmente no sería tan optimis-
cundaria.
ta con respecto a la comparación:34 •
Esta incertidumbre coo

de una época concreta. .Los


" S. Terrien, Job, 24s.
29
E. Dhorme, Le livre de Job, CXXIV. interpretaciones más ~
30
Así, K. Budde, Das Buch Hiob, XLII. Hitzig, por ejemplo. qut · -
31
· Cf. artículo citado en nota 1, pp. 210s., donde ofrece un cuadro comparativo. tivo que impulsó al autor (cea
32
Véase lo dicho en el apartado b) y en la nota 19.
33
Op. cit., CXXXIII.
hin>), cree encontrarlo en b
3
' Es cierto -y curioso- que n1:9 (hitp.) l"?il sólo se usa en Zac 1,10.11; 6,7 (3x) y Job 1,7; 722.Job sería imagen de estt
2,2; pero (hitp.) l"?il es frecuente y no sé si es justo establecer relación entre los autores.
f"Jl.(;T"?~:;¡ ~1rD se usa en 2 Sm 24,8 (en qal, igual que en Job 1,7; 2,2, mientras que Zac
4,1 O lo usa en pilpel). il)il'-"?.!l :J:;>'rlil"? (Job 1 ,6; 2,1) no creo que tenga especial relación
"' Das Buch Hiob, XLIII.
con Zac 6,5; igual podría tenerla con I Sm 10,19 (aunque aquí se usa 'l;i"?). 3
° F. Hitzig, Das Buch Hiob. XL\lk.
FECHA, MOTIVO, AUTOR 91

con ella; la ignora total y abso- PentateucojHexateuco: Budde enfoca el problema del modo si-
.,.-I&U:3 del Siervo no sirven para guiente: «Es interesante que tanto el libro popular como el poeta pa-
......~1ca.me:nte hablando, no es recen depender de todos los documentos principales de la ley, es decir,
ho!nn sucedido o formen par- del Hexateuco ya terminado. AJE hacen referencia la moneda qesita
Porudo desarrollarse parale- (42,11 y Gn 33,19; Jos 24,32), los instrumentos musicales de 21,12;
(Is 40,26s y Job 22,12-14; 30,31 (cf. Gn 4,21; 31,27), la formación del hombre a base de tierra y
59.-1 y Job 5,7; 15,35), y en es- del aliento divino y su vuelta a la tierra (comparar 10,9; 27,3 con Gn
se combinan rasgos de dis- 2,7; 3,19). Los sacrificios de 42,8 sólo se encuentran exactamente
llla~IOS de una misma estrofa) in- igual en el caso de Balaán (N m 23, 1) y deben haber sido elegidos in-
del Deuteroisaías. tencionadamente, ya que se trata de sacrificios extraisraelitas a Yahvé.
Muchos textos recuerdan al Dt; de él dependen con certeza la referen-
cia a correr las lindes (42,2; cf. Dt 19,14) y el culto a las estrellas
•bbllue. sin embargo, concede (31,26-28; cf. Dt 17,2ss; 4,19). La ley de Santidad parece resonar en
una antología de las Lamen- el término iir~i (zimma) aplicado al adulterio (31,11; cf. Lv 18,17;
19,29; 20,14). Por último, las palabras finales del libro difícilmente
'ftCeS poca luz, ya que resulta
son independientes de las fórmulas que usa el documento sacerdotal
_....e,enjob 5,16; 12,21.24 se cuando mueren Abrahán e Isaac (Gn 25,7s; 35,28s). Esto nos pone
-.~oo.Job 7,17 recoge con sen-
en contacto con la época alrededor del año 400» 35 •
ldár:nc:i'.a a Sal144,4 se encuen-
Como advertíamos al comienzo, ninguno de estos cuatro capítulos
Sall,3, y «el consejo de los ayudan a una datación evidente. Una reflexión tan elaborada sobre el
1111-.JS términos en Job 21,16. tema parece ser posterior a la espontánea exclamación de Jr 12,1-3.
~.:liOI con Job en la figura del
También pudo contribuir a ella la dura experiencia del exilio o de los
.._..U"eS en el Prólogo de J oh y
años posteriores. Esto y otros datos dispersos, procedentes de distin-
tos campos, favorecerían el situar el libro en la época posexílica. Es la
opinión más extendida actualmente entre los comentaristas. Quizá el
siglo v sea el más adecuado. Pero insistimos en que la cuestión es se-
cundaria.
Esta incertidumbre con respecto a la fecha nos hace mirar con
desconfianza los intentos de ver reflejada en el libro la problemática
de una época concreta. Los autores que lo han hecho terminan en las
interpretaciones más dispares.
Hitzig, por ejemplo, que insiste en la necesidad de encontrar el mo-
-cuadro comparativo. tivo que impulsó al autor («en el antiguo Israel no se escribía por escri-
bir>>), cree encontrarlo en la deportación de los israelitas del norte el año
722.Job sería imagen de este pueblo sufriente, humillado y oprimido 36 •
ell3iMecer relación entre los autores.
4IK en Job 1,7; 2,2, mientras que Zac
:Li 1 - creo que tenga especial relación '" Das Buch Hiob, XLIII.
t-pK <KJUÍ se usa·~::¡'?). "" F. Hitzig, Das Buch Hiob, XLVIIs.
92 INTRODUCCIÓN

Esta teoría del destierro la aplican bastantes al exilio judío del 586.
No sería extraño que este acontecimiento, que desencadenó una acti- prelaciones, porque dem~
vidad literaria y teológica sin precedentes, hubiese influido en el autor obra, que se presta a tan dispa4
de Job. Pero no tenemos certeza de ello y, si la composición del libro da suelta a la imaginación..
se retrasa al siglo V, más bien deberíamos excluirlo. pueden distraer la atención
Zerafa ha propuesto una teoría inaceptable. Cree que la composi- de J oh no es una época oi -
ción del libro estuvo motivada por la vuelta de los desterrados de Ba- hombre con su angustia. su
bilonia, gente arrogante que se consideraba el «resto santo». El autor apuesta por el hombre ~-locp
de Job reacciona contra su orgullo. Los valora como extranjeros y los en la tomenta; que 'T~
compara con un potentado edomita, que se gloría sin motivo 37 • hombre y Dios son
R. Albert 38 parte de un presupuesto más sólido. Acepta con otros un genio. Aunque las e·
muchos que el libro de J oh refleja una crisis en la tradición sapiencial fue el liberarse de ellas lo que
de Israel. Pero considera importante delimitar las coordenadas socio- prejoven.
lógicas e históricas de esa crisis. La comparación con la Teodicea babi- Por desgracia (¿o por SiKdal
lónica y un análisis interesante de ciertos datos de Job le llevan a for- bre. Siglos atrás no faltar-..
mular la tesis de que este libro refleja una profunda ruptura dentro de Moisés 40 , Salomón 41 , lsaás.e.
la clase alta judía; están, por una parte, quienes se aprovechan de su o a Elihú 15 • En tiempos JBOdcn4l
situación económica para explotar a los demás; por otra, quienes han anonimato, limitándose a COIIIidl
puesto su influjo y su riqueza al servicio de los débiles, sin que esto «edomita» 48 , «árabe» ~ 9 • La
les haya reportado ningún beneficio. Según Albertz, esta problemática be en Palestina parece b JDá5
encaja perfectamente en lo que conocemos de la época de Nehemías ción del libro en Babilonia
(cf. N eh 5). Pero debe terminar reconociendo que el poeta se indepen-
diza bastante de la problemática que le rodea. «La crisis concreta le
sirve de motivo para reflexionar de forma genérica sobre el destino del
hombre, su sufrimiento y su situación de duda, rebeldía y esperanza
40
Targum, Talmud (Baba BadJn I>\.-
frente a Dios. En conjunto, el poema de Job está más lejos de su tras-
41 Gregorio Nacianceno. úlma. c....¡,._
fondo social que la obra babilónica» 39 • 42
Codurque.
Job, imagen del pueblo desterrado, imagen de la gente orgullosa 43
Zockle.
44
que vuelve del destierro, de un sector de la clase alta arruinado por su Schultens.
" Lightfoot.
misma bondad ... Las imágenes podrían multiplicarse. Cada una de 46
Eichhorn (con formación ~l
ellas implicaría una tesis sobre los motivos y circunstancias de com- cher, Fohrer, De \\-tlde. ele..
47
Hitzig, Andersen. Fr~ n...&.
" Herder, Ilgen, Pfeiffer.
37
P. P. Zerafa, op. cit., especialmente 93-95. Resulta incomprensible que Zerafa considere a 19
Ibn Ezra, Margoliouth.. FOSUL e Z 1
Job imagen de quienes vuelven del exilio; según él, los exiliados han pasado de mal a bien, ;o Al calificar al autor de <ÍnrdtawaD !
«forman parte de una nación restaurada y próspera». Prescindiendo de que la comunidad rácter profesional de los ~ dr
posexílica tenía muy poco de próspera a fines del siglo VI (como queda claro por Ageo y sus representantes ha ~ a ~
Zacarías), a Job le ha ocurrido todo lo contrario, pasando del bienestar a la desgracia. Whybray, Th~ lnt~lúdaltl T~ 8
3
' <<Der sozialgeschichtliche Hintergrund des Hiobbuches und der "Babylonischen Theodi- cialmente 61-70). Creo qot ...lit a
zee">>, en Die Botschaft und die Boten (Homenaje a H. W. Wolff; Neukirchen 1981) 349-72. bre las relaciones enrre Job! b. ' · ' •
39
Art. cit., 372. tiale dans le line de Job>: ETh&d J
FECHA, MOTIVO, AUTOR 93

. . . . .ttes al exilio judío del 586. posición del libro. En el fondo, gusta descubrir esta variedad de inter-
que desencadenó una acti- pretaciones, porque demuestran la inmensa apertura y riqueza de la
huhiese influido en el autor obra, que se presta a tan dispares lecturas. Pero no conviene dar rien-
!"- si la composición del libro da suelta a la imaginación. Sobre todo, porque estas concreciones
excluirlo. pueden distraer la atención del hecho principal: el «motivo» del libro
. .U~)l;lble. Cree que la composi- de Job no es una época ni un acontecimiento o un problema. Es el
••-oln de los desterrados de Ba- hombre con su angustia, su dolor, su misterio. Y es Dios. Un Dios que
. .er.~lba el «resto santo». El autor apuesta por el hombre y luego lo abandona; que se oculta y reaparece
nlora como extranjeros y los en la tormenta; que ama y golpea, acosa, persigue, colma de bienes. El
se gloria sin motivo 37 • hombre y Dios son argumento suficientemente rico para fecundar a
más sólido. Acepta con otros un genio. Aunque las circunstancias históricas sirviesen de detonante,
crisis en la tradición sapiencial fue el liberarse de ellas lo que permitió al autor crear una obra siem-
ldldlmitar las coordenadas socio- pre joven .
. .llpíilr.tCión con la Teodicea babi- Por desgracia (¿o por suerte?) no sabemos nada de este gran hom-
datos de Job le llevan a for- bre. Siglos atrás no faltaron optimistas capaces de identificarlo con
profunda ruptura dentro de Moisés 10 , Salomón 41 , Isaías 42 , Ezequías 43 , o de atribuirlo al mismoJob 44
quienes se aprovechan de su o a Elihú 45 • En tiempos modernos los comentaristas se inclinan por el
demás; por otra, quienes han anonimato, limitándose a considerarlo <9udío» 16 , «israelita del norte» 47 ,
de los débiles, sin que esto «edomita» 48 , «árabe» 19 • La opinión tradicional de un judío que escri-
--~111 Alhertz, esta problemática be en Palestina parece la más acertada, frente a las que sitúan la redac-
~~lOS de la época de N ehemías ción del libro en Babilonia (Naish) o Egipto (Hitzig).
...ar:nd.o que el poeta se indepen- El autor es un intelectual 5°. Se inserta en ese grupo tan heterogé-
lr rodea. «La crisis concreta le neo de Israel y del antiguo Oriente que aborda los problemas más dis-
~érica sobre el destino del
de duda, rebeldía y esperanza
Job está más lejos de su tras- 40

41
Targum, Talmud (Baba Bathra 15), san Efrén, Kimchi, lbn Ezra,J. D. Michaelis.
Gregorio Nacianceno, Calmet, Grotius.
42
Codurque.
imagen de la gente orgullosa 43
Zockle.
44
dr b clase alta arruinado por su Schultens.
" Lightfoot.
multiplicarse. Cada una de 4
" Eichhorn (con formación árabe), Umbreit, Heiligstedt, Keil, Kissane, Gordis, Peters, Hols-
•Db~oos y circunstancias de com- cher, Fohrer, De Wilde, etc.
47
Hitzig, Andersen, Freedman, Dahood.
" Herder, Ilgen, Pfeiffer.
49
lbn Ezra, Margoliouth, Foster, Guillaume.
0
' Al calificar al autor de «intelectual» y no de «sabio>> pretendo evitar la discusión sobre el ca-
rácter profesional de los sabios de Israel. Un concepto muy estricto de esta actividad y de
sus representantes ha llevado a excluir el libro de Job de la corriente sapiencial (cf. R. N.
Whybray, The lntellectual Tradition in the Old Testament, BZAW 135 [Berlin 1974] espe-
cialmente 61-70). Creo que nadie se atreverá a separarlo de un movimiento intelectual. So-
bre las relaciones entre Job y la sabiduría, véase también E. Bruston, «La littérature sapien-
tiale dans le livre de Job>>: EThRel3 (1928) 297-305; R. Gordis, «Wisdom andJob>>, en Old
94 INTRODUCCIÓN

'
l
pares, se interesa por todo e investiga las relaciones del hombre y
Dios. Es cierto que pocos alcanzaron las cotas de nuestro autor. Pero
esto no debe impulsarnos a aislarlo de la corriente. Dentro de ella
pertenece al «sector crítico» 5 1• La tradición le crea más problemas de
los que resuelve. Y nada tiene valor absoluto por el simple hecho de
¡
! atribuirle distintos orígenes;
jes, lectura habitual y ansias
Pero existe otro detallr

ser antiguo. Se atreve a decirlo. A condenar las respuestas habituales


como «proverbios de arcilla» y «máximas polvorientas»; a llamar a los
representantes de la teología oficial «médicos matasanos», «palabre-
ros», que sólo demostrarían inteligencia si se callasen.
Hace falta valor para condenar el pasado de esta forma. Y más to-
davía para hablar de Dios como se atreve a hacerlo. La sociedad bien-
pensante e incluso los profetas (que tenían poco de bienpensantes) re-
chazaban con dureza a quienes hablaban mal de Dios, atribuyéndole
injusticia, arbitrariedad o desinterés por este mundo. El problema po-
día plantearse, pero con la humildad angustiada de Habacuc y Jere-
mías, o como trasfondo para un mensaje de esperanza (Deuteroisaías,
Zacarías). Nunca con ese orgullo y coraje de Job, más blasfemo que
los mayores «ateos». Muchos hombres a lo largo de la historia habrán
pensado como el protagonista de nuestra obra. Pocos se habrán per-
mitido formular sus ideas. Y casi ninguno escribirlas. El autor de Job
fue uno de ellos, demostrando una osadía sin igual.
Y hace falta también atrevimiento -y humildad- para dejar una
obra tan abierta, con más interrogantes que respuestas, indefensa ante
elogios y críticas. Cada uno puede leerla como quiera, descubrir su
propia angustia, recorrer el camino de Job y cerrarse a su reacción fi-
nal, considerándola insatisfactoria. Job, como la Pieta «Rondanini»
de Miguel Ángel, es la madurez de lo inacabado, la supremacía del es-
bozo sobre la imagen perfecta, de la arista sobre la superficie limada.
Pero pocos se atreven a legar a la posteridad una obra como ésta; es
más fácil derruida a martillazos o tirar al fuego el manuscrito.
Frente a este aspecto de su personalidad, los otros rasgos palide-
IX. GÉNERO LITERARIO
cen. Es sin duda un gran literato, excelente escritor, magnífico poeta.
Su cultura asombra y sus conocimientos tan variados han permitido
Cerraremos la introduccióa
anteriores, pero de mayOI" lnK1II
Testament Issues (ed. por S. Sandmel, 1968) 213ss; J. Léveque, Job et son Dieu, 607-679 nes distintas de la obra en •
(«La sagesse dans le livre de Job et le livre de Job dans les écrits de sagesse»). que el libro, además de lOIIIpCI'I
51
Hablar de Job como representante de la crisis de la sabiduría es casi un tópico. Véase como to, rompe también con las
ejemplo H. H. Schmid, Wesen und Geschichte der Weisheit, BZAW 101 (Berlin 1966)
173-86 .
frecuente en literatura el JlBO

......
GÉNERO LITERARIO 95

atribuirle distintos orígenes; es más fácil explicarlo por frecuentes via-


bs relaciones del hombre y jes, lectura habitual y ansias de saber.
las cotas de nuestro autor. Pero Pero existe otro detalle importante. Su amor a la naturaleza. Es
clr b corriente. Dentro de ella cierto que naturaleza e historia son temas habituales de la reflexión re-
..ición le crea más problemas de ligiosa de Israel. Pero aquí descubrimos aspectos nuevos. Como si la
. .lallhilto por el simple hecho de única solución al gran enigma de la vida viniese de abrir los ojos al
llldcmar las respuestas habituales mundo que nos rodea. En montañas que se desmoronan y árboles que
poh·orientas»; a llamar a los mueren, ríos que corren o se secan, luna resplandeciente o envuelta
••Edicc•s matasanos», «palabre- en nubes, lluvia, escarcha, gacelas, caballos, en el desierto o el Nilo, el
si se callasen. cocodrilo o el águila, tiene el hombre respuesta a sus problemas. El
. .asad-o de esta forma. Y más to- autor de Job ha anticipado en muchos siglos la «revolución coperni-
a hacerlo. La sociedad bien- cana». Para él, el hombre ya no es «centro de todas las cosas». Porque
poco de bienpensantes) re- cerrado en sí mismo, aturdido por su propia reflexión y su atormenta-
mal de Dios, atribuyéndole da búsqueda de la verdad, acaba entre tinieblas, como los ~ineros
este mundo. El problema po- que horadan la tierra, sin alcanzar la sabiduría (c. 28). Debe sah~ de la
~tiada de Habacuc y J ere- caverna interior al aire libre. Entonces podrá contemplar la mamfesta-
. de esperanza (Deuteroisaías, ción de Dios que viene en la tormenta, no para hablar de misterios
__ .,-IIIL de Job, más blasfemo que
abstractos e insondables, sino para hacer hablar a sus criaturas.
a lo largo de la historia habrán Y este mundo visible llevará al hombre a un nuevo conocimiento
obra. Pocos se habrán per- de Dios. Es lo más típico del autor de Job: su experiencia de Dios. La
escribirlas. El autor de Job evolución del protagonista refleja probablemente la suya personal.
sin igual. Desde el Dios sabido, amado y aceptado hasta el misterio impenetra-
--.- humildad- para dejar una ble que provoca rebeldía, luego sumisión. Al final, el resumen de un
~ respuestas, indefensa ante camino: «Te conocía sólo de oídas, ahora te han visto mis ojos». Pocas
como quiera, descubrir su palabras, larga experiencia. Años de lucha interior, de duda y de si-
,- cerrarse a su reacción fi- lencio, pensando, blasfemando y rezando, hasta que Dios se da a co-
~mo la Pieta «Rondanini» nocer de forma nueva. Experiencias de este tipo son inexpresables, y
•i.acal>a(fo, la supremacía del es- las palabras de un tercero las empañan de trivialidad. Es mejor leer el
. .ñsl!a sobre la superficie limada. libro y emprender un camino semejante.
•-n.nl:ui una obra como ésta; es
al fuego el manuscrito .
. .llilllldild. los otros rasgos palide-
IX. GÉNERO LITERARIO
~~Dk escritor, magnífico poeta.
tan ,-ariados han permitido
Cerraremos la introducción con este tema, tan discutido como los
anteriores, pero de mayor trascendencia, ya que motiva interpretacio-
nes distintas de la obra en su conjunto. El debate no es extraño, por-
J- Uo-eque, Job et son Dieu, 607-679
-·••les écrits de sagesse>> ). que el libro, además de romper los moldes habituales de pensamien-
to, rompe también con las formas tradicionales de expresión. N o es
la~ es casi un tópico. Véase como
t1rr flf"risllát. BZAW 101 (Berlin 1966) frecuente en literatura el paso del relato a la poesía, de la fábula a la

1
96 INTRODUCCIÓN

discusión filosófico-teológica, de ésta a la intervención de Dios. La- niendo una convicción ~


mentaciones, himnos, argumentos y contraargumentos, reclamación en parte; es preferible cbsiial
judicial, nos trasladan de un ámbito a otro, sin que sepamos dónde nión que comparten otro5
nos hallamos exactamente. Desde antiguo han reconocido los autores neros 5 • Holscher cree que
esta ambigüedad -o riqueza- de la obra. Y se esforzaron a menudo forma más evolucionada dd
por detectar un hilo conductor que permitiese clasificar el libro en taciones, himnos y diál~
uno de los géneros tradicionales. Los resultados fueron los siguientes: mismo género 6 •

1. Epopeya 3. Diálogo/Debate

Esta opinión se encuentra en algunos autores del siglo XVIII 1 • Opinión defendida a .
Aunque fue rechazada por Eichhorn 2 , volvió a resucitarla Genung 3 a pista de Herder 7 , relaci~
finales del XIX. «Si este poema se centra en un héroe, dándonos a co- mundo árabe. «Todo d la..
nocer su hazaña espiritual, nos indica con ello el género literario al
que debe ser asignado predominantemente. Considero este antiguo li-
bro como el documento de una sublime acción épica, cuyo escenario
no es el tumultuoso campo de batalla ni la arena de una temeraria aven-
tura, sino el alma solitaria de un justo. Contiene, aunque de modo poco
frecuente, los elementos capitales de un poema épico» (pp. 20s ). Reco-
noce luego que el sentido de «epopeya» no hay que tomarlo estricta-
mente; el poema parece a veces cercano al drama, desarrollando las
ideas por medio del diálogo; también presenta rasgos de poema didác-
tico. Pero conviene decidirse por un tipo concreto y elige el de poema
épico. La principal objeción, según el mismo Genung, es que la obra
carece de acción. Pero cree que ésta tiene lugar en lo íntimo del prota-
gonista, y por eso titula su estudio «La epopeya de la vida interior» 4 •

2. Poema didáctico

«Algunos autores recientes han llamado al libro la tragedia hebrea


_\_ Díllmann. Hi.-·b ('1 '\91 l \lll:. f
( ... ). Pero como la finalidad del poeta es puramente didáctica, expo- th-aturf h~briiiqu rl jrtm. 669.
Das Bu<h Hiob. -t.

1
J. H. Stufs, De Epopoeia Jobaea (Gottingen 1973); Lichtenstein,Num liber Jobi cum Odyssea
Homeri comparari possit (1773); C. D. Ilgen,Jobi antiquissimi carminis hebraici natura at-
J(>,. &út tú-r Ebratiduw J".aW_
· J- G. Eichhorn. E rain~
- Das Gfdi<ht '''" Hi..b. Xi-xm.
n.-
que virtus (Leipzig 1789);]. C. W. Augusti, Einleitung in das Alfe Testament, 268.
2
Einleitung in das AT III (3 1803) 555; V ( 4 1824) 139-41.
3
J. F. Genung, The Epic of lnner Lije Being the Book of]ob (Boston 1891) 20-29.
4
L. Hirzel, Das Buch Hiob, XXVI. - Da.; B ..,.~ Hr,:lc>. X.X..U DOG lL
GÉNERO LITERARIO 97

a b intervención de Dios. La- niendo una convicción religioso-filosófica, este título sólo se adecua
coutraargumentos, reclamación en parte; es preferible clasificar la obra como poema didáctico». Opi-
a otro. sin que sepamos dónde nión que comparten otros autores, sin negar los influjos de otros gé-
. .IIJ;uo han reconocido los autores neros 5 • Holscher cree que esta mezcla se debe a que J oh representa la
obn. Y se esforzaron a menudo forma más evolucionada del poema sapiencial, capaz de incluir lamen-
pcnnitiese clasificar el libro en taciones, himnos y diálogos, diferenciándose con ello de obras del
RSUltados fueron los siguientes: mismo género 6 •

3. Diálogo/Debate
1
lal~m<)S autores del siglo XVIII . Opinión defendida con matices diversos. Algunos han seguido la
TOirió a resucitarla Genung 3 a pista de Herder 7 , relacionando el libro con reuniones parecidas del
en un héroe, dándonos a co- mundo árabe. «Todo el libro es un diálogo entre sabios sobre el go-
con ello el género literario al bierno del mundo, con prólogo y epílogo. Un Consessus de amigos, tal
la.ente. Considero este antiguo li- como lo encontramos entre los árabes de tiempos posteriores( ... ). Un
acción épica, cuyo escenario Consessus en el que se debate la causa de Dios y la de Job; una colec-
.i b arena de una temeraria aven- ción de extensos discursos, una asamblea de sabios que se escuchan y
Contiene, aunque de modo poco responden, tal como les gusta a los orientales de todos los tiempos» 8 •
-poema épico» (pp. 20s ). Re co- En línea parecida elige Merx el término Makama o Musamira, «forma
no hay que tomarlo estricta- de entretenimiento típica de los semitas» 9 , mientrasJastrow se inclina
a.¡:amiO al drama, desarrollando las por el más griego de «simposio» 10 y otros piensan expresamente en
pn:senla rasgos de poema didác- los diálogos de Platón 11 •
lipo concreto y elige el de poema Esta clasificación es bastante aceptada, y aunque Umbreit objeta-
el mismo Genung, es que la obra ba contra ella que sólo se fija en la parte poética, prescindiendo del
bale lugar en lo íntimo del prota- prólogo y del epílogo 12 , esta crítica habría que revisarla tras el estudio
epopeya de la vida interior» 1 • de Van Dijk sobre el adaman-du 11 -ga, género sapiencial sumero-aca-
dio, que presenta la siguiente estructura:

alt.uc:Jio al libro la tragedia hebrea 5


A. Dillmann, Hiob (4 1891) VIII; F. Hitzig, Das Buch Hiob, XXVI; A. Lods, Histoire de la lit-
es puramente didáctica, expo- térature hebriiique et juive, 669.
' Das Buch Hiob, 4.
7
Vom Geist der Ebriiischen Poesie.
tichttnstein, Num liber Jobi cum Odyssea s J. G. Eichhorn, Einleitung in das ATV ('1824) 142.
9
..ti.tpúsilfli carminis hebraici natura at- Das Gedicht von Hiob, XXXIII .
10
The Book of]ob, 177.
~-ífaol( i• ~Alfe Testament, 268.
11
K. Fries, Das philosophische Gespriich von Hiob bis Plato (Tübingen 1904); O. Holtzmann,
~l.
ii{]H (Boston 1891) 20-29. en B. Stade, Geschichte des Volkes Israel 11, .'3.'3 1.
12
Das Buch Hiob, XXXI, nota h.
98 INTRODUCCIÓN

l. Introducción:
a) Introducción mitológico-etiológica. Enmarca el debate en
un sistema cósmico que se supone conocido para los
oyentes.
b) Se describen los atributos de los adversarios y su función
en dicho orden cósmico.
e) La «ocasión de litigio».
II. Cuerpo de la disputa, en el que los adversarios exaltan sus
propias cualidades y denigran lo más posible las del adversa-
rio. En general es la parte más extensa.
terario, estructura e; ...._, _ _.
III. Juicio de un dios:
a) Invitación a buscar un dios como juez; alegato de los ad-
versarios ante el dios.
b) El dios dicta sentencia. 5. Drama
IV. Reconciliación.
Quizá la opinión m3s
Según Van Dijk, esta estructura coincide punto por punto con la en Teodoro de Mopsuesta•_
deJob 13 • Así lo acepta De Wilde 14 • Y parece la pista más exacta para sum hic líber in fru parta
acercarse al género literario del libro, sin negar la habilidad del autor aunque estas palabras se fij.
para desarrollar y variar esta forma básica. teoría se difundió basante !"
contra ella 18 • Pero siguió ca
más exagerada a comieJU05
4. Debate judicial imitación de una tr.tgedia dr
ron editores posterio~
biaron el orden de las ·
Menos éxito ha tenido esta teoría de H. Richter 15 • «El contenido
producir el libro actual.
del libro de Job es un debate judicial que comienza, se desarrolla y
~ adie ha seguido a Ldca
termina en la forma de un procedimiento jurídico. Este debate judi-
cial tiene lugar entre los tres amigos y Job, Elihú y Job y, finalmente, siguen pensando que los r:lrwot
Dios y Job. Las formas literarias de la vidajurídica no sólo ocupan el la obra 21 y justifican um
primer puesto cuantitativamente, sino que, engarzadas unas con otras,

n <<Sin entrar en la discusión sobre la unidad y autenticidad del libro de Job, en su totalidad o
en sus partes, quisiéramos llamar la atención sobre el hecho de que la forma literaria del
mismo coincide punto por punto con la forma de estas disputas>> (La sagesse suméro·acca·
dienne [Leiden 1953] 40, nota 48). El estudio de este género, en las pp. 31-42.
11
Das Buch Hiob, 61s. en sentido estricto.
15
Studien zu Hiob (Berlin 1959) .. La interpretación jurídica del libro se encuentra también en «El conjunto no es un dc:b.r.;-
la tesis de G. Many, Der Rechtsstreit mit Gott im Hiobbuch (München 1970). De esta obra, a res o tres partes: entrr joO. lo. -...1
la que no he tenido acceso, se puede ver un resumen en V. Kubina, Die Gottesreden im Bu- dad un drama. Pero no~-
che Hiob, 129. cia literaria: debemos t . - » - •
d~s Buchn Hiob. 3:!s!.
--
GÉNERO LITERARIO 99

convierten la estructura del libro en un bloque sin fisuras» (p. 1 7). Di-
•CIIok)Stlca. Enmarca el debate en
cha estructura sería: 1) Punto de partida y presupuesto del debate ju-
supone conocido para los
rídico; 2) intento de arreglo anterior al juicio entre los tres amigos y
Job: ce. 4-14; 3)juicio entre los tres amigos y Job: ce. 15-31; 4) Elihú
inicia de nuevo el debate con Job: ce. 32-37; 5)juicio divino en forma
de proceso humano; 6) solución del problema de Job.
Es innegable la importancia de los aspectos jurídicos dentro del
que los adversarios exaltan sus libro. El comentario que ofrecemos los pondrá de relieve. Pero no es
lo mis posible las del adversa- lícito exagerarlos hasta el punto de hacer depender de ellos género li-
terario, estructura e interpretación del libro.

romo juez; alegato de losad-


5. Drama

Quizá la opinión más antigua, que algunos pretenden encontrar


en Teodoro de Mopsuestia 16 • Es clara en Mercerus: «Potest in univer-
caincide punto por punto con la sum hic líber in tres partes seu actus velut tragoedia quaedam dividi» 1\
parece la pista más exacta para aunque estas palabras se ftian más en la división que en el género. La
sin negar la habilidad del autor teoría se difundió bastante y Lowth se sintió obligado a manifestarse
contra ella 18 • Pero siguió en vigor hasta que Kallen 19 le dio su forma
más exagerada a comienzos de siglo: Job habría sido escrito como
imitación de una tragedia de Eurípides, incluidos coro y corifeo; fue-
ron editores posteriores quienes destruyeron la forma dramática, cam-
biaron el orden de las intervenciones y añadieron ciertos pas<ties hasta
de H. Richter 15 • «El contenido producir el libro actual.
que comienza, se desarrolla y
Nadie ha seguido a Kallen en su extravagante teoría 20 • Pero algunos
. .ialltojurídico. Este debate judi- siguen pensando que los elementos dramáticos son básicos al clasificar
~ Job. Elihú y Job y, finalmente,
la obra 21 y justifican una lectura «dramática» de la misma 22 • En este
..-ida jurídica no sólo ocupan el
que. engarzadas unas con otras,
16
PG LXVI, 697s. Leyendo el texto no he tenido una impresión tan clara.
17
In Librum Job. Praefatio.
18
De Sacra Poesi Hebraeorum Praelectiones. XXXIII: «Poema lobi non esse iustum drama>> .
. .-.O.Od;Mf del libro de Job, en su totalidad o 19
The Book of]ob as a Greek Tragedy (New York 1918) .
..,._ d bft:ho de que la forma literaria del
"'Véase la crítica de C. G. Montefiore en HTR 12 (1919) 219-94. También Merx,Jastrow,
• esQS disputas» (La sagesse suméro-acca-
Peters, De Wilde y otros se han manifestado contra la interpretación de Job como tragedia
au pro, en las pp. 31-42.
en sentido estricto.
21
«El conjunto no es un debate ni un diálogo. Expone algo que sucede entre tres interlocuto-
res o tres partes: entre Job, los amigos y Dios. Por consiguiente, el libro de Job es en reali-
dad un drama. Pero no podemos dar a este término el sentido fyo y exacto de nuestra cien-
cia literaria; debemos tomarlo en su significación originaria» (C. Westermann, Der Aufbau
des Buches Hiob, 32s).
100 INTRODUCCIÓN

sentido sería posible hablar de «actos» y «acción» como presupuesto COilSlSte en que SlB pene j 1
heurístico, sin equiparar el libro con tragedias griegas o modernas. Este liiJir'eS de ide.ag.. sino JCRS
mismo principio hace a otros interpretar Job como «comedia» 23 • cUI que intelectu;¡¡J_ T. ¡ 1 al
Dmtos de otros géneros o

6. Obra inclasificable
X. L\5 ~ons FILOI..ÓGICAS
Las divergencias anteriores justifican en parte que algunos renun-
cien a clasificar el libro en un apartado concreto. Pfeiffer representa
He dedicado grm .......
bien a este grupo: «Si nuestro poeta se encuentra entre los más gran-
fOrma peculiar de peraa
des escritores de la humanidad -y nadie puede dudarlo-, su genio
creativo no necesitaba basarse en modelos previos para la estructura
general de su obra ni para la elaboración de los detalles. Admitiendo
desde el principio que no hay paralelos próximos de este poema en
forma y contenido podemos considerarlo como una de las obras poé-
ticas más originales. Tan original que no encaja en ninguna de las ca-
tegorías previstas por la crítica literaria. Todas las clasificaciones son
injustas con la abundancia desbordante de sus formas, actitudes y
pensamientos: no es exclusivamente lírica, ni épica, ni dramática, ni
didáctica o intelectual, a no ser que se la descuartice para hacerla en-
cajar en una categoría concreta (como hacen Baumgartel y Kraeling).
Ni siquiera presentaciones tan amplias como la de Friedrich Delitzsch
(«Un poema con movimiento dramático y tendencia didáctica») o, me-
jor aún, la de J. G. von Herder («una epopeya del hombre, una teodi-
cea de Dios») hacenjusticia a la finalidad de la obra» 24 • Esta actitud la
comparten otros autores 25 •
Pese a lo anterior, es probable que el autor se inspirase en mode-
los previos. El género de debate estudiado por Van Dijk es demasiado
interesante para pasarlo por alto. Esto no impide que el esbozo ad-
quiera en J oh contornos admirables. Pero también la Novena Sinfo-
nía, pese a su genialidad, sigue siendo sinfonía. El género debate no
excluye una lectura «dramática»; una de las genialidades del autor

" L. Alonso Schokel, <<Toward a Dramatic Reading ofthe Book ofJob>>: <<Semeia>> 7 (1977) 45-61.
"' W. Whedbee, <<The Comedy ofjob>>: <<Semeia» 7 (1977) 1-39. Cf. W.J. Urbrock, <<Job as
Drama: Tragedy of Comedy?»: CuTM 8 (1981) 35-40; W. Whedbee, <<The Comedy of
Job», en Y. T. Radday y otros (eds.), On Humour and the Comic in the Hebrew Bible.
JSOTS 92 (Sheffield 1990) 217-249. ,_ Sobre este tema ,.éasc d i.poot-
24
Introduction to the Old Testament (New York 1948) 683s. Hiobdichtung>>: ZD~IG 109 (l~
25
Por ejemplo: Budde, Pope, Albertz, Léveque, Fohrer. ]. Lé'·eque. Job d so" Dira.. tlO-:Jii..
--
LAS NOTAS FILOLÓGICAS 101

