Está en la página 1de 45

Una habitación propia

Bella de Leopoldo Martos Pérez

Virginia Woolf
UNA HABITACIÓN PROPIA

Contextualización de la obra
Una habitación propia
Bella de Leopoldo Martos Pérez

CONTEXTO DE «UNA HABITACION PROPIA»

.- Personajes cercanos o que han influido en la vida y obra de Virginia Woolf


.- Cronologias

1.- INTRODUCCION

1.1._ Abordar el concepto de contextualización. Aproximación.


1.2._ Fuera de Contexto. Reflexiones sobre la superación del contexto y la figura de un
icono.
1.3._ Líneas Personales
1.4._ Perfil y Etiquetas

2.- ERA VICTORIANA. CONTEXTO MORAL HISTORICO Y LITERARIO

3.- EL CÍRCULO DE BLOOMSBURY. EL CONTEXTO IDEOLOGICO I

3.1_ La originalidad en el contexto de Virginia


3.2_ La importancia de los «Bloomsbury» en Virginia Woolf

4.- LA LIBERACION DE LA MUJER. EL CONTEXTO IDEOLOGICO II

4.1_ Las ideas Marxistas y Socialistas en la Inglaterra de principios del SXX


4.2_ Las complicada relación entre feminismo y comunismo
4.3_ La sociedad Fabiana
4.4_ La lucha por el voto
4.5_ La Primera Guerra Mundial
4.6_ Consecuencia de la Guerra, Modernismo y Años Previos a la Crisis Económica de 1929

5.- UNA HABITACION PROPIA

5.1._ Enfocando
5.2._ La metáfora de Una habitación propia. Varias lecturas y dimensiones
5.3._ La mujer y la Primera Guerra Mundial
5.4._ La Sexualidad
5.5._ La Mujer y la Historia
5.6._ Mente y Pensamiento
5.7._ Crítica y Aporte

.- Material Consultado
Una habitación propia
Bella de Leopoldo Martos Pérez

1._INTRODUCCION

1.1._Abordar el concepto de contextualización. Aproximación.

Cuando se habla de contexto, nos viene a la mente de forma automática y gene-


ral los sucesos que acontecieron desde los distintos puntos de vista en relación
con los años del personaje que vivió en ellos. Mostrando de forma subyacente
todas aquellas circunstancias que rodean una situación que según la persona que
realiza un trabajo, sin las cuales no se podría comprender o interpretar correcta-
mente la obra o vida del autor. Pasando a ser «el contexto» una parte más, en la
que de alguna forma, nos lleva abordar la situación del momento y los porqués
de tal o cual situación, actuación u obra. Quedando el concepto contextual, si cabe, relegado, a una
serie de datos que vienen a ser así como la parte «histórica» del trabajo a realizar. Sin embargo, más
allá del eco producido por los acontecimientos existe un carácter más profundo o filosófico si se quiere,
que hace que dicho apartado «histórico», sea, sino uno de los más importantes, si uno de las más
interesantes.

Al traer hacia mi los distintos trabajos que existen y leer en ellos toda la parte que aborda los contextos
históricos, literarios...en los que se supone se mueven los autores, veo que se intenta en cierto modo
dogmatizar las fuentes provenientes con exhaustivos análisis de las distintas corrientes de tal o cual perio-
do, pero sin embargo dichas corrientes, no suelen dotar a sus personaje, de tales profundos conocimien-
tos en áreas tan diversas como las allí expuestas, máxime cuando el esbozo de tales conclusiones han
devenido en muchos casos con posterioridad y no en el mismo momento en que se producen los movi-
mientos. Pues una cosa es vivir el momento o un movimiento y otra distinta saberse que se esta dentro,
inmerso en ese movimiento. Cuando la realidad y como se ve, los conceptos evolucionados, las ideas o
corrientes alcanzan su cenit varios años o incluso varias décadas más tarde, siendo la etiqueta con la que
los nombramos y nos referimos a ellos normalmente, muy posteriores a su existencia. A la contra, pode-
mos caer en el error de validar por ejemplo un mismo contexto Histórico-Literario, de una época o de un
siglo, digamos S.XIX, segunda mitad, como aspecto generalizado al que por igual pueda influir a todos los
autores dentro de esa época, resultando que un mismo análisis en cualquier trabajo realizado sería valido
para todos ellos bajo cualquier premisa o circunstancia, aspecto este que no concurre, pues los elementos
y circunstancias son variados, personales y muchas veces excepcionales.

Personas en la vida de
Woolf

Leslie Stephen - Padre

Julia Prinsep Julia Margaret James Russell - Padrino


Madre Tía de la Madre de Woolf de Woolf
Una habitación propia
Bella de Leopoldo Martos Pérez

Como curiosidad,
respecto al «feminis-
mo» comentar, que
aunque si bien el con-
cepto ya existía, y en
1914 se recoge el
neologismo ««femi-
nismo»» como «doc-
trina social favora-
ble a la mujer, a
quien concede ca-
pacidad y derechos reservados antes a los varones», nuestro querido «Diccionario de la Lengua Espa-
ñola» no modifica el concepto, por otra, actualmente desaparecido, hasta el año1992, exponiéndolo
como «es el movimiento que exige para las mujeres iguales derechos que para los varones». Actual-
mente dice así, «Principio de igualdad de derechos de la mujer y el hombre».
Por otra parte, habría que pensar en los distintos grados o alcances en los que se mueve una persona
durante su vida, pues como se ha dicho, no todos afectan de igual manera. No es lo mismo el sentir de la
Primera Guerra Mundial (1914-1918) en la España de esa época, que desde un país como Francia o
Inglaterra, inmersas en el conflicto. Y no afecta igual al mismo personaje si por ejemplo tiene amigos o
parientes luchando en la misma contienda, en uno u otro bando. Según nos alejemos o nos acerquemos,
las implicaciones serán distintas con diversas las interpretaciones y con diferente calado para la persona-
lidad tratada. Más que exponer el dato alejado de la Primera Guerra Mundial y dar detalles sobre los
porqués y consecuencias de la guerra misma, habría que preguntarse hasta que punto pudo afectar a su
existencia y por tanto influir en su obra o que parte de la contienda pudo reflejar en sus escritos, si fuese el
caso. De igual manera hay que estar atenta a otros detalles o rasgos que aparentemente pueden pasar
inadvertidos y que son muy importantes a la hora de perfilar los rasgos de la personalidad con la que
tratamos.

Hago hincapié así en la diferenciación entre un contexto o circunstancias personales, más cercano, donde
se analiza la parte más intima, en este caso de la autora, su relación con los padres, hermanos, parientes,
amistades, marido..., la influencia que estos han ejercido y marcado sobre su persona, en su pensamiento,
obra... Piénsese que incluso dentro de nuestras relaciones personales, dentro de este núcleo más cercano,

Vanessa Bell - Pintora y Leonard Sidney Woolf Clive Bell - Cuñado y


Hermana de Woolf Vita Sackville - Escritora,
Marido Crítico de arte
Amiga y Amante de
Virginia Woolf
Una habitación propia
Bella de Leopoldo Martos Pérez

es el grupo de iguales el que más influencia ejerce y por tanto el pensamiento que impregne el grupo será
del que en un principio más se beberá, para después pasar a un concepto que aunque lo abarca todo no
deja de ser más general, en lo local, estatal, internacional, en definitiva alejado, donde se encuentran los
grandes sucesos y acontecimientos que no nos dejan indiferentes, y marcan los trazos de una época.

En el ámbito interno quizás la fuerza de las ideas de ciertas personalidades o incluso los viajes realizados
pueden ser fuentes que puedan aportarnos una cierta visión de las cosas, de una moral y corrientes
propias de la época en donde vivimos, marcando con ello nuestras vidas a modo histórico, pero con un
carácter más intimista y por tanto menos conocido.

Todos estos detalles nos darán un perfil bastante más aproximado sobre la personalidad en la que quere-
mos adentrarnos, más que aquella clásica guía que nos instruye sobre el paso del tiempo en un personaje,
a través de las distintas etapas de su vida. Serán pues, desde estos datos, en continua relación, que en el
caso que nos ocupa, son por fortuna bastantes; más bien lo que existe es un problema de sobreabundancia
ya que a parte de sus obras, contamos con seis tomos de cartas, cinco de diarios y muchos de los
cuadernos de la escritora con notas de lecturas, descripciones, diálogos e ideas. Lo que nos ayudará
bastante para dibujar y profundizar con más detalle en las luces y sombras de Virginia Woolf.

1.2._Fuera de Contexto. Reflexiones sobre la superación del contexto y la figura de un icono

Desde aquí, analizaremos cual es su peso, el hueco, el espacio que con su características personales la
autora de «Una habitación propia» encaja, se inserta o desciende sobre la sociedad en la que vivió. En
este caso, la época en si misma, nos colorea, a pesar de sus destellos, una sociedad gris, con una moral
victoriana bastante encorsetada y que será la que inunde todos los aspectos de una sociedad y un momen-
to claramente significativos.

Así, los contexto lingüístico-literario, el filosófico, incluso el tecnológico o el histórico, adquieren otra
dimensión distinta, adaptándose como un guante, a la forma de ser de la persona, y no al revés, sobre el
que se posa, el pensamiento y la obra que da sentido al propio significado de la artista y ya si, dentro de
los acontecimientos de una, de esa época. ¿Como seriamos nosotras mismas si hubiéramos nacido en un
tiempo distinta al nuestro?. ¿Que parte de nosotras estaría sujeta a nuestra esencia personal y que parte al
devenir de las circunstancias que nos hubiesen rodeado?.

Pero es gracioso señalar, en el caso que nos ocupa de Virginia Woolf, precursora del feminismo, clave del
modernismo literario, considerada como una escritora de éxito ya en su tiempo y una de las escritoras
inglesas más importantes de la historia, la cual gustaba de acudir junto a sus amigos a todos los actos
culturales que podía y que por cierto, nunca en su vida se declaró feminista. Como puede trascender con
fuerza su figura, fuera ya de todo el contexto existencial o construcción literaria, con un notable crecimien-
to simbólico de su persona a lo largo de estos últimos años, de tal manera, que el valor de la artista se ha
Una habitación propia
Bella de Leopoldo Martos Pérez

sobredimensionado como emblema, superando su muerte al propio valor artístico de su obra, al punto de
ser hoy un icono entre las mujeres que luchan por unos derechos, unos ideales, fuera ya de un tiempo y
una época y por tanto fuera de ese contexto del que queremos hablar, acercarnos y conocer.

Sea pues paradójico decir, que no fuera hasta los años 70 del siglo XX cuando fuera redescubierta y
rescatada para la causa del movimiento de la mujer dentro de esa década, siendo la obra que nos ocupa,
«Una habitación propia» (1929), junto con otra, «Tres Guineas» (1933) reivindicadas y consideradas
como auténticos pilares del movimiento feminista, en la lucha para la igualdad de derechos de la mujer,
teniendo desde entonces un lugar dentro del movimiento reivindicativo feminista. Una mujer que aunque
con sus ensayos, puso de relieve las carencias y desigualdades que adolecía la mujer en una sociedad
dominada por hombres, nunca, como se apunto más arriba, se considero feminista. Y muestra, esto es lo
importante, como la figura de una artista puede superar, ir más allá del contexto que fuere en su tiempo,
para ser bandera o icono de lucha en una sociedad nueva que poco o nada tiene que ver con aquella, salvo
el deseo continuado de lucha y reivindicación en pos de la igualdad entre ambos sexos. Icono con el que
Virginia Woolf, quizás, jamás habría soñado con posicionarse e identificarse. Como cuando se preguntaba
a sí misma en una de sus cartas, « ¿ como va a ser bello lo que escribo? ...Tales son el esfuerzo y la
angustia que me suponen encontrar una frase (que diga exactamente lo que yo quiero decir). ¡Y luego
dicen que lo que escribo es bello!...». Preocupada hasta el final con las palabras y el encaje que estas
debían tener en sus textos para describir sensaciones. Obsesiva y perfeccionista en su trabajo y critica
exigente. Más pendiente de su obra que de cualquier movimiento o corriente. Por eso no deja de ser un
paradigma.

