Está en la página 1de 2

Hidroituango era llamado a ser el proyecto hidroeléctrico mas grande de Colombia y

de los más importantes de Latinoamérica, sin embargo por una serie de


inconvenientes, algunos por ocurrencias del destino y otros por la poca atención que
se tuvo con ciertas medidas (como puede ser el no haber llevado un exhaustivo y
detallado estudio del terreno previamente), y sumado a esto la más que cuestionable
cualificación y las pocas exigencias que se demandaron a lo largo del proyecto, han
hecho que este ambicioso y colosal proyecto se desmorone por su propio peso- tanto
de manera figurada como literal-. Siendo tan delicada la situación actual, que la
viabilidad del proyecto y su consiguiente ejecución se encuentre pendiendo de un hilo.
Y es que este ha tenido unas consecuencias cuanto menos desastrosas para todo su
entorno, produciendo lo que ya se puede denominar como un desastre ambiental y
ecológico muy notable, que afecta de igual manera a la naturaleza como al propio ser
humano, ya que el rio en el cual se efectúan las obras de esta represa es el río Cauca,
el segundo más grande de Colombia y que pasa por más de 180 municipios, siendo en
muchos casos la fuente principal de ingresos y alimentos de gran parte de la población
que vive en dichos municipios, Y es que tanto pescadores, comerciantes y agricultores
se han visto afectados por la inmediatas consecuencias de las acciones llevadas a cabo
en la represa, que perjudican considerablemente al río, siendo este el sustento
principal de esta población.

Y por otro lado están los grandes desastres que Hidroituango está provocando en la
fauna y flora del rio cauca, el cual ha visto afectada su biodiversidad de plantas y
animales de una forma muy negativa, en un claro detrimento hacia el propio medio
ambiente, se calcula que han muerto más de 12.000 peces en desde que el proyecto
entro en crisi.

El objeto de esta reflexión no es mostrar a los proyectos hidroeléctricos como una


iniciativa demoniaca que solo produce resultados adversos al progreso humano y al
cuidado medioambiental, porque no es así. Este tipo de proyectos hechos de la
manera correcta, y pese a que de igual forma pueden generar impactos ambientales
(pero que resultarían irrisorios al los causados, por ejemplo, por Hidroituango) son el
futuro, las energías renovables son las encargadas de abanderar una convivencia mas
armoniosa del ser humano y su actividad económica con la naturaleza, este tipo de
fuentes de energías son mucho más amables con el medio ambiente y evitan un sin
número de efectos perjudiciales, minimizando el impacto ambiental que de manera
correlativa es un beneficio para nosotros, por la evidente relación consecuente que
nos une.
Por tanto, el caso de Hidroituango es muy complicado, porque los futuros que se
pueden atisbar no son muy prometedores. El peor de los casos es que la represa no
funcione y además del daño causado se sumaría la pérdida absoluta del gran capital
invertido en el desarrollo y ejecución del proyecto. Por otro lado, y más alentador es
que funcione en los límites de tiempo previstos, en este caso la debacle económica no
se produciría, sin embargo si habría una afectación un tanto perjudicial a la fauna del
rio. Con esto panoramas, lo único que se puede hacer es padecer y aceptar la agónica
espera, para conocer la viabilidad o no del proyecto, siendo la principal damnificada en
dicha espera la naturaleza, que en estos casos siempre lleva las de perder.