~ acción» como presupuesto consiste en que sus personajes -especialmente J oh- no son «exposi-
· griegas o modernas. Este tores de ideas», sino seres vivos que recorren un camino más existen-
Job como «comedia» 23 • cial que intelectual. Tampoco excluye el uso en determinados mo-
mentos de otros géneros o subgéneros (lamentación, himno, etc.) 26 •

X. LAS NOTAS FILOLÓGICAS


en parte que algunos renun-
concreto. Pfeiffer representa He dedicado gran atención a este tema, quizá «impelido por esa
K encuentra entre los más gran- forma peculiar de pereza que consiste en darse con briosa energía a
.adie puede dudarlo-, su genio tareas que no son precisamente las que debieran ocuparnos» (Alejo
•:Jdd«JIS previos para la estructura Carpentier, Los pasos perdidos). Pero el libro de Job lo merece y lo
de los detalles. Admitiendo exige. Las dificultades surgen a cada paso, «verso a verso», y engaña-
próximos de este poema en ríamos al lector si ofreciésemos una traducción tersa, diáfana, sin re-
.._~lo como una de las obras poé- velar los problemas. Es posible que muchos comentaristas hayan exa-
ao encaja en ninguna de las ca- gerado las dificultades. Y en numerosas ocasiones, antes de efectuar
Todas las clasificaciones son cambios o proponer lecturas nuevas, habría que aplicar al poeta lo
. .:mtc de sus formas, actitudes y que decía Hans Sachs de la canción de Walter: «N o se adecuaba a
lírica, ni épica, ni dramática, ni ninguna regla, pero no contenía ningún error» («Kein Regel wollte da
K b descuartice para hacerla en-
passen, und doch war kein Fehler drin». Los maestros cantores de Nu-
. hacen Baumgartel y Kraeling). remberg, acto 11). Pero esta visión comprensiva y abierta no lo resuel-
como la de Friedrich Delitzsch ve todo. Quedan en pie muchos interrogantes, que la historia de la
~ tendencia didáctica») o, me-
exégesis ha intentado responder con distinta fortuna.
cPoPeP. del hombre, una teodi- He procurado una presentación amplia de opiniones, pero no ex-
•ldad de la obra» 24 • Esta actitud la haustiva. Entre otras cosas, porque eso llevaría a recordar propuestas
peregrinas, dignas de permanecer en el olvido. Quizá haya aceptado
d autor se inspirase en mode- demasiadas de éstas, omitiendo otras más interesantes y válidas. He
•diado por Van Dijk es demasiado dedicado especial interés a rastrear el origen de una sugerencia (des-
no impide que el esbozo ad-
cubriendo, por ejemplo, que cosas atribuidas a Reiske ya las había di-
Pao también la Novena Sinfo-
cho Pineda), pero no creo haber acertado en todos los casos. El mun-
sinfonía. El género debate no
do de los judíos medievales puede deparar muchas sorpresas. Espero
de las genialidades del autor
al menos que estas notas ayuden a ser comprensivos con los traducto-
res y comentaristas de Job. Las he redactado después de discutirlas
..,,.,._.Book ofJob>>: «Semeia>> 7 (1977) 45-61. pacientemente con Alonso Schokel e intentando siempre llegar a un
; tl977l l-39. Cf. W. J. Urbrock, «Job as
) l>-40: W. Whedbee, «The Comedy of
_ __,. aaJ th~ Comic in the Hebrew Bible.
26
Sobre este tema véase el importante artículo de G. Fohrer, <<Form und Funktion in der
Hiobdichtung>>: ZDMG 109 (1959) 31-49 (reeditado en Studien zum Buche Hiob, 68-86);
J. Léveque,Job et son Dieu, 230-36.
102 INTRODUCCIÓN

acuerdo. En los pocos casos en que no ha sido posible he añadido en- Del
tre paréntesis cuadrados mi propia opinión. Las abreviaturas emplea- DG
Oh
das y las obras a las que se refieren son las siguientes (incluyo en la
Di
lista autores y obras citados sin abreviatura):
Do
Aq Aquila.
Dri
Ball C. J. Ball, The Book ofJob (Oxford 1922).
BDB Brown, Driver y Briggs, Hebrew-English Lexicon of the OT (Ox-
ford 1968).
Be G. Beer, «Textkritische Studien zum Buche Job»: ZAW 16 (1896)
297-315; 17 (1897) 97-122; 18 (1898) 257-86; íd., Der Text des Du
Buches Hiob (1897); íd., <<]oh», en Biblia Hebraica (Kittel). Ehr
Bi G. Bickell, «Kritische Bearbeitung des Iobdialogs»: WZ 6 (1892)
137-47; 241-57.327-34; 7 (1893) 1-20.153-68. Eich
Biblia de Jerusalén (Larcher). Ew
BJ
Blo A. C. M. Blommerde, «Northwest Semitic Grammar andJob»: Bi-
bür 22 (Roma 1968). Fe
Bo S. Bochart, Hierozoici sive bipartiti operis de animalibus S. Scrip- Foh
turae pars prior. Opera omnia 11 (Lyon 4 1712). Ger
Bra L. Brates,Job. SEAT III, 435-739 (Madrid 1969). Ges
Bu K. Budde, Das Buch Hiob: HKAT 11/1 (Gottingen 1896, 2 1913). Gor
Butt M. Buttenwieser, The Book ofJob (London 1922).
Cap L. Cappellus, Comentarii et notae criticae in VT (Amsterdam Grab
1699).
Ce A. Ceresko, <<Job 29-31 in the Light ofNorthwest Semitic»: Bibür Gra
36 (Roma 1980).
Che y T. K. Cheyne, Job and Solomon or The Wisdom of the OT (Lo n- Gri
don 1887).
Cler J. Clericus, Veteris Testamenti Libri Hagiographi ( 1731 ). Gui
Coc J. Coccejus, Commentarius in librum Ijobi (1644).
Da M. Dahood, «Sorne Northwest-Semitic Words in Job»: Bib 38 Hab
(1957) 306-20. Henz
-, «Northwest Semitic Philology and Job» (en Homenaje Hir
Gruenthaner) (1962) 55-74. Hit
-, «Hebrew-Ugaritic Lexicography»; serie de doce artículos pu- h.l.
blicados en «Bíblica» entre los años 1962-1974. Hlg
-, «Ugarit-Hebrew Syntax and Style»: UF 1 (1969) 15-36.
Dat J. A. Dathe, Jobus, Proverbia Salomonis, Ecclesiastes, Canticum Ho
Canticorum ex recensione textus hebraei et versionum antiquarum Ho
latine versi notisque philologicis et criticis illustrati (Halae 1789). Hoff
De Franz Delitzsch, Das Buch Job (Leipzig 1864, 2 1876). Hont
---
LAS NOTAS FILOLÓGICAS 103

Del Friedrich Delitzsch, Das Buch Hiob (Leipzig 1902).


u sido posible he añadido en-
DG
. .pii!IIÓI!l. Las abreviaturas emplea-
S. R. Driver y G. B. Gray, The Book oJJob, ICC (Edinburg 1921).
Dh P. Dhorme, Le Livre de Job (Paris 1926).
SIOD bs siguientes (incluyo en la
Di A. Dillmann, Das Buch Hiob (1869, 11891).
Do J. C. Doederlein, Scholia in libros Veteris Testamenti Poeticos (Ha-
lae 1779).
Dri G. R. Driver, «Studies in the Vocabulary of the OT»: JTS 36
(1935) 295.
-, «Problems injoh»: AJSL 52 (1935s) 160-70.
-, «Hebrew Studies»:JRAS (1948) 164-76.
Du B. Duhm, Das Buch Hiob (Freiburg de B. 1897).
Ehr A. B. Ehrlich, Randglossen zur hebriiischen Bibel VI (Leipzig
1913).
Eich J. G. Eichhorn, Hiob (Leipzig 1800).
Ew H. G. A. Ewald, Die poetischen Bücher des Alten Bundes III (Got-
tingen 1836).
Fe P. Fedrizzi, Giobbe: La Sacra Bibbia (Torino 1972).
Foh G. Fohrer, Das Buch Hiob: KAT XVI (Gütersloh 1963).
_.rrw1n1- qp~risde animalibus S. Scrip-
Ger G. Gerleman,Job, en Biblia Hebraica Stuttgartensia (1974).
D (Lyon 4 1712).
Ges W. Gesenius,Lexicon manuale. Hebraicum et Chaldaicum (1833).
(Madrid 1969).
Gor R. Gordis, The Book of Job. Commentary, New Translation and
. 11/1 (Gottingen 1896, 2 1913).
Special Studies (New York 1978).
(London 1922).
Grab L. L. Grabbe, Comparative Philology and the Text ofJob: A Study
..tiiL criticae in VT (Amsterdam
in Methodology (Missoula 1977).
Gra H. Graetz, «Register der corrumpirten Stellen in Hiob und VorschHi-
ge zur Verbesserung»: MGWJ (1886). .
Gri H. Grimme, «Metrisch-kritische Emendationen zum Buche Hwh»:
,r TJu Wisdom of the OT (Lon-
TQ 80 (1898) 295-304.421-32; 81 (1899) 112-18.259-77.
Gui A. Guillaume, Studies in the Book ofJob. With a New Translation
(Leiden 1968).
Hab N. C. Habel, The Book ofJob (Cambridge 1975).
Hertz H. W. Hertzberg, Das Buch Hiob (Stuttgart 1949).
(en Homenaje Hir L. Hirzel, Hiob (Leipzig 1839).
Hit F. Hitzig, Das Buch Hiob (Leipzig 1874).
h.l . hapax legomenon.
...PI.m-:.: serie de doce artículos pu-
Hlg A. Heiligstedt, Commentarius grammaticus historicus criticus in
~ 1962-1974.
Sn-le»: UF 1 (1969) 15-36. Jobum (Leipzig 1847).
Ho F. Horst, Hiob. Kap. 1-19: BK XVI/1 (Neukirchen 1968).
S.~•onis, Ecclesiastes, Canticum
lubraú d versionum antiquarum Ho G. Holscher, Das Buch Hiob: HAT 17 (Tübingen 1937, 2 1952).
d criticis illustrati (Halae 1789).
Hoff J. G. E. Hoffmann, Hiob (Kiel1891).
(Lcipzig 1864, 2 1876). Hont J. Hontheim, Das Buch Job (1904).
104 INTRODUCCIÓN

Hot J. H. Hottinger, Libri ljobh post Textum Hebraeum & Versionem


Verbalem Latinam, Analysis simplex, sed accurata, omnium Radi- 1 Ros
cum (Tiguri 1689).
Houb C. F. Houbigant, Notae criticae in universos Veteris Testamenti li-
bros 11 (Frankfurt 1777) 155-218.
lE
Kim
lbn Ezra.
Kimchi.
1 S
Saa

Kis E. J. Kissane, The Book ofJob (Dublin 1939). 1 Sar


Kna l. Knabenbauer, Commentarius in Librum Job (Paris 1886).
Ko E. Konig, Das Buch Hiob (Gütersloh 1929). 1 Schul
J. H. Kroeze, Het boekJob (Kampen 1961).
Ku V. Kubina, Die Gottesreden im Buche Hiob (Freihurg 1979).
Lar C. Larcher, Le livre de Job (Paris 1951, 2 1957). Si
Le Hir, Le livre de Job traduit et commenté (Paris 1873). Stn
S. Lee, The Book of the Patriarch Job (London 1837). Stv
Lev J. Léveque,Job et son Dieu (Paris 1970). -, Critica[ }{ola .,.
LL Luis de León, Comentario al libro de Job. C. Steuernagel. dhs
J. Ley, Das Buch Hiob (Halle 1903). F. Stier, Ijjob
Mer J. Mercerus (Mercier), Commentarii in librum Job (Genova 1573). M. H. Stuhlmann..
Mi eh J. D. Michaelis, Deutsche Übersetzung des Alten Testaments mit An- Sut
merkungenfür Ungelehrte. Das Buch Hiobs (Gottingen 1765, 2 1773).
-, «Anzeige der Varianten im Buch Hioh»: «Ürientalische und
exegetische Bibliothek» 7 (1774) 217-47; 8 (1775) 179-224. Sym
Mx E. O. A. Merx, Das Gedicht von Hiob (Jena 1871). Sz
Ni H. H. Nichols, «The Composition of the Elihu-Speeches»: AJSL Te
27 (1910s) 97-186. Tg
Ols J. Olshausen, Hiob erkliirt (Leipzig 1852). Th
Per F. Perles, Analekten zur Textkritik des Alten Testaments (München TM Texto masorético_
1895). TS N. H. Tur-Sinai, T1u
-, Analekten zur Textkritik ... Neue Folge (Leipzig 1922). 1967).
Pet N. Peters, Das Buch Hiob (Münster 1928). Um F. W. C. UmhreiL Da
Pi J. de Pineda, Commentariorum in Job libri tredecim (Madrid Va e A. Vaccari, Illibr. Ji
1597-1601). Vg Vulgata.
Po M. H. Pope, Job (1965, 3 1973). Vi L.Vigano, «Nomi ~
Ra · Raschi. ovest»: Bihür .31
Rav G. Ravasi, Giobbe (Roma 1979). P. Volz, Hiob ,,.¿
Reis J. J. Reiske, Conjecture in Jo bu m et Proverbia Salomonis (Leipzig Wag M. Wagner, DiL
1779).
E. Renan, Le livre de Job (Paris 1859, 5 1894). Wei
Rich G. Richter, Erliiuterungen zu dunkeln Stellen im Buch Hiob (Leip- Wil
zig 1912). 1 Wr
---
LAS NOTAS FILOLÓGICAS 105

'Talum Hebraeum & Versionem


-, Textstudien zum Buche Hiob: BWANT 43 (Stuttgart 1927).
ID_,.!a, sed accurata, omnium Radi- Ros E. Rosenmueller, Scholia in Vetus Testamentum V (Job) (Leipzig
2
1824).
;, ••n·~rsos Veteris Testamenti li- H. H. Rowley,Job (1970).
S Versión Siria (Peschito ).
Saa Saadia ben J osef, Version arabe du livre de Job publiée avec des no-
tes hebrai"ques par N. Bacher (Paris 1899).
Sar N. M. Sarna, «Sorne lnstances of the Enclitic -m in Job»: JJS 6
(1955) 108-10.
Schul A. Schultens, Commentarius in librum Iobi. In compendium rede-
git et observationes criticas atque exegeticas adspersit G. /. L. Vo-
gel, 2 vols. (Halle 1773-74).
Si C. Siegfried, The Book ofJob (1893).
Stn J. Steinmann, Le livre de Job (Paris 1955).
Stv W. B. Stevenson, The Poem oJJob (London 1947).
-,Critica[ Notes on the Hebrew Text ofthe Poem ofJob (1951).
C. Steuernagel, «Das Buch Hiob», HAST 11.
F. Stier, Ijjob (München 1954).
M. H. Stuhlmann, Hiob, ein religioses Gedicht (1804).
Sut E. F. Sutcliffe, «Notes onjob»: Bib 30 (1949).
-, «Further Notes onjob, Textual and Exegetical»: Bib 48 (1950)
365-78.
Sym Symmaco.
Sz P. Szczygiel, Das Buch Job. HSAT V/1 (Bonn 1931).
Te· S. Terrien,Job. CAT XIII (Neuchatel 1963).
Tg Targur.n.
Th Theodocion.
TM Texto masorético.
TS N. H. Tur-Sinai, The Book oJJob, A New Commentary (Jerusalén
.\ftu Folg~ (Leipzig 1922). 1967).
·-trl928). Um F. W. C. Umbreit, Das Buch Hiob (Heidelberg 1824, 2 1832).
i• Job libri tredecim (Madrid Vac A. Vaccari, ![libro di Giobbe e i Salmi (Roma 1927).
Vg Vulgata.
Vi L.Vigano, «Nomi e titoli di Yhwh alla luce del semitico del Nord-
ovest»: Bibür 31 (Roma 1976).
P. Volz, Hiob und Weisheit (Gottingen 1911, 2 1921).
d ProtJerbia Salomonis (Leipzig Wag M. Wagner, Die lexikalischen und grammatikalischen Aramais-
men im alttestamentlichen hebriiisch, BZAW 96 (Berlin 1966).
Wei A. Weiser, Das Buch Hiob. ATD 13 (Gottingen 1956).
Wil A. de Wilde, Das Buch Hiob. OTS XXII (Leiden 1981).
Wr G. H. B. Wright, The Book oJJob (London 1883).
106 INTRODUCCIÓN

Yel D. Yellin, lyyob (Jerusalem 1927).


Zo F. Zorell, Lexikon hebraicum et aramaicum Veteris Testamenti
(Roma 1968).
opiniones. recurso fr-ecua.lr ~
Siglo XIX: Rosenmüllr:r (
K)nal. pero no me ha dejado
XI. BIBLIOGRAFÍA SELECTA
opiniones anteriores. Fna:z
mentaristas: fundamen~ para
l. Historia de la investigación (en orden cronológico)
~-ar el texto) y con gnn
ron también gran éxito A. U.....
Robinson, T. R., «The Ten Best Books on the Book ofJoh»: Exp 9 (1925)
siglo. K. Budde (1896. !1913).
357-77.
Siglo XX: Driver-Gny ( 1
Vold, K., <<Jobbokens problemer. Litteratur omJobboken»: TTKi 3 (1932)
con la serie a la que pert.cnec:z
41-56.
,-er es interesante. Dho~ (1
Lods, A., «Recherches récentes sur le livre de Job»: RHPhR 14 (1934)
superada en muchos puntos.. ~
501-33.
mejores de la historia de b c:::IIÉI
Kuhl, C., «Neuere Literarkritik des Buches Hioh»: ThRu 21 (1953) 163-
19 primeros capítulos) C'Oftd- •
205.257-317;
muchos años y son de con.suka
-, «Vom Hiobbuche und seine Problemen»: ThRu 22 (1954) 261-316.
cididamente al mundo~
Rowley, H. H., «The Book of Job and its Meaning»: BJRL 41 (1958s)
comentario, al que podría acb::il
167-207.
últimos años aparece d de Ga.lil
Barr,J., «The Book ofJob and its Modern lnterpreters»: BJRL 54 (1971)
miento del texto y con llObs
28-46.
no comparta todos sus puo105
Kegler,J., «Hauptlinien der Hiobforschung seit 1956», en C. Westermann,
d de Ravasi ( 1981 ), con uoa ·
Der Aujbau des Buches Hiob (21977) 9-25.
de los problemas y con gnn
Lugt, P. van der, «Strophes and Stanzas in the Book of Job: A Historical
En España contamos coa
Survey», enJSOTSS 74 (Sheffield 1988) 235-264.
( 1961), Brates (1969) ~- d a....,;.l
Newsom, C. A., «ConsideringJoh»: CuBR 1 (1993) 87-118.
bros Sagrados».
Oorschot,J. van, «Tendenzen der Hiobforschung»: ThRu 60 (1995) 351-
397.

J. E. Hartley, The Boolt of}tl'.


2. Comentarios
D. J. A. Clines,Job 1-20. WBC 1
Entre los citados en el apartado anterior sobre las notas filológicas E. M. Good, In Tunu •f TcJ 4
destacaría: (Stanford Univ. Prc:M 1990...
Siglo XVI: Mercerus, Luis de León y Juan de Pineda; estos dos últimos H. Strauss, Hiob. BK X\'112
muy distintos entre sí; fray Luis con gran percepción teológica y poética;
Pineda con una erudición admirable, que asombraba aun siglos después a
Schultens y Delitzsch, pero capaz de agotar la paciencia de cualquiera, in-
cluido J oh. Es una pena que ambos, excelentes conocedores del hebreo, se
viesen obligados a defender la Vulgata a cualquier precio.
---
BIBLIOGRAFÍA SELECTA 107

Siglo XVII: J. Coccejus ( 1669).


Siglo XVIII: A. Schultens (1737), resumido por Vogel en 1773s. Obra
d •rumaicum Veteris Testamenti
fundamental en la historia de la exégesis de Job. Amplísima discusión de
opiniones, recurso frecuente al árabe, juicio equilibrado y profundo.
Siglo XIX: Rosenmüller (1824), criticado por algunos como poco per-
sonal, pero no me ha dejado esa impresión; informa muy bien sobre otras
opiniones anteriores. Franz Delitzsch (1864) es otro de los grandes co-
mentaristas; fundamental para lo filológico (aunque a veces rice el rizo por
salvar el texto) y con gran percepción teológica. Por aquellos años tuvie-
ron también gran éxito A. Dillmann (1869) y F. Hitzig (1874). A final de
siglo, K. Budde (1896, 2 1913), otro de los grandes, muy superior a Duhm.
Siglo XX: Driver-Gray (1921) es esencial para lo filológico de acuerdo
omjobbokem>: TTKi 3 (1932) con la serie a la que pertenece (ICC); pero también el comentario de Dri-
ver es interesante. Dhorme (1926) ofrece una introducción excelente, no
superada en muchos puntos, y muy buena discusión del texto; entre los
mejores de la historia de la exégesis. Fohrer (1963) y Horst (1968, sólo los
Hiob»: ThRu 21 (1953) 163- 19 primeros capítulos) constituyen las mayores aportaciones después de
muchos años y son de consulta obligatoria. Pope (1965, .31973) se abre de-
•~K:D~: ThRu 22 (1954) 261-316. cididamente al mundo ugarítico; en esto radica la principal novedad de su
its ~teaning»: BJRL 41 (1958s) comentario, al que podría achacársele cierta falta de peso teológico. En los
últimos años aparece el de Gordis (1978), esencial para un mejor conoci-
lnterpreters»: BJRL 54 (1971) miento del texto y con notas finales muy interesantes, incluso para quien
no comparta todos sus puntos de vista. El ámbito latino ofrece finalmente
el de Ravasi ( 1981 ), con una introducción muy sugerente, bien informado
de los problemas y con gran sensibilidad teológica y literaria.
En España contamos con los de R. Augé (1959), García Cordero
(1961), Brates (1969) y el anterior de Alonso Schokel (1971) en «Los Li-
bros Sagrados».

Comentarios de los últimos años:

J. E. Hartley, The Book ofJob, NICOT (Grand Rapids 1988).


D.J. A. Clines,Job 1-20, WBC 17 (Dalias 1989).
E. M. Good, In Turns of Tempest: A Reading of Job with a Translation
-'Crior sobre las notas filológicas
(Stanford Univ. Press 1990).
H. Strauss, Hiob. BK XVI/2 (Neukirchen-Vluyn 1995) [continúa el gran
...-Juan de Pineda; estos dos últimos comentario de F. Horst, interrumpido en el c.18 por muerte del autor].
- per-cepción teológica y poética;
J. Ebach, Streiten mit Gott: Hiob. Teil !, 2 vols. (Neukirchen-Vluyn 1996).
momhraba aun siglos después a
C. A. Newsom, The Book of Job: lntroduction, Commentary, and Rejlec-
•eum b paciencia de cualquiera, in- tions, NIB IV (Nashville 1996) .
• ulla!ktes conocedores del hebreo, se
a cualquier precio.
108 INTRODUCCIÓN

3. Estudios y artículos (en orden alfabético}

Los referentes a pasajes concretos se encuentran al comienzo del capítulo


correspondiente.
V éanse, además, en el punto primero de esta bibliografía, los estudios
sobre el texto realizados por Blommerde, Ceresko, Ehrlich, Grahhe, Hou-
higant, Doederlein, Reiske, G. Richter, Stevenson.
Una bibliografía casi exhaustiva hasta 1969 en la obra de J. Léveque,
Job et son Dieu, 705-5 7.

Alonso Díaz, J., «La experiencia de J oh en la órbita del amor de Dios»:


BihFe 1 (1975) 66-81.
Asensio, F., «La visión de Elifaz y su proyección sapiencial»: EstBíb 35
(1976) 145-63.
Baah, O.J., «The Book ofJob»: lnterpr 5 (1951) 329-43. Gonzalo Maeso. D .. cSc:ubdo
Bachar, S., «The Signifiance ofthe Reflections ofProverbs inJoh»: BM 25 67-81.
(1980) 349-55. Gordis, R., The Boolc •f G.tl
Baltzer, K., y otros, «Die Ehrfahrung Hiohs: "Konnektive" und "distribu- 1965).
tive" Gerechtigkeit nach dem Hiob-Buch», en H. T. C. Sun y otros Gowan, D. E., «Rea~Joo •
(eds.), Problems in Biblical Theology (Grand Rapids 1997) 27-37. Gunkel, H., «Hi?hhudu: RGGJ
Bardtke, H., Prophetische Züge im Buche Hiob, BZAW 105 (1967) 1-10. Hahel, N. C., «Naked 1 ..........
Beuken, W. A. M. (ed.), The Book oJJob. BETL 114 (Leuven 1994) [co- Botschaft und di, &lt'W...
lección de 28 artículos sobre el tema]. 373-92.
Bezuidenhout, L. C., «A Context to Frame the Book of Job»: OTE 9
(1996) 9-19.
Brates, L., «La esperanza en el libro de Job»: XXX Semana Bíblica Espa-
ñola (Madrid 1972) 21.34.
Caesar, L. 0., <<Job: Another New Thesis»: VT 49 (1999) 435-447.
Croatto,J. S., «El problema del dolor»: RevBíb 24 (1962) 129.35.
Cheney, M., Dust, Wind and Agony: Character, Speech and Genre in Job,
CBOTS 36 (Stockholm 1994).
Cheyne, T. K., «Book ofJob», en «Encyclopaedia Bíblica» (Cheyne-Black)
11 (1901) 2465.91.
Cox, D., «The Triumph of lmpotence. Job and the Tradition of the Ab-
surd»: AnGreg 212 (Roma 1978).
Dailey, T. F., The Repentant Job: A Ricoeurian !con Jor Biblical Theology
(New York 1994).
Duesberg, H., y Fransen, 1., Les scribes inspirés (1966) 455-536.
Eichhorn,J. G., Einleitung in das ATV (Gottingen 4 1824) 114-215.
Fleming, D. E., <<Job: the Tale of Patient Faith and the Book of God's Di-
lemma»: VT 44 (1994) 468-482.
-
BIBLIOGRAFÍA SELECTA 109

Fohrer, G., Studien zum Buche Hiob (Gütersloh 1963) [colección de ar-
tículos publicados previamente en diversas revistas].
Fuchs, G., Mythos und Hiobdichtung: Aufnahme und Umdeutung altorien-
talischer Vorstellungen (Stuttgart 1993).
dt esta bibliografía, los estudios García Cordero, M., «La tesis de la sanción moral y la esperanza de la re-
CcreSko, Ehrlich, Grabbe, Hou- surrección en el libro de Job»: XII Semana Bíblica Española, 571-94.
Gese, H., Lehre und Wirklichkeit in der alten Weisheit. Studien zu den
~n.
1969 en la obra de J. Léveque, Sprüchen Salomos und zu den Buche Hiob (1958).
Ginsberg, H. L., «Job, The Book of», en «EncyclopaediaJudaica» 10 (1971)
111-21.
en la órbita del amor de Dios»: Goldin, P. R., <<]ob's Transgressions - Luis Alonso Schokel and José Luz
Ojeda»: ZAW 108 (1996) 378-390.
González Núñez, A., «El rocío del cielo» (Job 38,28ss): EstBíb 22 (1963)
109-29.
S (1951) 329-43.
Gonzalo Maeso, D., «Sentido nacional en el libro de Job»: EstBíb 1 (1950)
lll:co·ow ofProverbs inJob»: BM 25 67-81.
Gordis, R., The Book of God and Man. A Study of Job (Chicago-London
. .IOIJ.s: '"'Konnektive" und "distribu- 1965) .
. ..._.lliUc·n». en H. T. C. Sun y otros Gowan, D. E., «ReadingJob as a Wisdom Script»:JSOT 55 (1992) 85-96 .
(Gr.md Rapids 1997) 27-37. Gunkel, H., «Hiobbuch»: RGG III (1912) 39-48.
HWb, BZAW 105 (1967) 1-10. Habel, N. C., «Naked 1 carne ... »: «Humanness in the Book ofJob», en Die
BITL 114 (Leuven 1994) [co- Botschaft und die Boten. Homenaje a H. W. Wolff (Neukirchen 1981)
373-92.
Handy, L. K., «The Authorization ofDivine Power and the Guilt ofGod in
the Book ofJob. Usefull Ugaritic Parallels»:JSOT 60 (1993) 107-118.
Hempelj., «Das theologische Problem des Hiob»: ZST 6 (1929) 621-89
(= BZAW 81 [1961] 114-173).
\149 (1999) 435-447. Hoffman, Y., «Ancient Near Eastern Literary Conventions and the Resto-
~Bíh 24 (1962) 129.35. ration ofthe Book ofJoh»: ZAW 103 (1991) 399-41.
-.:..,r.Jt-tl'r, Speech and Genre in Job, -, «A Blemished Perfection: The Book of Job in Context»: JSOTS 213
(Sheffield 1996).
Humbert, P., «Le modernisme deJoh»: SVT III (1955) 150-61.
Hunter, A. G., «Could not the Universe Have Come into Existence 200
Yards to the Left? A Thematic Study of Job», JSOTS 138 (Sheffield
1992).
Jastrow, M., The Book ofJob. Its Origin, Growth and lnterpretation. Toget-
her with a New Translation (Philadelphia-London 1920).
aa;;m (1966) 455-536. Jepsen, A., Das Buch Hiob und seine Deutung (Stuttgart 1963).
(Gottingen 4 1824) 114-215. Kegler,J., «Gürte wie ein Mann deine Lenden! ... Die Gottesreden im Ijob-
Faith and the Book of God's Di- Buch als Aufforderung zur aktiven Auseinandersetzung mit dem Leid»,
en H. M. Niemann (ed.), Nachdenken über Israel (Berna 1994) 217-234.
110 INTRODUCCIÓN

Klostermann, A., «Hiob», en Realencyklopiidie für protestantische Theolo-


gie und Kirche VIII (1900) 97-126.
Knauf, E. A., «Hiobs Heimat»: Wdü 19 (1988) 65-83.
Koeppel, M., <<Jahwes Allmacht und Gerechtigkeit in den Reden Hiobs»:
ZAW 29 (1909) 204-14.
Kutsch E., «Hiob: leidender Gerechter - leidender Mensch»: KuD 19
(1973) 197-214.
«Hiob und seine Freunde: Zu Problemen der Rahmenerzahlung des
Hiobbuches», en S. Kreuzer y K. Lüthi (eds.), Zur Aktualitiit des Alten
Testaments. Fs. G. Sauer (Frankfurt 1992) 73-83.
Lacocque, A., <<Job and Religion at Its Best»: BI 4 (1996) 131-153.
Lefevre, A., <<Job (Le Livre de)»: DBS IV (1949) 1074-98.
Léveque,J., «Sagesse et paradoxe dans le livre de Job», en]. Trublet (ed.),
La Sagesse biblique. Lectio Divina 160 (Paris 1995) 99-128.
-, Le Livre de Job chez les Peres. Cahiers de Biblia Patristica 5 (Stras-
bourg 1996).
-, Job et son Dieu (Paris 1970).
Lugt, P. van der, Rhetorical Criticism and the Poetry of the Book of Job.
OTS 32 (Leiden 1995).
McKeating, H., «The Central Issue inJoh»: ET 82 (1971) 244-47.
Millard, M., «Das Hiobbuch. Skizzen zur lnterpretation eines Buches der
Schriften»: WuD 22 (1993) 27-37.
Miller, W. S., «The Structure and Meaning of Job»: CJ 15 (1989) 103-
120.
Moore, M. S., <<]ob's Texts ofTerror»: CBQ 55 (1993) 662-275.
Müller, H. P., Hiob und seine Freunde. Traditions-geschichtliche zum
Verstiindnis des Hiobbuches (Zürich 1970).
-, «Altes und Neues zum Buch Hiob»: EvTh 37 (1977) 284-304.
-, Das Hiobproblem. Seine Stellung und Entstehung im Alten Orient und
im Alten Testament (Darmstadt 1978).
-, «Theodizee? Anschlusserorterungen zum Buch Hiob»: ZTK 89
(1992) 249-279.
Nicholson, E. W., «The Limits ofTheodicy as a Theme of the Book ofJob»,
en J. Day y otros (eds.), Wisdom in Ancient Israel (Cambridge 1995)
71-82.
Noegel, S. B., <<Janus Parallelism in the Book of Job»: JSOTS 223 (Shef-
field 1996).
-, <<Janus Parallelism inJob and lts Literary Significance»:JBL 115 (1996)
313-320.
Parsons, G. W., «Guidelines for understanding and proclaiming the Book
ofJob»: BS 151 (1994) 393-413.
-
BIBLIOGRAFÍA SELECTA 111

Perdue, L. G., Wisdom in Revolt: Metaphorical Theology in the Book of


Job,JSOTSS 112 (Sheffield 1991).
Pixley,J. V., «La ironía, antesala de la teología de la liberación: el libro de
Job»: CuadTe 3 (197.'3) 57-80.
Polak, F. H., «Ün Prose and Poetry in the Book of]ob»:JANES 24 (1997)
- lc:idender Mensch»: KuD 19 61-97.
Polzin, R. M., Biblical Structuralism, Semeia Supplements (Philadelphia
•k:.IICD der Rahmenerzahlung des 1977), espec. 54-125.
(cds.), Zur Aktualitiit des Alten Prado, J., «La creación, conservación y gobierno del universo en el libro
1992) 7:3-83. de J oh»: Sef 11 ( 1951) 259-88.
-.:-.: BI 4 (1996) 131-153. -, «La perspectiva escatológica enJob 19,25-27»: EstBíb 25 (1966) 5-3~.
(1949) 1074-98. Ravasi, G., «"Le lacrime da nessuno consolate". 11 giusto sofferente m
line de Job», en]. Trublet (ed.), Giobbe e Qohelet»: PSV 34 (1996) 85-95.
(Paris 1995) 99-128. Regt, L. J. de, «Functions and lmplications of Rhetorical Questions in the
de Biblia Patristica 5 (Stras- Book of Job», en R. D. Bergen (ed.), Biblical Hebrew and Discourse
Linguistics (Winona Lake 1994) 361-373.
Reyburn, W. D., The Book ofJob (New York 1992).
tlu Poelry of the Book of Job. Richter, H., «Erwagungen zum Hiobproblem»: EvTh 18 (1958) 302-24.
- «Die Naturweisheit des AT im Buche Hiob»: ZAW 70 (1958) 1-20.
-,' Studien zu Hiob. Der Aujbau des Hiobbuches, dargestellt an den Gat-
tungen des Rechtslebens (Berlin 1959). .
Rignell, L. G., «Comments on sorne cruces interpretum in the book of
Job»: ASTI 11 (1977) 111-18.
Roberts, J. J. M., «Job and the lsraelite Religious Tradition»: ZAW 89
(1977) 107-14.
Rodríguez Ochoa, J. M., «Estudio de la dimensión temporal en Prover-
bios, Job y Qohélet»: EstBíb 22 (1963) .'33-67.
Salguero, J., «El dolor constituye una prueba saludable para el hombre»:
CuBíb 20 (1963) 280-99.
Sanders, P. S., Twentieth Century lnterpretations of the Book ofJob. A Co-
llection of Critical Essays ( 1968 ). .
Schlobin, R., «Prototyp Horror: The Genre ofthe Book ofJob»: «Semeia»
60 (1992) 23-38.
Seitz, R. R., <<Job, Full-Structure, Movement, and lnterpretatiom>: lnterpr
4.'3 (1990) 5-18.
Silbermann, A., «Soziologische Anmerkungen zum Buch Hiob»: ZRGG
41 (1989) 1-11.
Spieckermann, H., «Die Satanisierung Gottes: Zur inneren Konkordanz
von Novelle, Dialog und Gottesreden im Hiobbuch», en l. Kottsieper
. .~-~ and proclaiming the Book y otros (eds.), Wer is wie du, Herr, unter den Gottern? (Gottingen
1994) 431-444.
112 INTRODUCCIÓN

Steinmann, A. E., «The Structure and Message of the Book of Job»: VT


46 (1996) 85-100.
Strolz, W., «Die Hiob-Interpretation bei Kant, Kierkegaard und Bloch»:
«Kairos» 2.'3 (1981) 75-87.
Studies in the Book ofJob (ed. por R. Polzin y D. Robertson): «Semeia» 7
(1977).
Terrien, S., The Iconography ofJob through the Centuries: Artists as Bíbli-
ca[ Interprets (University Park 1996).
Thomason, B., God on Tria[: The Book of Job and Human Suffering
(Collegeville 1997).
Treves, M., «The Book ofJoh»: ZAW 107 (1995) 261-272.
Tsevat, M., «The Meaning ofthe Book ofJob»: HUCA .'37 (1966) 7.'3-106.
TEXTO Y
Wagner, S., «Leiderfahrung und Leidbewaltigung im biblischen Ijob-
buch», en M. Albani (ed.), Gottes Ehre erziihlen (Leipzig 1994) 185-
210.
Westermann, C., Der Aufbau des Buches Hiob (Stuttgart 1956, 2 1977).
Whedbee, W., «The Comedy of Job», en JSOTSS 92 (Sheffield 1990)
217-249.
Wildberger, H., «Das Hiobproblem und seine neueste Deutung»: «Refor-
mation» .'3 (1954) .'355-6.'3.4.'39-48.
Wilson, L., «The Book ofJob and the Fear ofGod»: TynB 46 (1995) 59-
79.
Witte, M., Vom Leiden zur Lehre. Der- dritte Redegang (Hiob 21-27) und
die Redaktionsgeschichte des Hiobbuches (Berlin 1994).
Wolfers, D., <<Job: A Universal Drama»: JBQ 21 (199.'3) 1.'3-2.'3.80-89.
«The speech-cycles in the book ofJob»: VT 4.'3 (199.'3) .'385-402.
Deep Things out of Darkness. The Book of Job: Essays and a New
Translation (Kampen 1995).
, «The Book ofJob. lts True Significance»: JBQ 24 (1996) 3-8.
Wuerthwein, E., «Gott und Mensch in Dialog und Gottesreden des Bu-
ches Hiob», en íd., Wort und Existenz (1970) 217-95.
Zerafa, P. P., The Wisdom ofGod in the Book ofJob (Roma 1978).
•f Job and Human Suffering

(1995) 261-272.
-----~--= HUCA 37 (1966) 73-106. TEXTO Y COMENTARIO
. . .bC"trnlti.j~n.g
im biblischen ljob-
Elt.rr n-.iihlen (Leipzig 1994) 185-

Hi.b (Stuttgart 1956, 2 1977).