1.3._Líneas Personales

Pero, ¿Quién era Adeline Virginia Stephen? ¿Que sabemos de ella? ¿Como influyeron los acontecimien-
tos de su vida y su forma de ser y vivir en su obra? ¿Cuales fueron sus circunstancias personales que tanto
sufrimiento le ocasionaron?

Hija de Leslie Stephen, nace en Londres de 1882, tercera de cuatro hermanos, educación abierta impar-
tida por tutores en su casa de Hyde Park Gate, barrio elegante y aristocrático y curso algunos años de
griego, latín y alemán en el Departamento de Mujeres del King’s Collegue junto a su hermana Vanessa. Su
casa fue frecuentada por artistas, literatos, políticos..., con fuerte carga social victoriana.

¿Pero que fue lo que le marco?, ¿Que clase de perfil como mujer nos dio su experiencia?

Su padre, Leslie Stephen, escribió muchos trabajos de corte político y pensamientos literarios, fue entre
Una habitación propia
Bella de Leopoldo Martos Pérez

otras cosas editor del Oxford Dictionnary of National Biography, su influencia sobre su hija es palpable y
aquí podemos encontrar un primer eslabón del amor que Adeline sentirá en el futuro por la literatura y los
libros en general.

Su padre casado anteriormente y su madre también casada anteriormente, traían hijos de esas relaciones,
Laura, declarada mentalmente incapaz por parte de su padre y George, Stella y Gerald por parte de su
madre. A pesar de ello, sus padres tuvieron con ella cuatro hijos, Adrian, Thoby, Virginia y Vanessa. Total
ocho.

¿Como puede marcar a una niña de trece años la muerte de su madre? y si a ello se añade que dos años
más tarde con quince, su medio hermana Stella, que había cogido las riendas de la casa, a la muerte de la
madre, también fallece. Recordemos que su otra medio-hermana Laura, por parte de padre, más mayor,
no esta mentalmente apta.

Esto le llevo a una de sus primeras depresiones. A esta lista de sucesos habría que añadirle la muerte de su
padre en 1904. Provocando que fuera incluso ingresada por una crisis nerviosa, aunque fue de forma
breve, este mismo año también fue la primera vez que intento atentar contra su vida. Las desgracias
continúan y solo un año más tarde tuvo que enfrentarse a la muerte de su hermano Thoby, al que adoraba
y que solo contaba con 25 años, enfermo de tuberculosis.

Así ya tenemos que tan joven, encontramos cuatro fechas cruciales en su vida, 1895, muerte de su madre,
1897, muerte de su medio hermana Stella,1904, muerte de su padre Leslie Stephen y un año más tarde,
muerte de su hermano Thoby.

Lamentablemente, tendremos que añadir más sucesos desagradables a esta ya larga lista, pues se ha
especulado, incluso por su propio sobrino y biógrafo Quentin Bell, que Virginia, junto con su hermana
Vanessa fueron objeto de abusos deshonestos por parte de sus medio hermanos George y Gerald.

(Ensayos autobiográficos A Sketch of the Past y 22 Hyde Park Gate).

Ello contribuyó al aumento de crisis y depresiones que llevaron a Virginia a un problema psicológico con
un trastorno bipolar o TAB, con notables cambios de humor, pensamiento y comportamiento. Podía
pasarse meses en calma hasta que de nuevo pasaba por etapas donde se intercalaban episodios maníacos
de una gran euforia y una felicidad anormal de grandiosidad y una depresión profunda donde la melanco-
lía, la tristeza y la inhibición e ideas de muerte estaban presentes. La última de estas crisis la llevo al suicidio
por ahogamiento en 1941.

Virginia Woolf y algunos personajes de Bloomsbury Gerald Brenan - Escritor afincado


Dora Carrington - Pintora, en España. En 1923 recibió la
Decoradora, Feminista. Se visita de Leonard y Virginia Woolf.
suicido de un disparo.

Alix Strachey - Pintora y


Duncan Grant - Pintor y primo de
Feminista, traductora de
Lytton Strachey, tuvo una relación
la obra de Sigmund Freud
con Vanessa Bell.
Una habitación propia
Bella de Leopoldo Martos Pérez

En su trayectoria, una vez muerto su padre y vendi-


da la casa, se instala junto con sus hermanos en
Bloomsbury, barrio londinense, donde entrará en
contacto con escritores como EM Foster, econo-
mistas o filósofos. Este grupo de amigos será co-
nocido como Círculo de Bloomsbury, algunos de
sus miembros recogerán y defenderán las teorías
esteticistas de Walter Pater a comienzo del S.XX, La escritora junto a su padre Leslie Stephen
en donde el arte existe para beneficio y exaltación de la belleza, priorizándola por encima de la moral, la
felicidad o el buen desarrollo del ser humano, así pues, la primacía del hedonismo chocará con la moral
victoriana imperante aún en esa época.

Este grupo tenía algunos pensamientos e ideales comunes, rechazaban la clase media-alta a la que perte-
necían, pero no renunciaban a sus beneficios, igualmente rechazaban la religión, la mayoría eran ateos y
rehusaban la moral de la época victoriana y el realismo del S.XIX. La mayoría de los que pertenecían al
grupo estudiaron en el Trinity Collegue o King’s College de Cambridge.

En 1912, a la edad de treinta años contrajo matrimonio con uno de los compañeros del Grupo de Bloomsbury,
Leonard Woolf, un judío sin un penique, como lo definió Virginia a su amiga Violet. «Esa fue la decisión
más sabia que tomó en su vida», dijo de ella su sobrino en su biografía. La pareja no tendría hijos, Virginia
detestaba la maternidad.

En 1914, creada la Hogarth Press, con una nueva crisis, intentó un segundo suicidio al ingerir veneno y en
esa misma época ya en 1915, publicó su primera novela «Fin de viaje», cimentando una fama como crítica
y articulista. Sin aparentemente tabúes, tuvo relaciones con hombres y mujeres. Su primera amistad íntima
fue su prima Magdalene, a la que siguieron Violet Dickinson, Janet Case, que fue su profesora de griego,
la escritora Katherine Mansifield, Ethel Smyth, compositora y Vita Sackville-West, la protagonista de su
obra «Orlando». Se dice que fue esta ruptura sentimental la que le llevó a nuevas crisis que acentuaron la
depresión que ya postraba y la que la condujo a tomar la determinación de un nuevo suicidio, suicidio que
le llevo hasta la muerte por ahogamiento, pues se arrojó al río Ouse, cargando los bolsillos de su abrigo
con piedras para impedir subir a la superficie.

Roger Fry - Artista y critico. A él se le T.S. Eliot


debe el término postimpresionismo. Represento una de
Tuvo un romance con Vanessa Bell. las cumbres de la
poesía inglesa del
S. XX. En 1948
consiguió el
Premio Nobel de
Literatura.
Lytton Strachey - Escritor y crítico.
Su relación con Dora Carrington
fue llevada al cine.
Una habitación propia
Bella de Leopoldo Martos Pérez

1.4._Perfil y Etiquetas

A pesar de su compleja personalidad, mar-


cada por los hechos que vivió, su sensibili-
dad a la hora de escribir sobre determina-
dos temas o su defensa y denuncia de la
situación de la mujer, nos obliga a la necesi-
dad de reducir el compendio de datos de la
autora al más mínimo de los denominado-
res. A través de etiquetas generales, la po-
Las hermanas Stephen dremos situar y mostremos donde realmen-
te se encuentra, la idoneidad del encaje que esta mantiene y la posición social en la que se ubica. Estas
etiquetas, aunque puedan parecer frías e incluso en algún momento poco halagadoras, nos mostrarán a
una Virginia en su total desnudez y nos ayudará de sobremanera a comprender su personalidad dentro del
primer tercio del S.XX.

¿Como influyó y marco la muerte de su madre y de su hermana.? ¿La relación con sus otros hermanos?,
¿Los abusos que sufrió a mano de uno de sus medio-hermanos.?...

Virginia fue una mujer que pronto sufrió en su vida numerosas contrariedades y pérdidas.

Algunas de sus peculiaridades y forma de ser se enuncian de forma superficial a modo de detalles fugaces,
fotográficos si cabe, en blanco y negro, de una vida, con el siguiente resumen esquemático, sin entran en
valoraciones, solo enfrentándolo ante el espejo que refleja una conducta en la sociedad que vivió:

«Los celos hacia su hermano Adrian, el favorito, la muerte de su madre cuando tenia solo trece
años y dos años más tarde su hermana Stelle, su cuestionada educación, los abusos de su herma-
nastro, la muerte de su padre, la muerte de su hermano Thoby, sus intentos de suicidio y su enferme-
dad bipolar, su afición a fumar y su avidez lectora de periódicos, su afición por la fotografía, su
ateismo, su feminismo no activo, su herencia, el grupo de Bloomsbury y su matrimonio con el judío
Leonard Woolf, no tuvo hijos, detestaba la maternidad, aunque también los médicos le aconsejaron
no tenerlos por si heredaban problemas mentales, sus amantes masculinos, sus amantes femeninos,
su bisexualidad, el rechazo a la clase media-alta a la que pertenecía, las ideas de un partido labo-
rista de la época, la moral victoriana, su amor por Vita Sackville, su ruptura con ella, su última
depresión y su muerte.»

Ideas e influencias que Virginia Woolf recogió dentro de su contexto literario


Dorothy Richardson Henry James
Inaugura la renovación Escritor y Crítico litera-
de las técnicas narrativas. rio. Conocido por tratar
May Sinclair al referirse a en sus novelas la técnica
su obra utiliza el término que le permite un análisis
Stream of Consciousness, psicológico de los
empleado abundantemen- personajes desde el
te por Virginia Woolf. interior.
Una habitación propia
Bella de Leopoldo Martos Pérez

Esbozar así los rasgos de una vida nos sirve para comprender la complejidad de su personalidad y el difícil
encaje que a primera vista resulta de casar estas etiquetas dentro de una sociedad con una moral victoriana
imperante y con una serie de valores que chocan frontalmente con lo expuesto y la forma de ser o de
proceder de Virginia Woolf. A priori, es difícil que Virginia encajara bien en una sociedad con unos este-
reotipos y una rigidez tan acusada y a la vez pudiera mantenerse a salvo de una despiadada crítica por
parte de una sociedad en algunos casos tan snob, valedora de determinados principios, aunque estos
fueran aparentes.

2._ERA VICTORIANA. CONTEXTO MORAL HISTORICO Y LITERARIO

La reina Victoria, 1837-1901, 64 años en el trono, el termino victoriano se comenzó a utilizar a partir de
1851 durante la Gran Exposición de los trabajos de la Industria de todas las Naciones ( Llamada poste-
riormente Exposición Universal ), mostrándose las invenciones e ideas de esa periodo victoriano; de tal
suerte que tal «perfeccionismo» alcanzado habían sido conseguidos a través de unos valores propios de la
sociedad inglesa, valores que ya tuvieron su antecedente
en el movimiento puritano, liderado por Oliver Cromwell,
dos siglos antes. Así es como de esta manera la moral, la
religión, el industrialismo o el elitismo serán imbuidos por
esos principios, llamados ahora, principios de corte
victorianos, que producirán un cambio en la mentalidad de
la sociedad, tanto en los países que forman en ese mo-
mento el Imperio Británico como en aquellos en que su
influencia se ejerce por ser Inglaterra una gran potencia
mundial.
Virginia Woolf de niña

El término pues se referirá tanto al periodo de su reinado, como aquel, que se extendió más allá del mismo
para designar o hacer referencia a un tipo de moral especialmente estricto o encorsetado y por otro,
referido a un concepto ambivalente y contradictorio, donde se decía una cosa y se hacía otra.

Walter Pater Marcel Proust


Profesor en Oxford. Novelista, Crítico y
Ensayista y Crítico. Su Ensayista francés. Su
influencia es notoria en labor en la introspección
Virginia Woolf. El artista influirá en Woolf. Su
crea sus propios valores. visión sobre la estética y
Su novela «Mario el el concepto del tiempo-
epicúreo», será conside- espacio.
rada como «Biblia del
Esteticismo»
Una habitación propia
Bella de Leopoldo Martos Pérez

Quizás ello se deba en parte a la imagen que proyectaba la reina Victoria y su consorte, el príncipe
Alberto, pues debido al protocolo y a su rigidez en los actos públicos que mostraban, les llevo a una inicial
impopularidad, pues en privado esa aparente rigidez se relajaba o desaparecía por completo. El rumor de
que el hijo de los monarcas, el Príncipe de Gales, estaba involucrado aún con Nellie Clifden, en un affaire,
horrorizaron a Alberto y Victoria por la indiscreción de su hijo poniendo en evidencia y en entredicho esa
doble moral y más, proveniente de un miembro tan importante de la realiza como era el Príncipe de Gales.

