Está en la página 1de 4

Ciudad Guayana Diciembre de 2017

Sres. CORPOELEC.

Licenciada SAUDI RONDON

GERENTE REGIONAL DE TALENTO HUMANO.

PRESENTE:

Me dirijo ante Usted con un saludo cordial, con el fin de manifestarle mi situación como
ciudadano al cual la vida le cambio a raíz del daño físico y mental por parte de la empresa
que acarreo consecuencias bien sabidas por ustedes que no repetiré en este escrito por ser
las mismas suficientemente conocidas.

Lo cierto es que estoy transitando por una situación desde hace mucho tiempo muy
grave, a raíz del daño recibido es muy difícil percibir otro ingreso más que el que por daños
he venido percibiendo por ustedes, que se a convertido en agua y sal y por otro lado la
forma de recibirlos es totalmente insostenible, ya que percibo un cheque que llega
retardado, el cual me implica ir a la entidad bancaria tratar de canjearlo cosa imposible y
más aun el transporte consume prácticamente lo que me entregan en pago de los daños
recibidos, he pedido que se me asigne el pago en la entidad bancaria Banco de Venezuela
en la cuenta de ahorro N° 01020504210100023331, ya que el hecho cierto que movilizarme
a retirar el cheque luego ir a la entidad bancaria implica un costo que ni el monto del
cheque hace posible mantener por lo que recibo como base de el sustento diario que
necesito, aunado al hecho cierto que nunca se me participan cuando el cheque esta en caja
que es aun peor porque debo recurrí cada vez a ver si llego o no.
Lo cierto es que ni el monto de 50 Unidades Tributarias que se me consignan son
sustento bajo ninguna forma ni manera de vivir sino para pasar trabajo y necesidades, y más
aun como se me entrega de una forma irregular incomoda y costosa de mantener.

Menos de un salario mínimo es imposible para sobrevivir y menos en mis condiciones


de salud, no soy ni siquiera beneficiado de una caja CLAP que por derecho me
corresponde, que seria una ayuda sustancial de sobrevivencia alimentaria.

Recordándole a esta empresa que soy un inhabilitado para trabajar y esta empresa lo
conoce suficientemente, no he podido y he tratado de llevar una vida normal, la cual ha
sido imposible de lograr lamentablemente a raíz de accidente causado por la empresa y
que consta en Sentencia definitivamente firme Ponencia del Dr. Carlos Escarrá Malavé
Sala Político Administrativa del Tribunal Supremo de Justicia. Expediente. Nº 10690
Sentencia. Nº 01779 de fecha 03 de Agosto del año 2000.

Por lo antes expuesto y la gravedad de mi situación, solicito a este órgano de la


administración publica y responsable de mi situación y la vida precaria que llevo no solo
económica, física sino moral que me ha dado tanto padecimiento y en la cual nunca podre
recuperar mi vida normal es que solicito:

1- Que las 50 unidades Tributarias que se me asignaron como renta vitalicia ,sean
mejoradas ya que la vida económica del país esta pasando un trance que no
permite ni siquiera una alimentación precaria y sea actualizada a la canasta
básica o al salario mínimo actual como referencia.
2- Se me haga el depósito o trasferencia oportuna a la cuenta Banco de
Venezuela en la cuenta de ahorro N° 01020504210100023331, con el fin de
poder utilizar ese medio bancario para cubrir mis gastos mínimos por lo
menos, sin que medie tanto gasto de traslado para su cobro.
3- Ser beneficiario de la caja CLAP, que es un beneficio social al cual tengo pleno
derecho y más en la condición de vida que he tenido que sostener desde mi
desdichado accidente causado por la empresa que no me permite realizar
ninguna actividad laboral.
4- Ser escuchado por ustedes con la urgencia del caso, ya que mi situación es de
extrema urgencia, las carencias que vivo son demasiadas y deben ser
escuchadas oportunamente.

La asignación de mi pensión vitalicia debe ser llevada a los montos actuales


constantemente es un derecho Constitucional el cual debe ser cumplido como mandato.

En tal sentido, por mandato constitucional, el Estado tiene en forma directa la obligación
de mejorar integralmente el pago de daños y perjuicios lo cual constituye una consecuencia
del principio de la responsabilidad patrimonial de la Administración reconocido por la
Constitución, y que por lo tanto los órganos del Poder Público deben garantizar que esa
resarcimiento se haga efectivo. Es entonces a la luz de estas reflexiones que, se considera
conveniente precisar la responsabilidad extracontractual del Estado y la lesión al proyecto
de vida que ya no podrá cumplirse y ver afectado su derecho a una vida normal es
imposible.

Un proyecto de vida como la pérdida o menoscabo que puede ocasionar el Estado en el


desarrollo de las personas que puede ocasionar un daño irreparable o de difícil reparación,
ya que la vida no es sólo lo vivido o el pasado, sino que, principalmente se refiere al futuro,
a la vida por vivir. En tal sentido, la protección al proyecto de vida debe ser garantizada por
el estado venezolano como Estado Social de Derecho y de Justicia que es.

El daño causado por el Estado en el proyecto de vida puede verse reflejado en el


aniquilamiento o eliminación de la posibilidad que tiene el ciudadano común como yo de
realizarse en el futuro mediato e inmediato, cercenando su derecho a una vida normal.
Aun cuando bien se sabe que el dinero que se estime a recibir, nunca podrá considerarse
que resarce el daño o la lesión a un proyecto de vida ideado y menos cuando la lesión es
tan grave como lo fue y es en mi caso.

Para concluir lo antes expuesto, solicito sea tratado con carácter de urgencia lo aquí
planteado, tratándose de una situación que merece respeto y dignidad y ser escuchado y
resuelto con la urgencia del caso.

Cordialmente.

GERMAN HERIBERTO AVILEZ PEÑA

__________________________

CI: 10.387.385

Tlf. 0414-7674563