CD JSOTSS 92 (Sheffield 1990)

l
MARCO NARRATIVO

El gran diálogo, que constituye el cuerpo del libro, está encerrado


en un marco narrativo: capítulos 1-2 y 42,7-17. La función de este
relato es obviamente enmarcar el diálogo, definirlo como acto central
no conclusivo, anclado en la vida de unos personajes. La función ge-
nérica de enmarcar está bien diferenciada en las dos piezas, prólogo
y epílogo. Si el prólogo es genial, el epílogo defrauda a no pocos lec-
tores.
Sobre el origen de este marco narrativo se ha hablado ya en la in-
troducción al libro.
El prólogo nos presenta los personajes y la situación. Pudo ser un
prólogo convencional. No lo es, y muy pronto se revela el genio del
autor. El prólogo se desarrolla en dos planos, como los de 1 Re 22,
celeste y terrestre, con cierto paralelismo no riguroso: en el cielo dia-
loga Dios con un antagonista llamado «el satán»; en la tierra hay un
breve diálogo de J oh con su mujer, que se vuelve antagonista. Al llegar
los tres amigos se hace un formidable silencio, preparando el diálogo,
en el que los amigos se irán haciendo antagonistas.
Entre el plano celeste y el terrestre no circula un conocimiento
mutuo, pues si el cielo ve y mueve la historia, la tierra no sabe de esa
acción, y su ignorancia es parte constitutiva del juego, del drama. Es
el tema de la prueba agudizado con extraordinario talento dramático.
El autor domina los dos planos y se los hace ver desde el princi-
pio al lector, para que se coloque en la perspectiva correcta, como es-
pectador con doble mirada. El lector no es el único espectador, sino
que comparte la tarea con los personajes celestes: Job queda en medio
de dos miradas de espectadores expectantes. Desde el cielo Dios con-
templa a Job para ver cómo reacciona: «Tu Padre, que mira escondido,
te recompensará» (Mt 6,4.6). Desde su puesto, el lector contempla a
Job con sus amigos, actores sin saberlo de una sacra representación;
más allá de ellos o hacia arriba contempla otros actores que también
miran y esperan el desarrollo del drama. El lector no debe olvidar esa
116 TEXTO Y COMENTARIO

doble presencia, aunque a veces se la borre o apague la pasión arrolla-


dora del diálogo.
También se realiza la perspectiva opuesta: desde el cielo Dios
mira a Job, como personaje de un drama que debe vivir, para hacerse
y manifestarse: «El camino que el Señor tu Dios te ha hecho recorrer,
para afligirte, para ponerte a prueba y conocer tus intenciones, si
guardas sus preceptos o no» (Dt 8,2). A través de Job, Dios ~en su
palabra inspirada~ mira al lector, que reacciona,juzga y entra sin dar-
se cuenta en el drama.
La sacra representación de Job es demasiado poderosa para admi-
tir lectores indiferentes: el que no entre en la acción con sus pregun-
tas y respuestas internas, el que no tome partido apasionadamente, no
comprenderá un drama que por su culpa queda incompleto. Pero si
entra y toma partido, se hallará bajo la mirada de Dios, sometido a
prueba por la representación del drama eterno y universal del hombre
Job. El lector puede hacerlo de modo espontáneo o reflexivo, y sería
mejor que alguna vez lo hiciera sin mucha reflexión, dejándose llevar.
Así, mezclando su ignorancia a la de Job, dará doble filo a la ironía del
autor.
Para facilitar ese tipo de lectura, y aleccionado por la lectura del
drama J. B., de Archibald Mac Leish, sugiero una presentación imagi-
nativa del drama o una escenificación real. En la parte superior iz-
quierda del escenario habrá un segundo piso, que puede ser ilumina-
do con mayor o menor intensidad y queda invisible a los actores. En
ese plano superior dialoga Dios con Satán; allí está sentado Dios y
continúa observando sin ser visto hasta el acto final.
El prólogo se desarrolla en cuatro o seis escenas breves: prólogo
en la tierra, prólogo en el cielo + pruebas de Job I; prólogo en el cielo
+pruebas de Job 11, los amigos de Job.
--

opuesta: desde el cielo Dios


que debe vivir, para hacerse
...r.IB:Lil
tu Dios te ha hecho recorrer,
y conocer tus intenciones, si CAPÍTULO 1
A través de Job, Dios -en su
re3cciona,juzga y entra sin dar-
Alter, R., The Art of Biblical Narrative (London 1981}; Bart,J.,
«Hebrew 1.l) Especially at Job i.18 and N eh. vii.3»: JSS 27 (1982}
177-88; Berg, W., «Gott und der Gerechte in der Rahmenerzahlung
des Buches Hiob»: MTZ 31 (1981} 206-21; Berges, U., «Der ljobrah-
men (Ijob 1,1-2,10; 42,7-17). Theologische Versuche angesichts uns-
chuldigen Leidens»: BZ 39 (1995} 225-245; Clines, D.]. A., «False
Naivety in the Prologue to Job»: HAR 9 (1985} 127-36; íd., «<n Se-
arch of the lndian Job»: VT 33 (1983} 398-418; Coats, G. W. (ed.),
«Saga, Legend, Tale, N ovella, Fable: N arrative Forms in Old Testa-
ment Literature»: JSOTSS 35 (Sheffield 1985}; Cooper, A., «Narrative
Theory and the Book ofJob»: SR 11 (1982} 35-44; íd., «Reading and
Misreading the Prologue to Job»: JSOT 46 (1990} 67-79; Day, J.,
«How couldJob be an Edomite?», en W. A. M. Beuken (ed.), The Book
of Job (Leuven 1994} 392-399; Dion, P. E., «Formulaic Language in
the Book of Job: lnternational Background and Ironical Distortions»:
SR 16 (1987} 187-193; Driver, G. R., «Ancient Lore and Modern
Knowledge: 4. Earth to Earth», en Hommages a André Dupont-Som-
mer, ed. por A. Caquot (Paris 1971) 277-86; Ebach,J., «1st es "um-
o seis escenas breves: prólogo sonst", dass Hiob gottesfúrchtig ist? Lexikografische und methodolo-
llldllil15de Job I; prólogo en el cielo gische Marginalien zum hinnam in Hi 1,9», en E. Blum y otros (eds.),
Die Hebriiische Bibel und ihre zweifache Nachgeschichte. Fs. R. Rend-
torff (Neukirchen-Vluyn 1990) 319-335; Fohrer, G., «Zur Vorges-
chichte und Komposition des Buches Hiob»: VT 6 (1956) 249-67
(= Studien zum Buche Hiob {1956-1979], BZAW 159 [Berlín 2 1983]
19-36); íd., «Überlieferung und Wandlung der Hioblegende»: Fs. Frie-
drich Baumgartel (Erlangen 1959) = Studien zum Buche Hiob {1956-
1979}, BZAW 159, 37-59; Forrest, R. W. E., «The Two Faces ofJob:
Imagery and lntegrity in the Prologue», en JSOTSS 67 (Sheffield
1988) 385-398; Garbini, G., «Le ricchezze di Giobbe», en M. Weip-
pert y otros (eds.), Meilenstein (Wiesbaden 1995) 27-32; Gorg, M.,
«<job aus dem Lande 'U~. Ein Beitrag zur "theologischen Geogra-
118 TEXTO Y COMENTARIO

phie"»: BN 12 (1980) 7-12; Habel, N. C., «The Narrative Art ofJoh:


Applying the Principies of Robert Alter»: JSOT 27 (1983) 101-11;
Hoffmann, Y., «The Relation between the Prologue and the Speech-
Cycles in Job»: VT 31 (1981) 160-70; Hurwitz, A., «The Date ofthe
Prose-Tale of Job Linguistically Reconsidered»: HTR 67 (1974) 17-
34;Jacob, B., «Erklarung einiger Hiob-Stellen: 1,5; 1,22; 2,4; 2,10»:
ZAW 32 (1912) 278-87 (278-79);Joüon, P., «Notes philologiques sur
le texte héhreu de Job 1,5; 9,35; 12,21; 28,1; 28,27; 29,14»: Bih 11
(1930) 322-24; Kahn,J., Job's Illness: Loss, Grief, and Integration: A
Psychological Interpretation (Oxford 1975); Kautzsch, K., Das soge-
nannte Volksbuch yon Hiob und der Ursprung von Hiob I, 11, XLII, 7-
17: Ein Beitrag nach der Integritiit des Buches Hiob (Tühingen 1900);
Lacocque, A., «Est-ce gratuitement que J oh craint Dieu?», en Mélanges
André Neher, ed. por E. Amado Levy-Valensi y otros (Paris 1975) 175-
79; Linafelt, T., «The Undecidability of brk in the Prologue to Job and
Beyond»: BI 4 (1996) 154-172; Lohfink, N., «Enthielten die im Alten
Testament bezeugten Klageriten eine Phase des Schweigens?»: VT 12
(1962) 260-77; Maag, V., Hiob. Wandlung und Verarbeitung des Pro-
6
Cn día fueron los á'lfPrsJ
blems in Novel/e, Dialogdichtung, und Spiitfassungen. FRLANT 128 llegó también Satán. 7 El
(Gottingen 1982) 20-90; Meier, S., <<Job 1-II: A Reflection of Genesis -¿De dónde YÍenes?
I-111»: VT 39 (1989) 183-193; Moore, R. D., «The Integrity ofJoh»: Él respondió:
CBQ 45 (1983) 17-31; Owens, J. J., «The Prologue and the Epilo- -De dar vueltas por b
gue»: RevExp 68 (1971) 457-67; Polzin, R., «The Framework of the 'El Señor le dijo:
Book ofJoh»: Interpr 31 (1974) 182-200; Ricciotti, G., «"Et nuj'y re- -¿Te has fijado en mi ·
tournerai" (Job 1:21)»: ZAW 67 (1955) 249-51; Rinaldi, G., «mqnh él: es un hombre justo y .........
(miqneh). Giobbe 1,3»: BeO 20 (1978) 60; Rongy, H., «Le prologue ~Satán le respondió:
du livre de Job»: RELiege 25 (1933) 168-71; Sarna, N. M., «Epic -¿Y crees tú que su •clifi4
Substratum in the Prose of Job»: JBL 76 (1957) 13-25; Schmidt, L., has cercado y protegido. ~ él~
"De Deo". Studien zur Literaturkritik und Theologie des Buches Jona, do sus trabajos, y sus rd.aiiw•
des Gespriichs zwischen Abraham und Jahwe in Gen 18,22jf und von daña sus posesiones, y k ~ 4
Hi 1, BZAW 143 (Berlin 1976); Torczyner, H., «How Satan Carne l! El Señor le dijo:

into the World»: ET 48 (1936-37) 563-65; Vall, G., «The Enigma of -Haz lo que quiens COD
Job 1,21a»: Bib 76 (1995) 325-342; Ward, E. F. de, «Mourning Cus- Y Satán se marchó.
toms in 1, 2 Samuel»:JJS 23 (1972) 1-27, 145-66; Weimar, P., «Lite-
rarkritisches zur Ijobnovelle»: BN 12 (1980) 62-80; Weiss, M., The
Story of Job's Beginning. Job 1-2: A Literary Analysis (Jerusalem
1983); Wensinck, A. J., Some Semitic Riles of Mourning and Religion:
Studies on Their Origin and Mutual Relation (Amsterdam 1917). ¡ j en día que sus hijo5 e

no mayor, 14 Ilegó un maas¡¡j


CAPÍTULO 1 119

Prólogo en la tierra

1
Había una vez en el país de Hus un hombre llamado Job: era jus-
to y honrado, religioso y apartado del mal. 2 Tenía siete hijos y tres hi-
jas. 3 Tenía siete mil ovejas, tres mil camellos, quinientas yuntas de
bueyes, quinientas burras y una servidumbre numerosa. Era el más
rico entre los hombres de oriente.
4
Sus hijos solían celebrar banquetes, un día en casa de cada uno,
e invitaban a sus tres hermanas a comer con ellos. 5 Al terminar esos
días de fiesta, Job los hacía venir para purificarlos: madrugaba y ofre-
cía un holocausto por cada uno, por si habían pecado maldiciendo a
Dios en su interior. Esto lo solía hacer Job cada vez.

Prólogo en el cielo

6
Un día fueron los ángeles y se presentaron al Señor; entre ellos
llegó también Satán. 7 El Señor le preguntó:
-¿De dónde vienes?
1 Él respondió:
-De dar vueltas por la tierra.
8
El Señor le dijo:
•:lUIIJ: Ricciotti, G., «"Et nuj'y re- -¿Te has fijado en mi siervo Job? En la tierra no hay otro como
249-51; Rinaldi, G., «mqnh él: es un hombre justo y honrado, religioso y apartado del mal.
60: Rongy, H., «Le prologue 9
Satán le respondió:
168-71; Sarna, N. M., «Epic -¿Y crees tú que su religión es desinteresada? 10 ¡Si tú mismo lo
76 (1957) 13-25; Schmidt, L., has cercado y protegido, a él, a su hogar y todo lo suyo! Has bendeci-
..J Tluologie des Buches Jona, do sus trabajos, y sus rebaños se ensanchan por el país. 11 Pero tócalo,
JU.v in Gen 18,22jf und von daña sus posesiones, y te apuesto a que te maldice en tu cara.
H., «How Satan Carne 12
El Señor le dijo:
_...,...,u..~~ Vall, G., «The Enigma of -Haz lo que quieras con sus cosas, pero a él no lo toques.
'W.d E. F. de, «Mourning Cus- Y Satán se marchó.
1-27. 145-66; Weimar, P., «Lite-
(1980) 62-80; Weiss, M., The
Lihrary Analysis (Jerusalem Las pruebas de Job
llitn of Mourning and Religion:
. .._.~-nr (Amsterdam 1917). 13
Un día que sus hijos e hijas comían y bebían en casa del herma-
no mayor, 14 llegó un mens~ero a casa de Job y le dijo:
120 TEXTO Y COMENTARIO

ll «te maldecÍJÍ¡u. ~
-Estaban los bueyes arando y las burras pastando a su lado, 1" cuan-
al V. 5.
do cayeron sobre ellos unos sabeos, apuñalaron a los mozos y se lleva-
ron el ganado. Sólo yo pude escapar para contártelo. 16 «Un rayo». Lit-: cfuq:o dr
16
N o había acabado de hablar, cuando llegó otro y dijo: equivalente a duego dd -
-Ha caído un rayo del cielo que ha quemado y consumido tus mentaristaslo re6craa ~
ovejas y pastores. Sólo yo pude escapar para contártelo. fuego. recordando b . . . . . .
17 el rayo se encuentR ;a clispli
No había acabado de hablar, cuando llegó otro y dijo:
-Una banda de caldeos, dividiéndose en tres grupos, se echó so-
bre los camellos y se los llevó y apuñaló a los mozos. Sólo yo pude es-
capar para contártelo. 18
18
N o había acabado de hablar, cuando llegó otro y dijo:
-Estaban tus hijos y tus hijas comiendo y bebiendo en casa del
n
hermano mayor, 19 cuando un huracán cruzó el desierto y embistió
por los cuatro costados la casa, que se derrumbó y los mató. Sólo yo
madre ~- refiere~ ;a b
dern Knowledge~. c:n
tw2A•
pude escapar para contártelo. :286. espec. 285s.l. L;a
20
Entonces Job se levantó, se rasgó el manto, se rapó la cabeza, se riores al siglo :\.\-.:Il. S.
echó por tierra 21 y dijo: poético del '-ient:re - - -
-Desnudo salí del vientre de mi madre expresión «el seno dr ..¡
y desnudo volveré a él. Job; pero la seg;un«b ~
El Señor me lo dio, el Señor me lo quitó: mera parte como •*"""".._,¡.
¡bendito sea el nombre del Señor! 22 «desatino». El sentido bálliall
22
A pesar de todo, Job no pecó ni acusó a Dios de desatino. autores, siguiendo b u..a,.l
(stultum quid). tr.tduc::ea
cia» (Do Ros De Db Pct
1 «religioso». Literalmente: «temeroso de Dios». Job «no acusó a Dios dr
Job «no dijo llÍngUIU ~
5 «maldiciendo». Muchos autores piensan que el verbo l"l:::l tiene en este
Partiendo del mismo ~
caso el sentido de «saludar para despedirse», y de aquí «desentenderse»,
huir a Dios insipidc-D
«maldecir>>, como en latín valere. Parece más exacto entender el texto he-
moral y traducen .·~~
breo como corrección de los escribas (tiqqun soferim) y leer 1'?~p1 con la
«insolencia» (Fe). ~ -4
mayoría de los modernos a partir de Merx. En cualquier caso, la traduc-
Pope entienden ~ aa el
ción tie'ne el respaldo de LXX S Tg.

6 «un día». Así, la mayoría de los comentaristas. Algunos, basándose en


el artículo de t:li'i], traducen: «llegó el día en que ... » (Di Volz Po Blo ),
pensando en un día concreto de reunión del consejo celeste. Pero el ar-
tículo se usa también en 1 Sm 14,1; 2 Re 4,8.11.18, hablando de un
día indeterminado. l. Hus. Aunque DO ~ 1
dad. sí sabemos que DO es
«los ángeles». Lit.: «los hijos de Dios». Sobre el tema, véase J. L. Cun-
protagonista de su hi5tori;a o
chillos, Cuando los ángeles eran dioses.
CAPÍTULO 1 121

••-r:::t"' pastando a su lado, 15


cuan- 11 «te maldeciría». Leyendo-;-¡'?~¡?~ (Dh Pet Kis) o-;-¡'?¡?~ (Ho). Véase nota
al v. 5 .
. . .iWar<>n a los mozos y se lleva-
contártelo. 16 «un rayo». Lit.: «fuego de Dios», como en Nm 11,1.3; 1 Re 18,38,
lllil.:llo llegó otro y dijo: equivalente a «fuego del cielo» en 2 Re 1,10.12.14. Casi todos los co-
laa quemado y consumido tus mentaristas lo refieren al rayo. Franz Delitzsch pensaba en una lluvia de
para contártelo. fuego, recordando la historia de Sodoma. Szczygiel, extrañado de que
lllil..:llo llegó otro y dijo: el rayo se encuentre a disposición de Satán y considerándolo además
. . . . en tres grupos, se echó so- un instrumento inadecuado para matar al ganado, aplica la expresión a
una epidemia; Fedrizzi no excluye esta posibilidad.
óillos mozos. Sólo yo pude es-
18 «no había acabado». Leemos 1ili con numerosos mss. y las versiones
lllii!IMJio llegó otro y dijo: antiguas, igual que en los vv. 16 y 1 7 .
......m.<lo y bebiendo en casa del
21 «de mi madre». G. R. Driver considera imposible volver al seno de la
cruzó el desierto y embistió
madre y refiere t:l~ a la tierra, fuente de vida (cf. «Ancient Love and Mo-
derrumbó y los mató. Sólo yo
dero Knowledge», en Hom. a A. Dupont-Sommer [París 1971] 277-
286, espec. 285s.). La interpretación se encuentra ya en autores ante-
d manto, se rapó la cabeza, se riores al siglo XVIII. Sin embargo, parece más probable aceptar un paso
poético del vientre materno al vientre de la madre tierra. Según Vall, la
expresión «el seno de mi madre» se refiere inicialmente a la madre de
Job; pero la segunda parte del v. sugiere que hay que interpretar la pri-
mera parte como referencia a la tierra madre.

22 «desatino». El sentido básico de il'{~n es el de «insipidez». Numerosos


autores, siguiendo la interpretación de los LXX (a<ppooúvr¡v) y Vg
(stultum quid), traducen «tontería, estupidez, desatino, inconvenien-
cia» (Do Ros De Dh Pet Ko Ho Ho, etc.), bien con el sentido de que
Job «no acusó a Dios de estupidez o desatino», bien en la línea de que
Job «no dijo ninguna tontería o inconveniencia a propósito de Dios».
Partiendo del mismo sentido básico, otros autores piensan que «atri-
buir a Dios insipidez» equivale a acusarlo de haber perdido el sabor
moral y traducen il'{~!l por «indignidad» (DG), «iniquidad» (Bra),
«insolencia» (Fe), «negligencia» (Gui), «indecencia» (Foh). Dathe TS
Pope entienden il'{~n en el sentido de «haba», «saliva», y la expresión
il'{~t:J ¡m como «escupir», que equivaldría en este caso a «culpar» (Dat
. .~llllti111'i!;tas. Algunos, basándose en Po), «reprochan> (TS). Ehrlich, seguido por Schlügl, Riessler y Dahood
d día en que ... » (Di Volz Po Blo ), vocaliza il?~n, con el sentido de «protesta», «maldición»; así tradujo
del consejo celeste. Pero el ar- anteriormente NBE: «no protestó».
2 Re 4,8.11.18, hablando de un
l. Hus. Aunque no sabemos con certeza dónde se encuentra esa locali-
dad, sí sabemos que no es territorio israelita. El autor ha escogido como
protagonista de su historia o drama a un extranjero. ¿Por qué?
122 TEXTO Y COMENTARIO

Por respetar la tradición o leyenda -comentan algunos-. Ezequiel, en


su capítulo 14, menciona como prototipos de santidad a Noé, Danel y Job. D.5: :31.6.
Noé es el personaje del diluvio (Gn 6-9), a Danello conocemos por la litera- La bina la enconll'amCa.
tura cananea. Quizá una leyenda contaba la vida paciente y heroica de un tracto. en Sal :25.:21: cb......,; ...
cierto Job de tiempos patriarcales, antes de que Israel existiera como nación.
El autor habría tomado la figura para protagonista de su obra, respetando el
perfil o varios elementos de la tradición. Algo semejante a lo que hace el autor
deJonás con el person<Ue histórico de 2 Re 14,25.
Hay que seguir preguntando: ¿y por qué escogió precisamente esa figu-
ra? Dos libros sapienciales tardíos, Eclesiastés y Sabiduría, fingen ser obra
del rey Salomón, famoso por su sabiduría, que sobrepasaba a la de los sabios
de Oriente (1 Re 5,11). De modo semejante, el autor del libro pudo escoger
por protagonista a un israelita, y no lo hizo. ¿Hay en ello intención polémica?
El autor, que se va a enfrentar violentamente con convicciones arraiga-
das en su pueblo, sale de ese círculo para combatirlo: fuera de Israel se ha
revelado Dios de un modo que corregirá y completará la revelación de los is-
raelitas. O bien, sin intención polémica, el autor ha querido simplemente dar
carácter universal a su figura y obra. La experiencia de Job no es específica-
mente israelita, sino humana y universal. La sabiduría, que en el libro se des-
pliega y se debate no es patrimonio exclusivo de un pueblo, sino riqueza de
libre importación. Es de notar que el libro de los Proverbios da cabida a dos
breves colecciones de autores extranjeros, Agur y Lemuel de Massá (caps.
30-31): en la de Agur hay rasgos que se parecen a frases de Job.
Si Hus se encuentra en territorio de Edom, que es lo más probable, te-
nemos a un edomita, descendiente de Esaú (Gn 36,11) y enemigo deJacob =
Israel, dando lecciones a Israel. Eso suponiendo que autor y lectores cono-
·cieran la localización de Hus.
Otro motivo de la elección pudo ser un acto defensivo del autor: su per-
sonaje iba a decir cosas fuertes y aun escandalosas. Después de todo -podía
disculparse-, se trata de un pagano ...
Tenemos. pues. d perfil
El nombre hebreo del personaje, ::Ji"l't, se encuentra con variantes fuera
cisos nos ofrecerá la minda 2i
de Israel. Aunque el sentido original fuera probablemente «Dónde-mi-Pa-
de advertir el ,-aior funciotul dr
dre», para oídos israelitas ::Ji"l't suena parecido a :::l'il't = enemigo (véase
13,24). Pero nombre y patria poco importan en la historia al lado del perfil
religioso, ético y social del personaje. Job es hoy día un nombre que pertene-
ce a la literatura universal, con el mismo derecho que Don Quijote; Hamlet
o Fausto. Gregorio asigna 1'*~
cribe la fuerza T nn..i dd
Virtud de Job. Dos binas de conducta describen al personaje, subrayan- "Quia ergo athku DOIIEr
do la plenitud más que los aspectos diferenciados. Justo y honrado, en he- arenae spe~ SIICiar
breo li~t'! CJQ, quizá hendíadis. CJQ, con el posible matiz de integridad, per- les ,;nutes en~ CL
fección; honradez en la línea de la rectitud (lrq: =derecho, recto): actitudes Cristo Y modelo dd aaa-..J
---
CAPÍTULO 1 123

lt--o:JIIIlentan algunos-. Ezequiel, en


del hombre en sus relaciones con otros. Para ClOn, véanse 2,9; 9,20ss; 12,4;
dt santidad a Noé, Danel y Job.
27,5; .'31,6.
a Ibnello conocemos por la litera-
La bina la encontramos, por ejemplo, en el salmo alfabético .'37; en abs-
b vida paciente y heroica de un
tracto, en Sal 25,21: «la honradez y la rectitud me protegerán: lo espero de
que Israel existiera como nación.
ti» (texto particularmente interesante). Ahora bien, ¿podemos decir de Job
. .ilta!I!.Of:~·sta de su obra, respetando el
al principio del libro que es un hombre cabal y acabado?, ¿no le falta todavía
5CIDejante a lo que hace el autor
la gran prueba y todo el debate interior y exterior para madurar? Si al final le
14.25.
duplicarán las posesiones, también habrá duplicado y multiplicado su vir-
...-; escogió precisamente esa figu-
tud. Según la carta a los Hebreos, Jesucristo «se consuma por el sufrimien-
. y Sabiduría, fingen ser obra
to» (2,10; 5,9), no por la ley o el culto (7,19; 9,9). Pero esto es adelantar no-
que sobrepasaba a la de los sabios ticias. Pasemos a la segunda bina.
d autor del libro pudo escoger
¿lb~· en ello intención polémica? Religioso y apartado del mal. Lo primero es fórmula sintética del hebreo
. . .
llia•4ml:e con convicciones arraiga- Cl'i1·?~ ~'J'1 = «respetuoso de Dios». Sobre el significado de ~1' véase el co-
combatirlo: fuera de Israel se ha mentario, a Prov 1, 7. El segundo elemento es claro.

Tomando las dos piezas como complementarias, san Gregorio in-


terpreta la primera: «Deum timere est nulla quae facienda sunt bona
praeterire» (Moralia in Job 1, .'3), es decir, n~1' en sentido ético o in-
cluso nomístico (como observancia de la ley). Es idea que ya se en-
cuentra en el Eclesiástico, como ha mostrado J. Haspecker en Gottes-
Jurcht bei Jesus Sirach (Roma 1967) 262-267. La citada explicación
da la bina clásica: hacer el bien y apartarse del mal (p.ej., Is 1,16s)
Pero más adelante, Gregorio vuelve a la idea del temor: «vias timore
inchoat sed charitate consumat» (1, .'37).
Fray Luis de León, citando Sal 112,1, amplifica y describe así el
sentido de Cl'i1'?~ n~1': «es un cumplimiento perfecto de todo lo
- ildo defensivo del autor: su per- que Dios manda, nacido de ánimo que le desea servir, y de hecho le
. . .lilk:IISil!s. Después de todo -podía sirve con recato solícito y con diligente cuidado» .

se encuentra con variantes fuera Tenemos, pues, el perfil ético, y religioso del personaje. Datos más pre-
probablemente «Dónde-mi-Pa- cisos nos ofrecerá la mirada al pasado de los capítulos 29 y .'31. Pero hemos
•~-rr.r:-l.do a :J'i~ = enemigo (véase
de advertir el valor funcional de la noticia, al principio del libro, para no caer
en la historia aliado del perfil en el desenfoque de muchos autores antiguos. Tomando este veredicto, que
a ~ día un nombre que pertene- Dios refrendará como definitivo, se empeñan en hacer de Job un santo y de
dl:ncbo que Don Quijote; Hamlet justificar como sea cuanto dice.

Gregorio asigna primero a la noticia un valor funcional: se des-


cribe la fuerza y virtud del atleta que ha de pelear con el diablo:
dc5crihen al personaje, subrayan- «Quia ergo athleta noster contra diabolum erat certaturus, quasi ante
. .~KJ-rad.os. Justo y honrado, en he-
arenae spectaculum, sacrae scriptor historiae; in athleta hoc spirita-
d posible matiz de integridad, per- les virtutes enumerans ... » (1, 4). Así puede después hacerlo tipo de
rr =derecho, recto): actitudes Cristo y modelo del cristiano. Job será modelo; pero de otra manera.
""1\11~. . . . . . . . ..

124 TEXTO Y COMENTARIO

El sentido funcional queda claro si volvemos al Sal25: el orante recono- 5. Job mismo ofrece lo.
ce que pecó (7), pide perdón, confía en la bondad del Señor y cuenta tam- los patriarcas. Supone qut b tirsatl
bién con su conducta: «la honradez y la rectitud me protegerán: lo espero de k:mia. Aunque lo ha~-a.n bcdlo -
ti». ¿Sucederá lo mismo con Job? ¿Lo va a proteger su conducta y la ayuda tilinente, han quedado prof ......
de Dios o va a suceder lo contrario? El autor necesita un personaje que no aencia de sus hijos. AplliC:ba
haya dado motivo para el castigo ni ocasión para el escarmiento. Tiene que 5.11ss con Eclo 3iU-13). u
cerrar desde el principio una escapatoria de su problema. Ésta es la función cU.s fatales para la familia.. paa
de la noticia y no canonizar prematuramente a su protagonista. bre. La maldición es t~ qut ..a
Para la segunda bina de virtudes pueden verse Prov .'3, 7 y 16,6: mterceder retornará al fin.U. en d

.'3, 7 Respeta al Señor y evita el mal. La corte cel<sft. Dios ticoe-


16,6 El respeto de Dios aparta del mal. ~les: 38,7; Sal 29,1: 82.1: 89.7;
riódicas, quizá para decidir b
2. Número ideal y proporción perfecta. Sobre los siete hijos pueden tendida en las religiones dd ._-:A
verse 1 Sm y Rut 4,15. Los hijos son bendición de Dios y premio merecido: cürtesanos o palaciegos en b
40.14 parece polellliur C"CJIIIR
Sal127,.'3 El Señor como herencia te dará hijos, lo.?». la concepción ha enc••n M.
como salario el fruto del vientre. El ejemplo más ilustre se Ice ca 1
128,4 Ésta es la bendición del hombre que respeta al Señor. Yimla describe una ,-isión;

9
.'3. Las riquezas enumeradas son las de un jeque que diferencia sus acti- ' Yi al Señor sentado ca
vidades: los camellos son del nómada o de quien organiza el tráfico lucrativo (=·;;;;:: ~:;::.)estaba en pie.i-.
de las caravanas; las ovejas son de un pastor, quizá seminómada; las yuntas ñor preguntó: ¿Quién podci
de bueyes son para tareas agrícolas. Si J oh habita en tienda, sus hijos tienen en Ramot de Ga.la.itd? t:-
casas; posee ganado y cultiva la tierra (1, 14 ); la servidumbre, al estilo pa-
triarcal, no es parte de la familia, sino de los bienes.Jacob «tenía muchos re-
baños, siervos y siervas, camellos y asnos» (Gn .'30,4.'3). Se diría que el autor guiente dice: «Dios es tc:míbk ca
busca un color exótico o remoto para su historia. hle para toda su corte:. (-;~
Hombres de Oriente es designación bastante genérica:Jue 6,.'3 ..'3.'3; 7,12; libro en 5.1 y 15.15.
8,1 O; ls 11, 14. Aunque no dice expresamente que las riquezas sean pago de
la buena conducta, el orden narrativo lo da a entender fácilmente: Safá11. Entre esos~

Sal112,1 Dichoso quien respeta al Señor...


.'3 en su casa habrá riquezas y abundancia .

Esto será un factor o dato del problema.

4. Los hijos viven en casa propia, como hijos de un hombre muy rico.
Los banquetes indican a la vez la riqueza y la unión de la familia: otra bendi- Jr 5.1
ción no despreciable. «Ved: qué dulzura, qué delicia convivir dos hermanos
unidos» (Sal1.'3.'3,1). que respete d
( repasad = 1:l::"i:\.
CAPÍTULO 1 125

5. Job mismo ofrece los sacrificios, sin el ministerio sacerdotal, como


los patriarcas. Supone que la fiesta y la embriaguez han sido ocasión de blas-
femia. Aunque lo hayan hecho sin plena conciencia, aunque haya sido men-
talmente, han quedado profanados, y al saberlo, deben expiar. Job es la con-
ciencia de sus hijos. Aprueba los banquetes con reservas (compárese Is
5, 11ss con Eclo 32, 1-13). La reparación cúltica intenta prevenir consecuen-
cias fatales para la familia, pues maldecir a Dios acarrea maldición al hom-
a su protagonista. bre. La maldición es tema que va a dominar el prólogo. La función ritual de
verse Prov 3,7 y 16,6: interceder retornará al final, en el epílogo ( 42,8).