La moral en estos años aparentemente es más importante de lo que imaginamos, el que dirán, el oculta-
miento o las apariencias era parte fundamental del día a día en las clases sociales. La moral imperante en
aquellos años estaba fuertemente influida por lo que se llego a llamar en su contexto «moral victoriana».

Moral muy presente en Leslie Stephen y Julia Prinsep, padres de Adeline Virginia que durante los prime-
ros años de su vida intentarán inculcar. Este tipo de moral, parece en parte, un reflejo de lo que serán más
tarde las contradicciones en la propia vida de la escritora y que estarán presentes hasta su muerte.

La figura del padre Leslie Stephen, historiador, teórico, escritor y biógrafo, será determinante durante
estos años de su vida, aunque de carácter severo y férrea moral, influirá posteriormente en el desarrollo
artístico de su hija, absorberá su amor por la escritura, respirando desde pequeña un ambiente literario,
pues siempre en su casa había una gran canti-
dad de libros. Leslie influenció a la familia en
general a través de la sociedad literaria, artísti-
ca y política de la época. También tenía rasgos
narcisistas y un carácter déspota con la madre
mientras esta vivía. De corte refinado y liberal,
ya viudo, pensaba según la propia Virginia que
sus hijas tenían que estar a su servicio para cui-
darlo, aunque admirado por Virginia siempre
le ocasionó cierta tensión hasta su fallecimiento
por cáncer en 1904, a los 71 años de edad.

Por otro lado, al hilo de este ambiente encontradizo con la realidad, esas contradicciones también se
hallan en muchos ámbitos sociales, a pesar de unos valores y códigos de conducta estrictos, con una
Algunas Corrientes y Movimientos importantes en el contexto de Virginia Woolf
El Esteticismo y su concepción del arte, la prioridad
de lo bello o la belleza, pero no siempre de una
manera objetiva, sino desde los valores que el artista
así estime. Las normas estéticas pueden ser separadas
de la moralidad, la utilidad o el placer. El
decadentismo, el simbolismo serán las salidas que se
perciben como búsqueda de esa primacía hacía un
hedonismo que nada tiene que ver con la moral
victoriana imperante en esa época.
Una habitación propia
Bella de Leopoldo Martos Pérez

fuerte represión sexual y en general poca tolerancia a lo que fuera distinto, donde mantener una fachada
conservadora, sobria y de falso recato era lo importante. Lo cual contrastaba con todos los cambios
sociales y de luchas que se produjeron durante esos años. La doble moral victoriana, con grandes princi-
pios moralistas y valores conservadores era también alocada. La histeria femenina por ejemplo, era
considerada una enfermedad social. El individualismo se desarrollo como un apetecible nuevo valor, el
hombre hecho a sí mismo y la idea de que cualquiera teniendo ideas y trabajando duro podría hacerse
millonario.

La forma de vivir contradictoria escenificaba puertas afuera una realidad distinta a lo que realmente ocu-
rría puertas adentro. El hombre dominaba tanto la vida pública como la privada, de esto se hace eco «Una
habitación propia». Por otra parte, las mujeres sometidas y dedicadas casi por completo a los hijos y al
hogar, no tenían voz ni voto al menos en la cosa pública hasta el seis de Febrero de 1918 . Agravado por
el puritanismo que sobre el cuerpo humano se tenía y el significado de lo que hoy conocemos como
sexualidad hacían que determinadas aptitudes y conductas fueran tomadas como leyes, modulando en
falsos mitos la forma correcta de como una sociedad civilizada tendría que vivir.

Su característica esencial resume este aparente choque de contrariedades pues era una sociedad con un
fuerte sentido de lo práctico. Se buscaba a la vez la realización personal y la colectiva. Los valores que se
trasmitían se basaban en el miedo, la estricta reglamentación de las cosas, el autocontrol y la voluntad, la
disciplina muchas veces ciega, dando lugar a un mundo muy conservador e hipócrita.

A finales del S.XIX parte de la sociedad comenzaba abiertamente a rechazar la traza deshumanizante del
capitalismo y los valores de producción de la época, dando en si señales de agotamiento. La necesidad de
un cambio, mostrando por otra parte el peso cada vez más incisivo de los valores colectivos, era ya una
realidad. La crisis de fe a partir de las teorías de la evolución fue poco a poco impregnando toda la
sociedad, cuestionando las creencias cristianas y por tanto los valores tradicionales en los que se basaba
la sociedad victoriana. Había comenzado una búsqueda, un cambio de rumbo donde era necesario en-
contrar una base moral distinta con unos valores también distintos, cosa nada fácil. La sociedad hizo gala
de esa doble vertiente, señalada más arriba, por una parte, se habían perdido la base de la existencia
misma y para no perder esa fe propia era necesario combinar las creencias religiosas y las enseñanzas

Decadentismo, Simbolismo, Impresionismo


Posimpresionismo... El concepto que trasmite Walter Pater,
se hace en este sentido patente, como concepto que expli-
que y argumente la «nueva visión» de las cosas. «La pasión
poética, el anhelo de belleza y el amor del arte por el
arte...con el fin único de aportar a nuestra breve existencia
una cualidad sublime, simplemente por amor a ese momento
fugaz.». La forma unifica todo arte. «todas las artes tienden
a a la condición de la música, que sólo es forma»
Una habitación propia
Bella de Leopoldo Martos Pérez

individualistas de la época con un deber hacia el prójimo, hacia los pobres, a las diferentes clases sociales
y enfermos en definitiva, el deber de entender a Dios de una nueva forma.

Así mismo, los movimientos sociales iban en aumento como forma de oposición a la explotación y a la
codicia desmedida por parte de aquellos que poseían los bienes de producción. Las ideas de Karl Marx
y Friedrich Engels fueron en parte una reacción a la Inglaterra victoriana.

Aquel primer movimiento literario del Romanticismo había perdido bastante fuerza y comenzaba un re-
chazo hacia el mismo, imponiéndose un nuevo «Realismo», en donde se pretende representar de la forma
más fiel la realidad, tomando para ello métodos de observación propio de las ciencias, una especie de
positivismo literario. En lo que se pretende crear, una cierta tensión emocional de denuncia, aunque sin
pretenderlo de forma expresa, pues es la realidad la que será juzgada por el lector.

La sociedad fue el punto donde se fijo el interés para describir de la manera más objetiva sus problemas
adaptando el lenguaje a los personajes que encarnaban y dando con ello una mayor amplitud y reconoci-
miento de otros extractos sociales, alejados u olvidados por la burguesía imperante. En este sentido
personajes de la talla de Emily Brónte u Oscar Wilde fueron perseguidos y considerados malditos por la
sociedad por su audacia e intentos de renovación.

Junto a este movimiento de Realismo que rompe con los cánones con su predecesor el Romanticismo,
también se encuentra el llamado Posromanticismo y que es una mezcla entre ambos y a la vez un intento de
superación también de esas dos grandes corrientes. Otros movimientos también convivirán de forma
temporal y tendrán su momento de gloria dentro de la vorágine que supone la misma efervescencia y
dinamismo de la sociedad en general europea en esos años. Así la vertiente literaria se ira fragmentando en
diversas corrientes como el Naturalismo, el Parnasianismo, el Simbolismo, el Decadentismo, el Espiritis-
mo, el Prerrafaelismo, hasta llegar al Modernismo. El final de todos estos movimientos y corrientes que de
alguna forma se mantuvieron en liza a la vez y que en algunos
casos es difícil fijar una frontera limitadora entre unos y otros, son
en esencia la manera de romper con la estética y la forma de todo
lo anterior y en donde cada uno de ellos aporta algún postulado
esencial.

Corrientes y Movimientos importantes en el contexto de Virginia Woolf


Modernismo
Dentro de sus orígenes culturales, que serán los de la Revolución
Industrial, existen un decálogo de Subgéneros que lo acompañan, y a
los que es necesario referir para entender en el trato de las ideas, una
complejidad mayor de la que a simple vista aparece, debido a su
coexistencia y solapamiento, entre los que destacamos:

El Imagismo, El Simbolismo, El Vorticismo, El Expresionismo, El


Futurismo, El Surrealismo, La Poesía de Acmeismo o Gremio de
Poetas, El Dada o Dadaísmo...
Una habitación propia
Bella de Leopoldo Martos Pérez

La irrupción posterior en 1909 de lo que será llamado como Vanguardias, en donde, lo experimental de
las obras, ensanchando ampliamente los límites, empujando estos hacia su máxima expresión, produce
ciertamente un contrapeso o ruptura para algunos de todos estos movimientos posrománticos, aunque
otros lo consideren como piezas o características singulares del modernismo.

Todo esto es lo que fue percibiendo, quizás sin saberlo, a medida que iba creciendo Virginia Woolf, junto
con las marcas y frustraciones personales ya relatadas. Este proceso, continuo quizás hasta la muerte de
su padre en 1904, momento a partir del cual podemos decir que se va a producir un gran cambio en su
vida y en donde empezará a descubrir parte de su doble identidad tanto en su faceta personal como de
artista.

Posteriormente escribirá, refiriéndose a la naturaleza de la mujer de aquellos años, mostrando los celos sin
fundamento de las muchachas victorianas, encerradas en una prisión doméstica, en donde la única salida
era el matrimonio.

3._EL CÍRCULO DE BLOOMSBURY. EL CONTEXTO IDEOLOGICO I

3.1_La originalidad en el contexto de Virginia

Leyendo sobre la gran cantidad de información que existe sobre la


autora, y acercándonos por otra parte a las distintas corrientes que
existen durante el S.XIX y principios de XX, como forma de en-
cuentro de aquellos años, con la influencia que estas mismas escue-
las pudieron ahondar en la comprensión de Virginia Woolf y la obra
que nos ocupa «Una habitación propia», queremos buscar un nexo
de unión que precipite el contexto natural de Virginia y el espacio
que se establece entre su figura, su obra y la sociedad a la que

Modernismo
Modernismo Virginia Woolf será una de sus máximas
representantes dentro del movimiento literario en esta
época. El concepto de experimentación con la forma y la
expresión literaria será una constante. « Hacerlo nuevo».
Existe en él una mezcla de corrientes, estilos e ideas, el
deseo consciente de romper con los modos tradicionales,
las maneras de expresar las nuevas sensibilidades, la
subjetividad del tiempo, las ideas del inconsciente de
Sigmund Freud...
Una habitación propia
Bella de Leopoldo Martos Pérez

pertenece, en esto nos topamos con el Círculo de Bloomsbury, el cual


tiene más importancia en Woolf de lo que a simple vista se muestra. A
priori no parece que sea más que un conjunto de personajes, de anéc-
dotas sobre un grupo de ilustrados intelectuales de principios del XX,
en el que destaca de forma relevante el engaño del Dreadnougt, y que
consistió en que parte de sus miembros incluida Virginia se hicieran
pasar en broma por representantes de la nobleza de la casa de Abisinia,
ocasionando cierto revuelo en ese momento en Inglaterra, pues subie-
ron a borde de un barco de la Armada inglesa, donde fueron recibidos
y agasajados como miembros de la realeza.

Por otra parte, pensemos en los movimientos y corrientes del que bebieron los miembros de aquel círculo,
hablemos de las corrientes tales como el «Romanticismo», el Parnasianismo, su máximo exponente, Leconten
de Lisle, el Naturalismo, siendo considerado padre del mismo a Emile Zola, otro movimiento el «Realista»
en el que Balzac y Stendhal se consideran los padres del mismo, el Posromanticismo cuyo padre es
Charles Baudelaire, Théophile Gautier
considerado fundador de Parnasianismo
y precursor del Simbolismo, aunque su
máximo exponente fuera Leconten de
Lisle, el Esteticismo en donde el arte existe
para el beneficio de la belleza, elevándo-
se por encima de la moral e incluso más
allá de los temas sociales, incorporando
aspectos del Simbolismo y del
Decadentismo.

Leonard Woolf y Virginia Woolf


Todas estos movimientos precursores de finales del S.XIX, extendidos también a parte del S.XX, junto
con algunos otros estuvieron o fueron parte de la dialéctica o discurso filosófico y literario del grupo de
Bloomsbury ya sea para elogiar alguna de sus ideas, estar de acuerdo con ellas y defender sus pensamien-
tos o sencillamente todo lo contrario. Al estar en proceso discursivo, valorarlos como obsoletos o pasa-
dos de moda, en la aventura hacia una nueva sociedad en la que se respiraban aires de prosperidad en
Hechos históricos en el contexto «Una habitación propia» de Virginia Woolf

1901
Muerte de la Reina Victoria.
Comienza el lento cambio de
una Era.
Proceso de independencia de Australia - 1901
Una habitación propia
Bella de Leopoldo Martos Pérez

todos los sentidos, con ideas cada vez más luminosas y vibrantes, en donde el concepto de modernidad,
de lo nuevo y lo posible, ocupaba un atisbo de esperanza.

Todas las corrientes fueron de alguna u otra manera discutidas a la luz de aquellas charlas, de aquellos
encuentros entre jóvenes universitarios y con ganas de conocimiento. Una comunidad, en búsqueda del
Santo Grial, esencial para encontrar respuestas propias con las que dar sentido a la vida dentro de la
sociedad victoriana que les rodeaba y a la vez asfixiaba, búsqueda de si mismos, y la búsqueda en grupo
para dotarles en su impregnación de ciertas homogeneidad básica en sus manifestaciones generales, un
discurso de mínimos, dentro de su amplia variedad de ideas y posiciones.

Pero Virginia Woolf, no solo va a gozar y a incorporar como filosofía existencial el nuevo crisol que le
suponen todas estas manifestaciones de realidades emergentes y que tanto aprovechará para sí como
para el desarrollo de su obra, sino que tendrá la suerte de ser parte centrípeta a modo de espolón de esas
mismas ideas que el mismo grupo hace en conjunto como suyas, extendiéndolas en las manifestaciones
externas de cada uno de sus miembros o en las distintas manifestaciones de sus respectivos campos,
sociales, políticos, artísticos...resultando con ello alrededor suyo, una pieza o círculo más fuerte, más
influyente, a modo de anillo. Siendo una referencia crítica y de poso intelectual, dentro de la Inglaterra de
principios de siglo XX, cosechando a lo largo de los años un demostrado paradigma de éxito y señalando
el camino a seguir a generaciones futuras.

Como grupo, algún miembro de este, siempre tenía algo que decir en cualquier ámbito y momento. Una
muestra de lo que queremos decir se encuentra cuando observamos y profundizamos en las distintas
actividades de alguno de ellos.

Lo que deseo expresar por una parte es la conexión de ideas que había entre ese núcleo y como se influían
o se ayudaban de forma mutua, a modo de conexión que ejercía de vasos comunicantes, en donde las
fuentes de las que bebía el grupo, eran las propias construc-
ciones que realizaban algunos de sus miembros, según sus
diversos campos. Siendo Bloomsbury el propio generador,
dinamizador. Influenciadores sobre la bóveda del pensa-
miento de sus miembros y de estos, hacia la parte de la so-

Lytton Strachey

Final de la guerra de los Boers - 1902

Revolución Rusa 1917 y Muerte del Zar


Nicolás II y su familia - 1918
Una habitación propia
Bella de Leopoldo Martos Pérez

ciedad externa que acogía sus puntos de vista y los mantenía reproduciendo a modo de referente o grupo
de élite.

Por ejemplo entre estos se encontraban los filósofos analíticos G.E. Moore y Bertrand Russell, que revo-
lucionaron la filosofía del Reino Unido a comienzos del S. XX, el primero en su obra más famosa «Princi-
pia Ethica», «Principios Éticos», en donde analiza el sentido de lo bueno. Y especificaba que ello es
posible verlo en la amistad o en el placer estético, por tanto, los conceptos morales habría que examinar-
los en términos de producir todo aquello que posea bondad.. Moore sería considerado como uno de los
fundadores del énfasis analítico y lingüístico de la filosofía. Su influencia filosófica e impregnación de sus
ideas en el círculo es más que evidente.

Otro miembro, Bertrand Russell, conocido por su influencia en la filosofía analítica, también escritor y
matemático, llego a recibir en 1950 el Premio Nobel de Literatura, nada más y nada menos.

Por otra parte mostró su activismo social y político como otros miembros del grupo
y bajo la defensa de las mismas ideas. Pacifismo, comunismo o socialismo, a favor
del sufragio femenino, también escribió en contra de las ideas victorianas sobre la
moralidad y en defensa de la sexualidad, abogaba por lo que llamó «matrimonios
experimentales» o «matrimonios de compañía», donde tener relaciones sexuales du-
rante un tiempo era posible sin la necesidad de permanecer casados o tener hijos.

E.M. Foster

Estas ideas a nuestros ojos hoy en día se encuentran dentro de una normalidad, sin embargo, en aquella
época desencadenaron protestas y denuncias sociales. Su apoyo a una educación sexual y a métodos
anticonceptivos también le granjeo enemigos. Ludwig Josef Johann Wittgenstein, nacido en una de las
familias más ricas del Imperio Austro-húngaro, alumno de
Russell entre 1911 y 1914, también perteneciente al circulo
influirá sobre las propias ideas de Russell al que le mostró el
camino que debía se-

1911
Se instaura el Día
Internacional de la mujer

Primera Guerra Mundial


1914 -1918
Una habitación propia
Bella de Leopoldo Martos Pérez

guir dentro de algunos aspecto del


trabajo y pensamiento matemático
que estaba siguiendo en esos mo-
mentos y éste a su vez influyó en
aquél en sus distintos trabajos. De
tal manera que el Circulo de
Bloomsbury se va a dotar de un ar-
mazón filosófico sobre el significa-
do del lenguaje, la estructura lógica
del pensamiento dotando al lengua-
je descriptivo del mismo concepto
que envuelve todo lo demás y en
donde llega a decir «los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo». De tal manera que para hacer
figuras del mundo ya sean interno o externo, utilizamos las palabras para describirlo. Por eso en Virginia
Woolf la palabra era en si tan importante, el lenguaje encerraba lo más bello, pero desde los mismos
valores de la artista. Como recordaba al comentar ella misma, pasaba horas para encontrar la palabra
adecuada, sufriendo por buscar y encontrar una palabra para querer decir algo que no se hubiera dicho
anteriormente. Será parte de esa teoría de la figuración o significación, el lenguaje y lógica con sentido, la
musicalidad de las palabras, la que traslade Woolf a sus obras.

Otro de los miembros y no menos importante será Roger Fry, escritor, artista y crítico. Pintor experimen-
tal. Muestra del afecto que sentía el uno hacia el otro, fue la biografía que Virginia escribió a la muerte del
artista. Para Roger Fry, siguiendo las pautas y pensamientos dentro de los cánones de los Bloomsbury
consideraba que su obra debía dar placer con el deleite de la belleza inesperada. Así es relevante que diga
que la respuesta que se siente al examinar el arte proviene de la forma de una
obra de arte. Es el uso de la línea, el color, el diseño lo que comunica una res-
puesta emocional.

Hechos históricos en el contexto «Una habitación propia» de Virginia Woolf

Inicio del Movimiento


Nazi y del Fascismo
1929
Años 20 S. XX Años previos a la Gran
Depresión, Crisis o Crack
del 29, que arrastraría
posteriormente a Europa a
la Segunda Guerra Mundial
Una habitación propia
Bella de Leopoldo Martos Pérez

Virginia pronuncio una frase, en 1924 en una conferencia so-


bre literatura y que ha pasado a la historia porque muchos han
querido ver en ella otro tipo de cosas, cosas que nunca fue-
ron.

«En, o alrededor de Diciembre de 1910, la naturaleza huma-


na cambió...»

¿Que quiso decir Woolf con ello? Unos piensan que fue la
nueva manera de ser observada esa naturaleza o de ser con-
tada.

Foto de Woolf con el escritor T.S.


Eliot en junio de 1924

Pero no, Woolf se refería precisamente a una exposición de pintura organizada por sus amigos Roger Fry
y Desmond MacCarthy. Los pintores que exponían eran Cézanne, Van Gogh, Matisse y Picasso. Procla-
maban la muerte del Impresionismo y por tanto, de aquella especial literatura, el Naturalismo.

Virginia se refería a la transformación de la pintura, la nueva manera de entender la pintura, ahora la belleza
se encontraba también en la forma, por ello hablará más tarde del esteticismo y su influencia, el impacto
visual determinaba la evocación de la imagen. Esa fue la primera exposición de pintura de pintores
posimpresionistas realizada en Londres, cuyo termino «Posimpresionistas» fue dado por el mismo Roger
Fry.

Tener en cuenta que la aparición de la fotografía y su desarrollo a lo largo del S. XIX y su posterior
perfeccionamiento, había hecho pensar a muchos que la pintura tenía los días contados, así pues, quien
querría hacer una pintura o un retrato si cabe, si el realismo y el detalle que se obtenía en una fotografía era
mejor, más rápido y además más moderno. Este concepto estaba por todas partes, atribuyéndole el papel
de lo nuevo y de lo más eficaz. Ese empuje hacia adelante es lo que a muchos artistas le va hacer experi-
mentar desde otras perspectivas, con nuevos materiales, dando lugar a nuevas e inspiradoras formas de

Ideas y avances técnicos en el contexto de «Una habitación propia»

Charles Darwin
El Origen de las Especies. Precursor de la Literatura Cientifica y fundamento de la
Teoría de La Biología Evolutiva.
Una habitación propia
Bella de Leopoldo Martos Pérez

expresión. El resultado es lo que vemos en estos primeros movimientos del siglo XX.

Por eso hay que entender a todos estos autores que hablan de la belleza de la forma y su desligamiento de
cualquier moral, donde el artista crea su propio mundo, con sus propias reglas y valores. Esta corriente de
ruptura con todo lo anterior se dará también en la literatura y en otros campos en donde existe un rechazo
hacia la moral victoriana y en general a todo lo que «lo victoriano» representa, dirigiendo el pensamiento
hacia esa esperanza de lo nuevo, de lo moderno, de una nueva forma de industria, de los nuevos materia-
les.

Maquina de Escribir
Evolución
1920 Diseño Estandar Segunda Revolución Industrial
Nuevos metales. Acero, Zinc, Niquel,
Manganeso, Cromo. Revolución del
transporte.
Una habitación propia
Bella de Leopoldo Martos Pérez

Como ejemplo de lo que quere-


mos decir, y hemos referido an-
tes, Woolf no va a beber, como
lo podría hacer cualquier artista de
la época, de la misma manera de
las fuentes del posimpresionismo
por ejemplo, como movimiento, u
otros conceptos que se desarro-
llan en el periodo, con los que tam-
bién mantiene la misma relación. Ya que dichos conceptos expuestos, se desarrollan dentro y se exportan
desde el mismo grupo o círculo al que ella pertenece. Así Roger Fry, miembro de ese grupo, será el que
por ejemplo etiquete a ese movimiento al que nos referíamos antes como «posimpresionismo», convirtién-
dose Virginia misma, y aquellos del círculo, en la parte que les toque, parte del nacimiento en el nombra-
miento de esa corriente. Colocándose en la cúspide de los valores o formas de entender esa nueva visión
que arrastran los tiempos. Y a su vez, influyendo desde esa primigenia posición a los demás artistas
presentes o futuros que se acerquen a contemplar dicho movimiento, siendo la nueva etiqueta parte del
contexto que la enmarca.

3.2_La importancia de los «Bloomsbury» en Virginia Woolf

Sea de una manera u otra, lo cierto es que la muerte de su padre en 1904 fue sin saberlo, una liberación
para ella. Bloomsbury será pues un antes y un después en su vida en todos los sentidos y ámbitos. Un
punto de inflexión sin vuelta atrás.