La corte celeste. Dios tiene su asamblea celeste, de dioses inferiore's o án-


geles: 38,7; Sal 29,1; 82,1; 89,7; Gn 6,2.4; con ellos celebra reuniones pe-
riódicas, quizá para decidir la suerte de los mortales. Es una concepción ex-
pK11::1i1- Sobre los siete hijos pueden tendida en las religiones del antiguo Oriente, que resulta de proyectar usos
. .lllbooón de Dios y premio merecido: cortesanos o palaciegos en la representación del mundo divino. Aunque ls
40,14 parece polemizar contra ella, «¿con quién se aconsejó para entender-
lo?», la concepción ha encontrado acceso parcial a algunas páginas bíblicas.
El ejemplo más ilustre se lee en 1 Re 22, donde el profeta Miqueas hijo de
Yimla describe una visión:

dt un jeque que diferencia sus acti- 19


Vi al Señor sentado en su trono. Todo el ejército celeste
quien organiza el tráfico lucrativo (!J'O~iJ ~::;¡~)
estaba en pie junto a él, a derecha e izquierda, y el Se-
_...,..._ quizá seminómada; las yuntas ñor preguntó: ¿Quién podrá engañar a Ajab para que vaya y muera
habita en tienda, sus hijos tienen en Ramot de Galaad? Unos proponían una cosa y otros otra ...
-1): la servidumbre, al estilo pa-
los bienes.Jacob «tenía muchos re- Sal 89,6 menciona «la asamblea de los ángeles» (!J'ib'1p '?op); en el verso si-
(Gn 30,43). Se diría que el autor guiente dice: «Dios es temible en el consejo de los ángeles, es grande y terri-
lmtoria. ble para toda su corte» (i'::;J':::l0-'7~ ... lJ'ib'1p-1iO). A esos !J'ib'1p se refiere el
~te genérica:Jue 6,3.33; 7,12; libro en 5,1 y 15,15 .
que las riquezas sean pago de
. ..allft
da a entender fácilmente: Satán. Entre esos cortesanos, mensajeros o ministros, hay uno que re-
presenta una especie de oposición, que goza criticando y aun procura que
los sucesos justifiquen su crítica; como un policía, da vueltas inspeccionan-
do, para poder informar de los desmanes cometidos en la tierra. Ese perso-
naje es «el satám> (con artículo de título o función).
El personaje inspecciona «dando vueltas», ~iib: leemos el verbo en un
texto que ilumina el nuestro:
hijos de un hombre muy rico.
y b unión de la familia: otra bendi- Jr 5,1 Repasad las calles de Jerusalén, mirad, inspeccionad,
buscad en sus plazas a ver si hay alguien
que respete el derecho y practique la sinceridad
(repasad = i~~iib).
126 TEXTO Y COMENTARIO

En Zc 4,1 O son «los ojos del Señor» los «que se pasean (Cl'~~itlirJ) por toda
Fray Luis de Lcóo ...._-s1
cielo», y explica: cSatan:M a
la tierra» vigilando. En Sal14,2, sin el verbo ~1tli, es el Señor quien se asoma sador o calumniador>- r- 1
(=-j'ptlii1), inspeccionando a los hombres. pudo Satanás asistir a b
El segundo dato es la «oposición»: un satán Oti~) es uno que se enfren- observaciones agudots qar a
ta como rival o fiscal, con una idea o plan contrapuesto. Cierra el paso a Ba- ricos. En primer lugar_ b
laán (Nm 22,22), lucha en contra (1 Sm 29,4), rival en un proceso (Sal humano de hablar: cpo~quo:
109,6), acusa ajosué (Zac 2,1s), incita a David (1 Cr 21,1). El rival personi- ~-es cuando de algo se co D•
ficado es una figura que crece profusamente en la literatura apocalíptica y hombres. nos habla en -
pasa también al lenguaje teológico cristiano.
Pero no confundamos el satán de esta narración con nuestra imagen o
concepción del demonio, ángel caído que odia a Dios y sus obras. Aunque al-
gunos puntos de contacto nos empujen a la confusión, debemos defendernos
para contemplar rigurosamente la función del personaje en la obra. El satán
no es una afirmación teológica, sino un personaje funcional en la historia.
Hasta ahora Dios está satisfecho de su siervo Job, y no pasa nada; la doc-
trina que explica las relaciones no es problemática. Hace falta un antagonista
que ponga en movimiento la acción: por un lado, provocando el sufrimiento 6. «Cn día»: traducido~
concentrado, consecuentemente provocando el problema de la religiosidad Ouos traducen «llegó d dí;a ca
interesada. Sin satán no comenzaría el drama. Si seguimos preguntando a qué stiYicio: y el satán parece ser-
realidad responde esa figura, el autor no nos contesta, nos abandona a nues- libre a la sala y a la audic:ncia Jid •
tras suposiciones.
Y nuestras suposiciones no pasan de preguntas dirigidas al libro o a no-
sotros mismos. ¿Es el satán una especie de desdoblamiento de Dios, que de-
sarrolla, en términos dialécticos, su dirección del hombre? Quiero decir:
Dios dirige al hombre no en forma puramente lineal, sino en proceso dramá-
tico, dialéctico; Dios está contento y descontento del hombre, tiene que co-
locar al hombre en situación de realizarse. ¿O es el satán un principio huma-
no opuesto a Dios? Es decir, algo o alguien que pone en marcha el dolor, y
Dios lo toma para convertirlo en prueba; algo o alguien pesimista, que no 7. El satán ,;ene de b tian..
cree en el hombre, que por el hombre «siervo» se burla de Dios, que desea proceda del reino infennl o • ..1 4
contemplar en el hombre el fracaso de Dios. En este caso, el satán tendría p;¿saje en 1 Pe 5.8 por los tér -
algo de proyección del autor, el cual, disconforme con una religión interesa- srno el diablo. rugiendo~-
da y con una doctrina teológica simplista de la retribución, asume el papel
8. Dios da de Job la lllit.a
de crítico y opositor y somete a prueba a su criatura poética.
de su sien·o. inclU50 orguDoso dr
No podemos responder a estas preguntas ni confirmar estas suposiciones.
Quizá la ambigüedad inexplicada del satán sea parte integrante de la obra, quien estoY orgulloso:.. La ..-i4w41
fuente de sugestión y al mismo tiempo confesión implícita de que una doctri- puesta integridad de Job 110 ~
na no puede con la realidad viva del hombre frente a Dios y a sí mismo. esencial: probarse a sí~ ca la
Sen Sira. no ha sido m& pradla
Ya san Gregorio identifica este satán con un ángel condenado
Edo J1.S
por su soberbia. Y se pregunta cómo pudo asistir al consejo divino
(11, 4).
..
CAPÍTULO 1 127

Fray Luis de León identifica el satán con el diablo, «echado del


cqoe se pasean (Cl'~~iiliO)
por toda cielo», y explica: «Satanás es el demonio porque tiene oficio de acu-
=.. .; , es el Señor quien se asoma sador o calumniador». Entonces se plantea el problema de cómo
pudo Satanás asistir a la corte de Dios, y respondiendo nos ofrece
observaciones agudas que se podrían elevar a principios hermenéu-
ticos. En primer lugar, la descripción de la corte divina es un modo
humano de hablar: «porque se suele hacer ansíen la corte de los re-
yes cuando de algo se consulta, y Dios, para que le entendamos los
hombres, nos habla en su Santa Escritura conforme a lo que usa-
mos». O bien se trata de una visión que tuvo el autor, como otros
profetas.
Esto le lleva a preguntar sobre la verdad de la visión y le lleva a
responder agudamente que se trata de una verdad simbólica, no rea-
lista: «Y todo esto que nunca pasó en el hecho, como aquí se figuró
en la imaginación del profeta, pasó en el hecho conforme a lo que
significa esta imagen».

6. «Un día»: traducido según el uso de 1 Sm 14,1; 2 Re 4,8.11.18.


Otros traducen «llegó el día en que ... ». Los dioses se presentan en acto de
servicio; y el satán parece ser uno de ellos. De lo contrario no tendría acceso
libre a la sala y a la audiencia personal con el soberano.

·pn:guntas dirigidas al libro o a no- San Gregorio aprovecha el dato del día para hacer una interesan-
dr desdoblamiento de Dios, que de- te observación literaria y hermenéutica, a saber: cómo los autores
. .la:c-tón del hombre? Quiero decir: hacen sugerencias simbólicas por medio de rasgos al parecer secun-
. .-mltt lineal, sino en proceso dramá- darios: lugar, tiempo, clima, postura. Por ejemplo: «era invierno, era
~KWDDJlel:tto del hombre, tiene que co- de noche, estaba en pie ... ». Su aplicación al caso presente es menos
c-o es el satán un principio huma- feliz.
que pone en marcha el dolor, y
algo o alguien pesimista, que no 7. El satán viene de la tierra. Nada puede sugerir de su respuesta que
airn-o:t se burla de Dios, que desea proceda del reino infernal o subterráneo. Quizá haya un eco parcial de este
Dios. En este caso, el satán tendría pasaje en 1 Pe 5,8 por los términos «adversario» y «rondar»: «vuestro adver-
. .KIIJD!Iorme con una religión interesa- sario el diablo, rugiendo como un león, ronda buscando a quién tragarse» .
de la retribución, asume el papel
8. Dios da de Job la misma descripción que el narrador: está contento
.. criatura poética.
de su siervo, incluso orgulloso de él; como dice Is 49,3: «tÚ eres mi siervo, de
ni confirmar estas suposiciones.
sea parte integrante de la obra, quien estoy orgulloso». La satisfacción de Dios parece prematura y la su-
puesta integridad de Job no está completa. Le falta una dimensión humana
IIJIIIIIIcslón implícita de que una doctri-
esencial: probarse a sí mismo en la prueba. La riqueza, a pesar de lo que diga
frente a Dios y a sí mismo.
Ben Sira, no ha sido una prueba para Job:

Eclo 31,8 Dichoso el hombre que se conserva íntegro


y no se pervierte por la riqueza ...
128 TEXTO Y COMENTARIO

9 ha hecho algo admirable en su pueblo. 13-19. Las pruebas de Job


1O ¿Quién en la prueba se acreditó? Son cuatro desgracias, número
Jr 15,3. Las repeticiones de mn..ll
9-1 O. La intervención crítica del satán hará emerger ese elemento que cuérdese Is 24,17s). En las C3IIISal
falta. Esa descripción de un hombre bueno, rico y feliz es demasiado inge- sabeos, un rayo, caldeos, un Jn.aciil
nua e irreal; una religiosidad que produce tales criaturas resulta sospechosa. repetición cuaternaria del verbo
Por la prueba, la vida humana es drama, y el drama es el ser auténtico del la casa, cae Job en tierra. u
hombre en el tiempo. Hasta ahora todo es bueno, de una bondad, si no falsa, aceptación a las desgracias que Ir
al menos sospechosa; hasta ahora, la religión es un diálogo monótono de un con las posesiones y term.Ín.;m
hombre que bendice al Dios que le bendice: «Lo festejarás porque el Señor pena recordar:
tu Dios ha bendecido tus cosechas y tus tareas» (Dt 16,15). Suceda la tenta-
ción y se verá. Y así sucede la gran apuesta: Prov 10,15

«El diablo no desafía a Job, sino a Dios; y la puesta de la pelea es 14. Esos sabeos parecen 5a"
Job. Si decimos que Job pecó en medio de los azotes, cosa impensa- nes predatorias inesperadas. •
ble, decimos que Dios perdió la apuesta ... Si Dios no supiera que
había de mantener su inocencia, no apostaría por él...» (Gregorio,
11, 13).

El satán introduce la tentación desconfiando del hombre, seguro de su des-


lealtad, gozando por adelantado con la caída (escuchamos su risa burlona re-
primida). Dios permite la tentación como prueba o demostración del hom- La táctica de dividirse en tres t;a~
bre, confiando en él, esperando preocupado el desenlace: el satán tienta a la descrita enJue 7,15.
Dios en el hombre, su mejor creatura, en el hombre mejor y más dichoso.
Dios tienta al hombre dejándolo a su libertad: pruebas de amor. «La liberta 16. Rayo del cielo. A b lctt.t
dell'uomo euna sfida di Dio a se stesso» (Coccioli, Davide, 126). Así se plan- minoso o teofánico del ravo. c:.-
tea la gran apuesta entre el satán y Dios, entre lo divino y lo antidivino: ¿es el 1, 12, donde !J'il'?~ ::i~ equmlr ~
hombre víctima inocente e ignorante de tal apuesta, prenda que Dios se jue-
ga en un juego peligroso? No, porque la apuesta del hombre es su libertad. 1 7. Bandas de caldeos: b

12. Dios permite la prueba. Probablemente el autor conocía la prueba 19. N o es lógico que un nn...•
de Abrahán (Gn 22): la ignorancia del patriarca es factor esencial y el objeto braya el carácter teofánico del
es el hijo y la promesa. También es prueba la de José, aunque el autor no lo al satán le han concedido un
dice al principio. El desierto es tiempo y lugar clásico de pruebas del pueblo
(Dt 8,2.16). mía). Ésta es una consider.tció.
Entre tanto, Job no se entera de nada. En 29,4 llama a Dios «un íntimo nos remontamos para obtener ~
en mi tienda». Aunque Sal 25,14 dice que «Dios se confía a sus fieles», y se trata de cuatro desgracm .... •
Amós afirma que «no hará cosa el Señor sin revelar su plan a los profetas» meteoros y salteadores: suce5105
(3,7), esta vez Job queda a oscuras, y tiene razón Elifaz cuando pregunta re- Dios que quiere la vida: hechos
tóricamente: «¿Has asistido al consejo de Dios?» (15, 8). Su rival o satán tie-
ne ventaja al saber más que él. 20. Gestos de dolor.~ ca
El satán tiene la mano y empieza el juego. 7,29, etc.
-
CAPÍTULO 1 129

. .llirable en su pueblo. 1.3-19. Las pruebas de Job están contadas en un relato muy estilizado.
se acreditó? Son cuatro desgracias, número clásico de totalidad: por ejemplo, Ez 14,21;
Jr 15,.3. Las repeticiones de fórmulas crean un ritmo regular, irresistible (re-
hará emerger ese elemento que cuérdese Is 24,17s). En las causas se alternan los hombres y los elementos:
rico y feliz es demasiado inge- sabeos, un rayo, caldeos, un huracán. Con este ritmo contrasta sutilmente la
talcs criaturas resulta sospechosa . repetición cuaternaria del verbo ?m = caer: caen los sabeos, cae el rayo, cae
..- d drama es el ser auténtico del la casa, cae Job en tierra. La caída libre de Job responde con humildad y
bueno, de una bondad, si no falsa, aceptación a las desgracias que le han caído encima. Las pérdidas comienzan
es un diálogo monótono de un con las posesiones y terminan con los hijos. Sobre las posesiones vale la
cLo festejarás porque el Señor pena recordar:
an:as:. (Dt 16,15). Suceda la tenta-
Prov 10,15 La fortuna del rico es su plaza fuerte= 18,11.

14. Esos sabeos parecen ser bandas de nómadas que realizan incursio-
nes predatorias inesperadas, algo así como las descritas enJue 6,.3ss:

«Cuando los israelitas sembraban, venían los madianitas, amale-


citas y orientales a hostigarlos: acampaban frente a ellos y asolaban
los sembrados ... No dejaban en Israel nada vivo, ovejas, bueyes o as-
-~do del hombre, seguro de su des- nos ... Con esto Israel iba empobreciéndose ... ».
(escuchamos su risa burlona re-
pn~eba o demostración del hom- La táctica de dividirse en tres grupos, de frente y en los flancos, coincide con
. .!plldo el desenlace: el satán tienta a la descrita enJue 7,15.
aa d hombre mejor y más dichoso.
--"""'"'. pruebas de amor. «La liberta 16. Rayo del cielo. A la letra «fuego de Dios», indicando el carácter nu-
(Coccioli, Davide, 126). Así se plan- minoso o teofánico del rayo, como meteoro blandido por Dios mismo: 2 Re
ame lo divino y lo antidivino: ¿es el 1,12, donde Cl'il?~ t.ti~ equivale a lJ'O$iTF~ t.ti~.
tal ~esta, prenda que Dios se jue-
~ del hombre es su libertad. 17. Bandas de caldeos: la fórmula puede estar inspirada en 2 Re 24,2 .

. .W.=m.ente el autor conocía la prueba 19. No es lógico que un viento embista por los cuatro costados. Ello su-
IIIIIJ[J;il]rca es factor esencial y el objeto braya el carácter teofánico del meteoro. Al mismo tiempo parece sugerir que
b de José, aunque el autor no lo al satán le han concedido un dominio interino del elemento destructor,
lag¡lr clásico de pruebas del pueblo como el «exterminador» de Éx 9,1.3; 1 Cr 21,12; 2 Sm 24,16 (peste o epide-
mia). Ésta es una consideración que sacamos del proceso narrativo. Si de él
En 29,4 llama a Dios «Un íntimo nos remontamos para obtener una perspectiva más amplia, observamos que
..-= illios se confía a sus fieles», y se trata de cuatro desgracias «naturales», de la naturaleza y de los hombres,
sin re,·elar su plan a los profetas» meteoros y salteadores; sucesos que traen muerte y por ello rivalizan con el
r.uón Elifaz cuando pregunta re- Dios que quiere la vida; hechos que ponen a prueba al hombre.
Inos?» (15, 8). Su rival o satán tie-
20. Gestos de dolor, como en Gn .37,.34; 2 Sm 1,11; .3,.31; 1.3,.31; Jr
7,29, etc.
130 TEXTO Y COMENTARIO

21. Por primera vez suena en el libro, tres veces, el nombre del Señor.
La brevísima oración es magnífica en su concisión. Se comprende que haya
tenido tal fortuna, como expresión de pleno acatamiento de la voluntad de
Dios. Para algunos ha sonado con tal fuerza, que ha acallado el resto del li-
bro. No caigamos en esa trampa, por más que le reconozcamos su innegable
valor a la oración.

«No dice: El Señor me lo dio, el diablo me lo quitó ... tendría qui-


zá que dolerse si lo que Dios concedió lo hubiera llevado el adversa-
rio; pero, pues lo quitó el que lo dio, no nos quitó lo nuestro, sino
que recobró lo suyo» (Gregorio, 11, 31).
<<Job transforma la violencia del dolor en alabanza del Creador»
(ibíd. 11, 32).

Vientre materno y vientre de la madre tierra forman un paralelismo clá-


sico, según creencias extendidas y recogidas en la Biblia:

Sal139,15 Cuando en lo oculto me iba formando


y entretejiendo en lo profundo de la tierra.
Ecl5,14 Como salió del vientre de su madre así volverá: desnudo.
Eclo 40,1 Desde que salen del vientre materno
hasta que vuelven a la madre de los vivientes.

Pobreza total de la muerte, porque el hombre es pobre y desnudo de naci-


miento, como dice fray Luis: «Es propia del hombre la desnudez y de su na- 1
Un día fueron los áogdes
cimiento le viene». «Cuando muere no se llevará nada», dice Sal49,18.
Uegó también Satán. :! FJ Sciiar
Todo es don de Dios:
-¿De dónde ~-ienes?
Lv 25,23 La tierra ... es mía, y en lo mío sois emigrantes y criados. Él respondió:
Sal65,10 Tú cuidas de la tierra ... preparas sus trigales. -De dar vueltas por b -
3
127,3 El Señor como herencia te dará hijos. El Señor le dijo:
-¿Te has fijado en mi ·
Véase también Sal144,12-15. él: es un hombre justo y ha-al
«Bendito». La apuesta era que Job maldeciría al Señor; Job concluye me has incitado contra a pill3
con una bendición formal. El satán ha perdido la primera haza; pedirá otra davía persiste en su bonnda..
mano. 4
Satán respondió:
En la versión griega y en la latina se añade un verso después de «lo qui-
tÓ»: «Ha sucedido como Dios lo dispuso»; así ha pasado a la piedad occi- -U no da una piel por
dental. " Ponle la mano encima, biádo
to a que te maldice en tu caa...
6
El Señor le dijo:
-Haz lo que quieras coa
CAPÍTULO 2

Albright, W. F., «The Name ofBildad the Shuhite»: AJSL 44 (1927-


28) 31-36; Houtman, C., «Zu Hiob 2,12»: ZAW 90 (1978) 1269-
272;Jacob, B., «Erklarung einiger Hiob-Stellen: 1,5; 1,22; 2,4; 2,10»:
ZAW 32 (1912) 278-87; McCormick, S., «Someone HAD to Speak!
A Sermon on Job 2:13»: lnterpr 20 (1966) 211-17; Penchansky, D.,
tierra forman un paralelismo clá- <<Job's Wife: The Satan's Handmaid», en D. Penchansky y otros
en la Biblia:
(eds.), Shall Not the Judge of All the Earth Do What ls Right? (Wino-
na Lake 2000) 223-228; Rotenberg, M., «DidJob's Wife Really Use a
...ruliiJJl(lo de la tierra. Euphemism in Job 2:9?»: Lesh 52 (1988) 176-177; Sasson, V., «The
• su madre así volverá: desnudo. Literary and Theological Function ofJob's Wife in the Book ofJob»:
Bib 79 (1998) 86-90; Speiser, E. A., «Ün the Name Bildad»: JAOS 49
(1929) 360; Strauss, H., «Die "Freunde" Hiobs? ein Kreis frommer
Weiser im Hintergrund des Hiobbuches»: BN 95 (1998) 71-78 .
.._m es pobre y desnudo de naci-
dd hombre la desnudez y de su na- 1
Un día fueron los ángeles y se presentaron al Señor; entre ellos
levará nada», dice Sal49,18.
llegó también Satán. 2 El Señor le preguntó:
-¿De dónde vienes?
Él respondió:
-De dar vueltas por la tierra.
3
El Señor le dijo:
-¿Te has ftiado en mi siervo Job? En la tierra no hay otro como
él: es un hombre justo y honrado, religioso y apartado del mal, y tú
me has incitado contra él, para que lo aniquilara sin motivo; pero to-
davía persiste en su honradez.
1
Satán respondió:
-..de un verso después de «lo qui-
~ ha pasado a la piedad occi- -Uno da una piel por otra piel; por la vida todo lo que tiene.
5
Ponle la mano encima, hiérelo en la carne y en los huesos, y te apues-
to a que te maldice en tu cara.
6
El Señor le dijo:
-Haz lo que quieras con él, pero respétale la vida.
132 TEXTO Y COMENTARIO

7
Y Satán se marchó. E hirió a Job con llagas malignas, desde la terpretan e: sobre sus ........._ a4l
planta del pie a la coronilla. 8 Job cogió una tejuela para rasparse con =::::: (TS Po).~ fs.a.
ella, sentado en medio de la ceniza. 9 Su mujer le dijo: hebreo lo interprcbll de
-~Todavía persistes en tu honradez? Maldice a Dios y muérete. cubiertos de poho. e• ¡ ..
10
Elle contestó: apotropaico. pHa . . . . el
sión ante Dios pHa que
-Hablas como una necia. Si aceptamos de Dios los bienes, ¿no
de Job (Houtman).
vamos a aceptar los males?
A pesar de todo, Job no pecó con sus labios.

Los amigos de Job

11
Tres amigos suyos -Elifaz de Temán, Bildad de Suj y Sofar de
Naamat-, al enterarse de la desgracia que había sufrido, salieron de su
lugar y se reunieron para ir a compartir su pena y consolarlo. 12 Cuan-
do lo vieron a distancia, no lo reconocían y rompieron a llorar; se ras-
garon el manto, echaron polvo sobre la cabeza, hacia el cielo 13 y se
quedaron con él, sentados en el suelo, siete días con sus noches, sin
decirle una palabra, viendo lo atroz de su sufrimiento.

5 «te maldice». Véase nota a 1,5.

9 «maldice». Véase nota a 1,5: Los LXX, extrañados quizá por las duras
expresiones de la mujer de Job, añaden aquí un discurso que pretende
justificar su actitud. Aunque estas líneas carecen de valor textual, mere-
ce la pena reproducirlas como dato curioso: «Cuando pasó mucho
tiempo, le dijo su mujer: ¿Hasta cuándo seguirás diciendo: "Atenderé
todavía un poco, con la esperanza de curarme"? Mira que ha desapare-
cido de este mundo tu recuerdo, los hijos e hijas, dolor y fatiga de mi
vientre, por los que sufrí en vano. Tú estás sentado entre pútridos gusa-
nos y pasas la noche al descampado. Y yo, como una vagabunda o una
jornalera, voy de un sitio a otro, de casa en casa, esperando a que se
ponga el sol para reposar del cansancio y de las penas que me agobian.
Maldice a Dios y muérete».

12 «sobre sus cabezas hacia el cielo» (i1Q'9$i'J Cli1'tQl'\'T'?.Il ~~~ ipii'l).


Frase y gesto extraños. i1Q~Q$i'J pii se usa en Éx 9,8.1 O, hablando del
polvo que Moisés y Aarón avientan ante el faraón, y no tiene nada que 4. «Cna piel poi" OUD. hla:EI
ver con un rito de duelo. La solución más cómoda consiste en suprimir macla quizá del comcn::io ca . . . . .
i1Q~Q$i'J, «hacia el cielo» (Ehr Dh Pet Ho Stn Te Fe BJ, etc.). Otros in- ta: q>iel por pi eh. c:pdlcjo ...-
CAPÍTULO 2 133

con llagas malignas, desde la terpretan «sobre sus cabezas espantados» o «con espanto», leyendo
una tejuela para rasparse con ClºtDiJ (TS Po), ;-Jb$i19 (Sz), ;,9ºtb:::l (Kis). Quienes mantienen el texto
hebreo lo interpretan de forma diversa: como signo de que, al quedar
mujer le dijo:
cubiertos de polvo, comparten la desgracia de Job (Duhm); como rito
., Maldice a Dios y muérete.
apotropaico, para alejar el mal de ellos (Elzas y Gordis); como interce-
sión ante Dios para que cubra de polvo a los culpables de la desgracia
de Job (Houtman).

1-.3. La escena comienza exactamente como la precedente. La duplica-


ción o desdoblamiento es procedimiento literario conocido desde el relato
sobre José en Egipto. Sirve para crear un ritmo narrativo y para preparar el
acceso de elementos nuevos. ¿Es el mismo su significado? Ya los autores an-
tiguos han notado que, después de la primera derrota, ni el satán viene en la
Tcmán, Bildad de Suj y Sofar de misma actitud ni Dios pregunta en los mismos términos. Lo primero es un
que había sufrido, salieron de su dato implícito en el relato, lo segundo se hace explícito en la adición de
su pena y consolarlo. 12 Cuan- Dios. Aunque el satán no se ha excedido en los poderes otorgados por Dios,
IIIK:ían y rompieron a llorar; se ras- ha perdido la apuesta, fundada en su concepto de una religión puramente in-
b cabeza, hacia el cielo 13 y se teresada.
siete días con sus noches, sin Cuando Dios repite los títulos honoríficos de su siervo, el predicado se
de su sufrimiento. ha enriquecido: Job ha dado un paso gigantesco en su honradez, ha perfec-
cionado su conducta en la prueba. Se ha «alejado del mal», que tomaba la
forma concreta del despecho, rebelión y blasfemia; su «religiosidad» se ha
acendrado, pues lo que existía ya en germen ha madurado. Recuérdese la
pregunta repetida de 1 Re 19,9.1.3.
LU.. extrañados quizá por las duras «<ncitar». El verbo se usa entre hombres, para bien, Jos 15,18, o para
liiíadlaa ~ un discurso que pretende mal, 1 Re 21,25 (Jezabel a su marido); puede tener a Dios por sujeto, 1 Sm
liíllcas carecen de valor textual, mere- 26,19 (Dios a Saúl contra David). La audacia del autor consiste en hacer su-
curioso: «Cuando pasó mucho jeto al satán respecto a Dios. Es un antropomorfismo atrevido, muy a tono
••~IDiliO seguirás diciendo: "Atenderé con el atrevimiento del libro, y se podría traducir también por instigar.
dr curarme"? Mira que ha desapare- «Sin motivo». Sin causa precedente de culpa, nota san Gregorio, no sin
. . hijos e hijas, dolor y fatiga de mi consecuencias y finalidad positivas: «Sin motivo, porque no se castiga nin-
ñ cstis sentado entre pútridos gusa- guna culpa; con motivo, porque crece su mérito». El autor piensa en lo pri-
y yo, como una vagabunda o una mero: no hay motivo para castigar a un inocente; y sus palabras se tiñen de
dr cag en casa, esperando a que se ambivalencia: ¿no hay motivo para dejar sufrir al inocente? Gregorio añade
.....1:1-o y de las penas que me agobian. el motivo del ejemplo que Job debía dar; pero es más importante la función
de la frase en todo el libro, según expliqué en el primer capítulo. Si ha sido
sin motivo, no ha sido en balde: Job persiste en su honradez, se aferra a ella
(1;~::: c;,·~~·T?ll i~l? ipii'l). (véase la resonancia en 27 ,6).
Kusa en Éx 9,8.10, hablando del
omtc el faraón, y no tiene nada que 4. «Una piel por otra». Parece tratarse de una expresión proverbial, to-
~ cómoda consiste en suprimir mada quizá del comercio en forma de permuta. La fórmula hebrea es escue-
Pd Ho Stn Te Fe BJ, etc.). Otros in- ta: «piel por piel», «pellejo por pellejo»:
134 TEXTO Y COMENTARIO

Pineda, con su gusto por la amplificación erudita, ofrece varias


explicaciones. «Todas, una por una», es decir, se va desprendiendo
de todo, pieza a pieza, para salvar la vida. Las pieles usadas como
moneda; o bien el ajuar de piel. Finalmente añade una poco convin- cuando se retira:
cente: «Esté él seguro y su vida, aunque se quede en cueros vivos».
De vez en~
Se puede leer el verso como frase única: «Cuero tras cuero, el hombre dará y de romper
cuanto posee por salvar la vida». O bien se aísla lo primero como frase pro-
es bello que -
verbial, obteniendo el siguiente sentido: en el comercio un cuero vale otro hable tan c01W 1
cuero, es cuestión de equivalencia; cuando se trata de la vida, nada cuenta y
todo se sacrifica: «Llaga~;»:
No caigamos a .
la enfermedad ~e Job: ni. ~Al
Sal 49,9s Es tan caro el rescate de la vida, bre el comentano todas bs -
que nunca les bastará para vivir perpetuamente.

Mt 16,26 ¿De qué le sirve a uno ganar el mundo entero si malogra su


vida?
¿y qué podrá dar para recobrarla?

5. La lógica del satán parece cojear, pues arguye: blasfemar de Dios tie-
ne pena de muerte (Éx 22,27 con Lv 24,16; véase 1 Re 21,10), por eso Job,
para salvar la vida, se ha aguantado sin maldecir a Dios; pero apretado por la
enfermedad y el dolor, lo maldecirá. La lógica cojea, porque se puede argüir:
aguantará el dolor con tal de no arriesgar la vida. Esta ambigüedad lógica ali-
mentará el drama, pues, sometido a tortura, ¿vale la pena seguir viviendo?
La mujer de Job será la primera en comprenderlo.

6. «Respétale la vida». Mientras hay vida hay esperanza, y Dios tiene


sus planes sobre Job. Pero de parte de Job, ¿será vida para esperar o para
sufrir?, ¿querrá seguir viviendo? El autor necesita que su personaje Job siga
viviendo, por eso hace que su personaje Dios le conserve la vida. Por lo de-
más, «mucho le cuesta al Señor la muerte de sus adictos» (Sall16,15). Re-
cordemos que Dios va a ser espectador de ancha mirada, de los personajes
y del público. Pineda lo explica así, inspirado en Crisóstomo:

«Dios es espectador de todos los que contienden». Y explica la


imagen con otro ejemplo: «Podrías llamar teatro al monte Moría,
donde se ofrece a Dios espectador el sacrificio de Isaac, preparado fendiendo una religiosidad ~
por Abrahán. Por eso se llamó el lugar Dios-ve». Dios: el hombre ha de bendecir 311
así estarán en paz. Ya qut ha clr
7. Con la salida siniestra del satán terminan las escenas celestes. Antes venganza impotente: nüldccir 311
de seguirlo en su empresa, es el momento de recordar que estas escenas ins- dose de su parte contra Dio5: e.

_...
..
CAPÍTULO 2 1.'35

. .ii~Ca~ción erudita, ofrece varias piraron otro «Prólogo en el cielo», con Dios, ángeles y Mefistófeles como
es decir, se va desprendiendo diablo. Johann Wolfgang Goethe recrea el tema al principio del Fausto, in-
rilb. Las pieles usadas como fundiendo un tono irónico a la figura del diablo, el cual puede comentar
. . . .atte añade una poco convin- cuando se retira:
sc quede en cueros vivos».
De vez en vez me gusta ver al Viejo,
cCoero tras cuero, el hombre dará y de romper con él muy bien me guardo;
te ;úsla lo primero como frase pro- es bello que un Señor tan importante
CD d comercio un cuero vale otro hable tan cortésmente con el diablo.
se trata de la vida, nada cuenta y
«Llagas»: No caigamos con algunos en la tentación de querer identificar
la enfermedad de Job; ni, siguiendo a Pineda, descarguemos sobre Job o so-
bre el comentario todas las dolencias de un manual de medicina. Dejemos en
libertad al director de escena. Con poco nos basta: el término ocurre en Éx
9,8-12, en la sexta plaga, que obliga a los magos egipcios a abandonar la es-
d mundo entero si malogra su cena; en Lv 13,19ss puede exigir el aislamiento temporal del enfermo; en Dt
28,35 se trata de llagas incurables como castigo de Dios. Eso explica que Job
se aísle y que los amigos lo interpreten como castigo divino.
También viene de Dt 28,35 la última frase; con una variante se lee en Is
pues arguye: blasfemar de Dios tie- 1,6; es un modo de encarecer, como nosotros decimos: «era una pura llaga».
véase 1 Re 21,10), por eso Job, La enfermedad aparece causada por el rival maléfico, un personaje del
•Rideci.IT a Dios; pero apretado por la drama. La presentación dramática suena como modo de hablar en 2 Cor
aiBr;IICa cojea, porque se puede argüir: 12,7: «Me han metido una espina en la carne, un emisario de Satanás, para
la rida. Esta ambigüedad lógica ali- que me abofetee y no tenga soberbia». Sería demasiado deducir del presente
•r..~ c.~-ale la pena seguir viviendo? drama que ángeles y demonios son verdugos o encargados de probar a bue-
nos y castigar a malos; o que dolores y enfermedades son causados por los
demonios. Ni Job ni Pablo ni modos semejantes de hablar en la Biblia abo-
..-Kb hay esperanza, y Dios tiene nan lógicamente tales conclusiones.
Job, ¿será vida para esperar o para
JIICCCSÍta que su personaje J oh siga 8. Job se aísla como ordena Lv 13,44 para otros casos, o como le suce-
Dios le conserve la vida. Por lo de- de al rey Azarías, según 2 Re 15,2. Algunos interpretan que Job se hace inci-
de sus adictos» (Sall16,15). Re- siones en señal de duelo, según la referencia de Lv 19,28; 21,5; Dt 14,1. Es
de ;;mcha mirada, de los personajes preferible la interpretación común que ve en ello una prueba del extremo
•IIÍI3do en Crisóstomo: abandono de Job.

9. La mujer de Job recoge la instigación del satán cuando invita al mari-


do a maldecir a Dios. Habla como cómplice inconsciente del satán. Está de-
fendiendo una religiosidad interesada, condicionada al comportamiento de
Dios: el hombre ha de bendecir al Dios benéfico y maldecir al Dios maléfico;
así estarán en paz. Ya que ha de morir, que guste el último consuelo de la
venganza impotente: maldecir al verdugo. La mujer tienta al marido, ponién-
dose de su parte contra Dios: en el fondo es cariño al marido y consiguiente
136 TEXTO Y COMENTARIO

rebeldía frente a un Dios que parece cruel. Ya Agustín relacionaba a esta mu- Is 45,6s
jer con Eva:

«Una Eva entregada para la seducción, su mujer fue reservada para


servir al diablo, no para consolar al marido, y propone la blasfemia.
Él no cede. Cedió Adán a Eva en el paraíso; rechaza Adán a Eva en .\1 hombre toca aceptar los
la basura» (Enarrationes in Psalmos XCVII, 6). cómo se distribuyen y poi" qui
Gregorio amplía la sugerencia describiendo a Job como un alcá-
zar y a la mujer como la escala por donde busca acceso el diablo: Ecl 7,14: «En tiempo de
«conquistó el ánimo de la esposa, escala del marido». Pero Job no le dad reflexiona: Dios ha ~
hace caso y «hablando rectamente dio una lección a la que, instigada bre no pueda averiguar •
por la serpiente, habló perversamente». Y Jerónimo comc:Dia a
La tradición continúa en Pineda, quien aduce también la figura cambia cada día con~
de la mujer de Tobías: «¿Y dónde están tus limosnas?, ¿dónde tus para lo próspero ~- pan lo
obras de caridad? Ya ves lo que te pasa» (Tob 2,22).

Ahora bien, la mujer no es simplemente instigadora a la blasfemia. Ella


quiere defender al marido inocente frente a la injusticia de Dios. Y si Dios es
injusto, no tiene derecho a la bendición del hombre. Y ya que su marido ha
de morir, pues nada puede frente al poder de Dios, que deje constancia de
su sentido de la justicia, como un testamento que puede ser un epitafio. El
tema se va a agitar en todo el libro, hasta la cumbre de 40,8. (Es una relación
de sentido que sólo se descubre después de leer y releer varias veces toda la
obra).
La frase de la mujer se presta a otras interpretaciones, según que leamos
bendecir o maldecir. Agudamente presenta Pineda las siguientes (en castella-
no en su comentario, edición de 1598):

«Servid a Dios y os pagará con mataros»


«Muda estilo y prueba ventura, que así como así no puedes durar mucho»
«Deshónralo y véngate dél aunque te cueste la vida,
no te mueras sin que se lo dejes bien dicho». Eclo 6,105

10. Job la llama necia o insensata (no villana o ruin, que es otro signifi-
cado de i1'{~~). En Dt .32,6 es'?~~ el pueblo «no inteligente», que no sabe in-
terpretar la historia; en Ez 1.3,.3 son los profetas «mentecatos, que se inven-
tan profecías»; en Sal14,1 son los necios, que niegan la acción de Dios en el
mundo. La mujer -movida quizá por compasión, por cariño- no compren-
de el sentido de lo que sucede. ¿Lo entenderán mejor los sabios amigos?, ¿o
Job mismo cuando apriete el dolor y la angustia y el diálogo?
En un primer momento, Job contesta con entereza estableciendo un La primera intención de .,_
principio. La sabiduría y la profecía dicen que todo viene de Dios: algo que provoque ~- alimc:nlt d
..
CAPÍTULO 2 137

ú Agustín relacionaba a esta m u- Is 45,6s Yo soy el Señor y no hay otro:


artífice de la luz, creador de las tinieblas,
autor de la paz, creador de la desgracia;
yo, el Señor, hago todo eso.

Al hombre toca aceptar los cambios de la fortuna, aunque todavía no sepa


cómo se distribuyen y por qué suceden.

Ecl 7,14: «En tiempo de prosperidad disfruta, en tiempo de adversi-


dad reflexiona: Dios ha creado los dos contrarios para que el hom-
bre no pueda averiguar su fortuna».
Y Jerónimo comenta así este texto: «Como esta vida miserable
cambia cada día con varios sucesos, el justo debe preparar el ánimo
para lo próspero y para lo adverso; pida a Dios misericordia para
soportar con entereza cuanto suceda. Pues el que teme a Dios ni se
exalta en la prosperidad ni se abate en la adversidad».
instigadora a la blasfemia. Ella Pineda explica la frase: «se trata de las vicisitudes de la vida humana», y
~b injusticia de Dios. Y si Dios es nuestra sabiduría popular dice: «a las duras y a las maduras». Sólo que J oh
dd hombre. Y ya que su marido ha pronuncia la dimensión teológica.
de Dios, que deje constancia de Termina la segunda escena con otra victoria de Dios. El satán se retira de
. .~1110 que puede ser un epitafio. El
la apuesta; ¿o logrará instilar sus teorías en la mente de los amigos? Dios se
la cumbre de 40,8. (Es una relación esconde entre bastidores o, mejor, oscurece su presencia. La muje~ de Job de-
dr leer y releer varias veces toda la saparece. Queda solo Job en escena, esperando quizá que alguien se acerque.

11. El relato se salta etapas, según costumbre, y empalma con el recurso


frecuente de la noticia que llega. No se dice el tiempo, aunque Orígenes nos
diga que «ninguna noticia corre como la desgracia de un hombre ilustre».
Tampoco describe el autor la soledad y abandono de Job: lo reserva para
19,13-15, inspirado en Sal38,12. Los amigos de Job son de los auténticos,
,.¡como así no puedes durar mucho» no de los que estigmatiza Ben Sira:
la vida,
11r cueste
dicbo:Jt. Eclo 6,10s Hay amigos que acompañan a la mesa
y no aparecen a la hora de la tlesgracia;
cuando te va bien, están contigo,
cuando te va mal, huyen de ti.

Probablemente son tres jeques de la región de Edom. Algunos de esos nom-


bres se leen en las genealogías (Gn 25,2; 36,11), lo cual da color patriarcal a
la historia. Temán está situado en la región de Edom, y sus habitantes tuvie-
ron fama de cultivar la sabiduría:Jr 49,7; Bar 3,22.
La primera intención de los amigos es consolar, no discutir; hará falta
algo que provoque y alimente el debate. El movimiento del consuelo al deba-
138 TEXTO Y COMENTARIO

te, de éste a la condena, será la poquísima acción del cuerpo del libro. De
momento parecen contraponerse tres amigos compasivos a un Dios despia-
dado, como si hiciera falta ser hombre para sufrir con el hombre. Esta sensa-
ción, que nos desasosiega, sazonará y hará más sugestiva la representación:
¿quién está realmente de parte de Job?, ¿y dónde se coloca el público?

12-13. «El luto de un muerto dura siete días» nos dice Eclo 22,12. No
hace falta tomar a la letra el dato. Lo importante, en términos dramáticos, es
sentir esa mirada silenciosa y espantada, hasta que el silencio se haga intole-
rable. Después de dos días de calamidades precipitadas, estos siete días con
sus noches vacíos son parte de la acción. El consuelo es imposible, la con-
templación enmudece, hasta que de la profundidad de este silencio brote el
grito alucinante de Job. Llegarán momentos en que Job desee volver a encon-
trar este silencio de los amigos: 13,5.

No podemos menos de sonreír leyendo a Gregorio, que hace de


los amigos tipo de los herejes. Si algo representan es una ortodoxia
rígida y especulativa; son representantes de una tradición anquilosa-
da. El hereje, en el sentido de anticonformista, es Job.
ACTO PRIMERO

a~odio a Gregorio, que hace de


representan es una ortodoxia
de una tradición anquilosa-
. ..._._~:·sta. es Job.
Con el capítulo tercero empieza el drama o el diálogo, que se ex-
j tenderá hasta la última parte del capítulo 42. En términos dramáticos,
podemos hablar de varios actos y podemos utilizar otros términos del
género.
1 En mi comentario precedente (Los Libros Sagrados, 16, 1971)
utilicé los conceptos de preludio e interludio para llegar a la siguiente
distribución:

3 Preludio
4-14 Primer acto: tres amigos y tres respuestas de J oh
15-21 Segundo acto: tres amigos y tres respuestas de J oh
22-27 Tercer acto: tres amigos y tres respuestas de J oh
28 Interludio
29-31 Cuarto acto: hablaJob
32-37 Inserción: habla Elihú
38-42,7 Cuarto acto: habla Dios, con breves respuestas de Job.

Esto obligaba a reordenar el tercer acto, de modo que J oh tuvie-


ra la última palabra respondiendo a Sofar, tercero de cada rueda. Lle-
gado al tercer acto, expondré en particular diversos intentos de reor-
denación.
Ahora, después de discutirlo con mi colaborador, me inclino por
otra distribución más simple, sin negar el valor de la precedente. Po-
niendo aparte la inserción de Elihú, el drama se desarrolla así:

3-11 Acto primero: Job y Elifaz,Job y Bildad,Job y Sofar


12-20 Acto segundo: Job y Elifaz,Job y Bildad,Job y Sofar
21-27 Acto tercero: Job y Elifaz,Job y Bildad,Job y Sofar
28 Interludio
29-31.38-42 Job y Dios.
142 ACTO PRIMERO

Reconozco que la distinción no es trascendental, ya que se trata


de dos propuestas de lectura. Esto puede afectar a proyectos de repre-
sentar la obra (adaptada o no). Nosotros preferimos terminar cada
acto con una escena intensa y culminante, de la cual descansamos en
el entreacto; eso se cumple si Job habla el último en cada acto, según
mi propuesta precedente. Para los hebreos, el comienzo es muy im-
portante y aceptan más fácilmente un final anticlimático.
En mi propuesta anterior, el capítulo 3 empalmaba con la gran se-
mana de silencio, como algo que estalla, se derrama y se apacigua. Des-
pués comenzaba el diálogo conducido por Elifaz. En la nueva propues-
ta, el silencio responde a los prólogos; de él brota directamente el
diálogo abierto por Job. A él tocaba romper el silencio, no a los amigos.
Dicho esto, queda a merced del lector ensayar una o las dos pro-
puestas o seguir otras que más le ayuden y convenzan.
tnscendental, ya que se trata
afectar a proyectos de repre-
preferimos terminar cada
de la cual descansamos en
d último en cada acto, según
...RO.s. el comienzo es muy im- CAPÍTULO 3
mticlimático.
j empalmaba con la gran se-
sr derrama y se apacigua. Des- Bezuidenhout, L. C., «Semantiese ritme en beweging in Job 3: 'n
Elifaz. En la nueva propues- Ander benadering tot die waardering van die teks»: HTS 50 (1994)
d~ él brota directamente el 236-245; Blank, S. H., «The Curse, Blasphemy, the Spell, and the
d silencio, no a los amigos. Oath»: HUCA 23/1 (1950-51) 73-95; íd., «"Perish the Day!" A Misdi-
ensayar una o las dos pro- rected Curse (Job 3:3)», en Prophetic Thought: Essays and Addresses
,.. convenzan. (Cincinnati 1977) 61-63; Blumenthal, E., «Hiob und die Harfnerlie-
den>: TLZ 115 (1990) 721-730; Bratsiotis, N. P., «Der Monolog im
Alten Testament»: ZAW 73 (1961) 30-70; Brichto, H. C., «The Pro-
blem of "Curse" in the Hebrew Bible»: JBL MS 13 (Philadelphia
1963); Clines, D. J. A., «The Etymology of Hebrew Cl?::,\»: JNWSL 3
(1974) 19-25; Cox, C., «The Wrath of God Has Come to Me: Job's
First Speech according to the Septuagint»: SR 16 (1987) 195-204;
Day,J., God's Conjlict with the Dragon and the Sea (Cambridge 1985);
Dion, P. E., «Formulaic Language in the Book of Job: lnternational
Background and lronical Distortions»: SR 16 (1987) 187-193; Driver,
G. R., «Problems in the Hebrew Text ofJob»: SVT 111 (1955) 72-93;
Duin, K. Van, «Die Gegner lsraels: Leviatan in Hiob 3:8», en J. Dyk
(ed.), Give Ears to My Words (Amsterdam 1996) 153-159; Fishbane,
M., <<Jeremiah IV 23-26 andJob 1113-13: A Recovered Use ofthe Crea-
tion Pattern»: VT 21 (1971) 151-67; Freedman, D. N., «The Structure
ofJob 3»: Bib 49 (1968) 503-8; Katz, R. L., «A Psychoanalytic Com-
mentary onJob 3.25»: HUCA 29 (1958) 377-83; Loretz, 0., «Ugari-
tisch-hebraisch inJob 3,3-26. Zum Disput zwischen M. Dahood und
J. Barr»: UF 8 (1976) 123-27; Lugt, P. van der, «Stanza Structure and
Word-Repetition in Job 3-14»: JSOT 40 (1988) 3-38; Moore, R. D.,
«The lntegrity of Job»: CBQ 45 (1983) 17-31; Perdue, L. G., <<]ob's
Assault on Creation»: HAR 10 (1986) 295-315; Rendsburg, G.,
«Double Polysemy in Genesis 49:6 andJob 3:6»: CBQ 44 (1982) 48-
51; Smudi, Y., «The Beginning ofJob's Protest (Chapter 3)» [en he-
breo): BM 27 (1981-82) 229-32; Snaith, N. H., «The lntroductions to
the Speeches in the Book of Job: Are They in Prose or in Verse?»:
144 ACTO PRIMERO

«Textus» 7 (1973) 133-37; Stade, B., «Miscellen. 15. "Auf Jemandes


Knieen gebaren" Gen 30,3, 50,23, Hiob 3,12 und 1:1'~::¡~ Exod 1,16»: 16
ZAW 6 (1896) 143-56; Tonsing, D. l., «The Use ofCreation Language
in Job 3,9 and 38 and the Meaning of Suffering»: «Scriptura» 59 (1996) 17
435-449; Ullendorff, E., «Job 111 8»: VT 11 (1961) 350-51; Webster,
E. C., «Strophic Patterns injob 3-28»:JSOT 26 (1983) 33-60. 18

19
1 Entonces J oh abrió la boca y maldijo su día
2 [ ... ] diciendo: 20
3 ¡Muera el día que nací,
la noche que dijo: «Han concebido un varón»! 21
4 Que ese día se vuelva tinieblas,
que Dios desde lo alto se desentienda de él, 22
que sobre él no brille la luz,
5 que lo reclamen las tinieblas y las sombras, 23
que la niebla se pose sobre él,
que un eclipse lo aterrorice; 24
6 que se apodere de esa noche la oscuridad,
que no se sume a los días del año, 25
que no entre en la cuenta de los meses,
7 que esa noche quede estéril 26
y cerrada a los gritos de júbilo,
8 que la maldigan los que maldicen el día,
los que entienden de incitar al Leviatán;
9 que se velen las estrellas de su aurora, 2
que espere la luz y no llegue,
que no vea el parpadear del alba; .'3 «que dijo». La noche aparur
1O porque no me cerró las puertas del vientre ble considerarla sujeto de -e:.
y no escondió a mi vista tanta miseria. ma impersonal (<da nocbc ca 11.
11 ¿Por qué al salir del vientre no morí «rehusar», «n~ (co;m_..:
varón»). A. Ehrmann.. c ..\ .Sale
o perecí al salir de las entrañas?
lo entiende como cmaldcrin_
12 ¿Por qué me recibió un regazo
ha encontrado seguidores.. -
y unos pechos me dieron de mamar?
sentido que propone a1o1 ..;-u
13 Ahora reposaría tranquilo
y dormiría en paz, «se ha concebido•. AWMJIIC el
14 como los reyes y consejeros de la tierra
que reconstruyen ciudades derruidas;
15 o como los nobles que poseyeron oro
mantiene la mavori;¡ de loa
leer i1~i1 (Bu Du Ehr Pet)
aquí».
o-
1
__.____
CAPÍTULO 3 145

dliscellen. 15. "Auf Jemandes y llenaron de plata sus palacios.


.3,12 und Cl'P~ Exod 1,16»: 16 Ahora sería un aborto enterrado,
cThe Cse ofCreation Language una criatura que no llegó a ver la luz.
5ullkrmg~>: «Scriptura» 59 (1996) 17 Allí acaba el tumulto de los malvados,
\1 11 (1961) 350-51; Webster, allí reposan los que están rendidos,
JSOT 26 (1983) 33-60. 18 con ellos descansan los prisioneros
sin oír la voz del capataz;
19 se confunden pequeños y grandes
y maldijo su día y el esclavo se emancipa de su amo.
20 ¿Por qué dio a luz a un desgraciado
y vida al que la pasa en la amargura,
21 al que ansía la muerte que no llega
y escarba buscándola, más que un tesoro,
22 al que se alegraría ante la tumba
y gozaría al recibir sepultura,
23 al hombre que no encuentra camino
porque Dios le cerró la salida?
24 Por alimento tengo mis sollozos
la oscuridad, y mis gemidos desbordan como agua.
del año, 25 Lo que más temía me sucede,
de los meses, lo que más me aterraba me acontece:
26 vivo sin paz, sin calma, sin descanso,
en puro sobresalto.

2 Suprimimos :Ji'l'\ J.l'~l, «habló Job», con LXX y Vg.

.3 «que dijo». La noche aparece personificada también en .30,17; es preferi-


ble considerarla sujeto de 11Jl'\ (Pi Schul) a interpretar este verbo en for-
ma impersonal («la noche en la que se dijo»). TS da a 11Jl'\ el sentido de
«rehusar», «negarse» («ojalá se hubiera negado la noche a concebir un
varón»). A. Ehrmann, «A Note on the Verb 'amar>>:JQR 55 (1964) 166s,
lo entiende como «maldecir». Aunque ninguna de estas dos propuestas
ha encontrado seguidores, no convendría descartar la de Ehrmann; el
sentido que propone encajaría muy bien en este caso y en Miq 2,7.

«se ha concebido». Aunque el pual de i11i1 sólo se usa en este caso, lo


mantiene la mayoría de los autores. Algunos se basan en los LXX para
leer i1~.i1 (Bu Du Ehr Pet) o su equivalente posbíblico i11ij (Bu Fe), «he
aquí».

1
146 ACTO PRIMERO

«Un varón». Quienes piensan que l::l~. sólo significa «adulto» conside-
ran absurda la afirmación «ha sido concebido un adulto» y exigen el
cambio de i::l?. por 1~! (Du Be Ehr, aunque la discusión viene de anti-
guo). Pero l::l?. puede significar también «varón», «perteneciente al gé-
nero masculino» (cf. Dt 22,5). mitiva.

4 «que ese día se vuelva tinieblas». Algunos consideran estas palabras


una débil anticipación de lo que sigue y las omiten como glosa (Bi Be
Ho Stv Foh). Pero la frase tiene gran valor como antítesis de Gn 1,.'3.
Frente a la orden: «hágase la luz» (li~ 'i1~), el deseo: «hágase la tinie-
bla» (lt;ih 'i1~); la creación debe ceder el puesto al caos. Sobre el tema, E. Ullendorf, <<Job ill. 8:a:
en este verso y los siguientes, cf. M. Fishbane, <<Jeremiah IV, 2.'3-26 and «atravesar», y •¡¡i( cou ~
Job III, .'3-1.'3: A Recovered Use ofthe Creation Pattern»: VT 21 (1971) noche) los rayos lnmi...,...
151-167, con numerosos aciertos, aunque no todas sus ideas parecen viatán». Interpretación ÍP* ,.
aceptables. texto (cf. v. 9).

5 «las sombras». O «las sombras de la muerte», como parece sugerir la 11


vocalización masorética e interpretan las versiones antiguas y algunos
modernos.
14
«un eclipse». Lit.: «el oscurecimiento del día», leyendo 'J'Ii.l~, de la
raíz li.lJ, que en sirio significa «ser oscuro, negro». Así, Cap Bo Ew Ols
De Wr Bu Du Del Hont DG Dh Ko Ho Kis Wei Foh Po Ho, etc. Grab-
be objeta que la raíz li.lJ no aparece en ninguna otra lengua semítica y
que en Sir 11,4 y 1QH 5,.'34 se usa la expresión semejante 'iCJ 'l'li.l:J.
Se inclina por mantener la lectura masorética, sugiriendo como traduc- 16
ción más válida la de Mansoor: «que lo aterrorice como al día más
amargo». Gordis, basándose en Raschi e Ibn Ezra, traduce 'l'li.l por
«demonios», y considera el kaf aseverativo («que los demonios del día
lo aterroricen»). De estas propuestas, la primera parece encajar mejor
en el contexto.

6 «que no se sume». Leemos 11J' (de 1n') con Sym Vg S Tg y numerosos


modernos a partir de Clericus. El TM: «que no se alegre» (de i11n) lo
mantiene¿ Hot Ros De DG Ko y pocos más. Gordis considera el TM
un caso de talhin (juego de palabras); el autor pretende al mismo tiempo
los dos sentidos de «sumarse» y «alegrarse». Dahood y Blo leen 11]',
nifal de '1n = 'in («que no sea vista»). fuese un aborto ... ») o c--4
oculto me habría vudto --=1
8 «los que maldicen el día». Mantenemos el texto masorético con la ma- puesta de Hit y Kis.. qar la.
yoría de los autores. Schmidt, seguido por Gunkel Chey Be Ehr Dri Po «como un aborto oculto. q.r
Rav, lee o: («los que maldicen el Océano»), en paralelismo con el

_............_
-
CAPÍTULO .3 147

~ sólo significa «adulto» conside- monstruo marino, Leviatán. Sin embargo, en una concepción mitológi-
C!ODCehido un adulto» y exigen el ca, los que maldicen el Océano son fuerzas positivas, benéficas. Nues-
amque la discusión viene de anti- tro texto se refiere a fuerzas maléficas, «los que maldicen el día». Grabbe
. .llllltn .varón», «perteneciente al gé- piensa que el autor ha modificado intencionadamente una fórmula pri-
mitiva.

~os consideran estas palabras «los que entienden». O «los que están dispuestos». En contra de TS,
'"" las omiten como glosa (Bi Be no parece que podamos referir IJ'i'D.P.iJ a los «héroes» que Leviatán
~or como antítesis de Gn 1,3. despierta para luchar contra el dios de la luz.
~), el deseo: «hágase la tinie-
d puesto al caos. Sobre el tema, E. Ullendorf, <<Job III, 8»: VT 11 (1961) 350s, relaciona ii1:;li'' con J.pJ,
Fehbane, <<Jeremiah IV, 23-26 and «atravesar», y '11~ con IÍl'\, «luz», traduciendo: «que la atraviesen (a la
Cn:ation Pattern»: VT 21 (1971) noche) los rayos luminosos del día, capaces de despertar incluso al Le-
amque no todas sus ideas parecen + viatán». Interpretación interesante, pero difícil de conciliar con el con-
texto (cf. v. 9).

b muerte», como parece sugerir la 11 «al salir del vientre». Otros: «en el vientre», invocando Sal 22,11. No
bs versiones antiguas y algunos parece necesario leer IJIJ!~ (Mx) ni IJl]"")O (Da Blo).

14 «ciudades derruidas». Seguimos la interpretación de Ra Ros Ehr Gui


del día», leyendo '"J'IO;), de la Gor. Son muchos quienes dan a niJ.jiJ el sentido de «tumbas», «mau-
05CUro, negro». Así, Cap Bo Ew Ols soleos» (Pi Hot Schul Houb Mich Zo, etc.), pensando algunos expresa-
Ho Kis Wei Foh Po Ho, etc. Grab- mente en las pirámides (Do Mx). Otros llegan a este mismo sentido le-
en ninguna otra lengua semítica y yendo n101i1 (Ew Du DG Ho Foh).
b c:xpresión semejante '11J 'I'IOJ..
~ca, sugiriendo como traduc- 16 Muchos autores consideran este verso mal situado y lo trasladan des-
lo aterrorice como al día más pués del11 (Reis Be Du TS Stn Stv Po Bra), del12 (HoffDh) o del13
e lhn Ezra, traduce '1'10 por (Wei). Lo mantienen en su sitio Mx Si Bi Bu DG Sz Ho Kis Te. Freed-
ltEscr.H:No («que los demonios del día man, «The Structure of Job .'h: Bib 49 (1968) 503-508, piensa que la
b primera parece encajar mejor posición del verso es intencionada, para cerrar la sección 13-15 con el
tema capital y dividir las dos partes principales de esta sección (13-15
y 17-19) evocando las líneas iniciales (11s) y recogiendo su motivo.
-r-) con Sym Vg S Tg y numerosos Gordis también subraya la posición exacta del verso dentro de la es-
~= cque no se alegre» (de i11n) lo tructura quiástica del pasaje.
más. Gordis considera el TM
d ~tor pretende al mismo tiempo «ahora sería». Leemos r~ en vez de Íl'\. Omitimos el primer~? con Wr
. . .~~rst:». Dahood y Blo leen i!J'., Bu Du Ho. El texto hebreo podría mantenerse vocalizando lo\'( («ojalá
fuese un aborto ... ») o entendiendo lo\? = <<nada» («como un aborto
oculto me habría vuelto nada»: TS). Menos convincente resulta la pro-
. .~105 el texto masorético con la ma- puesta de Hit y Kis, que leen i1'i1 1'\?, omitiendo un alef (dittografia):
por Gunkel Chey Be Ehr Dri Po «como un aborto oculto, que no existió».
Oc:é4no»), en paralelismo con el
148 ACTO PRIMERO

«enterrado». Dahood interpreta 110~ = «cripta», como referencia al


Seol, con lo cual obtiene un antecedente para el t:l¡q del v. 17 (Bib 54, escucharlo:
360). Pero en este caso cabría esperar po~~' como en 40,13.

17 «los malvados». Be Ehr TS leen t:l'tD~'1, refiriéndolo a los proletarios.


Sería interesante que los versos 14-15 hablasen de los poderosos y 1 7-
18 de los débiles, sacando 19 la conclusión. Iría de acuerdo con la opo-
sición entre los versos 11-12 y 16, que reflejan dos modos contrarios
de venir al mundo: como un niño bien acogido (paralelo con los pode-
rosos) o como un aborto (paralelo con los débiles). Sin embargo, aun-
que el cambio de t:l' l'tD1 en t:l'tD!71 puede justificarse fácilmente, el par-
ticipio de tD!71 sólo se usa enJr 4,24 hablando de los montes. Decir que
«los temblones» o «los que tiemblan» son los proletarios carece de fun-
damento.

«los que están rendidos». Bien se interprete lJj '.!7'J~ como «faltos de
fuerzas» o como «agotados por la violencia», el sentido fundamental no
varía; la segunda interpretación constituye una buena correlación con
17a. La traducción de Blo, «allí descansan cansados de riqueza», es po-
sible, pero extraña; no es frecuente «cansarse de la riqueza».

22 «la tumba». Leyendo '?i, «túmulo» (Houb Do Gra Du Be Ho Foh Po


Ho); en la misma línea proponen otros '?'?iJ, «piedra sepulcral» (Be Ho
Stn Ho). Quizá bastaría relacionar '?'J con el árabejazun, «tumba», como
hacen Ley TS Gui. Cualquiera de estas propuestas obtiene un mejor pa-
ralelismo dentro del verso y evita la extraña expresión «alegrarse hasta el
gozo» (mantenida por Ros De Mx Hit Bu Hont DG Dh Grab Gor y
otros). No parece justo dar a '?'J el sentido de «paso del tiempo», como
pretenden De y Ko, basándose en Dn 1,10; cf. Wagner, 30.

23 «que no encuentra camino». Lit.: «cuyo camino está oculto».


nieblas.
Desde el centro de su c:ri.a ii4l
Rompe el silencio Job y su voz resuena como un grito desde la profundi-
dad: «desde lo hondo a ti grito» (Sal 130,1). En siete días de silencio han de noche, aguas superiores de ·
discurrido muchos pensamientos y se ha ahondado el sentimiento. Pero la se abolieron las distinciones de
pasión no quita lucidez al monólogo. nentes, todo quedó sumergido ca
Job se remonta al nacimiento, como queriendo abolir la raíz temporal de cial. La recreación establece de
su existencia entera: 3-10. Después se vuelve al otro extremo, la muerte sus ritmos: «no han de falGr P. ' t
deseada: 11-19. En una tercera parte mira a Dios y a sí mismo: 20-26. Algu- no, día y noche» (Gn 8,22)- u
nos versos que se nos antojan desplazados sirven para enlazar y sujetar las modo semejante a las aguas •1MMál
piezas. de día y noche queda abolida.

...
CAPÍTULO 3 149

= ccripta», como referencia al El discurso es un clamor de la pasión y como tal hay que declamado y
lallall!e para el t:lt.\i del v. 17 (Bib 54, escucharlo:
~~'como en 40,13.
Fray Luis de León nos dice que no debemos «dorar estas maldi-
• refiriéndolo a los proletarios. ciones de Job y excusarlas de culpa». Contra los que tal intentan, él
b.tbbsen de los poderosos y 1 7- apela a la experiencia que enseña «que no se encuentra [=choca]
. .dl~&~fm. Iría de acuerdo con la opo- con la paciencia que el puesto en desventura y herido sienta lo que
tpe reflejan dos modos contrarios le duele y publique lo que siente con palabras y señas. Ni menos es
acogido (paralelo con los pode- ajeno del buen sufrimiento que desee el que padece o no haber veni-
a . los débiles). Sin embargo, aun- do al mal que tiene o salir dél presto y en breve, que es todo lo que
IJ..:dcjustificarse fácilmente, el par- Job hace y dice en este lugar. Porque si le duele, tiene razón de do-
w.bndo de los montes. Decir que lerse; y si no se doliera, no tuviera sentido; y si se queja, duélele, y la
MHl los proletarios carece de fun- queja es natural al dolor. Y si desea no haber nacido para mal seme-
jante, pregunto: ¿qué razón nos obliga a elegir vida si ha de ser para
pasarla en miseria? ¿Quién en trabajo deseó a él haber venido? O
¿qué atormentado amó el vivir en tormento? O ¿quién es el que eli-
ge vivir para vivir muriendo siempre?» .
. . .tlbi'Ye una buena correlación con
. .CillllaSiiiD cansados de riqueza», es po- La apuesta del satán era que Job maldeciría a Dios en la cara; en vez de
cansarse de la riqueza». ello, Job maldice el día en que nació. Su maldición es como un deseo de lo
imposible, de hacer que no sea lo que fue. Es un debate impotente con el
(Houh Do Gra Du Be Ho Foh Po tiempo, dentro del cual existe como prisionero. Dos ejes tiene el capítulo: el
~.;, «piedra sepulcral» (Be Ho eje de luz y oscuridad, el eje de vida y muerte: uno cósmico, otro humano;
con el árabe jalun, «tumba», como los dos trascendentales.
propuestas obtiene un mejor pa- Luz/tinieblas. La imprecación se bifurca: hacia el día del nacimiento y la
•amm expresión «alegrarse hasta el noche de la concepción. Al invertir el orden cronológico, primero nacimien-
ltil Bu Hont DG Dh Grab Gor y to y después concepción, Job va bajando hasta lo primordial de la existencia.
De este modo, día y noche, pulso normal de la vida humana, se resumen y
concentran en un día y una noche. El ritmo sabido y querido de luz y oscuri-
dad queda absorbido en una total, violenta y continua tiniebla. Es simbólica-
•Diwvcamino está oculto». mente la tiniebla del no existir, vista nostálgicamente desde un existir en ti-
nieblas.
Desde el centro de su existencia, un hombre interpela el orden cósmico
como un grito desde la profundi- de la creación. Era un orden de distinción y separación: luz de tinieblas, día
1 ). En siete días de silencio han de noche, aguas superiores de inferiores, mares de continentes. En el diluvio
ahondado el sentimiento. Pero la se abolieron las distinciones de aguas superiores e inferiores, de mar y conti-
nentes, todo quedó sumergido en un océano amorfo, volviendo al caos ini-
cial. La recreación establece de nuevo las distinciones y separaciones con
sus ritmos: «no han de faltar siembra y cosechas, frío y calor, verano e invier-
no, día y noche» (Gn 8,22). La última bina tiende un puente mental: de
modo semejante a las aguas actuarían las tinieblas. La distinción fundacional
de día y noche queda abolida, sumergida por las tinieblas indiferenciadas
150 ACTO PRIMERO

destructoras de toda forma. Se retorna al momento anterior a la creación del «Realmente, la últim.it do • 1* -4
orden, cuando todo era un caos cubierto de tinieblas. Un diluvio de tiniebla sobre todo en el hecho de
universal borraría toda existencia diferenciada y en su vorágine desaparecía
esa minúscula y central existencia de un hombre llamado Job.
Los que vivimos en una civilización en la que basta pulsar un interrup-
tor para disipar las tinieblas, no percibimos fácilmente la experiencia de la
oscuridad de los antiguos. Deberíamos volver a nuestras experiencias infan-
tiles o a momentos dramáticos de apagones colectivos. La presente página
vive y despierta resonancias en el universo simbólico del Antiguo Testamen-
to. En el otro extremo del triunfo de la tiniebla está el triunfo de la luz can-
tado en Is 60 y aludido en Zac 14,7 y recogido en Ap 21,25; 22,5.
El segundo eje es vida y muerte, con la puerta de la vida que es el nacer.
En el sistema imaginativo hebreo, por el nacimiento «se sale a la vida», y des-
de ella «se entra» en el reino de la muerte. Nacer y morir son las dos puertas,
no haber nacido y estar muerto son las dos zonas externas. Pues bien, el Se-
ñor creó la tierra para la vida, «no la creó vacía, sino que la formó habitable»
(Is 45,18). Esa vida, que es bien de la tierra, es bien supremo del hombre:
«te pongo delante la vida y el bien, la muerte y el mal... te pongo delante vida
y muerte, bendición y maldición: Elige la vida y viviréis» (Dt 30,15.19). En
el centro del sufrimiento, que pone al rojo los sentidos y derrite el temple
del hombre, ¿sigue siendo válido ese sistema de valores?, ¿o adquiere vigen- 20,14
cia el nuevo sistema proclamado por el Eclesiastés?
15
«Llamé a los muertos que ya han muerto más dichosos que a los
vivos que aún viven, y mejor que los dos el que aún no ha existido» 17
(Ecl4,3).

Así lo siente J oh: querría abolir el nacimiento, puerta de acceso a la vida; pero, 18
ya que es imposible desandar hasta el final el tiempo y abolir el nacimiento,
al menos puede invocar y desear el otro extremo: llegar al no existir por la
entrada de la muerte. 3. La articulación en día Y
Hay un momento de conjunción de la noche = tiniebla con la vida: es la
noche del amor y la concepción. Es la noche fecunda a la que se refiere Sal
127,2: «Dios lo da a sus amigos mientras duermen», la que evoca Sab 7,2:
«masa de sangre, de viril simiente y del deleite cómplice del sueño». Esa no-
che será totalmente noche si se le niega la bendición de la fecundidad, si
queda estéril. Así lo querría Job.
Antes de asistir a la erupción apasionada de Job, puede ser útil escuchar
las reflexiones de una escritora judía, Margarete Susman, que medita sobre
el destino de su pueblo durante la tremenda persecución y publica esta pági-
na en 1956 en el libro Gestalten und Kreise (Zürich 1954); presentado por
Nahum Glatzer en su Dimensions of]ob (New York 1969):

CAPÍTULO 3 151

«Realmente, la última desesperanza de la inocencia personal se revela


sobre todo en el hecho de que el castigo por la culpa universal se
11111:1101da y en su vorágine desaparecía haya de aplicar en toda su fuerza y severidad precisamente al hom-
t.o.bre llamado Job. bre inocente. El hombre que es personalmente culpable experimen-
Cll b que basta pulsar un interrup-
ta -si es que lo experimenta- el castigo de Dios por su propia cul-
fácilmente la experiencia de la pa. Sólo el hombre personalmente inocente puede experimentar el
••l'tr a nuestras experiencias infan-
colectivos. La presente página
castigo de la culpa humana universal, que no alcanza al culpable en
su vida, porque sus pecados personales se interponen entre él y la
simbólico del Antiguo Testamen- experiencia de culpa y castigo universales. Así, la ira de Dios se en-
1111-Ebllil está el triunfo de la luz can- frenta con el hombre sin mediaciones.
Lo desmedido de las desgracias de Job atestiguan la inmediatez
. .~· en Ap 21,25; 22,5.
la puerta de la vida que es el nacer. de la cólera divina. Y sólo para el inocente esta cólera es pura y sim-
.,...:mlieJrtto «se sale a la vida», y des- plemente cólera. Para el culpable es justicia; para el inocente es puro
Nacer y morir son las dos puertas, terror, razón para dudar de la justicia divina. Sin comprender, pre-
zonas externas. Pues bien, el Se- guntando y conjurando, el hombre está ante Dios, cuyos rasgos no
9ada_ sino que la formó habitable»
logra reconocer en esa cólera incomprensible ... ».
.......-.. es bien supremo del hombre:
y d mal ... te pongo delante vida Este capítulo se inspira inmediatamente en la última «confesión» deJe-
rida y viviréis» (Dt 30,15.19). En remías, que será útil citar aquí para la comparación:
los sentidos y derrite el temple
de valores?, ¿o adquiere vigen- 20,14 ¡Maldito el día en que nací,
el día que me parió mi madre no sea bendito!
15 ¡Maldito el que dio la noticia a mi padre:
.acrto más dichosos que a los «te ha nacido un hijo», dándole un alegrón!
tlos d que aún no ha existido» 17 ¿Por qué no me mató en el vientre?
Habría sido mi madre mi sepulcro,
su vientre preñado por siempre.
18 ¿Por qué salí del vientre para pasar trabajos y penas
y acabar mis días derrotado?