Como la misma Virginia reconocería, de no ser por la muerte de su padre, por aquel cáncer que se lo
llevo, ella se hubiera quedado con él y jamás habría escrito al nivel que lo hizo. La opresión que le trasmitió
y sintió en aquella casa de sus padres hizo que la apodara como «la jaula». En aquel entonces nadie
entendió aquella mudanza casi revolucionaria de un lugar acomodado a otro en donde los artistas y los
poetas solían residir. Rompió desde entonces con las reglas establecidas por aquella sociedad encorsetada.
Aunque debemos decir que la verdadera artífice de todo este traslado más bien fue su hermana Vanessa,
pues Virgnia a la muerte de su padre padeció otro brote psicótico y fue motivo de un intento de suicidio
arrojándose por una ventana, que por fortuna no consumo.

Ideas y avances técnicos en el contexto de «Una habitación propia»


Telégrafo Parlante Televisión
Fue uno de los primeros 1928
nombres que con el tiempo
daria lugar a lo que hoy
conocemos por teléfono.
Automóvil
En 1904 Henry Ford comenzó a produ-
cirlos en una cadena de montaje.
Modelo T
Una habitación propia
Bella de Leopoldo Martos Pérez

Cada jueves comenzaron a reunir-


se entorno a un grupo de amigos
que su hermano Thoby había cono-
cido en la universidad, Lytton
Strachey, Leonard Woolf, Saxon
Sydney, Clive Bell, este último, fu-
turo cuñado de Virginia y con el cual
también protagonizo alguna aventu-
ra romántica. Por fortuna, a pesar
de la muerte prematura de Thoby, hermano de Virginia en 1906, en lugar de distanciarlos, les unió aún
más.

Para Virginia, el mudarse a Bloomsbury, cerca del Museo Británico, fue todo un descubrimiento y una
bendición, pues el hecho de relacionarse y reunirse en la casa con las amistades de su hermano y no en un
club, cosa que tenían vetadas las mujeres de la época, favoreció enormemente su desarrollo personal,
pues tanto ella como su hermana asistían junto con otras amigas a las charlas culturales y a los debates que
en su seno se sucedían, produciéndose un enriquecedor trasvase de ideas, fuente de inspiración para el
futuro.
Calle peatonal y de tiendas en la zona de Bloomsbury

Avión Cinematógrafo
El primer avión funcional voló en 1903 En 1908 Londres se convirtió en el
y se llamaba Flyer. USA Carolina del hogar de la industria cinematográ-
Norte fica británica, pero no seria hasta
la Primera Guerra Mundial que
adquirió un nuevo empuje.

Electrificación Autobús
La lámpara incandescente sustituiría al alumbra- El primer servicio de autobu-
do de gas. La electrificación fue extendiéndose ses comenzó en la década de
paulatinamente en los primeros años del S.XX 1900
Una habitación propia
Bella de Leopoldo Martos Pérez

Fragmento de «La escuela de Giogioni» de Walter Pater, que causo un escándalo en el Obispo de Oxford.

«La pasión poética, el anhelo de la belleza y el amor del arte por el arte, poseen en grado sumo esta
sabiduría (para la vida). Pues el arte llega a nosotros con el fin único de aportar a nuestra breve
existencia una cualidad sublime, simplemente por amor a ese momento fugaz» (Fragmento de «La
escuela Giorgione») «El arte es autónomo e independiente de todo principio moral...» «Ante la prima-
cía del hedonismo, el artista se crea sus propios valores que no tienen por qué coincidir con lo que la
moral victoriana de la época pregonaba»

Aquí es donde Virginia comenzó a experimentar y descubrir un nuevo mundo. Utilizó todo ese poso
cultural de su infancia y adolescencia que ya había dejado atrás en la casa de su padre y que ahora tanto
le iba a servir. Su antigua biblioteca, las reuniones literarias del 22 Hyde Park Gate en donde quizás
tropezó con personajes como Henry James.Thomas Hardy o Alfred Tennyson entre otros, no fueron en
vano.

En Bloomsbury absorbió como una esponja todo el conocimiento que aquellas reuniones le brindaban,
cuestiones filosóficas, éticas, morales, artísticas, literarias, políticas...estaban continuamente en la mesa de
debate, conocimiento al servicio del encuentro de la verdad y la belleza aplicada a cualquier cosa en la
vida, el arte, la literatura, el amor.

El tiempo hizo que este grupo tuviera cierto peso en la vida cultural inglesa, en esta primera mitad de siglo.
Por allí pasaron todos aquellos que tenían que contar o decir algo. Vanguardistas, socialistas utópicos,
elitistas, poetas, historiadores, economistas, pintores...

Ellos mismos siempre negaron ser un grupo como tal y se consideraban más ligados por un amor a las
artes y a la estética. Sin embargo el tiempo ha reconocido en el grupo o círculo su influencia efectiva sobre
temas como el pacifismo, la sexualidad o el feminismo.

Podemos decir sin equivocarnos que Bloomsbury fue el gran escenario de Virginia Woolf, donde a partir
del cual se ramificaron todas las ideas, corrientes, pasadas y futuras en un cóctel que encauzará a través de
sus obras. En sus ideas, el amor por el arte, el feminismo, la igualdad entre sexos, el pacifismo, el ecologismo,
la homosexualidad y la bisexualidad. Estaban en contra de corrientes como el Realismo, pero creían en el
progreso de la ciencia y junto a ella del propio ser humano, idealistas todos hasta que la Primera Guerra
Mundial, les hizo reconsiderar y meditar sobre la medida real de las cosas y el progreso mismo de una
sociedad cada vez más industrializada.

Movimiento Feminista y su influjo en «Una habitación propia»


May Sinclair
Feminista activa, trato temas relaciona-
dos con la situación de la mujer y el
matrimonio. Se intereso por el pensamien-
to psicoanalítico. Acuño la expresión
«corriente de conciencia»
Emmeline Panhurst
Activista y lider del movimiento sufragista. En
1903 fundo la Unión Social y Política de las
Mujeres afín al Partido Laborista
Una habitación propia
Bella de Leopoldo Martos Pérez

Fueron algunos miembros del grupo economistas como John Maynard Keynes, Ducan Grant, E.M. Foster,
Lytton Strachey, filósofos como Bertrand Rusell y Ludwig Wittgenstein, escritores como T.S.Eliot o la
líder del movimiento sufragista Emmeline Pankhurst, también Leonard Woolf, marido de Virginia, Saxon
Sydney-Turner. Pintora Dora Carrington, el escritor Gerald Brenan.

Pensemos que en 1908 Virginia Stephen, (nombre de soltera de Virginia Woolf) aún no se había casado,
no había publicado nada y poco realmente lo escrito, será en este mismo año cuando escribe una obra de
teatro titulada Melymbrosia que servirá de base para lo que será realmente su primera novela publicada en
1915, «Fin de viaje».

Gracias a este grupo o círculo las ansias de escribir y publicar algo habían intensificado su deseo, habla de
fluir, de capturar lo fugaz, de lo global y lo total y a su vez de como englobar la totalidad, de la conciencia...de
alguna forma sus problemas psiquiátricos son canalizados hacia esta nuevo universo interno en los que
muchos lectores, sobre todo mujeres, se veran reflejadas.

Todas estas charlas, pensamientos, corrientes e ideas van fraguando en un ideario multidisciplinar y evo-
cando para el grupo una forma de compartir a pesar de ciertas diferencias. Un pensamiento común se
hace más uniforme, en el sentido de compartir ciertos criterios estéticos, así se consideraban herederos de
las teorías esteticistas de Walter Pater que será un personaje muy influyente tanto en Virginia como resto
de miembros del círculo de Bloomsbury.

Este sentir, esa sensibilidad narrativa, ese amor por el


pasado que parecía tan moderno, el concepto de lo
estético, lo fugaz, que inspiraba Walter Pater ya se
encontraba patente en la obra de Virginia, pero sin
lugar a dudas se hizo más elocuente en su novela «Al
faro» 1927, resumiendo y haciéndose eco de todo
ese placer estético en la producción de sentimientos y
sensaciones.

Su concepto relativista del arte y de la vida, donde la


persona es sujeto permanente de experiencias es lo
que le da sentido a su estar en el mundo. Su influencia

Febrero 1918
Ley de Representación de
los Pueblos de 1918
Permite a las mujeres
mayores de 30 años votar

Noviembre 1918 Ley de Representación de la Gente


(Voto Equitativo) de 1928
Ley del Parlamento Calificación de la Mujer El voto se extiende a las mujeres
Permite a las mujeres ser elegidas en el mayores de 21 años, con los mismos
Parlamento derechos que los hombres.
Una habitación propia
Bella de Leopoldo Martos Pérez

también se denotará en como se relaciona con el entorno y en su


día a día, aspectos que impregnan las obras de Virginia Woolf.
Como ella, cuando se refiere a buscar la «palabra justa», analizar
la precariedad del momento y la belleza de lo efímero.

Aunque sus componentes tuvieran y fuesen un grupo dispar, te-


nían varias cosas en común como el desprecio a la religión, tam-
bién les unía un rechazo hacia la moral victoriana y al movimiento
«Realista» del S.XIX. A parte del rechazo a su propia clase me-
dia-alta, los miembros se consideraban parte de una élite ilustra-
da, de ideología liberal y humana. Propugnaban la independencia
de las opiniones, su no exclusividad sexual y el individualismo.

Como uno de sus miembros sentenció GE Moore;

«los principales objetivos de la vida eran el amor, la creación y el disfrute de la experiencia estética
y la búsqueda del conocimiento »

La distinción entre los fines y los medios en la ética. Para la filosofía del grupo la diferenciación del valor
intrínseco y el instrumental era fundamental pues basaban su ética en una especie de mérito intrínseco,
alejado y aparentemente sin consecuencias de ningún tipo, fueran estas morales o sociales. El valor intrín-
seco dependía de la intuición del bien y de un estado de la mente. Esto se traducía en que los bienes éticos
más importantes eran «la importancia de las relaciones personales y la vida privada»

Moore dotara al grupo de cierto cuerpo filosófico sobre el concepto de lo bueno como cualidad sencilla
e indefinible respecto a las cosas o situaciones concretas, pues consideraba que no era una cosa que se
aprendiera sino que dependía de la intuición moral. La bondad, es decir lo bueno es palpable en aquellas
experiencias como la amistad o el placer estético, por tanto los conceptos morales deben de ser examina-
dos según estos términos, es decir, de todo aquello que produzca o posea bondad.

Virginia Woolf, encontró en el grupo su tabla de salvación, la inercia del círculo hizo que se aventurara a
adentrarse en el mundo de la literatura de una
manera más profesional y por otro, su pasión
por la escritura y la puesta en marcha de su ce-
lebre editorial Hogarth Press, donde se editaron
obras de miembros del mismo grupo, incluidas
las suyas propias o las de su marido, así como
obras de Sigmund Freud o Laurens Van der Post
Una habitación propia
Bella de Leopoldo Martos Pérez

y que tantas alegrías le dio. Esa iner-


cia la mantuvo más centrada, alejada
de aquel sufrimiento que parecía po-
seerla y le ayudó en parte en llevar
mejor su enfermedad bipolar. Sin duda
sin la existencia de los Bloomsbury,
ella jamás hubiera escrito o hubiera
indagado en el alma de la mujer como
lo hizo. Sin la escritura ella se hubiera
literalmente consumido, fue el modo
de canalizar su aparente contradicción
social. Ella misma se hace participe
en la mirada de las mujeres que nom-
bra en «Una habitación propia», la imaginativa hermana de Shakespeare, Judith, Aphra Behn y en parte
todas ellas son una parte de la propia Virginia Woolf que escribe, identificándose a distintos niveles como
mujer y escritora.

Sin el Círculo de los Bloomsbury, Virginia Woolf, jamás hubiera llegado a ser lo que hoy es. Su persona-
lidad jamás se hubiera desarrollado y como dijimos cuando hablamos sobre las etiquetas que la
encapsulaban e intentaban describirla. De no ser por este grupo, aquellas etiquetas jamás se hubieran
adaptado a la sociedad o al tiempo que vivió y quizás su suicidio hubiera sido más prematuro. Solo sus
amigos y su escritura la salvaron en parte, de
una vida abocada a la desesperación.

4._LA LIBERACION DE LA MUJER.


EL CONTEXTO IDEOLOGICO II

4.1_Las ideas Marxistas y Socialistas en


la Inglaterra de principios del SXX

Carlos Marx en una de las cartas al Dr.


Kugelmann le había escrito «La mujer se ha
convertido en parte activa de nuestra
producción social. Alguien que sepa algo de
historia sabe que son imposibles las transformaciones sociales importantes sin la agitación entre las
mujeres».

Marx estaba a favor de la incorporación de las mujeres a la actividad política, en 1871, se promovió la
recomendación de creación de secciones de mujeres. En esta primera época las mujeres que podían
Una habitación propia
Bella de Leopoldo Martos Pérez

participar de forma activa en la política eran consideradas con desdén y desprecio por parte de la socie-
dad.

En un primer momento las ideas de Engels contribuyerón a la comprensión de la opresión de las mujeres
en la Inglaterra victoriana. Engels continuará diciendo;

«El hombre tomó el mando también en el hogar, la mujer fue degradada y reducida a la servidumbre, se
convirtió en la esclava de su lujuria y en un mero instrumento para la producción de hijos. Para asegurar la
fidelidad de su mujer y por tanto, la paternidad de sus hijos, es entregada sin condiciones al poder del
marido, si él la mata, solo esta ejerciendo sus derechos»

El sistema industrial y el desarrollo del capitalismo modificaron el trato entre hombres y mujeres. Y la
Primera Guerra Mundial no hizo más que acelerar el proceso. Las ideas socialistas abrirán una nueva vía
en el pensamiento dentro del feminismo. La posibilidad de unir estrategias en torno a los intereses comu-
nes de las mujeres, será la brecha por donde discurran las ideas.

El hecho de que el marido de Virginia Woolf, Leonard Woolf, fuera rechazado por el ejército hizo que su
vida se orientara más hacia el mundo de la política y la sociología. Se unió por tanto en un primer momento
a la Sociedad Fabiana y más tarde al Partido Laborista, cuando este quedo fundado. Este hecho también
repercutió en el proceso de modificación en los ideales de la escritora. La campaña por el sufragio de las
mujeres y esta nueva visión se refleja en su novela «Noche y Día» «Nigth and Day», trata de los cambios
en esos años en la sociedad bri-
tánica haciendo hincapié en la si-
tuación de la mujer y los
desencuentros que se producen
entre modernidad, tradición y el
efecto que ello produce en las re-
laciones.

4.2_Las complicada relación


entre feminismo y comunismo

Desde Clara Zetkin, promotora


en la creación del Día Internacio-
nal de la Mujer Trabajadora en la
Conferencia de mujeres socialis-
tas celebrada en Dinamarca
en1910, se presenta al socialis-
mo como intrínsecamente feme-
nino e imprescindible para una
igualdad plena. Llegó a formar
parte del primer Comité central
del partido comunista alemán en
Una habitación propia
Bella de Leopoldo Martos Pérez

1918. Exiliándose posterior-


mente en 1932 a la Unión
Soviética. Sus ideas
antibelicistas le llevaron junto
a Rosa de Luxemburgo a es-
tar encarceladas en 1915.

Inessa Armand, dirigente del


departamento de la mujer en
la Revolución Rusa en 1917,
dijo «Si la liberación de la
mujer es impensable sin el co-
munismo, el comunismo es también impensable sin la liberación de la mujer»

Sin embargo, Lenin a través de su análisis de la familia creía que los intereses de las mujeres no eran
comunes y más bien estos dependían según su clase social. Esta idea coincidía con lo recogido en el
Manifiesto Comunista por Marx y Engels. Este comunismo veía al feminismo como una distracción para
las mujeres respecto a su papel en la transformación de la sociedad, solo como parte de la emancipación
de la clase obrera. Aunque se asumía la plena igualdad social de ambos sexos como un principio comunis-
ta. Lenin, pensaba que la mujer no trabajaba lo suficiente en su conciencia proletaria de clase. La instruc-
ción de la mujer fuera de los cánones de producción y un materialismo histórico, «la lucha por los dere-
chos de la mujer tiene que estar vinculada con el objetivo fundamental de la conquista del Poder y la
instauración de la dictadura del proletariado».

Pero el problema de fondo no ha sido solo ver a la mujer como un problema de conciencia de clase sino
la existencia también de un sexismo no superado dentro de ese concepto de clase.

El concepto de materialismo estará presente en la obra de Woolf, en «Una habitación propia», ese mate-
rialismo se traduce en unas mejores condi-
ciones que contribuyen a la liberación de la
mujer y la acerca a la cultura, la educación
y al intelecto, solo la independencia eco-
nómica de las mujeres pueden propiciarle
un espacio autónomo donde poder expre-
sarse en todas sus facetas como ser huma-
no, desde el intelectual al sexual.

4.3_La sociedad Fabiana

Esta era una sociedad a la que pertenecía


el marido de Virginia Woolf. Vinculada pos-
teriormente al Partido Laborista, ya que fue
esta sociedad la que ayudo al nacimiento
Una habitación propia
Bella de Leopoldo Martos Pérez

del Partido Laboralista Británi-


co en 1906. La sociedad
Fabiana se caracterizaba por su
alejamiento de las ideas utópi-
cas revolucionarias socialistas.
Tenía un carácter más práctico,
alejado de toda la teoría espe-
culativa. En este sentido se pen-
saba como las ideas socialistas
podían ser validas en Gran Bre-
taña. No pensaban en su carác-
ter revolucionario y una impo-
sición de las ideas «per se». Se
consideraba que estas ideas
serian acogidas por la propia sociedad al ver en ellas el beneficio que representaban para todos. En ese
sentido optaban por un desarrollo y evolución de dichas instituciones de forma paulatina, extendiendo
gradualmente el sufragio y la transferencia de rentas e intereses al Estado. El declive de esta sociedad
comenzó al final de los años 30 del S.XX. Por otra parte, el Partido Laborista intentaba cambiar las
condiciones de vida de las mujeres, sobre todo en aquellas mujeres embarazadas realizando los trabajos
más duros hasta que daban a luz.

4.4_La lucha por el voto

El 10 de Octubre de 1903 nació La Unión Social y Política de la Mujeres (Women’s Social and Political
Union), formado solo por mujeres. Los primeros años viendo que no se avanzaba, el diálogo se torno en
detenciones, golpes, manifestaciones y arrestos. El periodo más violento ocurrió en 1909 con enfrentamientos
con la policía.

La asociación feminista acordó una tregua, pues a través del llamado Proyecto de Conciliación de 1910,
las sufragistas esperaban conseguir el voto femenino, pero la oposición conservadora hizo que la medida
no se materializara, volviendo de nuevo
a las manifestaciones y a las detencio-
nes. En 1918 el Parlamento permitió vo-
tar a las mujeres mayores de 30 años,
permitiendo que algunas mujeres fueran
elegidas para la Cámara de los Comu-
nes. Y en 1928, el 2 de Julio, las muje-
res podían votar en las mismas condicio-
nes que los hombres.
Una habitación propia
Bella de Leopoldo Martos Pérez

Aunque Virginia Woolf era favorable a los cambios y tenía amistad con varias sufragistas, no consideraba
especialmente militar de forma activa. Le pidieron que redactara artículos y que se comprometiera algo
más con la causa, pero ella estaba ocupada más en su novela y en su correspondencia, prefiriendo actuar
de forma más voluntaria o discreta.

4.5_La Primera Guerra Mundial

El final de la Primera Guerra Mundial supuso muchos cambios para la Inglaterra del primer cuarto del
S.XX. Cambios de tipo social y económico. La guerra hizo que las fronteras entre las clases sociales
comenzarán a desdibujarse para dar paso a otro tipo de realidades. Igual que la tradicional diferenciación
de los sexos, la partida de millones de hombres hacia el frente mostraba la imperiosa necesidad de incor-
porar y buscar en la mujer las nuevas y antiguas ocupaciones que habían sido realizadas por hombres.

Paradójicamente quizás haya sido una guerra precisamente, la Primera Guerra Mundial, (28 de Julio
de1914 - 11 de Noviembre de 1918), la que más ha influido y más hizo en un primer momento, para dar
un paso definitivo en la incorporación de la mujer en casi toda la vida laboral y pública.

Una habitación propia mostrará la evolución dentro del pensamiento feminista en Woolf.

Desde 1890 se había visto a la mujer ir en bicicleta al trabajo, a las tiendas u oficinas. La incorporación a
la sociedad de los nuevos avances en el comercio como fueron aquellos primeros amplios «Almacenes» .
Los avances técnicos como el cine y otras actividades de ocio a comienzos del SXX y por último, la
incorporación a gran escala de la mujer al mercado laboral a raíz de la Primera Guerra Mundial. Todo ello
empujó a que la presencia de la mujer en las calles sin una compañía masculina necesariamente, fuera más
obvia y visible, y por qué no decirlo también, de cierta normalización, en una sociedad avanzada. Hoy en
día puede resultarnos raro, pero se hizo preciso la aparición de espacios públicos y privados más seguros,
donde las mujeres pudieran pasar tiempo solas sin que
fueran acosadas, como cafés, salones de té y la divulga-
ción de espacios más íntimos como eran los llamados to-
cadores. La mujer precisaba de un concepto como es el
de una «independencia urbana», con pensiones o casas
respetables y asequibles para mujeres solteras, aunque esto
fuera difícil conjugar en un establecimiento, que en mu-
chos casos pudieran parecer turbios o de fama escanda-
losa.

El trauma de la Primera Guerra Mundial, centrado en la


figura de un hombre agonizante, donde «Modernismo y
Belicismo» van de la mano. Será el Manifiesto Futurista
de Marinetti de 1909, un claro ejemplo de esa idea belicista
y de destrucción.
Una habitación propia
Bella de Leopoldo Martos Pérez

A pesar de las numerosas referencias a la contienda, que Woolf


realiza, esta nunca mostró un especial interés por la guerra. Sin
embargo fue algo más sutil, trasladando la experiencia, no al
campo de batalla, sino a las calles de Londres. Para Mark
Hussey la identificará como «una teórica de la guerra» y según
Jane Lilienfied «cuestiona el sacrificio de las mujeres hacia la
familia y el estado».

Virginia se va a caracterizar por un «pacifismo instintivo» en


palabras de Zwerling, que asociará a su feminismo. Ello va a
permitir que la escritora pueda identificarse con las personas,
familias o amigos, no solo con aquellos que perdieron un ser
querido en la contienda sino de forma específica, como dice
Usui con «las victimas femeninas de la misma». Para Katherine
Mullin «supo aprovechar las innovaciones de la práctica litera-
ria modernista y adaptarlas a fines feministas». Defendía la idea de que la unión entre los traumas perso-
nales y los traumas nacionales irremediablemente desembocaban en belicismo.

Ella predijo que la línea divisoria entre soldados o cuerpos combatientes y civiles es cada vez más difusa,
como se esta observando en los últimos grandes conflictos que nos han asolado, donde la población civil
es incluso la más damnificada. Para Karen Levenback, «cualquier intento de analizar las obras de Woolf
sin tener en cuenta su experiencia en la Gran Guerra es incompleta». Woolf mostrará la realidad de la
muerte, la cual afecta precisamente, tanto o más, a la población, que al cuerpo combativo. Woolf denun-
ciará la necesidad de contar la verdad ante la prensa partidista que filtraba las noticias y representaban la
contienda con una idea frívola o ligera, animando a los jóvenes a alistarse, idea fuera y alejada de todo
horror o peligro.

Virginia cambió de percepción sobre la contienda cuando, unos meses más tarde de su inicio, en el frente
griego, cayó su amigo Rupert Brooke, pues al momento de aquella noticia
de declaración de guerra apenas sintió curiosidad por el hecho de que su
país fuera a la guerra. La guerra se convirtió en realidad cuando comprobó
en ella misma que la pérdida de vidas humanas en el frente también afectaba
a los civiles. Los mismos hermanos de la escritora marcharon al frente y
volvieron con traumas y depresiones. Otros amigos como James Ramsay
tampoco volvieron.

Virginia tenía la idea de que la eliminación de determinados sentimientos,


habían sido acogidos bastante bien antes y después de la contienda, pero
una vez terminada la guerra, eran necesarios sustituirlos por otros, dirigidos
Una habitación propia
Bella de Leopoldo Martos Pérez

hacia nuevos intereses, así la muerte en combate, como hecho plausible


pronto fue olvidado por parte de los civiles, como si la sociedad no
hubiera sido consciente de ella y de su costoso sufrimiento.

La novela de su amiga y también escritora Vera Brittain, Testament of


Youth fue reveladora para Woolf, pues hablaba de la crudeza de la gue-
rra en todo su detalle sin reservas, ya que ella había asistido como enfer-
mera en Londres, Francia y Malta.

Pero la guerra también la descubre Woolf en el día a día, la experiencia


diaria en el coste de los artículos y servicios, el impedimento para
viajar...para ella «no es la guerra lo que oscureció la vida, sino la muer-
te». Woolf utilizara su novela La señora Dalloway 1925, para describir
todos los cambios y transformaciones sociales producidos por el conflicto y como dice Zwerling, «pero
nunca tenidos en cuanta por las clases gobernantes por que podían resultar incómodos». Todas las emo-
ciones reprimidas durante la contienda aflorarán con una gran ferocidad después de la misma. La expe-
riencia civil de Londres con la de los combatientes se diluye en una línea muy delgada.

Los héroes de la Primera Guerra Mundial fueron los muertos. Aquellos que pudieron vivir habían sido ya
olvidados de la escena pública alrededor de 1923. A pesar de ello, sus efectos psicológicos aparecieron
después de la contienda. Para aquellos sobrevivientes, su mera participación en la guerra no era aceptada
por el Ministerio de Pensiones, para recibir una pensión. Los veteranos necesitaban una invalidez visible o
un miembro amputado, los trastornos psicológicos no se consideraban como invalidez, solo reconoci-
miento personal, «Cumplir con el deber». La sociedad civil apenas fue informada o conoció esta falta de
sensibilidad por parte del gobierno hacia los veteranos.

El gobierno presentó a través de la prensa la idea de que la


guerra había sido un mal sueño, una pesadilla de la que fácil-
mente podían despertar y recuperarse, toda la sociedad, tanto
civiles como personal combatiente. Esto generó un gran senti-
miento de culpa entre los soldados que habían combatido. Woolf
se fijo en aquellos sobrevivientes que eran capaces de poder
olvidar pero incapaces para seguir viviendo. Denunciará la tre-
menda represión o inhibición de esa culta y cínica sociedad in-
glesa, por su incapacidad de expresar sentimientos o de reac-
cionar de forma adecuada ante los hechos. Algo así como ocu-
rrió con la muerte de Lady Di, y las criticas que recibió la fami-
lia real por su aparente frialdad y distanciamiento con lo sucedi-
do.
Una habitación propia
Bella de Leopoldo Martos Pérez

Para Woolf, la apariencia significa más que la esencia. En La Señora Dalloway «Mrs Dalloway», la escri-
tora asociará la invisibilidad social de los combatientes afectados por el síndrome postraumático de la
contienda con la invisibilidad de las mujeres, sobre todo a una determinada edad.

Las muestras manuscritas en una de sus notas en 1931, reflejan una idea algo más radical sobre la Gran
Guerra:
«Si ahora estuviera reseñando libros, diría que (la guerra) era un
alarde estúpido, violento, odioso, idiota, trivial innoble y vil. Diría
que estoy harta de libros bélicos. Detesto el punto de vista masculino.
Me hastían su heroísmo, su virtud y su honor. Creo que lo mejor que
pueden hacer esos hombres es no hablar más de sí mismos»

Virginia entenderá que el hombre esta esclavizado por sus ficciones. Se ha convertido en un esclavo del
trabajo para proteger su ficción de la mujer desvalida. Y así la ha utilizado igualmente para enardecer la

Monk's house, casa de campo. La habitación propia de Virginia Woolf


Una habitación propia
Bella de Leopoldo Martos Pérez

fiebre bélica.

A pesar de todo lo dicho y de sus reflexiones a posteriori, Virginia Woolf, lanzará su primera novela
durante el periodo de guerra, en 1915 «The Voyage Out». Y en 1917 aún en guerra fundará Hogarth
Press, donde publicará sus propios libros, así como otros del Círculo de los Bloomsbury, las traducciones
al inglés de Freud...

4.6_ Consecuencia de la Guerra, Modernismo y Años Previos a la Crisis Económica de 1929

Las consecuencias económicas que se produjeron después de la contienda de 1914-1918 fueron serias y
profundas ya que se ponía fin al orden que había venido existiendo desde la segunda mitad del S.XIX. El
primer factor fue el demográfico, la guerra y las enfermedades de este periodo se habían llevado por
delante a muchos hombres y mujeres. También afectó a aquellos países que no habían combatido, en los
que su sector agrícola había crecido para abastecer a los mercados de los países en guerra, pero que
después de la misma y con una producción excesiva, se había producido un desplome de los precios en
esos sectores, una vez recuperados los países en guerra y vuelto a cultivar las tierras, en desuso durante
los años de contienda. También las nuevas fronteras trastocaron la estructura comercial y económica.

Después de la Primera Guerra Mundial, USA, dotó de un gran dinamismo el comercio y la economía
mundial, debido a esto, el precio de las acciones industriales se duplicó y en algunos casos se triplicó,
dando lugar a una efervescencia social y una sensación de reconocimiento y confianza en el futuro. Parecía
que atrás quedaba aquella horrible contienda que tanto daño había hecho en la sociedad y cuyas cicatri-
ces, aunque empeñados muchos sectores, sobre todo los públicos, en no mostrarlas, estás subyacían en
otros muchos ámbitos de la vida común.

La especulación, el aumento de créditos, el incremento de los


precios, todo fue en espiral hasta que el sistema no pudo aguan-
tar más y al final derivaría en el estallido de una gran burbuja,
dando al traste con la era de prosperidad.

Después de la Primera Guerra Mundial, en 1923, Virginia Woolf


visito España, en su viaje de visita a su amigo Gerald Brenan,
también lo hizo con anterioridad en 1905, pero este último via-
je ya acompañada por su marido, con un espíritu más sosegado
y una mente más abierta, con otra percepción de tiempo y el
momento; disfruto del entorno y su visita.

Para ella fue un descanso mental salir de aquel Londres gris,


con las heridas recientes de la Primera Guerra Mundial. El pro-

Casa de Virginia Woolf


Una habitación propia
Bella de Leopoldo Martos Pérez

pio Brenan recordará en su libro «Al sur de Granada» a Virginia Woolf correteando por el campo feliz y
contenta. Son años amables con la autora de «Una habitación propia».

La producción de la Primera Guerra Mundial se había restablecido ya en 1925, la economía se encontra-


ba bastante estable, sin embargo ello no significaría que fuera un retorno en todos sus términos a aquella
época nostálgica que estaba comprendida entre 1871 y 1914, conocida como Belle Epoque, pero en
líneas generales, a pesar de que Inglaterra había perdido aquella primacía de antaño y existían problemas
con el desempleo, lo cierto es que la producción y el bienestar iban de la mano del progreso, una vez más
la confianza puesta en el futuro parecía abrirse.

Durante todo este periodo ya se había iniciado lo que se ha vendido llamando el movimiento Modernista,
en donde existe una ruptura con todo lo anterior, donde la forma y la expresión literaria de «lo nuevo» o
«Hacerlo Nuevo», a través de su desarrollo del Imagismo, desemboca en un deseo por cerrar el periodo
del Romanticismo y el Realismo. Aquellos horrores de la Primera Guerra Mundial hicieron que los valores
de la sociedad fueran de nuevo cuestionados y vistos desde una nueva perspectiva y con una diferente
identidad.

Firiedrich Nietzsche, con su idea de los impulsos psicológicos, Henri Bergson, con la subjetividad del
tiempo, influyendo en ese concepto que se quería desarrollar como «nuevo método». Este nuevo método
que no es tan nuevo, empleado por Virginia Woolf, y que aún sigue siendo utilizado por muchos escritores,
«intenta a través de la escritura representar los pensamientos y sentimientos multitudinarios que
pasan por la mente del narrador». Aunque hubo precursores con anterioridad a Woolf, y en el caso
español podríamos remontarnos al teatro del «Siglo de Oro Español» de Lope de Vega o en el caso inglés
el mismo Shakespeare en Hamlet, en donde se utilizan esos monólogos internos. En la época Modernista,
serán usados a parte de Wooldf, entre otros por James Joyce en su Ulysses, May Sinclair o Dorothy
Una habitación propia
Bella de Leopoldo Martos Pérez

Virginia Woolf en Monk’s house 1915

Richardson utilizando para sus escritos esa «corriente de conciencia», como una técnica narrativa más
precisa. Recopilando en esa voz interior a modo de pensamiento los actos del proceso de ideas que a lo
largo del desarrollo van ocurriendo en la mente del narrador como acto interno en conexión con ciertas
actividades o acciones que van acaeciendo. Asociando ideas, escenas, hechos intemporales, colores,
intuiciones...cualquier cosa que pase en ese momento por la mente y donde los signos de puntuación a
veces son muy escasos, precisamente por esa vaguedad subjetiva en estar concentrado más en lo que se
dice que en lo que se describe; al descubrimiento constante e interno del artista allá donde posa su
pensamiento. Sobre esa crítica Dorothy Richardson, defenderá esa «nueva forma» y argumentara que «la
prosa femenina, como Charles Dickens y James Joyce se muestran conscientes de ello, debe estar
correctamente sin puntuar, moviéndose de un punto a otro sin una obstrucción formal.»

Este «nuevo método» que es como una especie de diario personal, pero con la conciencia puesta en los
posibles lectores que quieren acercarse a algo íntimo en una secuencia de vida acotada en los términos
que establece el narrador. Haciendo este, que el lector participe en la propia vida a través de los diálogos
y conclusiones que el personaje en sí establece. Pero a la vez, incidiendo en que se trata de una obra de
ficción, utilizando eso si, la experiencia propia.

El hecho que se diga que es de ficción, no es otra cosa que un modo de romper con el molde establecido
anteriormente, es decir, el Realismo pues en ese sentido es una forma de ver los hechos sin ningún tipo de
idealismo sino como se muestran en la realidad de la manera más fiel posible. Esta nueva época precisa
también de un nuevo revestimiento, una nueva manera de impresionar. Mezclará y superpondrá toda una
serie de movimientos a la vez, desde finales del S. XIX imagismo, el dadismo, el expresionismo, el
decadentismo, el surrealismo, el cubismo, el simbolismo, el futurismo, el vorticismo, para conseguir una
renovación artística en su ruptura con la herencia victoriana. Ahora la ficción es un realismo interno,
psicológico.
Una habitación propia
Bella de Leopoldo Martos Pérez

Cuando hablamos de Modernismo, estamos hablando de un período bastante amplio, pero nos interesa
aquellos escritores ingleses que escriben obras después de la Primera Guerra Mundial, pues poseen un
común denominador, haciéndose más evidente las ideas cambiantes sobre la realidad, el cierto relativismo
de las cosas, la difusión entre las líneas, el tiempo y el espacio como algo subjetivo, la desilusión, la
introspección, lo vital, la expansión del realismo psicológico en una nueva idea de modernismo, donde los
múltiples puntos de vista son tenidos en cuenta. Se reacciona a ese tipo de industrialización que con la
guerra ha hecho tanto daño, la desconfianza en el positivismo y en los clichés victorianos, los nuevos
adelantos y la sustitución de las maquinas mecánicas, el hombre y la producción industrial.

5._UNA HABITACION PROPIA

5.1._Enfocando

El 24 de Octubre de 1929, veía la luz el ensayo de Virginia Woolf, «Una habitación propia», que tenía
como base una serie de conferencias realizadas en Octubre del año anterior en el Newnham Collegue y el
Girton Collegue, las dos universidades femeninas dentro de la Universidad de Cambridge y que afianzaba,
quizás sin proponérselo, los pilares que posteriormente en la década de los años 70 del S.XX, con la
llamada tercera ola feminista, prendían con fuerza en un nuevo movimiento feminista y liberador que
basándose como referencia en Woolf y su obra, aspiraba a liderar una transformación en el mundo a
través de una lucha con nuevas políticas, que incluyeran a la mujer como eje de las mismas.

Una habitación propia es uno de los tex-


tos básicos de presentación del movimien-
to feminista. La reputación de Woolf,
como una de las principales autoras del
siglo XX, se basa en este ensayo, llama-
do así en parte por su forma retórica y su
monólogo interior.

Su ensayo iba dirigido a las jóvenes mu-


jeres que querían crear una conciencia
sobre su situación histórica y su respon-
sabilidad en ese movimiento de emanci-
pación de la mujer.

Su objetivo era la igualdad a través del


acercamiento «andrógeno», de hombres
y mujeres, de la abolición de las desven-
tajas que los separaban solo por una cues-
tión de sexo.
Una habitación propia
Bella de Leopoldo Martos Pérez

El propósito de «Una habitación propia» no es convencer sino desarmar. Virginia entiende que las luchas
que más desmoralizan no se encuentran en los obstáculos externos que hay que salvar, sino aquellos que
están en una misma, contra ese concepto femenino de «lo contraproducente».

5.2._La metáfora de «Una habitación propia». Varias lecturas y dimensiones.

._ Como independencia material de la mujer. Propiedad privada, aludiendo a la situación histórica de las
mujeres «Hace sólo cuarenta y ocho años, que Mrs Seton posee un solo penique propio. Porque...».

._ Independencia intelectual y mental. Privacidad personal. La mujer por su condición siempre había
estado cuidando de los demás y eso apenas le dejaba tiempo para ella misma.

._ Reivindica la calidad en las obras literarias de las mujeres. No se trata de hombres o mujeres, sino de
genio literario.

._ La mujer en la «Historia» como elemento dinamizador a tener en cuenta y no aparte como había sido
hasta el momento.

._Reivindica así mismo una educación en el sexo. Alude a la sexualidad y al amor lésbico. Utiliza algunos
Una habitación propia
Bella de Leopoldo Martos Pérez

elementos freudianos en «su propia habitación». La referencia al gato. «Es curioso lo que lo cambia a uno
una cola»

Refiriéndonos a esos puntos, el título mismo emana de la idea de que toda escritora ha de tener ingresos
y un lugar propio para poder dejar volar su mente y poder escribir. La libertad debe de ser tanto econó-
mica como intelectual.

El escrito examina si las mujeres pueden producir obras de calidad como los hombres, más concretamen-
te como Willian Shakespeare. La necesidad de tener libertad personal y poética para crear arte. En esa
necesidad construye un relato crítico e histórico de varias autoras y mujeres que sirven de inspiración no
solo a ella sino al conjunto de la sociedad femenina. Las hermanas Brontë (Anne, Emily y Charlotte), Anne
Finch, la condesa de Winchilsea, la feminista Jane Ellen Harrison, Aphra Behn, Jane Austen o George Eliot
(pseudónimo que empleó la escritora inglesa Mary Anne Evans).

Para Virginia detrás de esa idea se asienta el asunto o argumento que defiende que solo cuando existe un
cierto bienestar material, tiempo y silencio es posible hacer obras de calidad.

Las malas condiciones de las mujeres, sin riqueza, sin propiedades, agravada por una falta o muy deficien-
te acceso a la educación. Su crítica y denuncia a esa paridad con el hombre, ya sea en la educación como
en otros aspectos de la vida o dentro del mismo matrimonio. Woolf expresará muy bien sus opiniones
sobre el tema que se le había pedido de «mujeres y literatura». La inexistencia de una historia de la mujer
a lo largo de la «Historia» a través de la literatura o la poesía.

5.3._La mujer y La Primera Guerra Mundial

Por otra parte, varios son los lugares en «Una habitación propia» en los que habla y se refiere a las
consecuencias de la Primera Guerra Mundial, toca dos aspectos principalmente, la vinculación entre los
derechos de la mujer y el conflicto armado, en donde este hecho resulta un obstáculo en el camino de la
reivindicación de los derechos de la mujer, especialmente el derecho a la educación, aunque en un segun-
do plano reconoce que la guerra favoreció la salida de la mujer al espacio público, haciéndose más visible
la «feminización de la sociedad». Así mismo, nos habla de las consecuencias de la guerra en el conjunto de
la sociedad, por una parte la ilusión, quizás haga referencia al hecho de la suspensión en el debate sobre el
sufragio de la mujer, que fue suspendido en su discusión por el Parlamento, ante la preeminencia de los
hechos bélicos. Por otra el parón sobre el concepto de progreso, la cuestión si el progresar tanto es bueno
para la sociedad europea en general. La verdad en Virginia será la idea utópica de Europa y el fracciona-
miento de esta y su belicosidad entre las naciones que buscan una hegemonía en el continente.

Del texto, al respecto, entresacamos las siguientes notas:

«Antes de la guerra...la gente hubiera dicho exactamente las


mismas cosas, pero hubieran sonado distintas, porque en aquellos
días las acompañaba una especie de canturreo, no articulado, sino
musical, emocionante, que cambiaba el valor mismo de las pala-
bras»
Una habitación propia
Bella de Leopoldo Martos Pérez

«¿Echaremos las culpas a la guerra?...Sin duda fue un duro golpe


(sobre todo para las mujeres, con sus ilusiones sobre la educación y
demás) (...) destruyó la ilusión y puso verdad en su lugar»

«gracias a (...) la Primera Guerra Mundial, que le abrió las puertas


a la mujer corriente»

5.4._La Sexualidad

Como se apuntó el tema de la sexualidad esta presente de forma clara, cuando se habla del gusto por las
mujeres.

«a menudo me gustan las mujeres. Me gusta su


entereza. Me gusta su anonimidad. Me
gusta...Pero no debo seguir así»

Y también con un carácter más simbólico, parece aludir al sexo masculino, al hacer referencia a Sir
Egerton Brydges. Cuando el texto habla de como el talento de una poetisa floreciente es aplastado por un
entorno patriarcal.

«Parece como si un pepino gigante hubiera in-


vadido las rosas y los claveles del jardín y los
hubiera ahogado.»

Para la autora la sociedad responde con indiferencia ante los escritores masculinos y de forma arrogante
ante las escritoras.

5.5._La mujer y la Historia

Pero el tema clave en esta novela también es el de la mujer y la escritura. Necesita un espacio, dinero para
tener tiempo. Con esta reflexión Woolf se pregunta por aquellas mujeres a lo largo de la historia. Dándose
cuenta que hasta final del S.XVIII la mujer de clase media no comienza a escribir. ¿Las razones? la mujer
no tiene ni espacio ni tiempo propio para escribir. El cuidado de los hijos, la familia, el hogar o el trabajo,
no pueden ser compaginados.

Virginia Woolf intentara conocer y rescatar la «Historia» sobre las mujeres, en la que no se hagan juicios
de valor sin argumentos claros. Se asumen las experiencias femeninas como válidas e importantes. Como
diría Woolf
«la oración psicológica del género femenino.»

«pedirle al historiador, que no registre opiniones, sino


hechos, que describiera las condiciones en que han vivido
las mujeres, no en todas las épocas pasadas, sino en
Inglaterra en el tiempo de Isabel I...»
Una habitación propia
Bella de Leopoldo Martos Pérez

Virginia quiere aborda este tema desde el punto de vista más objetivo y marcha al Museo Británico
para empaparse de esa historia, de ese concepto que sobre la mujer se ha tenido, llevándose la gran
desilusión, pues considera que a la mujer se la ha tratado en todos esos tiempos como un mero objeto,
no como un sujeto. Esto no es aceptable.

«Parecía una pérdida total de tiempo consultar


a todos aquellos caballeros especializados en el
estudio de la mujer...Mejor dejar sus libros
cerrados.»

Hace falta generar una nueva historia dentro de la «Historia» general, en las que aparezcan también
como el hombre, como sujeto forjador de la «Historia».

5.6._Mente y Pensamiento

En otro momento, son destacables los comentarios sobre la mente y el pensamiento. Aquí se muestran
varias influencias vistas anteriormente como aspectos sobre el pensamiento freudiano. En una habitación
propia, se sigue un orden de ese pensamiento, en su capacidad de evasión del contexto en que el
cuerpo se encuentra, de libertad e independencia.

Como ella misma expresa;

«las grandes mentes son andrógenas. Cuando se efectúa esta fusión es


cuando la mente queda fertilizada por completo y utiliza todas sus
facultades (...) hombre con algo de mujer (...) mujer con algo de hombre»

Woolf también analizará y tomará nota en esta obra de las relaciones y los distintos papeles de hombres
y mujeres en sus contextos de la desigualdad, los movimientos feministas por la igualdad que van
surgiendo y la búsqueda de afinidades entre sexos.

Los hombres con su rol social de patriarca familiar, de procurador de ropa y alimentos, la galantería, la
permisividad en sus relaciones extramatrimoniales y por contra el adulterio en la mujer, la virginidad de
esta hasta el matrimonio, el cuidado de los niños, la selección en los trabajos, su sensibilidad y amor.

En ese sentido Woolf expresará;

« pensar en la seguridad y la prosperidad de que disfruta-


ba un sexo y la pobreza y la inseguridad que achacaban
al otro».
Una habitación propia
Bella de Leopoldo Martos Pérez

La mujer se encontraba en desventaja frente al hombre, ya sea por tradición, por ideas o intereses
patriarcales. No solo laboralmente, también en la educación, Pues hace notar lo difícil que es acceder a
la universidad por parte de las mujeres y aún el relacionarse con compañeros del otro sexo, pues una
mujer debía estar acompañada de otra mujer para evitar «conflictos». También los derechos políticos
de cada sexo serán distintos, el sufragio o derecho al voto y la nula representación de las mujeres en el
ámbito público. Para Virginia, la mujer debe reaccionar y no ser considerada como el sexo débil. Debe
de ser tratada en igualdad con los hombres, en sus oportunidades, en su capacidad de elección, sin por
ello dejar de ser mujer.
«¿No debería la educación buscar y fortalecer más bien las diferen-
cias que no los puntos de semejanza?»

Y como una premonición;

«dentro de cien años (...) las mujeres habrán dejado de ser el sexo protegido
(...) tomarán parte en todas las actividades y esfuerzos que antes les eran
prohibidos. Todas las suposiciones (...) habrán desaparecido».

5.7._Crítica y Aporte

Literariamente, se ha hablado mucho de la capacidad discursiva de Woolf, en contra del análisis y el


argumento. Se ha querido ver en su forma de escribir una alusión a una manera «no patriarcal de escribir»,
según Melba Cuddy-Keane. Por otra parte su influencia sobre otros escritores posteriores es manifiesta y
su estudio hoy en día para los filólogos es recomendable.

Históricamente «Una habitación propia» «A room of One’s Own» ha sido utilizada para exponer a lo largo
de todos estos años las contradicciones y evi-
dencias de una sociedad. Tanto en la propia
historia a través de la vida de las mujeres, como
en la lucha de género, siendo sus ensayos y
novelas especialmente estudiados y bien de-
finidos. Constituyendo su obra un altavoz de
todas aquellas mujeres que no tienen acceso
a una educación o a un trato igualitario hom-
bre-mujer. Estos valores siguen vivos hoy en
día y esa lucha se hace cada vez más eviden-
te, estrechándose la línea que divide la pari-
dad en el mundo moderno.

La mujer debe de contar su propia historia, a


su manera. Su aportación a las letras es inne-
gable, «Una habitación propia» se ha desta-
cado por su lectura amena y por su penetra-
ción en todos los ámbitos de la mujer y de
género.
Una habitación propia
Bella de Leopoldo Martos Pérez

Desde el punto de vista contextual, sería deseable que «Una habitación propia» tuviera una introducción
más amplia, que ayudara a poner en valor hoy en día la lectura de esta obra, al igual como se ha indicado
en uno de los puntos anteriormente expuestos, la conexión de la escritora con aquellos miembros de
Bloomsbury que por su carácter intelectual sería necesario remarcar y profundizar, pues la importancia y
el influjo que recibe de muchos de ellos es tan importante, que se pasa por alto con demasiada ligereza
algo que es primordial.

Virginia Woolf, será en todo este contexto una mujer históricamente privilegiada, que aprovechará su
posición para recordarnos que no debemos de dejar de preguntarnos y cuestionarnos cuales son nuestros
límites, pues estos son solo nuestros.

Como anécdota final, señalaremos que el libro ocupa el lugar 69 de la mejor lista de los 100 libros del siglo
XX, según Le Monde. Woolf, no superaría las 500 libras, hasta 1926.
Una habitación propia
Bella de Leopoldo Martos Pérez

También podría gustarte