3. La articulación en día y noche rige el desarrollo que sigue: 4-6 día, 7-


9 noche, con un verso conclusivo o de empalme, 1O. Job se concentra en su
. ._.~f~Bnda a la que se refiere Sal día y su noche; si reuniéramos todos los días y noches de todos los mortales
duermen», la que evoca Sab 7,2: condenados a sufrir, todo el tiempo se hundiría en la tiniebla y el caos al caer
.ldlailre cómplice del sueño». Esa no- bajo la maldición. ¿Son el sol y la luna señores del día y la noche (Gn
b bendición de la fecundidad, si 1,18)?, ¿o más bien un destino trágico y tenebroso?

de Job, puede ser útil escuchar 4. Es Dios quien hace salir el sol, brillar la luz, girar el día. Si Dios se
·~~etc Susman, que medita sobre
desentiende, no habrá luz ni día, seguirá el dominio de la tiniebla. Cada ma-
persecución y publica esta pági- ñana es como una nueva creación de la luz por orden de Dios (véase 38,12-
(Zürich 1954); presentado por 15). Hay que escuchar toda la violencia de la expresión en hebreo:
(Ncw York 1969):
152 ACTO PRIMERO

Gn 1,4 ¡;~ 'i1'. ¡que exista la luz! por ejemplo, Is 27.1:51..95: Sal
Job 3, 4 lilih 'i1' ¡que se vuelva tinieblas! tos en echar conjuros• (Sal 58.6).11
seres maléficos. El Levi:aQa..
Pero, en el primer caso, «la luz existió»; en el segundo, el deseo no su- hadada. Esos mismos me MC ' 1
cede. Ya Pineda señalaba el contraste con Gn 1 y aduce, entre otros textos, de oscuridad. Ya que Job 110
Is 13,10: pertos; como el que ~
llamativa aliteración une •aWa wl
Los astros del cielo, las constelaciones, no destellan su luz, parecerá en 40,25.
se entenebrece el sol al salir, la luna no irradia su luz.

Según Eclo 33,7-9, Dios se ocupa de modo especial de los días festivos: «a
unos los bendijo y santificó, a otros los hace numerarios». Job quiere que su
día no sea ni numerario.

5. «Reclamar»: es el verbo '?~J, que significa el rescate de algo a lo que


se tiene derecho y obligación de rescatar, de ordinario, por ley de parentesco
o bien por sustitución de oficio (p. ej., tarea del rey). Las tinieblas han de
rescatar para sí ese día que les pertenece, que debe quedar en su familia o
tribu. Como se rescata una propiedad enajenada o un hombre libre caído es-
clavo. Si en castellano hablamos de «siete días con sus noches», los hebreos
parecen imaginarse filas paralelas: «el día le pasa el mensaje al día, la noche
se lo susurra a la noche» (Sal 19,3).
El eclipse, como oscuridad extemporánea e inexplicable, perturba el
orden y el ritmo de la creación. Es invasión y conquista de la luz por las ti-
nieblas.

6. «Entrar en la cuenta» es computar un tiempo dentro de una serie,


por ejemplo, en el cumplimiento de un voto temporal; según Nm 6,12: «el
tiempo precedente no cuenta, porque había contaminado su nazireato». Aquí
se pide algo más: no computar lo que no es o no fue. Como si de un calenda-
rio desapareciese un día. Imaginemos dos casos: el salto deiS al15 de octu-
bre en la reforma del calendario (la noche que murió Teresa de Ávila); el
paso de un navegante por el meridiano 24 ó O, perdiendo un día. Pues la ex-
presión poética pide aquí mucho más.

7. La noche familiar y callada puede conocer el júbilo de los esposos re-


cién casados; es misteriosamente fecunda, como una tierra o un seno mater-
no ocultos.

8. El Leviatán pertenece a la serie de monstruos mitológicos, serpientes


gigantescas, que se oponen al orden del cosmos: Tiamat = Tehom, Lo-
tán =Leviatán, Rahab, Tanín. En el AT reaparecen como símbolos poéticos,
-
CAPÍTULO 3 153

por ejemplo, Is 27,1; 51,9s; Sal 74,14; 89,11, etc. Hay «encantadores exper-
tos en echar conjuros» (Sal 58,6), que saben desatar e incitar esas fuerzas o
seres maléficos. El Leviatán, «serpiente tortuosa», devorará la noche mal-
en el segundo, el deseo no su- hadada. Esos mismos encantadores maldecirán el día benéfico cubriéndolo
Gn l y aduce, entre otros textos, de oscuridad. Ya que Job no puede con sus gritos, pide el auxilio de los ex-
pertos; como el que hace luto alquila voz y lágrimas de las plañideras. Una
llamativa aliteración une maldecir con incitar: i'J~ - i'JlJ. El Leviatán rea-
parecerá en 40,25.

9. Parece tratarse de Venus y Mercurio. Véase Is 59,9: «esperamos la


luz y vienen tinieblas, claridad y caminamos a oscuras».
especial de los días festivos: «a
numerarios». Job quiere que su 1O. «Las puertas del vientre»: para entrar en él siendo concebido o para
salir de él naciendo. El delito de ese día y esa noche, motivo justo de maldi-
ción, es no haber sido guardianes fieles, no haber cerrado la puerta de la
~ca el rescate de algo a lo que existencia al desgraciado Job.
tlr onlinario, por ley de parentesco
..-a del rey). Las tinieblas han de Podemos escuchar la paráfrasis que hace de los versos precedentes un
que debe quedar en su familia o poeta barroco del siglo xvu, en la primera de sus Epístolas de Job. Se trata de
. . .:nada o un hombre libre caído es- Antonio Enríquez Gómez, que la Biblioteca de Autores Españoles, tomo 42,
dm con sus noches», los hebreos presenta como judío portugués, exilado en Francia; sugiere que el nombre
le pasa el mensaje al día, la noche podría ser seudónimo de Fernando de Zárate (que no se ha de confundir con
el agustino Hernando de Zárate, que publicaba en 1592 su tratado De la
~-'ái!ICa e inexplicable, perturba el paciencia cristiana):
~ conquista de la luz por las ti-
¡Oh, si pudiera perecer el día
funesto y triste, cuya luz forzosa
un tiempo dentro de una serie, de tinieblas cubrió mi fantasía!
temporal; según Nm 6,12: «el
WIIIID Su claridad, entonces luminosa,
c:ootAUninado su nazireato». Aquí vuelta en espesa niebla, su hermosura
a o no fue. Como si de un calenda- trocara con la noche tenebrosa.
casos: el salto del 5 al15 de octu- Eterna y negra fuera su luz pura
que murió Teresa de Ávila); el y el caos confuso abismos le prestara
ó O, perdiendo un día. Pues la ex- sirviéndole de oscura sepultura.
La hora nunca para mí llegara
donde nueva se dio que vine al mundo
a gozar vida, por mi mal tan cara.
Tuviera celos el abismo inmundo
del vapor exhalado, que oprimía
el sólido sepulcro del profundo.
8011Sttuos mitológicos, serpientes Los que alaban la luz y al que la cría,
cosmos: Tiamat = Tehom, Lo- no alabaran la mía ni gozara
~n como símbolos poéticos, los privilegios cándidos del día.
154 ACTO PRIMERO

El alba sus luceros eclipsara, «más para encarecer lo e,..:


y la roja campaña de su aurora en los ojos de los que lo
vago campo de nieblas se quedara. tual y riguroso de eJbD_
Los párpados divinos con que llora
agua de luz tornaran su mañana Lo que Job dice de sí lo eni ••
en lamentable oscuridad traidora.
Cerrárase la claraboya vana Ecl 6,5: «Mejor es un
y la urna, matriz de mis dolores: oscuras, y la oscu.ricbd
mi aliento no asomara a su ventana. de nada ni recibe scpuhua.,l

(BAE 42,.'385)

11-19. La muerte está vista con nostalgia, desde el dolor; y la nostalgia


transforma en valores lo que es simple negación: no se distinguen, no traba-
jan, no sufren, no hay malvados. El dolor es tan terrible, que su término se Is 57,20 l....o5 cul ~
presenta como comienzo del descanso.

11. Véase 10,18s. 14,6

12. En el «regazo» o las rodillas puede ser rito de aceptación o de adop- yopri.ia¡J
ción: Gn .'30,.'3; 50,2.'3; Rut 4,16.

1.'3. La vida es inquietud y fatiga, la muerte descanso: Eclo 40,1-7. Vie-


ne a la mente el breve poema de Manuel Machado:

Hijo, para descansar


es necesario dormir,
no pensar,
no sentir, teraturas. En el AT hay que
no soñar... haber citado al Horario de
Madre, para descansar,
monr.

1
14. Siguiendo la interpretación de «mausoleos» (véase nota filológica), «Ella libra de b a.cbw-
fray Luis cita el ejemplo de las pirámides, el mausoleo de Caria, etc. La lec-
tura que adoptamos tiene en cuenta Is 58,12 y 61,4.

15. Véase Ecl 2,8ss.

16. Ya fray Luis señalaba la relación de este verso con 11-12, y aprove-
cha el momento para explicar la función y el valor de la hipérbole poética:
..
CAPÍTULO 3 155

«más para encarecer lo que se siente y para representarlo con viveza


en los ojos de los que lo leen que para que se apuren según lo pun-
tual y riguroso de ellas».

Lo que Job dice de sí lo extiende el Eclesiastés a la condición humana:

Ecl6,5: «Mejor es un aborto, que llega en un soplo y se marcha a


oscuras, y la oscuridad encubre su nombre; no vio el sol ni se enteró
de nada ni recibe sepultura, pero descansa mejor que el otro».

(R\E 42,.385) 17. Puede tratarse de dos grupos, malvados y rendidos, o de uno solo,
los malvados al fin rendidos e impotentes. Su tumulto fue infatigable y malé-
desde el dolor; y la nostalgia fico, como describen diversos textos: '
lt!PMil: no se distinguen, no traba-
es tm terrible, que su término se Is 57,20 Los malvados son como el mar borrascoso,
que no puede calmarse:
sus aguas remueven cieno y lodo.
14,6 Al que golpeaba furioso a los pueblos
con golpes incesantes
y oprimía iracundo a las naciones
con opresión implacable.

Véase también la magnífica marcha fúnebre de Ez .32,19-.32.

18. Prisioneros de guerra condenados a trabajos forzados. El «capataz»


trae recuerdos de la opresión de Egipto: Éx .3, 7.

19. El tema de la muerte igualándolo todo es frecuente en diversas li-


teraturas. En el AT hay que citar al Eclesiastés y el salmo 49. Pineda pudo
haber citado al Horacio de «Pallida mors aequo pulsat pede pauperum taber-
nas regumque turres», pero, por su gran devoción andaluza a Séneca, prefie-
re citar un fragmento de la Consolación a Marcia:

. . . .IIS(Me<()S» (véase nota filológica), «Ella libra de la esclavitud, aunque se oponga el amo; ella suelta
d mausoleo de Caria, etc. La lec- las cadenas de los presos; ella saca de la cárcel a los que impedía sa-
!" 61.4. lir una autoridad impotente; en ella nadie siente su condición hu-
milde; ella a nadie obedece, nada hizo por voluntad ajena; ella,
cuando la fortuna hizo mal reparto dando dones diversos a los que
nacieron con igual derecho, lo igualó todo» (cap. 20).
*este verso con 11-12, y aprove- Como Pineda cita a los latinos, nosotros podemos citar a los nuestros:
d ~r de la hipérbole poética:
156 ACTO PRIMERO

allí los ríos caudales,


allí los otros menores
y los chicos;
allegados, son iguales
los que viven por sus manos
y los ricos (Jorge Manrique).

El reino de la muerte es el reino de la igualdad y la libertad.

20-2.'3. El sujeto de estos versos es Dios, primero aludido, después nombra- 2.'3. Véase Lam .'3,7.9.11.
do. Las palabras de Job son queja, no maldición. Emplea la fórmula clásica
«¿por qué?». Puede expresar protesta y rebelión, como en Éx 17,.'3; Nm 11,4;
14,.'3; puede expresar súplica dolorida y confiada, como en tantos salmos
(44,24s; 74,11; 79,10; 80,1.'3; 115,2). Los dos extremos de la vida, los dos
accesos al no ser, están en manos de Dios, y Dios es responsable de ellos. Desde las breves y lapidari.
Cuando Job maldecía, tenía presente su nacimiento; cuando Dios se presen- prólogo hasta aquí, la concieucia
ta a su conciencia, Job se queja sin comprender: ¿por qué Dios nos enco- el dolor lo que ha intensifiado la
mienda la vida sin contar primero con nosotros?, ¿por qué da o conserva la
vida al que desea la muerte?, ¿es la vida un bien o es bien lo que uno desea?
Se pregunta con la perspectiva de una muerte como desenlace definitivo,
pues no cuenta con una vida después de la muerte. Por eso es del todo diver-
so el deseo místico de la muerte, por ejemplo, de santa Teresa o san Juan de
la Cruz, «que muero porque no muero», o la invocación «Ven, muerte, tan
escondida ... ».

21-22. El reino de la muerte está escondido bajo tierra: se cava la sepul-


tura como se cava buscando un tesoro. Pineda, con otros comentadores anti-
guos, piensa en los saqueadores de tumbas a la busca de tesoros enterrados
con los dueños:

«aunque rendidos del trabajo, si la azada, tropieza con un sepulcro y


el golpe suena a hueco, saltan de alegría, así el desgraciado cuando
le ofrecen la muerte y la oportunidad de la sepultura».

Deseos de morir los expresan Elías en su viaje hacia el Horeb (1 Re 19,4) y


Jonás frente a Nínive perdonada (Jon 4,.'3). La idea del suicidio como eva-
sión de la vida atormentada ni siquiera pasa por la mente de Job. Todo se
queda en invocación impotente, que se repetirá durante la discusión. Ben
Sira comenta así la ambivalencia de la muerte: Eclo 41,1-2:

¡Oh muerte, qué amargo es tu recuerdo


para el que vive tranquilo con sus posesiones,

......
-
CAPÍTULO 3 157

para el hombre contento que prospera en todo


y tiene salud para gozar de los placeres!
¡Oh muerte, qué dulce es tu sentencia
para el hombre derrotado y sin fuerzas,
para el hombre que tropieza y fracasa,
que se queja y ha perdido la esperanza!

Con sentido escatológico, véase Ap 9,6.

23. Véase Lam 3,7.9.11.

24-26. Tornando a sí mismo, Job describe su situación en el estilo de


salmos como el 39, aunque sin confesar pecados propios.

Desde las breves y lapidarias frases de resignación pronunciadas en el


prólogo hasta aquí, la conciencia de Job ha ganado profundidad, y ha sido
el dolor lo que ha intensificado la conciencia .

. .....,.... de santa Teresa o san Juan de


o b invocación «Ven, muerte, tan

111-lllbdo bajo tierra: se cava la sepul·


WJí.r!~lb.. con
otros comentadores anti-
a b busca de tesoros enterrados

ttopieza con un sepulcro y


así el desgraciado cuando
ele b sepultura» .

..w.;e hacia el Horeb (1 Re 19,4) y


La idea del suicidio como eva-
pasa por la mente de Job. Todo se

-:nc
RpCtirá durante la discusión. Ben
Eclo 41,1-2:
:!41-258: Herz. :X .• c:Some
160-6.'3; Koch, K.• c:GilK es

CAPÍTULOS 4-5
sion: Sorne Remark.s onjoL
J. E .. «The Vision of F.li:ph;a
Asensio Nieto, F., «La visión de Elifaz y su proyección sapiencial»: PEGLMBS 9 (1989) 98-IU:
EstBíb .'35 (1976) 145-6.'3; Beer, G., «Zu Hiob 5:2.'3»: ZAW .'35 (1915) Encounter»: ZAW 95 ( l98J)
6.'3-64; Brin, G., <\Job V .'3 - Textual Case: the Translator's Limits of lism inJob 5: Part b:JBQ26
Consideration»: VT 42 (1992) .'391-.'39.'3; Burns,J. B., «The Chastening lisms in J oh 5: Part lb: .JBQ.
oftheJust in Job 5:1-2.'3: Four Strikes ofErra»: PEGLMBS 10 (1990) ~r·Crushed before the Moda
18-.'30; íd., «The swt lswn in Job 5,21a as Metaphor and Irony»: BZ .'35 Smith, G. V., <Job IY 12-.21:
(1991) 9.'3-96; Clines, D. J. A., <\Job 4,1.'3: A Byronic Suggestion»: 453-464; Steinman, A. L
ZAW 92 (1980) 289-91; íd., «Verb Modality and the Interpretation of .\. B. Beck y otros (eds.).
Job iv 20-21»: VT .'30 (1980) .'354-57; íd., <Job 5,1-8: A New Exege- 1995) 288-297 [sobre 5,1
sis»: Bib 62 (1981) 185-94; Coggan, F. D., «The Meaning of ~~n in rirntalische Forschun~ (1,.....
Job v. 24»: JMEOS 17 (19.'32) 5.'3-56; Cotter, D. W., A Study of]ob 4-5 :\"ote on Job V .'3»: VT 4.3 (
in the Light of Contemporary Literary Study: SBLDS 124 (Atlanta 5: 7»: JBQ 2.'3 ( 1995) 3-8.
1992); Cox, D., «A Rational Inquiry into God: Chapters 4-27 of the
Book ofJoh»: Greg 67 (1986) 621-658; Crenshaw,J. L., «The Influen-
ce of the Wise upon Amos: The "Doxologies of Amos" and Job 5,9- 4,1
16; 9,5-10»: ZAW 79 (1967) 42-52; íd., Hymnic Affirmations of Divi- 2
ne Justice: Doxologies of Amos and Related Texts: SBLDS 24
(Missoula, Mont. 1975); Cheyne, T. K., <Job V.7»: ZAW 11 (1891) .'3
184; Dahood, M., «ri"").pO "Storm" in Job 4,15»: Bib 48 (1967) 544-
45; Driver, G. R., «ÜnJob V.5»: TZ 12 (1956) 485-86; Eitan, I., «Bi- 4
blical Studies»: HUCA 14 (19.'39) 1-22; Fullerton, K., «Double Enten-
dre in the First Speech ofEliphaz»:JBL 49 (19.'30) .'320-74; Gibson,J. 5
C. L., «Eliphaz the Temanite: Portrait of a Hebrew Philosopher»: SJT
28 (1975) 259-72; Gillischewski, E., «Die erste Elifaz-Rede Hiob Kap. 6
4 und 5»: ZAW .'39 (1921) 290-96; Gordis, R., «The Biblical Root Sdy-
Sd: Notes on 2 Sam. i.21; Jer. xviii. 14; Ps. xci.6; Job v.21»: JTS 41 7 ¿Recuerdas 1111
(1940) .'34-4.'3; Gray, J., «The Massoretic Text of the Book of Job, the ¿Dónde srla
Targum and the Septuagint Version in the Light of the Qumran Tar-
gum (llQtargJoh)»: ZAW 86 (1974) .'3.'31-50; Greenstein, E. L., «A
Forensic Understanding of the Speech from the Whirlwind», en M. V.
8

9
,-siembna3
Yo sólo be YÍsiD a

Sopla Dios "!'


Fox y otros (eds.), Texts, Temples, and Traditions (Winona Lake 1996) su aliento
CAPÍTULOS 4-5 159

241-258; Herz, N., «Sorne Difficult Passages in Job»: ZAW 20 (1900)


160-63; Koch, K., «Gibt es ein Vergeltungsdogma im Alten Testa-
ment?»: ZTK 52 (1955) 1-42; íd., Um das Prinzip der Vergeltung in
Religion und Recht des Alten Testaments. Wege der Forschung 125
(Darmstadt 1972); Kopf, L., «Árabische Etymologien und Parallelen
zum Bibelworterbuch»: VT 8 (1958) 161-25; Lust,J., «Á Stormy Vi-
sion: Sorne Remarks onJob 4,12-16»: Bijd 36 (1975) 308-11; Miller,
J. E., «The Vision of Eliphaz as Foreshadowing in the Book of Job»:
plltu y su proyección sapiencial»: PEGLMBS 9 (1989) 98-112; Paul, S. M., <<Job 4,15- A Hair Raising
Hiob 5:23»: ZAW 35 (1915) Encounter»: ZAW 95 (1983) 119-21; Reifler, E., «Semantic Paralle-
Case: the Translator's Limits of lism in Job 5: Part 1»: JBQ 26 (1998) 143-748; íd., «Semantic Paralle-
Bums,J. B., «The Chastening lisms in Job 5: Part 11»: JBQ 26/4 (1998) 216-222; Rimbach,J. A.,
oCErra»: PEGLMBS 10 (1990) «'Crushed before the Moth' (Job 4:19)»: JBL 100 (1981) 244-46;
• Metaphor and lrony»: BZ 35 Smith, G. V., <<Job IV 12-21: Is it Eliphaz's Vision?»: VT 40 (1990)
4.13: A Byronic Suggestion»: 453-464; Steinman, A. E., «The Graded Numerical Saying in Job», en
llllodlabltv and the lnterpretation of A. B. Beck y otros (eds.), Fortunate the Eyes that See (Grand Rapids
. úl.. <<Job 5,1-8: A New Exege- 1995) 288-297 [sobre 5,17-27]; Winckler, H., «Maspan keller»: Alto-
F. D., «The Meaning of~~n in rientalische Forschungen (Leipzig 1902) 3/1, 235-36; Wolfers, D., «Á
Cotter, D. W.,A Study of]ob 4-5 Note on Job V 3»: VT 43 (1993) 274-276; íd., «Sparks Flying? Job
~ Stud}: SBLDS 124 (Atlanta 5:7»:JBQ23 (1995) 3-8.
into God: Chapters 4-27 of the
Crenshaw,J. L., «The lnfluen-
~IIIWk)i!:Ies of Amos" and Job 5,9- 4,1 Respondió Elifaz de Temán:
iL, ll_.ymnic Affirmations of Divi- 2 Si uno tuviera que hablarte, no sé si lo aguantarías,
Rtldted Texts: SBLDS 24 pero ¿puede uno frenar las palabras?
L. c:Job V.7»: ZAW 11 (1891) 3 Tú que a tantos instruías
Job 4,15»: Bib 48 (1967) 544- y fortalecías los brazos inertes,
12 (1956) 485-86; Eitan, 1., «Bi- 4 que con tus palabras levantabas al que tropezaba
Fullerton, K., «Double Enten- y sostenías las rodillas que se doblaban,
49 (1930) 320-74; Gibson,J. 5 hoy que te toca a ti ¿no aguantas?,
oC a Hebrew Philosopher»: SJT ¿te turbas hoy que todo te cae encima?
cDic erste Elifaz-Rede Hiob Kap. 6 ¿No era la religión tu confianza
5on:bs. R., «The Biblical Root fdy- y una vida honrada tu esperanza?
H: Ps. xci.6; Job v.21»: JTS 41 7 ¿Recuerdas un inocente que haya perecido?
- Text of the Book of Job, the ¿Dónde se ha visto unjusto exterminado?
ia. the Light of the Qumran Tar- 8 Yo sólo he visto a los que aran maldad
jj1-50; Greenstein, E. L., «Á y siembran miseria, cosechadas.
from the Whirlwind», en M. V. 9 Sopla Dios y perecen,
Trrulitions (Winona Lake 1996) su aliento enfurecido los consume.
160 ACTO PRIMERO

10 Aunque ruge el león y le hace coro la leona,

11
a los cachorros les arrancan los dientes:
muere el león falto de presa • 7

12
y las crías de la leona se dispersan.
Oí furtivamente una palabra, • 8

13
apenas percibí su murmullo:
en una visión de pesadilla, • 9

14
cuando el letargo cae sobre los hombres,
me sobrecogió un terror, • 10

15
un temblor que estremeció todos mis huesos.
Un viento me rozó la cara, • 11

16
el vello del cuerpo se me erizó.
Estaba en pie -no conocía su aspecto-; • 12
sólo una figura ante mis ojos,
un silencio; después oí una voz: • 13
17 «¿Puede el hombre llevar razón contra Dios?,
¿o un mortal ser puro frente a su Hacedor? • 14
18 Si no se fía de sus criados
y aun en sus ángeles descubre faltas, • 15
19 ¿cómo estarán limpios ante su Hacedor
los que habitan en casas de arcilla • 16

20
cimentadas en barro?
Entre el alba y el ocaso se desmoronan, • 17

21
sin que se advierta perecen para siempre.
Les arrancan las cuerdas de la tienda
y mueren sin haber aprendido».
• 18

19
5,1 Grita, a ver si alguien te responde;
¿a qué ángel recurrirás?
1 20

3
2 Porque el despecho mata al insensato
y la pasión da muerte al imprudente.
Yo vi un insensato echar raíces
• 21

1 22
y al momento se secó su dehesa,
4 a sus hijos sin poder salvarse, 1 23
atropellados sin defensa ante los jueces;
5 sus cosechas las devoró el hambriento, 1 24
sus posesiones las arrebató el famélico
y el sediento se sorbió su hacienda.
1 25 verás una
6 N o nace del barro la miseria,

~............__
w

CAPÍTULOS 4-5 161

la fatiga no germina de la tierra:


7 es el hombre quien nace para la fatiga,
como las chispas para alzar el vuelo.
8 Yo que tú acudiría a Dios
para poner mi causa en sus manos.
9 Él hace prodigios incomprensibles,
maravillas sin cuento:
10 da lluvia a la tierra,
riega los campos,
todos mis huesos. 11 levanta a los humildes,
da refugio seguro a los abatidos,
12 malogra los planes del astuto
para que fracasen sus manejos,
13 enreda en sus mallas al artero
y hace abortar las intrigas del taimado;
14 así, en pleno día, van a dar en las tinieblas,
a plena luz van a tientas como de noche.
15 Así Dios salva al pobre
de la lengua afilada, de la mano violenta;
16 da esperanza al desvalido
y la maldad cierra la boca.
17 Dichoso el hombre a quien Dios corrige:
no rechaces el escarmiento del Todopoderoso,
18 porque él hiere y venda la herida,
golpea y cura con su mano;
19 de seis peligros te salva
y al séptimo no sufrirás ningún mal;
20 en tiempo de hambre te librará de la muerte
y en la batalla, de la espada;
21 te esconderá del látigo de la lengua
y cuando llegue el desastre, no temerás;
22 de demonios y carestías te reirás,
no temerás a las fieras,
23 harás pacto con los espíritus del campo
ante los jueces; y tendrás paz con las fieras,
el bounhriento, 24 disfrutarás de la paz de tu tienda
el famélico y al recorrer tu dehesa nada echarás de menos;
25 verás una descendencia numerosa
y a tus retoños como hierba del campo;
162 ACTO PRIMERO

26 bajarás a la tumba sin achaques,


como una gavilla en sazón.
27 Todo esto lo hemos indagado y es cierto:
escúchalo y aplícatelo.

4,2 «si uno se atreviera» (i19JQ). Este sentido de ilOJ lo admiten numero- 11 «muere». Otros tradumal
sos autores (De DG Foh Po Zo Gui Ho Bra Gor, etc.). Otros sólo tico.
aceptan el significado de «tentar a alguien, probarlo»; para que en-
cajase en el contexto habría que entender ¡;¡-¡ corno «cosa», «algo»: 13
«Si algo te prueba, ¿perderás la paciencia?» (Ehr). Muchos leen
~9JD con Aq Syrn Th Vg: «¿te dirigiremos la palabra?» (lE Ros
HoffBe Du Hont Dh Pet Ko Ho Kis). En cualquier caso, no parece
necesario vocalizar i::ll (infinitivo) en vez de ¡;¡-¡ (contra Beer Bu
y otros).

«no sé si lo aguantarás». Lit.: «¿lo aguantarías?», suponiendo que la 14


interrogación valga también para il~'?n. Quienes no lo admiten, tra-
ducen afirmativamente: «te ofenderás» (Ho), «te causará molestia»
(Bra). Otros entienden il~"m corno oración de relativo: «¿osaremos
hablarte a ti, que estás agotado?» (Horst).
15
3 «instruías». G. R. Driver propone traducir «robustecías», en parale-
lismo con la frase siguiente (JTS 36, 295); Os 7,15 parece confir-
mar la validez de esta sugerencia, aunque nuestra traducción tam-
bién es posible. Se muestra de acuerdo con Driver: Y. Hoffrnan, il"").!¿O, «tormenta»_ ca
«The Use of Equivoca} Words in the First Speech of Eliphaz»: VT mejorada por Dahood
30 (1980) 114-119. tigua forma de estado
tormenta erizó mi pida-
6 En el segundo estico se puede mantener el TM interpretando el sentido de «angu.stiD~
waw (,) de l:li'1, corno enfático (Mer Do De Del Ehr Dh Ko Foh Ho
Blo ). Otros, con un pequeño cambio, leen l:li'1 1n¡pn1 (Di Bi Bu DG 16
Pet Ho Stv), o trasladan 1n¡pn al final del verso (Cler Reís Mx Si
Du Stv). La traducción es la misma en cualquier caso. Hontheirn,
que entiende ~'?1] = 1'~i'J y sobrentiende 1\ traduce: «¿dónde están
tu religión, tu confianza, tu honradez y tu esperanza»; coincide con
V g. El artículo de Hoffrnan citado en la nota anterior expone bien la
ambigüedad del verso.
18
10-11 Resulta imposible reproducir en castellano los cinco términos hebreos
que se usan en estos versos para hablar del león: il'i~, '?I'J~, i'::l:l
ili'7, ~':Ji. Algunos autores consideran glosa estos dos versos (Mx
CAPÍTULOS 4-5 163

Si Du Gillischewski [ZAW .'39,290-6], Fullerton [JBL 49,.'3.'30]). La


omisión no altera el sentido del pasaje, pero parece injustificada.

«les arrancan». Relacionando 1.tli;J:J con el sirio n'ta' (Zo ). Es más fre-
cuente traducir «les rompen», considerando llm = on:J (Ges Ros, etc.)
o leyendo 10I;J:J J 10!;1~ (Gra Ehr DG).

JICDlido de :10:J lo admiten numero- 11 «muere». Otros traducen «vaga», en paralelismo con el segundo es-
Gui Ho Bra Gor, etc.). Otros sólo tico .
.a ~en, probarlo»; para que en-
c:.r.c:oder i:;tl como «cosa», «algo»: 1.'3 «en una visión de pesadilla». Lit.: «entre pensamientos procedentes
paciencia?» (Ehr). Muchos leen de visiones nocturnas».
clirigiremos la palabra?» (lE Ros
~)- E.n cualquier caso, no parece «el letargo». :19JilJ se refiere en este caso al sueño normal, no a un
m vez de i;Jl (contra Beer Bu estado de sopor provocado por Dios, según D. J. A. Clines, <<Job
4,1.'3: A Byronic Suggestion»: ZAW 92 (1980) 289-291.

14 «todos mis huesos». Así la mayoría, considerando ::J1 forma poética


de '?j, Algunos niegan la equivalencia y traducen «temor» (TS Gui);
o leen ::J'i, «temblor», relacionándolo con el acadio ríbu (Ehr Dri
Kis Fe).

15 «el vello del cuerpo se me erizó». Así la casi totalidad de los autores,
traducir «robustecías», en parale- algunos leyendo plural n·i~tq, ya que consideran imposible en este
36, 295); Os 7,15 parece confir- caso el nomen unitatis (DG Foh). Es interesante la propuesta de
~que nuestra traducción tam- Merx, seguida por Ehr TS Lust [«Bijdragen» .'36,.'308-11], que lee
X"UCn:lo con Driver: Y. Hoffman, :1"')~9, «tormenta», en paralelismo con 15a; esta propuesta ha sido
die First Speech of Eliphaz»: VT mejorada por Dahood [ «Bib» 48,544s] Blo Gor, que leen n-¡~9, an-
tigua forma de estado absoluto con tau. La traducción sería: <<Una
tormenta erizó mi piel». Hontheim también leía :1"')~9, pero con el
.antcner el TM interpretando el sentido de «angustia», «horror».
DO De Del Ehr Dh Ki:i Foh Ho
_._J,. leen en 1t:'IIPD! (Di Bi Bu DG 16 «un silencio; después oí una voz». Así Schul De Mx TS BJ Gor, al-
gunos entendiendo :1997 como «se hizo calma». La mayoría tradu-
• fin¡¡} del verso (Cler Reis Mx Si
• - - en cualquier caso. Hontheim, ce: «oí una voz queda», entendiendo '?ip¡ :199'1 como hendíadis
. .~~ende 1\ traduce: «¿dónde están (Ew Hlg Hir De Hit Du Hont DG Dh Hi:i Kis Foh Ho Bra Lev) o le-
. .ICII:Icz y tu esperanza»; coincide con yendo i199'1 '?ip¡ (Bi Be Bu). En contra de Ehr, parece injustificado
en b nota anterior expone bien la suprimir :199'1 como glosa inspirada en 1 Re 19,12.

18 «faltas». Traducción basada en el contexto, ya que el h.l. il'{i:¡I;J es de


significado y etimología dudosos. Algunos cambian en ;,'{~n, «locu-
ra» (Mx Si Gra). Ehr lee il/:1n y sobrentiende la negación de 18a:
«... en sus ángeles no encuentra nada digno de elogio».
''''''ill:iiiiii!I!Mftftlf.li lll!htílili"lill'>·'•'"

'"'i!lti~

164 ACTO PRIMERO

19 «estarán limpios ante su Hacedor». Leemos Ofl,J!r'JEJ'?1:l 11'\::li'; énfasis al pronombre (F.•
ofl,J!r'~!;l'?1:l con Herz TS (dittografía del1:l de i¡?jQ); e interpreta- .IJOJ (Ra Hir), algunos
mos 1'\::li = 1'\::li, «ser puro, limpio», con Dahood y Blo. La mayoría Del Sarna [JBL 78, 3
retiene el sentido habitual de 1'\::li, «pisotear», «machacan>, tradu- 4) Horst cambia en L ~"'""
ciendo de forma distinta según el sentido que atribuyen a 'JEJ'? y a
fDSJ / 1:lfl,J.17: 1) «serán/son machacados como polilla» (De Bu Hont Dh 5,1 «a qué ángel». Ehr Yx
Pet Kis Te Ho Gui Lev); 2) «serán/son machacados más rápido que aduciendo Prov 9,10: Os
la polilla» (DG Ho Foh Po); 3) «serán/son machacados [como] por
la polilla» (Do Ros); 4) «serán machacados como un nido de pája-
3
ros» (Del Ehr Vac); 5) «serán/son machacados ante su Hacedor»
(Herz TS). En estas diversas hipótesis es frecuente el cambio de
011'\::l'T en 11'\::l")' (Bu DG TS), 11'\f'J' (Si DG Ho TS), 11'\::l'T (Dh),
O~P"J' (Pet).

20 «sin que se advierta». O «sin darse cuenta ellos». Entendemos O'fDQ •'?J1:l
como elipsis de :J'? O'fDQ •'?J1:l. Otros dan a O'fDQ el sentido de «ani-
madversio», llegando al mismo resultado. La lectura o¡p •'?J1:l (Herz)
o o¡p 1:l-•'?:;¡Q (Da Po Blo Rav), «sin fama», parece menos adecuada al
contexto. Injustificada la corrección ,l)'ilii1:l •'?:l1:l, «por falta de un
salvador» (Mx Gra Ginsburg Dh), basada en una interpretación
errónea de los LXX.

De acuerdo con D. J. A. Clines, «Verb Modality and the lnterpreta-


tion of Job IV, 20-21»: VT 30 (1980) 354-357, los verbos de este
verso y del siguiente deben ser traducidos con el matiz «pueden 5 «SU cosecha». Muchos,
desmoronarse», «pueden perecer para siempre», «pueden arrancar- «lo que cosecharoru.
les ... y morir», ya que hablan del destino humano en general y no de Dh Pet Foh TS).
la suerte del malvado. Sin embargo, el contexto no favorece matices
«sus posesiones las at.,.r,.¡cl....,,.
suavizadores; Elifaz habla de una visión terrible, de una revelación
estremecedora. Sin darse cuenta, parece estar dando la razón a Job de Reiske, 1i1T1i?' ~ :;:
cuando éste habla del Dios cruel y del absurdo de la vida. aunque preferimos m ;a
Gor. Así se obtiene un
21 «las cuerdas de la tienda». Considerando iD'. = iQ'Q (Mich Hlg DG
Po Ho Bra, etc.). Ya que en 30,11, iD'. significa simplemente «cuer-
da», y en Sal11,2 «cuerda del arco», algunos piensan que la imagen
es la del arco que queda inservible (Um). Otros ven en la cuerda el
hilo de la vida (Eich Mx), o la posteridad (Reis). Otras interpretacio-
nes: 1) iD: = excelencia»: Tg lE Dat Ros Kis; 2) ir1' = «abundancia»,
«riqueza»: Lee Hont Sar; 3) leer OlD~, de iD', «clavo», pensando en
los que se usan para clavar la tienda al suelo (Ols Hit Si Clines).

En la expresión hebrea, el o:¡¡ provoca bastantes quebraderos de ca-


beza: 1) algunos lo relacionan con o-¡n•; la preposición repite y da
CAPÍTULOS 4-5 165

énfasis al pronombre (Ew De Butt TS); 2) otros lo relacionan con


l)o:J (Ra Hir), algunos considerándolo equivalente a CliJ~ (Cap Hit
Del Sarna (JBL 78, 310-16]); 3) otros cambian en CliJ~ (Si Du Kis);
4) Horst cambia en Cli':;l, «muy pronto».

5,1 «a qué ángel». Ehr Vac Gor interpretan Cl'tli1p como epíteto divino,
aduciendo Prov 9,10; Os 12,1. El último de ellos traduce: «¿a quién
recurrirás mejor que al Santo?».

3 «se secó». Entendiendo ::::lip~ como infinitivo arameo equivalente a


::::lipi1, «secarse» (Ger); en la misma línea, Gui lee ::::lp~, «se pudrió»
. .!pCitc:siS· es frecuente el cambio de
(árabe 'qb), y Eitan considera ::::lip~¡ = ::::lip'j, «fue arrancado» (árabe
~ (Si DG Ho TS), 1~:l'J'. (Dh),
qwb) [HUCA l4,12s]. La imagen vegetal permanece en las correc-
ciones ::::li?"'P (Mx Bi Si Be Ho Foh Pet), ::::li?1'! (Du Ehr), «se pu-
drió»; 1ji'.Y.'J, «fue arrancada» (Ho ). La traducción bastante frecuen-
••'-"'""' dan a t:J'tZn~ el sentido de «ani- te: «y al punto maldije su morada» (Ew Hir Hlg Di Hit Dh Kis BJ)
1-:IIIICK!o. La lectura Cl¡zj •'?:!Q (Herz) no encaja en el contexto; lo importante no es la actitud de Elifaz,
f.urut», parece menos adecuada al sino lo que enseña la experiencia. Brin prefiere la traducción de los
_;-j4o •'?:JO, «por falta de un LXX: «pero al punto fue devorada su morada» (a.\.\' EIJ8Éw<; f:~pw8r¡
basada en una interpretación atnwv i¡ oíana), mientras que Wolfers considera preferible el TH;
para él, el argumento de Elifaz es: los necios que actúan contra Dios
deben ser aniquilados; y si no lo hace la autoridad, lo hará Dios,
.:Vcrb ~fodality and the lnterpreta- como se observa en el caso de Job y su familia.
(1980) 354-357, los verbos de este
traducidos con el matiz «pueden 5 «su cosecha». Muchos, con LXX (a yap EKEivm ouvf¡yayou ), leen
para siempre», «pueden arrancar- «lo que cosecharon>>, n~i? 1i{J~ (Mx Wr Bi Si Bu Be Du Ehr DG
destino humano en general y no de Dh Pet Foh TS).
d contexto no favorece matices
-risión terrible, de una revelación «sus posesiones las arrebató el famélico». Nos basamos en la lectura
parece estar dando la razón a Job de Reiske, 1i11JP' Cl'J~ 0'?~1 («et robur eorum capiebant macilenti» ),
aunque preferimos dar a Cl'{~ el matiz de «posesiones» con TS y
'" del absurdo de la vida.
Gor. Así se obtiene un buen paralelismo con las frases anterior y si-
guiente. Por el contrario, la propuesta de G. R. Driver, «Ün Job V,
5»: TZ 12 (1956) 485-486, que interpreta'?~ como «poderoso» y
Cl'~~ =«cestos» (a partir del arameo y el árabe), se sale del contexto:
«o el poderoso las arrebata de sus cestos»; el poderoso resulta extra-
ño junto al hambriento y el sediento. La traducción habitual: «co-
giéndola (la cosecha) a través de las espinas» supone interpretar Cl'~~
= Cl'J'J~; pero no explica el incomprensible juego de las preposicio-
nes'?~ y JO .

. .M'Ixa bastantes quebraderos de ca- «el sediento». El paralelismo con las frases anteriores mueve a voca-
~::·; la preposición repite y da lizar Cl~~- También podría entenderse Cl'l.:l~ como «los enjutos» (de
166 ACTO PRIMERO

CJO~, «agobiar», «pasar hambre»); así Gordis, que considera parale-


los los términos ::l.lil, CJ':J~ y CJ'~~: el hambriento, el famélico, el en-
juto. La traducción de Cl'O~ por «lazo», «trampa», no encaja en el
contexto, a no ser que se le diese el sentido metafórico de «desgra-
cia», traduciendo: «la desgracia se cebó en sus riquezas» (Zo).

7 «nace para la fatiga» (i'{i'): Reis Ros De Di Mx Bi Si Del DG Pet


21
Kis Stv Foh Gui HoPo, algunos de ellos leyendo i'?r. Otros vocali-
zan 17i': GraBe Bu Du Hont Vac Dh Ko Ho Stn Wei Lar Te Da Bra
Lev Blo: «es el hombre quien engendra la fatiga».

«como las chispas». Frase dudosa, ya que :"jtzli puede ser el dios de la
«de la lengu¡u. El tam. dE
peste (Dt .32,24; Hab 3,5) o designar poéticamente el rayo, la llama-
tante en el AT. Es ¡~,.4111
rada (Sal 78,48; Cant 8,6). Otros lo traducen «aves rapaces» (Do),
que en TS y Gui adquieren el matiz de «pájaros Resep», equivalentes
a las arpías de la mitología griega; esto último parece basarse en una 22 «de demonios». En d c::aGil4
interpretación errónea del v. 7. Según Wolfers, :"jtzli '~.~ significa sible que se repitl dos
«toda esa serie de enfermedades infecciosas que se combinan para Stv leyendo -.;', ~1IDI!pC
formar la expresión peste» (p. 7); de acuerdo con ello traduce: «But [ZAW 49,142]. GonfB
when a man is born to Trouble, Pestilence have a field day!». ke, «del frío» (-~~); L.
mantienen la repericióa
«para alzar». Este matiz, poco frecuente en las traducciones, fue pro- añadido que intena co-.1 ..
puesto ya por Reiske y es el más conforme al contexto. Ho Bra).

11 «levanta»: Considerando Clitv'{ =Cltl,JiJ hassam (Reis Dat Ros Hlg De 23


Hont Vac, etc.) Otros entienden Clitli'{ con el valor habitual de infini-
tivo: «para levantar» (Pet Ho Foh TS); pero con esta traducción re-
sulta difícil relacionar los versos 1O y 11: «Dios riega los campos
para levantar a los humildes» (?). Ehr intenta mantener el infinitivo
haciéndolo depender del verso 8: «acudiría a Dios ... para que levan-
te»; pero resultan afirmaciones demasiado distantes.

15 «de la lengua afilada». Lit.: «de la espada, de su lengua» (Cli1'9Q ::l1.Ti0),


construcción algo dura, que algunos modernos, basándose en algu-
nos mss S Tg Vg suavizan leyendo Cli)'9 ::lliJO: «de la espada de su 26 «sin achaques». liL: cat

lengua». A esta misma traducción llega Sarna, uniendo el mem (O) de --::: es discutido. e-:~
Cli)'91J a la palabra anterior y considerándolo enclítico [lJS 6,108- lelismo con b ~ ¡;:~
llO]. Entre las propuestas que respetan el texto consonántico se en-
cuentran: 1) vocalizar ::lll]b, obteniéndose un buen paralelo con
1i'::l~: «salva al desolado de sus fauces» (Cap Mich Do Dat Ew De
Dh Stn BJ, etc.); DG objeta que este verbo sólo se usa de ciudades
y lugares; 2) Cli!'9 Cl~i1JO: «salva a sus cautivos de sus espadas» 1.7
CAPÍTULOS 4-5 167

iDi Gordis, que considera parale-


(Gui); 3) CiiJ ':JO ::liiJQ: «de la espada, de la boca del opresor», en-
d lumhriento, el famélico, el en-
tendiendo CliJ =«enemigo, opresor» (TS). Bastante cercana al texto
c:bz.o», «trampa», no encaja en el
consonántico es la propuesta de Ho y Ger, que cambian CiiJ'ElQ en
d sentido metafórico de «desgra-
n~7;): «salva de la espada al prisionero». Otras correcciones ~e apar-
IC cebó en sus riquezas» (Zo).
tan demasiado del texto.
- Ros De Di Mx Bi Si Del DG Pet 21 «del látigo». Leemos ~iibQ con 1 Ms LXX S V g y bastantes moder-
de dios leyendo 1'7f. Otros vocali- nos (Du DG Pet Ho Stn Foh Ho ). Podría mantenerse el texto conso-
Db K.o Ho Stn Wei Lar Te Da Bra nántico y traducir como nosotros, entendiendo be = min (Dh Sar
~pdn la fatiga». [JBL 78,314s] Blo).

!01 que ~.:il puede ser el dios de la «de la lengua». El tema de la calumnia o difamación es muy impor-
. .~lar poéticamente el rayo, la llama- tante en el AT. Es injustificado interpretar 1iili7 = ib~ 1iib?, « la llama
lo traducen «aves rapaces» (Do), de fuego», «el rayo» (Houb Ehr).
de «pájaros Refep», equivalentes
c:sro último parece basarse en una 22 «de demonios». En el catálogo de siete peligros (v. 19) es casi impo-
Scpn Wolfers, ~tqi. ':J:;l significa sible que se repita dos veces «el desastre» (1W). Seguimos a Hoff y
inkcciosas que se combinan para Stv leyendo 1ili, aunque Hoffmann retiró más tarde su propuesta
dr: <lCUerdo con ello traduce: «But [ZAW 49,142]. Gordis traduce «de la inundación» (raíz 11ib). Reis-
Patilence have a field day!». ke, «del frío» (i~n?); Lar y Stn, «de la sequía» (:nib?). Muchos
mantienen la repetición del «desastre», considerando el v. 22 un
~~ICDte en las traducciones, fue pro- añadido que intenta completar el catálogo de siete peligros (Ho Foh
c:ooiOrme al contexto. Ho Bra).

=::::;;: luwam (Reis Dat Ros Hlg De 23 «con los espíritus del campo». Interpretando ·~.::::1~ como ':J::;l como
-<\ con el valor habitual de infini- alef prostético (Reis Da Blo ). Estos «hijos del campo» serían los espí-
TS): pero con esta traducción re- ritus que lo habitan, teoría que se remonta a Raschi, K. Kohler, Perles
lO y 11: «Dios riega los campos y Beer [ZAW 35,63s], que leían ill$iJ 't"l~; Reiske pensaba que los
Ehr intenta mantener el infinitivo «hijos del campo» eran las fieras. La traducción habitual: «con las
&:: cacudiria a Dios ... para que levan- piedras del campo», podría entenderse en el sentido de Sal 91,12
~do distantes. («para que tu pie no tropiece en las piedras»), como piensan Saadia,
Mer Schul Calmet Ros, etc.; o en el sentido de que las piedras no im-
pedirán las buenas cosechas (De Bu DG Vac Dh Ho Foh Ho ).

26 «sin achaques». Lit.: «en pleno vigor» (n7~::;¡). Pero el sentido de


n7~ es discutido. Coincidimos con Del DG Gui Da Po BJ. El para-
lelismo con la frase siguiente mueve a muchos a traducir: «en madu-
ra ancianidad», «en plena madurez» (Ra lE Schul Ros De Bu Hont
Vac Ehr Dh Pe Ho Grab Gor). Dahood explica n'{::;¡ como asimila-
ción den:,, «fuerza», y n?, «frescura». .

27 «escúchalo y aplícatelo». Algunos consideran muy dura la construc-


ción de la frase y leen iJ1:l~r;lib: «los hemos oído, tú aplícatelo» (Si Bu
168 ACTO PRIMERO

cia: sólo Dios la penetra ~- ¡¡ él


Du Be Hont Ehr DG Vac Ho Foh TS Bra, etc.). Consideramos inne-
nocturna referida por Elifaz_
cesario el cambio de orden propuesto por Bu y Ehr: i1~-\J9rD i1Q~l
De su saber saca E.li.f;u ~
l'r-.1'11; el orden actual puede explicarse como giro poético. talmente la de la retribución:
humana o como acción positi.-¡¡
despecho mata, el aliento de Dios
Elifaz no se esperaba esa erupción tumultuosa de su amigo. Sin mucho
se presta a lucidas amplificac:ioacs
tiempo para pensar, siente que le toca contestar el primero. En punto a desa-
do por el fervor oratorio, pierdr d
rrollo, su discurso es bastante claro. Empieza con una reflexión personal, un sus errores de lógica. El autor 110
poco ad hominem, 2-7; después apela a su experiencia ('n'~"")), 8-ll; a una
revelación (:J~t i::;Jl '7~1), 4,12-5,2, y otra vez a la experiencia ('n'~"")), 5,3-
7; pasa a dar un consejo en tono personal, «yo que tú», 5,8-16, y salta a una
dio, que es el escarmiento ?:3-
ironiza. Pero la retribución de

piencial, como prueban los • ·


bienaventuranza ('iiD~), que le permite una brillante amplificación, 17-26; Más interesantes que b
sigue un verso conclusivo, 5,27. En ese desarrollo notamos que la revelación gentemente, como ha demostrado
se encuentra en el centro, entre dos piezas de experiencia. Si al comienzo pa- Job? -No acudir a los ángdes •
rece Elifaz improvisar sin contenerse, al final apela a una reflexión preceden- «siervos» tampoco están sin &ka (
te, que ha hecho madurar sus ideas. perdonar, y no van a interceder..
El tono es bastante personal, en el hablar de sí mismo y en el dirigirse al
amigo; no sólo en sugerir situaciones: «tÚ que antes ... yo que tú ... », sino
también en la abundancia de expresiones en segunda persona, que sustentan tes. Creo que pertenecen ;a-.
el resto enunciativo. En el fondo quiere consolar al amigo; al mismo tiempo divinidades de 1,6 ~- 2. L lc.
que lo exhorta, intenta dar consejos con respeto y hasta con afecto, procura 5,1, quizá los mil=::¡~ de
encaminar al que piensa que yerra. No es agresivo ni violento. Al mismo ii1tll y r·?o de 16,19s . •-\.unq.e.
tiempo, el autor ironiza con su personaje, no quiere que el público se identi- lector saben que los seres
fique con él. Con toda su buena intención, Elifaz aparece prisionero de sus tán dialogaba con Dios: d
esquemas mentales, de los que ni busca ni encuentra salida. Su ortodoxia cimiento.
simplista no le deja ver cosas evidentes, tanto como apela a lo que «ha visto».
Las fuentes de su saber son por ahora la experiencia y la revelación. La
experiencia se resume en dos secciones breves, rematadas ambas por dos re-
franes o máximas: 4,8-ll (o 7-ll) y 5,3-7. Ambas se refieren a las conse-
cuencias de la conducta humana. Más espacio le da a la revelación, 4,12-21.
No basta, sino que para introducirla se presenta como detentador de un sa-
ber arcano que se digna comunicar oportunamente. Si pronuncia máximas
como los sabios, también profiere oráculos como los vates o profetas. Lo
cual, en el balance final de su intervención, puede agudizar la ironía del
autor. La reflexión ha recogido y remansado las dos corrientes de su saber;
esa riqueza desbordante es lo que no logra contener. En el contenido se dis-
tinguen las dos corrientes. Quizá la distinción sea la siguiente: el hombre ob-
servador y reflexivo contempla y comprende la conducta de otros hombres y
sus consecuencias; necesita en ambos segmentos hechos externos y compro-
bables, lo que se ve. Dios penetra además las intenciones, «sondea corazón y
riñones», según fórmula tradicional (Jr 11 ,20; 17 ,10; 20,12; Sal 7,1 O; 26,2).
Queda una hondura mayor, de la condición humana, de la raíz de la existen-
-
CAPÍTULOS 4-5 169

cia: sólo Dios la penetra y a él toca revelarla. Tal es el objeto de la revelación


TS Bra, etc.). Consideramos inne- nocturna referida por Elifaz.
1111-=sto por Bu y Ehr: il~.P9tq ilt;l~l De su saber saca Elifaz enseñanza y consejos. Su doctrina es fundamen-
a...-.caJrse
como giro poético. talmente la de la retribución: como consecuencia inmanente de la conducta
humana o como acción positiva de Dios. Lo que se siembra se cosecha, el
despecho mata, el aliento de Dios los consume. La doctrina de la retribución
se presta a lucidas amplificaciones retóricas. Lo malo es que Elifaz, arrastra-
do por el fervor oratorio, pierde el tacto con el amigo que sufre y no aprecia
sus errores de lógica. El autor no frena a su personaje, le suelta la rienda y así
ironiza. Pero la retribución de Elifaz deja espacio para un elemento interme-
dio, que es el escarmiento o castigo saludable: un tema exquisitamente sa-
piencial, como prueban los términos empleados, n'::>lil y iOID.
Más interesantes que la doctrina son los consejos. Job los necesita ur-
gentemente, como ha demostrado en su primer discurso. ¿Qué debe hacer
Job? -No acudir a los ángeles o «santos» (Ci'ili"lp): en primer lugar esos
«siervos» tampoco están sin falta (4,18), además no les toca a ellos castigar o
perdonar, y no van a interceder.
-.,,.¡,¡br de sí mismo y en el dirigirse al
ctú que antes ... yo que tú ... », sino El tema de la intercesión nos trae la cuestión de los seres celes-
en segunda persona, que sustentan tes. Creo que pertenecen a una categoría genérica: los Cl'il·'?~ij '~:l o
c:on:solar al amigo; al mismo tiempo divinidades de 1,6 y 2,1, los Ci'i:Jl' y Ci'::>'?D de 4,18, los Ci'ili"lp de
respeto y hasta con afecto, procura 5,1, quizá los mil==-¡'/~ de 33,23; entre ellos se encontrarían los il',
es ~esivo ni violento. Al mismo iiltv y f''?D de 16,19s. Aunque Job y los amigos no lo sepan, autor y
ao quiere que el público se identi- lector saben que los seres celestes no han intervenido cuando el sa-
Elifaz aparece prisionero de sus tán dialogaba con Dios: el lector tiene derecho a explotar este cono-
Di encuentra salida. Su ortodoxia cimiento.
....-o como apela a lo que «ha visto». Excluida la mediación de los ángeles, Job debe acudir directamente a
b experiencia y la revelación. La
Dios. ¿Fiado en su religiosidad y buena conducta? (4,6). -No, porque todo
~' rematadas ambas por dos re-
hombre es impuro y «no llevará razón frente a Dios» (4,17). Fiado sólo en
Anillas se refieren a las conse-
Dios, que ofrece su poder y protección (5,9-16): se entiende, protección
. .:llpliiCI.IOle da a la revelación, 4,12-21.
para los débiles y oprimidos contra los fuertes y opresores. (¿También pro-
¡wcscota como detentador de un sa-
tección de un satán que incita a Dios y de un Dios que se deja incitar?, se
~-bn:aaiJileilte. Si pronuncia máximas
pregunta el lector).
•mios como los vates o profetas. Lo Acudir a Dios aceptando el escarmiento, que engendra saber y reconci-
~-=l!ÓIIl, puede agudizar la ironía del lia con Dios. El hombre, por su condición, es débil e ignorante, «muere sin
.....do las dos corrientes de su saber;
aprender» ( 4,20-21 ); el escarmiento sirve para curarlo y enseñarlo. Enviar
contener. En el contenido se dis- un escarmiento es dar una lección, es herir para curar (5,17-18). Es una re-
. ...:JIÓil sea la siguiente: el hombre ob-
tribución limitada y ambigua, con más de favor que de castigo. Bien llevado,
. .lalde b conducta de otros hombres y restablece las buenas relaciones con Dios y abre paso a sus favores (5,19-26) .
. .I&JII!eDU>s hechos externos y compro-
bs intenciones, «sondea corazón y Dios hiere y cura. Elifaz sugiere que sucederá. Job podría retor-
IL20: 17,10; 20,12; Sal 7,10; 26,2). cer: ¿y por qué no ha sucedido todavía? Según Lv 13,21-23, las úl-
humana, de la raíz de la existen-
170 ACTO PRIMERO

ceras,rnw (atribuidas a Job en 2,7), exigen siete días de aislamiento,


tras los cuales el paciente será inspeccionado de nuevo para diagnos-
una contraposición intensa.. Si ca
ticar si está curado. Han pasado los siete días, en que Job ha acepta-
hebreas por otras castellaoas... ~
do todo en silencio, y no ha habido curación.
peranza la honradez de tus ~
Si la doctrina de Elifaz sonaba convencional, sus consejos no acaban de era la esperanza. La traducción
convencer. Podemos alabar en sus palabras bastantes aciertos literarios. Su de la palabra «temon>: se tr.lQ de
estilo enumerativo, con frases de sabor proverbial, con algunos toques nue- cuales ha sido alabado por d .......
vos en imágenes conocidas, unifica en ritmo y proporción justa elementos Son la religiosidad y la honr.Micz..
dispares. El tono sosegado vibra patéticamente al contar la visión. Con todo, religiosidad, estamos ante una
qué diferencia del discurso inicial de Job. El autor parece reservar al prota- con la que proponía la mujer de
gonista lo mejor de su talento literario. Dios ha de retribuir si e5 juRo; de
deuda con el hombre, y éste
4,2. A modo de exordio. Es común en los discursos de este diálogo que punto, Elifaz va a probar: que~
el interlocutor justifique su intervención, con modestia o ad hominem o ata- habrá en el hombre faltas mer..eaM.,..,,...•
cando. Elifaz comienza en tono conciliador presentando una tensión dramá-
tica de fuerzas o impotencias: ¿podrá uno aguantar?, ¿y podrá el otro callar?
En ese momento, ¿quién debe tener más paciencia: Elifaz callando o Job es-
cuchando? Elifaz piensa que tiene algo importante que decir, y que con ello
la paciencia del amigo estará bien pagada. Pero ¿se hace cargo del todo de la
situación de Job? Job dirá lo que piensa y siente en 13,5.
7. La doctrina de la retribuciiíll
3-5. El hombre, capaz de ayudar a otros desde su bienestar, es incapaz
de ayudarse a sí en la desgracia. Son diferentes las palabras y los hechos: si
sus palabras convencían un día a otros, que lo convenzan ahora a él, ya que
parecía convencido de ellas. Es el argumento: «médico, cúrate a ti mismo)).
Job aludirá a su conducta precedente en 30,25.
Suena por primera vez la contradicción entre teoría y existencia, tema
fundamental de todo el libro, en el cual la existencia de Job chocará violenta-
mente con la teoría tradicional de los amigos hasta triturada. Esta vez la pro-
nuncia Elifaz sin caer en la cuenta de que Job podría retorcer el argumento: 8. El castigo está visto ~
«si tú estuvieras en mi lugar)). Triste experiencia de los sabios que consiste doctrina y la imagen son sap~
en observar sin participar. Elifaz se acerca con la compasión sin entrar de lle-
no; habla desde fuera y a cierta distancia, quizá como Job antes de la desgra- Prov 22,8
cia. En boca de Elifaz las frases tienen un dejo irónico, en la estructura del li- Eclo 7,3
bro son una clave.
'" no C'OM'Ch=4l
En cuanto a las expresiones, pueden verse algunos paralelos: «para saber
decir al abatido una palabra de aliento)) (Is 50,4; también Is 35,3; Eclo 25,23). Os 8,7
Os 10,13
Comenta fray Luis: «Lóale así para dos fines: uno para halagarle
ahora, porque le tiene después de herir; otro para dar a su razón ma-
yor fuerza ... y siempre es la más eficaz [razón] la que se toma de lo
que el otro confiesa)). 9.
CAPÍTULOS 4-5 171

lcq:m siete días de aislamiento, 6. La forma es llamativa: el autor emplea un estilo elíptico para lograr
.,.~aado de nuevo para diagnos- una contraposición intensa. Si en vez de traducir, sustituimos las palabras
días, en que Job ha acepta- hebreas por otras castellanas, tendremos: «¿no tu temor, tu confianza y tu es-
peranza la honradez de tus caminos?». El temor era la confianza, lo acabado
era la esperanza. La traducción hace explícito el verbo ser y aclara el sentido
de la palabra «temor»: se trata de dos virtudes fundamentales de Job, por las
cuales ha sido alabado por el narrador y por Dios en el prólogo (1,1.8; 2,3) .
.....~rbiial, con algunos toques nue-
Son la religiosidad y la honradez. Ahora bien, si la base de su confianza es su
y proporción justa elementos
religiosidad, estamos ante una concepción que fácilmente puede converger
11-::1111! ¡¡} contar la visión. Con todo, con la que proponía la mujer de Job. Confianza en méritos propios, que
D autor parece reservar al prota-
Dios ha de retribuir si es justo; de lo contrario, Dios no es justo y queda en
deuda con el hombre, y éste puede reclamar legalmente. A partir de este
ca los discursos de este diálogo que punto, Elifaz va a probar: que Dios, de hecho, retribuye al justo, que siempre
con modestia o ad hominem o ata- habrá en el hombre faltas merecedoras de castigo, que el castigo aceptado y
presentando una tensión dramá- soportado atraerá nueva retribución. El satán decía: «¿y crees que respeta a
~tar?, ¿y podrá el otro callar? Dios de balde?», y Dios decía: «destruirlo de balde (sin motivo)» (1,9; 2,3).
paciencia: Elifaz callando o Job es- La lógica de Elifaz se puede formular de otra manera: si tienes concien-
que decir, y que con ello cia de ser inocente, no pierdas la esperanza; y si opones tu sufrimiento, pien-
Pero ¿se hace cargo del todo de la sa que algún motivo habrás dado y que será para tu bien.
~siente en 13,5.
7. La doctrina de la retribución comienza con los buenos apelando a la
memoria de Job. Si esa memoria se basa en la experiencia personal, la res-
puesta de Job sonará más adelante y más de una vez. Si la memoria se re-
monta a las viejas tradiciones, Job podría haber citado al menos al inocente
Abel. Estos argumentos por inducción siempre quedan incompletos. La en-
señanza es bastante conocida, por ejemplo, Sal 37,25; Eclo 2,10. En cual-
entre teoría y existencia, tema quier caso, son palabras poco consoladoras para uno que acaba de suplicar:
c:risrencia de J oh chocará violenta- «¡perezca!» (3,3).
basta triturada. Esta vez la pro-
Job podría retorcer el argumento: 8. El castigo está visto primero como dialéctica inmanente del mal. La
. .pcncDCJ·ta de los sabios que consiste doctrina y la imagen son sapienciales y entran en textos proféticos:
con la compasión sin entrar de He-
quizá como J oh antes de la desgra- Prov 22,8 El que siembra maldad cosechará desgracia.
drjo irónico, en la estructura delli- Eclo 7,3 No siembres en los surcos de la iniquidad,
y no cosecharás el séptuplo.
wnc algunos paralelos: «para saber
50A: también Is 35,3; Eclo 25,23). Os 8,7 Siembran viento y cosechan tempestades.
Os 10,13 Arasteis maldad, cosechasteis crímenes,
dos fines: uno para halagarle comisteis el fruto de la alevosía.
otro para dar a su razón ma-
[ razón] la que se toma de lo 9. Continúa el castigo con la intervención de Dios con un instrumento
teofánico, como muestran múltiples textos. Citaré algunos para mostrar que
172 ACTO PRIMERO

semejante castigo es revelador, pues se presenta y acredita como acción de Eclo 40,5
Dios. La expresión hebrea es concisa y enérgica: iJi'?loi n~tli~, i:l~ on. Com-
párese con: 6

Os 13,16 vendrá el solano, viento del Señor... y secará su fuente.

Is 40,7 Se agosta la hierba, se marchita la flor


N o che tensa para la com~
cuando el aliento del Señor sopla sobre ellos.
«Cuando iba a ponerse d sol-
Eclo 39,28 Hay vientos creados para el castigo rror intenso y oscuro ca~·ó ~
que con su furia descuajan las montañas, Elifaz adquiere por reson.ancia
para ejecutar la sentencia desatan su poder téril (3,7).
y aplacan la cólera de su Hacedor. Lo sigiloso contrasta coa d
un ladrón (:m), aprovechomdo
El verbo «perecer» articula los versos 7, 9 y 11; con quince casos es extraña- surro, como en la gran expai&iiiill
mente frecuente en el libro (como en Dt y Jr). f?,Jt;,i, se emplea en 26,14. fJ
jante su revelación: no de Dio&.
10-ll. Una expresión proverbial cierra y remacha la suerte de los mal-
vados: aunque alardeen de fuerza y se sientan apoyados por los suyos, sus
descendientes fracasarán; cuando se apresten a lanzarse sobre la presa, se les
escapará y morirán de hambre; caído el jefe, se dispersará la banda. Ver al
malvado agresor en imagen de león es muy frecuente en la Biblia: Sal 7,3;
17,2; 22,14; 35,16s; 58,7; 10,9;Jr 2,30; 4,7; 49,19; Nah 2,12, etc. La ima-
gen, recogida y aplicada al demonio en 1 Pe 5,8, nos hace pensar: cuando el
···················---------
satán merodeaba para desgarrar a un hombre honrado, ¿no actuaba como
león en busca de presa?, ¿hasta qué punto ha sido J oh su presa? Gn 3 prefe-
ría la imagen de la serpiente; Sal58,7 junta ambas: hay una descendencia, de
la serpiente y del león, que ha de ser derrotada. «Es acertado llamar león a
Satán», comenta san Gregorio.
¿Habrá una alusión maliciosa en la imagen del león? Como si Elifaz alu-
diese a las palabras de Job comparándolas a un rugido tan vehemente como
impotente. Gregorio comenta agudamente, no sin exageración:
versos de Job:
«¿A qué llama rugido de león sino a la severidad del marido?, ¿a
qué voz de leona sino a la locuacidad de la esposa?, ¿a qué dientes
de cachorros sino a la voracidad de los hijos?».

12-21. El hecho culminante de la revelación ocupa diez versos, la mitad de-


dicada a describir las circunstancias en que escuchó el mensaje. Le parece
muy importante acreditarlo con esos detalles. Realzan la extrañeza y nove-
dad el momento nocturno, el tono sigiloso, el efecto numinoso.
Lo nocturno. No la noche amiga y confidencial, serena y abierta al cielo,
que bellamente describe fray Luis, sino la noche «de los miedos veladores», Paróse~ E1
del sueño y las pesadillas, como la describirá Ben Sira: con arenc=jo~W la
-
CAPÍTULOS 4-5 173

v acredita como acción de


IIRIICIIllAI Eclo 40,5 Y cuando se echa a descansar en la cama,
. .~;¡ca:~~'?~ now~, is~ lJ'I""I. Com- el sueño nocturno lo turba:
6 descansa un momento, apenas un instante,
y lo agitan las pesadillas;
aterrorizado por las visiones de la fantasía ...

Noche tensa para la comunicación celeste, como la de Abrahán (Gn 15,12:


«Cuando iba a ponerse el sol, un sueño profundo invadió a Abrahán y un te-
rror intenso y oscuro cayó sobre él»); como la dejacob (Gn 28); la escena de
dcastigo Elifaz adquiere por resonancia una tonalidad patriarcal. No es una noche es-
bs montañas, téril (.3,7).
cksatan su poder
Lo sigiloso contrasta con el rugido del león. La palabra se insinúa como
ll.aador.
un ladrón (:m), aprovechando que nadie monta la guardia nocturna. Un su-
surro, como en la gran experiencia de Elías (1 Re 19). La misma palabra,
f~tzi, se emplea en 26,14. El poeta moderno escucha en una coyuntura seme-
jante su revelación: no de Dios, sino del «corazón del mundo»:
"" remacha la suerte de los mal-
Los que auscultasteis el corazón de la noche,
los que por el silencio tenaz habéis oído
l
el cerrar de una puerta, el resonar de un coche
i lejano, un eco vago, un ligero ruido ...
En los instantes del silencio misterioso

Todo esto viene en medio del silencio profundo


en que la noche envuelve la terrena ilusión
y siento como un eco del corazón del mundo
que penetra y conmueve mi propio corazón.
Nocturno (Rubén Darío ).

El conde Bernardino de Rebolledo (1596-1676) traduce en silva esos


versos de Job:
a b severidad del marido?, ¿a
En el silencio de la noche estaba
de b. esposa?, ¿a qué dientes
envuelto en confusiones,
J. hijos?».
de que el sueño formar suele visiones,
lllmóo ocupa diez versos, la mitad de- cuando el horror, con tímidos excesos,
qllf! escuchó el mensaje. Le parece se vertió por mis huesos.
. .dil~s. Realzan la extrañeza y nove- Y una sombra pasó de mí delante;
defecto numinoso. las carnes me temblaron
Kt:..lbc:lelltCI¡ll, serena y abierta al cielo, y todos mis cabellos se erizaron.
la aoche «de los miedos veladores», Paróse y, aunque puse en su semblante
~-r.í Ben Sira:
con atención la vista,
>1111~

174 ACTO PRIMERO

no juzgué qu'era cosa de mí vista,


y con voz que silencio parecía consigo, y según esto. nÑc 1
oí que me decía: con lo que su cualidad dt
favor de la gracia muchos
Rebolledo titula su traducción: La constancia victoriosa. Égloga sacra (Bi-
blioteca de Autores Españoles, 42, 395). Me parece prematuro inlroc' •
Aunque no sea más que un rumor, es desconocido y provoca el clásico la dirección justa nos la da Gn
terror numinoso de lo sacro e ignoto: hombre era perversa». La exp1 - . .
do/factura de las razones de w
Is 21,3s Me agobia el oírlo, me espanta el mirarlo, conciencia, recordando que ""3"
se me turba la mente, el terror me sobrecoge. lando al hombre (Gn 2,7s) o la
27,11; 29,16;Jr 10,16: Sal j:··~
Hab 3,16 Lo escuché y temblaron mis entrañas, En ese sentido parecen
al oírlo se estremecieron mis labios Job en 9,2; Bildad en 25.4s.s.:
me entró un escalofrío por los huesos
y vacilaban mis piernas al andar. ción de dos personas,
en relaciones con Dios,
po:o::::::l
Además he de insistir en

· ·-
La visión no tiene figura familiar, reconocible; sin embargo, se reconoce miento, el hombre siempre &AL
sin duda su origen sobrenatural. No es mero sueño, no es un fantasma. Es un pecados o penas específicos.
mensajero de Dios, que viene sin ser llamado, se presenta sin pedir audien-
cia, se rodea de silencio confidencial. 18. El aspecto de la~
seres que Dios toma a su sefT"icill
17-21. Suena el mensaje trascendental, una revelación sobre la condición Aunque sean de condición cdcsle..l
humana, algo que escrutan los sabios sin rendirse (véase Bar 3,20-23). «¿Qué encargos, sabe que no puede
es el hombre?», pregunta Sal 8,5; «¿acaso el hombre?», pregunta aquí el algo que reprochar. K o parece
mensajero (el salmo 8 es citado y retorcido por Job 7,17s). lión, sino que los encargos de
La sustancia del mensaje se condensa en el primer verso, que los demás
amplían y explican. Pecador de condición, porque hecho de barro, delezna-
ble y caduco, ignorante hasta el final.

17. Tomo 1~ p1~ en el sentido forense que se lee en lugares clásicos,


como Gn 38,26 y 1 Sm 24,18. Si el hombre, vinculado a Dios por naturale- 20-21.
za, entablase pleito con su Hacedor, no podría resultar inocente; siempre sal- ya vinculadas en la expresión
dría deudor o culpable o con falta. Desconociendo esa construcción del len- morona y la tienda cuyas cuad.
guaje forense, han recurrido otros a diversas interpretaciones: que recordar Sal 903 . .5: ~ la
como el efímero acampar dd
Ya fray Luis de León recogía dos principales: «o comparando al 1::JN: = perecer, que distinguí¡l ~
hombre con Dios, o siendo de Dios juzgado el hombre». Es decir, los mortales.
tomando 1~ como comparativo o como partícula del agente de una A la caducidad, quiz.i coao
pasiva. Continúa: «En la comparación es el hombre como nada, y en hombre no se ftia en el ÜJnÍJit dt
el juicio de luz tan pura cualquiera falta suya forzadamente se ve». cuentas con la brevedad de b
Después hace una distinción, que nos interesa, entre lo ontológico y dice Sal90,12:

1
_.-........._
CAPÍTULOS 4-5 175

lo ético: «Una manera de juzgar es midiendo Dios a los hombres


consigo, y según esto, ninguno ajusta con él; y otra es midiéndolos
con lo que su cualidad de ellos demanda, y conforme a esto y con el
favor de la gracia muchos son justos».

Me parece prematuro introducir aquí el concepto de la gracia. Creo que


la dirección justa nos la da Gn 6,5: «Al ver el Señor... que toda la actitud del
hombre era perversa». La expresión hebrea es i:J'? nj¡¡;inQ 1~' =el modela-
do/factura de las razones de su corazón; como quien dice, el modelado de su
conciencia, recordando que 1~' es verbo de alfarería aplicado a Dios mode-
c:spanta el mirarlo, lando al hombre (Gn 2,7s) o la historia (Is 37, 26); pueden verse también Is
d renor me sobrecoge. 27,11; 29,16;Jr 10,16; Sal33,15, etc.
En ese sentido parecen tomar o variar la frase los otros interlocutores:
Job en 9,2; Bildad en 25,4ss; Elihú en 32,2, y de nuevo Elifaz en 15,14ss.
Además he de insistir en que la expresión hebrea supone una vincula-
ción de dos personas, por naturaleza o por convención. Al entrar el hombre
en relaciones con Dios, condición de posibilidad de un pleito o enfrenta-
miento, el hombre siempre falla. Es un hecho genérico, que no se refiere a
. ..,.rill•le: sin embargo, se reconoce
pecados o penas específicos.
sueño. no es un fantasma. Es un
se presenta sin pedir audien- 18. El aspecto de la relación mutua está bien claro aquí, pues se trata de
seres que Dios toma a su servicio como ministros, siervos o mensajeros.
Aunque sean de condición celeste, no terrestre, cuando Dios les encomienda
revelación sobre la condición
encargos, sabe que no puede fiarse plenamente de ellos y que encontrará
..,_...,_(véase Bar 3,20-23). «¿Qué
algo que reprochar. No parece pensar en pecados formales ni menos en rebe-
d hombre?», pregunta aquí el lión, sino que los encargos de Dios exceden la capacidad de sus servidores.
porjob 7,17s).
Cll d primer verso, que los demás
19. Según la doctrina tradicional: Gn 2,7, que se prolonga hasta Eclo
pxque hecho de barro, delezna-
17,32 (en el contexto de 17,30-18,14) y 33,10, y explota la imagen de Sab
15,7-13.
que se lee en lugares clásicos,
20-21. La caducidad está propuesta con dos imágenes emparentadas,
Tinculado a Dios por naturale-
ya vinculadas en la expresión «habitan casas»: la casa de barro que se des-
resultar inocente; siempre sal-
morona y la tienda cuyas cuerdas o estacas arrancan. Sobre la primera hay
.....t:lll:nc:llo esa construcción del len-
que recordar Sal 90,3.5; para la segunda, ls 38,12, que ve la vida humana
como el efímero acampar del beduino en el desierto del mundo. El verbo
1:::11'\ =perecer, que distinguía a buenos y malos en 7 y 9, unifica aquí a todos
·~jll:iiD[:IpiUes: «O comparando al
los mortales.
llJ.-pdo el hombre». Es decir,
A la caducidad, quizá como consecuencia, se añade la ignorancia: el
partícula del agente de una
hombre no se fya en el límite de su vida, no acaba de aprender. Hacer las
a d hombre como nada, y en
cuentas con la brevedad de la vida sería un modo de adquirir sensatez. Lo
suva forzadamente se ve».
dice Sal90,12:
~entre lo ontológico y
176 ACTO PRIMERO

Enséñanos a llevar buena cuenta de nuestros años contexto de súplica, como iodiic:lll
para que adquiramos un corazón sensato. de debate, y en contexto fon::..c.l
¿Se refiere Elifaz solamente~ la
Un poeta conceptista repite variando el tema en sonetos, de los que citaré al- so 8 recomienda acudir ¡¡ DioL
gunos versos: del debate o pleito con Dios; y
Huye sin percibirse, lento, el día, tas casi de interrogatorio. Lo
y la hora secreta y recatada puesta al capítulo 3, estot fnK
con silencio se acerca ... modo como Job la entiende.. d
Nada que, siendo, es poco, y será nada que usan el verbo ;,:.:: , con o
en poco tiempo, que ambiciosa olvida; 13,22; 16,8; 23,5; 30,20: 3LJS.
pues, de la vanidad mal persuadida,
anhela duración, tierra animada. cial, continuando el tema dt
abogado o árbitro. Es como si
¡Oh cuánto, inadvertido, el hombre yerra: a un juicio con Dios, pues y;¡
que en tierra teme que caerá la vida, ría insensatez (2-3).
y no ve que, en viviendo, cayó en tierra! Muchas cosas cuelgan de
(Quevedo) otros «clavos bien cla,otdou ca d
La razón del silencio cs..
5,1. Este verso es como uno de esos de los que dice el Eclesiastés: «Las de Job. Mirando hacia ddaolie E
sentencias de los sabios son como clavos bien clavados de los que cuelgan les, porque ellos ni caus¡¡n ni
muchos objetos» (Ecl 12,11). Del verso cuelgan preguntas, consecuencias, dice el v. 7 e ilustra el ,._ t.
relaciones.
Ante todo interesa identificar los complementos: en el segundo hemisti-
quio están los qedosim (t:l'tliip); ¿es Dios el que rehúsa responder en el pri-
mero? Así lo han pensado comentadores ya desde la Antigüedad: no sólo
Dios no responderá, sino tampoco los ángeles -piensa Olimpiodoro-; dirí-
gete a Dios por la mediación de santos benévolos -viene a decir santo To-
más-. Apoya la opinión el que la secuencia to\ip-ml' = llamar-responder,
está bien afirmada en los salmos y otros textos: Sal 4,2; 17,6; 20,10; 22,3;
86,7; 91,15; 102,3; 119,145; 120,1; 138,3. Si la correlación es tan estrecha
y tradicional y el libro de J oh se inspira tan ampliamente en los salmos, es ra-
zonable descubrir a Dios, escondido y silencioso, en 5,1.
Pero la secuencia se encuentra también en el libro de Job (12,14; 13,22;
14,15; 19,16); además, este libro, con 58 usos, es el que más emplea y ex-
plota el verbo i1jl) = responder. Por tanto, habrá que leer 5,1 en el contexto
del libro: de él cuelgan relaciones. Y no hay que restringir sus posibilidades.
Más fácil es identificar a los t:l'i61p: son ángeles o seres superiores que
podrían interceder o mediar: véanse 15,15; Gn 48,16; Eclo 42,17. Algunos
antiguos, transponiendo la frase a su propio contexto, han visto en el verso
un testimonio de la intercesión de los santos (santo Tomás, Pineda ... ). Prov 1,32
El valor de m~ y i1:W = dirigirse o acudir y responder es también múlti-
ple. Especialmente «llamar-responder» puede sonar en tres tonalidades: en 19,3

....._ - ...._
CAPÍTULOS 4-5 177

contexto de súplica, como indican los textos citados de salmos; en contexto


de debate, y en contexto forense, como indican bastantes textos del libro.
¿Se refiere Elifaz solamente a la súplica humilde? No parece, pues en el ver-
en sonetos, de los que citaré al- so 8 recomienda acudir a Dios. El mismo Elifaz ha planteado en 4,17la idea
del debate o pleito con Dios; y en el primer discurso Job ha lanzado pregun-
tas casi de interrogatorio. Lo menos que podemos decir es que, como res-
puesta al capítulo 3, esta frase de Elifaz es ambivalente. Y si pensamos al
modo como Job la entiende, el contexto del libro nos ofrece repetidos textos
que usan el verbo ;"!Jll, con o sin ~np, en sentido forense: 9,3.14-16.32;
13,22; 16,8; 23,5; 30,20; 31,35.
En resumen: en los oídos de Job suena ya el tema de la reclamación judi-
cial, continuando el tema de «tener razón frente a Dios»; el ángel puede ser
abogado o árbitro. Es como si Elifaz se adelantara a disuadir a Job de apelar
a un juicio con Dios, pues ya tiene la causa perdida y nadie saldrá por él. Se-
ría insensatez (2-3).
Muchas cosas cuelgan de este verso y quedan colgando para sujetarse a
otros «clavos bien clavados» en el libro.
La razón del silencio es, según algunos comentadores antiguos, la culpa
de Job. Mirando hacia delante se puede parafrasear: inútil apelar a los ánge-
les, porque ellos ni causan ni alivian el mal. El mallo causa el hombre, como
dice el v. 7 e ilustra el v. 2.

. ..plaimeJiltc•s: en el segundo hemisti- 5,2-3. De repente pasa el asunto al terreno de la insensatez. Aunque no
d que rehúsa responder en el pri- tan de repente, pues 4,20s han incluido explícitamente dicho factor: «sin
~ desde la Antigüedad: no sólo aprender» (mt:;>O:J ~'?).La falta de mtJO =sensatez es ahora la cualidad del
. .~la -piensa Olimpiodoro-; dirí- '?,,~ y m;~ =insensato e imprudente. Respecto a 4,8-9, cambia al menos el
. .~e~~llkol<)S -viene a decir santo To- punto de vista. Si los personajes son los mismos, en 4,8-9 se señala la mal-
. .~:a~:~a r~-;"T:ll = llamar-responder, dad, aquí la insensatez. Como dos caras de una medalla, dos perfiles de una
ta.tos: Sal 4,2; 17,6; 20,10; 22,3; efigie. Es la consabida insensatez responsable y culpable, sapiencial en la es-
Si la correlación es tan estrecha fera ética. Insensatez del que no se refrena y se deja llevar de emociones vio-
;m¡pliamente en los salmos, es ra- lentas. Podríamos decir, cambiando la terminología: del que cede a la pasión
. . .11:80050, en 5,1. y no obedece a la razón. ¿Habla Elifaz genéricamente, o dispara la sentencia
en d libro de Job (12,14; 13,22; como flecha contra su amigo? Esto sería tachar su discurso de irrazonable y
11505_ es el que más emplea y ex- apasionado. Dado el tono tan personal del diálogo, eso es lo más probable.
habrá que leer 5,1 en el contexto Como si dijera: no seas insensato, que yo he visto al insensato ... Ya antes de
que restringir sus posibilidades. Gregorio, Philippus Presbyter (siglo v) dice que en estos versos describe
1a11 ángeles o seres superiores que Elifaz la actitud de Job en el cap. 3. El carácter proverbial de la primera frase
Gn 48,16; Eclo 42,17. Algunos se muestra al compararla con otras:
contexto, han visto en el verso
(santo Tomás, Pineda ... ). Prov 1,32 La rebeldía da muerte a los irreflexivos,
..r::.m y responder es también múlti- la despreocupación acaba con los imprudentes .
puale sonar en tres tonalidades: en 19,3 Cuando a un hombre lo trastorna su necedad,
··-...-

178 ACTO PRIMERO

su corazón se irrita contra el Señor. línea de fiebre o peste (Dt 32..24:


14,17 El de genio vivo hace locuras, (Sal 76,4 metafórico, 78,48: ~
el reflexivo sabe aguantar. brilla, se consume, se d~-aDCICle-
La imagen vegetal es tópica: 8,16; 15,32; 18,16; 19,10; 29,19, sin salir-
nos del libro; también en los salmos: 37,35; 90,6; 92,12; 128,6 y en otros
muchos pasajes.

4. Al padre en primer lugar toca defender a los hijos; si éstos quedan


huérfanos, quedan expuestos a cualquier abuso, especialmente donde debe-
rían encontrar auxilio, en los tribunales:

Am 5,12 estrujáis al inocente, aceptáis sobornos,


atropelláis a los pobres en el tribunal
Prov 22,22 no atropelles al desgraciado en el tribunal

El significado «tribunal» de "l.l]tQ es conocido desde hace siglos: «publice ...


injudicio» (Pineda), «Puerta llama al juicio y los tribunales» (fray Luis). Por
otra parte, también los hijos un día pueden defender al padre en el tribunal
o en público (Sal127,5).

5. No por su caridad en repartir a los necesitados (29,12s), sino por ha- ansí lo juzgo y lo hicien ;m:á.
ber creado con su injusticia esos hambrientos y sedientos, que ahora son León).
vindicados.
La actitud con que Elif.u busaria
6-7. Remacha lo dicho con otra sentencia, de la que cuelga mucho sen- vincente para Job? Los ocho •u-1
tido. Contra el primer verso se podrían aducir dos argumentos: primero lo búsqueda.
dicho en 4,19, que propone «arcilla y barro» como origen de la caducidad y
locura humanas; segundo, la maldición de la tierra, que «brotará cardos y es-
pinas». A lo primero se respondería que es el habitante de las casas de barro opresores. Es un Dios que dadr:
el que provoca su desmoronamiento; a lo segundo diríamos que el hombre Dt 11,10s; Job 38,25s (c:x.ccpc-..
fue creado para un simple trabajo y custodia (Gn 2,15) y que su culpa aca- ocupa de los asuntos hnm.ai'IQIS..
rreó como castigo los cardos y espinos de la tierra: «maldita por tu causa». mildes, abatidos, pobre y dcsulide
Usando los mismos complementos, j1~ y '?i.l.l7, decía 4,8 que el hombre los malvado. No es la tierra ni d iDdiw · ••
siembra y cosecha. ramente definidos y Dios desde
En el campo ético es el hombre quien siembra y planta el mal; la tierra lo
padece y lo devuelve como cosecha (4,8). En el campo de la existencia es el
ímpetu y afán del hombre lo que mantiene en tensión y consume. Aquí enca-
ja una comparación cuyo alcance no se ha de estrechar.
La identificación de ='jtD"l 'J:J con las chispas es antigua. Pineda cita a los
judíos medievales Rasi, <ifilii Daemonum», y a Rabbi Mardochaeus, «Pruna,
carbo accensus, taeda, lampas»; los textos bíblicos aducidos se reparten en la
CAPÍTULOS 4-5 179

línea de fiebre o peste (Dt 32,24; Hab 3,5) y en la línea de chispa o centella
(Sal 76,4 metafórico, 78,48; Cant 8,6). La imagen de la chispa que se alza,
brilla, se consume, se desvanece, es particularmente acertada en este punto.
18,16; 19,10; 29,19, sin salir- Pineda compara el hombre y las chispas a los cohetes «que los niños
90,6; 92,12; 128,6 y en otros llaman voladores: una chispa encendida en polvo de azufre los le-
vanta a lo alto, para que se apaguen a la vista de todos y perezcan. Y
se convierten en refrán popular».
Fray Luis, alejándose de su comentario, que interpreta «ave», tra-
duce en verso: «como es a la centella propio el vuelo».

El hombre engendra fatiga con su dinamismo fogoso: ese fuego contrarresta


al barro, pero el fuego que alza consume. ¡Cuánto afán de arder y volar!

8. Mejor que contender con Dios es encomendarse a él. Si contamos


preposiciones, de nueve palabras ocho empiezan por ~' dando a la frase un
•.cxjlo desde hace siglos: «publice ... énfasis extraordinario: énfasis de aplomo o de modestia. Porque el procedi-
y los tribunales» (fray Luis). Por miento puede expresar un tono entrecortado (2 Sm 13,4): como si Elifaz
fuese introduciendo su ejemplo pausada y cautelosamente. Eso pretende:
defender al padre en el tribunal
aconsejar con su línea de conducta:

«No dice Elifaz esto se debe hacer, sino yo esto haría ... Yo al menos
.oece5itados (29,12s), sino por ha-
ansí lo juzgo y lo hiciera ansí, si en tu estado me viera» (fray Luis de
.Dcl:lil(»S ~- sedientos, que ahora son
León).

La actitud con que Elifaz buscaría a Dios, ¿es realmente ejemplar?, ¿es con-
•ariL de la que cuelga mucho sen- vincente para Job? Los ocho versos que siguen encarrilan estrechamente la
311iacir dos argumentos: primero lo búsqueda.
como origen de la caducidad y
b tierra, que «brotará cardos y es- 9-16. Pues se trata de un Dios benéfico, protector de oprimidos contra
d habitante de las casas de barro opresores. Es un Dios que desde el cielo riega la tierra sin discriminación:
~do diríamos que el hombre Dt 11,10s; Job .38,25s (excepción en Am 4,7s). Un Dios que se interesa y
(Gn 2,15) y que su culpa aca- ocupa de los asuntos humanos. Los hombres se dividen en dos bandos: hu-
b tierra: «maldita por tu causa» . mildes, abatidos, pobre y desvalido frente a astuto, artero, taimado, violento,
.,..-=-decía 4,8 que el hombre los malvado. No es la tierra ni el individuo; es la sociedad. Los bandos están cla-
ramente definidos y Dios desde arriba cruza y descruza las manos para reor-
siembra y planta el mal; la tierra lo denar la situación injusta. Lo bajo queda arriba, lo solapado se pierde en ti-
En el campo de la existencia es el nieblas.
CD tenSión y consume. Aquí enea- Es llamativo el dominio del campo semántico de la astucia perversa.
de: estrechar. Frente a una mención de la «mano violenta» se urde una red de mañas e in-
•·aii:SI~ es antigua. Pineda cita a los trigas. De ese modo el malvado espera no ser descubierto ni castigado. Dios
y a Rabbi Mardochaeus, «Pruna., lo ve y lo desbarata. El breve himno rebosa de resonancias de salmos, inclu-
bíblicos aducidos se reparten en la yendo el recurso de los participios definidores.
...~

180 ACTO PRIMERO

9. Lo citará Job en 9,10 y parcialmente Elihú en 37,5. Véanse también serva una boca acera~ que luy
Sal136,4; 139,14; 145,6. ñosas frente a Dios. Job tiene.
la ocasión. Elifaz le ofrece SlD
10. Sal135,7;Jr 10,14. Para nosotros ha perdido su aureola maravillo-
sa desde que sabemos explicar sus leyes. Encontramos natural que el agua se
evapore, que el vapor ascienda, que después se condense y caiga. Pero pres- 17-26. Son diez versos que
cindiendo de lo que todavía ignoramos, ¿no es maravilloso que eso sea natu- choso, feliz. En ellos canwi. ~
ral? El pasmo se remonta, no se agota. Fray Luis, con los conocimientos de miento está esperando a Job.
la época animados por su espíritu poético, escribe una bella página sobre
esta maravilla del subir y bajar del agua y del repartirse, y encuentra maravi-
lloso que suceda sin «violencia ni fuerza», «porque le es natural».

11. 22,29; Is 57,15; Ez 17,24.


12-13. Prov 21,30; Sal33,10.
14. 12,25; Dt 28,29;

Is 59,10 Como ciegos vamos palpando la pared,


andamos a tientas como gente sin vista,
en pleno día tropezamos como al anochecer...

Ya en su primer discurso ha introducido Job con autoridad el tema literario


de las tinieblas. ¿Se refiere a él Elifaz en estas palabras? Si así fuera, equival- 18. Aunque el título del
dría a decir o sugerir: tú invocas las tinieblas para que devoren el día de tu 32,39; Is 30,26; 6Ll:Jr 17.l4:
nacimiento, cuando las tinieblas devoran la luz del día para el malvado. Ten cuerda por su forma doble ~ Os
cuidado,Job, no se vuelva contra ti tu imprecación; abre los ojos a la luz de Job. Herir para sanar es desai
mis razones. Contextualmente, la relación se ofrece, no se impone; porque han comparado con la acrión dd
Elifaz depende aquí de otros textos tradicionales. bien tras el castigo».

15. Aquí se plantea una cuestión contextua! análoga. Elifaz piensa en


relaciones de hombres en sociedad. El lector puede proyectar esta «boca cial, por ejemplo, Pro~- 30.1Ss;
acerada» a las palabras malignas del satán, y la «mano violenta» al poder que autor ha tomado la cuateng di.ial
Dios le concede: o;n::1,
1,12 y 2,6. Teatralmente eso no lo saben ni Elifaz ni do 11tD a la peste y ha ;;¡mdicJo
Job. El verso 23 recoge las fic:ras !"da
ordinaria de peste es -.;~: '-IQ es
16. Uniendo en dos hemistiquios los dos grupos, Elifaz ata los cabos al El látigo o azote de b ~
final. Miremos de cerca la palabra tqwh (i1jj'rl) = esperanza. No ha de apo- tal enjuicio: compárese coa b
yarse en méritos propios ( 4,6), es don que Dios concede al pobre persegui- juntan cuando la condena~ ws. .
do. Esperanza no es salvación inmediata, es garantía de salvación próxima o caso de Nahot (1 Re 21). Por-GID
futura. Con este elemento en suspenso puede Elifaz introducir lo que sigue, merodear del~;;; (1,7 y 2,2)- u
el paso a nueva situación para Job. hebreos, añade cierta irooía ~
¿Y dónde se encuentraJob ahora? Elifaz ha delimitado limpiamente dos
campos o bandos: si Job no posee ahora una mano poderosa y violenta, con-
-
CAPÍTULOS 4-5 181

serva una boca acerada, que hay que «tapar». Sus razones son arteras y enga-
ñosas frente a Dios. Job tiene que dar el paso de un bando al otro, y ahora es
la ocasión. Elifaz le ofrece sus consejos, Dios le impone su castigo saludable.
~Y perdido su aureola rnaravillo- Así empalma con la nueva serie. Véanse 8,13; 11,18; 14,7; Sal63,12.
Eacontramos natural que el agua se
se condense y caiga. Pero pres- 17-26. Son diez versos que comienzan corno bienaventuranza, 'lW~ = di-
es maravilloso que eso sea natu- choso, feliz. En ellos cantará al Dios protector que al otro lado del escar-
Luis, con los conocimientos de miento está esperando a Job.
escribe una bella página sobre
cid repartirse, y encuentra rnaravi- 17. La bina 1~' n:J' es típicamente sapiencial y significa aviso, amones-
cporque le es natural». tación, reprensión, escarmiento, castigo saludable. En este sentido lo usa Eli-
faz: si Job acepta el dolor corno escarmiento, el dolor producirá salvación; si
lo rechaza, se volverá castigo puro. Pero el verbo n:J' tiene además sentido
forense, y con tal significado se repetirá en el libro. Elifaz viene a decir: tu
dolor es un argumento de Dios. Argumento de que eres culpable y lo necesi-
tas, argumento de que Dios quiere corregirte y enmendarte. Entiende bien el
sentido del argumento, no lo desoigas ni lo retuerzas. Para Job es argumento
que no prueba y que lo impulsará a argüir y argumentar con Dios mismo.
Pueden verse: 9,33; 13,3.10.15; 15,13; 16,21; 19,5; 22,4; 32,12; 40,2. En
cambio, i~' sólo se lee en 4,3 corno actividad de Job.
Job con autoridad el terna literario
~palabras? Si así fuera, equival- 18. Aunque el título del Dios «que cura» es frecuente (Éx 15,26; Dt
llliEblas para que devoren el día de tu 32,39; ls 30,26; 61,1;Jr 17,14; Sal6,3; 30,3; 103,3), el verso presente re-
b luz del día para el malvado. Ten cuerda por su forma doble a Os 6,1, y es muy oportuno en la situación de
......:a::;lac)n; abre los ojos a la luz de Job. Herir para sanar es descripción del castigo saludable, que los autores
se ofrece, no se impone; porque han comparado con la acción del cirujano. Fray Luis traduce «hará venir el
bien tras el castigo».

~~-felrntíll análoga. Elifaz piensa en 19-23. La forma escalonada n + 1 es conocida en la literatura sapien-
Ja:tm- puede proyectar esta «boca cial, por ejemplo, Prov 30,15s; 30,18s.21-23.24-28.29-31. Parece que el
!" b «Jllano violenta» al poder que autor ha tornado la cuaterna clásica, hombre, espada, peste y fiera; ha llama-
IIICIII~K:Jote eso no lo saben ni Elifaz ni do i1ib a la peste y ha añadido otras tres calamidades para llegar a la septena.
El verso 23 recoge las fieras y da una variación de los «demonios». La forma
ordinaria de peste es 1:;¡-¡; itv es término genérico.
dos grupos, Elifaz ata los cabos al El látigo o azote de la lengua puede ser la calumnia o una condena capi-
~) = esperanza. No ha de apo- tal enjuicio: compárese con la «vara de su boca» deIs 11,4. Las dos cosas se
Dios concede al pobre persegui- juntan cuando la condena a muerte es resultado de una calumnia, corno en el
a ~tía de salvación próxima o caso de N abot ( 1 Re 21 ). Por otra parte, ~iib es de la raíz ~1ib, que describe el
a-• Elifaz introducir lo que sigue, merodear del ]t;liq ( 1, 7 y 2,2). La consonancia, fácilmente accesible a oídos
hebreos, añade cierta ironía al recuento de Elifaz.
~Y delimitado limpiamente dos Los términos itv y i1iWi1 ':J::l~, según la lectura y explicación de las notas
mano poderosa y violenta, con- filológicas, son dos designaciones o dos tipos de seres agrestes y dañinos,
182 ACTO PRIMERO

que nada tienen que ver con los Cl'i1'?~ 'J.:l (bene 'elohim) y el satán que acu-
den a la corte celeste. Se parecen más a los sátiros de la mitología griega y
reaparecen en el Evangelio de Mt 12,43:

Y cuando al espíritu inmundo lo echan de un hombre, va atrave-


sando lugares resecos buscando un sitio para descansar y no lo en-
cuentra.

El pacto es una especie de pacto de no agresión, que puede recordar ls


28,15. Si el de los personajes de lsaías, con la Muerte, es absurdo, el que
dice Elifaz es considerado eficaz. Esas fuerzas enigmáticas que juegan con
ventaja quedan sometidas a vasallaje en un convenio. Parece algo de magia,
que nos hace recordar cuentos de Las mil y una noches o del folklore de
otros pueblos.

Hugo a Santo Caro (siglo XIII) los identificaba con los ángeles y los
relacionaba con las «piedras ígneas» de Ez 28,24. Otras identifica-
ciones han pensado en hombres fuertes o santos, en tropiezos, en lo
duro e infértil, en linderos, en piedras de mal agüero ...

La paz con las fieras puede significar domarlas o puede evocar la visión
deIs 11,6-9; Os 2,20.

24-26. A los siete actos de protección se añaden tres dones positivos,


prosperidad, descendencia y longevidad, que pertenecen al repertorio de
bendiciones clásicas y por ello retornarán en el libro. La tienda está en paz y
ya no asediada por fieras de la estepa o espíritus que merodean en descam-
pado. La descendencia numerosa se remonta a la visión de Abrahán (Gn
15,5), llega a Is 48,19 y continúa. Completa la visión de paz una muerte se-
rena: Prov 3,2.16; 4,10; 9,11; 10,27; 16,31. Fray Luis ha traducido bella-
mente:

En la fuesa entrarás de días lleno


maduro y bien granado como espiga
cogida con sazón en año bueno.

27. Primero la indagación y la exposición, luego Job se lo ha de aplicar.


Y ¿por qué no el orden inverso? ¿Explica la teoría bien articulada y trabada
el caso absurdo y «sin motivo» de Job? Elifaz engloba en el plural a sus ami-
gos y a los del gremio. Y de esas generalidades Job queda fuera, dispuesto a
arremeter contra ellas.

~~
(nt' 'rwhim) y el satán que acu-
sátiros de la mitología griega y

de un hombre, va atrave-
para descansar y no lo en- CAPÍTULOS 6-7

~ión, que puede recordar Is Dahood, M., «Mifmar, "Muzzle", inJob 7:12»:JBL 80 (1961) 70-
b M:uerte, es absurdo, el que 71; Diewert, D. A., <<Job 7:12: Yam, Tannin and the Surveillance of
•~15 enigmáticas que juegan con Job»: JBL 106 (1987) 203-215; Doniach, W. S. y W. E. Barnes, <<Job
convenio. Parece algo de magia, vi 25: Vf1~»:JTS 31 (1929-30) 291-92; Driver, G. R., «Hebrew No-
" x11a noches o del folklore de
tes»: JRAS (1944) 165-68; íd., «Problerns in the Hebrew Text of
Job»: SVT III (1955) 72-93; Fontaine, C. R., «"Arrows of the Al-
lalllifical[)a con los ángeles y los rnighty" (Job 6:4): Perspectives on Pain»: ATR 66 (1984) 243-48;
dr Ez 28,24. Otras identifica- Habel, N. C., «"Ünly theJackal Is My Friend": On Friends and Rede-
o santos, en tropiezos, en lo erners in Job»: Interpr 31 (1977) 227-36;Jacob, B., «ErkHirung eini-
dr mal agüero ... ger Hiob-Stellen. 7:10.7:16»: ZAW 32 (1912) 282-83;Janzen,J. G.,
«Ánother Look at God's Watch over Job (7:12)»: JBL 108 (1989)
109-114; Kopf, L., «Árabische Etyrnologien und Parallelen zurn Bi-
belworterbuch»: VT 8 (1958) 161-215; Mers, M., «Á Note onJob VI
10»: VT 32 (1982) 234-36; Millard, A. R., «"What Has NoTaste?"
K añaden tres dones positivos, (Job 6:6)»: UF 1 (1969) 210; Mettinger, T. N. D., «lntertextuality:
que pertenecen al repertorio de
Allusion and Vertical Context Systerns in Sorne Job Passages», en H.
ca d libro. La tienda está en paz y
A. McKane y otros (eds.), Of Prophet's Visions and the Wisdom of Sa-
~píliitns que merodean en descam-
la visión de Abrahán (Gn

ges (Sheffield 1993) 257-280; Noegel, S., <<Janus Parallelisrn in Job
b visión de paz una muerte se- and Its Literary Significance»: JBL 115 (1996) 313-320 [a propósito
- Fn}· Luis ha traducido bella- de 7,6-7]; Reider, J., «11~ in Job 7:4»: JBL 39 (1920) 60-65; íd.,
«Sorne Notes to the Text of the Scriptures: 9. Job 6. 7»: HUCA 3
(1926) 112-13; íd., «Etyrnological Studies in Biblical Hebrew»: VT 4
(1954) 276-95; Riggans, W., <<Job 6:8-10: Short Cornrnents»: ET 99
(1987) 45-46; íd., «Suicide and Death-Wishes: Job 6:8-10»: DD 15
( 1987) 173-176; Selrns, A. van, «Motivated Interrogative Sentences in
the Book ofJob»: «Sernitics» 6 (1978) 28-35; Skehan, P. W., «Second
Thoughts onJob 6:16 and 6:25»: CBQ31 (1969) 210-12; Szpek, H.
M., «The Peshitta onJob 7:6: "My Days Are Swifter Than an 'rg"»:JBL
113 (1994) 287-290; Sutcliffe, E. F., «Further Notes onJob, Textual
and Exegetical: 6,2-3.13; 8,16-17; 19,20.26»: Bib 31 (1950) 365-78.
184 ACTO PRIMERO

6,1 Respondió Job:


2 Si pudiera pesarse mi aflicción • 20


y juntarse en la balanza mis desgracias,
3 serían más pesadas que la arena; 21
por eso desvarían mis palabras.
4 Llevo clavadas las flechas del Todopoderoso • 22


y siento cómo absorbo su veneno,
los terrores de Dios se han desplegado contra mí. 23
5 ¿Rebuzna el asno salvaje ante la hierba?,

6
¿muge el buey ante el forraje?,
¿va uno a comer sin sallo desabrido
• 24

7
o a encontrarle gusto al jugo de la malva?
Lo que me daba asco
• 25

8
es ahora mi alimento repugnante.
Ojalá se cumpla lo que pido
• 26

9
y Dios me conceda lo que espero:
que Dios se digne triturarme
• 27

10
y cortar de un tirón mi trama.
Sería un consuelo para mí:
• 28

aun torturado sin piedad, saltaría de gozo, 29


sigamos,~,
por no haber renegado de las palabras del Santo.
11

12
¿Qué fuerzas me quedan para resistir?,
¿qué destino espero para tener paciencia?
¿Es mi fuerza la fuerza de las rocas
1 30 ¿Hay maldad en
¿no pondera..¡

o es de bronce mi carne? 1 7,1


13

14
Ya no encuentro apoyo en mí
y la suerte me abandona. • 2

15
Para el enfermo es la lealtad de los amigos
aunque olvide el temor del Todopoderoso; • 3

16
pero mis hermanos me traicionan como un torrente
como una torrentera cuando cesa el caudal:
bajan turbios del ventisquero
• 4

en el cual se esconde la nieve;


5 me tapo con

1
17 pero con el primer calor se secan
y en la canícula desaparecen de su cauce; la piel se me
18 cambian las sendas de su curso 6 Mis días corren
se adentran en el desierto y desaparecen.
19 Las caravanas de Temá lo buscan 1 7
y las recuas de Sabá cuentan con él;
- 8

_.........._
CAPÍTULOS 6-7 185

20 pero queda burlada su esperanza


y al llegar se ven decepcionados.
21 Igual vosotros, os habéis vuelto nada,
veis algo terrible y sentís miedo.
22 ¿Os he pedido que soltéis por mí
algún soborno de vuestro bolsillo,
23 que me libréis de mi adversario
y me rescatéis de un poder tiránico?
24 lnstruidme, que guardaré silencio;
hacedme ver en qué me he equivocado.
25 ¡Qué persuasivas son las razones verdaderas!
Pero ¿qué prueban vuestras pruebas?
t 26 ¿Pretendéis refutar mis palabras,
cuando lo que dice un desesperado es viento?
27 Seríais capaces de sortearas un huérfano
y tratar el precio de un amigo.
28 Ahora miradme atentamente: